Relatos en los que nos cuentan los más oscuros secretos, o los más pequeñas historias que nadie más sabe.

CONFIESO DE ALGÚN DESEO EXTRA

Confesiones. Necesita algo más en su vida…

Hola a todos los que gustan de leer relatos en esta interesante página de Marqueze. Después de estar leyendo aquí relatos me animo a relatar mi verdadero sentir respecto a aspectos sexuales. Por lo menos a nosotros, los que creemos ser hombres, se nos hace muy necesario seguir un formato en nuestras vidas sobre nuestro deseo o desprecio del mismo sexo respectivamente, aunque a la mayoría nos da vergüenza hablar de estos temas, (mientras estamos cuerdos), no sin antes dejar claro que en un bar o una cantina y medio borrachos somos los más machos y el que mejor se coge a una mujer.

Voy al grano. No me siento un marido reprimido, aunque quizá lo soy sin enterarme del significado. Estoy casado desde hace diez años con una buena mujer en términos de comportamiento normal, ella 34 años yo dos más y contamos con un hijo.

Desde hace unos cuatro años para acá he sentido en ella la disminución de su apetito sexual, cosa que en un principio manteníamos relaciones por lo menos a diario en días hábiles y por supuesto en los otros 14 días “peligrosos” nunca hemos arriesgado a aplicar la penetración, ya que es mejor prevenir que alimentar.

Presiento a veces que me estoy acostumbrando, cuando le insinúo estar juntos, a recibir de ella comentarios como estos: me duele mucho la cabeza, déjame descansar, me comí algo y estoy indispuesta, mejor no porque se despierta el niño… y mejor ni sigo porque les canso con esta lectura.

Me hice un serio examen de conciencia, donde por supuesto media el interés interno y silencioso por buscar o encontrar los errores que pudieran estar afectándome en esta vida como pareja. Pude llevar a cabo y practicar dentro de lo normal el hacerle masajitos en la base del cuello, un beso al despedirnos par irme al trabajo o una nalgueadita breve cuando está en el fregadero. De esa época que les comento para acá no volvió a ponerse tacón de punta o sus cortas faldas que acostumbra usar para estar en casa.

Dejé de disfrutar sus piernas torneadas y a extrañar su ropa interior de encaje o tangas que me gusta comprarle porque eso a los hombres nos llama mucho la atención.

Este es un tema que no domino, por eso me parece no muy de pareja que ella esté usando ropas raras, larguísimas, de colores estampados y feos, además cada rato quiere ir donde sus papás porque dice que le hace falta verlos. Es decir, un sinfín de excusas para no comprometerse sexual o corporalmente conmigo.

Hablando en español, cuando se me mete el agua, me vuelvo bien cariñoso para convencerla y salir a algún restaurante. Mientras bebo lo mío disfruto verla ingerir una cerveza, cosa que cuando lleva dos me está pidiendo regresar a casa para atenderme como se debe porque manifiesta estar consciente de que me tiene abandonado.

Dependiendo de cómo se encuentre y si está en días peligrosos acepta que nos masturbemos mutuamente pero no permite penetración ni siquiera con condón.

A todo esto, estimable lector (ra), quiero saber si esto es un tipo de represión, agresión o violencia en mi contra porque soy sincero, nunca le he sido infiel, no sé si por tonto o porque juré ante Dios que estaríamos casados hasta la muerte. Reconozco que he conocido a una chica de unos 18 abriles, la cual está interesada en mi amistad, cosa que me tienta, pero al fin y al cabo habrá que tomar en consideración, porque estoy también recibiendo consejería de un individuo al que no conozco sobre diferentes comportamientos. El problema que existe con este hombre es que me manifiesta encontrarnos en un lugar de ambiente solamente para varones en San José. De hecho no he avanzado más la conversación que por vía teléfono, ya que siento respeto y algo de nerviosismo por algo que sería prudente conocer en algún momento de la vida de uno.

Para nada me siento gay o atraído por el mismo sexo porque nunca he tenido relaciones anales ni ningún tipo de actividades de esta índole. Creo prudente y con cierto grado de importancia el investigar más sobre el comportamiento en pareja, ya que esto puede desencadenar en buscar una pequeña apertura a la libertad por otro lado. Esto porque s

e puede recibir honesta ayuda moral de otro hombre del cual pudo haber tenido una experiencia similar a la mía, conyugalmente hablando.

En mi etapa de soltero estuve íntimamente con mujeres de las que guardo el mejor de los recuerdos, no obstante a veces queda del pasado un sinsabor propio.

Debo decir que es propio porque conviene y es bueno matizarlo con ideas y tratamientos modernos con más razón si se practica el bisexualismo u otras técnicas más actuales, manifestando que no basta sólo con el momento de correrse y satisfacer con lujuria el acto masculino.

Hago este comentario porque si está a su disposición hacer algún comentario o sugerencia lo recibiré con agrado y sobretodo con mucha discreción a elaracr (arroba) yahoo.com , así podré saber en qué posición me encuentro, ya que el estar pensando y haciendo planes sobre algo que no he disfrutado, sabe porque repito, no me he animado a dar un paso más adelante quizá por falta de confianza o porque está dentro de mi formato diario esperarme unos días más.

No omito contarles que cuando tenía como diecisiete años y por asuntos que ni recuerdo, tuve que viajar en familia a casa de una hermana fuera de mi ciudad. En esta oportunidad dormí, que por cierto muy apretado, con mi primo y nos acostamos pies con cabeza y viceversa. No preciso la hora, pero tendría que ser de madrugada cuando desperté y pude sentir que mi pierna estaba sobre la de él y confieso que el impulso fue totalmente involuntario. Noté que mi primo dormía, entonces para no despertarlo dejé mi pierna en esa posición causándome una leve alteración en mi respiración y por supuesto la frecuencia cardiaca al tope.

No había pasado ni cinco minutos y me estaba rindiendo ante el factor “atrévete”, moviéndome hasta alcanzar con mi pene parte de su extremidad y haciendo un esfuerzo muy sutil me animé a restregarlo suavemente, siempre con la gran tensión y el cuidado debido para no despertarlo.

Para ir finalizando recuerdo que me corrí dentro de mi ropa de dormir y así me separé lo más cauteloso posible para no dejar rastro de semen cerca de su cuerpo o en la misma cama.

Mi primo, creo, nunca se dio por enterado del asunto porque para nada me lo hizo saber. En la actualidad por lo menos nos saludamos cuatro o cinco veces al año y para nada ha salido este asunto a relucir. David, Costa Rica

Me gusta / No me gusta

Confesión

Una mujer nos confiesa su infidelidad con su vecino, por qué, cómo empezó y en qué situación se encuentra ahora mismo.

Me casé hace casi un año. Vivo con Diego, mi marido, en un condominio del D.F. Ha sido una persona muy buena conmigo. Como la gran mayoría de las mujeres, no llegué virgen a mi matrimonio pero a él no le importó. Antes de él tuve una vida sexual un tanto disipada: tuve relaciones sexuales con tres de los cuatro novios anteriores a Diego. Durante nuestro noviazgo deseé y procuré tener relaciones también con él, pero nunca quiso. Decía que quería dejar los mejores momentos para cuando nos casáramos. Duramos 2 años de novios y no sé como, pero pude conformarme con los ligeros arrumacos que de vez en vez llegábamos a tener. Una vez casados, ha procurado satisfacerme en todo, incluyendo el aspecto sexual. Sin embrago, quizá por su falta de experiencia y sus continuos viajes de trabajo, que a menudo llegan a durar 2 o 3 semanas, últimamente había sentido una gran insatisfacción, hasta que me apareció Paco, un vecino divorciado que vive justo frente a nuestro departamento.

Paco siempre había sido un vecino gentil y agradable, pero de unas semanas para atrás, mi mente había fantaseado con la posibilidad de conocerle más, en un terreno íntimo. Desde luego que mi condición de mujer casada y además adoradora de su marido me lo impedían. No obstante, hace varias semanas, regresando del súper, tuvo la amabilidad de ofrecerse a ayudarme con las bolsas. Obviamente le invité a pasar a mi casa y sentí la necesidad de ofrecerle un café, el cual aceptó sonriente.

Al darme cuenta que tenía en mis manos la posibilidad de gozar una aventura, no pude evitar excitarme al máximo. Mientras preparaba su café en la cocina, mi conciencia sostenía una feroz batalla con mi deseo carnal. Mientras analizaba pros y contras, mi excitación crecía. Sin aún haber tomado una decisión, regresé a la sala y, tras servirle su taza de café, tomé asiento junto a él. Platicamos de los temas obligados: clima, inseguridad, crisis económica, etc., para después pasar a temas más agradables. Me platicó que su divorcio, realizado hace año y medio, había sido un duro golpe para él, sincerándose tanto para confesarme que desde aquel entonces no había estado íntimamente con una mujer.

Su comentario tuvo dos efectos en mí: por un lado sentí lástima de él; por el otro, mi excitación creció imaginándomelo descargando sus 18 meses de contención dentro de mí. Supongo que él percibió en mí un profundo nivel de excitación, pues instantes después, simplemente se me acercó y comenzó a acariciarme sensualmente en la rodilla mientras platicábamos. Sin escandalizarme, lejos de apartarme de él, abrí discretamente mis piernas como invitándole a acercarse a mi entrepierna, lo cual hizo deliciosamente metiendo su mano por debajo de mi falda.

En aquel momento ya no me importó la infidelidad, sólo pensaba en Paco y su mano acariciándome. Comenzó a besarme al tiempo que con su mano me frotaba por encima de las pantaletas. Cerré mis ojos y asumí una actitud pasiva deseosa de disfrutar al máximo aquel masaje que duró varios minutos, pero posteriormente mi compañero cesó de acariciarme. Ansiosa, busqué su entrepierna deseosa de motivarlo a reanudar sus caricias. Desde luego, no tuve problemas para encontrar esa protuberancia entre sus muslos, la cual, tras frotarla varias veces, cual lámpara de Aladino, hizo realidad mi deseo de sentir el movimiento de su mano sobre mi entrepierna.

Disfruté plenamente sus favores manuales sin dejar de acariciar aquella carnosidad viril con el doble propósito de agradecer su atención y motivarle a seguírmela brindando. Tras algunos minutos de sabroso agasajo, se decidió a despojarme de mis empapadas pantaletas y, con enorme ansiedad reflejada en su rostro, liberó su hinchado miembro de entre sus ropas, separó mis muslos con impaciencia y penetró a mi ser con incontenible ímpetu. Aferrándose a mi cuerpo como si en ello le fuera la vida, arremetió sobre mi entrepierna una y otra vez hasta llevarme a límites de placer no sentidos por mí desde hacía varios años,

para finalmente derramar dentro lo que parecían "litros" de contenida pasión, dejando sobre mi sofá una imborrable evidencia de mi infidelidad.

Tras varios minutos de relajación en silencio, no pude evitar la aparición de la resaca moral: había sido infiel a mi marido, al cual creía amar profundamente, y había tenido relaciones sexuales irresponsablemente sin protección alguna. Al mismo tiempo, sin embargo, sentía un enorme deseo de que esa fuera la primera de una larga lista de aventuras con Paco.

Finalmente, separamos nuestros cuerpos mientras sus ojos y los míos intercambiaban una mirada de mutuo agradecimiento. Tras recíprocas sonrisas, me avoqué a tratar de limpiar en lo posible el embadurnado mueble mientras mi compañero se abrochaba el pantalón. Plenamente satisfecha, pero aún deseosa de sexo, le invité a quedarse esa noche conmigo, aprovechando la ausencia de mi marido. El aceptó gustoso.

Desde ese día, Paco y yo hemos disfrutado de nuestra sexualidad cada vez que hemos tenido oportunidad, a veces en su casa, a veces en la mía. Son ya dos meses desde que empezamos. Por suerte, mi marido no ha sabido nada del asunto y hasta el momento no le he fallado cuando me ha requerido en la cama. No obstante, los vecinos ya empiezan a murmurar y mi temor es que le vayan con el chisme. He analizado las cosas y estoy convencida de querer a los dos. Después de todo, Paco me provee placer y Diego todo lo demás. Quisiera tener a los dos y no sé que vaya a pasar. Por lo pronto, me desahogo contando mis aventuras aquí. Mis deseos de placer y felicidad para quienes me hayan hecho el favor de leerme. Gracias.

Autor: Mónica

eMail: mm2001 (arroba) starmedia.com

Me gusta / No me gusta

MIS MEMORIAS, J. A. I. (V)

Confesiones, zoo, hetero, infidelidad. Sus últimas experiencias sexuales con Heriberto, con Juanita y su caballo.

Ante todo les diré que estamos relatando la última parte de mis

memorias(la V)ya que después de esto les relataré los últimos y

actuales acontecimientos que en realidad también valen la

pena. Sentada

en esta hermosa pija como cada vez que relatamos les contaré lo que

siguió a mi enculada por parte de Eriberto. Ya sin virginidad en mi cola

, creí que lo volvería a hacer en la primera oportunidad, pero al otro

día mientras barría el patio, se me escapó un pedo, que me hizo

temblar, y me asustó tanto que me negué rotundamente a realizarlo de

vuelta, de miedo que mi marido me descubriera, que no tenía el culo

virgen. Fue sonoro, fuerte como propio de un culo abierto, y

decididamente desde ese momento me negué rotundamente a

realizarlo de

nuevo, con Eriberto. No puedo negar que de vez en cuando sentía

cosquilleos y entonces con el mango del cepillo de pelo me satisfacía

en el baño. Ya hacía 5 años que culiaba con Eriberto y nuestras

relaciones se fueron deteriorando, sobre todo porque yo no encontraba

mas de una o dos oportunidades en el mes para que el me culiara, y

Juanita se la daba todos los días si quería. Así fue que pasaron como

dos meses que no tuvimos relaciones y un día al almuerzo le dijo a mi

marido que a la otra semana se iba. Así lo hizo y al vadear un arroyo

crecido su cabalgadura lo tiró, y murió ahogado. Lloré mucho en su

velorio y en el entierro; no era que lo quisiera, yo lo deseaba, y quería

a mi marido, pero pasé momentos muy buenos con el y lo

extrañaría. Juanita no tenía consuelo, y nuestros maridos nos trataban

de consolar, ninguno sabía que aquel hombre fue el que les puso los

cuerno hasta el día de su muerte, pues antes de partir nos cogió a las

dos por última vez en la troja, mientras Juanita desgranaba maíz en la

puerta a 1M de distancia el me cogía a mi, y luego hicimos al revés y yo

me masturbé viéndolos coger. De vuelta en casa anduvimos de "capa

caída

" varios días con Juanita, hasta que allá como al mes me dijo" La

espero en la troja". Yo calculé lo que sería y allá fui; ella estaba

dentro solo en calzones, pues su esposo y mi marido recorrían el

campo. ¿Que haces en bombachas aquí? pregunté;" Sra. por lo que mas

quiera:¡" quítese la ropa por favor"!¿para que quieres que me quite la

ropa, estás loca?¡¡¡¡NO!!no estoy loca pero es que estoy muy excitada, la

última vez fue con Eriberto, y recuerdo que un día lo hice con Ud. y

disfruté mucho. Yo sabía que no podía negarme y me quité la pollera y

la blusa quedando de bombachas y soutiens. Se abalanzó sobre mi y me

besaba por el cuello, por el pecho, por los costados, en el abdomen las

piernas los muslos, los pies y yo empecé a excitarme y tomé su cabeza

con ambas manos y la fui guiando, hasta mi entre pierna, que olió, olió y

olió, hasta que de un tirón me bajó la bombacha y puso su boca en mi

raja. Su lengua iba y venía de arriba abajo y viceversa, arrancándome

gemidos de todo tipo:¡¡¡¡¿Que haces depravada?!!!!¡¡¡mira como me

tienes!!! ¡¡¡¡¡POR FAVOR , ME MATAS, !!!!!!Que goce, que

goce, hazlo

mas, mas, mas, que me viene, me viene ten cuidado que

acabooooooooooooo!!!!!!!!!!!!!!!!!Estaba totalmente salida y entonces

tomó un choclo que tenía deschalado y se lo metió en la concha

pidiéndome que se lo metiera y sacara. Así lo hice mientras me

masturbaba furiosamente. Cuando estuve a punto de orgasmar de

nuevo

paré de meterle el choclo, mientras decía: ME ACABO DE NUEVO, ME

ACABO

DE NUEVO!!! ella no lo dudó se hincó frente a mi y me chupó el clítoris

como si fuera lo último que haría en su vida; encadené creo que tres o

cuatro polvos uno a contin

uación del otro y quedé exhausta. Ella seguía

con su choclo hasta que se acabó de nuevo. Sin decirme nada me lo

introdujo en la concha que tenía súper lubricada pero en realidad no

se si fue por lo que gocé antes o porque que no me causó mucha

satisfacción. Cuando nos estábamos vistiendo le dije: no creas que esto

lo seguiremos haciendo, hoy se dio estábamos las dos con falta pero no

lo haremos mas así que espero que lo recuerdes, pues esto para mies

puro degeneramiento, y no lo voy a consentir mas. "Pero lo hicimos, y me

saqué las ganas, y cogí con Ud. que era lo único que yo soñaba, y la

disfruté y lo disfrutó " si pero primera. y última vez. salimos de la troja

y a lo lejos vimos a nuestros maridos venir. Pasaron como tres meses

de

aquello yo ya andaba por los 50años se acercaba mi cumpleaños y el

día

antes ella me dijo:"le tengo un regalo para mañana, tiene que ir Ud. a

buscar el agua":yo me imaginaba el regalo, y acepté, pues estaba

bastante caliente pues hacía como 7 u 8 días que mi marido no me la

ponía. Cuando al otro día llegué al pozo estaba Juanita

esperándome; había llevado un acochado y un pote de vaselina que

compró

en el pueblo. El Perico ya estaba pronto, pues ella lo estaba

masturbando desde que me vio salir de la casa. No lo pensé dos veces, y

cuando ella me dijo "este es su regalo" de cumpleaños no lo dude, me

acomodé sobre la piedra encima del acolchado y solo dije: tu lo

controlas: si me respondió pero verá que hoy será mas suave: No bien

me

entró la cabeza de aquella pija por mi conocida comprobé que era

diferente, estaba suave, se deslizaba suave, la acogía cómoda y gozaba

de

lo mas. Poco a poco me la fue metiendo hasta que pedí que parara, tenía

un trapo en la boca y me lo saqué para decir: sácala que se

acaba, sácala!!!!!!!Juanita la sacó un poco y el Perico acabó dentro

mío; parecía que me habían dado un enema por la concha tenía como

medio

litro de semen del caballo dentro. Ella solo pidió para tomar aquel

semen en mi propia vagina y la dejé, sacándome un orgasmo de película

con su lengua, la que después fue a chupar la pija del Perico

directamente; tan viciosa estaba con el caballo que ya le chupaba la

pija como si fuera la de un hombre. Me recompuse y me fui. Parecía que

aquel lugar estaba maldito, pues a los pocos días el marido la

descubrió en plena faena con el caballo y no lo dudo, desenfundó el

revolver 38 que llevaba en la cintura y allí no mas le pegó 3 tiros y

la mató. Con mi esposo decidimos irnos a la ciudad y arrendar el

campo, y a los pocos meses mi hija se ennovió con quien hoy esto

escribe

y yo comencé a gustar de él no ya como el enamorado de mi hija sino

como hombre pero "mi dignidad" de persona de bien no me lo permitía

así que pasaron muchos años antes de gozar lo que hoy gozo.

Me gusta / No me gusta

MIS MEMORIAS, J. A. I. (VI Y FINAL)

Confesiones, filial, hetero, madre e hijo. Su consuegra le cuenta su mayor secreto, la relación que mantenía con su hijo

Esta es la última entrega de mis memorias y sucedió hace solo tres días: EL 2

DE FEBRERO DEL 2002. Eran las 16Hs. cuando sonó el timbre de la puerta de

calle; miré por el portero y vi que era mi consuegra, es decir la suegra de

mi hijo mayor que al igual que yo tiene 83 años y hace 15 que está viuda. La

hice pasar y comenzamos una conversación de lo más amena, que queriendo o sin

querer fue a desembocar en el sexo. Que unos estos que los otros lo

otro, etc, hasta que me dijo que en su época era común ver libritos con cuentos

eróticos pero que ahora no se veían. Ella es una mujer elegante, viste bien y

luce muy bien para su edad, pues se cuida mucho y es delgada y de carnes aun

firmes. Yo le respondí que ahora lo que se usaba era la Internet, y ella

demostró asombro diciendo": ¡¡¡no te puedo creer!!!! y dicen todo eso por

la computadora? si, le dije y cuentan ¿qué cuentan? historias de unos y de

otros para que el secreto no los abrume, total no se sabrá quien escribió esto

o lo otro. ¡¡¡No me digas!!!! ¿y tú has visto eso? he visto y he

leído. ¡¡¡¡No te puedo creer!!!!! y que te pasa después? y a veces me sube la

temperatura, pero no siempre(yo mentía y ella se convencía, pues siempre fui

una gran Sra. y una dama de bien como se dice por aquí). ¿quieres ver algo?

¿no nos irán a descubrir viendo eso no? ¡No que va! mi familia hasta las

20hs. no empieza a llegar; bueno vamos. La llevé al escritorio donde quien

esto escribe tiene las Compu, y como me había enseñado a entrar en

Marqueze, no tuve dificultades y comencé a mostrarle que habían relatos

eróticos clasificados de diferentes maneras. Primero quiso ver uno

Hetero, luego quiso ver uno lesb, que le dio asco decía ella, luego uno gay que

lo encontró pasable y de pronto vio AMOR FILIAL y me dijo:" párate ahí" y

comenzamos a recorrer la lista y decidió ver:" HICE EL AMOR CON MI

HIJO". Comenzamos la lectura y ella se fue acomodando en el sillón pero

estaba inquieta y lo noté, hasta que cuando el protagonista posee a su madre

ella se tapo la boca y emitió un gemido ahogado. ¿que te pasa

? pregunté. nada, nada, es que me parece que tengo algo que contarte pero te

pido toda la reserva del mundo. Puedes contar con mi discreción, contesté. Es

difícil, muy difícil, pero un día tengo que comentarlo con alguien o me va a

explotar el corazón. Vaya que es lo que te tiene tan afligida? no, no es

afligida sino que es un sentimiento como de culpa que hace muchos años que

llevo dentro. ¿de que se trata? le dije, y ella me respondió con otra

pregunta:¿no has notado que mi único hijo tiene 57 años y no se ennovió

nunca ? Si, le conteste, pero nunca di importancia al tema. "lo que pasa es que

el tiene pareja desde que tiene 17 años". ahora la que no salgo del asombro

soy yo, tu me dices que SERGIO tiene pareja desde los 17 años y nunca nadie lo

vio ni lo supo; si es cierto se lo ha guardado muy celosamente, para que no

sufriera su hermana mayor, o sea tu nuera. Explícate por favor!! bueno

confiando en tu discreción te lo diré: HACE 42 AÑOS QUE VIVO CON EL.

¿¿¿¿¿CCCOOOMMMOOO? ? ? ? ? ? ? así como lo oíste, hace 42 años que tengo relaciones

sexuales con el. ¿¿¿¿¿Quién lo hubiera dicho!!!!!! bueno lo menos que merece

mi silencio es que me cuentes como comenzó todo. Si te lo contaré así me

alivio de este peso que me estaba agobiando. Mira todo empezó una semana de

carnaval allá por el año 1960, nos vinimos los 4 de afuera al carnaval y nos

quedamos en casa de mi hermana. Íbamos a los bailes veníamos y todo bien. Pero

a la tercera noche apareció un jovencito que empezó a hablar con Liliana, y

mi marido

dijo de quedarse otro rato a lo que yo le pedí a Sergio que me

acompañara y nos fuimos llegando a la casa de mi hermana, una sobrina de

ella por parte del esposo había llegado y faltaba una cama así que le dije a

mi hijo que se acostara conmigo. así lo hicimos y yo me vestí como siempre lo

hago el camisón y debajo nada; tenía 41 años y estaba muy bien; el tenía 17 y

era un amor. Le di un beso me di vuelta y el hizo otro tanto. Pero como a los

15 minutos una de sus manos se posa en mi cadera, no dije nada y lo

dejé. Luego comenzó a acercarse cada vez mas, hasta que sentí su dura pija

clavarse entre mis nalgas. La verdad no se porque pero lo sentí rico, y lo

dejé, lo dejé, lo dejé, hasta que la calentura me tenía a mil y el ya había

levantado mi camisón y me daba pequeños besos en el cuello, mientras su

pichula se iba haciendo un lugar entre mis piernas. Yo le facilité el trabajo

y levanté un poco la pierna de arriba, entonces sentí como aquella vara dura

empezaba a entrar entre mis carnes. La sentía caliente hirviendo y entonces

lo tomé de la cintura con mi mano y lo acerqué. comenzamos a movernos

lentamente, y aquella preciosidad de pija fue entrando, hasta que sentí sus

huevos golpear mis nalgas. Era divino, tanto que me habían dicho de que los

incestos esto y lo otro y yo lo sentía riquísimo. Ni un minuto pasó y el se

acabó abundantemente dentro de mi, yo me di vuelta y le di un beso en la boca

que lo extrañó, pues nunca lo había besado así, metiéndole la lengua dentro de

su boca y disfrutándola. pero no paso ni un minuto y el estaba empalmado de

nuevo y yo contenta de que así fuera pues eso me decía que podía seducir a

un chico aun de 17 años y que aun tenía un cuerpo que valía la pena. Sergio

me cogió tres veces mas esa noche hasta que llegó su padre y hermana, que fue

cuando aproveché y fui al baño y me lavé. Volví a la cama lo besé y nos

dormimos angelicalmente. En la madrugada sentí que de nuevo me penetraba y

lo puse encima mío, total el resto dormía, y así acabó de nuevo pero ya no fui

al baño disfruté su leche el resto del día. Cuando nos levantamos le di un

beso en la frente y tuvo que soportar las chanzas de su hermana mayor que le

decía:"El nene se acostó con mamita por que tenía miedo; ya tomo la lechita

mi hijito? y cosas por el estilo. Cuando pude hablar con el a solas presa de

una calentura que aun me dura, le dije: MI AMOR LO QUE HICIMOS ANOCHE FUE

DIVINO, NO TIENES NADA DE QUE ARREPENTIRTE, MAMA ESTA MUY CONTENTA Y TE AMA

MUCHO. ¿de verdad estas contenta y te gustó o solo lo dices por no

amargarme? NO SOLO ME GUSTO, SINO QUE DISFRUTE MUCHO Y ESPERO QUE VOS TAMBIEN

Y QUE LO PODAMOS REPETIR. No te quepan dudas María desde hoy solo tendré ojos

para ti, yo también te amo. Desde ese día yo fui Maria y el Sergio. Volvimos a

casa pasado el carnaval y por asuntos de una feria ganadera mi esposo a LOS

DOS DIAS SE TUVO QUE VEMNIR PARA LA CIUDAD. Ni que hablar que esos dos día

que estuvimos solos ni tan siquiera nos vestimos. Anduvimos desnudos el día

entero y él no terminaba de darme un polvo cuando ya estaba pronto para el

otro, así me cogió el la casa, en la cocina, en el galpón en los bretes y en el

patio a la luz de la luna, siempre se caracterizó por eso: era impredecible

donde me podía coger. con el tiempo se ve que conversando con sus amigos del

liceo, comenzó a chuparme entre las piernas y luego lo hizo con mi cola, yo

también aprendí a chuparlo a el y en 1961 en Marzo para mas exactitud, nacía

mi tercer hija, su primera hija conmigo, y luego en 1965 la 4ta. y segunda de

el. ¿ y cómo sabes que eran suyas y no de tu marido? pues porque a mi marido

lo hacía acabar afuera desde que Sergio me cogió por primera vez. ¿nunca se

dio cuenta? no yo le decía que era su semen anterior a la acabada, lo que me

preñaba pero en realidad yo lo planeaba con Sergio y lo hacíamos muy seguido

en mi momento de mayor fertilidad y luego recién lo hacía con el. Bueno

espero que tu discreción de para que nadie se entere de esto . María puedes

confiar en mi que de mi boca nadie sabrá jamás nada, y si me acosa el

secreto, lo descargaré en la red con nombres cambiados. Bueno me tengo que ir

, te agradezco que me escucharas y comprendieras. Anda tranquila soy y seré

una tumba. .

Como ven amigos esto no es mi historia pero forma parte de mis memorias pues

es un secreto que guardaré mientras viva

Me gusta / No me gusta

SALIENDO DE LA HACIENDA DE LOS MORALES

Historias de nosotros. Febrero 2002

Esta historia la cuento yo, porque nadie mas la sabe ya que los otros dos individuos no solo son extranjeros pero no viven en México, por lo que lo que sucedió en esa noche en el Marquis negro solo lo saben cuatro personas: Paúl, Martha, el chofer y yo.

Querido Manuel, si recuerdas esa noche que llegue tarde a casa y tu quedaste un poco sorprendido, por mi actitud? Pues la verdad yo estaba mucho más sorprendida que tu??
fi
Como sabes ese día tenia una presentación en el restaurante La Hacienda de los Morales de la ciudad de México que terminaría algo tarde con un coctail.

Por la mañana me puse un vestido que me gusta mucho, verde con negro de cuello de tortuga, unas medias negras, el wonder bra negro, y unos zapatos de tacón también negros.

El pelo lo tenia bastante bien porque era martes y el lunes temprano, me había ido a cortar el pelo con Jymmie, que por cierto me tardo un chorro de tiempo, contándome de sus novios, y de un sin fin de joterias, como siempre.

La presentación y el coctail fueron un éxito y los extranjeros que vinieron por parte de nuestro cliente que era un evento de belleza, estaban encantados, con el trabajo realizado por el grupo de México, por la presentación, y por la gran pachanga que habíamos organizado en la Hacienda de los Morales.

En esas fechas como sabes yo tenia mi pequeño??? Affaire. Alfredo que durante la fiesta dos veces se me acerco con el comentario de que Paúl me miraba y se acercaba a mí con demasiada intimidad!!!!!!!……Y quien eres tú para andarme cuidando de esas cosas?? Jajajajja …será que estas celoso tu? ……no lo puedo creer.

Mira Alfredo ese cuate es más grande tendrá máximo unos 50, pero es de buen ver, además esta casado y por lo que me he dado cuenta en estos tres días de trabajo, si se va a acostar con alguien es con Martha, la directora de marketing del evento, mas no conmigo, ……..a pesar de que yo si me echaba un rapidin con el…. si se dejara!!!!!!! Jajajajjajaajaj….

Esto ultimo solo se lo dije a mi jefe para molestarlo, porque por primera vez después de lo de David que ya había pasado hace unos años lo veía medio celoso? Y además a el!!! Que varias en la empresa sabíamos que no andaba nada más conmigo.

Pues te equivocas querida Verónica, pero con ella si que no se acuesta, porque en mi viaje en agosto para negociar este evento de belleza, me dijeron que se divorció, porque su marido la cacho!!!!!¿……Cómo cuéntamelo todo? Con quien la cacho?

Pues ella debe de tener como unos 43 años se divorció hace como 10 y su marido la cacho con su mejor amiga, en su casa una mañana mientras los niños estaban en la escuela.

La tal Martha es lesbiana, mi querida, con ella si que no se va a la cama!!!!……..Nunca me lo imaginaria no se le nota nada, y además me cayeron muy bien?? ¿……..Quién te lo dijo, mi gran chismoso??………No lo sé pero es algo que se habla en su empresa.

Los tequilas se fueron sucediendo a los canapés, y como todo había salido muy bien, los ánimos estaban en alto. Cómo a las 9.00 PM, algunas personas ya se estaban retirando, otros decidieron seguir la fiesta en un antro de la Zona Rosa, muy cerca de nuestras anteriores oficinas, pero yo estaba cansada por la preparación del evento, decidí quedarme con buena parte del grupo a tomar un café, antes de ir a la casa, pero para mi sorpresa Paúl y Martha decidieron quedarse y no ir de pachanga alegando que su vuelo el miércoles salía muy temprano!!!

Entonces por primera vez pensé que Alfredo podía tener algo de razón, porque mientras estábamos en el café, se acerco a mí y me platico de varias cosas personales, como familia e hijos, trabajo y sus metas, etc etc, la platica era divertida e interesante, pero me agarraba demasiado mi brazo izquierdo, hasta que se atrevió a poner su mano en mi rodill

a, mientras seguía platicando como si nada pasara. En una de esas para acercarme a la mesa a tomar mi café, medio me resbalo y me detiene mi brazo izquierdo, como ayudándome pero no quitó su mano, por lo que al sentarme me tocó ligeramente y por debajo del brazo el pecho, que me hizo de inmediato sentir cosquillitas en el vientre, seña inequívoca de que en el fondo, no me desagradaba tanto la situación. No le di gran importancia seguí platicando y entonces ya cada que me agarraba el brazo lo hacia de tal forma que me tocaba como quien no quiere la cosa el perfil de mi pecho izquierdo, y yo encantada.!!!!!

En eso me voy al baño y de regreso encuentro a Alfredo esperándome en la puerta, y me dice:………ese pinche Paúl quiere contigo, ya te diste cuenta verdad?……Claro que no, estas loco, me cae muy bien y tiene una platica muy interesante, pero si me voy a la cama con el no te preocupes, te lo voy a contar tal y como tu me cuentas tus conquistas!!!!jajajajajja, además nunca lo he hecho con un hombre de mas de 50, aunque ya he estado cerca…….

Todo eso se lo dije para prenderlo, mas de lo que ya estaba, y dio resultado porque de regreso al bar, me dio una nalgada, y me dijo………..cabrona caliente!!!!!!..Quien?..A lo que no le hice caso alguno.

La calentura iba en aumento y la platica cada vez más cercana a los temas de sexo, y de infidelidades, me fui dejando llevar, y mi prospera imaginación ya andaba medio volando, hasta como para utilizar la situación para aprovechar y demostrarle a mi jefe que no me traía tan de nalgas como él creía, era mas sexo y erotismo que otra cosa, pero el insistía que no!

Como a las 10.30 termine mi café y pedimos la cuenta, ya nos íbamos cada quien a su casa, llamamos al chofer de Paúl que los llevaría al hotel Maria Isabel Sheraton.

Pero….. y mi coche???? Se había quedado en la compañía, se me olvido que desde la mañana me trajo Alfredo para enseñarme su nuevo VW negro.

Que burra….. en eso Paúl, me dice que me daba un aventón porque el hotel estaba cerca de las oficinas, que mi jefe ya se fuera a su casa porque además vivía muy cerca del restaurante!!!!! En eso Alfredo dice que él me llevaría, pero yo aproveche la oportunidad, para molestarlo un todavía un poquito mas????……..No no, que me lleven ellos, nos vemos mañana en la oficina.

Para esto no sabia que me pasaba pero estaba inexplicablemente demasiado caliente?

Entro al asiento trasero después se subió Martha y finalmente se metió Paúl por el otro lado. O sea que me quede en medio de los dos?????

Salimos de Polanco rumbo a la Reforma, era de noche y ya no había tanto trafico, y la platica normal de que todo funcionó a las 1000 maravillas, que agradecían mucho mi apoyo, en eso Paúl me abraza por un buen rato hasta que nos separamos ligeramente y me planta un beso en los labios. Todavía antes de poder reponerme de la sorpresa, y sin saber cual seria mi reacción, me vuelve a abrazar fuerte cuando siento que las manos de Martha suavemente acariciaban mi cuerpo empezando por las piernas, glúteos, senos hasta llegar a mi cuello.

La verdad estaba mas caliente que lo normal para mí, que siempre que quiero me logro escapar de estas situaciones cuando no son lo que quiero. No tuve mucho tiempo para pensar si me gustaba o no porque de inmediato Paúl me da un delicioso beso en la boca que me permitía sentir su lengua recorrer la mía, los dientes, mi garganta, con una enorme colaboración de mi parte ya que mi lengua buscaba la suya en todo momento.

Las manos de Martha vuelven al ataque, de esta vez con mucha mas iniciativa que antes, las pude sentir mecerse debajo de mi pegado vestido verde con negro, recoger mis nalgas rápidamente, para pasar a acariciar mi vientre, mientras el vestido se subía mas, y mas, hasta que las siento llegar a mis senos buscando rápidamente encontrar el broche trasero para dejar que mis pechos saltaran de adentro del wonder bra negro.

En ese momento pienso dos segundos lo que estaba haciendo y decido que la calentura ya iba demasiado lejos, por lo que ya era hora de frenar todo y regresar a la realidad.

Pero tenia razón…… ya iba demasiado lejos…… en el momento que trato de salirme de esa erótica pero comprometedora situación, los fuertes brazos del hombre me detienen con tal fuerza que sin darme cuenta ya tenia el bra totalmente suelto, y las manos de los dos jugueteaban con mis senos totalmente libres y expuestos a quien se aproximara del vehículo, y ya ni hablo del chofer que po

r el espejo retrovisor estaba en primera fila observando mi desnudo cuerpo en manos de estos dos raros personajes que no llevaba mas de una semana de conocerlos.

No tenia otra opción, además no sé bien si quería tener una salida a esto, o más bien estaba dispuesta a lo que viniera?? Pero mi calentura cada vez era mas fuerte, podía sentir el olor a sexo que ya despedía mi cuerpo, y sentía una fuerte humedad en mi ropa interior aunque todavía tenia puestas las pantimedias y calzones, no tenia ni la menor duda que no durarían mucho sin que salieran volando. Dicho y echo, me acomodan de nuevo sentada en medio de los dos, la boca lengua y manos de Paúl se encargan de mis pechos, cuyos pezones demostraban claramente que no me estaba para nada desagradando la situación, pues estaban exageradamente parados y duros!!!! Mientras que las manos de Martha se acercaban al resorte de mis pantimedias, hábilmente se meten a mi cuerpo me las las jalan hacia abajo, con mi ayuda ya que levante las pompas para permitirle mas fácilmente quitarme los calzones negros Secrets que acababa de estrenar en ese día.

Mi vestido era de cuello de tortuga lo que no ayudaba para nada, y el ziper en la parte de arriba, pero para ese instante ya lo tenia todo enredado alrededor del cuello, de tal forma que no me lo quitaría nunca, sin antes volver a acomodármelo todo y quitármelo como gente decente, pero la calentura de los tres ya no estaba para grandes inventos así que seguiríamos como estábamos nuestro jueguito de quinceañeros haciendo el amor en la parte trasera de un coche!!!!

Me tocaba a mi actuar, por lo que sin ninguna pena aflojo los pantalones de Paúl, le abro el ziper, y meto mi mano derecha adentro de sus calzones, sintiendo ya su pene parado y mojado de la parte superior. ……Pero ahora si sorpresota, era enorme!!!!! No me gusta presumir, pero la de mi marido es de buen tamaño, y la verdad con los otros hombres con que he estado, no la tienen más grande que Manuel, pero esta si era lo más grande que había tenido en mis manos, no solo lo larga, pero lo ancho!!!!! Era gordísima……..Confieso que me dio miedo, porque sabia que en pocos minutos la tendría toda adentro de mi “casta” y “pura” vagina, pero sinceramente me moría de ganas de probar un pene de ese calibre?

Se la saco de los chones y me acuesto sobre sus piernas y me la como toda?? No toda, la verdad lo que pude fue solamente hasta la mitad, y haciendo algo de esfuerzo por mantener la boca lo mas abierta posible, tratando de dejarla lo mas ensalivada posible antes de que ese monstruo de carne me fuera a penetrar. Mientras jugueteaba con esta enorme novedad para mí sentía que las hábiles manos y dedos de Martha me estimulaban el clítoris dándome un sorpresivo pero enorme placer. No podía ser?? Estaba yo sintiendo rico lo que me hacia una mujer???? Totalmente fuera de contexto, pero verídico.

Paúl le hace unas señas Martha, se sienta, y entre los dos me acomodan sobre las piernas de el viendo para el frente en medio del coche. Solamente en ese momento pude ver que ella ya tenia la blusa abierta y como no tenia brasier, sus grandes pero bonitos senos de típica gringa se acercaban a los míos hasta que se juntaron en un abrazo donde nuestros pezones se conocieron mutuamente hasta él ultimo detalle.

No soy ni me siento lesbiana, pero esa noche admito que el jueguito me gusto y me calentó, fue diferente, y me intrigaba la idea de que algún día se lo contaría a Manuel, se volvería loco, de la envidia, y de no haber podido ser…. por ejemplo el chofer??

En eso siento lo inevitable? Los dedos de Paúl abriendo al máximo mis labios vaginales y el enorme glande, entrando despacio en mi sexo!!!! El dolor existió por unos segundos, pero el placer fue tan intenso, que valió la pena, no dio ni tres embestidas, no había llegado al fondo, pero por el gordo del pene tuve un enorme y ruidoso orgasmo, viendo a los ojos del chofer que en un semáforo de Polanco aprovecho para voltear y ver con detalle lo que sucedía en la parte trasera del coche, mientras que con sus manos, lengua y saliva Martha hacia todo lo que sabia para abrir mi vagina para que su amigo me pudiera penetrar a lo mas profundo de mi cuerpo.

Los movimientos de sube y baja se incrementan, mis senos masajeados por las fuertes manos del hombre, y besados por esta mujer que sabia a la perfección como satisfacer las necesidades sexuales femeninas???? Las expertas manos, y lengua, me encantaron hasta que Paúl y yo explotamos en un orgas

mo simultaneo, con todo lo que eso representa!!! Termine mareada, ella me ayuda a retirarme de ese fantástico pené, y los tres, ella el chofer y yo miramos a los borbotones de blanco semen que escurrían, y salían como una cascada por mi sexo y piernas, mientras su pene todavía me untaba el vientre y ombligo de todo lo que salía de adentro de mí. Pero Martha rápidamente aprovechando que mis piernas se encontraban totalmente abiertas, metió su cabeza en medio de ellas, me chupo, y lamió, limpiando todos los residuos que pudo, produciéndome al final algo de cosquilleo que acabo en una gran risa del chofer y yo viéndonos de nuevo fijamente a las caras!

Como no podía dejar de ser también me bese con Martha en la boca, sus senos, y su sexo,

pero no voy a entrar en detalles porque no debería haberme gustado? Pero me gusto!!!!! Y nadie me obligo a hacerlo. Lo hice porque quise y se me antojo sentir un cuerpo femenino en mi.

Para entonces el chofer nos dijo:…….Pendonéeme molestarlos pero estamos ya a tres minutos de nuestro destino, quieren que de una vuelta mas???? Te juro, Manuel que lo pensé? Pero ya era demasiada gula, y conteste: …..No no, ya déjeme en mi oficina y lleve a los Sres. a su hotel y así fue.

Tuvimos apenas el tiempo para medio acomodarnos las ropas, y vestirnos, nunca me puse los calzones, los metí a la bolsa, me despedí de ellos en el coche, ya que no estaban todavía en condiciones de salir a la calle, salgo del Marquis negro le doy la mano al chofer que me acababa de abrir la puerta, de doy las gracias, y nos cruzamos una simpática y picara sonrisa entre ambos, ya que estoy segura que quien mejor pudo ver toda mi desnudez fue sin duda alguna el.

Voy a la oficina, no había nadie, el policía de recepción, me pregunto como me había ido, y que me fuera a la casa con cuidado, porque me veía algo cansada y ojerosa, que el día debía haber sido muy pesado!!!!

Llegue a la casa no tan tarde, pero si sorprendida de mi actitud, hasta me di cuenta que notaste algo raro en mi, pero no le dimos gran importancia, y nos dormimos, yo con algo de miedo de que notaras algún vestigio de mis calenturas, pero estaba casi segura de que me había limpiado bien en el baño de la oficina, y así fue.

El día siguiente a las 9.00 AM me llama mi jefe a la oficina, pues me conocía bien y sabia que seguramente algo había pasado, y le conté hasta él ultimo detalle dejándolo calentísimo!!!!, Pero yo no estaba para otros jueguitos en esa mañana.

Le comente que lo que más extrañe fue mi calentura de esa noche que ni yo me la podía explicar????? …….Entonces me dijo algo que solo yo entendí, pero me quede con una duda hasta el día de hoy y la tendré para siempre porque a estos dos locos gringos nunca mas los volví a ver, y dudo que los vea algún día?

Al parecer las dos veces que me levante al baño en la Hacienda de los Morales, Martha me ponía Canderel?, En mi café, y Alfredo sabia que por las dietas yo tomaba café sin nada!!, Y se le hizo medio raro que fuera ella la que me ponía el azúcar???? Seria azúcar?……

Ahora lo dudo, y más por como todo sucedió, en la forma en que me fui dejando hacer, e hice, participando en todo lo que aquellos dos raros personajes altamente eróticos me llevaron a hacer todo lo que ellos quisieron, sin embargo me gusto y mucho, y talvez me gustaría volver a hacer algo parecido con la presencia de mi marido, debe ser todavía mucho mas erótico?

Pero me quede con una duda, que hasta no probar nunca la podré resolver????

Será que sin el “azúcar” hubiera hecho exactamente lo mismo????????

Sé querido Manuel que te hubiera encantado participar en este trío, e infidelidad!!!

Miranda Febrero 2002

Me gustaría recibir comentarios: mirandamig (arroba) yahoo.com

[

Me gusta / No me gusta