Sexo Maldito

Hola a todos…. He estado leyendo esta pagina por algunas semanas y por último me animo a escribir mi historia… es verdad cada palabra y cada idea tal cual como lo escribo.

Todo comenzó cuando tenia 18 años estaba en un colegio solo para varones, católico.. Mi ciudad es como casi todas de Sudamérica…. y junto a mi colegio esta uno solo para mujeres pero es laico… o sea no importa de que religión seas… Un día al llegar a mi casa después de haber estado con mi novia (en ese entonces mi novia era una profesora de mi colegio… un poco de sexo prohibido no le caía mal a un adolescente muy fogoso) sonó el teléfono…. y la conversión fue así:

– alo – respondí

– Edu? – preguntó una voz de mujer muy delicada y suave

– Si, el mismo – dije

– Hola… no me conoces pero te vi lo que hiciste hoy – me dijo la voz desconocida. Mi mente y mi corazón se paralizaron…. me habían visto con mi profesora entrar al hotel… o tal vez al salir…. no sabia que hacer…. ni que decir…. solo respondí…

– ¿y, acaso es asunto tuyo?- con voz muy enojada

– Bueno si te portas así… mejor adiós – respondió la misteriosa voz.

Desde aquel día yo pasaba preocupado, le comenté de esta llamada a mi profesora y ella se puso peor…. temblaba solo al pensar que nos habían descubierto…. y mi posible expulsión del colegio era obvia.

Pasó como 2 semanas y recibí otra llamada… pero esta vez fue bien entrada la noche…

– Hola Edu

– Hola – reconocí esa voz al instante…. como dejar de pensarla durante esas 2 semanas… era la persona que me había descubierto…. eso creía.

– ¿¿Otra vez tu??? – pregunté rápidamente y sin dar tiempo a una contestación continué – mira que mi vida es mi vida…. no te metas…. ¿¿que quieres de mi???? ¿¿Que deseas???

– Tranquilo – me dijo – solo te llamo para saber como estás.

– Bien – y me fui tranquilizando pensando que todo pudo haber sido un mal entendido La conversión se alargó como 3 horas…. eran las 12h30 y todos en mi casa dormían… la chica que me llamaba era Helena… tenia 18 años y asistía al colegio solo para señoritas que les comenté. Entre otras cosas me preguntaba si creía en el destino y en los demonios…. si alguna vez había hecho la quija, (Quija: consiste habitualmente en una tabla de madera pulida con las letras del alfabeto dispuestas en el borde de un semicírculo), a todo ello yo respondía que no…. Los meses fueron pasando y ella fue cada vez entrando más en mi vida…. fue causa de mi rompimiento con la profesora (aunque creo que esas relaciones no te llevan a nada…. solo a disfrutar del sexo prohibido)… Cuando logró lo que ella quería… fue a mi casa y en la puerta de mi casa me dijo:

– Ahora ya eres mío….

– ¿Que dices? respondí muy molesto – Que pasa? – Preguntaba yo a cada instante

– Nada mi amor – me contestó. Me extrañe puesto que no éramos novios aún…. y sin darme tiempo a nada ella me dijo:

– Hoy por la noche tenemos una fiesta te espero a las 6pm adiós -Y colgó el teléfono. No sabía que pasaba… todo era muy confuso.

Al llegar la hora indicada fui a verla a su casa… vestía toda de negro incluso sus labios y sus ojos se los había pintado de negro… yo vestía de verde. Ella salió y nos fuimos a una casa donde todos vestían de negro y oíamos música rock… muy romántica…. nada fuerte. Delante de todos ella me preguntó si quería ser su novio…. como autómata le dije que si…. casi no razonaba… solo la veía y me parecía muy hermosa….

Salimos de la fiesta y nos dirigimos a la casa de ella… sin darme cuenta eran ya las 2 am…. el tiempo que pasé en esa fiesta…. casi no lo sentí por los besos que ella me daba… aún creo que algo tenía en sus labios. Al llegar a la casa… saludé con su madre y le pedí que me dejara dormir ya que no podía regresar a esas horas a mi casa ya que estaba un poco lejos, la señora de muy buena gana aceptó y me dejó pasar al dormitorio de invitados… cuando me disponía a dormir… escucho que abren la puerta y mi sorpresa fue ver a Helena solo con una bata negra… en completo silencio se metió en mi cama y me empezó a besar como nunca nadie en mi vida lo ha hecho…. podía sentir una fuerza en su boca… en sus manos … en sus piernas.. Me acariciaba todo y me arañaba la espalda…. me sentí muy bien pero algo me hizo reaccionar y me separé de ella diciendo….

– Tus padres están a unos metros de aquí

– No importa… ellos no oyen nada… te lo aseguro – con una voz muy extraña muy seca… muy fuerte…. muy gruesa… nada que ver de la voz suave y angelical de Helena

– Que te pasó…. te enfermaste?… por que tienes esa voz? – pregunte asustado. Solo sonrió y continuó besándome… sin dejar de tocarme… de morder mis labios de lamer mi boca, mi cara, mis ojos, podía sentir su fuerza en cada lamida de mi rostro…. era como si fuego estuviese saliendo de su boca… llegó a mi cabello y pronunció unas palabras que nunca entendí…. luego continuó bajando por los costados, mordía mi oído lamía mi cuello … me hincó sus dientes en mis hombros… me desvistió con una rapidez sorprendente y al tocarla sentí que solo llevaba puesto aquella bata sin nada más por debajo. Lamió con fuerza mi pecho… lo mordía a ratos… lo sentía continuo bajando hasta que llegó a mi pene… allí se hizo una pausa muy larga al verlo totalmente erecto y con cierto fluidos preseminales…

– Que sucede? – le pregunté

Y sin decir nada lo lamió como toda una experta… subía su lengua hasta la punta para luego bajar hasta mis testículos dando ligeras mordidas que me llevaban al límite del dolor y del placer… antes que termine… sin decir nada… se apartó y me dijo:

– Respira un poco aún no quiero que termines

– ¿¿Que?? como sabes??? – le pregunté. Y sin más se dio la vuelta y puso su vagina en mi cara…. de forma que por unos instantes no pude respirar… luego al sentir mis movimientos por buscar aire me dijo:

– Maldito imbécil… haz algo… que pareces un muerto-No podía creerlo… la dulce Helena ahora era una perra… una prostituta… y sabia muy bien lo que hacia…

Me quedé muy quieto y ella empezó otra vez a lamer mi pene… con sus extrañas palabras estaba muy flácido.

Entonces volvió a hablar

– Mira gran marica…. me ha costado mucho entrar en este cuerpo como para nada y agarrándome fuerte de los cabellos puso mi cabeza bajo su vagina y se la frotaba con gran fuerza… podía sentir en mi frente todos sus líquidos, resbalaban por entre mis ojos produciéndome un enorme deseo de lamerlos. Luego se puso encima mío y frotaba todo su cuerpo contra el mío, procuró que toda su vagina paseara por mi cuerpo, sentía sus vellos púbicos raspar mi cara, mi pecho, mi ombligo, mis piernas mis rodillas, su boca dibujaba símbolos con sudor y saliva en mi pecho, sus manos arañaban cada parte de mi… con mucho cuidado de no dejar marcas Luego se sentó en mis piernas y me dijo:

– Ella es virgen….. Necesito que le quites eso para poder disfrutar mejor

– ¿¿¿Que???? -Si es virgen… así la mantuve durante este tiempo para la ofrenda de su cuerpo…. otro día te lo explico

– ¿¿ofrenda?? – Mira…. tengo que irme… ella queda en tus manos… espero la sepas tratar porque ese momento es especial… se tierno con ella. Mañana te explico todo….

Y sin más que decirme aquella voz… dejo de ser tan gruesa… para dar paso a una suave y sensual voz… que me decía:

– Estoy muy rara… ¿¿que pasa, por que estas aquí??? ¿¿Y yo????…. ¿¿¿que hicimos, que pasó, bebimos??? Y sus lágrimas rodaron…. aquella noche había sido poseída por un demonio. Y aunque esa noche no la desfloré… si lo hice la noche siguiente. Este fue solo el comienzo de una larga cadena de sexo y deseos prohibidos… posesiones y premoniciones que tuvimos juntos….

Escribiré pronto contando todo lo sucedió después.

Me gusta / No me gusta