Petra

Petra, la mamá de mi amigo, convierte mi calentura en algo más.

Petra en las piedras

Su nombre puede pasar por una excentricidad, pero para mí era de lo más común del mundo. Traté con ese nombre desde que entré por primera vez a la casa de Antonio y me presentó a su mamá. Petra era un nombre alocado que me sonaba perfecto. Había tenido a Antonio saliendo de la veintena, después de muchos años de buscarlo infructuosamente. A todos los que trataban con él alguna que otra vez les había dicho:

—No sabés lo que lo buscamos a este pibe.
Era nieta de europeos emigrantes, sus abuelos huyeron de la guerra, de algún lugar de los Balcanes, aunque nunca supe exactamente de dónde. Petra conoció al papá de Antonio en la universidad. Él llegó a ser un médico exitoso y ella nunca terminó de estudiar. Aunque pasé buena parte de mis tardes de adolescente en su casa, recién en el verano posterior a nuestro último año del colegio pasó algo que definió nuestra relación para siempre.

Read more

Me gusta / No me gusta

un par de tragos provocan un segundo encuentro

Yo tan solo iba a acompañarla por una cerveza y la llevaría a su casa como un buen amigo, pero tras dos cervezas y un camino hablando de bobada y media llegamos a la calle en la que vive, platicamos un poco y acto seguido comencé a besarla, pero eso no era lo relevante. Ella estaba nerviosa y en realidad no tenia muchas ganas, pero las ganas aparecieron cuando empecé a acariciar su pecho, el punto débil de mi Carmen, recuerdo que mame de su pecho como si me prometieran la vida eterna, primero su teta izquierda y después un poco la derecha, su mano sobre el pantalón acariciando mi miembro y mi mano entre sus piernas sintiendo lo caliente de su rajada y escuchando como se excitaba cada vez más. Lamentablemente ese día solo sirvió como preámbulo para lo que nos esperaba de nuevo en un hotel; una guerra donde el poco tiempo que teníamos lo aprovecharíamos hasta que nos doliera seguir cogiendo.
Era un sábado y ella acepto acompañarme a mi y un par de amigos a un partido de futbol,terminando quisimos comer un poco e ir a dejar a mis amigos primero, puesto que su casa era la mas lejana, despues de dejarlos optamos por comprar un par de bebidas preparadas en una tienda y tomarlas en el cohce. “que quieres que hagamos?” esa frase aun me retumba y al recordarla vuelvo a sentirme excitado. platicamos un poco y optamos por ir a un hotel, un lugar diferente y solo con la promesa de coger el par de horas que teniamos disponibles.

Read more

Me gusta / No me gusta

Cumpleaños de Lorena

Fue el 44 cumpleaños de Lorena, una mujer de 1.60 de estatura, con unas tetas naturales voluminosas, unas caderas de fantasía, y nalgas paradas. Lorena está divorciada y es adicta al sexo en grupo y le va la marcha. Una semana antes del cumpleaños hablamos de que con el pretexto de la celebración podíamos organizar algo especial para ella. Quedamos la tarde del cumpleaños en una habitación de un hotel de cinco estrellas. Invitamos a la celebración a mi primo Javi, y a Carlos y a Manuel. Lorena puso como condición que todos los participantes estuvieran bien dotados. Además me adelanto que traería Viagra para que le respondamos al máximo los cuatro.

Empezamos tomando cava. Enseguida todos comenzamos a chulearla diciendo cosas agradables y adulándole sus tetas. Al rato Lorena se puso de pie y se levantó su falda y se quitó la tanga, yo le di un beso y al mismo tiempo puse mi mano en sus piernas y la subí hasta que su raja rasurada se podía ver, seguí besándola, y ella se comenzó a calentar. Entonces le solté los botones de su blusa y le saque sus tetas.

Read more

Me gusta / No me gusta

El casting de Brenda y Jade

Con varios de mis amigos fuimos a Benidorm a un bar liberal. La entrada para chicos cuesta 30€ e incluye una bebida. Estuvimos un rato pero no había demasiado ambiente así que decidimos marcharnos a buscar diversión a otro sitio. Mientras estuvimos en el bar, en la barra había una pareja. Un hombre corpulento de unos cincuenta subidos y una mujer menuda.  Una MILF de 32 años, que resulto llamarse Brenda. Una gringa que apenas chapurrea el castellano,  delgada que mide 1.60 de estatura, y tiene unos senos exquisitos medianos y duritos, y unas nalgas paraditas. Al salir del bar ellos lo hicieron también. El hombre se nos acercó y nos dijo con acento extranjero, si me dais 20€ cada uno les dejo que le hagan un bukake a mi mujer. Los chupara a todos y luego podéis correros en su cara, pero no quiero ninguna foto ni que nadie se pase de ahí.

Al principio nos sorprendió pero después vimos que el hombre iba en serio. Le dimos el dinero y fuimos todos al baño de una gasolinera. Enseguida ella comenzó a chupársela  a Mario. Poco a poco la cosa se fue calentado, y mis amigos empezaron a animarla “Vamos puta chupa”. Algunos en su turno la agarraban de la cabeza metiéndole sus pollas enteras dentro de la boca, alguno estuvo a punto de hacerla vomitar. Poco a poco todos fuimos corriéndosnos, Brenda se tragó una buena parte de las corridas pero parte del semen estaba en su pelo, sus ojos, e incluso en el escote.

Read more

Me gusta / No me gusta

Por drogarme termine mal

Bueno las historias que cuento son reales, no me gusta andar inventando deseos sexuales que tengo en mi cabeza, y cuando algo sale a la luz todos se enteran y mas cuando el pueblo donde uno vive es chico, esta historia real me la conto una intima amiga de esta chica y luego el propio hemano, a medida que me iba contando me iba imaginando todo y termine con la verga chorreando, por supuesto que la escribí en primera persona pero es tal cual me la conto su amiga.

Por estar drogada, esto es real y la verdad al principio me gustó pero después termine mal y toda mi familia se enteró lo que había hecho.

Me llamo caty, tengo 37 años y vivo con mi novio los dos solos, soy de cuerpo normal lo único que me destaca es que tengo la concha muy grande y parece como hinchada en estado normal, o sea que soy bien Conchuda y de labios grandes Jaja.

Read more

Me gusta / No me gusta