Primera vez en todo

Me llamo Carlos, en la actualidad tengo 35 años para cumplir este año 36. Mido 1,91. Este es mi primer relato y se desarrolla hace unos años, exactamente en el verano que tenia 13 años y estaba para cumplir los 14. En aquella época media 1,70 ya y era todo complejos. Todos mis amigos a mi lado eran bajitos. Mis padres para que no me quedara desgarbado me obligaban a hacer mucho deporte, cosa que hasta la fecha sigo haciendo.

Vivía en un buen barrio de Madrid e iba a un colegio de curas. Tenia varios amigos, pero con el que mas andaba era con Oscar, no porque fuéramos íntimos amigos, si no porque sus padres y los míos eran muy amigos.

La familia de Oscar estaba compuesta por el padre que tenia la doble nacionalidad ya que era de otro país, mas bien bajito y bastante feo, tenia pinta de ser bastante mayor que la mujer. Luego estaba la madre que se llamaba Elisa, una mujer escultural y mas o menos de mi altura, la diferencia con el marido era notable, guapísima, nos embelesaba a todos los chavales en aquella época, rubia, buen pecho y extraordinario culo. Luego estaban Oscar y Malena, eran mellizos pero el salio mas al padre que a la madre, Malena estaba muy bien pero aunque me llamaba la atención yo a ella no, le gustaban de otros cursos mas adelantados.

Yo iba mucho a casa de Oscar, pero nunca vi a su madre descuidada en el vestir, siempre que visitaba su casa me imagina que podría ver algo pero nada de nada.

Read more

Me gusta / No me gusta

La madre de Beto se aloca

Bueno, ya pasaron más de 3 años desde que pasó lo que les voy a contar. Si no lo hice antes fue por pudor, realmente fue una experiencia algo impactante.

De nueva cuenta nos encontramos en un departamento de Acapulco, que bonito era ir a ese puerto, y para variar mi madre hace varias amistades con los demás vacacionistas mientras yo me la paso reprimido y deprimido viendo chavos que me vuelven loco pero que se nunca serán míos.

Una noche después de una tarde platicando se queda a cenar con nosotros Federico, un señor de 48 años de muy buen ver con una muy agradable barba entrecana muy cuidada. Realmente había muy poco que comer en la cocina y tampoco teníamos mucha hambre pero el vino blanco que había permanecido en la hielera corría  a raudales. La platica cayó, de nueva cuenta, en el tema que más me dolía, la separación de mis padres y el por que mi madre no tenia una pareja. Yo pensé “claro que no tiene una, ¡si ya lleva varias!”. Federico se ve alegre y con ganas de provocarnos al soltar “¡los veo algo reprimidos! deberían probar algo diferente” a lo cual mi madre pregunta si él cree que debería tener una nueva pareja y Fede asiente sirviéndole más vino. La platica sigue y me preguntan si yo tendría algo en contra de esa opción, realmente me molesta que me involucren en sus juegos y me quedo callado y Fede muy descaradamente se acerca a mi madre y le da un beso en la mejilla pero muy cerca de sus labios y mi madre no alcanza a mostrar su satisfacción y ganas de algo más.

Fede tenia una mochila de la cual saca unos cigarros, se enciende uno, pero también saca algo para mi inesperado: unos poppers! Abre el frasquito, lo huele y se lo da  a oler a mi madre la cual ignora completamente de que se trata, solo hace una mueca y me pide que huela para que vea que feo aroma tiene ese frasco que ella seguramente creía era mostaza!

Confieso que los recuerdo son algo borrosos. Fede y mi madre se vuelven a besar, ahora si con un beso en la boca que me hizo tener una erección a mil, él se separa ligeramente de ella pero ella lo toma y le mete la lengua en la boca encendiendo aún más la pasión entre ellos. Mi madre se levanta de la mesa y se va al sofá pero antes de recostarse en el se quita el ligero kimono que traía y Federico hace lo mismo quitándose su playera, yo me acerco algo timoroso y Fede, quien estaba super excitado besando el cuerpo de mi madre, busca un cenicero y me pide que tome su cigarro. Lo tomo y empiezo a fumar mientras veo a Fede que mordisquea los pechos de mi mamá, luego sube a su cuello, luego la besa detrás de la oreja provocandole gemidos que solo logra acallar besándola profundamente en la boca. Luego se levanta para quitarse los pantaloncito y los calzones y le arranca su trusa a mi mamá y empieza a dedearla. “Mira lo que me hace tu nuevo papá” me dice mi mamá, lo cual me pone a mil, y Fede aprovecha para mirarme fijamente y me dice “soy tu nuevo papá” y me suelta un beso en la boca de forma inesperada! No lo puedo creer! Él se lanza sobre el cuerpo de mi madre para lamerlo y yo así aprovecho para acariciar la espalda de Fede, aunque tengo miedo de que él se moleste veo que parece disfrutarlo al punto que me pide que le acaricie las nalgas y luego me dice que mire bien lo que voy a hacer e intenta penetrar a mi madre la cual está un poco fuera de entrenamiento y le pide que se espere, que necesita lubricarse un poco pero no tiene lubricante a lo que Fede me pide que le chupe la verga para ayudarlo! Realmente era una verga riquísima de unos 18 centímetros, gruesa y jugosa, sentía el sabor saladito de su liquido seminal y no podía parar de saborearla pero mi madre me dice “ya déjalo, se quiere divertir conmigo!” y él se zafa y gracias a mis babas logra darle una estocada a mi madre. Fueron muchas emociones, estaba molesto por el maldito comentario de la puta de mi madre, estaba excitado por verla cojer sin tener que hacerlo a través de una ventila o la cerradura de la puerta. Inclusive ella me toma la mano y me la aprieta y como justificándose me dice “es que siento algo muy fuerte” pero prefiero soltarla y pajearme ante ese espectáculo que dura unos cinco minutos sin que Fede logre venirse.

Pasa entonces algo más inesperado, él se levanta y le dice a mi madre “ya se les quitó lo reprimidos, ¿verdad? y este jalándosela, hay que involucrarlo ¿no?” Me toma de la mano y me acuesta en el sofá de a lado y levantándome las piernas se echa sobre mi, me besa, unos besos de sabor algo amargo, y no se si simula o bien busca penetrarme pero me encanta y lo abrazo muy fuerte. Mi madre se acerca algo mareada, Fede se levanta y agacha a mi mamá pidiéndole que se la chupe para podérmela meter! Ella está superexcitada con ese trozo de verga en su boca, yo algo inquieto y asustado en el sofá. Pero cuando ella termina de chupársela me toma por los brazos para detenerme y me dice “vas aver que te va a gustar lo que te hace papacito” y así mientras ella me inmoviliza el levanta mis piernas de nuevo y delicadamente ensarta su verga babeada en mi culo. Creí que me dolería mucho pero era muy delicado en sus movimientos, su cara de gozo extremo me hipnotiza, con una mano soba mi verga, con la otra acaricia mi cuerpo, luego se encorva para besarme en las mejillas y en los labios y yo no resisto y empiezo a gemir como una puta y me muevo como poseído hasta sentir algo caliente en mi interior y veo la cara de gozo extremo de Federico. Se sale de mi culo y sigue masturbándome hasta que me vengo y con su mano toma de mi semen, lo chupa y le da otro poco a mi madre, la cual luego se agacha y limpia la verga aun chorreando leche de Federico. Ellos se meten a duchar en uno de los baños mientras yo sigo hipnotizado jalándomela en el sofá.

Cuando sale Federico de la habitación matrimonial me da un largo beso en la boca y me dice “Tu mamá está ya durmiendo, fue un largo día y está algo borracha. Mañana quiero verte a solas en mi departamento, ya te buscaré”. La mañana siguiente despertamos casi al mediodía, mi mamá tenia algo de dolor de cabeza y no solo de eso, pero solo alcanzó a murmurar que tenia hemorroides o algo así. Realmente no recordaba nada y dijo que ese vino del que había tomado, según ella solo una copa, era muy fuerte, que ya no había que comprarlo. “Federico se fue temprano ¿verdad?” me preguntó a lo que contesté “Si, estaba cansado pero me dijo que esta tarde pasara con él a platicar un rato”. “Si, ve tu, yo estoy un poco mareada, algo que comí me hizo daño” y yo pensé que si no seria esa verga tan grande jajajajajajaja

La dejé descansando y fui con Fede el cual creía que para quitarse la cruda debía tomar un poco de leche y no precisamente de vaca. Y yo agradezco que este mundo esté lleno de los llamados heteroflexibles o curiosos que acaban en la cama con el hijo de su amante!

Me gusta / No me gusta

Después del Cine (continuación de “En el baño del cine”)

Segunda parte de “En el baño del cine”

En el baño del cine

 

Ya conté en la primera parte, como fue que tuve sexo con una total desconocida en el baño del cine, fue en el estacionamiento del cine, donde pregunté su nombre,..

-Dana, contestó con un poco de inseguridad, ¿y tú? Replicó.

Yo le di el primer nombre que me vino a la mente, ella sonrió viendo mi tarjeta, y le dije, lo sé, pero tu tampoco me estás dando tu nombre real.

– Pero yo ya se tu nombre, viene aquí en tu tarjeta.
– No me parece justo que tu sepas mi nombre y yo no sepa el tuyo.- Le dije.
– Me llamo Denisse, respondió, mostrándome un gafete del cine.
– ¿A donde quieres ir? Le pregunté.
– Vamos a pasear un rato, aún no tengo que llegar a mi casa.

Le abrí la puerta de mi camioneta,.. Un caballero, dijo con una sonrisa y subió, paseamos un rato por el malecón, el cual debo añadir que es hermoso, yo no dejaba de acariciar su pierna y ella la mía, mientras platicábamos de cosas superficiales, noté que no hacía preguntas personales, y yo tampoco llevé la plática a esos temas.

– ¿Hacia dónde vas?, me preguntó, cuando noto que salía del malecón.
– Ya sabes hacia dónde voy,..¿Tenemos tiempo?, le pregunté.
– Si, me respondió acercando su mano a mi pene sin tocarlo.

Me detuve en una farmacia a comprar condones y un lubricante, compre agua helada y golosinas, y me dirigí hacia un motel al norte de la ciudad, al entrar noté que observaba todo, y le pregunté si no había estado en ese motel antes, y me respondió,.. En este no.

Pagué la cuota, por una ventanilla dispuesta para eso y volteé a verla, sonreí al ver como ella comenzaba a desvestirse, me acerqué a ella y bese su cuello, ayudándole a desvestirse, le quite la playera de su uniforme y vi de nuevo esos pechos lindos pequeños pero firmes y redonditos, esta vez le desabotoné su brasier, con delicadeza, había tiempo y pensaba disfrutarla toda, dejé caer su brasier al suelo y vi sus pezones de color rosa ya paraditos, comencé a sobarlos despacio pasando la punta de mis dedos por todo el contorno, notando como su respiración de agitaba un poco más, los bese despacio sin prisa mientras bajaba mis manos por su cuerpo y agarraba firme sus nalgas, le di varios lengüetazos mientras desabotonaba su pantalón, al intentar bajarlo me detuvo,.. -No es justo, tú no estás desnudo- me dijo, yo sonreí y me incorporé y besé su boca mientras ella me quitaba mi camisa, metí mis manos por su pantalón directo a sus nalgas y así bajé poco a poco besando su cuerpo, pasé por sus pechos y seguí bajando al mismo tiempo que bajaba su pantalón, acariciando sus piernas y hasta que mi cara quedó frente a su vagina, la vi con deseo en esa tanga rosa pálido, le ayudé a deshacerse de sus zapatos y el pantalón, y me acerque a olerla, olía a nuestro previo encuentro, me levanté y la vi a los ojos quitándome mi pantalón y dejándolo caer, ella se agacho y besó sobre mi bóxer mi pene que ya para ese entonces estaba erecto, me deshice de lo que me quedaba de ropa y le dije; -ven, me quiero bañar contigo, para ese entonces mi calentura era increíble y notaba la suya, le quité la tanga en el baño y deje caer mi bóxer en el suelo, mi pene estaba erecto y ella lo tomó con sus manos y me llevó bajo la ducha, nos besamos mientras el agua corría por nuestros cuerpos, comencé a enjabonar su cuerpo sin dejar de besarla, nos separamos del beso para tallar todo su cuerpo con jabón, su piel tersa y blanca parecía porcelana, terminé de enjabonarla y con el agua la limpié,.. – Me toca, dijo sonriendo.

Ella enjabonó mi cuerpo con una mano mientras con la otra masajeaba lento mi pene, talló mi espalda y me abrazó por detrás restregando su cuerpo al mío, me excitó sentir sus pechos en mi espalda y me volteó, terminó de enjuagarme y la abracé cargándola y subiéndola a mi por sus piernas coloqué mi pene en la entrada de su vagina que ya estaba lubricada por sus fluidos y la penetré despacio, se notaba nuestro encuentro una hora antes, ella gemía con sus ojos cerrados, yo la levantaba y la bajaba despacio, el agua corriendo por nuestros cuerpos se mezclaba con sus fluidos, la besé sin salirme y la bajé despacio mientras salía de tu cuerpo, cerré la llave del agua y tomé una toalla para secarla, sequé mi cuerpo y salimos del baño.

Ya el cuarto estaba fresco por el aire acondicionado, la besé en los labios y deje caer su toalla, se sentó en la cama y miró mi pene,.. ¿te gusta lo que ves? Le pregunté haciendo referencia a nuestro encuentro en el baño del cine, sin decir nada lo introdujo en su boca y comenzó a mamarlo, me estremeció de momento el calor de su boca, toque sus hombros y cerré los ojos para disfrutar esa mamada, sus labios recorrían mi pene y tomé su mano y la llevé a mi pene ella lo agarró y comenzó a masturbarlo mientras lo besaba y daba lengüetazos, yo estaba en la gloria, así estuvo solo un par de minutos y la recosté en la cama, me hinqué y abrí sus piernas para ver esa maravillosa panochita rosa, brillosa por su lubricante natural, la observe mientras la masajeaba con mis dedos y ella movía su cuerpo a delante y atrás, me acerque lento y besé su clítoris que apenas sobre salía mientras introducía un dedo en ella

Comencé a chuparla y ella gemía, arqueaba la espalda mientras con mi boca chupaba y lamia sus labios vaginales y ese clítoris tan sabroso, sus jugos inundaban mi boca y abracé sus piernas que estaban ya sobre mis hombros, estiré mis manos para tocar sus pechos sin dejar de mamar esa panochita deliciosa, así estuve por algunos minutos, la empujé un poco hacia la cama y puse mi pecho en la cama y ella dobló sus piernas, sin dejar de chupar su clítoris volví a jugar con mis dedos en su rajita y esta vez metí dos dedos en ella, giré mis dedos dentro de ella para tocar la base de su clítoris desde su interior y eso la enloqueció note sus respiración agitada me separé un poco sin sacar mis dedos y con mi otra mano masturbaba su clítoris con mi pulgar y el dedo índice tallándolo despacio, ella apretaba las sabanas y arqueaba su espalda, dijo me voy a venir, e inmediata mente volví a mamar su clítoris para estimularla más y empecé a meter y sacar los dedos de su rajita, ella estiro sus piernas mientras gemía cada vez más, noté sus convulsiones mientras sus gemidos se convertían en pequeños gritos de placer, su cuerpo se desvaneció y yo besaba su panochita mientras la masturbaba lento y pequeñas convulsiones de apoderaban de su cuerpo, su miraba de placer me decía todo.

Me puse un condón y sin decirle nada la penetré de una estocada, ella se abrazó a mi cuerpo y abrió sus piernas un poco más, comencé a meterla y sacarla lento mientras ella recobraba el aliento, besé su cuello y su boca, – sabes a mí, me dijo, y comencé a incrementar el ritmo de mis embestidas, ella gemía de placer y decía, Si, así dale duro papi, dame más y eso me excitaba aun más, comencé a darle duro y ella me pidió que no me viniera, baje un poco el ritmo y me empujo para voltearme, quede acostado de espaldas y ella se subió sobre mí, se sentó sobre mi pene empezó un mete y saca frotando su cuerpo sobre el mío, yo la tomaba por sus piernas y ayudaba al movimiento mientras subía mi pelvis para penetrarla mejor, ella se monto sobre de mi y comenzó a moverse adelante y atrás frotando su pelvis a la mia, noté que eso la excitaba, su clítoris se frotaba con mi pelvis y mientras mi pene dentro de ella la hacía gozar, yo masajeaba sus pechos y ella aceleraba su movimiento, arqueo su espalda y comenzó a moverse mucho mas hasta llegar a su orgasmo, y recargó su cuerpo en mi pecho, su respiración era agitada y giro su cuerpo para recostarse de lado en la cama volteé y la vi, su respiración se comenzaba a regular.

La acosté boca abajo y metí una almohada debajo de ella para que quedara levantada y la penetré desde atrás, vi sus nalguitas paradas y comencé masajearla mientras penetraba su panochita, se sentía apretadita e hinchada, comencé un mete y saca lento y puse un dedo en su, ano, “por ahí no” alcance a oír que dijo, no le hice caso y saque mi pene de su vagina y me acerque a mamar su panochita desde esa posición, lamia y masturbaba su rajita y subi a besar su culito,
– ¿Qué haces?- preguntó-
– Algo que te va a gustar- le respondí
– Por ahí no me gusta
– No sabes lo que voy a hacer, le dije mientras le metía dos dedos en su vagina y le besaba el ano,

Ella disfrutaba de mis dedos mientras con mi lengua estimulaba su ano, comenzó a disfrutarlo mientras abría con mi lengua su ano, puse un poco de lubricante en mi dedo y estimulaba presionando un poco, baje un poco a lamer su labios vaginales mientras presionaba con un dedo su ano y lo introducía lentamente, ella hizo por sacarlo pero no fue mucha su resistencia estaba disfrutando como le chupaba la rajita mientras abría su ano, deje mi dedo quieto mientras le comía la panochita para que se excitara, y me dejara hacerle lo que quisiera, subí un poco hasta ponerla a gatas y sin sacar mi dedo de su culo se la meti por el panocha, comencé un mete y saca lento acompañado del mismo movimiento en su culito que para entonces ya se había acostumbrado a mi dedo, la penetraba mientras con mi dedo dilataba su ano y luego metí un segundo dedo, ella se quejó pero la estaba penetrando también en la vagina, comencé un mete y saca lento en su ano con dos dedos mientras al mismo tiempo la penetraba, fue cuestión de acostumbrarla y ya estaba disfrutando la doble penetración que con mi pene y mis dedos le estaba haciendo, duro unos pocos minutos mientras gemía cada vez más fuerte, detuve el movimiento con mis dedos para penetrarla mas rápido y ella gemía de placer, le dije que estaba por venirme y ella dijo que también lo haría, exploté en un éxtasis mientras aceleraba descontroladamente mis embestidas y ella gritaba de placer viniéndose al mismo tiempo que yo, disminuí el ritmo y saqué lentamente mis dedos de su ano, ella se quejó un poco y recosté mi cuerpo sobre ella y le susurré al oído, ¿Qué no te gustaba? Ella aun respiraba agitada y sentía como seguía convulsionándose despacio, saqué mi pene ya flácido la besé en la boca y caminé torpemente al baño.

Me saque el condón y lo arroje al escusado y comencé a lavar mi pene, tome un poco de papel y lo humedecí para llevarle a ella y al voltear ya estaba parada frente a mí, golpeó juguetonamente mi pecho y me dijo, te saliste con la tuya, yo solo sonreí y la abracé, nos bañamos juntos y nos vestimos, salimos del motel y la lleve a su casa, en el camino me dijo;
– Jamás me habían hecho algo así.
– ¿Te refieres a por detrás? – Le pregunté
– Me refiero a todo. – Me dijo
– ¿Nos volveremos a ver? Le pregunté intuyendo la respuesta.
– Más te vale. – me contestó.

Me gusta / No me gusta

Consolando a dos jugadoras

Esta historia es la continuación de uno de mis relatos “ Consolando a una jugadora” como recordarán mi amigo y compañero Zacarías se tuvo que operar de la rodilla, para no dejar tirado al equipo que entrenaba me pidió si podía estar con él de segundo entrenador, yo acepté.
Él era entrenador de Balonvolea, ambos habíamos jugado cuando éramos universitarios además ambos éramos federados por lo que de Balonvolea entendemos un huevo. El se encargaba de diseñar el entrenamiento me lo mandaba el día antes yo preparaba el material y llevaba a entrenamiento.
Llevaba unas semanas entrenando al equipo cuando un día vi a Sonia me estuvo contando que tenía problemas en casa que sus padres se estaban peleando y que eso le afectaba, yo le propuse que desconectara un poco y la invitaba a cenar, la cena llevó a otra cosa y acabamos follando en un aparcamiento. Pues a la semana siguiente Sonia y yo estábamos la mar de normales nuestro trato no había cambiado, ese viernes cuando terminamos el entrenamiento todas se fueron al vestuario a cambiarse, todas menos Sonia y Patricia la cuales se quedaron recogiendo los balones, la red y los postes para dejarlo todo recogido para el día siguiente, cuando estaba todo recogido tomé la red con los balones y les dije a la chicas que se podían ir a ducharse mientras que guardaba los balones en la sala de los balones. Cuando llegué al vestuario de los hombres me desnudé y me metí en la duchas comunes, tengo que decir que las duchas se dividen en dos hay 4 duchas individuales y 8 alcachofas en un sala grande de duchas comunes pues me metí en la comunes, total estaba solo. me estaba duchando cuando oigo una risa y cuando me di la vuelta eran Sonia y Patricia, tapadas con una toalla cada una, que se habían escondido en una de las duchas individuales.

– Pues sí que la tiene grande, señor pollón
– Chicas id a vuestras duchas
– y si no queremos – diciendo esto Patricia dejó caer su toalla mostrando todo su cuerpo y seguidamente Sonia.
– vamos a pasarlo bien, verdad señor pollón – Dijo Patricia

El cuerpo de Sonia era blanquecino y sus pechos no eran muy abultados sin embargo el cuerpo de Patricia era más voluptuoso, tendría una talla 90 de sujetador y su cuerpo era más atlético que el de Sonia. Ambas amigas se acercaron a mí se pusieron bajo la ducha y su pelo se mojó y ese agua que le caía por el pelo pronto también empezó a caer por su cuello y sus pechos empujado por la fuerza de la gravedad también pasó por su vientre llegando a su monte de venus donde desde su coño caía al suelo, yo intenté taparme pero rápidamente Patricia tomó una de mis manos y la puso en su boca chuparme los dedos,
Sonia empezó a acariciar mi cuerpo y pronto llegaron sus manos a mi polla, la cual comenzó a acariciar haciendo que mi erección comienza a asomar. Patricia acercó su boca a la mía y empezamos a besarnos su lengua era ágil y húmeda, sabía cómo besar a un hombre mordía mi labios mientras que con su lengua intentaba llegar hasta mi paladar, yo posé mis manos en su cintura e hice que su cuerpo se acercara más al mío, luego bajé la mano y comencé a acariciar su culo. Sonia sin embargo se había encargado de que mi polla se hizo del todo, se agachó y cogiendo mi polla con una de sus manos la restregaba suavemente contra su carita de ángel. Seguía besando a Patricia cuando Sonia se metió la punta de mi polla en su boquita de piñón, eso me provocó un gran placer lo que hizo que dejara de besar a Patricia. Ella viendo lo que hacía su amiga se agachó y mientras que Sonia se comía mi polla, Patricia se comía mis testículos. Dos jovencitas me estaban haciendo tener el mayor placer de mi vida.Estaba apoyado en la pared mientras que las dos compañeras de equipo, me comían la polla y lo que cuelga.
– Creo que ya está a punto, siéntate.
Me senté en el suelo y Patricia se sentó encima de mi polla haciendo coincidir su coño con mi polla, yo besaba sus pechos, lamía sus pezones y bebía el agua que bajaban por sus pechos, Sonia se puso a nuestro lado de rodillas y le acariciaba los pechos a Patricia , y me daba besos en la oreja, yo alternaba los pechos de Patricia con su boca. Al cabo de una rato Patricia gemía muy fuerte y Sonia se levantó y se puso detrás de ella, y comenzó a empujarla por detrás, como si se la estuviera follando por el culo, debo admitir que eso me puso cachondo perdido, pronto Patricia se corrió y levantándose se echó a un lado. Miré a Sonia y ella me miró a mí, supongo que vería mi deseo de follármela allí mismo ya que nada más ver que estaba de pie saltó abrazando mi cintura con su piernas, una vez sujetada `por mis brazos metió la mano entre nuestros cuerpos e introdujo mi polla en su coño. Empecé a follarla en el aire tirando su cuerpo y luego con los brazos atrayéndonos hacia mí, luego cuando el cansancio me poseía la puse contra la pared y mientras nos besábamos le metía la polla hasta el fondo y más allá, ella lo único que podía hacer era besar y gemir, patricia con el cuerpo totalmente flácido nos soltaba improperios “ era muy puta,” te gusta que te follen ¿ verdad zorra?”, “FOLLATELA HASTA EL FONDO”… ETC. Sonia se corrió pero a mí me quedaba un poco así que no la bajé hasta que después de cuatro o cinco embestidas me corrí dentro de ella. De su coño salí mi semen mezclado con el agua de la ducha, la bajé lentamente con ayuda de Patricia la cual ya estaba descansada, una vez que Sonia estaba en el suelo Patricia y yo nos comimos la boca y luego nos arrodillamos para comerle la boca a Sonia. Lo pasé muy bien lastima que la semana siguiente volvió su entrenador pero aún recuerdo la experiencia de esas dos jugadores en la ducha conmigo.

Me gusta / No me gusta

Cómo conocí a Selena

Esta historia sucedió una tarde, fui al carrefour a comprar unas cosilla con mi ropa guarra mi camiseta con agujeros y mi vaquero roto,  a esto que en  la puerta de entrada vi a dos chicas, de unos 20 años, vestidas de forma provocativa, con falda vaquera corta y una camiseta corta que dejaba al descubierto sus pechos por arriba y por abajo sus barrigas, una de ellas, la rubia, lucía un piercing de lo más sensual. Ambas estaban esperando en la puerta.

Estuve comprando las cosas por las que fui y al salir, había pasado por lo menos una hora, y me volví a encontrar a las dos chicas discutiendo. Al parecer se habían equivocado de carrefour y una le estaba recriminando a la otra el error.Yo aminore el ritmo, e incluso me paré a mirar el móvil movido por la curiosidad y el morbo de escuchar la conversación de las dos amigas. Cuando más interesante se ponía la discusión entre las amigas, la chica rubia se fijó en mí presencia.

-Oye, ¿tienes coche?

-¿es a mí?- le pregunté

-Si, ¿ tu nos podrías llevar a carrefour de macarena?

-Si.- la verdad es que no pensé la respuesta y cuando fui consciente estaba montado en mi coche con las dos chicas.

Una de las chicas, la rubia se llamaba Selena su camiseta era rosa, sus pechos sobresalía de su camiseta a lo ancho y por encima, se inflaba y se desinflaba con su respiración, por la parte de abajo su ombligo estaba adornado por un piercing que brillaba atrayendo mi vista. Su falda vaquera, sentada en el asiento de copiloto, cubría lo suficiente para que no se le vieran las bragas y para más morbo se había sentado de lado con sus piernas mirando hacia mí. La otra chica morena con un corte de pelo donde en un lado tenía flequillo y por el otro lado estaba rapada al 5, llevaba una camiseta blanca de la misma forma que la de la amiga, mostrando por abajo su ombligo y por arriba sus enormes pechos, esos pechos eran más grandes que los de su amiga, y sentada en la parte de atrás entre los dos asientos delanteros con las piernas abiertas en línea con la palanca de cambio, su nombre era Barbara.

En el camino no dejaba de mirar por el espejo retrovisor los pechos de Barbara y cuando cambiaba de marcha miraba las piernas de Selena y evitaba al meter quinta marcha darle en la rodilla. En el camino estuvimos charlando les pregunté su edad , 21 años, había fallado por un año les dije mi edad y ellas se rieron, me comentaron que tenía casi la misma edad que sus padres, cosa que no me sentó bien pero la verdad es que por un varios años mi edad estaba más cerca de la edad de sus padres que de su edad. Me contaron que estudiaban peluquería que si quería un día me podía cortar el pelo gratis me dijo Selena mientras que jugaba con mi pelo con su mano cosa que hizo que un escalofrío recorriera mi cuerpo y mi polla se despertara estirándose,  Selena que estaba hablando cortó la frase y empezó a echarle miradas a Bárbara, creo que se había dado cuenta que mi polla se había puesto lista para la acción. De repente algo en el coche cambió, la falda de Selena se había retrasado un poco y casi se le veían las bragas, su rodilla estaba pegada a la palanca de cambio , ella parecía que no se había dado cuenta, además empezó a posar su mano sobre mi pierna primero sobre el muslo pero aumentaba su osadía y llegaba a posar su mano cerca de mi muslo interior a pequeños centímetros de mi polla erecta. No sé el juego que se llevaba pero yo estuve atento a ver hasta dónde llegaba su osadía, ella buscaba el roce de mi mano con su rodilla, yo cada vez que sucedí le pedía perdón cada vez que le tocaba la rodilla. Llegamos a Carrefour Macarena y me pidieron que diera una vuelta a ver si estaban su amigas, dimos la vuelta al centro comercial y no vimos a sus amigas, así que Selena escribió un mensaje a una amiga y dimos una segunda vuelta  y vi un sitio alejado de la entrada del centro comercial pero se podía ver la salida de la gente del centro comercial. Selena le explicó a Bárbara que le había escrito un mensaje a una tal Verónica para que venir a buscarlas. Con el coche parado ni Selena  ni Bárbara hicieron el amago de bajarse ni yo les dije nada. Seguí hablando con ellas esperando a la amiga, Bárbara dijo que tenía que ir al baño por lo que iba a entrar al cuarto de baño del centro comercial, y bajándose del coche cruzó la calle y entró al centro comercial, me quedé a solas con Selena. Ella siguió conversando conmigo pero puso una voz melosa acercándose más a mí llegándose a apoyarse en borde del asiento dejándome ver más su escote y sus pechos. Ella me miraba a los ojos y yo le miraba más al escote que a los ojos, cuando de repente dijo.

-Bueno, tendré que darte de alguna forma las gracias por traernos.

-No hace falta Selena, ha sido un placer.

-Pues tu cosa no dice lo mismo.- dijo posando y acariciando por encima del vaquero roto  mi polla. me quedé helado.

-Tu relájate y disfruta.- Dijo Selena acercando su boca a la mía, mientras sus manos abrieron mi cremallera y metió dentro de mi pantalón una mano cogiendo mi polla entre su dedos. Besaba a Selena y mis manos tomaron su cintura, subiendo la camiseta y dejando su sujetador negro al descubierto. Selena consiguió sacar con cuidado mi polla y una vez fuera comenzó a masajearla consiguiendo que se pusiera totalmente erecta.

-Creo que esto ya está.- me dijo antes de agacharse y meterse mi polla en su boca.

Comenzó a mamarme la polla mientras yo, podía ver como por la parte de atrás de su falda se veía sus bragas negras. Era tarde y ya había anochecido esa calle era poco transitable  por lo que nadie podía vernos;  Selena sabía cómo comerse una polla se la introducía entera en la garganta sin dejar nada fuera mientras que con una mano jugaba con mis huevos, estaba disfrutando de la mamada que me estaba haciendo cuando escuché que alguien intentaba abrir la puerta del coche. Era Bárbara que volvía del baño y no venía sola le acompañaban un grupo de chicas y varios chicos, Selena se incorporó bajándose la camiseta y yo metí mi polla dentro de mi pantalón y abrí a Bárbara la cual abrió la puerta y dijo.

-Mira Selena a quien me he encontrado.

Selena salió del coche al igual que yo. Me presentaron a todas las chicas.

Pensaba irme pero Selena insistió en que me quedara por lo menos para una copa para agradecerme que las hubiera traído así que accedí. fuimos a un bar que se llamaba “entre dos parques” todas las chicas pidieron un copazo y yo para no ser menos también pedí otro copazo. Estuvimos gran parte de la noche tomando copas y chupitos,  Selena se había colocado enfrente mía y yo la tomaba de la cintura pegándola a mi cuerpo, haciendo que sus nalgas sintiera como mi polla se estaba totalmente dura, ella me seguía el juego y aunque estaba hablando con sus amigas siguiendo el ritmo de la música movía su trasero para pegarlo a mi polla. a veces bajaba la mano y le daba un pellizco en el trasero cosa que a ella agradaba.

Pagamos la cuenta y salimos del bar para ir a una discoteca, en la puerta del bar nos distribuimos en los coches aunque había sitio para Selena en el coche de una de sus amigas, le dije a Selena que la llevaba. Ella aceptó y lanzando besos al aire le dijo a sus amigas que se veían en la discoteca.

Entramos en el coche, nos pusimos el cinturón y arranqué de sopetón.

-¿ me vas a llevar a la discoteca?- me dijo con su voz melosa.

-No.- le respondí

-¿me vas a secuestrar?

-Que te secuestre va a ser el mejor de tus problemas.

-Me gusta.¿ y que me vas a hacer?

-Te voy a follar como nunca te han follado.

-me gusta.- dijo sacándose el sujetador negro por una de las mangas de la camiseta. Podía ver como sus pezones estaban erectos.

-¿ me vas a comer mi pechos?

-claro que sí.

-Y ¿ mi coño?

-eso también.

-Me gusta, porque yo quiero comerme tu polla.

 

Llegamos a mi casa aparqué muy cerca. Nada más parar  Selena se lanzó besarme en los labios, yo la abracé por la cintura mientras que la besaba, estuvimos un rato hasta que la separé y le dije que podía vernos mis vecinos que subiéramos. Salimos del coche y llegamos al portal. Tomamos el ascensor, nada más cerrarse las puertas del ascensor me lancé a por Selena y ella a por mi boca,  saltando  y abrazando mi cintura con sus piernas llegando a caerse sus tacones al suelo del ascensor, yo la tomé del culo y la puse contra el espejo  mientras que la besaba lujuriosamente. El ascensor se paró antes de mi piso y rápidamente la bajé dejando de besarla, entró mi vecina del cuarto una señora de unos 50 años que la llamamos “la bruja del cuarto” ella nos echó una mirada de arriba abajo fijándose en que Selena iba descalza y sus zapatos estaban detrás de mis pies y que no llevaba sujetador notándose le los pezones, y en mi pantalón el bulto de mi polla sobresaliendo.

-Buenas noches.- le dije.

-Buenas.- dijo entrando y apretando el botón y dándonos la espalda. Selena y yo sonreímos, después ella se agachó para recoger sus zapatos

 

Llegamos a mi planta y salimos del ascensor.

-Adiós, señora.- Le dijo Selena con sus zapatos en la mano.

-Adiós Doña Angustias.- le dije.

-Adiós.- Nos respondió con la cara de asco.

Cuando se cerró la puerta del ascensor ambos nos reímos, abrí la puerta y entramos en mi casa. Nada más entrar Selena empezó a caminar hacia dentro de la casa tirando sus zapatos por el camino, luego desabrochando su falda vaquera y dejando que se escurriera por sus piernas,  luego levantó una pie y luego el otro y siguió caminando dejando atrás su falda quedándose únicamente en ropa interior y con su camiseta, luego tiró de su camiseta hacia arriba, sacándola por su cabeza y luego la tiró al piso quedándose solo con sus braguitas negras por último se apoyó en la mesa del comedor para quitarse la braguitas, las deslizó suavemente por su pierna derecha primero y luego la sacó por su pie derecho poco a poco fue deslizando por su pierna izquierda hasta que finalmente salió por su pie quedándose totalmente desnuda.

-¿Soy hermosa?. me preguntó, apoyada sobre la mesa totalmente desnuda

-Si, mucho. le dije mientras la observaba desnuda en mi piso a oscuras con la única luz que venía de la calle viendo cómo brillaba su piercing en su ombligo mientras que me quitaba mi camiseta y desabrochaba mi pantalón quedándome en calzoncillo.

Selena se sentó sobre la mesa y me hizo un gesto para que me acercara, me acerqué a ella y comenzamos a besarnos. Mis manos se fueron a su cintura mientras que las suyas se fueron hacía mi polla. Mi calzoncillo cayó al suelo quedándome igual que Selena desnudo en el salón de mi casa.

Dejé de besar los labios de Selena para besar sus pechos, ella inclinó la cabeza hacia atrás permitiéndome que mi boca jugará con sus pechos, que mi lengua lamiera sus aureolas , que mis labios aprisionaran sus pezones. Mis dedos empezaron a entrar dentro de su coño, entrando y haciendo que se abriera al paso de mis dedos., mientras que escuchaba su gemidos de placer. Tras un largo manoseo  saqué mis dedos de su coño e hice que Selena se tumbara sobre la mesa, le abrí las piernas y me agaché para comerle el coño. Tenía una gran mata de pelo en su monte de venus, algo que me fascinaba, tomé cada muslo de sus piernas para abrir su raja y poder meterle mi lengua dentro. Mi lengua jugaba con su clítoris lo que hacía que su coño se humedeciera más y haciéndome así disfrutar de los líquidos de su almeja mientras gemía más fuerte de placer y intentaba cerrar   las piernas para aprisionar mi cabeza en su coño.

-Para, para.- me dijo gritando de placer.

-Quiero que me hagas el amor, pero ten cuidado… que soy virgen.- con 21 años aún era virgen, la verdad es que me sorprendió pero me dio un toque dulce. La incorporé y la tomé en brazos llevándola hasta mi dormitorio. La dejé sobre la cama y luego abriendo las piernas con una mano mientras que con la otra guiaba a mi polla hasta su coño.

 

-Tranquila, mi niña, voy ha hacerlo suavemente.

 

Mi polla resbalaba por su labios los cuales le daban las bienvenida a dentro de su coño, resbalaba bien hasta llegar al impedimento. Llegamos al barra y con un golpe suave ya no hubo barrera, ya Selena podía follar sin problema. Comencé a aumentar la velocidad y ella pasó de un momento de tensión a uno de relajación. me estaba follando a la chica que apenas 4 horas había visto en la entrada del carrefour. En mi mente no hacían más que parecer imágenes de ella en el carrefour, en el coche, en el ascensor, en la mesa de mi salón y ahora la tenía desnuda bajo mi cuerpo follándomela.

 

  • Déjame ponerme arriba.- me pido ella

 

Cambiamos de posición  y ella se puso arriba mio clavándose mi polla dentro de su coño y moviéndose de arriba abajo y delante a atrás yo  puse mis manos en sus pechos para acariciarlos, estaban húmedos, llenos de sudor del esfuerzo que estaba haciendo y del placer que estaba sintiendo, bajé mis manos por su cuerpo llegando a su cintura donde posé mis manos en su culo para hacer fuerza y que mi polla se clavara más adentro de su coño, cosa que le gustó luego con una mano lo abrí sus nalgas y con la otra empecé a meterle un dedo por el ano, eso le hizo perder el ritmo y pararse. le miré a los ojos y le dije

“Confía en mí” tras 3 segundos volvió a  moverse y yo seguí metiendo el dedo en su ano.

Selena estaba siendo doblemente penetrada, por mi polla y por mi dedo, tanto placer hizo que con un grito de placer se corriera y su cuerpo se quedara flojo. Fue ese momento en el que aproveché para tumbarla boca a abajo y levantar le un poco el trasero para meterle mi polla por el culo. Mi polla se abría paso por sus nalgas abriendo su ano, Selena tras su orgasmo no tenía fuerza para negarse y eso lo aproveche yo. Estuve dando fuerte embestidas en su ano llegando a correrme a lo cual saqué mi polla de su ano, vertiendo gran cantidad semen por su culo, espalda llegando a su pelo rubio, ahora castaño por el sudor del acto, le di la vuelta poniéndola boca arriba y me tumbé junto a ella agotado por el grandioso polvo que habíamos echado. Estuvimos besándonos mientras recuperamos fuerzas para una segunda ronda. Así fue como conocí a Selena, la lujuriosa Selena.

Me gusta / No me gusta