Donde el centro de la historia eres tu: los demás te dan lo tuyo solo a ti

Tres contra Clara

Clara es una mujer casada de unos 35 – 40 años que acude a las clases de spinning del gimnasio donde trabaja mi primo Javi. Clara es una preciosidad. Pelo castaño, mediana altura, sonrisa que enamora, buenas caderas y tetas. Su carácter es abierto, dulce y familiar. Una tarde después de la clase de spinning el gimnasio estaba casi vacío. Javi, yo y Manuel después de ejercitarnos un buen rato teníamos planeado tomar una sauna. Entonces vimos a Clara que se encaminaba a las duchas y la invitamos a tomar una sauna con nosotros.

Clara iba con un albornoz y nosotros tapados por una toalla. Llevábamos 5 minutos charlando en la sauna cuando pude ver como en la toalla de Manuel se marcaba un buen bulto. Manuel por su parte no dejaba de mirarle el canalillo a Carla, cuyo albornoz estaba mucho más abierto de lo que ella pensaba y sus tetas habían quedado parcialmente descubiertas. Entonces Manuel se levantó y con toda la cara del mundo dijo. “Bueno Clara, supongo que ya tenemos confianza suficiente y no te importara que tomemos la sauna como cuando estamos nosotros solos”.

Inocentemente y sin saber muy bien a que se refería, ella nos dijo que si, ante su sorpresa nos quitamos las toallas de la cintura y las dejamos a un lado, y nos sentamos otra vez en los bancos completamente desnudos. Clara se quedó alucinada, mirando nuestras pollas. Entonces Javi dijo, ” Clara, si quieres también puedes probarlas”. Entonces ella sin decir nada se quitó el albornoz dejando sus tetas libres y sin decir nada se arrodilló ante nuestras pollas. Despacio le agarró la polla a Javi y se puso a besarla como una loca. Clara sacaba su lengua y se empleaba a fondo sobre la polla, después de haberla ensalivado bien, se la metió en la boca. Manuel no se quedó quieto, deslizó su mano por el culo de Clara y se puso a masajearle el ano con un dedo. Pasado un rato, Javi comenzó a jadear fuerte y agarro a Clara con fuerza del pelo, justo cuando Manuel enterró su dedo hasta el nudillo en el recto de ella. Entonces Javi comenzó a correrse en la boca de Clara quien tragaba y tragaba el esperma que le rebasaba la boca. Al final Clara se incorporó, pero antes que pudiera intentar salir de la sauna, yo la tire de las piernas, quedando ella tumbada sobre el suelo de madera de la sauna. Yo le separe las piernas y comenzó a comerle el coño y a jugar con su clítoris. Manuel aprovecho y le metió su polla flácida en la boca.

Al rato deje de lamer a Clara y puse mi dura polla en su boca, tomando Manuel mi lugar en el coño de ella. Clara comenzó a mamar como si me fuera la vida en ello. Manuel se inclinó sobre ella y agarrándole los pechos, comenzó a follarla. Yo no tarde mucho en correrme en la boca de ella. Parte se me derramó sobre su cara. Clara entonces comenzó a gemir y a jadear. Manuel cada vez que se la metía lo hacía a fondo. Estuvo follándola y finalmente, empujo hasta meterla hasta sus cojones y comenzó a correrse.

Entonces Javi se tumbó, con su polla erecta hacia arriba. Clara se levantó y colocándose a horcajadas sobre la polla, comenzó a cabalgar como una posesa. Javi le agarraba las tetas y se las amasaba y pellizcaba los pezones. Entonces ella me dijo – cariño…ven…que todavía tengo espacio para ti… y me señaló su culo. Yo me acerque y de un solo golpe la penetre hasta las entrañas. Así estuvimos un rato hasta que ambos nos corrimos dentro de ella quien no dejaba de gemir con cada embestida, decía que no parasemos. Así llego a un orgasmo e intenso, mientras gritaba como una posesa.

Una vez repuesta Clara, Manuel le dijo, quiero follarte otra vez. Sin dejarla elegir puso a Clara a cuatro patas y le dijo prepárate putita que te voy a follar como nunca te han follado. Mientras decía esto empezó a restregarle el pollo por toda la raja. Javi y yo nos pusimos delante de ella para que nos comiera las pollas. Manuel no se hizo de rogar y se la puso en la vagina, se la fue metiendo poco a poco. Después Manuel se la saco y se puso a restregarle el chocho con su polla. Ella le rogó – metemelaaaaaaa, metemela enteraaaa, y él decidió de un solo pollazo se la clavo entera. Luego Manuel retiró la polla bruscamente y se tumbó en el suelo. Ella se sentó encima de polla, y echando el cuerpo hacia delante me ofreció el culo. No lo pensé ni un segundo, me puse a chuparle el ojete mientras se movía al ritmo lento de la follada de Manuel, le metí un dedo luego dos, y ella empezó a gemir fuerte. Me puse en posición y se la empecé a meter, empuje fuerte metiendo la mitad de la polla y empezando a moverme acompasadamente con la follada de Manuel. Clara decía, me dueleeeee pero no la saques ahora follame fuerte. Mientras yo empujaba mi polla hasta dentro. Clara estaba enloquecida por la follada, Javi entonces le puso la polla en la boca y ella empezó a chupar. Ahora tenía los tres agujeros rellenos, Manuel que seguía follando con fuerza y comiéndole las tetas empezó a decir, putona que bien follas me voy a correr. Yo ante esto empecé a correrme también, y Javi empezó a correrse en la cara de Clara manchando su pelo.

Al retirar mi polla del culo de Clara, el ano se le quedó abierto unos instantes y luego se cerró con un par de espasmos. Entonces ella se incorporó, nos abrazó y nos besó. Nosotros le hicimos caricias por todo su cuerpo, cubriéndola de besos. Ya más tranquilos empezamos a hablar de lo sucedido. Resultó que ella siempre había tenido fantasías con follar con varios hombres. Y que esa tarde las había cumplido.

Me gusta / No me gusta