Un fin de semana con la rubia

Al día siguiente todo fue diferente. El señor X se había ido y no regresaría hasta muy tarde por cuestiones de negocios. Por teléfono también me dijo que la paga no era de $4,000 semanales sino quincenales; a las alturas en las que estaba, la verdad la paga me daba igual. La niña pasaba los fines de semana en parques o lugares muy costosos con sus primos.

Nuevamente, solo con la señora rubia. Las travesuras no pararían. Se suponía que los sábados no debía de trabajar, pero mi señora me lo pidió a súplicas. Yo, sabiendo que cualquier cosa podría pasar a lado de esa rubia tan excitante, acepté y tuve que sacrificar mi día libre todo para ir con ella. El pene lo tenía un poco lastimado por las fuertes penetradas en el culo de mi señora, pero era un dolor que me gustaba sentir. Todavía no tocaba la puerta y ya las erecciones me comenzaban. No pasaron ni dos minutos cuando ella me recibió con los brazos abiertos y vestida únicamente con una tanga negra que casi no le tapaba la vagina, y claro, bien metida entre sus deliciosas nalgas. Era una tanga que con sólo verla se puede llegar a la fácil conclusión que está hecha, no para tapar o para ir por la playa, sino para excitar a la pareja, como esas faldas increíblemente pequeñas que es más como un fetiche que un accesorio de ropa utilizable. Bueno, pues así era su tanga. Los pechos los tenía desnudos; justo cuando me abrazó sentí cómo se hundían en mí e inmediatamente quise juguetear con ellos. Le toqué uno y se lo comencé a sobar. Ella sólo miraba el acto con una sonrisa y sin importarle nada. Al entrar a la casa se me hizo raro ver todo limpio y bien recogido. No había ni una basura en el suelo y ningún cojín de sillón desacomodado. Todo estaba bien, hasta el piso olía a recién lavado. “Este día no harás otra cosa que estar conmigo”, me susurró ella por la espalda mientras me desabrochaba el pantalón y metía sus hábiles manos entre mi pene. Yo me excité y terminé por casi arrancarme la ropa, la tomé por las caderas y…

Read more

Me gusta / No me gusta

Tarjetas Black 2

La información es poder, y no faltan mujeres ambiciosas que la desean.

Roberto era un caballero, un hombre como Dios manda que no dejaría que la mujer que acababa de hacerle una mamada como aquella volviera a su casa en bus. La llevo en coche hasta la puerta de su casa y condujo despacio hacia su hotel.

Por suerte gracias a su trabajo viajaba mucho, por desgracia casi siempre solo. Puesto que nadie le esperaba paró de camino en un bar, a cenar y darle vueltas a todo aquel asunto.

Mientras trataba de hacerle frente a aquella ensalada Cesar completa con salsa de yogurt, Roberto no dejaba de darle vueltas a la importancia de mantener alejados a los periodistas carroñeros hijos de puta, aquellos que se ponían medallas al mérito de mierda por desprestigiar a una empresa importante como para la que él trabajaba. La humillación pública era lo principal porque, no nos engañemos, en empresas sólidas que las acciones bajen uno o tres puntos durante un par de semanas no importa un carajo, al menos para quienes tomaban las decisiones. Debían llegar a un acuerdo razonable con el Sr. Hacienda y evitar los tribunales, pero eso ya no dependía de Roberto. Él había mandado aquella misma tarde su informe final al jefe de auditores, quién lo remitiría a su vez al Sr. Hacienda para ser contrastado con lo que ellos tenían.

Read more

Me gusta / No me gusta

Cholula puebla 1

Hola mi nombre es paco y vivo en Cholula Puebla, este  no es un relato inventado es real  tengo 32 años ojos verdes lleno blanco 180

Cerca de mi casa hay una Universidad y tengo un negocio  y veía pasar a las chicas cetis y la moy!  normal un día una chica hizo amistad conmigo y me comento que quería trabajo le dije que no podía pagarle mucho y empezó en mi negocios trabajar era muy delgada morena ojos grandes de nombre paty aquí en cholula hay muchas fiestas y ella fue con sus amigar y regreso tomada y llorando le pregunté que le había pasado y me dijo que el novio la engaño la abraze y ella me abrazo muy fuerte me dijo que rico hueles y me aleje rápidamente; repetía en voz baja lo odio! Lo odio! Le pregunté a quien? Pensando ami! Nooooo a mi novio! Haaa ok 

Read more

Me gusta / No me gusta

Primera experiencia con anuncio por Internet

Siempre he sido fanático de los relatos ya se de escuchar las historias de otros o de leer todas las hazaña sexuales que las personas publican, pero nunca me había atrevido a escribir una, has ahora….

No soy un hombre extremadamente guapo, tengo 40 años, mido 1,60 y voy al gimnasio 3 veces por semana y me alimento bien por lo que me mantengo en forma, además tengo un pene de 18 centímetros no es gigante pero creo que es suficiente, pero gracias a mi inteligencia y trabajo duro tengo algo que me hace irresistible y eso es dinero.

Y cuando tienes algo de eso puedes tener muchas cosas, pero lamentablemente muchas de las mujeres con las que me he involucrado no me satisfacen, por eso prefiero meterme con prostitutas.

Muy bien eso era mi historia general el relato comienza aquí.

Read more

Me gusta / No me gusta

Rough 3

La Cena

Pasaba el tiempo y yo debía volver a casa, era tarde así que decidí tomar la iniciativa y le envié un mensaje.

“Debo volver a casa así que si no me dices algo, acabare mi consumición y me iré…”

Espere su respuesta que no tardo.

“Mira PUTA aquí se hace lo que yo digo y estarás el tiempo que sea necesario, así que llama a tu casa y di que llegaras más tarde, incluso a lo mejor mucho más tarde… entendido ZORRA?”

La verdad me fastidio, pero su autoridad me excitaba, así que le conteste que sí.

Read more

Me gusta / No me gusta