Relatos entre hombre y mujer. Sexo heterosexual

Hice que mi esposa disfrutara con otro

Este relato que les platicaré es mi historia de como hice que mi esposa fuera disfrutada por otro hombre mientras que yo escondido en el clóset solo me limitaba a mirar. Para iniciar le comentaré que este relato tuvo lugar hace 10 años y es hasta ahora que me he atrevido a platicarlo. Actualmente tengo 51 años y mi esposa 43 lo que significa que cuando pasó ella tenía 33 años.

Leer más

Me gusta / No me gusta

La gran mamada

Se prendieron las luces anunciando un receso de 30 min. Mis compañeras y yo nos levantamos para despabilarnos un poco y hacer circular la sangre de nuestras piernas ya era nuestro cuarto o quinto congreso que hacia junto a mis compañeros de especialidad estábamos en esta y primera ocasión para mi en la ciudad colonial de Guanajuato México era el primer día y todos habían llegado de diferentes partes de México y Latinoamérica a oír la famosa exponente

Leer más

Me gusta / No me gusta

En el ascensor de la empresa

Juan Carlos y yo nos conocíamos desde hacía ya muchos años, pero nos llevábamos a matar. Mientras estábamos en público tratábamos de guardar las apariencias, pero a nadie se le escapaban nuestras diferencias. De hecho, lo único que teníamos en común era el haber estudiado en la misma Universidad y el estar trabajando en la misma empresa, una editorial venida a menos que subsiste con las publicaciones periódicas de una serie de coleccionables y libros para niños. Sin embargo es un trabajo que me gusta y me doy por satisfecha por eso, aunque gano más bien poco, la verdad. Ahora estamos enfrascados en un proyecto… concretamente soy la redactora jefe de una de las colecciones de fascículos. Juan Carlos es el fotógrafo de la plantilla de nuestro departamento.

Leer más

Me gusta / No me gusta

Temporada en el campo

Me tocó salir a trabajar desde joven dedicándome a la maquinaria agrícola y ya a los 23 años era propietario de un tractor con su equipamiento.

Cierta vez me contrataron para construir un gran terraplén donde se colocaría un tanque de reserva de agua para ganado en un campo alejado unos 25 km. de toda población.

Nos pusimos de acuerdo sobre lo que me pagarían y a los dos días viajé hacia el campo. Llegué casi de noche y me entrevisté con el encargado, un hombre a quien no conocía, el cual me invitó a dejar mis pertenencias en una habitación cercana, y que luego de instalarme fuera para su casa a cenar.

Leer más

Me gusta / No me gusta

Cambiando planes

-¡Tienes que entenderlo!. Yo estoy tan decepcionada como tú, pero no puedo negar ese favor a mis tíos.

Ella no sabía, no podía saber, lo desilusionado que yo me encontraba. Tantos planes, tanto tiempo esperando las vacaciones de verano, ¡y ahora esto!.

Hacía seis meses que conocía a Sofía. Y tres desde que conseguí acostarme con ella por primera vez. Desde aquel día, habíamos tenido sexo esporádicamente. Ella compartía un apartamento con una compañera de trabajo, Ana. Era una chica simpática, pero poco agraciada. Apenas tenía amistades, con lo que no salía casi nunca de noche. Así es que en su casa, imposible. Yo no conseguía entenderlo. Al fin y al cabo, según Sofía, tenían habitaciones separadas, y no se me alcanzaba por qué no podía decirle a su amiga que iba a llevarme a casa a pasar la noche con ella. Pero Sofía era así.

Leer más

Me gusta / No me gusta