Comprobé lo macho del cabrón de mi hijo

Antes que todo me presentare; me llamo Raúl tengo 38 años de edad y soy piloto comercial. Nací en El Salvador pero como bien es sabido los salvadoreños nos abrimos lugar en todos los paises del mundo y que cabrones aunque les duela es cierto.

Lo que voy a contar en concreto es acerca de mi retoño un cabroncete que ronda los 18 años y que se parece en todo a mi el jodido, es alto para ser salvadoreño 1.80 metros, pelo murucho, espalda ancha y cuerpo aunque no tan musculado como el mio se le ve al cipote que va hacer igualito que su viejo y peludo como todo buen macho….Solo en algo me había salido diferente, no lo había visto con noviecitas y ya me estaba preocupando a su edad yo ya había estrenado mi verga y había desflorado a la mitad de mis compañeras (claro solo las buenas). Read more

Me gusta / No me gusta

De como Katt descubrió los grandes placeres (4)

Hola una vez más, espero les hayan gustado los anteriores relatos, esta parte la incluiría dentro de la parte 3 pero me pareció demasiado larga y la dividí en dos relatos, espero les guste…

 

Simón: Aún hace algo de calor  y estamos solos ¿Que te parece si nos metemos a nadar un rato al lago?

Katt: Simón estas loco! yo ni siquiera traigo un  traje de baño.

Simón: Eso es lo de menos Katt.

Simón con una sonrisa traviesa se desprende de toda la ropa y acto seguido, da un clavado al lago. Katt esta por demás avergonzada y se cubre los ojos, pronto Simón comienza a salpicarla de agua diciendole.

Simón: Ven Katt, el agua esta deliciosa ¿me vas a dejar aquí solo?

Katt: Ya te dije que no traigo ropa adecuada. Además alguien puede pasar y vernos.

Simón:  ¡Has lo mismo que yo, quítate la ropa! Anda ven a nadar conmigo. ¡Solo se vive una vez! Te prometo que no va a pasar nada. Confía en mi.   Katt se queda pensativa, pero no puede resistirse a la mirada suplicante de Simón y a esa sonrisa que le encanta y le dice.

Katt: Esta bien, pero con una condición. ¡Deberás voltear para otro lado, no quiero que me veas!

A Simón le parece un tanto estúpida la condición de Katt, puesto que hace apenas unos minutos le estaba devorando los senos y un día antes la vio desnuda de pies a cabeza, pero con tal de estar cerca de ella giro su cara a otra parte, Katt llena de vergüenza se quitó lo que le quedaba de ropa y se aventó al lago.

Katt: ¡Esta fría! Eres un mentiroso Simón.

Simón: Verás que pronto te acostumbras a la temperatura, es muy buena para la circulación, ven y te caliento un poco.

Simón se acerco nadando hasta Katt y sin que esta lo esperara tomo con ambas manos cada uno de sus senos, que estaban sumamente erectos por el frío. Besandole el cuello le dijo al oído.

Simón: ¡Veo que es verdad que tienes frío!

Katt molesta comenzó a manotear, salpicando a Simón le pidió que la soltara.  Estaba a punto de salir del agua cuando Simón le dio la vuelta y la besó, una vez mas con pasión, Katt lo alejó de si y molesta le dijo.

Katt: ¿Es que solo piensas en sexo? ¿No sabes lo difícil que es para mi todo esto?

Simón: ¿Y crees que para mi no es difícil tenerte tan cerca y no poder tocarte? No entiendo porque no admites que tu deseas tanto como yo estar conmigo, tan solo observa como tu cuerpo reacciona a mis caricias.  Y no pienso solo en sexo Katt, yo estoy enamorado de todo tu ser, y esa es la forma en como te demuestro lo que siento por ti.

Katt: Simón, si de verdad me quisieras como tu dices  me respetarías más. Yo no soy como las otras chicas que conoces, tu conoces a mi padre y sabes como es el.

Simón: ¡El deseo profundo que tengo de estar contigo no es faltarte al respeto!, es una forma de demostrarte lo que siento. Obvio no eres como ninguna chica que conozca, eres alguien muy especial. Pero ¡por Dios! no te conocí ayer Katt, llevamos ya meses de conocernos, de convivir, de trabajar juntos, y en todo ese tiempo nunca me atreví a decir nada por miedo a perderte, solo te pedía una oportunidad para que veas que puedo hacerte feliz, pero creo que eres tu la que no me quiere a mi.

Katt: No es eso Simón. Es que todo esto es nuevo para mí, siento que estoy haciendo mal, que le estoy faltando al respeto a lo que me inculcaron mis padres. Creo que esta mal que sienta todas estas cosas, estoy muy confundida y no quiero cometer una locura.

Simón: ¿A que es realmente  a lo que tienes miedo Katt?

Katt: Pues… pues no sé, tengo miedo de quedar embarazada, o de alguna enfermedad, o que solo me lastimes. ¿Que pasaría si  mis padres se dan cuenta?

Simón: Dime algo Katt, ¿para ti es algo malo que las mujeres trabajen?

Katt: ¿Eso que tiene que ver con lo que te dije?

Simón: Contéstame lo que te pregunte primero.

Katt: No. No tiene nada de malo.

Simón: ¿Y tu trabajas conmigo verdad?

Katt: Si

Simón: Pero si es algo que hacen muchas mujeres  y tu misma acabas de decir que no tiene  nada de malo e incluso tu lo haces. ¿porqué se lo ocultas a tus padres?

Katt: Porque Papá no quiere.

Simón: Y ¿porque lo haces tu? Si es algo que el no quiere.

Katt: Pues porque yo se que sus ideas son algo anticuadas y lo veo como una forma de ayudarlos a ellos.Además ya soy mayor de edad y es mi decisión lo que hago mientras no interfiera con mis estudios.

Simón: ¿Lo vés Katt? Lo mismo ocurre con las relaciones sexuales, es algo normal que una mujer hace, y solo ella decide cuando debe hacerlo.  Tu  misma acabas de decir que  tus padres son anticuados, pero el que lo hagas o no, debe ser únicamente tu decisión, la que decide en tu vida debes ser tu.  Dime que edad tienes Katt.

Katt: 21 años

Simón: y dime, ¿cuantas de tus amigas de la facultad ya decidieron empezar su vida sexual?

Katt: De hecho de mis amigas yo soy la única que no lo ha hecho.

Simón: ¿Y tan malo fue para ellas, que decidiste no hacerlo?

Katt: No. Todo lo contrario. Pero no es la misma situación, ellas no tienen padres como los míos.  Y yo no quiero hacerlo solo porque si.

Simón:  Dime cual es tu verdadero miedo. ¿Salir embarazada? Hay muchos métodos anticonceptivos para evitar eso. ¿enfermedades? Yo no tengo ninguna y vamos ahora mismo a una clínica para que lo compruebes si quieres, tan fácil eso se soluciona con un condón. ¿Lo que pensarán tus padres o la sociedad? Esto es parte del ciclo normal de la vida, es parte de la naturaleza, no solo del ser humano sino de todos los seres vivientes. ¿Que es lo que te frena realmente Katt?

Katt: No sé Simón. Como te dije, no quiero sentirme usada, tengo miedo que me duela, que me lastimes. Además, creo que es muy pronto.

Simón: Déjame preguntarte algo mas. ¿Habías sentido algo así como lo que sentiste hace unos momentos antes? ¿Fue algo que te lastimara o disgustara?

Katt: No.

Simón: Fue molesto para ti. ¿lo disfrutaste?

Katt: Simón,  por favor no me preguntes más.

Simón: Por favor, quiero saberlo, solo por favor dime lo que en verdad sientes, yo no te juzgaré.

Katt: Lo disfrute mucho Simón. Nunca había sentido algo igual, Pero son muchas sensaciones nuevas, no se si pueda asimilar todo tan rápido.

Simón: Yo quiero hacerte feliz Katt.  Quiero quitarte todos esos miedos que sientes y enseñarte que hacer el amor es lo mas maravilloso que hay en el mundo. Yo nunca jugaría contigo o me burlaría de ti. Yo quiero que seas  una mujer en todo sentido Katt. Mi mujer. Quiero ser tu maestro. Enseñarte todo lo que sé.  ¿Te parece pronto? ¿Cuanto tiempo es suficiente para el amor Katt? Esto no es una receta de pastel, esto es algo espontaneo que se va dando solo y en cada persona varía el tiempo. Solo puedo decirte que no quiero perderte y que iré poco a poco conquistandote si tu quieres y me lo permites.

Katt: Esta bien Simón. Pero es que me da mucha pena, nunca me habia mostrado desnuda antes ni mucho menos me habian tocado así.

Simón: Nada de Pena Katt. Quiero que me prometas que vas a ser sincera contigo misma, y vas a dejarte llevar, que no te importe lo que piense el mundo entero, solo lo que tu sientes amor. Conmigo no permitiré que sientas nada de pena ¿Esta claro? yo ire despacio poco a poco, pero no quiero que te mientas a ti misma o falsas modestias de tu parte, quiero que te dejes llevar y si tienes miedo a algo, solo dimelo y  yo hare que esos miedos y esas dudas se disipen.

Katt:  No se que decir Simón. Todo esto es tan rapido. Tan Sorpresivo.

Simón: No digas nada mi hermosa.

Simón comenzó a besar a Katt, aun dentro del agua. Katt por primera vez se dejaba llevar un poco mas tranquila aunque un poco cohibida aún. Las palabras de Simón habían surtido un efecto increíble en Katt, tanto así que permitió que Simón volviera a colocar sus manos en sus senos, cuyos pezones permanecían  duros aun, no por el frio sino por la excitación, Simón le pidió a katt que lo tocara también y ella bajo su mano hasta el pene de Simón y comenzó a tocarlo tímidamente bajo el agua, Simón estaba demasiado extasiado y no tardo en ponerse firme, pronto, él también deslizo sus manos para tocar la vagina de Katt bajo el agua, masturbándose mutuamente, uno al otro.

Después de un rato,  Simón se coloco por detrás de katt y comenzó a restregar su pene entre sus nalgas mientras con las manos le acariciaba ambos senos, por fin estaba logrando lo que tanto anhelaba, sin embargo al querer introducir su pene, se dió cuenta que estaba demasiado estrecho y por estar dentro del agua la lubricación no sería suficiente, por lo que se conformó con seguir tocándola hasta que ella alcanzo de nueva cuenta el orgasmo, el tardo un poco más en llegar, hasta que por fin decidieron salir del agua y colocarse de nueva cuenta sus ropas.

Algo en esa tarde había cambiado para siempre en Katt, en el camino al hotel platicaron muy poco, como si nada hubiera pasado, pero Katt permanecía meditando  y tratando de asimilar lo que estaría por venir de nuevo en su vida…

CONTINUARA…

Me gusta / No me gusta

De como Katt descubrio los grandes placeres (3)

Hola, espero les guste el siguiente relato..

Este relato es continuación de los anteriores ( De como Katt descubrió los grandes placeres parte 1 y 2)…….

 

En vano Simón hizo el intento por alcanzar a la pelirroja, puesto que katt había corrido al elevador, Simón se percató que había salido en ropa interior hasta el pasillo y corrió de vuelta a la recamara a darse un baño rápido y preparase para el día de trabajo, pero no dejaba de pensar en lo que se había convertido en una obsesión para él; desvirgar a Katt y hacerla su amante.

Katt por su parte comenzó con los preparativos del segundo día de trabajo, el cual era un buffet al aire libre con los participantes de la convención.  Una hora después, llegó Simón pero Katt lo esquivaba constantemente, dirigiéndole la palabra únicamente para cuestiones relativas al evento. Pasaron las horas y el evento terminó exitosamente, Simón y Katt comenzaron a retirar las mesas y a guardar lo que restaba de los utensilios, platos y recipientes, esta vez Simón no dejo que Katt siguiera evitándolo por lo que la tomo firmemente del brazo…

Simón: ¿Qué pasa Katt? ¿Por qué me has estado evitando?

Katt bajaba la vista y permanecía callada sin decir una palabra, por dentro se sentía temblar de los nervios que le provocaba la presencia de Simón, quien, insistente, la tomó por ambos hombros suplicándole que lo mirara a los ojos.

Simón: Katt, mírame, no soporto verte así. Tenemos confianza ¿cierto? ¿he hecho yo algo para que actúes así conmigo? ¡Mírame a los ojos y dímelo!

Katt seguía temblando y sumamente sonrojada, sus lágrimas comenzaron a rodar por sus mejillas, Simón la atrajo hacia el rodeándola con sus brazos y la abrazo fuertemente, así en silencio se quedaron algunos minutos cuando Katt por fin se decidió a hablar, y estando aún abrazada a él le dijo.

Katt: Tengo miedo Simón.

Simón: ¿Miedo de qué Katt?

Katt: De esto que está pasando. Estoy confundida. Discúlpame. ¿Puedo irme?

Simón: No Katt.  Esto es algo que no puede esperar, tenemos que hablar ahora y aclarar todo de una buena vez.  Dime Katt, ¿Es por lo que sucedió anoche que te sientes así?

Katt separándose ligeramente de Simón y limpiando sus lágrimas solo asintió con la cabeza afirmativamente.

Simón: ¿Recuerdas la conversación que dejamos pendiente en el auto camino acá. Donde tú me preguntabas si estaba enamorado de alguien y te dije que sí? No me diste la oportunidad de confesarte que esa mujer eres tú Katt. Desde la primera vez que te vi me cautivaste, y día con día con la convivencia comencé a tener sentimientos más profundos por ti. Pero yo no sabía si tú me corresponderías o no. Si tú sentirías algo especial también por mí, y ayer lo comprobé.

Katt no podía dar crédito a lo que estaba escuchando decir a Simón, su mente estaba llena de sentimientos encontrados, por un lado Simón era para ella un sueño hecho realidad, pero también sentía que habían abusado de ella la noche anterior, aprovechándose del somnífero de los antihistamínicos  y sin dudarlo dijo en tono de reclamo a Simón.

Katt: ¿y cómo lo comprobaste Simón? ¿Estando yo inconsciente y aprovechándote de la situación?

Simón no se esperaba semejante reclamo de Katt, pero muy seguro de sí, le refutó.

Simón: No estabas nada inconsciente ayer cuando te tocabas pronunciando mi nombre y pidiéndome que te hiciera mía.

Katt tenía los ojos como platos, ¿Cómo era posible que él se haya dado cuenta de eso? Fingiéndose ofendida Katt reclamó nuevamente a Simón.

Katt: ¿Quéeeeee? ¿Pero cómo te atreves? ¿Quién te dijo eso?  ¡Eso es mentira!  ¡Yo nunca haría algo así!

Simón: Tu bien sabes que es verdad Katt. ¡Lo que vieron mis ojos no puede ser mentira!

Katt tremendamente sonrojada no sabía qué hacer, su cabeza estaba a punto de estallar, tratando de imaginar ¿cómo Simón la había visto?. Pero aún así estaba muy enojada con él porque eso había sido una invasión a su privacidad. Pronto Katt pasó de estar nerviosa y tímida a sentirse furiosa por lo que Simón acababa de decir, comenzó a dar de manotazos tratando se separarse bruscamente de Simón, golpeándolo en los pechos y en los brazos. Simón sostuvo sus manos firmemente pero evitando lastimarla y la acercó a él tomándola fuertemente en los brazos.  Katt luchaba por escapar, y zafarse de los brazos de Simón. Gritándole que era un desgraciado, que como se había atrevido a espiarla,  que la soltara. Simón en cambio reflejaba una excesiva calma y firmeza a la vez. Mirando a los ojos a Katt le dijo en tono serio.

Simón: ¡Atrévete a negar que sientes algo por mí! ¡Mírame a los ojos y niégalo!

Katt: ¡Suéltame! ¡Déjame!

Simón: Anda Katt, mírame y si te atreves a negarlo te suelto en este mismo momento.

Katt se quedó quieta un instante dirigiendo su mirada a los ojos de Simón. Pero en su interior, sabía que Simón decía la verdad. Ella estaba ya enamorada de él, pero no quería admitirlo, resultaba demasiado humillante para ella esa situación donde se veía tan expuesta y en el fondo odiaba a Simón por obligarla a confesarlo. Katt no pudo emitir palabra y Simón aprovecho esto para besarla, a lo que Katt al principio se resistió, pero al sentir los  cálidos labios de Simón sobre los suyos no pudo oponer más resistencia dejándose llevar por sus instintos y sus sentimientos. Ambos cerraron los ojos besándose lentamente, suavemente, apasionadamente, Simón tenía a Katt bien sujeta de la cintura mientras la besaba, iba a acariciando su espalda e introduciendo lentamente su lengua, buscando encontrar la lengua de Katt para culminar un exquisito y prolongado beso francés que los dejó a ambos sin aliento, lentamente sus labios fueron separándose y Simón continuaba con sus manos posándose en la estrecha cintura de Katt, quien estaba cayendo ante su juego de seducción.

Simón: ¿Lo ves Katt? Nuestros cuerpos dicen lo que no nos atrevemos a decir con palabras. Sé que lo que hice no estuvo bien y me disculpo contigo. Pero creo que para cualquier hombre con sangre en las venas le sería más que imposible resistirse a contemplar una mujer tan bella, tan hermosa y tan sensual y más difícil aún resistirse a hacerla suya estando tan cerca. Pero tú para mi Katt, no eres cualquier mujer. Tú para mi eres la mujer más hermosa, la más especial, la más maravillosa. Quiero que vivamos muchas cosas lindas juntos Katt y demostrarte que esto es real, y es único para mí. Pero si tú decides que no quieres aceptar lo que siento por ti, te prometo nunca más hablar del tema y fingir que nada de esto pasó y continuarás teniendo tu empleo como hasta ahora. Te prometo que no te molestaré más con esto.

Katt se quedó callada un par de segundos, meditando en lo que acababa de pasar, cuando  seriamente le responde a Simón.

Katt: Lo que me preocupa es que con esto que acabas de decir, me siento usada Simón. Esto que me dices me toma por sorpresa por completo. No sé qué decir o pensar, estoy  muy confundida.

Simón: Antes que nada Katt, quiero decirte que en ningún momento te usé, lo que sucedió fue que te vi por accidente en la recamara cuando salias de ducharte, no fue algo que yo mismo planeara créeme, y de nueva cuenta te pido una disculpa y no se volverá a repetir. Solo quiero que te quede claro que nunca te usé y que lo que hice fue sin pensar y sin intención de dañarte. Solo me dejé llevar y no quiero que sientas más desconfianza por mí, por eso te lo confesé. Lo único que pido es que me des la oportunidad de conquistar tu corazón, así como tú sin quererlo conquistaste el mío.

En ese momento Simón se acerca a un carrito de postres a unos cuantos metros y trae cargando un pastel en forma de corazón, se pone de frente a Katt arrodillándose y mostrándole el pastel de frente, que tiene escrito en el betún con letras rojas ¿quieres ser mi novia Katt?

Simón: Entonces Katt, ¿Qué dices? ¿Quieres darme esta oportunidad?

Katt se queda estupefacta y muy sorprendida viendo al pastel, sin duda un detalle muy romántico con el que se le llenan los ojos de lágrimas y se ilumina su rostro con una sonrisa. Rápidamente toma el pastel con una mano y con la otra le da su mano a Simón para que este se levante,  con una sonrisa de oreja a oreja le responde.

Katt: Si Simón. Quiero ser tu novia.

Simón: Katt quiero que este día sea el más especial para los dos, por eso preparé algo especial para ti, quise hacer un picnic para ti, aunque empecé con el postre.  Acompáñame a unos metros de aquí. Quiero mostrarte unas cascadas bellísimas y que comamos los dos juntos, al cabo que el trabajo para el que nos contrataron ya está hecho, el personal del hotel pasara a recoger lo que empacamos.

Simón llevó a Katt con él a un apartado dentro del bosque, con unas hermosas cascadas que desembocaban en un lago de poca profundidad, el paisaje no podía ser mas romántico, y dentro del césped coloco varios manteles que servirían para sentarse juntos y comer el menú preparado por Simón, después de un rato de  conversar de cosas variadas, Simón y Katt comenzaron a besarse cada vez más apasionadamente, pronto las manos de Simón bajaban a los pechos de Katt, a lo que ella contestó con un fuerte manotazo.

Katt: ¡Simón! ¿Qué haces? ¿Es nuestro primer día como novios y ya quieres tocarme?

Simón: Katt, yo se que tus padres te educaron a la antigua, pero ya estos son otros tiempos. Tu me encantas y lo sabes.

Katt: Si, lo sé, pero creo que es muy pronto.

Simón: Hagamos algo Katt, quiero que tengamos mucha confianza entre los dos, te propongo que juguemos verdad o reto. Tu puedes preguntarme lo que quieras y yo también te preguntaré, si alguno de los dos no responde a la pregunta. Tendrá que cumplir un reto. ¿De acuerdo?

Katt: Esta bien. Yo empezaré preguntándote Simón. ¿Verdad o reto? ¿Desde cuándo te gusto?

Simón: Verdad. Me gustas desde el momento que te conocí.  Ahora es mi turno ¿Verdad o reto? ¿Desde cuándo te gusta masturbarte?

Katt  se pusó roja ante la pregunta tan indiscreta de Simón, pero había aceptado seguir las reglas del juego pasara lo que pasara.

Katt: Eres un tramposo Simón! ¡Yo te hice una pregunta normal y me sales con esto! Escojo el reto.

Simón: mmm muy bien, entonces como reto quiero que te quites el bra que llevas puesto debajo de tu blusa. No necesitas quitar la blusa, solo el sujetador.

Katt: Eres un maldito Simón! ¿Cómo me pides hacer eso? ¿Y si no estamos solos?

Simón: Estamos solos Katt, este lugar es de difícil acceso y en esta temporada no hay turistas, además los de la convención se fueron antes de que tú y yo comenzáramos a comer, anda, cumple tu reto.

Katt a regañadientes desabotonó un par de botones de su blusa y maniobró para quitarse el bra sin sacarse la blusa, como la blusa era en color blanco, los pezones alcanzaban a transparentarse un poco por la tela.

Katt: ¡Ahora sigo yo! Ya verás lo que te espera por tramposo. ¿Verdad o reto?  ¿Qué es lo más vergonzoso que te ha pasado en el plano sexual?

Simón: Verdad. En la secundaria, siendo yo un jovencito una tía me pillo haciéndome una paja con una revista play boy en el baño de su casa.

Katt: Jajaja. Que cínico eres, pensé que elegirías reto!

Simón: ¿Verdad o reto? ¿En qué piensas cuando te masturbas?

Katt: mmm caray. Eres bueno preguntando. Prefiero no responder aunque temo el reto que me pondrás. Elijo reto.

Simón: mmmm quiero que te quedes sin nada de ropa interior  y me la regales por el resto del camino.   Katt se quitó lo que le restaba de ropa interior dándosela a Simón, resignada a cumplir con el reto.

Katt: ¿Verdad o reto? ¿Cuál es tu postura favorita al hacer el amor?

Simón: Verdad. Tu encima mio. Me encanta.

Katt: Jaja dirás la mujer encima.

Simón: Dije tu. Te quiero a ti. ¿Verdad o reto?  ¿Alguna vez has hecho una mamada?

Katt: Esta vez no caeré en tus retos. Verdad. No.  Sigo yo de preguntar. ¿A qué edad tuviste tu primera experiencia sexual?

Simón: Verdad. A los 13 años.

Katt: ¿Y como fue?

Simón: No hagas trampa Katt. Es solo una pregunta por vez.  Es mi turno. ¿Has masturbado a alguien más?

Katt: Verdad. Si. Es mi turno. ¿Cómo fue tu primera experiencia?

Simón: Verdad. Estaba muy nervioso. No fue algo que planeara, ella era tres años mayor y ya había estado con otros chicos. Comenzó acariciándome el pene y se puso duro rápido. Yo no sabía bien a bien pero me gustaba eso que estaba sintiendo, mientras ella me puso una de mis manos en su pecho al que acariciaba torpemente, después ella me pidió que me subiera encima de ella y así lo hice, ella misma me ayudo a  guiar por donde entrara, yo sentía muy rico, la metí un par de veces y me corrí encima demasiado pronto. Luego ella me lo comenzó a mamar hasta que se puso dura de vuelta y se subió encima de mí, se la metió sola y después de un rato dure un poco más y terminé. Es mi turno. ¿ Que pensaste hoy en la mañana cuando te levantaste, estabas exitada?

Katt: Elijo reto Simón. No creas que responderé a eso.

Simón: El reto es que te abras todos los botones de la camisa y te pongas betún del pastel en tus senos y en tu vientre.   Katt molesta pero resignada al fín estaba cayendo perfectamente en las trampas de Simón. Y tal como se lo pidió, se colocó el betún del pastel donde le dijo.

Katt: ¿Satisfecho? Créeme que espero con ansias cuando ponerte el reto. Ok mi pregunta es ¿Con quien fue tu primera vez?

Simón: Ok elijo reto.

Katt: mmm ¿tan misterioso es? Así como me has hecho llenarme de betún has lo mismo pero en tu entrepierna  y sin quitarte la ropa.

Simón hizo lo solicitado por Katt que estaba más que feliz de estarse vengando de él. De nueva cuenta era el turno del cheff para preguntar.

Simón: ¿Cuál fantasía sexual te gustaría hacer realidad?

Katt: Maldición Simón. Elijo reto, es demasiado personal para decírtela.

Simón: El reto es que me dejes limpiarte con la lengua el betún y limpies  tú el mío con la tuya.

Katt: ¿Qué? ¿Estás loco? No voy a hacer eso.

Simón: Entonces no tienes palabra Katt.

Katt: Esta bien, está bien, pero juró que me vengaré por esto. ¿Quién empieza?

Simón: Empezaré yo y después tu Katt.

Simón le pide a katt que se acueste boca arriba y  con ambas manos abre por completo la blusa de la pelirroja, colocándose en cunclillas encima de ella comienza a pasar la punta de su lengua desde el vientre  de Katt  hasta llegar al canalillo de sus senos y repite la misma operación ahora de arriba para abajo trazando una delgada línea, de vuelta sube y se posiciona en el seno derecho de la joven, el cual se dedica fervientemente  a chupar como si se tratara de un caramelo; lo succiona  hábilmente hasta que logra ponerlo  bien erecto, después repite el mismo procedimiento con el seno izquierdo, el cual saborea y succiona sensualmente,  ambos pezones parecen  ahora piedras gracias a la destreza de la lengua de  Simón, quien continua recorriendo  ambos senos,  lo que excita de sobremanera al cuerpo de  katt, quien  arquea su espalda gracias a las oleadas de placer que Simón le esta haciendo sentir, haciendo  que ésta se sienta cada vez mas mojada.gracias a las preguntas y estímulos de Simón, dejándose llevar al grado de desconocerse  a si misma, pasando a un estado de máxima excitación mismo que Simón aprovecha para decirle que  es su turno de limpiarle el pantalón. Katt comienza tímidamente a chupar por fuera de la tela el betún sintiendo como se va engrosando el pene de Simón, disimula pero Simón ya no puede contenerse y saca su pene erecto del pantalón, comenzando a masturbarse frenéticamente hasta que eyacula en la boca de katt, quien no sabe qué hacer y trata de limpiarse el semen de la boca con una servilleta. Eso está bien para Simón ya que nunca pensó que pudiera llegar tan lejos con Katt. Sin que Katt se lo espere, Simón introduce un dedo por debajo de su  falda,  rozando su vagina la cual se encuentra completamente húmeda a causa de la excitación.  La sorprendida joven  trata de quitar la mano de su novio sin éxito, Simón encuentra el botoncito de placer de su novia y comienza a masturbarla en círculos, Katt está al borde del orgasmo y cuando está a punto de gritar, Simón la silencia con un beso en la boca. Katt luce una cara relajada, satisfecha permanece con los ojos cerrados y con una sonrisa, pero pronto esa sonrisa se transforma  y comienza rápidamente  a vestirse, una vez más víctima de sus propias culpas al darse cuenta que se dejó llevar de más.

Simón: ¿Qué pasa Katt?

Katt: Lo volviste a hacer Simón, volviste a aprovecharte de mí.

Simón: Nunca lo haría Amor. Esto que está pasando es algo normal que sucede entre un hombre y una mujer que se atraen el uno al otro  ¿no lo ves?

Katt: Entiende Simón. Yo quiero hacer bien las cosas. Tu me gustas mucho, pero la verdad si estoy confundida ¿podemos irnos ya?

Simón: Nunca te obligare a algo que no quieras Katt, si algo lindo pasa entre nosotros será porque ambos lo quisimos así, ¿de acuerdo?

Katt asienta con la cabeza y Simón le da un tierno beso en la frente, tomándola entre sus brazos, de pronto se le ocurre una loca idea….

 

CONTINUARA….

 

Espero les haya gustado, espero sus comentarios y sugerencias.

Me gusta / No me gusta