Cuando 4 (o más) no son multitud, son una pedazo de fiesta

Un paseo por el parque

…Tengo ganas de pasear, me voy a un parque cercano a mi casa, la noche es calida y no hay mucho movimiento de personas, me separo del camino habitual y me meto en una zona poco transitada. De pronto te veo, estas sentada en un banco, tu pelo es negro azabache, tu cara dulce y tus ojos llevan la pasion contenida dentro, tu boca es grande y tus labios gruesos, tu cuerpo es fiel reflejo de tu personalidad, duro, fuerte, sin fisuras, pechos generosos, amplios pero firmes, caderas anchas y muslos que desbordan el vestido. Pareces esperar a alguien, me miras y veo en tus ojos que eres una mujer ardiente y pasional, pero al mismo tiempo, percibo una debilidad en ti, es sexual, no una debilidad con relacion al macho, sino mas bien parece que no sepas controlar el animal que llevas dentro y que en cuanto tienes oportunidad, lo sacas a pasear sin medir las consecuencias que te pueda traer, una vez calmado lo guardas y vuelves a ser tu misma, todo esto hace que piense en “aprovechar” ese punto flaco de tu personalidad, te miro fijamente y veo que eres una mujer nacida para dar y recibir placer y que el hombre que pase por tus manos no te podrá olvidar mientras viva, después de ti las demás mujeres les parecerán frías, sin ese calor sexual que destila tu cuerpo. No pienso dejar pasar la oportunidad de comprobar hasta donde estas dispuesta a llegar y quiero experimentar contigo mis deseos mas ocultos.

Leer más

Me gusta / No me gusta

Mi primera orgía

Ya les conté mi primer relato de cómo me inicié como una verdadera puta, una vez que comencé a visitar el lugar frecuentemente, los hombres que iban, me enseñaban cosas diferentes, que a mi me gustaba conocer, conocí diversos tamaños de miembros, sus formas, sus olores, sus sabores, pero al mismo tiempo tenía una doble vida en las mañanas iba a la universidad y en las noches me portaba como una niña mala.

Leer más

Me gusta / No me gusta

Mi equipo de futbol

Me acosté con mi equipo de fútbol favorito, incluidos suplentes, masajista y utilero. No revelaré el nombre del equipo. Detesto los problemas. Solo diré que era un equipo de la capital. Callaré si de la capital del Estado o de la Comunidad. Misterio. Soy una tumba. No diré una palabra más.

Me presento. Me llamo Paloma. Soy madrileña. Físico normal. Suelo pasar desapercibida como una percha en el guardarropa pero, si me lo propongo, triunfo cantidad. Me convierto entonces en rico panal de miel en una convención de osos pardos. Una sabe sacarse partido. Morena. Uno setenta. Cincuenta y ocho kilos. Manos pequeñas y pechos grandes. Ojos verdes y culo redondito. No me he operado de nada. Siempre estoy caliente. Haga lo que haga estoy caliente. Nací así.

Leer más

Me gusta / No me gusta

Loli con una clienta

Quiero contarles lo que me sucedió hace unos años cuando aún no era profesora, era una jovencita inexperta por entonces.

Era una mañana húmeda de primavera estuvo lloviendo parte de la noche. Me fui al baño dispuesta a darme una ducha, me vi el reflejo de mi cuerpo en el espejo, era hermoso, sentí deslizarse la suave tela de seda que pretendía tapara mi cuerpo.

Leer más

Me gusta / No me gusta

Chica ninfomana

Les voy a contar la historia que me sucedió hace unos años. Tenía una compañera de clases, Tere, que aunque no éramos novios, si nos liábamos muchas veces. Llegamos a final del curso, y la clase organizó una excursión, para irnos un fin de semana al campo. El viaje fue un poco largo, pero al anochecer del viernes ya estábamos en nuestro destino, una llanura junto a un bosque, con nuestras dos grandes tiendas de campaña listas. Con nosotros iban dos maestros, y decidimos que en una se dormían las chicas y en la otra los chicos.

Leer más

Me gusta / No me gusta