Relatos en los que nos cuentan los más oscuros secretos, o los más pequeñas historias que nadie más sabe.

CON OTRA CRIADA

Tal como contamos en nuestro relato "Atendidos por la criada en casa". Lo

que hicimos con Pilar nos dio ánimo para hacer más cosas. Bueno ella se casó

con su novio y se fueron a vivir fuera de Santiago, a cuidar una parcela de

un matrimonio de edad, por lo que se llevaron a su madre y nosotros nos

quedamos sin la criada. La madre de Pilar nos envió a una recomendada, mujer

de 32 años, Sonia, delgada mas bien alta, con unos tremendos senos redondos

que casi parecían de silicona, no era fea de cara, buena presencia, limpia,

un poco callada, culta de una buena conversación, en resumidas cuentas, una

mujer agradable. Nos cayó en gracia a mi esposa Verónica y a mí.

El primer día de trabajo tuvo que quedarse hasta tarde, ya que no se

ubicaba bien en las cosas de la casa y que además no le interesaba llegar

temprano a su casa, pues con su marido no eran buenas las relaciones, debido

a que era un hombre medio alcoholizado. Así que cuando llegamos del trabajo

por la noche la encontramos lista para retirarse, a lo cual le hice el

comentario, ¿no te quieres ir? ella respondió, no por mí me quedaría, me ha

encantado su casa y Uds. como personas, pero igual debo retirarme, será

hasta el sábado, hasta el sábado respondí con la vista clavada en sus

apetitosos senos, ella se dio cuenta e instintivamente se llevo una mano al

pecho como queriendo taparse, disculpa le dije, solo miraba que tienes un

botón suelto, dije estirando la mano para mostrárselo casi rozándole un

pecho, se serenó y me dijo, gracias lo coseré antes de irme. Tan solo verle

los pechos y la reacción que tuvo me dio un morbo que se me empezó a parar

de inmediato. De esto pagó las consecuencias Verónica, apenas se fue Sonia a

su casa, tome a mi esposa la empecé a desnudar en el living, la besé por

todo el cuerpo, le chupé su linda chuchita hasta hacerla acabar, ella

caliente me lo empezó a chupar, consiguiendo un orgasmo de película, de ahí

nos fuimos al dormitorio e hicimos el amor como locos, fue una noche de

largo sexo.

Cuando quedamos ambos rendidos desnudos encima de la cama, ella me

preguntó, y a ti que te pasa que estás casi fuera de control de caliente, me

haz hecho gozar de una forma, respondí, es que hubo una situación que me

produjo un morbo atroz y una calentura bárbara, vamos cuenta que pasó, le

empecé a relatar lo sucedido y se me empezó a parar de nuevo, al terminar

ella se percató de lo parado que lo tenía, entonces me comenta, tan solo ese

hecho te ha excitado tanto, si ya que me imaginé estar desnudo mostrándole

el pico y sacarle esas tetas y chupárselas, riendo me dice, ya estás en tus

vueltas de nuevo con las criadas, tomándome el pico con sus manos lo empezó

a sobar en su choro masturbándose, luego me pidió que se lo metiera, parece

que a ti también te ha producido morbo, le dije, si y bastante, me excita

verte mostrándole el pico, como lo hacíamos antes, diciendo eso tuvo un

orgasmo compulsivo que me hizo acabar a mi también. Luego nos quedamos

dormidos felices.

Pasaron algunos días y no se comentó mucho el tema, ya que no coincidíamos

con ella en las tardes cuando llegábamos a casa. Un día en la oficina por

sujetar unas cajas que se cayeron, me torcí un tobillo y me mandaron a la

casa con tres días de licencia. Verónica se asustó pensando que era más

grave pero al verme el tobillo se tranquilizó y me dijo, trataba de

salir de la pintora. Quedo sorprendida al verme acostado y quiso retroceder,

buenos días Sonia le dije de inmediato, buenos días Don Raúl, me respondió,

y me vio el pié con una aparatosa venda, fuera de la cama encima de los

cojines, ¡Qué le pasó!, ven entra, le dije, cuando se acercaba le conté lo

que me había sucedido y estaba esperando que llegaras tú para que me

trajeras la bolsa con hielo, ya que debo ponérmela una media hora para que

ayude a desinflamar. Y mientras le hablaba ella me miraba el tobillo, que lo

tenía morado y yo le miraba la marca de los pezones, lo que me fue

produciendo una calentura tremenda y una erección bárbara, que

se iba

notando poco a poco en la sábana que me cubría el pico. Voy de inmediato

dijo Sonia, saliendo hacia la cocina a buscar el hielo. Yo pensé que se iría

a poner sostén o a tapar con algo, si es que se daba cuenta que se le veía

todo y que se le marcaban unos calzones que no eran precisamente coquetos.

Mientras tanto yo notaba como se me seguía parando y la sábana se levantaba

a cada momento más y más.

En eso estaba cuando apareció con la bolsa de hielo en las manos y en las

mismas condiciones de transparencia, es decir no se había puesto nada, que

rico. Solícitamente me dijo, le pongo el hielo Don Raúl, bueno dije,

corriéndome un poco para el lado y decirle que se sentara a los pies de la

cama, así lo hizo, entonces me incliné y me saqué la venda para poner la

bolsa, al hacer este movimiento se corrió un poco la sábana y se me notó aún

más la erección que tenía, quedando a la vista unos pocos pelos del

entrepierna a la vista, Sonia miró lo levantada que estaba la sábana pero en

seguida bajó la vista a mi tobillo, donde depositó la bolsa con el hielo.

Está bien así, me preguntó, si, respondí así está bien, no la sueltes para

que no se corra, entonces levantó la vista para mirarme a los ojos y luego

la bajó al bulto que se marcaba en forma exagerada, lo miró un rato, luego

empezó a mover la bolsa por toda la parte morada de mi tobillo. Así se hace,

me comenta, si, lo haces muy bien.

Juro que entre mi erección, la vista de sus pezones y que no hacía ademán de

taparse o no mirar lo parado que lo tenía, me empezó a entrar el morbo mas

salvaje, como ella estaba sentada a los pies de la cama y sujetando la

bolsa, sus pechos quedaban a escasos centímetros de los dedos de mi pié

malo, por lo que como pude los fui estirando poco a poco hasta rozar su

estómago, a lo cual nada dijo ni tampoco hizo ademán de reproche, entonces

empecé a subir los dedos hasta hacer contacto con la parte inferior de su

pecho derecho. Vi que ella no decía ni hacía nada solo miraba mi erección

con cara de "me dejo o no me dejo". A mí ya se me salía el corazón por la

boca, tanto por la adrenalina que juntaba al sentir esa teta dura en

contacto con los dedos del pie, como por la sensación de que ella quería que

yo siguiera más adelante. Mi pico ya no daba más de la erección, que se

marcaba más y más en la sábana, Sonia al sentir los dedos tocando su pecho

hizo un gesto como que le había dado una descarga eléctrica pegando un

pequeño tiritón. Con eso a mí se me acabó el poco pudor que me quedaba y

empecé a subir mi pié hacia su pezón, mirándola a la cara, pues con la vista

dijo, "me molesta no, al decirme eso me

entró el alma al cuerpo, y volví al ataque nuevamente y con la mano empecé a

tocarle los pechos apretando con los dedos esos ricos pezones que estaban

tiesos, duros de placer, retiré la sábana para dejar libre mi pico expuesto

a la vista de Sonia, la que lo miraba extasiada, desabroché un botón de la

pintora, e introduje la mano apresando una teta dura redonda exquisita,

desabroché el otro botón para permitirme sacarla de su encierro, una vez

afuera pude apreciar que realmente eran unos pechos preciosos, nada de

caídos, a pesar de haber amamantado a dos hijos. Mi pico latía con fuerza y

salían pequeñas gotitas de líquido preseminal, desabroché los siguientes

botones y empecé a acariciar a plenitud esas dos joyas que tenía en mis

manos dándole besitos alrededor de los pezones, pasándole la lengua por las

puntas sintiendo como Sonia se retorcía de placer. La acomodé para el lado

de mi pierna buena y aproveché de sacarle el delantal, dejándola solo con

sus calzones. Me puse de tal manera que le seguí chupando los senos, jugando

con sus pezones, besando su cuello, excitándola más y más, le tomé una mano

y se la lleve a mi pico, el que tomó con fuerzas y le movía lentamente todo

el cuero de arriba hacia abajo, produciéndome un placer infinito, con la

otra mano empecé a bajarle los calzones tocándole una mata de suaves pelitos

hasta llegar a su

choro, él que destilaba jugos a mares, demostrando una

tremenda calentura, comencé a sobarlo suavemente separando los labios

exteriores, llegando a un interior de gran temperatura, sumamente mojado,

con la punta de los dedos apresé su clítoris el que empecé a mover,

sintiendo como Sonia se retorcía completamente ante el placer que le causaba

lo que le estaba haciendo. Ella a su vez no soltaba el pico, y comenzó a

sentir un tremendo orgasmo, más le movía su clítoris, arrancándole un

pequeño grito de gusto. Le tomé la cabeza y se la fui bajando hacia el pico,

al tenerla cerca ya, adivinó mis intenciones y se lo introdujo en la boca,

comenzando un sube y baja, por la posición en que estábamos tuve que soltar

su clítoris y llevar mi mano aún mojada de sus líquidos a sus pechos, al

parecer esto la excitó más ya que le dio un apretón con los dientes a mi

pico, que me hizo a mi soltar un respingo y un ¡ay que rico", siguió un rato

chupándolo y yo jugando con sus exquisitos pechos, que con la calentura se

pusieron más duros de lo que ella los tenía normales.

Ya estaba a punto de acabar, pero quise hacer durar mas el juego, por lo

tanto la retiré de mi pico y la hice que me pasara la lengua por lo

testículos hasta la punta del pico, de vuelta llegaba hasta el hoyo del ano,

produciéndome un placer extraordinario, placer que ella captó pues se

quedaba largo rato en ese punto. Luego de un extenso momento y gozármelo

todo, la tomé y la hice sentarse encima de mi pico, medio se lo acomodé en

su vagina y ella solita se lo metió de un viaje emitiendo un profundo grito

de placer. De inmediato se puso a saltar en un mete y saca violento, que la

hizo tener tres orgasmos seguidos.

Me admiraba lo caliente y descontrolada que estaba esa mujer con el pico

metido, me lo sacudía con sus movimientos, un orgasmo tras otro, le tomé la

cabeza y nos besábamos, cruzándonos nuestras lenguas, a tal punto que nos

corría la saliva por la comisura de los labios, en eso le vino un nuevo y

tremendo o actué así es por que hacía

más de dos años que no tenía relaciones con mi marido ni ningún otro hombre,

UD. Me ha gustado desde el primer día que lo vi y fue esa la razón por la

que me entregué a UD., yo había perdido las esperanzas de llegar a sentir

esto de nuevo, creí que ya no existiría para mí, pero UD. me ha hecho

revivir, fue maravilloso, que me perdone la Sra. Verónica de lo que estoy

haciendo con su marido y en su cama además. No te preocupes Sonia, como

pudiste aguantar tanto tiempo sin gozar, sin tener relaciones, no se, me

cuesta creerlo. Es que UD. no sabe lo que es vivir con un hombre que llega

hediondo a licor, vino barato, dándome malos tratos, incluso golpeándome, en

reiteradas ocasiones, lo que me hizo denunciarlo a Carabineros, los cuales

lo llevaron detenido y advertido que si me tocaba de nuevo lo meterían a la

cárcel. Por eso corté las relaciones con él y si me he aguantado es por mis

hijas, y por que vivimos en una casa que es de su madre. Te creo conozco

otros casos parecidos incluso una prima de Verónica, es tremendo.

Toda esta conversación la tuvimos sin cambiar la posición en que habíamos

quedado después de acabar, mientras hablábamos yo miraba esas tetas, por lo

que se me empezó a parar de nuevo, claro sin la misma intensidad que antes,

pero lo suficiente como para que ella lo viera, lo tomara y se lo llevara a

la boca, no en son de caliente, si no que más bien en son de cariño. Creo

que me voy a tener que hacer mi trabajo, me dijo sacándose el pico de la

boca, cuando se me estaba poniendo duro. Cálmese DN Raúl, ya le tocará la

otra bolsa de hielo después de almuerzo. Recogió sus calzones y su pintora,

saliendo del dormitorio rápidamente, lo que no me dio tiempo a contestar.

Me levante y a saltos llegué hasta el dormitorio de ella, desde la puerta

sentí el ruido de la ducha, por lo que regresé a mi cama acomodándome para

tomar un merecido descanso.

No quiero seguir mareándolos con mi relato, aún queda mucho de lo que pasó

ese día después de almuerzo y en la noche cuando llegó Verónica, se los

contaré la próxima semana.

Autor: An

onimo

Me gusta / No me gusta

CARTAS CALIENTES EN LA RED

Aquí estoy de nuevo Loli, me ha gustado cantidad que me respondas, pero me he quedado insaciada por no saber mas cosas sobre ti.

Querría saber tanto de ti para llegar a conocerte mejor y poder saber mas de tus gustos para contarte los míos, ardo en deseos de saber como lo tienes todo, el chochito, las tetas etc…

Yo te contaré todo lo que pueda, pues aunque mi experiencia no es la tuya tengo muchas fantasías, sobre todo con chicas, aunque me gustaría saber mas de los hombres, sobre todo que se siente cuando te la meten bien dentro y si cuanto mas grande sea la polla es mejor.

A mí me gusta mucho como lo hacemos mi amiga y yo, te pregunto, eso es también follar?, porque si es así follamos en cantidad, de todas las formas que se nos ocurren, lo que más hacemos es comernos bien los coñitos después chupar bien los jugos ricos que nos salen, a mí me gusta mucho el sabor de los de mi amiga Isabel, mas que los míos, también nos hemos duchado alguna vez juntas y nos hemos hecho pajitas con el chorro de la ducha, metiendonos agua dentro de la vagina y después bebiéndola.

Cuando se me pone el cli bien grande Isabel me lo chupa y mordisquea hasta que me corro como una loca hasta tres veces, a mi amiga no se lo puedo chupar como a mí me gustaría pues no le sale como el mío de grande.

Me gusta también mucho cuando podemos estar en la cama desnudas ponernos una enfrente de la otra con las piernas bien abiertas y entrelazadas y así nos restregamos los chochos durante mucho rato, a mi eso me da el gran gustito pues como yo tengo el chocho bastante abultado y mi cli sobresale mucho me doy unas corridas sublimes.

El otro día nos estuvimos metiendo la mano del almirez, pues no teníamos nada mejor a mano, porque de los plátanos estoy escarmentada, mira fue sensacional, Isabel me lo metió bien hondo y luego hacia como un molinillo, el chocho se agrandaba cada vez mas y salía mucho jugo por él, mi amiga se lo metía todo en la boca y después nos lo bebíamos besándonos muy ardorosamente, como me gusta eso del beso mojadito, me corro cuando lo hacemos y para terminar hicimos el 69 hasta quedar exhaustas las dos.

Me gustaría mucho que pudiéramos quedar y así como profesora me podrías enseñar muchas más cosas, seguro que sabes como hacer feliz a una mujer, donde poner tus dedos, donde acariciar y cómo frotar nuestro cuerpos para que me vuelva loca de pasión, creo que con estas cartas que te escribo está naciendo algo en el fondo de mi corazón, que te deseo que quiero conocerte, me da mucho morbo que una profesora me enseñe todos los secretos y que tenga tantas sensaciones nuevas que ya no pueda dejarte ni prescindir de ti nunca más y lo hagamos cada noche y cada día, haría cualquier cosa por que eso se cumpliera, es uno de mis sueños más húmedos.

Espero que todo lo que te cuento te guste y te sirva para hacerte tu también una buena pajita cuéntamelo por fa si es así……….. por fa cuéntame por fa como eres y como tienes lo tuyo para dejar correr mi imaginación por tu chocho.

Espero no haber sido una pesada……ardorosamente ……María

– – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – –

No has sido una pesada sino todo lo contrario, me arde mi chochito y mi cli ya va asomando entre mis labios.

Querida, claro que eso es follar, bueno, yo creo que se puede llamar así. A mí me pasa que cuando lo hago con un alumno, si la tiene muy grande, como te frota más por las paredes y el clítoris, pues hace que goce más.

Mi vagina es grande y prominentes mis labios, tengo vello pero me lo depilo, lo dejo como de 2 mm, Mis tetas son grandes, redondas, blanquitas, en verano me tengo que poner mucha protección si voy a una playa nudista, que me gustan mucho, pues disfruto viendo los cuerpos de chicos y chicas.

Mis aureolas son rositas y los pezones se me abultan con tan solo leer cosas como las que me has mandado.

No solo me gustan los chicos o las chicas solas, me gusta cuando lo hacemos todos juntos, cuando nuestro jugos se revuelven tienen un gusto especial, si no has chupado la polla a un chico tienes que probarlo como una experiencia nueva, se l

a coges despacio, acaricias, al principio está caída, tienes que hacer que vaya subiendo, lo más práctico es irte desnudando, si llevas sujetador erótico y bragas o llevas puestas medias negras de encaje con sus ligueros correspondientes, esto les vuelve loquitos, tan solo que dejes entrever tus piernas, que subas un poco tu falda, se ponen a cien y si les acaricias el paquete por encima del pantalón, de paso vas bajando su cremallera, y ve tu cara de lujuria y tus ojos como están radiantes, tu bola que deja asomar tu lengua poco a poco tu saliva con deseo de besarle e intercambiar jugos con su boca, ya sabes, cara de mujer fatal, entonces cualquier chico que sea, por duro que se haga, no es posible que lo soporte.

Te lo recomiendo porque vale la pena que no solo lo hagas con una mujer sino que también experimentes el placer de ver una polla en toda su plenitud, las hay muy, que muy gordas y grandes, no es broma esos aparatos consoladores tan grandes, algunos la tienen como caballos. Te aseguro que ver como goza y como te llama con todos los nombres más guarros, puta, zorra, ..todo eso es muy excitante, yo de decirlo ahora me estoy mojando y con una mano me tengo que consolar, metiendo mi dedo para que pueda calmar esta calentura que me ha entrado.

Pues algunos tienen unas pollas muy gordas que casi piensa una que no van a caber por la vagina pero luego es muy elástica y cabe perfectamente, se adapta y esas te hacen gozar de un modo muy bestia, muy traumático y luego no puedes pasar sin ella o te tienes que meter un pepino grande de la frutería para poder seguir gozando cada día de una cosa tan grande.

Aparte de esto ya sabes que me gusta hacerlo con mujeres jóvenes, yo ya tengo 36, soy madura aunque estoy muy bien y mi cuerpo todavía goza con una buena polla o cuando una mujer me chupa bien todo mi cuerpo, en especial mi clítoris que es enorme como el tuyo y también mis pezones que están muy sensibles y necesitan cada vez más que alguien los chupe y succione, pero todo poco a poco con un ritual bien marcado, desnudarse poco a poco de las prendas intimas tan bonitas que tengo y tan excitantes y luego poco a poco acariciarnos, entre nosotras, por cada centímetro de nuestros cuerpos, despacio, sintiendo las sensaciones, pequeñas lamidas, escuchando los gemidos y grititos de la otra, succionando cada parte y cada extremidad de nosotras, es una verdadera gozada, hacer lo que la otra persona te pide y le gusta, chupar su coño, sus pechos, su ano, meter bien la lengua por la vagina. Es una sensación tan rica, que me estoy calentando un montón de solo pensar que estamos juntas haciéndolo.

Me gustan mucho los relatos eróticos de todo tipo, en especial cuando incluyen descripciones de lencería, y es de sexo entre mujeres maduras como yo y con jovencitos con los penes grandes y punta rosita y grande, o entre familiares y relaciones de superior y sirviente o amo y esclavo pero no sadomasoquismo ni dolor. Me gusta sobretodo lo sensual, las sensaciones gustosas. Lo que me mandaste me encantó.

Cuéntame más cosas así, y pregúntame si tienes interés por algo concreto.

Una vez lo hice lo tu dices 69, y mucho rato frotando nuestros coñitos y casi me vuelvo loca de placer, ojala lo experimentemos tú y yo, alguna vez, no pierdo las esperanzas.

Un beso muy grande, mi cielo.

Me gusta / No me gusta

CARTAS CALIENTES EN LA RED

Aquí estoy de nuevo Loli, me ha gustado cantidad que me respondas, pero me he quedado insaciada por no saber mas cosas sobre ti.

Querría saber tanto de ti para llegar a conocerte mejor y poder saber mas de tus gustos para contarte los míos, ardo en deseos de saber como lo tienes todo, el chochito, las tetas etc…

Yo te contaré todo lo que pueda, pues aunque mi experiencia no es la tuya tengo muchas fantasías, sobre todo con chicas, aunque me gustaría saber mas de los hombres, sobre todo que se siente cuando te la meten bien dentro y si cuanto mas grande sea la polla es mejor.

A mí me gusta mucho como lo hacemos mi amiga y yo, te pregunto, eso es también follar?, porque si es así follamos en cantidad, de todas las formas que se nos ocurren, lo que más hacemos es comernos bien los coñitos después chupar bien los jugos ricos que nos salen, a mí me gusta mucho el sabor de los de mi amiga Isabel, mas que los míos, también nos hemos duchado alguna vez juntas y nos hemos hecho pajitas con el chorro de la ducha, metiendonos agua dentro de la vagina y después bebiéndola.

Cuando se me pone el cli bien grande Isabel me lo chupa y mordisquea hasta que me corro como una loca hasta tres veces, a mi amiga no se lo puedo chupar como a mí me gustaría pues no le sale como el mío de grande.

Me gusta también mucho cuando podemos estar en la cama desnudas ponernos una enfrente de la otra con las piernas bien abiertas y entrelazadas y así nos restregamos los chochos durante mucho rato, a mi eso me da el gran gustito pues como yo tengo el chocho bastante abultado y mi cli sobresale mucho me doy unas corridas sublimes.

El otro día nos estuvimos metiendo la mano del almirez, pues no teníamos nada mejor a mano, porque de los plátanos estoy escarmentada, mira fue sensacional, Isabel me lo metió bien hondo y luego hacia como un molinillo, el chocho se agrandaba cada vez mas y salía mucho jugo por él, mi amiga se lo metía todo en la boca y después nos lo bebíamos besándonos muy ardorosamente, como me gusta eso del beso mojadito, me corro cuando lo hacemos y para terminar hicimos el 69 hasta quedar exhaustas las dos.

Me gustaría mucho que pudiéramos quedar y así como profesora me podrías enseñar muchas más cosas, seguro que sabes como hacer feliz a una mujer, donde poner tus dedos, donde acariciar y cómo frotar nuestro cuerpos para que me vuelva loca de pasión, creo que con estas cartas que te escribo está naciendo algo en el fondo de mi corazón, que te deseo que quiero conocerte, me da mucho morbo que una profesora me enseñe todos los secretos y que tenga tantas sensaciones nuevas que ya no pueda dejarte ni prescindir de ti nunca más y lo hagamos cada noche y cada día, haría cualquier cosa por que eso se cumpliera, es uno de mis sueños más húmedos.

Espero que todo lo que te cuento te guste y te sirva para hacerte tu también una buena pajita cuéntamelo por fa si es así……….. por fa cuéntame por fa como eres y como tienes lo tuyo para dejar correr mi imaginación por tu chocho.

Espero no haber sido una pesada……ardorosamente ……María

– – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – –

No has sido una pesada sino todo lo contrario, me arde mi chochito y mi cli ya va asomando entre mis labios.

Querida, claro que eso es follar, bueno, yo creo que se puede llamar así. A mí me pasa que cuando lo hago con un alumno, si la tiene muy grande, como te frota más por las paredes y el clítoris, pues hace que goce más.

Mi vagina es grande y prominentes mis labios, tengo vello pero me lo depilo, lo dejo como de 2 mm, Mis tetas son grandes, redondas, blanquitas, en verano me tengo que poner mucha protección si voy a una playa nudista, que me gustan mucho, pues disfruto viendo los cuerpos de chicos y chicas.

Mis aureolas son rositas y los pezones se me abultan con tan solo leer cosas como las que me has mandado.

No solo me gustan los chicos o las chicas solas, me gusta cuando lo hacemos todos juntos, cuando nuestro jugos se revuelven tienen un gusto especial, si no has chupado la polla a un chico tienes que probarlo como una experiencia nueva, se l

a coges despacio, acaricias, al principio está caída, tienes que hacer que vaya subiendo, lo más práctico es irte desnudando, si llevas sujetador erótico y bragas o llevas puestas medias negras de encaje con sus ligueros correspondientes, esto les vuelve loquitos, tan solo que dejes entrever tus piernas, que subas un poco tu falda, se ponen a cien y si les acaricias el paquete por encima del pantalón, de paso vas bajando su cremallera, y ve tu cara de lujuria y tus ojos como están radiantes, tu bola que deja asomar tu lengua poco a poco tu saliva con deseo de besarle e intercambiar jugos con su boca, ya sabes, cara de mujer fatal, entonces cualquier chico que sea, por duro que se haga, no es posible que lo soporte.

Te lo recomiendo porque vale la pena que no solo lo hagas con una mujer sino que también experimentes el placer de ver una polla en toda su plenitud, las hay muy, que muy gordas y grandes, no es broma esos aparatos consoladores tan grandes, algunos la tienen como caballos. Te aseguro que ver como goza y como te llama con todos los nombres más guarros, puta, zorra, ..todo eso es muy excitante, yo de decirlo ahora me estoy mojando y con una mano me tengo que consolar, metiendo mi dedo para que pueda calmar esta calentura que me ha entrado.

Pues algunos tienen unas pollas muy gordas que casi piensa una que no van a caber por la vagina pero luego es muy elástica y cabe perfectamente, se adapta y esas te hacen gozar de un modo muy bestia, muy traumático y luego no puedes pasar sin ella o te tienes que meter un pepino grande de la frutería para poder seguir gozando cada día de una cosa tan grande.

Aparte de esto ya sabes que me gusta hacerlo con mujeres jóvenes, yo ya tengo 36, soy madura aunque estoy muy bien y mi cuerpo todavía goza con una buena polla o cuando una mujer me chupa bien todo mi cuerpo, en especial mi clítoris que es enorme como el tuyo y también mis pezones que están muy sensibles y necesitan cada vez más que alguien los chupe y succione, pero todo poco a poco con un ritual bien marcado, desnudarse poco a poco de las prendas intimas tan bonitas que tengo y tan excitantes y luego poco a poco acariciarnos, entre nosotras, por cada centímetro de nuestros cuerpos, despacio, sintiendo las sensaciones, pequeñas lamidas, escuchando los gemidos y grititos de la otra, succionando cada parte y cada extremidad de nosotras, es una verdadera gozada, hacer lo que la otra persona te pide y le gusta, chupar su coño, sus pechos, su ano, meter bien la lengua por la vagina. Es una sensación tan rica, que me estoy calentando un montón de solo pensar que estamos juntas haciéndolo.

Me gustan mucho los relatos eróticos de todo tipo, en especial cuando incluyen descripciones de lencería, y es de sexo entre mujeres maduras como yo y con jovencitos con los penes grandes y punta rosita y grande, o entre familiares y relaciones de superior y sirviente o amo y esclavo pero no sadomasoquismo ni dolor. Me gusta sobretodo lo sensual, las sensaciones gustosas. Lo que me mandaste me encantó.

Cuéntame más cosas así, y pregúntame si tienes interés por algo concreto.

Una vez lo hice lo tu dices 69, y mucho rato frotando nuestros coñitos y casi me vuelvo loca de placer, ojala lo experimentemos tú y yo, alguna vez, no pierdo las esperanzas.

Un beso muy grande, mi cielo.

Me gusta / No me gusta

Mi profesora Mariluz

Hetero, polvazo. Un joven estudiante sueña con follarse a su profesora y se masturba a muerte con esta imagen. Hasta que un día se presenta la ocasión.

Hola, esta historia me pasó hace un par de años, yo ahora tengo 19 y esto sucedió en mis imborrables e inolvidables 17. He de decir que soy un tío de lo más normal del mundo, corrientito, como se suele decir, del montón.

Yo soy Paolo, desde que empezó a despertar mi sexualidad, allá por los 12 o 13 años siempre me he sentido atraído por las mujeres mayores que yo, las maduras siempre me han dado un morbo increíble, y desde siempre me he fijado en todas las cuarentonas y cincuentonas apetecibles que pasan por mi alrededor.

Mi historia comienza en lo que antes era mi cárcel particular, y ahora mi paraíso, es decir, el instituto.

Ese año, estaba yo repitiendo 2º de FP e iba al instituto en el turno de tardes porque se tenían que dividir los grupos, como estaba repitiendo, tenía algunas clases convalidadas, por lo que tenía bastante tiempo libre.

Una de mis profesoras era Mariluz, era una mujer corriente y normal, pero había en ella un morbo tan especial, que algo me atraía hacia ella.

Mariluz era rubia de pelo corto rizadito, de estatura normal, de piel blanca, sus tetas eran pequeñas pero bastante firmes, por aquel entonces tenía 39 años, pero tenía un morbazo increíble, sobre todo su mirada, muchos de mis compañeros decían que tenía cara de zorra, puede que fuese cierto pero a mí me tenía como atontado.

He de reconocer que desde el primer momento en que la conocí, me masturbé infinitas veces pensando en ella.

Una tarde, después de dar una clase (qué casualidad, con Mariluz) a la siguiente hora la tenía libre. En aquella clase Mariluz traía un jersey de hilo blanco y una falda por encima de las rodillas, esa tarde me fijé más en ella de que lo había hecho las veces anteriores. Su forma de moverse, de andar, de mirar…

Cuando se sentó en su mesa, supongo que por un gesto involuntario, separó sus piernas bastante, lo que me hizo fijarme en que se le podían ver sus bragas blancas. Aquella visión fue ya el colmo, no sé cómo pero de repente empecé a notar que mi verga estaba empezando a subir de forma considerable, también he de decir que los pensamientos que se me estaban pasando por la cabeza ayudaron a que me empalmase de tal manera.

En ese momento no deseé otra cosa que hacerme una paja, y nada más tocar el timbre acudí a la biblioteca, sabía que allí a esa hora no vendría nadie y que podía cascármela sin problemas, entré en una pequeña habitación donde había un par de sillas y una mesa, y allí mismo me saqué la verga y empecé a darme unos meneos, no se me quitaba la imagen de Mariluz abierta de piernas allí con sus braguitas blancas…

Cuando empezó mi movimiento, de pronto escuché un ruido, ¡coño! ¡¡¡Qué manera de cortar el rollo!!! En seguida me la guardé y cuando salí de aquella habitación vi que había entrado Mariluz, no sé por qué pero el susto inicial que tuve al escuchar la puerta se me pasó al ver que era ella.

Cuando me vio me saludó y soltó allí unos papeles, me dijo que tenía que corregir ejercicios, me preguntó que qué hacía allí,- je, si te lo contara- pensé.

Le dije que estudiar y me miró y me sonrió como diciendo así me gusta.

Entonces me fije detenidamente en todo su cuerpo, y noté que a través del jersey se le notaban los pezones duritos, ante esa visión, me faltó poco para partir el slip con mi polla erecta.

De repente un calentón me vino por todo el cuerpo y me dije a mí mismo que me tenía que follar a aquella mujer quisiera o no quisiera. Me empecé a acercar a ella y a ofrecerle mi ayuda, lo que aceptó encantada, ella estaba de pie y me puse a su lado un poco más para atrás. Podía observar ese culo en todo su esplendor y cómo se le marcaban sus braguitas.

De pronto y casi sin pensarlo, cuando nos habíamos sentado, me fui acercando a ella poco a poco, juntándose nuestros muslos, por supuesto ella no dijo nada, cada vez estaba yo más caliente, y me dije a mí mismo- ahora o nunca

-. Empecé a quedarme fijamente mirándola, este pequeño acto de lo más normal, hizo que mi polla empezara a aumentar su grosor nuevamente, el sentir su muslo blandito y caliente me hacía ponerme indudablemente muy muy cachondo, ella no pensaba ni por un momento de mis intenciones, por lo que era un gesto muy normal, pero yo tenía que conseguir algo más. Y se me ocurrió la típica idea de tirar un bolígrafo al suelo, y así lo hice, cuando me agaché, por supuesto, no hice el intento de verle las bragas, porque hubiera resultado muy obvio, pero al recoger el bolígrafo, rocé sus piernas y sus muslos, aquellos instantes me parecieron eternos, el sentir sus carnes blanditas y calientes, estaba como atontado con ese simple roce me ponía a más de mil, luego subí y me senté como si nada hubiera pasado, entonces empezamos hablar de temas banales y como un gesto involuntario, ella posó una mano en mi hombro, esa simple gilipollez hizo que yo pusiera una cara de imbécil total, entonces empezamos a hablar de la feria de abril que ya estaba próxima y le pregunté si se iba a vestir de flamenca, ella sonrió y me dijo que ya a estas alturas no se vestía nunca, yo le pregunté el por qué y ella contestó -tampoco nadie me lo ha pedido- supongo que hacía referencia a su maridito, yo le dije que tendría que estar realmente linda vestida de flamenca y me volvió a sonreír agradeciendo mi cumplido, yo le dije que no era un cumplido en ese momento nos pusimos de pie, y le dije que con su bonita figura un vestido de flamenca tendría que sentar realmente bien, y en ese momento noté cómo se ruborizaba y la miré de arriba abajo, contemplando ese cuerpo que me traía loco, y ella me dijo que ya hacía bastante tiempo que nadie la halagaba tanto, le dije que a las mujeres bonitas había que decirles cosas bonitas, lo que hizo que se ruborizara aún más, y eso me gustó, había conseguido sonrojar a mi profe, y quién sabe, a lo mejor hasta excitarla. Le dije -mírate, si tienes una figura espléndida que haría caer a cualquier hombre-, y noté que ella se empezaba a sentir bien ante esos halagos, pero igualmente extrañada al decírselos un alumno suyo. – Bueno dejemos esto ya-, dijo ella,

-Si es que nada más verte entrar ganas de… bailar contigo muy abrazado- dije yo.

Y en ese instante me lancé a por todas a riesgo de cualquier cosa y posé una de mis manos en su precioso culo, ella al notar aquello, se echó hacia delante de la mesa, como sin querer darse cuenta, pero yo insistí y dejé mi mano pegada a su culito, entonces ella miró hacia mí como sorprendida y me dijo:

-Paolo pero qué estás haciendo-

Yo no dije absolutamente nada, y apreté su culo con mi mano.

-Pero Paolo estate quieto- , repitió ella.

De repente, la rodeé con mis brazos y me quedé mirándola fijamente, ella tenía cara de sorpresa increíble, pero tampoco hacía nada por quitarme de encima, bajé mis manos hacia su culo y empecé a masajearlo, qué sensación, qué blandito qué rico, y empecé a subir mis manos hasta su cintura y le subí el jersey para tocarle los pechos, cuando llegué intente bajar el sujetador y así poder acariciárselos, ella seguía inmóvil y cuando consiguió articular palabra me dijo:

-Paolo, por dios estate quieto, por lo que más quieras-

Y le dije: -lo que más quiero eres tú-

Intenté besarla pero ella apartó su cara pero a mi segunda embestida ya no se pudo resistir, empecé a juntar mis labios con los suyos, dios mío estaba en el cielo, y cuando conseguí meter mi lengua la recorrí por toda su boca, y su lengua empezó a buscar a la mía, noté cómo empezaba a emitir pequeños gemidos de placer, mis manos seguían acariciando sus tetas y su culo, ella suspiró y me dijo:

-Esto no está bien, esto no está bien, por dios que yo estoy casada- (cierto, está casada con un policía, qué morbo ¿no?)

Le dije que no pasaba nada, mi mano empezó a levantar su falda, conseguí llegar hasta sus bragas noté cómo se estaban empezando a humedecer, no pude más y le quité la falda de un tirón dejándola en bragas, comencé a besarle el cuello y su oreja, aquello era manjar de dioses y subí su jersey, recorrí sus tetas por encima de

la tela con mi lengua, seguidamente descubrí uno de sus pechos, noté cómo Mariluz estaba excitada, su pezón parecía salirse del propio pecho, comencé a chuparlo y a jugar con mi lengua recorriéndolo todo, a la misma vez que le bajaba la otra copa que le cubría el otro pecho que comencé a masajeárselo, después de un rato deleitándome con sus riquísimas tetas, empecé a bajar por todo su torso, lamiendo su delicioso ombligo hasta llegar a sus ya mojadas bragas, al llegar allí me detuve a contemplar aquello que tantas veces había deseado, qué rico, qué olor, qué bueno, ella me miraba como pidiéndome que parara pero a la vez disfrutando con todo lo que le hacía, entonces empecé a besar aquel chumino por encima de la tela de sus mojaditas braguitas , y poco a poco como si a cámara lenta se tratara se las fui bajando, admirando como aparecía ante mí aquel maravilloso chochito, con sus vellos en forma de estrías y de un color castaño muy claro le bajé las bragas hasta la rodilla y empecé a lamer sus delicadas y lisas piernas, me recreaba en sus muslos, los lamía con todo el placer posible, mientras que Mariluz empezaba a disfrutar como yo y a cerrar los ojos y gozar con aquello, subí lentamente hasta su conchita y comencé a acariciarla poco a poco, dios santo, qué tacto qué suavidad, sus labios se ponían de un color rosado riquísimo se los abrí lentamente y ante mí apareció su precioso clítoris, me sorprendió porque era bastante grande, como un botoncito, y empecé a lamerlo, lamía y lamía sin parar, qué delicia, qué bueno estaba, yo la miraba y veía cómo su cuerpo ya no se resistía a mis caricias y cómo empezaba a tener unos espasmos de un intenso placer, Mariluz gemía de gusto, y al ver eso, le pregunté si le gustaba lo que le estaba haciendo, a lo que me contestó:

-¡Por dios! ¡Cómo me está gustando esto!, ¡pero cómo me estás haciendo esto, mmmmmmmmmmm, siii así, así!-, mientras cogía mi cabeza para que la hundiese en su chochito, a lo que yo aceptaba encantado, sus gemidos empezaron a ponerme más cachondo de lo que ya lo estaba y le metí un dedo por el coño a lo que ella respondió con un gemido más grande de los que había dado hasta entonces, yo metía y sacaba el dedo de su concha más y más rápido, y empecé a notar cómo ella empezaba a mojarse más de la cuenta, así, tuvo ella su primer orgasmo, notaba cómo le brotaban sus flujos lentamente, aquello parecía el manantial de mi deseo, y no deseaba otra cosa más que probarlo, y lamerlo, seguidamente, Mariluz ya estaba totalmente entregada y me subió la cabeza hasta la altura de la suya, se quedó unos instantes mirándome como agradeciéndome todo aquello, y para deleite mío, me comió la boca, estaba excitadísima y me dijo:

-Cabrón, cómo te has atrevido a hacerme esto- mientras yo la miraba embelesado, -pero ahora te vas a enterar- dijo ella.

Empezó a desabrochar la botonadura de mi camisa y me despojó de ella, hasta ese momento, yo no me había dado cuenta de que llevaba la cremallera de mis jeans abierta, pero parece que la zorrita de Mariluz sí, muy decidida, metió su mano, y me sacó mi ya empalmada y gorda polla y haciéndose a su tacto, comenzó a masajeármela muy despacio sin dejar de mirarme, yo me quité los pantalones y mis slips preparándome ya para la acción.

Los movimientos de su mano comenzaban a acelerarse poco a poco y yo notaba cómo mi verga se ponía mas gorda, tengo que reconocer que hasta ese momento no había visto nunca mi polla tan gorda y tan dura, otras veces había conseguido empalmarme considerablemente, pero jamás como en aquel momento, parece que Mariluz notó cómo crecía el grosor de mi pene y por fin se decidió a agacharse y empezar a introducirlo en su boca, aquella sensación de sus labios recorriendo mi instrumento, me hizo sentir un escalofrío tremendo haciéndome temblar mis piernas y poner mis ojos blancos, se la metió poco a poco hasta el fondo, y cuando estaba totalmente metida, comenzó a saborearla con su lengua, dios qué sensación, qué gusto, qué rico sentía, ella allí agachada chupando mi polla y yo haciendo movimientos con la cadera de mete y saca, quería follarme su boc

a y metía y sacaba mi pene de su húmeda boca, con su mano empezó a acariciar mis huevos, hinchados como globos en esos momentos, yo estaba ya casi a punto de botar toda mi esencia, parece que Mariluz también lo notó y me dijo: -Ahora te voy a castigar- Y se sentó encima de la mesa abriendo sus piernas y con sus dos dedos empezó a abrir su concha chorreante, y me dijo que me acercara, la tomé de los muslos abriéndola aún más y acercando mi verga a su chocho, le dije:

-Creo que te voy a castigar yo a ti putita-

Y poco a poquito empecé a introducir mi glande todo morado en su vagina, sólo la puntita, y sin ella esperarlo, pegué un envite que hizo que todo mi pene se metiera hasta donde empiezan los huevos en el chocho de aquella zorrita, que dio un grito que inundó toda aquella habitación, por lo que tuve que ponerle una mano en la boca para que no hiciese tanto ruido, ya que allí cerca estaban dando clase, me rodeó con sus brazos el cuello, y me decía:

-Vamos cabrón, a ver si vale la pena el riesgo que estoy corriendo-

Aquellas palabras me pusieron más cachondo todavía y empecé a meter toda mi potencia dentro de ella, notaba cómo toda mi verga se inundaba de su esencia, notando las paredes de su vagina cada vez más dilatadas, y allí estaba yo, como si de un sueño se tratara, como si estuviera en una película XXX, follándome a la profesora que había hecho que me hiciera tantas y tantas pajas pensando en ese chocho que ahora era mío. Cada vez notaba que su respiración se hacia más pronunciada y emitía gemidos y jadeos que se entrelazaban con los míos.

Aquello no parecía real, yo notaba como mi polla crecía y crecía y cómo en cada metida sentía un placer glorioso, y la miraba a ella, y ahí estaba, con la cabeza inclinada hacia detrás con los ojos cerrados, y yo viendo cómo sus tetitas se movían al ritmo de mis movimientos.

Pensé que ese placer se podía hacer mayor y mientras metía y sacaba mi vergota de su chocho, comencé a acariciarle con mi dedo pulgar el clítoris que estaba hinchadísimo de tanto placer que recibía , lo que hizo en ella una reacción de todo su cuerpo inclinándose hacia delante, con mi otra mano empecé a pellizcarle los pezones a Mariluz, que estaban durísimos a lo que ella no paraba de jadear.

Aaaah aaahh ahhhha ahhhh ahora sí, sí, dios, ¡¡¡qué gusto sientoooooooo!!! Decía Mariluz con cara de auténtico vicio.

Cuando ya noté que mi polla estaba apunto de explotar, casi sin articular palabra entre jadeo y jadeo empecer decirle:

-¡¡¡Me corro, me corro, Mariluz, me corro!!!

-Eso es, es lo que quiero, que te corras, ¡¡¡córrete, córrete!!!

Mis movimientos eran cada vez más pausados y parece que Mariluz, debido a su experiencia supongo, también notó que me iba a vaciar.

Y cuando mis ojos se tornaron blancos, mis chorros inundaban aquella cuevita, mis piernas llegaron incluso a flaquear y hacer un pequeño movimiento hacia abajo como si me desmayase, dios mío, era increíble, me parecía de broma, no podía creer que me estuviera corriendo dentro de la concha de mi profesora Mariluz, yo no paraba de bombear semen a lo que ella notaba y hacía que gritase con todo su poder, y para más deleite, ella tuvo otro orgasmo más, no sé cuántos llevaba, y noté cómo sus jugos empapaban mi polla, no lo podía creer nos habíamos corrido los dos a la vez, nuestros fluidos se unían en mi polla y en su coño, aquella sensación de mi polla toda mojadita, y su coño chorreante, y la cara de zorra que había puesto al correrse, me hizo llevarme al cielo, aquello era la hostia, nos quedamos por un momento totalmente callados, sin mediar palabras, y mirándonos uno al otro, acerqué mi labios a los suyos, a lo que ella respondió metiendo su lengua en mi boca, estuvimos así un buen rato, besándonos, ella abrazada a mi cuello, con nuestros sexos rozándose, mojados todavía.

Ella me miró, y casi comprendí todo lo que me quería decir, yo sabía que aquello no estaba bien, que ella podía ser perfectamente mi madre, y además era mi maestra, y que echando aquel polvo en la biblioteca, corríamos un riesgo enorme, pero pienso que valió la pena, porque yo había disfrutado como nunca lo hab&iacute

;a echo, y ella también, como así me lo dijo.

Pero comprendimos que aquello no se podía repetir en el instituto, yo le dije que aquello era lo mas hermoso que me había pasado, a lo que me dedicó una tierna sonrisa, aquello se tenía que repetir, me daba igual dónde pero sin duda había que repetir.

Mi siguiente encuentro con Mariluz sería mucho más excitante y ardiente, ya que nuestros cuerpos ya se conocían . . .

Pero eso será en mi próximo relato, que prometo no tardaré en enviar.

Si les gustó, por favor, háganmelo saber, me encantaría recibir sus mensajes, gracias.

Un abraccio fortissimo. Ciao a tutti.

Paolo .

Paolo_svq (arroba) hotmail.com

Me gusta / No me gusta

CONFIDENCIA

Confesiones, zoofilia. Como no llega su principe azul, sus pensamientos son cada vez mas morbosos y su cariño hacia su perro labrador es cada vez mayor, le hace sentir una corriente extraña en su cuerpo.

Hola, como estas? Te escribo esta carta en razón de que leí sus historias por Internet y la verdad que me intereso mucho.

Me llamo Marlein, tengo 37 años, soy peruana y vivo en una zona residencial de lima, y me encantan los perros., tal así que cuando veo uno me acerco para acariciarlo….creo que tengo angel con ellos, pues siempre me dan cariños.

Vivo con mis padres y tengo mi mascota consentida- brando, es un perro labrador de color blanco, de mediana estatura, parado en sus patas traseras me llega al hombro( yo mido 1.70mts). El es mi engreído y lo adoro, lo considero un perro guapo.

Yo soy de tez blanca, cabello corto castaño claro, a mi edad tengo buen cuerpo ( fui modelo), mantengo buena figura, mis piernas son formadas, trasero contorneado y duro, cintura delgada, senos medianos con pezones grandes y esbeltos, tal es así que no me faltan galanes (entre mocosos y viejos verdes).

Hace como cinco años que no tengo enamorado, y es que soy muy especial -como buena leo- soy un poco orgullosa carácter fuerte y dominante , no aguanto pulgas. Soy chapada a la antigua respetando los valores que mis padres me inculcaron, tanto así que a pesar de haber tenida varios enamorados aun soy virgen- si aunque no lo creas.

Soy practica y considero que los hombres no son indispensables- pero claro que si tengo amigos.

En este tempo mi cariño se lo doy a brando, convirtiéndose en mi compañero ideal; claro como toda mujer espero encontrar a mi príncipe azul para entregarme a el en matrimonio; pero desde hace días mi cariño por brando y la no llegada de ese principe azul- han creado en mi pensamientos morbosos- que me dan miedo e inquietan.

varias veces he visto a brando lamiéndose su gran pene rojo, por lo que creo que necesita aparearse con una hembrita, pero como te conté que soy especial no quiero que brando tenga sexo con cualquier perra de la calle, quiero para el un especial, que sea digna de el.

bueno como decía lo he visto lamiéndose el pene….y al verlo he tenido de agarrarsela y masturbarlo yo misma para saciar su calentura.

El otro día cuando lo bañaba, se sentó sobre sus patas traseras y dejo salir su pene, era grande y de color rojo y el cual toque por casualidad, pudiendo sentir su dureza y calor, acerque mi cara a su hocico para hacerle cariño y empezó a lamerme como tantas otras veces, pero esta vez fue diferente, lo hizo con mayor ansiedad y los lengüetazos sobre mi cara y boca, me hicieron sentir deseada- luego me lamió el cuello y oreja, haciéndome sentir una corriente extraña en todo el cuerpo, fue algo que no sentía hace mucho tiempo- desde mi ultimo enamorado- y me deje llevar por esos lengüetazos, los cuales empezaron a excitarme, de pronto puso sus patas sobre mi hombro

(yo me encontraba arrodillada x comodidad para el baño), como queriéndose montar, haciéndome reaccionar alejándolo de mi; pero pude ver su enorme pene mas salido y colorado que lo normal, era mas grueso- como un palo de escoba y terminaba en una punta goteante.

Esa noche ya en mi cama recordaba esa sensación que tuve con los lengüetazos de brando y en mi mente tenia ese enorme pene rojo, húmedo y duro; tanto así que tuve un sueño, donde yo era una perrita y mi brando me cogía por detrás, pude sentir como su pene entraba y salía dentro de mi y yo gozaba como loca.

Al día siguiente amanecí perturbada- por el sueño- pero fue tan real que aun me sentía excitada, tanto que me di una ducha fría para bajar la calentura.( yo no me masturbo y nunca lo he hecho)

Ya camino a la oficina- vi un perro cogiendo con una perrita- quedándome como hipnotizada viendo como aquel can penetraba a la perra con su pene rojo y esta parecía disfrutarlo mucho.

En la oficina le pregunte a un amigo, sobre el sexo de humanos con animales y

Me dijo que eso era zoofilia. Es así que empecé a averiguar sobre el tema x Internet, así llegue a leer sus historias.

Por eso desearía que me escriban y me digan que hacer, como proceder.

– pienso en el sueño que tuve y cada vez que brando me lame me siento atraída

hacia el.

Ten en cuenta mis perjuicios y mis reservas con el sexo.

Crees que brando sea ese príncipe azul ,a quien deba entregar mi virginidad?Escríbanme pronto, y si conocen a otras con experiencias similares, que me escriban

Agradeciendo de antemano sus respuestas me despido,

Marlein

Escribirme a : marleneferpe (arroba) yahoo.com.pe

Me gusta / No me gusta