El acrónimo MILF, del inglés Mom I’d Like to Fuck (se traduce en la mayor parte de Hispanoamérica como MQMC, Mamá Que Me Cogería; en España como MQMF, Madre Que Me Follaría) hace referencia a las mujeres que a una edad madura son sexualmente deseables. Normalmente una MILF se corresponde con cualquier mujer atractiva que, por su edad, podría ser la madre del que usa el término.

Susana y Emilia

Como les conté en anteriores relatos, soy alumno particular y amante de Susana, mi profesora particular de matemáticas a la que desde mi casa me obligan a ir sin saber que en sus clases no solamente se estudia matemáticas sino también anatomía practica (al menos es lo que estudio yo y al menos dos camaradas de clases más hasta donde yo se). Recuerden tambien que Susana es dueña de un gimnasio en el que enseñan varias profesoras más jóvenes que ella, una más linda que la otra, aunque en esta ocasión les contare lo que nos ocurrió con una de ellas, Emilia, que luego nos enteramos es prima de Susana. Se ve que la madre naturaleza a dotado a las mujeres de esa familia con bellos atributos corporales e inconfundibles tendencias ninfómanas.

Read more

Me gusta / No me gusta

Desgarro anal de Lucia

Hace tiempo que no me veía con Carmen quien desde que se casó con tu tipo mayor comenzó a frecuentar otros círculos. Carmen es una mujer espectacular, próxima a los cuarenta se mantiene muy bien. Con su metro setenta y sus tetas de 120 da el tipo de actriz porno. Un fin de semana estábamos en un bar de copas con Nuria, la esposa de mi jefe, y con mi primo Javi y nos la encontramos con su marido y unos amigos de este. Nuria, una mujer de 35 años muy atractiva. De estatura pequeña y delgada, tiene un culo bien redondo y unas grandes tetas siliconadas. Carmen nos invitó a sumarnos a su mesa. Al rato el marido de Carmen le  propuso a Lucia directamente que folle con él y sus amigos por 300 euros. Lucia dijo que estaba con nosotros a lo que el hombre respondió que 500 euros y que nosotros podíamos ir.

Read more

Me gusta / No me gusta

Fiesta de Año Nuevo

Para festejar el año nuevo quedamos el primer viernes del año varios chicos en el chalet del padre de mi amigo Manuel. La intención era que acudieran varias mujeres y nos la pasáramos bien. Además de Manuel, estábamos yo y mi primo Javi, Carlos, Alexis y Paco. Además, Luis vino con su vecina, Ana una casada de 32 años que se conserva bastante, flaca de cerca de 1.70 mts y pechos no muy grandes. También vino Héctor con la mujer de su padre, Alicia una cincuentona bien putona a la que le va la marcha. Aparte acudieron a la cita Lucia, una profesora de instituto casada de 35 años, nalgona y caderona, de tetas grandes, y estatura mediana y finalmente Lorena, una infaltable, una mujer rubia de 44 años y 1.60 de estatura, con unas tetas naturales voluminosas, unas caderas de fantasía, y nalgas paradas. Lorena está divorciada y es adicta al sexo.

Read more

Me gusta / No me gusta

Petra

Petra, la mamá de mi amigo, convierte mi calentura en algo más.

Petra en las piedras

Su nombre puede pasar por una excentricidad, pero para mí era de lo más común del mundo. Traté con ese nombre desde que entré por primera vez a la casa de Antonio y me presentó a su mamá. Petra era un nombre alocado que me sonaba perfecto. Había tenido a Antonio saliendo de la veintena, después de muchos años de buscarlo infructuosamente. A todos los que trataban con él alguna que otra vez les había dicho:

—No sabés lo que lo buscamos a este pibe.
Era nieta de europeos emigrantes, sus abuelos huyeron de la guerra, de algún lugar de los Balcanes, aunque nunca supe exactamente de dónde. Petra conoció al papá de Antonio en la universidad. Él llegó a ser un médico exitoso y ella nunca terminó de estudiar. Aunque pasé buena parte de mis tardes de adolescente en su casa, recién en el verano posterior a nuestro último año del colegio pasó algo que definió nuestra relación para siempre.

Read more

Me gusta / No me gusta