Donde nos cuentan lasmás ocuras fantaisas, o las más morbosas situaciones que el autor imagina como reales, pero que no lo son

La Diosa vikinga

¿Sabéis la descripción de una diosa vikinga?

Ella es así, rubia como el trigo de agosto, con su larga melena mechada y ligeramente ondulada. Alta, altísima, destacando entre la multitud. Y una presencia magnética que hace que el mundo se divida en dos, los que no pueden dejar de mirarla al pasar y los que no quieren dejar de mirarla una vez que ha pasado.

Hummm…! y esas piernas, interminables, eternas, perfectas…

Unos ojos como el cielo cuya mirada te perfora, te atraviesa hasta la nuca y a su vez impenetrables, enmarcados en una carita de ángel, con la perfecta expresión de la inocencia que inspira ternura.

Leer más

Me gusta / No me gusta

Sueño erotico

Yo tenía 19 años, era un caluroso día de verano, y como siempre, me gustaba salir a correr, en las horas de más calor, me gustaba sudar…Llevaba unos 20 minutos corriendo, ya no podía más, empapado, los pulmones se llenaban de aire caliente y se me quedaban pequeños (tendré que entrenar más a menudo o salir a otras horas a correr, pensé), el corazón casi me dolía y la vista se me nublaba…iba por un camino de montaña, olía fuertemente a pino, y al girar en una curva la encontré, era una diosa, tendría unos 25 años, morena, con el pelo largo y liso, brillante. Llevaba una camisa con tirantes blanca que le marcaba los pechos y un maillot blanco corto, ceñido. Había caído y se quejaba de la rodilla…

Leer más

Me gusta / No me gusta

La confesión. Mi Gran Sueño.

Hola muy buenas, esto es más que una historia un sueño que bien podría funcionar si dispones a la leer la siguiente historia: Soy un chico de 28 años y todavía no desisto en pensar que puede haber un verdadero amor. El gran sueño sería poder conocerme a través de Internet con la que hablaría un par de veces lo suficiente como para tener una idea vaga de quien es y que interés en soñar tiene.

Después quedaríamos en un restaurante exótico en el que seguiríamos hablando con calma, y disfrutando de la cosa más bella que es conocerse. Entre tanto te miraré viéndote con ojos de deseo, pero con la paciencia porque sé que todo llegará. Tomaré tu mano y la acariciaré observando que tu deseo paciente es el mismo.

Leer más

Me gusta / No me gusta

Maria, la mama de Marta, Capitulo 2


Julia fue la primera en bajar, imagino que atraída por el olor a café, apareció descalza en la cocina, como caída de la cama, llevaba una corta camiseta de seda y braguitas blancas, los pezones se le marcaban, parecían pedir mas después de la actividad  y larga noche que habían tenido, su pelo rubio se encontraba con un desorden ordenado como a  propósito, me sonrió, me besó levemente en los labios, ahora conocía su cuerpo hasta lo mas intimo, me fije en sus piernas, se movía con gracia, le ofrecí una taza de café, acepto mientras se llevaba a la boca unas cerezas del frigorífico.

Como no me había dado cuenta antes, ellas dos tenían perfectamente orquestada la noche, yo solo he sido la presa de esta partida, en absoluto me sentí mal.
Leer más

Me gusta / No me gusta

Relato erótico: En mi cabeza.

Fantasías Eróticas, Trío. Hola, soy yo otra vez. Sé que quedamos en no vernos más, pero he tenido tantas ganas de ti últimamente, de estar contigo, de tocarte, acariciarte, besarte, lamer y morder tu cuello y…ummmm. No sabes todo lo que se me ocurre hacerte ¡¡Sé que no debemos!! Pero ya que no puedo entrar a tu casa, me dejas entrar en tu mente?

Sólo déjate llevar.

Imagina que estas en tu habitación, recién salido de la ducha mirando tu ordenador, llevas tu camisa y pantalón de casa. Llego yo. Abro la puerta de tu habitación, me miras claramente sorprendido. Te hago señas con el dedo de que no digas nada, sólo será un momento.

Me siento sobre tus piernas y te beso, te beso muchísimo, ¡como me gustan tus labios! la facilidad que tienen de hacerme perder la cabeza tan sólo al tocar los míos y tu lengua, siempre buscando con ganas la mía, me besas suave, pero cada vez con más energía, con más ganas y esas ganas me demuestran que no soy la única que deseaba este encuentro. Sonrío, porque se que me extrañabas. Leer más

Me gusta / No me gusta