Cuando 4 (o más) no son multitud, son una pedazo de fiesta

Lección de amor

De aprendiz a profesora, una joven y casi inocente joven aprende en pocos pasos todas las lecciones del amor y el placer y se propone disfrutar a cómo sea, en este caso con dos obreros.

Aquella era una mañana de sábado más aburrida de lo normal. Yolanda había recorrido casi todos los canales del "Sky" sin haber encontrado nada que le interesara verdaderamente, ¡ni siquiera en MTV!. No obstante, al llegar al canal 925 se topó con el "Spice Hot", un canal XXX que sus padres habían dejado desbloqueado por descuido.

A sus 17 años aquellas imágenes no le eran del todo nuevas, las revistas pornográficas que su padre escondía sin mucho éxito y las apasionadas aventuras que había vivido con un novio la podían calificar como alguien "libre de inocencia". No obstante, lo que sus ojos estaban viendo en ese momento le excitaba demasiado. La actriz de la película estaba siendo tomada por dos rudos sujetos y, por su cara y sus gemidos, se veía que la pasaba de lo lindo. "¿Qué se sentiría aquello?" se preguntaba. La soledad de su casa y las emocionantes escenas de las que era testigo, no tardaron mucho en invitarle a la masturbación.

Su mano aprovechó la brevedad de su falda para colarse debajo de sus bragas con facilidad. Sus dedos comenzaron a acariciar su entrepierna, con la maestría propia de quien practica con asiduidad el sexo en solitario. Su cuerpo comenzaba a percibir por oleadas aquellos pulsos de placer intensificados por el contenido del filme… De pronto, el timbre de la puerta anunció la inoportuna presencia de un visitante. "Si es un vendedor, ¡lo mato!" pensaba ensimismada al tiempo que apagaba la TV y abandonaba aquel estado de placer total para dirigirse a la puerta. Al abrirla, encontró dos tipos con pinta de mecánicos. Recordó entonces que su madre le había encargado atender al maestro que iría a componer la lavadora. Extendió su mano para saludar a los visitantes, nublándosele el pensamiento al percatarse que les había ofrecido su mano aún húmeda y con olor a sexo. Aquellos hombres se habían encontrado con una mujer en estado de "celo", obvio no sólo por aquel aroma en su mano, sino por esa sensualidad que transpiraba por todos sus poros. Ella les invitó a pasar deseando que no se hubieran dado cuenta de la situación, mientras ellos intercambiaban socarronas sonrisas que la hicieron dudar al respecto.

En principio, el camino a la lavandería resultó incómodo a Yolanda. Durante su transcurso los dos sujetos la miraban con lujuria evidente. Aquella pequeña falda y su playera escotada, que rebelaban unas hermosas piernas y unos senos muy bien dotados, habían llamado la atención de los visitantes, quienes no hacían el más mínimo intento por ocultar su admiración por aquel cuerpo. Aunque en cierto modo disfrutaba del momento, pues como toda mujer gustaba de saberse deseada, al mismo tiempo, el estar sola ante aquellos dos desconocidos le infundía cierto miedo. Así, entre excitada y temerosa, encabezó aquel desfile guiando a los obreros hacia la máquina que debían reparar. Durante el traslado, vinieron a su mente las escenas que minutos antes había visto en el televisor. Sus ojos cobraron un brillo especial cuando imaginó ocupar el lugar de aquella actriz acompañada de sus visitantes. De verdad le emocionaba la idea, pero sabía que era una locura de sólo pensarlo.

"¿Gustan un refresco?", inquirió a los individuos una vez que se acomodaron junto a la lavadora. Ellos aceptaron gustosos sin perder detalle del trasero de su anfitriona cuando ésta se retiraba. El camino a la cocina estuvo lleno de malos pensamientos.

De nuevo, su mente reproducía aquellas imágenes de la tele, reemplazando a los actores con ella misma y los obreros. Preparaba las bebidas ensimismada en estos pensamientos, cuando sintió una mano, que hábil levantaba su falda para acariciarle, y un cuerpo, que con sigilo se pegaba al de ella por detrás. No sabía qué hacer. Sin duda, uno de los visitantes la habría seguido. Se suponía que debía voltearse y cachetearlo, pero no se atrevió. Acaso, un ligero "no, por favor" salió de aquellos labios, apagado de inmediato por el placer que aquellas hoscas manos en sus senos y aquel aliento en su cuello, comenzaron a provocarle. Seducida por completo, simplemente cerró sus o

jos y se entregó, dócil y anhelante de placer.

Al saber a su presa completamente sumisa, aquel sujeto arrancó la prenda íntima de aquella chica, liberó con ansiedad su miembro y lo encajó con codicia en la húmeda vagina de su víctima, arremetiendo furioso detrás de ella. Yolanda no pudo evitar gemir. Sus alaridos de placer reclamaron la presencia del otro tipo que, atraído por la curiosidad, observó con sorpresa cómo su compañero se daba aquel festín con la anfitriona, quedando inmóvil en un principio, sin saber qué hacer.

Tras el llamado de su compañero, se integró al banquete con la ansiedad reflejada en su rostro, tomando el lugar que su compañero amistosamente le cedía, mientras éste se colocaba con apetito frente a la muchacha demandado atención oral. Yolanda sabía lo que tenía que hacer. La escaramuzas con su novio la habían preparado para momentos como éste. Excitada al máximo, tomó aquel anhelante miembro y lo introdujo en su boca al tiempo que disfrutaba de las deliciosas embestidas del segundo sujeto. No había pasado una hora desde que aquella película había sembrado en Yolanda semejante fantasía, cuando la estaba haciendo realidad. Aquella mañana de sábado había cambiado dramáticamente de aburrida a fascinante.

Para aquellos obreros la situación no era menos mágica. Disfrutaban de Yolanda como jamás antes lo habían hecho con mujer alguna. Estaban acostumbrados a la mujer sumisa y retraída, incapaz de manifestar su gozo por el sexo. Aquellos gemidos y aquel evidente disfrute de su momentánea compañera les condujo con rapidez a inéditos niveles de placer, que derivaron en el inevitable y pringoso desenlace, vertiendo en ella, casi al unísono, la blanca y masculina savia.

Intercambiando sonrisas de complicidad y sin mostrar agradecimiento alguno, ambos sujetos abrocharon sus pantalones y se dirigieron a la lavandería regodeándose en su satisfacción y dejando a aquella chica perpleja ante el nulo interés de ellos por asegurarse de su satisfacción. Sin duda se trataba de dos barbajanes que no tenían educación para el amor. Yolanda jamás antes había tenido esa sensación de vacío e insatisfacción. En su ignorancia, aquellos tipos simplemente la habían usado para vaciar sus líquidos en ella. Sabía que eso no se podía quedar así y debía hacer algo.

Tras meditarlo por unos minutos, decidió llevarles los refrescos que les había ofrecido y arrebatarles placer a como diera lugar. Al verla entrar a la lavandería los tipos se miraron entre sí con incredulidad. Asumían que la chica debería estar suficientemente apenada como para no querer verlos, pero no era así. Después de entregarles las bebidas, permaneció en el lugar "para acompañarles", asumiendo seductoras posturas. Finamente el mayor de los tipos le preguntó socarronamente -¿quieres mas?- obteniendo un irónico e inesperado -¿tú qué crees?- por parte de Yolanda. De inmediato aquellos hombres se acercaron a ella y empezaron a manosearla con lascivia.

La chica les condujo a la confortable sala de TV y encendió ésta con el objeto de excitar aún más a los fulanos, quienes quedaron pasmados ante lo que aparecía en aquel televisor. A leguas se veía que sus experiencias similares más cercanas radicaban en las insulsas películas de "ficheras". Yolanda aprovechó el momento para darles un insultante "miren, para que aprendan a hacerlo". Ante aquellas palabras, los visitantes se miraron entre sí sorprendidos. La chica entonces les explicó que hacer el amor a una chica no consistía sólo en vaciar su semen en ella; que entre muchas otras cosas debían asegurarse de la satisfacción de la compañera, cosa que ellos no habían hecho momentos antes.

Dentro de su baja educación, entendieron el mensaje. Cada uno, ensimismado, evocó momentáneamente los tiempos perdidos con sus respectivas parejas y, por fin, ambos comprendieron la razón de su poco éxito como amantes. Tras la reflexión, comprendieron que tenían una doble deuda con aquella chica, por su insatisfacción y por la enseñanza que les había dado. Agradecidos y sedientos de sexo, la abordaron de nuevo. Esta vez la desnudaron por completo y le penetraron alternadamente en diversas posiciones inspiradas en las

escenas de la TV. El hecho de haber tenido ambos previas eyaculaciones les ayudó a mantener por más tiempo su respectiva erección. Finalmente, la inteligente chica pudo disfrutar del doble gusto de saberse plenamente satisfecha y haber instruido en el amor a un par de incultos, aunque finalmente deliciosos hombres.

Autor: Mónica

eMail: mm2001 (arroba) starmedia.com

Me gusta / No me gusta

La Consejera

La siguiente narración sucedió, hace mucho tiempo ya, como dice la canción. El lugar una escuela de enseñanza superior, bachillerato, o como acostumbren a identificar esos últimos tres años que cursan los adolescentes, antes de entrar a la universidad. Había una vez una consejera, orientadora, trabajadora social, psicóloga educativa, o quien sabe que.

Que prestaba sus servicios, en dicho instituto de enseñanza. Su función dentro de la escuela era básicamente la de servir como su nombre lo indica de consejera a los estudiantes. Disculpen la llamaremos María, pues bien María contaba a la sazón con unos treinta y tantos años muy bien representados, casada, madre de dos hijas, de estatura promedio alta, con muy buenas curvas y rectas, ojos castaños y cabello de igual color. Su marido era comerciante, y poco se relacionaba por no decir nada con el empleo de su esposa, de no ser por que en ocasiones él la pasaba a buscar por que ya fuera que su auto se hubiera descompuesto, o por que sencillamente no le dio su santa gana de manejar ese día, la mayoría de los empleados de la escuela pensaban que era soltera o por lo menos divorciada.

María era toda una profesional en su área, orientaba a los jóvenes en cuanto a las oportunidades de estudió, les aplicaba evaluaciones para ver cuales eran sus destrezas, y hasta en ocasiones era su paño de lagrimas extraoficial, aparte de dar una que otra charla relacionada con su profesión. En fin María era toda una magnifica consejera, o como quieran llamarla. Para esa época había un grupo en la escuela a los que llamaban los cinco invencibles, realmente eran cinco vagos futuros residentes de alguna de las cárceles del país. Dentro de sus asañas se contaba que le habían robado el auto al Director de la escuela, para después de prácticamente destruirlo volverlo a dejar en el mismo sitio de donde lo tomaron. Luis, Hugo, Tina, Paco, y Laura constantemente se la pasaban peleando y discutiendo por el liderato del grupo, y debido a esas peleas en más de una ocasión se les refirió a la Consejera.

Por lo general María siempre había atendido los casos por separado, citaba a los padres o representantes de la misma forma, y los resultados eran siempre los mismo. Los estudiantes a la corta o a la larga no cumplían con su palabra, el consejo de maestros no tomaba acción en contra de ellos ya que políticamente no era conveniente, los padres de esos cinco sinvergüenzas se encontraban muy bien parados con todos y cada uno de los partidos en el poder, y para no decir más el Director de la escuela les tenía un miedo tremendo. Por como era costumbre se los refirieron a la Consejera, y María que se encontraba de pocas pulgas ese día sentó a los cinco atorrantes en un salón que le habían asignado para tales fines, desde que tomaron asiento comenzaron a joder de lo lindo hasta que la Consejera tomó asiento, a partir de esos momentos las cinco fieras cambiaron de conducta repentinamente, era difícil decir que esos cinco jóvenes eran los que temprano en el día se habían enfrascado en una pelea de todos contra todos.

Al terminar la charla María logró que se comprometiesen a no romper ninguna regla o norma de la escuela, diariamente ella los reunía como parte del plan de manejo que se había trazado con ellos, realmente no tenía muchas esperanzas de que cumplieran con su palabra pero durante todos y cada uno de esos días los cinco invencibles asistieron a sus charlas, algo latosas de por sí, a la semana del suceso nadie se había vuelto a quejar de ellos, lo que despertó la curiosidad de María, mentalmente se puso a recordar todo lo que ese día había pasado, es más hasta recorrió el salón en varias ocasiones para ver si podía recordar algo que se le hubiera escapado de su memoria.

Fue y se sentó en una de los primeros asientos o pupitres que usaban siempre sus cinco estudiantes, sentada en ese lugar percibiendo el resto del mundo desde la posición de ellos. Fue cuando al observar en dirección a su escritorio se dio cuenta que la madera que se encontraba al frente había desaparecido, y con ella el secreto de lo atentos a las distintas charlas que ella les daba, por lo visto desde el lugar donde ellos se encontraban podían observar sin dificultad lo hermosa y largas piernas que ella poseía, así como la ropa intima que usaba. María aun tenía sus du

das al respecto, no podía aceptar de buena gana que sus estudiantes, incluso las hembras se vieran afectados en su conducta por el solo hecho de mirarle las piernas, y quisas parte de su ropa intima. Por lo que decidió realizar una prueba, colocando un mantel bastante más largo que ancho y colocandolo sobre el escritorio desde donde ella trabajaba con los cincos, en principio lo colocó mal con toda la intención, dejando la parte más larga que cayera frente al escritorio obstaculizando la vista de forma y manera tal que aún situandose extremadamente cerca ya no podrían disfrutar del espectáculo, las reacciones no se hicieron esperar, rápidamente pudo darse cuenta de lo aburridos que sus cinco pupilos se encontraban, al principio habían tratado de arreglarselas para tener una buena vista, pero les era imposible gracias al mantel mal colocado.

Cuando ya ha María no le quedó duda de lo que ella pensaba, les dio el trabajo de re-decorar ese abandonado salón, los tres varones se comprometieron a pintarlo, mientras que las dos chicas por su parte se dedicaron a decorarlo de acuerdo al gusto del grupo, como es de esperar lo primero que re-ubicaron lo fue el bendito mantel, colocandolo tal y como se espera que ese tipo de artículo sea colocado, a la semana siguiente desde temprano ya los cinco se encontraban dentro del salón dandole los últimos toques al salón. Cuando María entró quedó maravillada por la labor realizada por los cinco, y tras felicitarlos a cada uno en su respectivo pupitre, y dandoles un beso en sus mejillas muy cerca de la boca, luego se dirigió de nuevo a su asiento.

Al sentarse con toda la intención cruzó las piernas tan solo para observar la reacción de todos y cada uno de los miembros del grupo, y pudo darse cuenta que las miradas de los estudiantes en ningún momento se apartaron de su foco de atención. Al darse cuenta que era lo que posiblemente hubiera afectado tan positivamente el cambio de conducta en sus estudiantes, María le dio por realizar uno que otro experimento, en uno de esos experimentos primero buscaba los problemas de matemáticas o álgebra que fueran de la mayor dificultad, luego los organizaba de forma que los más sencillos fueran los primeros, para luego ir pasando a los de mayor dificultad a medida que los resolvían, y según respondían con una mayor rapidez, más tiempo ella permanecía distraídamente con sus piernas ligeramente abiertas, en ocasiones para desarrollar el espíritu de compañerismo entre ellos, llamaba en estricto orden alfabético uno a uno a su escritorio, y mientras su atención se centraba en el cuaderno del estudiante, ocasionalmente se metía la mano bajo su falda ya sea para acomodar su braga o sencillamente para rascarse su coño de manera distraída, era asombros ver como los estudiantes se sacrificaban individualmente por el bien del grupo, en ocasiones le pedían que revisase nuevamente todo su trabajo y a medida que lo hacía más demoraba su mano metida dentro de la braga.

Lo gracioso para María era ver como salían de carrera los tres chicos y las dos chicas en dirección a los baños de estudiantes, en una ocasión le dio por seguir a las estudiantes, y al entrar al baño las escucho tras la puerta de unos de los reservados besandose y manoseandose entre ellas mismas, como pudo se las arreglo para darles un vistazo dentro de dicho reservado, lo que vio le calentó su sangre, las dos adolescentes se encontraban manoseando sus casi desnudos cuerpos, mientras que una con la boca se dedicaba a chuparle los pezones a su compañera, mientras que con sus manos se las arreglaban para manosear el coño de la otra compañera. Tras dicho espectáculo, María desde su discreto observatorio se comenzaba a sobar su clítoris, hasta alcanzar un sabroso y húmedo orgasmo.

Por otra parte ella también se divertía al ver salir a los tres varones tratando de tapar la erección de sus respectivos penes, a diferencia de las jóvenes los varones en raras ocasiones se dirigían al baño, ya que a la salida de esa hora gran parte del estudiantado se encontraba en su tiempo libre, por lo que Luis Hugo y Paco, se las habían arreglado para poderse colar dentro de los camerinos del teatro de la escuela, y estando en ese lugar María descubrió como se masturbaban a nombre de ella. Pero María no se limitaba tan solo a acariciar su coño cuando se encontraba en el salón con sus cinco ex-invencibles, a consecuencia de que el verano se había adelantado por eso de la

corriente del niño, el calor era insoportable por lo que a nadie le extrañaba que la consejera asistiera vestida ya con el último grito de la moda de verano, pero a ella en particular le agradaba vestir esas vaporosas blusas casi semi transparentes, las que usaba discretamente debajo de alguna chaqueta o combinado, el cual debido al calor se lo quitaba dentro del salón de clases, María disfrutaba ver como era observada por sus cinco pupilos, no le quitaban los ojos de encima de sus senos los cuales se marcaban completamente en particular sus grandes y redondos pezones, por debajo de la vaporosa tela.

Ya para fin de curso La Consejera decidió dar una de sus consejerías fuera del salón de clases, para ello contó con el apoyo del señor Director del plantel, él cual con el solo hecho de saber que ese día los cinco estudiantes se encontrarían fuera de los terrenos de la escuela, para él significaba un día más de tranquilidad. María organizó una excursión a una de las fincas propiedad de su esposo, desde luego la actividad fue únicamente para los estudiantes a los que ella se dedicaba mantener en su grupo de avance, que desde luego eran únicamente los cinco de siempre.

Desde que llegaron a la finca María los dirigió en dirección a una posa que se formaba en un riachuelo que pasaba por la finca, al llegar los cinco se dispusieron a bañarse pero María decidió que era el momento apropiado para impartir su clase, al escuchar eso los jóvenes se comenzaron a quejar y ha protestar por la decisión de su Consejera, pero a pesar de todo el pataleo formado por los estudiantes María siguió con su plan de acción previamente trazado, por eso de una mayor comodidad les permitió que permanecieran en traje de baño.

El tema a ser discutido esa tarde sería sexualidad, lo primero que hiso María ante los atónitos ojos de sus estudiantes fue el despojarse de las dos piezas de su traje de baño, quedando tan desnuda como cuando Dios la tiró al mundo, pero con mucho mejores proporciones. Lo segundo que hiso fue el llamar a Luis uno de los más jóvenes varones y a Tina, luego colocandose entre ellos comenzó su cátedra, diciendo algo así de que una manera segura de que una joven como Tina no quedase preñada por un gandul como Luis era el que se lo mamase, y de inmediato pasó de la teoría a la practica, arrodillandose frente a Luis al tiempo que le bajaba el pantalón corto que él usaba como traje de baño ese día, y sin metiendose la verga de este dentro de su boca, a Luis le pareció que se encontraba en la Gloria de lo sabroso que la Consejera le estaba mamando se verga frente al resto de sus compañeros, pero de la misma forma que comenzó así terminó sin que él pobre Luis llegase a correrse debida o indebidamente, en esos momentos María se incorporó y tomando a Tina por el hombro la fue llevando su cara hasta la erecta verga de Luis, mientras que la joven algo temerosa comenzaba a mamar, María continuó con su charla diciendo pero a Tina hay que compensarla por la labor que se encuentra realizando, por lo que le indicó a Luis que colocase su boca sobre el coño de su compañera de clases, en unos pocos segundos los dos hacía un perfecto 69.

Mientras que Tina y Luis practicaban la lección, la Consejera continuó su charla diciendo, hay otros métodos para la prevención y el disfrute, pero para demostrarselo necesito la colaboración de Hugo y Laura, los que diligentemente se pararon al llamado de María, la Consejera ordenó a Laura ponerse en cuatro mientras que le embadurnaba sus nalgas con algo de vaselina, a Hugo no hubo que decirle al detalle lo que debía hacer ya que por lo visto era un estudiante muy adelantado, y en pocos segundos no tan solo le había empujado su verga a Laura por el culo, sino que también que se encontraba acariciandole su coño de manera diligente.

Por último se dirigió a Paco el mayor de los tres varones y sin hablar se comenzaron a besar, a los poco momentos ya Paco la tenía ensartada por el coño, el resto de la clase fue el poner en practica todas y cada una de las técnica que María había enseñado al grupo, ya cerca de la noche, tanto Tina como Laura habían mamado y dado el culo hasta el cansancio, ya que como eran "señoritas" María no quería perder el control del experimento, pero para que se fuesen preparando les mostró con la colaboración de los t

res varones como se puede disfrutar con tres hombres a un mismo tiempo, permitiendo que mientras que Luis se la clavaba por el culo, y Hugo por el coño ella le mamaba la verga a Paco.

Terminada la clase, todos regresaron a sus respectivos hogares, desde ese día los cinco invencibles pasaron a ser miembros de honor de la escuela, en realidad fue por poco tiempo, ya que los cinco ese mismo semestre terminaban con su preparación académica antes de entrar a la Universidad. Pero ya María había seleccionado un nuevo grupo de seis estudiantes problemas a los que personalmente les daría atención.

Dattos del autor/a:

Nick: Narrador.

E-mail: narrador (arroba) hotmail.com

Me gusta / No me gusta

El Gerente

La siguiente narración se trata de hechos que en un tiempo fueron verídicos, hoy en día no pasan de ser un muy mal recuerdo para un buen hombre.

Para que tengan una idea general de los hechos, les daré algunos datos que personalmente me proporcionó el personaje del relato, desde luego los nombres y lugares a los que se hacen referencia en este relato no son los reales, más que todo para que quien me lo relató no pase la vergüenza de ser reconocido.

Por medio de las palabras de nuestro personaje, podrán darse cuenta hasta donde puede llegar un idiota que creé estar enamorado (palabras del propio sujeto), y como las personas a su alrededor se pueden aprovechar de su situación.

Bien y para no seguir dando lata, comenzaré por decirles que Roberto un buen día que coloqué un anuncio de prensa solicitando un Contable, se presentó a mi Bufete para ser entrevistado, realmente me sorprendió el verlo solicitando la plaza que yo ofrecía, ya que aunque no soy un explotador reconozco que el sueldo que yo podía pagar en esos momentos no era de los más altos en el mercado, y tratandose de una persona a la que llegué a conocer como el Gerente de la sucursal bancaría en la que originalmente abrí las cuentas de mi Bufete cuando comencé, me extraño en sobre manera el verlo pidiendo empleo, antes de entrevistarlo personalmente llamé a la Gerente de otra sucursal del mismo Banco, ya que al mejorar mi bufete me mudé para otro sector y me era más practico el cambiar la cuenta a una sucursal más cercana a mis oficinas.

Bien le pregunté a ella directamente que sabía de Roberto, la Gerente rápidamente me puso al tanto de la situación, según mi amiga Roberto se vio forzado a renunciar a su cargo debido a un escandaló sexual relacionado con su esposa, por una parte y por otra parte ella le solicitó el divorcio. La alta gerencia de la empresa realizaba gestiones para solicitar su renuncia, la cual según , me comentó la Gerente, ni siquiera hiso falta que se la notificasen ya que al día siguiente que se hiso público el asunto el mismo Roberto presentó la renuncia sin dar tiempo a que se la pidiesen formalmente.

Después de escuchar la información que se me dio, le pregunté a mi amiga si en algún momento los fondos del Banco fueron comprometidos, a lo que ella me respondió que no, es más al parecer después de su renuncia a la semana le ofrecieron un nuevo puesto en otra sucursal ya que todas las cuentas he inversiones fueron de tan alta calidad y provecho para la empresa, que la alta gerencia manifestó que no era parte de su política inmiscuirse en la vida privada de sus empleados, pero Roberto no aceptó.

Luego de obtener dicha información, pasé a entrevistar a Roberto el cual al verme, se sintió algo incomodo aparentemente no se acordó o relacionó el nombre actual de mi firma, ya lo habían entrevistado mis socios y por el historial laboral todos estaban de acuerdo con que se contratase siempre y cuando se corroborase la información de su último empleo, al darse cuenta de quien yo era estuvo a punto de darse la vuelta y retirarse, pero al llamarlo por su nombre se detuvo para luego entrar a mi oficina, en un tiempo cuando yo mantenía la cuenta en su Banco compartí con él y su esposa en innumerables ocasiones, y como el bien me lo recordó sin amargura yo me había acostado con su esposa en varias ocasiones, para mi hasta esos momentos yo ignoraba que él lo sabía, y así se lo hice saber, a lo que él me respondió que no me preocupase ya que ella tenía la costumbre de restregarle en la cara todos y cada uno de los encuentros que mantenía con distintos hombres, por mi parte me quedé sorprendido por las expresiones de Roberto, es verdad que Raquel la que era su mujer era más puta que las gallinas, pero decidí cambiar de tema y lo invité a conocer las oficina y presentarle al personal, yo actué como si diera por sentado que él era el nuevo Contable de mi firma, y por su manera de actuar entendí que lo único que hacía falta en ponernos de acuerdo era en cuanto al sueldo, así que a la hora del almuerzo lo invité a comer con otro de mis socios y juntos los convencimos de que aceptase por un sueldo algo menor al del Banco pero con derecho un porcentaje de las acciones de la empresa.

Con el tiempo Roberto voluntariamente me contó la historia de su matrimonio y

me autorizó para que la narrará, cosa que haré a continuación.

Básicamente todo empezó como una novela rosa, el pobre niño rico que se enamora perdidamente de la "rica niña" pobre, en otras palabras Roberto se encontraba recién graduado de la Universidad había comenzado a trabajar en el Banco y en poco tiempo alcanzó una destacada posición, Raquel era empleada domestica de su madre (la de Roberto) y en cierta ocasión en que él visitó la casa de su madre, quedó impresionado por las grandes dotes de la joven empleada domestica, en fin eran como aceite y vinagre (siendo Roberto el vinagre), me explicó ella era alta morena con el cabello rojizo (Pintado que me consta) con un gran par de bellos llamativos y hermosos senos, con ojos marrones una boca hecha para mamar con unos labios bien carnosos y voluptuosos, de cintura estrecha pero con unas nalgas imponentes, que eran muy bien sostenidas por un excelente par de buenas y bien torneadas piernas, su preparación académica era bastante pobre por no decir que ninguna, no estaba al tanto del mundo en que vivía, tan solo le interesaba el baile la playa y la ropa mientras más escandalosa más le gustaba, mientras que vinagre, perdón quiero decir Roberto como ya les indiqué tiene una excelente preparación Universitaria de amplia cultura a su temprana edad ya conocía no varios países, si no varios continentes, habla lee y escribe desde luego en español pero además en francés, ingles, alemán e italiano, siempre encuentra tiempo para leer algo nuevo, y le apasiona la música clásica, físicamente es delgado de baja estatura, lampiño con cara de niño. Como dice el dicho el amor y el interés se fueron al campo un día y más pudo el interés que el amor que le tenía, bien algo que Raquel tiene de sobra es el interés, se dio cuenta que el chaval había quedado impresionado por ella y esa misma tarde se auto invitó al apartamento de él, según lo relata Roberto a continuación ahora que ha pasado todo.

Mientras nos dirigíamos a mi apartamento para que ella me hiciera el favor de darle una limpieza, ya que se había ofrecido gustosa ha hacerlo por tratarse del hijo de su patrona, yo no retiraba mis ojos de su hermoso par de piernas, las cuales a duras penas eran cubiertas hasta sus muslos por un vestido con minifalda de un color extremadamente chillón, al llegar a mi apartamento quedó impresionada por el lujo del edificio, el guardia uniformado en la puerta principal, los jardines internos el amplio estacionamiento, la refrescante piscina, y las múltiples canchas de tenis, por lo general yo soy medio obsesivo compulsivo sobre todo cuando se trata de la limpieza, por lo que realmente no había mucho que hacer en mi apartamento, y aunque yo estaba bien consiente de ello, me agradaba la idea de que Raquel viese mi propio apartamento, al llegar me pidió algo que ponerse para poder trabajar mucho más cómoda ya que su uniforme lo había dejado en casa de mi madre, yo busqué entre mi ropa y lo único que encontré fue una camiseta que una tía me había traído de recuerdo de un viaje que hiso por Puerto Rico, la cual por lo insulso mensaje estampado que decía "un conocido mio fue a Puerto Rico y solo se le ocurrió traerme esta porquería de camiseta como recuerdo" y lo extremadamente grande que me quedaba nunca la llegué a usar, al regalarsela Raquel muy entusiasmada me dio un fuerte abrazo y me plantó un beso en la mejilla muy cerca de mi boca, de inmediato se dirigió al baño de la sala de estar y al mismo tiempo que abría la puerta se quitaba su ropa con gran facilidad, debido a su prisa por estrenar dicha prenda dejó la puerta del baño abierta lo que me permitió ver parcialmente su cuerpo semi desnudo por unos largos segundos mientras se colocaba la camiseta sobre su bello y curvilíneo cuerpo, pude apreciar con claridad que Raquel no usaba ni le hacía falta el usar sostenes, además sus pantaletas eran del tipo tanga que se le introducían entre sus bellas y bien formadas nalgas, esa sola visión me produjo una excitación a tal nivel que me vi obligado a sentarme para disimular la erección de mi pene.

Raquel al salir del baño de inmediato se dio a la tarea de remover el polvo con una escoba, yo procuré no prestarle mucha atención pero francamente me era imposible apartar su esbelto cuerpo de mi mente, en una de esas me pidió que le prestase ayuda para limpiar las ventana

s, por lo que se trepó sobre una pequeña escalera y con agua y jabón comenzó a pasarles un paño húmedo, mientras que yo permanecía sujetando la escalera y disfrutando de la vista de sus nalgas a pocos centímetros de mi rostro, cuando terminó con la primera ventana al bajarse se le podían apreciar claramente sus senos y hasta los oscuros pezones ya que al parecer a medida que limpiaba con agua y jabón las ventanas, algo o mejor dicho bastante cantidad de agua le calló sobre la camiseta dejando ver en cierta forma sus bien parados senos y hermosos pezones. A esa altura de la circunstancias yo realmente me encontraba muy excitado de tan solo verla, y para completar el cuadro cuando Raquel se disponía a bajar después de limpiar la segunda ventana, perdió su equilibrio y fue a dar contra mi cuerpo, finalmente los dos terminamos en el sofá de la sala, yo con mi rostro metido prácticamente entre sus senos.

Eso y comenzar a besarnos fue la misma cosa, cuando nos detuvimos fue para que ella me ayudase a desvestir, en parte me dio algo de vergüenza al quedar totalmente desnudo ante ella que se mantenía con la camiseta aun puesta, para mi era la primera vez que me pasaba eso, no es que yo fuese virgen, la cosa es que por desde que estaba en la universidad por lo general me acostaba con mujeres mayores que yo, y cuando comencé a trabajar me presentaron a una chica que de primera impresión parecía una ejecutiva, pero que se dedicaba al oficio más antiguo del mundo, y yo la visitaba una vez al mes, por lo que para mi la primera experiencia con Raquel fue algo único, sus manos acariciaron casi todo mi cuerpo al tiempo que yo torpemente acariciaba el de ella por sobre la tela de la camiseta, mientras continuábamos besandonos con loca pación, una de sus manos se posó sobre mi erecto pene, y comenzó a masajearlo suavemente.

Hasta que dejó de besarme y lentamente se fue llevando mi miembro hasta su boca, yo por mi parte me quedé sin saber que hacer sus labios comenzaron a besar mi glande y de momento en momento su lengua la pasaba lamiendolo lentamente, para luego introducirselo completamente dentro de su boca y comenzar a chuparlo con suavidad, lo que hiso que dentro de mi estallase algo que no me había hecho sentir jamas mujer alguna.

Raquel se incorporó y escupió en un vaso el semen que yo había eyaculado en su boca, por un rato descansamos y ella se dirigió al baño y la escuche enjuagarse la boca, al regresar traía un par de copas de vino pero llenas de vodka, charlamos por un rato y me pidió disculpas por haber hecho eso ya que era según me dijo la primera vez que lo hacía, pero al estar conmigo le provocó el hacerme sentir bien y yo se lo agradecí con un fogoso beso de mi parte, los dos continuamos besandonos y ella comenzó a retirar la camiseta de su cuerpo con lentitud, yo me encontraba algo desesperado y estuve tentado a sacarsela de un tirón pero me contuve no fuese que la asustase, ante mi fue quedando parcialmente desnuda, únicamente cubierta por el diminuto tanga que tenía puesto, sus bellos pechos fueron apareciendo con lentitud y me provocó el tener sus parados pezones entre mis labios para besarlos y chuparlos hasta el cansancio, fue cuando ella pícaramente me preguntó si deseaba tocarlos a lo que tímidamente asentí con mi cabeza.

Raquel se hecho un poco para adelante colocando uno de sus pezones a pocos centímetros de mi boca la cual debí haber tenido abierta en todo momento, por un largo rato me deleité chupando lamiendo y besando sus dos hermosos pezones me turnaba de seno en seno, mientras que a ella la escuchaba dar pequeños y cortos quejidos de placer, de vez en cuando les echaba algo de vodka sobre sus senos y yo continuaba chupandoselos hasta que comenzó hablarme diciendome que era señorita por lo cual no me permitiría el meterselo, yo le dije que solo haría lo que ella me permitiese hacer, fue cuando Raquel comenzó a quitarse su pequeño tanga y dejar ante mis ojos su totalmente depilado coño, colocó una de sus manos sobre mi cuello y me guió al mismo directamente su olor era suave y penetrante y embriagador a la vez, sus labios vaginales permanecieron unidos hasta que mi boca y lengua los fueron apartando, para mi también era la primera vez que mamaba el coño a una chica, permanecí por un largo rato con mi cara entre sus piernas, ella al igual que yo de vez en cuando vaciaba algo del contenido de su copa sobre su cuerpo para que yo se lo lamiera, creo que hasta le chupe o pase mi lengua por su esfínte

r, fue cuando Raquel me propuso que si quería tratásemos de meterselo por entre sus nalgas así tanto ella como yo lo disfrutaríamos según me dijo que lo había leído en una revista que mi madre tenía en su cuarto.

Yo de inmediato accedí no creí que tal placer me fuera reservado en esa tarde, ya que en ocasiones yo le había dado por el culo a una vieja que me dio clases en la universidad pero era por que a ella al parecer la volvía loca el que se lo metiesen por de tras, las demás mujeres con que había estado hasta entonces al parecer no lo disfrutaban y hasta hubo una que cuando se lo pedí, me propuso que ella lo hacía si yo permitía que ella se pusiera un aparato de goma y me diera a mí primero para que supiese lo que era bueno, de más esta el decir que nunca llegué a meterselo por el culo a esa mujer.

Todo mi cuerpo temblaba de la emoción, aunque Raquel me aclaró que era únicamente ponerlo entre sus nalgas, yo acepte muy emocionado, ella se colocó en cuatro y yo puse mi miembro entre su par de bellas y bien formadas nalgas toda mojadas con mi propia saliva, nos comenzamos a mover y de momento ella comenzó a protestar diciendome que se lo estaba introduciendo en su coño, pero al mismo tiempo movía con gran fuerza sus caderas, y fue cuando sentí como mi pene era tragado por su húmeda, caliente y estrecha vulva, ella dio un pequeño grito de dolor pero continuó moviendo sus caderas, yo me sentí el amo del mundo en esos momentos por haber desflorado a una virgen, seguimos con el mete y saca hasta que me vine dentro de ella, ella por una parte me pedía que le diese más pero por la otra se preguntaba que voy hacer ya no soy virgen, a medida que los dos comenzábamos a movernos con mayor lentitud hasta quedarnos totalmente quietos, quisas por la emoción y por el cansancio nos quedamos dormidos.

Cuando me desperté vi a Raquel con una pequeña toalla de mi baño, desnuda limpiando el cojín del mueble, se me acercó y sin decir nada me colocó la toalla sobre mi pene y lo limpió de igual forma yo solo pude apreciar una mancha de color rojo en la toalla, como les dije me sentí el amo del mundo en esos momentos, hasta que Raquel abrió su boca para decirme que yo no había cumplido con mi palabra y la había hecho mujer, yo me quedé en silencio desnudo mientras ella se vestía de momento me sentí sumamente ridículo al verme desnudo frente a ella completamente vestida, algo molesta me dijo por lo menos me puede llevar a mi casa el señorito, seguí sin pronunciar palabra para dedicarme a vestir, mientras que en mi cabeza me bullían un montón de ideas sobre Raquel y sobre mi, una vez que me vestí bajamos hasta mi auto y la llevé a una de las zonas de mayor pobreza de la ciudad, durante el trayecto solo se limitó a indicarme la dirección, al llegar se bajó del auto y se marchó sin despedirse.

Yo me quedé sumamente preocupado por Raquel no quería que fuera a pensar que me quise aprovechar de ella. A la semana siguiente ella se presentó en el banco en el que recientemente se me había nombrado gerente, su forma de vestir era sumamente sencilla llevaba un vestido de color blanco que daba la impresión de quedarle algo grande, al verme se puso a llorar por lo que le pedí que me acompañase a mi oficina, una vez dentro me dijo que había terminado con su novio con el que llevaba casi cinco años de amores ya que no podía seguir con el después de lo que había pasado entre nosotros dos, y que solo esperaba no haber quedado embarazada, en cosa de segundos yo mordí el anzuelo, y en un arranque de tonta caballerosidad le propuse matrimonio y ella desde luego acepto, nos casamos discretamente a la semana siguiente, mi madre al enterarse me pidió que no la fuese a visitar mientras estuviese casado con esa caza fortuna, yo pensaba que mi madre se equivocaba pero en realidad el equivocado lo fui yo.

Durante nuestra luna de miel sucedieron unas cuantas cosas raras, la primera lo fue el hecho de que yo contrarió a la primera vez comencé a padecer una mezcla entre impotencia y eyaculación precoz o sea que cuando podía meterselo apenas se lo metía ya estaba viniendome, al principio no le di importancia pero luego al escuchar los comentarios y quejas de Raquel al respecto me comencé a preocupar seriamente, pero como yo me encontraba realmente enamorado de ella no veía alguna de sus acciones como algo malo, por ejemplo al tercer día de estar e

n nuestra luna de miel, luego que en la mañana mantuvimos un encuentro relámpago debido a mi condición Raquel molesta se dirigió al gimnasio con el fin de quemar algo de energías, regresó como a la hora totalmente sudada y despeinada pero con un estado de animó muy diferente al que salió de la habitación del hotel.

El resto de la mañana lo pasamos en la piscina del hotel ella llevaba puesto un traje de baño de esos que parecen hechos con hilo dental que prácticamente secuestró todas las miradas de los hombres y hasta de algunas mujeres que se encontraban tomando el sol junto con nosotros, los mozos del hotel nada más bastaba que ella abriese la boca y de inmediato la atendían, luego del almuerzo nos dirigimos a realizar unas compras, y al regresar a Raquel le dio por ir de nuevo al gimnasio, yo por mi parte me encontraba interesado en tratar de hablar por teléfono con mi madre por lo que no la acompañé, pasó cerca de una hora cuando nuevamente regresó Raquel totalmente sudada, despeinada y muy contenta.

De inmediato se metió a la ducha y al salir completamente desnuda se me insinuó para que fuéramos a la cama nuevamente, yo me animé y una vez que me desnudé y comenzamos a besarnos ella me tomó por los hombros y llevó mi cara hasta su coño, yo se lo mamé hasta la saciedad, mientras ella suspiraba de placer y de vez en cuando daba uno que otro quejido y alcanzaba uno que otro orgasmo, mientras mi boca la enterraba dentro de su vulva o mi lengua jugaba con su clítoris, al final me dijo que ya bastaba abrió sus piernas y me dijo ven has lo posible por ser un verdadero hombre, y como la vez anterior apenas se lo había metido cuando me corrí, Raquel algo molesta comentó por lo menos en esta ocasión disfruté un poco antes de que te vinieses, y como si dijese algo gracioso me dijo entre risas me recuerdas al gallo de mi padre que apenas pisa a la gallina en seguida se le baja, de ese día en adelante comenzó a preguntarme por el gallo para referirse a mi pene, en forma burlona por demás. Los restantes días en el hotel no fueron muy diferentes, tan solo que sus viajes al gimnasio de dos al día pasaron a ser tres, en una de las últimas noche en el hotel, cuando nos encontrábamos listos para salir a cenar ella cargaba puesto un vestido que le tapaba sus bellos senos y gran parte de su cuello, de hecho me sorprendió el que ella usase ese traje de seda roja fuese tan recatado, pero al observarlo detenidamente me di cuenta que me encontraba en un error, aunque el traje era largo y aparentemente muy encubridor, por uno de sus costados tenía una apertura que le llegaba hasta las caderas, y por otra parte presentaba un escote en la espalda que le dejaba casi una cuarta parte de sus nalgas al aire, mientras que ella tras abrir la puerta de la habitación para disponerse a salir se acordó que no tenía las pantaletas puestas, por lo que en el mismo medio de la habitación y con la puerta de la abierta, sin decoro alguno se dio a la terea de ponerse unas minúsculas pantaletas del mismo color que el vestido, cuando terminó de ponerselas se dirigió a la puerta de la habitación, yo por mi parte comencé a criticar tanto el atrevido vestido como su acción de ponerse su ropa intima con la puerta del cuarto completamente abierta, y Raquel me respondió"lo que se van a comer los gusanos que lo vean los humanos".

Eso me dejo sin palabras, mientras bajábamos en el ascensor el empleado del hotel no le retiraba los ojos de sus nalgas, y eso a ella como que la emocionaba, yo por mi parte procuré no darle mayor importancia ya que si ella quería un motivo para discutir yo no se lo iba a dar, al llegar al comedor por donde pasábamos yo sentía que las miradas de todos se clavaban en las nalgas de mi esposa, y eso por una parte me enorgullecía pero por otra parte me molestaba, y a medida que caminábamos en dirección a nuestra mesa, uno que otro hombre la saludaba afectuosamente y ella me presentaba como su marido, tras lo cual ellos se retiraban algo nerviosos, mientras que ella les decía que se verían nuevamente en el gimnasio al día siguiente, a lo que ellos le respondían que si. Cuando le pregunté quienes eran esas personas Raquel me dijo que las conoció en la sala de las pesas, y que la ayudaron a realizar las rutinas de ejercicios, después de la cena nos fuimos al salón de baile del hotel, para mi fue una de mis peores noches, ya que yo por desgracia únicamente se bailar boleros y eso por que no son r&aacut

e;pidos, realmente soy de las personas que nacen con dos pies izquierdos para el baile, contrario a Raquel la cual parecía llevar la música por dentro.

No teníamos ni cinco minutos en nuestra mesa cuando se nos acercó el capitán de los meseros y nos preguntó si podíamos compartir la mesa con otra pareja ya que el salón se encontraba llenó a reventar, en principio yo pensaba oponerme pero mi esposa con una gran sonrisa preguntó si se trataba de la pareja que se encontraba parada en la entrada, y la respuesta del mesero fue afirmativa, y sin consultarlo con migo le dijo al mesero que si que no había ningún problema en ello, luego me miró a mi y dijo "verdad mi amor", y al escucharla decirme así, yo solo me limité a decir "no, no hay problema". El era un tipo más alto que mi esposa, moreno de cuerpo atlético de unos treinta y tantos años, mientras que su acompañante era una joven como de unos veinticinco años en avanzado estado de embarazo, al sentarse nos agradecieron el que compartiéramos nuestra mesa con ellos, al poco tiempo ya nos estábamos tuteando y hablando de cosas sin la mayor importancia, durante ese lapso de tiempo yo saque a bailar a mi esposa una vez, al regresar a la mesa Jaime que era como se llamaba el tipo, me pidió permiso para sacar a bailar a mi esposa y hasta su mujer intercedió por él. Ya que debido a su estado el solo caminar le producía mareos, así que yo me quedé en la mesa con la preñada mientras que su marido bailaba con mi mujer.

Debido a la gran cantidad de personas en la pista de baile rápidamente se nos perdieron entre la multitud, cada cierto tiempo pasaban por la mesa para ver si se nos ofrecía algo y de inmediato se nos perdían de vista de nuevo, cuando los volvimos a ver fue por que tocaron la nueva versión de la Conga interpretada por el Venezolano Ricardo Montaner creo, lo que originó que se formase una larga fila entre los que bailaban en la pista, ellos pasaron frente a nosotros como si no existiéramos, Raquel iba de tras de un tipo gordo al que ella le tenía pegados sus pechos a la espalda de él, mientras que el gordo restregaba su gran culo contra el cuerpo de mi mujer, de tras de Raquel se encontraba el tal Jaime el cual la tenía agarrada por las caderas y muy bien pegada a su cuerpo, la mujer de Jaime al verlos se comenzó a reír como si eso para ella fuese una gracia, yo no aguanté más y me levanté para ir al baño para orinar, al salir del baño ya la condenada canción de la Conga había terminado, en su lugar tocaban la Macarena, al ver hacía la pista los pude distinguir bailandola de manera muy pegada, las manos del individuo se encontraban metidas dentro del escote de mi mujer agarrandole una de sus nalgas mientras que sus labios se encontraban casi rosandose, de inmediato me dirigí a donde ellos se encontraban pero al llegar había terminado la música y se dirigían a nuestra mesa, cuando les dí alcance les informé que me sentía mal y llamé al mesero, pedí las cuentas muestras y las del tal Jaime y su esposa, tras cancelarlas sin más le dije a Raquel que nos retirábamos, debió ser la forma tan rápida en que actué y el hecho que ella se encontraba algo tomada pero tardó en actuar y me siguió sin decir palabra.

Al llegar a nuestra habitación comencé a decirle que la había visto bailando en la pista lo que pareció no importarle mucho a ella, se sentó frente a mi con las piernas totalmente abiertas, fue cuando me di cuenta que no llevaba ningún tipo de ropa intima, y me acordé que antes de salir de la habitación la vi ponerse unas pantaletas del mismo color del vestido, de inmediato le pregunté por la prenda a lo que ella me respondió con una risita que se le debió quedar en el baño, yo le recordé que ella no había ido al baño en toda la noche, tras pensarlo un momento se sonrió y me dijo pues se la habré regalado de seguro a Jaime cuando bailaba conmigo, esas palabras me dejaron perplejo, cuando traté de seguir con la conversación Raquel se paró y cambiando de estado de animo muy molesta y me preguntó directamente, si yo era o me hacía, al yo preguntarle como un tonto que cosa, ella respondió idiota o es que no te has dado cuenta que te las he estado pegando desde que lleganos al hotel, sus palabras me cayeron como un balde de agua fría, de inmediato me llevé mi mano a la cintura donde desde que soy gerente del b

anco uso una pistola semi automática Walter PPK calibre 380, ella no se dio cuenta de mi movimiento ya que se encontraba de espaldas a mi, y continuó hablando diciendo, si eso que sospechabas es verdad me he acostado con varios hombres en este hotel desde que llegamos, y lo voy a seguir haciendo mientras que tu no me satisfagas como hombre, en ese momento retiré mi mano del arma, yo mismo me preguntaba que estaba pasando.

Por una parte tenía ganas de matarla, pero por otra hasta justificaba lo que había hecho a mis espaldas, ella continuó hablando para decirme, y no se te ocurra tratar de impedirmelo por que te armo un escandalo, y diciendo eso se acercó a la puerta y salió, cuando traté de darle alcancé había desaparecido, yo salí de la habitación procurando alcanzarla pero me fue inútil, el resto de la noche lo pasé caminando por todo el hotel y por los alrededores para ver si la podía localizar, y disculparme con ella por el mal rato que le hice pasar en el cuarto. Me encontraba por el área de la playa cuando estaba a punto de regresar a mi habitación cuando escuche una risa conocida de tras de unos arbustos cercanos a la playa, al asomarme vi a mi mujer con su vestido de seda roja recogido hasta la cintura y todos los botones del frente sueltos, ella se encontraba con sus rodillas sobre la arena al igual que sus manos, osea en cuatro como dicen vulgarmente, el tal Jaime se encontraba de tras de ella dandole verga mientras que a su mujer la preñada, mi esposa le mamaba su peludo coño, no podía creer lo que mis ojos miraban el tipo se había quitado el saco y la camisa, se encontraba con su torso desnudo y con los pantalones hasta la rodilla, el desgraciado parecía un oso de lo velludo que era, y su mujer a pesar de estar en estado se encontraba sentada en una silla con su vestido totalmente abierto desde donde me encontraba oculto su barriga parecía un globo blanco a punto de estallar con las piernas completamente abiertas de par en par, al tiempo que Raquel le chupaba o le lamía el coño a la preñada indiscriminadamente, al principio me dieron ganas nuevamente de descargar el arma pero contra los tres , pensé que ningún tribunal me podía condenar si los mataba en un acto de ira, pero al verlos más detenidamente, durante el tiempo que estuve observandolos me comencé a excitar a tal grado que me dieron unas fuertes ganas de masturbarme, mientras observaba como le daban a mi mujer por de tras, yo me comencé a masturbar viendolos a los tres, oculto tras unos arbustos, contrario a cuando me encontraba con Raquel para venirme me costó.

Al yo terminar me encaminé al hotel pensando que haría con ella, tenía ganas de solicitar el divorcio por una parte pero por otra me encontraba tan enamorado de ella, el solo verla me confortaba aunque me estuviese siendo infiel con otras personas, yo caminé por la playa un largo rato casi unas dos horas pensando que hacer y al regresar a la habitación me encontré con un botones a la puerta de mi habitación, observando para dentro, al verme comenzó a caminar en dirección contraría a la mía, la puerta se encontraba totalmente abierta y al yo llegar pude ver que era lo que miraba el botones, Raquel se encontraba tendida sobre la cama completamente desnuda, su vestido estaba tirado a un lado todo lleno de arena y algo más, al llamarla me di cuenta que se encontraba completamente ebria y su olor era a sudor de hombre, al levantarla me di cuenta que sus nalgas chorreaban semen todavía, por lo que la llevé hasta el baño y comencé a lavarla con mis propias manos, tal era su borrachera que apenas y se despertó por un corto tiempo para volver a dormirse bajo la ducha, en ese momento aproveche para una vez que la tuve en la cama, me quité la ropa le abrí sus largas piernas mientras que ella continuaba sin sentido tendida sobre su espalda, se lo introduje, luego de un largo rato de moverme sobre su cuerpo desnudo me levanté sin poder llegar acabar.

Al día siguiente Raquel se levantó con un fuerte dolor de cabeza y el cuerpo todo adolorido por lo que permaneció en cama el resto del día, esa misma noche regresamos a mi apartamento, al llegar yo pensaba que el arranque de la noche anterior se debió a la borrachera que tenía. Pero cuando nos fuimos a dormir ella me dijo, ya estas advertido lo que yo hice en el hotel lo seguiré haciendo cuando me plazca y con quien me plazca hasta que tu me hagas sentir bien.

Al día siguiente de regresar a la ciudad de inmediato hice una cita con una medico especialista en urología, que seg&uac

ute;n y me habían comentado se dedicaba a tratar a personas con problemas de disfunciones sexuales eufemismo para denominar a los impotentes y eyaculadores precoces como era mi caso, de inmediato me mandó a realizar cuanta prueba había, desde la presión arterial pasando por exámenes de laboratorios de sangre orina y semen, aparte de un examen de la próstata y un auscultación completa de todo mi cuerpo, eso sin contar el referido que me hiso a un psicólogo especialista en la materia. Para no cansarlos mucho les diré que desde el punto de vista medico no existía problema físico alguno, y desde el punto de vista del psicólogo aparentemente yo presentaba una condición de ansiedad generalizada al momento del acto sexual con mi mujer que provocaba el que yo eyaculase antes de tiempo.

Se me recetaron varios medicamentos, pero resulté alérgico a la mayoría de ellos, y los otros sencillamente no me funcionaban, también me inscribí en un grupo de terapia con personas que tenían problemas similares a los míos, pero todos ellos eran hombre mayores, quiero decir el más joven del grupo era yo y al que yo seguía en edad tenía por lo menos cincuenta y ocho años, por lo que luego de la primera sesión no asistí más. Mientras tanto Raquel hacía lo que se le antojaba, yo no le había pedido el divorcio sencillamente por que la amaba, había algo en ella que me mantenía subyugado, ya los dos nos acostumbramos a nuestro particular estilo de vida, hasta que ha ella le dio por visitarme en las oficinas del banco, debido a su pobre nivel de educación su trato con las demás personas denotaba su pobre roce social por lo que yo le había solicitado que se abstuviese de visitar mis oficinas, principalmente por no pasar la vergüenza de que fuera a realizar alguno de los exabruptos a los que estaba acostumbrada.

Ya teníamos un año viviendo juntos cuando se presentó a mi oficina en busca de dinero para comprar ropa ya que el que le había depositado en la tarjeta de crédito lo había consumido totalmente, apenas entró al banco todo el mundo se le quedó viendo debido al escandaloso y corto traje que ella usaba, a mi secretaria ya le había advertido de que cuando ella apareciera me lo hiciera saber de inmediato, y así lo hiso, por medio de uno de los guardias del banco fue conducida a mis oficinas, al llegar ella le estaba sacando fiesta al uniformado, él cual al verme se puso de todos colores, al ella decirle que yo era su esposo. Hoy en día yo pienso que Raquel no era mala solo que no tuvo la oportunidad de educarse debidamente, pero en esos momentos me producía un mal estar tremendo el verla coqueteando con un cualquiera.

Como parte de mis funciones como Gerente muchos de los clientes me invitaban a sus fiestas y en ocasiones a pasar los fines de semanas en ocasiones en algún club campestre y en otras en casas o apartamentos en las playas, debido a que me encontraba casado la invitación se extendía a mi esposa desde luego, y en una de esas actividades que me invitó el Licenciado fue que mi esposa se acostó con él, pero de eso no quiero hablar en estos momentos. En una ocasión que nos invitaron a un fin de semana en el Yate de 50 pies de otro de mis clientes, no me quedó más remedio que llevar a Raquel, por lo general ella se la pasó tomando el sol en la cubierta de proa casi sin nada encima, luego le dio por querer aprender timonear semejante embarcación, por lo que se presentó con su mínimo traje de baño a el puente de mando donde se encuentra el timón, y colocandose entre el timón y el timonel colocaba sus manos sobre el timón y sus nalgas se las pegó al cuerpo del joven timonel, yo estaba presente cuando lo hiso, a la primera vez que tuve oportunidad salí a la cubierta con la escusa de fumarme un cigarro, por lo que haciendome el tonto salí fuera del puente, a los pocos minutos salió el timonel algo ansioso, se notaba que se encontraba sumamente excitado la erección en su pantalón era evidente, y apenas pudo se retiró, me supongo que se iría a un baño o a su camarote a masturbarse.

Cuando miré dentro de la cabina a tra vez de una de las ventanas o claraboyas, vi al capitán en la posición del timonel y a mi esposa restregando sus nalgas contra el cuerpo de él, creo que más por la vergüenza de lo que estaba haciendo Raquel me di una borrachera yo solo en nuestro camarote, por la cual no salí de el hasta el día siguiente en que llegamos a puerto, c

omo era su costumbre Raquel apenas nos encontrábamos a solas comenzaba a decirme todo lo que había pasado y con lujo de detalles cosa que yo desde luego detestaba, durante el trayecto al apartamento me fue narrando como pasó la noche, primero con el capitán del Yate, el cual le dio por el culo después que ella le había mamado su verga, luego fue al camarote del timonel y el cocinero, con los cuales compartió gran parte de la noche, mientras el timonel le daba por el coño ella se lo mamaba al cocinero y luego a la inversa o sea mientras el cocinero le daba por el culo ella se lo mamaba al timonel. Por último me contó como se metió al camarote del hijo de mi cliente un jovencito de quince años y le quitó la "virginidad" en repetidas ocasiones.

Yo molestó la increpe por que razón me hacía sufrir así, si ella sabía que yo la amaba y era capaz de hacer por ella lo que me pidiese, fue cuando me preguntó de manera burlona ¿Lo que fuera? Y yo torpemente le respondí que si. ¿Y si te digo que quiero que me veas acostada con otro hombre, que harías?. Yo le respondí ya te he visto, y no hice nada. Ella me preguntó cuando, y le conté la vez que la vi en el hotel con aquel tipo con el que bailó y su esposa. Raquel se me quedó mirando y me dijo, la verdad es que eres un cabrón de marca mayor, yo le pedí que no me dijese así ya que la amaba, y ella riendose me dijo, bien si así son las cosas ahora que nos mudemos a la casa nueva quiero que invites al guardia de seguridad que me atendió la última vez que pasé por tus oficinas, yo desde luego protesté, pero al ella decirme que si yo prefería que ella en persona lo invitase, trance por invitarlo con el pretexto de que fuera a revisar la casa y me diese algunos consejos de seguridad.

El viernes por la noche el guardia de seguridad del banco un joven de unos veinticinco años llamado Pedro, había quedado en pasar por nuestra nueva casa para darme los supuestos consejos, puntualmente llegó a las siete de la noche como habíamos quedado, mi esposa se encontraba vestida con una transparente blusa que no dejaba nada para la imaginación, y una falda extremadamente corta, la verdad sea dicha se veía tremenda, de no haber sido por el maquillaje que la hacía verse como una puta barata, por lo demás se encontraba de maravillas, el guardia de seguridad apenas llegó yo lo atendí cuando a mitad de la conversación hiso su teatral entrada Raquel, tanto yo como el guardia nos quedamos con la boca abierta, de lo hermosa que se veía, no esperó a que yo la presentase, ella misma se presentó y me ordenó de paso que les sirviera unos tragos, cosa que tontamente hice como un sirviente, cuando regresé a la sala de estar Raquel se encontraba sentada frente al guardia, sin el menor decoro ella movía sus largas piernas dejando ver claramente su vulva ya que no estaba usando nada de ropa intima esa noche.

Pedro al lado del cual yo me encontraba sentado sudaba a borbotones, no había la menor duda de que de que estaba sumamente impresionado por la vista que tenía desde su asiento al igual que yo, nos encontrábamos conversando cuando sobre los equipos de seguridad que de paso él no sabía ni una papa de ellos, cuando Raquel en uno de sus arranques le preguntó al guardia si tenía calor a lo que el honestamente dijo que si, fue cuando ella manifestó que deseaba darse un baño en la piscina, y levantandose invitó al guardia a que la acompañase hasta la alberca cuando yo comencé a seguirlos de cerca, Raquel se detuvo y volteandose hacía mi me ordenó que fuera a preparar algo de comer y más bebidas, en esos momentos me supongo que Pedro se había dado cuenta de quien mandaba realmente entre nosotros dos.

Raquel continuó caminando del brazo de él rumbo a la piscina, al llegar los vi charlando muy animadamente y de momento ella se despojó de la poca ropa que tenía puesta y se tiró al agua, desde ahí llamó al guardia por su nombre invitandolo a que siguiera su ejemplo para que se le quitase el calor, Pedro al parecer lo dudo por unos momentos pero luego se desnudó por completo y se tiró a la piscina al igual que mi esposa, cuando llegué los dos se encontraban magreandose en el agua, al verme el guardia como que se pasmó un poco, pero fue la voz de ella la que le indicó que podía continuar en confianza, que no se preocupase por mi ya que al fin y al cabo yo disfrutaba viendolos a ellos, al principio el jo

ven como que no lo creyó, hasta que Raquel me preguntó directamente si era o no cierto lo que ella decía, yo con el rostro rojo de vergüenza y de ira me trague mi malestar y respondí, si era cierto lo que ella decía, a partir de ese momento las cosas cambiaron de manera radical.

Ahora era el Pedro el que daba las ordenes, pero el muy imbécil en vez de atender a Raquel de inmediato le dio por joder conmigo, mandandome a que les sirviese cuanta tontería se le antojaba, lo peor de todo era que ella disfrutaba el verme trabajando como un tonto a los requerimientos de su nuevo amante, luego que los dos se divirtieron con mi persona, Raquel me ordenó sentarme frente a ellos dos mientras ella y el guardia ya fuera de la piscina comenzaban a besar con pasión, eso de estar frente a ellos mientras que las manos de él acariciaban el desnudo cuerpo de ella, no era lo mismo que el observarlos tras un arbusto sin que mi presencia fuera tomada en cuenta, Raquel le decía lo que ella quería que el le hiciera y como se sentía ella, por su parte el guardia era poco comunicativo he imaginativo lo único que repetía una y otra vez era, que buena que estas, que buena que estas.

Raquel agarró la verga del hombre y se la llevó a su boca y comenzó a mamarsela como una fiera, mientras que el se recostó con sus manos debajo de su cabeza, desde donde yo me encontraba podía ver con claridad lo mucho que el disfrutaba de la buena mamada que mi mujer le estaba dando en esos momentos, yo por mi parte sufría al ver a mi esposa comportandose como una vil prostituta con ese tipo, de momento el comenzó a venirse dentro de la boca de ella, cosa que a mí nunca me había permitido, supuse erróneamente que ella se molestaría y lo dejaría a medio terminar, pero me equivoque contrario a cuando lo hacía conmigo a él se le tragó todo su semen mientras ella me miraba burlonamente.

Una vez que Raquel terminó de chuparle hasta la última gota, los dos se incorporaron y pusieron mayor atención en mi persona nuevamente, me ordenaron recoger su ropa cosa que hice de inmediato para seguirlos luego dentro de la casa, donde me ordenaron que les buscase más bebidas y unas batas de baño, cosa que hice en ese mismo orden. Los dos parecían algo aburridos y los vi secreteandose al oído mutuamente para luego ponerse a reír estridentemente ambos, fue cuando Pedro me llamó y me ordenó arrodillarme frente a mi mujer la cual se encontraba sentada en una butaca con las piernas bien abiertas en posición para que le mamase su coño, y siguiendo las direcciones de él me disponía hacerlo pero al principio cada vez que acercaba mi rostro a su cuerpo ella cerraba las piernas y le daban unos ataques de risa al ver mi cara, a tal grado que en una de esas se comenzó a lanzar pequeños e intermitentes chorros de orine, en una de esas Raquel se paró de la butaca y permaneciendo frente a mi con las piernas abiertas se orinó sobre mi persona.

En ese momento tanto el guardia como ella comenzaron a reír de nuevo con más fuerzas, yo me levanté y en silencio me retiré a mi dormitorio para quitarme la ropa y asearme, luego de ducharme pensaba no volver a bajar a la sala, pero al entrar a nuestro cuarto me encontré con los dos acostados en nuestra cama magreandose nuevamente, él se podía ver que se encontraba listo para meterselo y ella así se lo pedía, pero al llegar yo se detuvieron, no crean que fue por condescendencia a mi persona, creo que fue más bien por que entre ambos ya habían tramado algo para cuando yo entrase a la habitación, y así fue en efecto en esos momentos yo únicamente tenía puesta una toalla que me cubría de la cintura hasta las rodillas dandole la vuelta a mi cuerpo.

Al verme Raquel me ordenó que le diese la toalla, quedandome completamente desnudo ante ellos, a mi lado se paró el guardia al cual yo a duras penas y le llegaba hasta un poco más abajo de los hombros, cada brazo de él era más grueso que los muslos de mis delgadas piernas, todo su cuerpo parecía cubierto por una especie de alfombra de lo velludo que era, contrario a mi que soy totalmente lampiño y los pocos vellos que me salen debajo de los brazos acostumbro a afeitarmelos desde cuando practicaba natación cuando joven. Su verga en reposo calculó que sería más grande y gruesa que la mía en estado de erección, mientras lo miraba de reojo pensaba que ese era el tipo de hombre que necesitaba mi mujer, y no alguien tan bajó y del

gado como yo, en medio de todo yo buscaba la forma o manera de disculparla por sus acciones, realmente no me importaba que tanto se burlase ella de mi o que tanto me ridiculizara delante de otras personas en el fondo la amaba y estaba dispuesto a cumplir cualquier capricho que a ella se le antojase con el solo fin de tenerla cerca de mi.

Fue la voz del guardia la que me sacó de mis pensamientos, el dijo algo que yo realmente no le puse atención, hasta que Raquel me repitió lo dicho por él mientras ella se levantaba de la cama y se dirigía a las gavetas de su armario, de donde extrajo algo de su ropa intima para luego tirarmela en la cara, al verla me supuse que deseaba que me la pusiera, pero tan solo me limité a tenerla entre mis manos, hasta que Raquel se puso a registrar en su armario nuevamente y sacó unas piezas que ella usaba para vestir, al tiempo que me ordenaba que me pusiera eso que ella me había sacado, yo siguiendo sus ordenes sin chistar ni pensar en lo que estaba haciendo por ningún momento, me dí a la tarea de ponerme lo que ella me había sacado, las pantaletas no me presentaron ningún problema ya que los slip que acostumbro a usar eran muy similares a lo que ella me sacó, en cuanto al sostén si existía una gran diferencia ya que las espaldas de Raquel son por mucho más anchas que las mías y yo desde luego no tengo los atributos naturales de los que ella gozaba, al parecer ella se dio cuenta de la situación y se fue por de tras de mi y con un alfiler de seguridad realizo un arreglo en cosa de segundos, luego tomando unas cuantas pantimedias viejas las usó como relleno de las copas, cuando terminó de ayudarme a ponerme uno de sus cortos sueter, daba la impresión de que eran senos naturales, luego me entregó una de sus minifaldas faldas la que me puse en el acto con suma facilidad, después me tomó de la mano y me sentó frente al espejo de su tocador para comenzar a maquillarme de inmediato, a todas estas Pedro se puso la bata que yo le había entregado en la sala y bajó a buscar más bebidas.

Mientras que Raquel me preguntaba que me parecía lo que estaba sucediendo, yo apenas le respondí que lo que ella dispusiera para mi estaba bien, una vez que me maquilló sacó de una de las gavetas del tocador una peluca y me la colocó al tiempo que me daba un beso en la mejilla, el cual estremeció todo mi cuerpo, mientras ella me decía lo lindo que había quedado, al subir el guardia yo ya me encontraba de pie probandome unas sandalias de ella, fue cuando el muy desgraciado metiendo una de sus grandes manos por debajo de la minifalda que yo usaba, me agarró con fuerza una de mis nalgas y me la pellizcó, a tal grado que se me brotaron las lagrimas del dolor, luego se paró frente a mi y posó sus dos manos sobre lo que supuestamente eran mi senos los apretó y dirigiendose a Raquel le dijo, no creas que yo le voy hacer el favor a tu hermana, refiriendose a mi desde luego, a lo que ella le respondió que no temiera que no tenía eso en mente por los momentos.

Raquel en ese momento lo invitó a la cama lo que el guardia gustoso aceptó y nuevamente frente a mi los dos comenzaron a grajearse, en cosa de segundo la verga del tipo ya se encontraba en condiciones de penetrarla, y todo eso frente a mi persona, yo por mi parte también me encontraba algo excitado al ver el hermoso cuerpo de mi mujer y como ella era poseída por otro hombre frente a mis narices y yo sin poder o querer hacer nada para evitarlo, el rostro el de Raquel reflejaba una tremenda dicha, quien era yo para impedir que disfrutase de lo que yo no podía proporcionarle, es cierto que me sentía incomodo con la ropa que ella me había dado, pero con todo y eso estaba disfrutando viendo lo feliz que era mi mujer, el guardia se lo introdujo de un solo viaje en su coño, y ella lo disfrutó y comenzaron a mover sus cuerpos frente a mi, que envidia me daban, fue cuando Raquel me ordenó que me comenzara a masturbar mientras lo miraba, y me recordó el día que la vi en la playa con aquella pareja, por cosas del destino en un momento me vi en el espejo del armario al principio no me reconocí pero al verme con detenimiento vi lo ridículo que me encontraba vestido y encima de eso masturbandome mientras los miraba a ellos revolcarse en mi cama, al yo acabar ellos continuaron manteniendo sexo, tal y como me encontraba me fui al baño de huéspedes y me lavé. Luego permanecí viendo como los dos se comían su sexo mutuamente, al ellos terminar se dieron una ducha, y se vistieron sin tomarme en cuenta para nada hasta que se dirig

ieron a la puerta, que fue cuando me llamaron para que les sirviese de chofer, yo pensaba protestar por la ropa que estaba usando a pedidos de ellos, pero Raquel como que me leyó la mente o algo así, y antes de que yo abriese la boca repitió la orden secamente, y yo obedecí como un estúpido, me ordenaron que los llevase a una discoteca a la cual entraron, mientras que permanecí en el auto esperandolos, yo me encontraba dormido en el asiento trasero cuando sentí que Pedro me llamaba usando mi nombre en femenino, cuando me di cuenta el auto se llenó de gente, y lo conduje nuevamente a nuestra casa, además otros autos nos seguían de cerca, en el trayecto escuche que harían una gran fiesta en mi casa.

Todos los asistentes eran personas de escasos modales borrachos y que no tenían idea de lo que era el buen gusto, o por lo menos eso reflejaba su forma de hablar y de vestir, tanto los hombres como las mujeres, al llegar Raquel me llamó Roberta y me ordenó que atendiese a sus invitados en todo lo que me pidiesen, sin importar lo que fuere, de vez en cuando pasaba con la bandeja de bebidas o de tapas, y uno que otro de los invitados de mi mujer me agarraba las nalgas, pero al escuchar mi vos de protesta de inmediato se echaban a reír y me dejaban en paz, todos menos un par de tíos que al parecer se enamoraron de mi, a sabiendas que no era una mujer de verdad, yo procuré durante el resto de la noche sacarles el cuerpo pero se las arreglaban para colocarse de tras de mi y colocar sus sucias manos directamente sobre mis nalgas, llegó un momento en que me acerque a Raquel y le dije lo que estaba sucediendo y le pedí de caridad que me dejase marchar a mi habitación, fue cuando ella me volvió a preguntar que estaba dispuesto hacer yo por amor a ella, por un buen rato permanecí en silencio sabiendo que la respuesta la que fuese que yo diera me perjudicaría, si no decía que todo, la perdía y si respondía que todo de seguro me pondría a prueba y yo no quería pasar por eso, Raquel colocó una de sus manos sobre mi verga y la otra sobre mis nalgas, al tiempo que me daba un beso en la boca, eso lo decidió todo y respondí como un tonto todo, ella se sonrío y me dijo no se hable más del asunto, si de verdad no quieres que esta noche me marche de la casa, ya sabes que debes hacer, y mientras decía eso la mano que mantenía sobre mi pene la retiró al tiempo que la que tenía sobre mis nalgas la apretó con cariño.

Mientras me retiraba le comenté, yo no voy a provocar nada si se da bien pero si no bien también, al escucharme me tiró un beso y se alejó riendo, durante parte de la noche se me ocurrió darles de beber a mis admiradores con el fin de emborracharlos y despreocuparme de ellos, cosa que dio un excelente resultado.

Nuestra casa parecía más un lenocinio que cualquier otra cosa, ya que más de una pareja se encontraba manteniendo sexo en distintos lugares de la casa, a eso de la una de la mañana ya habían terminado con la mitad de mis bebidas, y a cada rato escuchaba como me llamaban Roberta para que les diese algo de comer, para colmo me sentía de lo más incomodo con la ropa que estaba usando, mientras que Raquel y Pedro se divertían a pierna suelta, viendome servir a sus invitados de esa noche.

Durante el resto de la jornada vi cosas increíbles, como dos tipas haciendo una competencia entre ellas, las dos estaban manteniendo sexo con tres tíos a la vez, el espectáculo me pareció extremadamente vulgar, en una de las habitaciones superiores se encontraba un transvesti poseyendo a una mujer, en principio pensé que eran dos hembras pero al momento que se dieron cuenta de mi presencia, el transvesti me dijo con una gruesa voz varonil, hermana mejor te buscas otra habitación que esta ya esta ocupada, por lo que me retire sin decir nada. Todo se encontraba en relativa calma, y fue cuando me detuve a descansar mis adoloridos pies por usar las sandalias altas de mi mujer que me fijé que un hombre en particular me estaba observando detenidamente, en ese momento me di cuenta que durante toda la noche lo había visto charlando con una que otra persona u observandome con detenimiento, pero tanto su conducta como su persona era bien distinta a la del resto de atorrantes que se encontraba de visita en la casa, al verme levantó su vaso e hiso como si brindase, yo procuré mantenerme alejado de él, al rato el se me acercó y me pidió que le llenase su vaso con vino rojo, yo procurando engolar más mi voz le indiqué que el vino rojo ya se había aca

bado, y por cortesía le pregunté que más deseaba, fue cuando me dijo, conocerte intima y profundamente, yo estaba seguro que no le cabía duda de que yo era un hombre mal vestido de mujer, pero su actitud me puso bien nervioso, en su mirada se le notaba que su interés por mi persona era algo más que el antojo de un borracho, con la escusa de buscarle el vino que me solicitaba en la cava, me retiré de él como alma que lleva el diablo, con el fin de alejarme del bullicio de la "fiesta" salí por la puerta de la cocina que daba al patio trasero de la casa, pasé por el lado de la piscina y vi a una pareja manteniendo una relación orogenital, se trataba de una mujer algo pasada de peso que se encontraba mamandole la verga a un viejo, procuré no llamar su atención y me dirigí a la covacha donde se guardan las herramientas de jardinería, pensando que en ese lugar estaría tranquilo, me senté en un banco de madera y me despojé de las sandalias que me estaban matando, y cuando menos lo esperaba sentí un par de manos sobre mis hombros, su solo contacto me sobre saltó, era el mismo tipo de adentro de la casa que por lo visto me había seguido hasta ahí, yo me di la vuelta y al estar cara a cara frente a él me tomó entre sus brazos y me plantó un beso en mi boca, yo luché por safarme pero me apretó con sus fuertes brazos, el roce de su barba de un día sin afeitar me irritó la piel, el tío era mucho más fornido y alto que yo, pero apenas dejó de besarme molesto le pregunté que si no se había dado cuenta que yo era un hombre igual que él y que no estaba dispuesto a nada, él se quedó como estupefacto cosa que aproveché para volverme a calzar las sandalias y salir caminando rápidamente rumbo a la fiesta, por lo menos ahí no se había atrevido hacer lo que hiso segundos antes, estando en la sala Raquel se me acercó con Pedro y me preguntó si no había tenido suerte, yo le señalé los dos candidatos que en principio me habían molestado, ambos se encontraban durmiendo la borrachera, a lo que ella me dijo por lo visto ni como mujer tienes suerte, lo que yo asentí con un aire de felicidad, y cuando más confiado estaba de que no pasaría nada, sentí nuevamente que un par de manos se posaban sobre mis hombros nuevamente, sudé frío en esos momentos, era nuevamente el tipo del vaso de vino y de la covacha, se disculpó con Raquel y sin retirar sus manos de sobre mis hombros me guió al patio de donde habíamos venido, yo pensaba nuevamente cortar con él por las buenas y esconderme en mi dormitorio el cual se encontraba cerrado con llave por previsión, debido al tipo de amistades que nos visitaban esa noche, pero al voltear mi rostro vi de tras de nosotros a Raquel acompañada por Pedro que recién llegaba con dos vasos de alcohol, ellos nos seguían relativamente de cerca por lo que no podía safarme y salir corriendo o Raquel se iría de la casa según me había amenazado más temprano, el tipo a medida que caminábamos por el patio trasero, me dijo te estas haciendo la interesante escabullendote de esa manera, Pedro y Raquel se detuvieron mientras que él me seguía empujando al más apartado lugar del patio, y justo en ese momento se detuvo como me tenía fuertemente agarrado por los hombros me dio medía vuelta y abrazandome nuevamente comenzó a besarme de nuevo, yo realmente no sabía como actuar, ya que me quería safar de él y salir corriendo, pero frente a nosotros se encontraba Raquel observandonos, alcancé a escuchar a Pedro preguntarle ¿tu crees que se atreva?. A lo que le respondió ella si no lo hace esta misma noche me marcho de la casa contigo, ante tal amenaza no me quedó más remedio que seguir el juego de ese tipo, quisas con suerte ellos se retirasen y entonces yo me safaría de los brazos de ese mastodonte, pero para mi desgracia no fue así, Raquel permaneció acompañada por Pedro sentados viendo como el tipo me besaba, las manos de él comenzaron acariciar mi cuerpo, en particular mis nalgas, en cierto momento sus manos se dirigieron a mis falsos senos y metiendo su mano por debajo del sueter me comentó sabía que no eran de verdad, pero no importa ya que este si lo es y al decir eso sus manos nuevamente hicieron blanco en mis posaderas. Yo comencé a sentir su caliente y dura verga erecta pegada contra la parte baja de mi barriga, sin decir nada continúo besandome, por una parte me sentí mal por lo que estaba

haciendo, pero por otra me supongo que por el hecho de sentir sus grandes manos sobre mi cuerpo y sus labios sobre los míos, yo también me comencé a excitar, y sí a eso le sumaba que estaba siendo observado a unos pocos pasos por Raquel, sentí como si la sola presencia de ella me excitase más aun, las manos del hombre se introdujeron por debajo de la mini falda, y luego por dentro de las pantaletas, y con suavidad comenzó a pasar su seco dedo por sobre mi esfínter, la primera vez que lo realizó mi cuerpo dio un respingo, a espaldas mías se encontraba una de las mesas de madera que decoraba el patio, él me fue llevando hasta ella, y cuando estábamos lo suficientemente cerca me dio la vuelta como si fuese un pelele, he inclinó mi cuerpo sobre dicha mesa, yo estaba resignado a dejarme hacer lo que Raquel quisiera, y los bajos instintos del tío ese lo guiasen, con tal de que ella no se fuese de la casa, sin quitar sus manazas de sobre mi cuerpo ese hombre en medio de ese oscuro patio me subió la minifalda sobre mi espalda dejando mis nalgas a su disposición una vez que me bajó las pantaletas que yo estaba usando, sentí como sus dedos húmedos por su saliva se incrustaban una y otra vez contra mi esfínter, hasta cuando a su juicio lo había abierto lo suficiente como para intentar introducirmelo, escuche como se abría la cremallera de su pantalón y sin retirar sus dedos de dentro de mis nalgas como con la otra mano se las arreglaba para bajarse los pantalones y su interior, a partir de ese momento sentí más fuerte el calor de su verga contra los cachetes de mis nalgas, volteé mi rostro buscando a Raquel, ella se encontraba sola viendo lo que me sucedía por mi amor a ella, en ese momento comencé a sentir como la verga de ese hombre comenzaba a penetrarme, a pesar de lo mucho que me acarició el esfínter siempre sentí con dolor su penetración dentro de mi, para mi era algo insoportable a la tortura que estaba siendo sometido, creo que no me desmaye por causa del mismo dolor, lentamente sentí como su gruesa verga se abría paso dentro de mis nalgas hasta que sentí su abdomen contra la parte baja de mi espalda y sus testículos contra mis nalgas, su pecho contra mi espalda, y su boca contra mi cuello, permaneció detenido por un breve espacio de tiempo, las lagrimas me corrían por las mejillas, y él comenzó a sacarlo lentamente al tiempo que sus dientes me mordían sobre mis hombros, como pude volteé a ver a Raquel nuevamente ella se encontraba con su boca completamente abierta y sus ojos fijos en nosotros, nuevamente ese hombre comenzó a penetrarme y así sucesivamente, pero llego un momento en que para asombró mio comencé a sentir placer en lo que él me estaba haciendo en esos momentos frente a mi mujer, en cierto momento al abrir los ojos la tenía frente a mi, y a Pedro a su lado con mi camara fotográfica, en ese momento pensé lo que me faltaba para que me chantajeé, pero a esa altura de las circunstancias realmente no me importaba, decidí disfrutar el momento sin importar lo que me pudiese pasar luego, Pedro continuaba sacandome fotos a medida que el tío me daba sabrosamente por mi culo, Raquel hiso un comentario sobre que al fin había encontrado algo en lo que era bueno, realmente no me importó lo que ella decía en esos momentos, yo me comencé a masturbar al tiempo que sentía la caliente verga de ese macho entrando y saliendo de mi culo, cuando mejor me sentía con ese trozo de carne entre mis nalgas, Pedro le grito algo sobre que me pusiera a mamar, y de inmediato él sacó su verga de dentro de mi persona y tomandome por la nuca colocó mi cara frente a su cosa, quedé sorprendido al verla tan de cerca era algo descomunal, no tan solo por lo larga si no por lo gruesa y venosa que se observaba desde mi posición, yo creo que por instinto abrí la boca y me introduje su falo dentro de mi boca y comencé a chuparlo como un desesperado, había algo en ese hombre o en el ambiente que me había vuelto como loco aparte de la gran cantidad de vino que tomé esa noche, al tiempo que continué masturbandome con fuerza, mientras que Pedro continuaba tomandome fotos indiscriminadamente bajo la dirección de Raquel, un grupo de los visitantes al ver el destello producido por el flash de la camara se acercaron para curiosear, y vieron como me estaban en principio dando por el culo y luego como me habían puesto a mamar, al fin el tipo se vino sentí como todo su semen invadía mi boca, en cierto momento pensé que me producir&iacut

e;a repulsión pero no fue así, todo lo contrario me trague gran cantidad de su leche mientras que por pedido de Raquel lo sacó de mi boca y me echó un buen taco de leche en la cara para fotografiarme, una vez que terminó acomodandose la ropa se acercó a Pedro y a Raquel y extendió la mano vi con cierto asombró como mi mujer sacaba de dentro de sus senos una paca de dinero y se la entregaba al individuo, el cual luego de tomarla se marcho de inmediato, comprendí que todo había sido una trampa en la que había caído como un verdadero pendejo, pero con la remota esperanza de equivocarme y haciendome el tonto me acerque a Raquel acomodandome la falda y diciendole que si estaba contenta con la prueba que ella me había pedido, a lo que burlonamente me respondió que en parte, pero de inmediato me comentó pero uno solo no me basta para creer que tu realmente no quieres que yo me marché de la casa hoy mismo lo debes hacer por lo menos con dos o tres más por lo menos para que yo crea en la sinceridad de tus sentimientos por mi, en el fondo como tenía tiempo que no disfrutaba tanto de una buena relación sexual, del calor de un cuerpo en contacto con el mio así fuera que me dieran por el culo por lo que acepte de inmediato. Nos encaminamos a la casa y al llegar se puede decir que me pusieron en subasta pública, de momento había como cuatro tipos interesados en hacerme el favor, al final solo fueron tres ya que uno se cortó todo al ver que todos los invitados estarían observandonos de cerca, cosa a la que yo no le dí importancia, en el resto de la madrugada me pusieron como un pollo a la vara, con una verga dentro de mi culo y otra en la boca, y desde luego que Pedro continuó tomandome fotos, cuando todo terminó ellos se desaparecieron me refiero a Raquel y a Pedro, yo me fui a la habitación y me tiré a dormir con otro macho sobre mis espaldas.

Al día siguiente el último tipo que había dormido conmigo había desaparecido, me di un buen baño y luego de vestirme me di cuenta que ya ellos dos se habían marchado, encontré una nota en que me decían que se fueron al apartamento de la playa. Al llegar el día lunes Raquel no había aparecido todavía, por lo que decidí irme a la oficina, estando ahí llegaron los dos como si fueran una pareja de recién casados exigiendome que les diese dinero para hacer compras, en principio les preparé un cheque por una cantidad razonable, pero al verla se comenzaron a burlar, y decirme que lo que necesitaban era una cantidad mucho más alta que lo que yo les había ofrecido, fue cuando entre en cuenta que lo que deseaban era ya no mi dinero si no lo fondos del banco a cambio del rollo de fotos, lo que el muy tonto de Pedro no se dio cuenta fue que en ningún momento retiró el protector del lente por lo que ellos trataron de hacer era una especia de asalto o mas bien un chantajeé, por que mantuviesen la boca cerrada sobre los hechos del fin de semana, discretamente llamé a la compañía donde trabajaba el guardia y les dije a medias lo que sucedía, ellos se presentaron con la policía y arrestaron a los dos, de ahí en adelante se desató el escandalo por el cual renuncié al banco, casi de inmediato Raquel puso la demanda de divorcio, lo que me dolió mucho yo traté de llegar a un acuerdo con ella pero fue en vano, por suerte para mi, tuve un destello de inteligencia antes de casarme con Raquel, ya que tuve la previsión de realizar nuestro matrimonio bajo ciertas capitulaciones las cuales dejaban a Raquel en las mismas condiciones económicas que cuado la conocí, después de eso ella trató de volver conmigo pero de solo acordarme de todos los sin sabores que me hiso pasar y a pesar de lo mucho que la amaba no regresé con ella.

Actualmente mantengo una relación con una cliente del Licenciado, que de paso le encanta dar ordenes cuando estamos en la cama, en cuanto a mi problema de impotencia y eyaculación precoz ya no sufro de esas condiciones, a parte de eso asistí durante unos cuantos meses a una cita semanal con mi psicoanalista para tratarme de los daños emocionales que me dejó Raquel, en cuanto a mantener relación con otros hombres no lo he vuelto hacer desde aquella noche que disfrute tanto, pero ya se que puedo hacerlo gracias a Raquel de paso la última vez que supe de ella trabajaba en un bar de putas, y según me contó un detective que contraté Pedro fue preso por caerle a golpes a ella.

Como se darán cuenta, Roberto pasó por la triste situaci&oacu

te;n de ser utilizado por el ser que él más amaba, pero hoy en día es uno de los pilares de mi empresa, y por los comentarios que se escuchan por los pasillos próximamente se casa con la señora que es mi cliente.

Dattos del autor/a:

Nick: Narrador.

E-mail: narrador (arroba) hotmail.com

Me gusta / No me gusta

Investigaciones antropológicas (I)

Ni piensen por un momento que les voy a dar mi nombre ni datos que puedan ayudar al lector a identificarme, a lo sumo les daré una corta orientación sobre los estudios que he realizado para que puedan llegar a tener una ligera idea del porque y como sucedieron los hechos que les voy a relatar.

Como catedrática a tiempo completo de un afamado recinto Universitario, tengo el derecho de tomar un año Sabatico eso significa que luego de diez años de soportar la majadería de colegas profesores y de alumnos estériles me puedo dedicar por un año a la realización de una proyecto investigación con el firme compromiso de realizar una publicación sobre el mismo, durante ese año de investigación continúo recibiendo mi sueldo completo el cual utilizo junto con unos fondos especiales para sufragar mis estudios en el campo de las Ciencias Sociales. Como soy divorciada y no tengo hijos ni perro que me ladre me decidí realizar un estudio que en palabras sencillas se trata sobre las costumbres y estilos de vida dentro de comunidades socio-cultural y económicamente primitivas, desde luego que mi estudio no es uno que se realice en la biblioteca de la esquina, por lo que para llevarlo a feliz término debía convivir por lo menos de tres a seis mese con los sujetos de mi investigación. Para fines de mis estudios tomé dos poblaciones, una fue conformada por los habitantes del África ecuatorial los temibles Pigmeos, y la otra población fue conformada por la no menos temibles tribus Waicas del Amazonas en América del Sur.

En este relato no los voy aburrir con los pormenores de mis estudios y mucho menos con los hallazgos encontrados, primeramente les contaré que me pasó con los Pigmeos y luego en otra oportunidad les contaré como me fue con los Waicas. Pero a pesar de que trato de ser sencilla en mi vocabulario para no aburrirlos de vez en cuando puede que se me salga algún comentario de corte científico, espero me sepan perdonar no es mi intención dar una cátedra de Estudios Sociales, pensandolo bien creo que en el fondo de todo mi intención fue la de divertirme y pasar un buen rato.

Luego de pasar las mil peripecias para conseguir permisos, autorizaciones y demás cosas solicitadas por los gobiernos de los territorios a los que me dirigía por fin luego de casi seis meses de preparativos previos al viaje pude llegar a mi primer lugar de investigación localizada en el África. Desde un principio la comunidad donde llegué me acogió con alegría, no se podían explicar como una mujer blanca quería vivir con ellos y como ellos por un largo tiempo, y además como parte del trato debía ser tratada igual que el resto de la tribu o comunidad eso sin contar que al marcharme me había comprometido en dejar gran parte de mis pertenencias como una especie de truque o intercambio por permitirme el vivir con ellos por tanto tiempo y ser una carga mas, como no se da el caso de que una mujer sola viva dentro de la comunidad por decirlo de algún modo fui adoptada por una de las familias, con el dialecto no se me presentó mayor problema ya que desde que comencé a organizar el viaje me dediqué a estudiarlo, a la semana de estar viviendo junto a ellos lo dominaba relativamente bien eso sin contar los modismos propios de esa región los cuales tan solo fue cosa de adaptar mi oído y acostumbrarme a su especie de ceceo o susurros para hablar. Como era una comunidad extremadamente primitiva su estilo de vida era de recolectores y cazadores nómada, por lo que la mayor parte de mis pertenencias cabían en un morral, al principio gran parte de mi tiempo lo pasaba con las mujeres ya que ella se dedican a la recolección de los frutos, y a la crianza y cuido de los niños, pero a pesar de sentir que era tratada con cierta familiaridad la mayor parte de las veces podía como percibir que no era de su total confianza, hasta que un buen día me dio por analizar el nombre por el cual se referían a mi persona el cual era traducido literalmente "mujer que se cubre con hojas" todas las personas de esa comunidad a lo sumo usaban un tapa rabo todo el tiempo, yo realmente era la única que siempre andaba vestida y calzada con unas pesadas botas, al darme cuenta de ello llegué a la conclusión de que para ser realmente aceptada debía ser lo más semejante a ellos en lo que me fuese posible, no bastaba que hablase su dialecto, y que en parte me comportase como ellos, o sea comer, recoger frutas y hacer

lo que hacen las mujeres, para ser realmente aceptada debía vestir o mejor dicho desvestirme como ellos, y tras pensarlo detenidamente llegué a la conclusión de que nadie ahí realmente me conocía y si quería ser aceptada debía hacerlo, ademas existe un viejo aforismo romano que dice "al país que fueres has lo que vieres" por lo que decidí ese día el quitarme toda la ropa y andar como andaban todos, el hacer el tapa rabo fue más simple de lo que pensé, una vez que me encontré en iguales condiciones que el resto de la gente me integré al grupo de mujeres que se dirigía a recolectar y a partir de ese momento me enteré de todos los chismes importantes dentro de la tribu, lo que para mi fue una clara muestra de que era aceptada por todas o por lo menos por la mayoría de las mujeres como una igual. Yo soy blanca de cabellera larga y de color castaño claro, no soy alta pero si lo suficiente para destacar dentro de un nutrido grupo de mujeres y hombres pigmeos, a mi llegada pensaba yo que estaba algo delgada pero al compararme con el resto de las mujeres de la tribu me consideré gorda, mis senos son firmes y bien formados similares a los de la mayoría de las mujeres jóvenes de la comunidad, pero mis caderas a simple vista eran realmente mucho más anchas, durante esa primera salida desnuda únicamente cubierta con un tapa rabo mucha de las mujeres se me acercaban y ocasionalmente me tocaban alguna parte de mi cuerpo y luego se miraban los dedos como comprobando que no se habían manchado eso a mi me pareció muy gracioso, les hice ese comentario y a ellas también les causó gracia, a media mañana mientras recolectábamos unos plátanos y otras cosas junto con otras tres mujeres jóvenes nos metimos a una charca de agua para refrescarnos, mientras el resto del grupo se dirigía a la sede del campamento o tribu, debido al calor comenzamos a jugar con el agua echándonos unas a otras con las manos hasta que una de ellas se me fue acercando y disimuladamente como si fuese por accidente se tiraba sobre mi, en cierto momento perdí el equilibrio y me sujeté de su pequeño cuerpo cosa que me dio la impresión que fue de su total agradó, sus pequeñas manos me ayudaron a levantar del agua al tiempo que me acariciaba los senos, lo que me hiso sentir algo confundida al principio pero al ver en su rostro algo parecido a una mirada lujuriosa, decidí continuar haciendo lo que ella me hacía y en su rostro se reflejó una gran felicidad lo que me dio pie para continuar explorando ese aspecto que en mis estudios había pasado por alto o sencillamente no había tomado en cuenta, lentamente las dos nos fuimos acercando hacía la orilla mientras nos acariciábamos mutuamente ella a pesar de su brusquedad al principio del juego dio un cambio radical, ya al ganar las dos la orilla nos tiramos en un pequeño banco de arena donde sus manos comenzaron a explorar el resto de mi cuerpo mientras que yo le hacía lo mismo a ella con mis manos y mi boca, es cierto que al principio el aroma de su cuerpo me produjo algo de repulsión quisas por lo fuerte, por lo natural sin perfumes que ocultasen o disimulasen su propio y verdadero olor, pero prontamente me acostumbre como ella supongo se habrá acostumbrado al mio, les voy a decir a pesar de tener treinta y tantos años largos de edad nunca en mi vida me había ni siquiera toqueteado con otra mujer, todas mis relaciones sexuales fueron heterosexuales hasta ese día en que esa joven mujer comenzamos a jugar como un par de críos, cuando me di cuenta ya nos encontrábamos tendidas en la arena acariciandonos y explorando la vulva de la otra con todo y lengua, para mi fue una experiencia única hasta que las otras dos pigmeas se nos acercaron y tímidamente al principio comenzaron acariciar mi cuerpo y el de mi compañera, una de ellas colocó su boca sobre uno de mis senos y me lo comenzó a mamar mientras que la otra recién llegada al principio me acarició mi rostro y mi cabellera para después con su pequeña lengua comenzó a lamerme por todas partes de mi cuerpo que estuviese a su disposición desde mis axilas hasta dentro de mis nalgas, si alguien me preguntase cuantos orgasmos alcancé en esos momentos para serles franca no se que cantidad de ellos alcancé ese día ya que las pigmeas me hicieron llorar de placer y satisfacción como nunca antes lo había hecho en mi vida.

Una vez que nos pudimos quedar tranquilas y sumamente relajadas, la primera en acostarse con migo me comentó que no debía decirle nada de eso

a los hombres, ya que se molestaban por no haber sido llamados a disfrutar de ellas, durante el camino de retorno al campamento se corrió como pólvora entre las mujeres jóvenes mi gusto por ser acariciada por otra mujer, y a partir de esos momentos me era realmente difícil el no encontrarme jugando o ser el objeto del juego de mis nuevas compañeras, en una ocasión una de ellas me obsequió un grupo de figuras talladas que yo al principio pensé que se trataba de la representación de unos cazadores algunos con una pieza de caza a sus pies, no fue hasta que me encontré a solas con ella que entendí que se trataban del equivalente a un consolador moderno, lo único que estos son totalmente realizados en una madera muy oscura y parecida al ébano, pero con nudos y betas más gruesas, me quedé sorprendida al ver como esa pequeña mujer se fue introduciendo una de las talla entre sus nalgas, yo realmente tenía curiosidad y siempre me encuentro en la mejor disposición de que un buen macho me de por el culo, pero el que otra mujer me lo hiciera me llenó de excitación a tal grado que casi no podía esperar a llegar al río para que ella me lo hiciera, una vez algo retirada de las miradas indiscretas del resto del grupo, la joven mujer y yo nos divertimos durante un largo rato, hasta que me dio por jugar con las tallas al principio comencé a introducirmelas por el coño mientras que ella me acariciaba el cuerpo y sus pequeñas manos eran introducidas dentro de mi vulva, cuando yo me encontraba de lo más caliente sus dedos comenzaron a ser pasados por mi esfínter y luego su boca comenzó a dejar una gran cantidad de su saliva entre mis nalgas, mientras que con su lengua me excitaba más y más, de momento tomó una de las figuras una de las más grandes y comenzó a presionarla sobre mi esfínter el cual como por arte de magia le cedió paso a la oscura madera y fui sintiendo como lentamente mi amiga me lo iba introduciendo poco a poco por el recto al tiempo que una de sus manos se dedicaba a jugar con mi inflamado clítoris, luego no se como se las arreglo pero colocó su pequeño coño contra mi boca y yo me di el gusto de chuparselo hasta que las dos nos cansamos de tantos orgamos que ambas alcanzamos.

Al regresar guardé como un tesoro los cuales aprecio mucho hoy en día las tallas de madera de los "cazadores" que me regaló mi amiga en la selva de ………….. no tenía ni un mes cuando me tocó estar en una especie de fiesta o celebración una adolescente con la llegada de su primer periodo pasaba de ser niña a mujer y ello con lleva algo así como una especie de fiesta de quince años o de graduación luego de la cual era solicitada en matrimonio por un hombre de otra familia pero realmente no se le considera que es su mujer hasta que esta no da a luz un hijo de ese hombre, mientras tanto puede joder con algún otro y se le ocurre quedar embarazada de ese otro y decir que es de su marido sencillamente es de su marido así de fácil.

Desde que decidí vestir como el resto de las mujeres de la tribu contrario a lo que yo pensaba mi popularidad entre los hombres fue menos evidente, quisas por ser más alta que todos ellos no les atraía físicamente como mujer y para ser franca ellos no me atraían como hombres, diferente a las mujeres que cuando jugaban con migo era como si me encontrase jugando con niñas pequeñas, pero en esa fiesta de celebración a la que fui invitada había dos hombresitos que no me quitaban la vista de encima de mi persona, luego me enteré que habían ofrecido al jefe de la familia que me había adoptado una gran oferta por mi cosa que en el fondo me llenó de alegría, pero nuestro trato con él era que no me vendería ni me cambiaría a ningún precio, a menos que yo aceptase, durante la celebración se bailó la danza del elefante como parte del rito de iniciación de la nueva mujer, la mayoría de los hombres participantes inmitaban la figura del elefante moviendo uno de sus brazos como si fuese una trompa, pero uno de los hombresitos que no dejaba de mirarme se levantó un largo tapa rabo dejando ante mis ojos una extremadamente larga y desproporcionada verga con respecto a su tamaño por lo general la mayoría de los hombres de esa tribu mantienen una proporción del largo de su verga con respecto al resto del cuerpo, pero este era como una especie de gran personaje en toda la región por lo visto era sumamente conocido y lo que más me sorprendió fue el ve

r que no se desmallaba por falta de sangre al cerebro cuando su verga se encontraba más que empalmada.

De inmediato comencé a realizar una especie de acercamiento táctico con el fin de conocerlo, ya que una de las cosas que no me provocaba de los hombres de la tribu era su pequeño tamaño, no pasaron dos gritos de celebración cuando ya me dirigía a la choza que él y otro habían fabricado mientras se encontraban de visita en la tribu ya que ellos eran de otro sitio, para mi era graciosos ver como un hombresito tan pequeño tuviese una verga en comparación con su tamaño casi gigantesca, sin mucha preparación se me trepo sobre mi y comenzó a metermela por el coño, hasta que sus testículos tocaron la piel de mis labios vaginales y su abdomen chocó contra mis nalgas yo voltee mi rostro y pude ver su cara de sorpresa y de alegría creo que era la primera vez que se podía pegar a una mujer completamente mientras se la cogía, el enano me dejo sorprendida ya que se movía como un mico sobre mi espalda pero me estaba dando un pacer tremendo, al poco rato mientras que mi "Don juan" me tenía clavada por el coño llegó su acompañante que resultó ser su hijo mayor y como la cosa de lo más natural me introdujo su mediana verga dentro de mi boca, y mientras el padre me daba por el coño al hijo yo se la estaba haciendo con mi boca hasta que los dos primero el hijo y luego el padre derramaron su leche dentro de mi, a partir de ese día me convertí en una especie de celebridad en los alrededores un sin fin de hombres de comarcas distantes venían para ver a la mujer que soportaba a dicho personaje ampliamente conocido por la región, no faltaba algún que otro hombre le tocase su verga con la supuesta idea de que de esa manera se pueden adquirir ciertos poder. Yo como podía continuaba con mis estudios tomando notas y haciendo entrevistas a los miembros de la tribu, pero eso es parte de mis estudios y no los voy a aburrir con eso.

Como mi "amigo" era de otra tribu o familia tan solo permaneció con nosotros poco tiempo, pero todos y cada uno de los días que nos acompaño los compartimos muy íntimamente, el día antes de que nos abandonase me pidió un favor el cual consistía en dejarme dar por el culo, cosa que yo no había hecho desde mis años de moza soltera para no quedar embarazada, él había hecho varios intentos sin decirme nada pero yo siempre lograba que me lo metiese en el coño, ese día yo le dije que después hablábamos de eso pero al ver su cara de tristeza me rompió el corazón y acepté aunque después me rompiese el culo, para él fue motivo de una gran celebración por lo que salió de cacería y trajo una de las gacelas o antílopes más grandes que jamas yo hubiese visto o imaginado que existiera las mujeres de la tribu ayudaron a destazarlo, todos en la comunidad se encontraban contentos por la presa cobrada por mi amigo, esa tarde él y toda la tribu se preparó como si se tratase de algo especial, lo único que me llamó la atención fue el hecho de que cuando me tomó por la mano como la hacia usualmente para conducirme a su choza y ahí mantener nuestros encuentros con cierta reserva, el muy sinvergüenza me condujo al centro de lo que vendría siendo la plaza publica, y al lado de una gran fogata que su hijo había preparado me hiso señas de que me acostase en la tierra al tiempo que el resto de toda la comunidad nos comenzaba a rodear hombres mujeres y niños se encontraban a nuestro alrededor, era como si se tratase de espectáculo o algo así, como yo realmente me encontraba de un buen estado de animo seguí su juego, al fin una de mis fantasías eróticas era el de hacer el amor con el que fue mi esposo en medio de una plaza pública llena de gente que nos mirase y que los transeúntes se animasen y siguiesen nuestro ejemplo. Una vez que me tendí sobre la tierra al lado de la fogata él comenzó a danzar a mi alrededor diciendo cosas equivalentes a "me voy a dar un gran placer, si los dioses quieren me pueden llevar con ellos cuando termine, ya que seré su hermano" luego de estar dando vueltas a mi alrededor y gritando esa sarta de tonterías se me acercó por la espalda y colocó su cara contra mis nalgas luego con su lengua comenzó a lamerme el ojete de mi culo, la sensación era algo especial, mientras que una de sus pequeñas pero hábiles manos me la fue introduciendo dentro de mi vulva, l

o que me tenía toda excitada además de ver el rostro de todos los presentes que se encontraban frente a mi, luego el hombresito dejó de pasar su lengua por dentro de mis nalgas y debió tomar su verga con la otra mano y dirigirla hacía mi palpitante hueco, yo cosa de unos minutos antes de que él llegase a buscarme me había puesto a practicar con mi amiga usando las tallas de madera así que para cuando su verga se colocó sobre mi esfínter este literalmente se lo tragó, a pesar del ensayo previo no dejo de dolerme ya que la verga de mi amigo tanto para su gente como para personas normales es algo grande larga y gruesa, una vez que sentí su cuerpo pegar contra el mio me tomó por las caderas y no se como pudo pero me dio por el culo de forma y manera magistral, a medida que me lo metía y sacaba los restantes miembros de la tribu se acercaban más y más yo me encontraba en cuatro patas cuando el hijo de él se me acercó por el frente acompañado de el feje de la familia a la que yo supuestamente pertenecía y que hasta ese día no había tratado nunca de hacerme ningún acercamiento sexual a sabiendas que yo me estaba acostando con su invitado, Toma que es como se llama el jefe de la familia se encontraba muy excitado y era evidente al ver lo erecto que se encontraba su pequeño pero grueso pene, bien Toma se acomodó frente a mis labios y sin tener que decir nada yo comencé a mamarselo, mientras el hijo de mi amigo se fue acomodando de bajo de mi cuerpo hasta que su mediana verga la fue introduciendo dentro de mi coño, cuando yo pensaba que ya se había completado todo una de mis amigas comenzó acariciar mi cuerpo para luego dedicarse a mamarme una de mis tetas y cual no fue mi sorpresa que a mi otra teta se pego la mujer del jefe, era algo sorprendente me huviese gustado tener una camara para que nos fotografiasen, ya que esas cosas se cuentan y nadie las cree luego, nos encontrábamos en tremenda orgia yo atendía tres vergas a la vez que me mamaban las tetas, el primero en correrse fue el jefe, y a penas él me soltó otro ocupó su lugar, el segundo en correse lo fue el hijo de mi amigo y de igual forma su lugar fue tomado por otro hombre de la tribu, y el tercero lo fue mi amigo pero cuando él sacó su verga de mi culo se formó una especie de pelea por tomar su lugar, hasta que el jefe dio un grito y más nadie se atrevió a tocarme el culo.

A partir de esa noche creo que fui la persona más famosa de todos los alrededores, pero no volví a tener sexo con otro hombre o mujer por orden del jefe y a solicitud mía ya que había quedado tan exhausta que dormí el resto del día siguiente y tan soló me levanté para despedir a mi amigo que regresaba a su región.

Luego de eso en una cuantas ocasiones me acosté por pasar el rato con alguno de los jóvenes de la tribu pero ninguno como mi amigo.

Terminé mi investigación y con todos los datos recogidos regresé a la civilización, permanecí como un mes en casa para luego continuar mis estudios en el Amazonas pero eso se los cuento en otra ocasión.

Dattos del autor/a:

Nick: Narrador.

E-mail: narrador (arroba) hotmail.com

Me gusta / No me gusta

MIS AMIGOS.

La siguiente historia es 100% real, lo nico que he cambiado han sido los nombres de los protagonistas, el mo es real, ocurri en el verano pasado del 2001. Hola, me llamo Marta, en la actualidad tengo 23 aos y salgo con mi novio Sergio desde hace tres aos. La verdad es que estoy como un queso, eso dicen todos los que me conocen, mido 1, 74, 58 kilos, tengo el pelo castao tirando a rubito un poco rizado, morena de piel, boca pequea, ojos grandes, un culo un poco plano, no mucho, pero a mi novio le vuelve loco sobre todo cuando lo llevo ajustado en unos vaqueros y lo mejor que tengo son dos buenas tetas medianas tirando un poquito a grandes, muy duras , firmes, hacia arriba, con unos pezones rosados pequeos, dicen que daran envidia a cualquier chica del Playboy.

Antes de contar la historia voy a describir a mis amigos habituales de fin de semana, Sergio mi novio, Sofa mi mejor amiga, Luis su novio y mi mejor amigo y de mi hermano, Carlos mi hermano y Mnica la novia de mi hermano.

Sergio es alto 1, 85, moreno, pelo engominado, gafas, atltico, atractivo , es muy callado pero a m me gustaba mucho. A mi novio Sergio le conoc en la facultad de empresariales donde estudibamos los 2. Antes decir que nuestra vida sexual es muy activa, cuando conoc a Sergio era virgen, haba tenido muchos novietes, pretendientes, pero yo reservaba mi cuerpo para alguien especial y ese era Sergio.

La primera vez que lo hicimos fue a los 9 meses de salir, l ya lo haba hecho as que no estaba tan nervioso como yo, fue en su casa, antes ya nos habamos besado, toqueteos, pero poco ms, ni tan siquiera le haba dejado ver mis tetazas, ese da l me propuso hacerlo y yo acced encantada , despus fuimos a ms, al ao y tres meses se la chup la primera vez, nunca le haba dejado correrse en mi boca, me daba un poco de asco el semen , ni tampoco que me lo hiciera por el culito.

Mi mejor amiga se llama Sofa, 21 aos, mide 1, 67 pelo muy moreno y liso y la llega por debajo de los hombros, tiene unos labios carnosos y ojos azules, tetas pequeas y lo mejor que tiene es un culo redondito muy apetecible para cualquier chico, es muy guapa pero nunca ha destacado tanto como yo, su novio se llama Luis, es el mejor amigo de mi hermano Carlos, Luis mide 1, 77, 22 aos muy guapo, es rubito, siempre nos ha gustado a Sofa y a m, pero ella puso mas empeo con l y yo la ayude encantada sobre todo desde que conoc a mi novio. Ellos llevan 2 aos, por lo que me haba contado Sofa las relaciones con l eran parecidas que las mas.

Mi hermano Carlos, mide 1, 81, castao como yo, pelo punta tiene 22 aos, cachas, iba al gimnasio, ha tenido muchas novias, ahora sala con Mnica , modelo de 25 aos, morena, pelo muy largo rizado, 1, 80, guapsima, tenia unos labios perfectos, tetas medianas, esbelta, un culo pequeo que lo luca muy bien con sus tanguitas, era la envidia de cualquier chica, por lo buena que estaba y por salir con mi hermano.

El verano en que ocurri la historia salamos los 6 siempre juntos, Carlos y Luis eran amigos de toda la vida, pero integraron muy bien a mi novio Sergio, no se puede decir lo mismo de Mnica que ni Sofa ni yo la aguantbamos aunque lo disimulbamos bien. Yo me llevaba muy bien con Luis, nos conocamos de toda la vida, siempre se ha llevado muy bien con mi hermano, ha pasado mucho tiempo en casa y lo sigue pasando, lo mismo que Sofa, as se conocieron e intimaron, cuando salamos Luis me tocaba el culo y me deca que estaba muy buena, Sofa se lo tomaba a risa como todos, haba confianza, todos tonteabamos con todos, la verdad es que ramos un grupo bastante atractivo, cualquiera hara buena pareja con cualquiera.

Ese verano planeamos irnos de vacaciones15 das en Julio los 6 a Alicante a un piso de nuestros padres, ellos iran en Agosto y nos lo dejaban encantados.

Siempre hemos gozado de buena posicin econmica, los 4 menos Mnica y Sergio vivamos en una urbanizacin de clase alta, vestamos mas bien pijillo , mi hermano tenia un Audi A-3 , Luis un Golf , Sofa y yo tenamos unas motos pequeas para ir a clase, vamos que no nos ha faltado de nada , Sergio viva con sus padres , su padre era profesor de instituto y Mnica era tambin de clase media, aunque hacia algunos trabajillos como modelo que la reportaban buenos dividendos, en cuanto a nuestros gustos pues lo normal, alguna borrachera, algn porrillo y yo haba probado 2 veces la coca, mi hermano, Luis, Sofa y Mnica algo mas pero poco tambin, he de decir que cuando lo he probado he echado los mejores polvos de mi vida con Sergio.

El fin de semana antes de irnos de vacaciones se fueron mis padres de viaje, ese fin de semana quedamos para salir solo Sofa, Luis, Sergio y yo, mi hermano se quedo en casa con Mnica.

Nos fuimos a un bar y pedimos unos cubatas, a las 2

de la maana bamos los 4 bastante borrachos, estbamos en una discoteca bailando, Luis me cogi la mano y le dijo a Sergio

– te importa que baile con ella?

– por supuesto que no, le contesto Empezamos a bailar, yo llevaba un pantaln negro ajustado, camisa blanca y zapatos de tacn, el pelo recogido con una coleta

– estas muy guapa esta noche, me dijo mientras bailbamos

– como siempre, dije yo

– no, hoy estas especial

– me voy a poner roja

– ni que no hubiera confianza

– era broma tonto Sofa y Sergio estaban tambin bailando, ella era la que peor iba de los 4 , mas que bailar Sergio cargaba con ella

– vaya pedo que lleva Sofa, le dije yo

– si es que no sabe beber y eso que nosotros no vamos nada mal En eso empez un lento, Luis se acerc a mi un poco mas, yo apoy la cabeza en su hombro, el me meti la mano por la espalda y me la acarici

– te molesta?

– Claro que no, le dije Me acerqu mas, seguro que poda notar mis tetas duras contra l, los pezones se me estaban poniendo tiesos, me segua acariciando la espalda por la zona de la cintura, me estaba poniendo caliente, el alcohol hace que tenga ganas de follar como una loca, en cuanto saliramos de la discoteca me iba a llevar a Sergio a casa y lo iba a follar. Muchos ya me entenderis, los fines de semana al llegar a casa con unas copas de mas, quien no se ha masturbado antes de irse a la cama, en fin cuando acabo la cancin, Luis puso cara de pena, yo creo que estaba algo excitado, fuimos con nuestras parejas, no las veamos, salimos fuera y Sofa estaba devolviendo, no s tenia en pie, Sergio la sujetaba,

– hombre ya era hora, dijo

– habernos avisado, que tal estas cario?, dijo Luis acercndose a Sofa

– vamonos a casa, acert a decir

– nos vamos, dijo Luis

– espera que nosotros tambin nos vamos, dije yo

– pero si es muy pronto, aprovechar la noche

– no que vamos con vosotros.

Cogimos un taxi hasta la urbanizacin, Luis acompao a Sofa a casa y yo me fui con Sergio, eran las 2, 45, nosotros acostumbramos a llegar a las 7 o as. Al entrar en casa, lo hicimos en silencio, para no molestar, subimos a la planta de arriba que estn las habitaciones, al subir por las escaleras omos unos gemidos, nos pusimos un poco nerviosos

– joder, que vergenza !!!! le dije a Sergio

– Quienes son?

– Pues quienes van a ser, mi hermano y Mnica Pasamos por su habitacin tenan la puerta entreabierta, yo pas rpido sin mirar, Sergio se detuvo en la puerta

– pero que haces ¿estas loco?, le susurr en alto

– joder!!!!! Vaya polvo, ven mira

– que no, vamonos

– ven, me agarr de la mano y tir hacia la puerta.

La habitacin era muy grande la cama estaba al fondo, tenan la luz de la mesilla encendida, no nos podan ver, me asom muerta de vergenza, Mnica estaba a cuatro patas con el culo hacia la puerta y mi hermano detrs de ella, follandola el coo, la embesta salvajamente, sus tetas se balanceaban, se retorca de placer, de repente mi hermano se sali de ella y apareci una polla grande, brutal, gorda, dura, deba tener mas de 20 cms, el culo de Mnica qued hacia nosotros unos segundos, Sergio y yo nos escondimos, fuimos hacia mi habitacin al final del pasillo, todava me temblaban las piernas, era la primera vez que vea follar a alguien en vivo , aunque solo hubieran sido 20 segundos, estaba muy nerviosa y a la vez excitada , no se como estarais vosotros si hubierais visto a un hermano vuestro en plena faena con su novia , entramos en la habitacin echamos el cerrojo, me empez a besar , se le notaba alterado , caliente, yo tambin lo estaba, entre el baile con Luis y ahora esto, no me poda sacar la polla de mi hermano de la cabeza y el cuerpo de Mnica sudado, con su culo en pompa hacia nosotros, Sergio me sac la camisa y me arranc el sujetador, era la primera vez que lo haca, me hizo dao, mis tetas se bambolearon, se tir hacia ellas y me las chup, estaba ansioso, me acariciaba el culo con fuerza mientras me mordisqueaba los pezones, nos tumbamos en la cama,

– chpamela, Marta, chpamela. Le baj los pantalones, ya la tenia dura, 16 cms, me la met en la boca y se la chup, la meta y sacaba de mi boca muy rpido, me encantaba hacerlo, en varios momentos me vino a la cabeza la polla de mi hermano , Sergio se iba a correr ya, lo notaba, me la saque de la boca y le dije

– no te corras, le notaba muy excitado y no quera que lo hiciera, ya he dicho que no me gustaba el semen en la boca, nunca lo haba probado pero no me apeteca

– fllame, le dije mientras le pajeaba la polla muy despacito

– ven aqu, Me bajo los pantalones, le cost, les llevaba muy embutidos, me dejo el tanga puesto, uno blanco, deca que le excitaba, se situ encima de mi, esa sensacin de la polla caliente y dura segundos antes de follar a la entrada de mi coo me vuelve loca, no se hizo de rogar, de un golpe me la clav

– ahhh!!! Que gusto, le dije

– te gusta?, a que si?

– Siiiii, sigue

– Estaba buena la zorra de Mnica,

dijo mientras empujaba

– Siiiiii es una zorra, que esta buena,

– Tu hermano la folla bien con esa polla que tiene, la has visto?

– Si

– Y te gustaba? Pero que era esto, me estaba preguntando si me gustaba la polla de mi hermano, mientras segua encima de mi, me apretaba fuerte las tetas, era lo que mas le gustaba sin duda, yo pensaba que para el follarse una chica como yo era estar en la gloria, ese tipo de pensamientos se me pasaba casi siempre por la cabeza

– no, me gusta mas la tuya, me gusta mas tu polla

– vamos dime la verdad, dijo jadeando

– te he dicho que no, vamos follame cabrn

– te has puesto cachonda con Luis?

– Noooo,

– Mentirosa, cuando habis salido el tenia todava la polla dura

– ¿qu?

– Pues eso y tu los pezones

– Noo, dije a punto de tener un orgasmo, pensando que la polla de Luis se le haba puesto dura

– Nooooo, le dije y tu que, se te ha puesto dura con Mnica

– Siiii, pero por lo menos lo reconozco,

– Vale me he puesto un poco caliente pero era por el alcohol, vamos no te pares que estoy a punto de llegar

– Yo no aguanto mas, me voy a correr,

– Siiiii, vamos La situacin era increble, se mova encima de mi como nunca lo haba hecho , todava se oa follar a mi hermano y a Mnica al final del pasillo, la imagen de la polla de mi hermano, el culo de Mnica, el alcohol de la noche, el baile con Luis, como le roc con mis tetas, no aguantamos mas Sergio y yo explotamos en un orgasmo bestial, poda notar su eyaculacion perfectamente, usaba la pldora, no me gusta el semen pero que se corra dentro de mi o en mis tetas me pone muy caliente, notaba los disparos, le estaba durando el orgasmo mas de lo debido, ahogamos nuestros gemidos, para que no nos oyeran, Se qued encima de mi unos segundos y me retir su polla pringosa, me gusta la sensacin de el semen escurriendo hacia mi culo

– Ha sido fenomenal, dijo

– No ha estado mal , as que te gusta Mnica? Le dije

– Hombre esta buena , pero tu mas , y solo lo deca porque estaba caliente mientras follabamos , ya sabes que es un juego , y tu que con Luis?

– Ya , lo mismo te digo , es para excitarte.

Siempre hablamos mientras lo hacemos , es una manera de excitarnos , pero no le podia reconocer que me ha gustado la polla de mi hermano , adems es un pensamiento que tenia que sacarme de la cabeza.

Nos quedamos dormidos , ya no se oa nada en la habitacin de mi hermano , a la maana siguiente ya se haba ido Mnica , fui a despedir a Sergio y apareci Sofa en la puerta con mala cara

– vaya resaca

– que tal ayer? , la dije

– no vuelvo a beber en la vida

– siempre dices lo mismo.

– Ya , vena a tomar un poco de rayos uva El da estaba un poco nublado , solemos tomar rayos uva , estamos morenas las dos todo el ao , tampoco nos gusta mucho , lo justo , yo tenia una maquina en casa y queramos tomar algo para que el sol no nos pusiera rojas en Alicante.

Al entrar en el cuarto, la cont todo lo que haba pasado anoche, no se lo crea,

– dselo a Luis, pero por favor que no le diga nada a mi hermano

– tranquila que no le dir nada.

La semana transcurri con normalidad antes de irnos de vacaciones, preparamos los macutos y nos fuimos, llevaban el coche mi hermano y Luis, tardamos 4 horas, al llegar hicimos el reparto de habitaciones.

La de mis padres, para mi hermano y Mnica, la ma para mi y Sergio y la de mi hermano para Sofa y Luis.

El primer da que llegamos era Sbado, salimos esa noche por Alicante, acabamos en la playa con unas botellas de vodka, whiski y coca-cola, hacia una noche muy buena, Sofa propuso jugar a “yo nunca”. Nos llenamos el vaso y empez Sofa,

– yo nunca me he acostado con mas de una persona, solo con Luis ahora los que se han acostado con mas de una persona beben, lo hicieron mi hermano, Luis y Mnica. Esto se pona interesante. Era el turno de Luis

– yo nunca he chupado una polla, los tres chicos se partan de la risa y empezaron a chocar la mano entre ellos, las 3 bebimos con mucha vergenza mirndonos entre nosotras, pero no sorprendi eso a nadie, era mi turno,

– yo nunca he puesto los cuernos a nadie, solo bebi Mnica

– pero no fue a Carlos, dijo

– buena aclaracin dijo mi hermano, solo llevaban 5 meses As sigui el juego, a la hora bamos ciegos y salta Sofa

– yo nunca he visto follar a nadie en realidad, Nadie beba, Sofa nos miraba a nosotros y yo la mataba con la mirada

– no vale hacer trampas dijo

– vale, bebimos Sergio y yo

– A quien habis visto?, dijo Mnica

– A una pareja hace un mes en una discoteca, dijo Sergio Se invent una historia que parece que convenci a Mnica, as trascurri el juego, gracias a l descubrimos que Sofa y Mnica haban recibido por el culo de Luis y mi hermano, me sorprendi eso de Sofa pero no me extraaba con lo salido que est Luis y el buen culo de Sofa, que Mnica lo haba hecho en una piscina, que me gustab

a que se corrieran en mis tetas, me dio mucha corte, pero el juego era el juego. ..

Llegamos a casa a las 5 de la maana, nos acostamos todos, Sergio y yo bamos calientes, nos metimos en la cama, yo solo iba con bragas y un sujetador y l con el calzn que no poda disimular su ereccin, rpido me empez a palpar las tetas, nos pusimos de costado, l detrs de mi, una mano la meti en mis bragas, pudo ver que tena el coo ardiendo, me meti 2 dedos, yo le agarre la polla tiesa que notaba en mi culo y se la empec a menear

– anda con Mnica y Sofa menudas guarrillas

– ya te digo

– te imaginas a Luis follandola el culo a Sofa?, mientras deca esto mova sus dedos mas rpido en mi coo

– siiii, y como se corre en su culo

– y Mnica chupando esa polla de tu hermano?

– Sigue, sigue, dime cosas

– Seguro que se traga toda su leche, como Sofa con Luis

– Siiiii, me encanta, yo le mova la polla cada vez mas rpido, se iba a correr ya

– Me voy a correr en tus bragas, lo quieres?

– Por favor, hazlo en mis bragas Nada mas decir esto, empez a escupir leche, la mayora fueron a mis bragas por la parte del culo y a mi mano tambin, al notarlo me corr pegando mi culo contra su polla mojada y haciendo que me metiera los dedos hasta el fondo de mi coo. Fue una buena paja.

Por las maanas nos bamos a la playa los 6 , nosotras con unos sugerentes bikinis, Mnica con uno negro , tena unas tetas perfectas , Sofa uno azul , pero el mejor era el mo , uno rojo , me quedaba perfecto , mis tetazas pareca que luchaban por salirse de l. Sergio , Luis e incluso mi hermano no podan disimular mirarme el escote , el mas descarado era Luis .

Jugbamos a las cartas , los chicos se ponan ciegos ante los 3 monumentos que tenan delante , cuando nos bamos a baar no podan disimular sus erecciones ellos iban detrs y se ponan ciegos con la visin de nuestros culitos .

Éramos muy malas con ellos , le pedamos que nos echaran crema , cada una a sus respectivos, sabamos que eso les calentara.

As fue pasando la semana, el sbado siguiente a la semana de estar all pas algo que cambi mi vida, despus de comer, se echaron la siesta todos menos Luis y yo, era la costumbre echarse un poco, algunas veces nos bajbamos a la piscina de los pisos los que no nos echbamos casi siempre Luis, Sofa y yo, pero hoy Sofa estaba descansando para la noche . En contra de lo habitual Luis y yo nos fuimos a la playa, solos, cogimos el coche y nos plantamos all en 5 minutos.

– esto est hasta el culo de gente, dijo Luis

– ya, es que otra playa esta un poco lejos

– ah una nudista, a 10 minutos, por supuesto nosotros no haramos nudismo , no todo el mundo esta desnudo Luis conoca bien la zona, sus padres tenan a 25 Kms un chalet, yo acced sin pensarlo mucho, , quizs el morbo de estar en una playa nudista, no se porqu nunca lo haba hecho, si me lo hubiera pedido otro chico no hubiera aceptado pero con Luis ya he dicho que haba mucha confianza. Al llegar me sorprendi la poca gente que haba, era una playa pequea pero acogedora, no todos iban desnudos de hecho poca gente lo haca, nos tumbamos a tomar el sol, cuando pas un nrdico impresionante, iba desnudo, tenia la verga muy grande en reposo, solo llevaba unas gafas de sol,

– vaya polla, dijo Luis

– no seas vulgar

– ahora me dirs que el tamao no importa

– pues no, (dentro de mi pensaba otra cosa)

– pues a mi si me gustan que tengan las tetas grandes

– pues Sofa no es que las tenga muy all

– Sofa me encanta como es y con ese culo que tiene me vale, lo que digo es que si pudiera escoger la elegira con unas peras grandes, como las tuyas Me puse roja como un tomate, sabia que bromeaba, siempre ha habido muy buen rollo con Luis, todo bromas, pero l saba como ponerme roja como nadie

– a ver cuando me las enseas

– pues creo que eso no ser nunca, enséñame tu lo tuyo

– cual esto?, dijo apuntando hacia su baador, si tu me enseas las tetas luego

– djate de bobadas, sabes que me da mucho corte y no es plan, me di la vuelta a coger la botella de agua de la bolsa y al girarme, Luis estaba desnudo!!!!!!!!

– Ves no pasa nada, dijo con naturalidad

– Creo que esto no esta bien, tpate Luis No poda apartar la mirada de su polla, no estaba nada mal, no era como la de mi hermano pero si mas grande que la de Sergio, la tenia en semi

-ereccin, mis pezones se pusieron duros al momento

– me voy a baar, le dije

– espera que voy contigo Y ni corto ni perezoso vino detrs de mi, desnudo, se meti en el agua

– creo que me tienes que ensear algo

– de eso nada

– tu lo dijiste

– es que no puedo, que le digo a Sergio?

– No tienes porque decrselo

– Y Sofa?

– tampoco

– pero es tu novia, pdeme otra cosa, no se como le dije eso

– Djame que te las toque, sabes que el culo te lo he tocado muchas veces pero las tetas no

– No puedo, eso es peor todava

– Es un favor, las de Sofa son muy pequea

s Pegu un suspiro profundo, pens en todas las posibilidades, era Luis el de toda la vida, me haba tocado el culo muchas veces pero esto no era lo mismo, eran mis grandes tetas, mis tetazas, solo pensarlo me excitaba pero al pensar en Sergio no quera hacerlo , all estaba con Luis ese rubito tan guapo ,metido en el agua desnudo a 2 metros de mi , finalmente pens que no poda pasar nada y acced

– Te dejo solo 30 segundos Su cara se ilumin

– vale Se puso detrs de mi , me agarro de la cintura , yo miraba a unos baistas a lo lejos ,

– espera , vamos donde nos cubra , le dije Andamos unos 10 metros ,el agua me llegaba por encima de las tetas

– aqu esta bien , estoy un poco nervioso

– yo tambin , respond Otra vez me puso la mano en la cintura , la subi hasta el ombligo , se estaba recreando en su suerte, hasta que lleg a las tetas , las roz suavemente , luego se puso detrs de mi , me agarro ambas tetas por encima del bikini muy despacio

– ohh!! Que gusto , dijo

– venga , date prisa tir del sujetador hacia arriba y mis pechos quedaron desnudos bajo el agua , ahora puso sus manos temblorosas sobre mis dos tetas duras , las toco, amas, aplast, hizo crculos, las junt, las suba y las bajaba, se entretuvo con mis pezones, se peg a mi y not su polla dura y desnuda un momento rozar mi pierna, una corriente sacudi mi cuerpo, estaba muy caliente

– te quedan 10 segundos, le dije

– vale tranquila, djame un poquito mas por favor, joder que tetas mas duras, son mejores de lo que pensaba Era todo nervios, mientras me sobaba las tetas, me acordaba de mi novio pero no poda dejarle parar, me las tocaba de maravilla, nunca le haba puesto los cuernos a mi novio y aquello era lo mas parecido, pens que por dejarle tocar las tetas no pasara nada, en esto una ola hace que me caiga un poco para atrs y apoy mi mano derecha en su polla, estaba totalmente tiesa, me pegu un buen susto, eso me hizo reaccionar

– bueno se acab, le quit las manos de golpe, me coloqu el bikini y sin decirle nada me fui a la orilla.

Él tard un poco ms, seguro que se haba masturbado en el agua, porque sala con la polla morcillona y mas relajado, yo era un manojo de nervios, aparte de lo excitada que estaba. En el viaje de vuelta no abrimos la boca.

Esa noche no salimos ni Sergio ni yo, nos quedamos en casa, estaba preocupada por lo que haba sucedido con Luis, quera contrselo pero no me atreva, al final follamos como nunca, todava me duraba la calentura de la tarde, le hice que se corriera en mis tetas, esas que horas antes haba acariciado Luis, tuve un orgasmo cuando explot en ellas. Fantstico.

Al da siguiente, era domingo, estaban todos machacados, excepto Sergio y yo, nos bamos a marchar a comer a la playa cuando se levant Luis y dijo que venia a comer con nosotros. Preparamos unos bocadillos y nos fuimos, al llegar me fui a dar un bao antes de comer, Luis vino tambin, Sergio se qued en las toallas

– Marta, perdona por lo del otro da, no quiero que estemos as sin hablarnos

– No pasa nada ya lo tengo olvidado

– Mentira que sigues sin hablarme

– Es que me da un poco de corte, no s como reaccionar todava

– Pero si no pas nada, fue un juego

– Ya, pero me tocaste las tetas, le interrump

– No volver a hacerlo

– Por supuesto

– Amigos?

– Todo olvidado, le dije Estbamos nadando, nos alejamos un poco de la orilla, haba poca gente en la playa a la hora de la comida, habamos perdido de vista a Sergio en las toallas, Luis se acerc y me toc el culo, un golpe carioso

– ya estamos otra vez, le dije

– cre que habamos quedado en que todo seria como antes, sin malos rollos

– es que todava est reciente lo del otro da Me cogi la mano y se la acerco a su culo

– lo ves?, no pasa nada

– si ya, pero…

– pero nada En esto me segua sujetando la mano en su culo, era un culo pequeo pero estaba bien duro

– apritalo, sin miedo

– no esta mal le dije apretando un poquito Me agarr la mano y me la puso en el paquete, yo intent retirarla pero el la cogi con fuerza, me puso su mano sobre su polla, no me dejaba quitarla

– toca Marta

– esto esta yendo muy lejos

– toca, dijo como intentando tranquilizarme Otra vez apret un poco y la not a travs del baador, no quera seguir aquello, si no hubiera tenido novio todava estaba Sofa. ..

– venga vale ya , dije Nos salimos y comimos , no pas nada ms hasta el jueves por la noche.

Ese jueves salimos todos , bamos al cine , en la entrada lo de siempre , divisin de opiniones , al final mi hermano y Sergio entraron a ver una de guerra , Sofa y Mnica entraron a ver una comedia espaola , la de gente pez , yo quera ver Lucia y el sexo , Sergio ya la haba visto con unos compaeros de clase , Mnica y mi hermano tambin, Sofa iba a entrar con nosotros pero si no se quedaba sola Mnica , alguien tena que ir con ella , mi hermano no estaba muy por la labor , y

o tampoco y antes de que fuera Luis , Sofa prefera que se quedara conmigo antes que con Mnica, tampoco era tan raro para todos , el verano pasado Sofa estuvo trabajando en unos cines y a veces bamos a buscarla Luis y yo y nos metamos en una sesin esperando a que terminara Entramos en la sala Luis y yo , recuerdo que no haba mucha, gente, 5 o 6 parejas desperdigadas por el cine

– otra vez solos, dijo Luis

– ya vaya coincidencia Empez la pelcula, la verdad es que nos defraud bastante, a media pelcula Luis me pas el brazo por los hombros, no le dije nada, la verdad es que no le di importancia , la pelcula no era gran cosa, pero alguna escena que otra no estaba mal sobre todo las escenas de sexo, me empez a acariciar la cara por el lado contrario de donde se encontraba, yo notaba que poda ocurrir algo, pero le dej hacer, me puso una mano en la pierna, aquello era mucho, se la retir, a los 5 minutos la volvi a poner, con la otra mano me acarici con el dedo ndice la barbilla, luego los labios, todo muy suave, otra vez lo pos en mis labios , yo le bes el dedo, se lo volv a besar, lo introdujo un poco en la boca, toc mi lengua, lo volvi a sacar, me estaba calentando, en eso apareci la mejor escena para mi gusto, aquella en la que la niera, una chica joven le cuenta al protagonista que su madre era actriz porno y ella para excitarse vea sus pelculas y luego se masturbaba en el sof imitando las posturas de su madre, la escena de la madre chupando una polla en la pantalla y ella a 4 patas en el sof chupando un consolador de goma, luego cabalgando sobre l y a todo esto el novio de la madre vindolo todo, aquello fue mucho, subi una mano y me la puso en una teta, empez a apretar, mientras volvi a meter el dedo en la boca, se lo bes, lo introdujo ms, ahora ya lo haba metido entero y lo mova dentro, yo se lo chupaba, no pude evitar estar chupando su polla, con su otra mano me apretaba la pierna, ya no era consciente de lo que pasaba, no poda controlarlo, se me haban desatado los infiernos, mis bragas negras estaban caladas, meti sus manos dentro de mi camisa de cuadros, me toc las tetas, levant el sujetador, no se molest en desabrochar la camisa, me toc otra vez las tetazas, gem, tena los pezones duros, cogi mi mano y se la puso en el paquete, estaba a punto de tener mi primer encuentro sexual con Luis, mi amigo de toda la vida, el mejor amigo de mi hermano, el novio de mi mejor amiga, se desabroch la bragueta y me puso la mano sobre los calzones, un calenton me atraves el cuerpo, estaba temblando, luego me volvi a meter la mano en las tetas y el dedo en la boca, yo se la toqu despacio, la tenia muy dura, met la mano en los calzones y se la agarr, casi me viene un orgasmo, tena la polla dura de Luis en la mano, los 2 seguamos viendo la pelcula como si nada, bueno, mas mirando la pantalla, me desabrocho el pantaln y sin miramientos meti la mano que habia tenido en mi boca en el coo, lo tocaba despacio, lo tenia muy bien depilado con una fina matita de pelos, se debi dar cuenta, bajo mas la mano y llego a la entrada, estaba muy hmeda, yo mientras se la meneaba muy despacio, nos miramos un segundo, luego volvimos a mirar a la pantalla, me segua acariciando, subi a mi botoncito, no poda mas, la polla en mi mano haca que me calentara mas, era la primera que tocaba aparte de la de Sergio, me dijo que me levantara un poquito, peg un tirn y me bajo los pantalones y las bragas hasta las rodillas, estaba desnuda en un sitio publico, menos mal que no habia cerca nuestro se acerc a mi

– me la chupas un poco?

– Noooo, eso es mucho, respond agitada

– Vamos un poco ,por favor antes de correrme, dijo sujetndome el cuello y llevndome la cabeza con mi coleta rubita hacia su polla

– Bueno , dije girndome hacia l a 10 cms de su polla Haba perdido el control , me recost un poco , me la met sin miramientos en la boca, l gimi ,tambin estaba mojada , la not salada , jugu con su capullo, con su orificio , Luis mientras me acariciaba la espalda y la fue bajando hasta mi culo, meti su mano en mi culo , desde all me toc el coo , le aprision la mano con mis piernas , estaba a punto de correrme , me acarici el culo , jugaba con su dedo en mi pequeo agujerito , era una sensacin nueva , yo mientras chupandosela , me la sacaba de la boca , le pasaba mi lengua por toda su verga , nunca haba disfrutado tanto chupando una polla, lo hacia sin manos, con ellas , en esto not que me ve vena, me la met entera en la boca, me roz la garganta, empec a gemir como una loca con su polla en mi boquita, Luis de repente me introdujo el dedo pulgar de golpe en el culo, nos tensamos los 2, NOS CORRIMOS A LA VEZ, ÉL LO HIZO EN MI BOCA!!!!!!!!!!!!

– SIIIIIIIIIII, ME CORRO EN TU BOCA, MARTA, ME CORRO Yo me corr tambin con su dedo pulgar en mi culo y con el corazn acaricindome el cltoris, fue magistral la mejor corrida de mi vida , se contraa todo mi cuerpo y su dedo gordo estaba prisionero en mi culo, cerr los ojos jadeando

mientras se vaciaba en mi boca, me corr patas abajo, mi coo pareca un grifo abierto, notar su explosin en mi boca fue muy fuerte, la primera vez que lo hacan, un disparo, dos, tres, cuatro, tenia la boca llena de semen, no pens que Luis pudiera hacerlo por lo menos sin pedir permiso, tragu el semen que pude, el resto lo escup, me levant de su polla todava jadeando, sac la mano de mi culo y de mi coo, le di una torta, no se porque, me arregle y sal corriendo hacia el bao, no podan verme con esas pintas, me arregl y entr al cine otra vez ya arreglada, cuando llegu al sitio estaba Luis con una cara de satisfaccin tremenda, todava no se habia guardado la polla, estaba viendo la pelcula como si nada con su polla recostada en su vientre yo me sent a su lado y esperamos al final de la pelcula.

No notaron nada, dijimos que la pelcula habia estado muy floja, antes me com unos cuantos caramelos de menta para quitarme ese sabor salado del esperma que da mucho el cante.

Ahora la relacin con Luis haba cambiado, aprovechaba cualquier momento en la casa para meterme mano, yo me hacia la estrecha lo que pareca gustarle a l mas todava, me tocaba las tetas sin pudor y el culo cuando no habia nadie delante, yo le apartaba, no poda hacer nada ni decir nada, solo era sexo, l quera a Sofa, yo a Sergio, en fin. .. durante las vacaciones no pas nada mas. En esto terminaron las vacaciones y nos volvimos a casa.

El mes siguiente estuve bastante rara, hasta Sergio me lo not, tenia una mezcla de pena por Sofa y Sergio , excitacin, no quera salir, sobre todo si lo haca Luis, pasaba mas tiempo en casa de lo normal, lo estaba evitando Llego agosto, se marcharon mis padres de vacaciones dejndonos solos a Carlos y a mi en casa, estbamos en casa mi hermano y yo, no se me olvidar jams, esa noche cambio nuestras vidas, cuando de repente llaman y se presentan en casa Sofa y Luis, venan a ver una peli, parece ser que los habia invitado mi hermano.

Nos pusimos a ver la peli, hasta ah todo normal, cuando acab puso mi hermano una del canal porno

– ahora empieza lo bueno, dijo mi hermano, Luis sonri

– ya estn los salidos estos, dije, vamonos Sofa si quieres

– por mi no pasa nada, vamos a ver un rato No era la primera vez que veamos una peli porno todos juntos pero tal y como estaba el ambiente entre Luis y yo no me pareca lo mas apropiado, yo me fui a llamar por telfono, cuando volv a la media hora, estaban los 3 en el sof, se oan los gemidos de la peli, una francesita era follada por su primo parece ser, mientras esta se la chupaba a su novio, la escena termina con una corrida simultanea sobre la cara de la chica

– joder como la han puesto, dijo Luis

– vaya putas, dijo Sofa

– que pasa que Luis nunca se ha corrido encima de ti? Dijo mi hermano

– pues no

– y tu que preguntas? Le dije a mi hermano En esto apareci un actor con una polla enorme , era realmente grande

– eso es una polla , dijo Sofa y no lo vuestro

– Carlos no tiene nada que envidiarle a ese , verdad Carlos?

– De veras?, dijo Sofa

– No , hombre , tampoco es para tanto

– Como que no enséñasela a las chicas

– Oye , oye mas despacio ,dije yo Mientras en la pantalla el actor de la gran polla la estaba reventando el culo a una rubia ,esto se empezaba a calentar , me excitaba la pelcula , era realmente buena ,

– por mi que no se corte dijo Sofa

– venga , scala , dijo Luis

– es que…, dijo Carlos

– si es por tu hermana , a ella no le importa, dijo Luis

– a mi me da igual

– bueno , bueno , en esto se levant mi hermano y sac la polla!!!!!!!! , la tena dura el jodo y vaya cacho de polla, se sent con la polla al aire, yo hacia como que no miraba pero no me pude reprimir de ver el cacharro de mi hermano, Luis se levant y puso a Sofa en el silln al lado de Carlos

– mrala bien, que decas?

– Es grande, si

– Si quieres tcala, dijo mi hermano

– Puedo? , pregunt Sofa a Luis

– Tu que dices Marta, la dejo o no?

– Hacer lo que queris, dije yo La escena era morbosa, estaban calientes de verdad, mi hermano sujetndose la polla, al lado Sofa. ..

– venga un poco, dijo Luis

– esto no me lo pierdo dije yo sentndome en el reposa brazos del sof al lado de mi hermano Sofa estir la mano y le agarro la polla

– est dura y caliente, dijo

– muvela un poquito, dijo mi hermano

– joder que listo, dijo Sofa, mientras empezaba a menersela despacito

– oye no os pasis, dijo Luis Luis sabia que a Sofa tambin le ha gustado de toda la vida mi hermano y no quera perderla, supongo que tendra una mezcla de excitacin y celos, en esto Luis se la saca y se la empieza a menear all delante de todos, Sofa le miro y no dijo nada, estaba roja, se notaba que la estaba gustando el pajote que le haca a mi hermano, era grande la polla de mi hermano, la mano de Sofa bajaba y suba en esa gran po

lla, mi hermano ech la cabeza hacia atrs y disfrut de ese momento, yo ya haca rato que tena ganas de marcha, tena la polla dura de mi hermano a medio metro de mi y detrs de Sofa a Luis menendosela viendo la escena, me puse a ver la peli un momento y en esto Sofa me cogi la mano y me la puso EN LA POLLA DE MI HERMANO!!!!!!!, me dio un escalofro

– nunca tocaras una polla como esta, dijo Sofa mi primera reaccin fue quitar la mano, pero luego la dej un segundo, tenia en la mano sobre la polla de mi hermano pequeo, los 4 estbamos bastante excitados, retir la mano y dijo mi hermano

– que creis que es esto un juguete ? Sofa se la agarr de nuevo y se la empez a menear otra vez lentamente

– por supuesto que no, dijo Sofa Mientras Luis segua con su pajote viendo toda la escena

– vamos Sofa pajeale como tu sabes, dijo Luis

– estoy en ello, dijo Sofa Segua masturbando a mi hermano a medio metro de mi que estaba viendo la escena, le haba empezado a salir un liquidillo blanco a mi hermano en la punta del capullo, Sofa le acariciaba el pecho a Carlos y con la otra le acariciaba muy lentamente la polla, en esto se levanta Luis se planta delante de nosotros con la polla tiesa y dice

– toma Marta toca esta si quieres Yo no daba crdito a lo que ocurra, mi mejor amiga hacindole una paja a mi hermano y su novio me peda que se la tocara all delante de todos, la tentacin era muy fuerte, Sofa me miro sonriendo sin soltar la polla de Carlos

– vamos tcasela que no muerde

– es que…

– es que nada, si l me deja que se la toque a Carlos yo te dejo que se la toques a l, Estir la mano tmidamente y me encontr con la verga de Luis, se la cog y empec a masturbarlo pero l no se cort nada y me toc las tetas por encima de la camiseta de tirantes que llevaba

– sigue, sigue, que bien lo haces En esto Sofa se agacha y engulle la polla de mi hermano, Luis miro la escena y me sonri , era sper excitante ver a Sofa chupando ese cacho de polla , adems a 1 metro de su novio , lo hacia bien la joda, mi hermano se retorca de placer en el sof , la agarraba por el pelo y la meta y sacaba la mitad de la polla en la boca ,en esto Luis se puso detrs de mi y meti la mano por mi camiseta , me toc las tetas , levant la camiseta , me levanto el sujetador y dej all mis tetas a la vista

– mira Carlos que tetazas tiene tu hermana , no has visto unas de estas en tu vida Mientras deca esto me amasaba las tetas ante la mirada de mi hermano , ya no era duea de mis actos , el calentn era mximo , mi hermano estir la mano y acarici mi tetas morenas , tena los pezones como puntas de lanza , mientras Luis detrs frotndome con su paquete en el culo de mi pantaln de verano ,se agach y desabroch mi pantaln , lo baj con mis bragas y se puso a chuparme el culo!!!!!!, nunca me lo haba hecho Sergio pero si llego a saber lo placentero que es se lo hubiera pedido mucho antes, el cabrn me meta la lengua en el culo, era maravilloso, mientras mi hermano no paraba de tocarme las tetas, en esto Sofa se subi la mini falda que llevaba se puso encima de mi hermano, se ech las bragas a un lado

– lo siento Luis pero no puedo mas Luis par un momento de chuparme el culo, y vio lo que pasaba

– pero que haces, te lo vas a follar?

– yo, Luis. .. dijo mi hermano

– tu nada, si quiere follar te la follas No haba tardado 2 segundos en decir esto cuando Sofa se levanto un poco se coloc la polla a la entrada de su coo y se dejo caer lentamente sobre la polla de mi hermano ante la atenta mirada de Luis y ma, dios mo!! Entr entera, suave como la mantequilla

– ahhhh, que gusto, dijo Sofa

– vamos muvete, para que te vean tu novio y mi hermanita como follas, dijo Carlos Sofa se mova de maravilla, mi hermano la sujetaba de los cachetes de su gran culo y la ayudaba a cabalgar sobre su polla, ella apoy su cabeza en el pecho de mi hermano mirando hacia nosotros mientras suba y bajaba

– vamos, poneros a follar, nos dijo, ¿ a que esperis?, dijo jadeando sus gemidos iban a mas junto con los de mi hermano, Luis me agarr del brazo me tir sobre el cacho de sof que quedaba libre y se abalanz sobre mi, me coloc la polla en el coo y dijo

– te voy a follar, quieres?

– Sii, por favor

– Dmelo, mas alto, dselo a tu hermano y a Sofa

– Quiero que Luis me folle, vamos hazlo!!!!

– Siempre he querido follarte desde que te conoc con esas tetazas de puta, si llego a saber que eras tan calentona y tan fcil te hubiera follado antes

– Siiiiiii, fllame, fllame, dije gritando Me la meti entera de un golpe, me corr nada mas meterla tensando mis piernas y golpeando en el costado de mi hermano

– me corro, me corro

– sers puta si estabas calada, te corres con solo metertela, te voy a follar bien follada, Se mova como un animal, me golpeaba con sus huevos en mi coo, a la vez se oa a Sofa jadeando como una loca,

– siiiiiii, me viene, me viene, dijo mi hermano, Luis par un momento, los dos miramos, Sofa cabalgaba con fue

rza sobre la polla de Carlos, se tensaron los dos, se empezaron a contraer los 2 con la polla de mi hermano soltando la leche en el coo de Sofa

– siii, chamela toda en el coo, dijo Sofa

– toma, es todo tuya, ahhhh!!! Que bien, que gusto se estuvo corriendo 15 segundos por lo menos, Sofa se desacoplo de l y cayo a la alfombra a los pies de mi hermano, la chorreaba el coo todava, el semen de mi hermano se la escapaba de su agujerito, mi hermano se qued recostado con su polla aun tiesa y mojada, en esto ca que tena dentro todava la verga de Luis, en un momento me peg cinco o seis vaivenes, se puso rgido y pude notar como se iba en mi interior, aquella escena de mi hermano corrindose en su novia habia sido mucho para l

– ahhhhh, siiiiii, me corro en tu coo Marta, me corro!!!!! Yo le agarr del culo e hice que me la clavara hasta el fondo mientras verta su liquido en mi rajita, ohhh lo pude notar perfectamente me estaba llenando el coo con su lechecita, en esto se quit encima mo, yo todava no me haba corrido , me haba dejado completamente caliente , el coo abrasando , lleno de su leche que me escurra por todos sitios ,necesitaba esa polla otra vez dentro de mi , sin embargo l se fue a la alfombra y se puso a besarse con Sofa , dios mo!!!! iba a quedarme con la mayor calentura de mi vida , la coca , en la peli porno una mulata era follada salvajemente por el culo , mi hermano a mi lado con su pollon todava duro y mojado , los 2 tortolitos en la alfombra ,tenia mis tetas duras , me ardan hasta los pezones , en esto me empec a masturbar viendo la pelcula , era maravilloso la sensacin de masturbarme el coo lleno de semen

– mira esta , salt mi hermano , todava tiene ganas de marcha

– la he dejado con ganas , dijo Luis

– acaba de follartela , dijo mi hermano

– si hombre otra vez , dijo Sofa que parece ser que ya se la haba bajado todo el calenton

– las novias mandan , dijo Luis , follatela tu

– ¿qu, tu estas loco? Como me voy a follar a mi hermana

– vamos, que tu puedes echar hasta 3 seguidos se estaban discutiendo a ver quien me iba a follar, yo segua masturbndome , lo tenia apuntito, en ese momento no me hubiera importado que hubiera venido cualquiera y me follara all mismo, pero ese cualquiera poda ser hasta mi hermano!!!!,

– no puedo, dijo mi hermano

– vamos fllatela, follatela, grit Luis

– venga follala, dijo Sofa riendose, yo segua a lo mismo estaba a punto de correrme, me meta 3 dedos hasta el fondo del coo

– quieres que te folle? Me pregunto Sofa

– nooo, nooo, conteste, lo tenia apuntito solo pensar en ese polla taladrndome Sofa se levant y le agarr la polla tiesa a mi hermano, se la meneo lentamente

– no quieres esta?

– No por favor no sigis, por favor, dije, no quera hacer algo de lo que me arrepintiera toda la vida

– Vamos fllatela, le dijo Sofa a mi hermano, no ves que lo esta deseando? Mi hermano me miro, lo que vio, pues a una medio rubita sudorosa, guapa, con dos tetazas maravillosas, morenaza de cuerpo, masturbndose el coo lleno de semen de su mejor amigo, mientras Sofa se la segua meneando, en ese momento no vio a su hermana, vio a una chavala de 23 aos, como un queso, dicindole fllame, nuestros dos amigos estaban a punto de ver el espectculo se su vida, mi hermano se abalanz sobre mi

– siiii, se la va a meter, se la va a meter!!!!, chill Luis mi hermano se recost sobre m , me dejo la polla tiesa a lo largo del coo , me mir fijamente a los ojos, no se atreva,

– MÉTEMELA!!!! Le dije apoyando mis mano en su culo duro No se hizo de rogar, me la puso en la entrada y de un golpe entr hasta el fondo, se me nubl la vista, perd la conciencia, estaba en el cielo, esa polla incestuosa, larga y dura se mova en mi coo como los ngeles, en 30 segundos me corr chillando como una loca

– SIIIIIII, ME CORRO, ME CORRO!!!!!!! Mi hermano no se haba corrido y segua empujando como un animal, estaba teniendo un multi orgasmo, me vino otro,

– AHHHHHH, AHHHHHHHHH, MAAAAAAS El segua y segua, 20 segundos mas, otro orgasmo

– NO PARES, FÓLLAME, FÓLLAME!!!!!! Mi hermano no haba dicho nada hasta ese momento, yo ya no poda mas, me dola el coo

– para, para, le dije

– QUIERO CORRERME EN TU BOCA!!!!! Yo no lo dud ni un momento, no pens que era mi hermano, solo que era una polla maravillosa que me habia dado el mejor polvo de mi vida, le ech a un lado, se qued boca arriba, sentada en sus rodillas me la met en la boca y chup con fuerza el capullo, ¡¡¡¡¡¡¡¡que cacho de polla!!!!!!arriba abajo , arriba, abajo, apretando lo mximo que poda con mis labios, no tard nada, se derram en mi boca, en la boca de la puta buenorra de su hermana que se la estaba mamando delante de su mejor amigo y mi mejor amiga, me lo trag todo, en agradecimiento por su polvo, fue sensacional.

No lo volvimos a repetir los 4, esto fue hace un ao, yo continuo con Sergio, sin embargo con mi hermano s

i lo hice otra vez al mes de esto , llegamos a casa un da calentitos, entre porros, alcohol y dems, me empez tocando las tetas y acabamos follando en mi habitacin, a partir de ese da alguna vez mas lo hemos hecho, lo que mas le gusta y lo que mas me pone a mi es pajearle ese cacharro que tiene y que se corra en mis tetas.

Con Sergio todo igual no le he dejado todava correrse en mi boca , pero quizs lo haga pronto.

Mi hermano sigue con Mnica y Luis y Sofa tambin , no me planteo repetir nada con Luis , fue algo que pas y nada mas.

Espero que os haya gustado , me gustara escribirme con gente y que me cuente que le parece esto , o decirme lo que quiera e incluso que me diga como se lo monta con su chico o chica .

Autor: Anonimo

tipicosdeverano (arroba) hotmail.com

Me gusta / No me gusta