Relatos eroticos, Sexo, Sexo gratis, Videos porno, Fotos porno, Porno, Porno gratis, xxx

Relatos eróticos Marqueze. El Sexo que te gusta leer.

Nora, mi sobrina nieta

13 de agosto de 2012 0 comentarios
Mi lengua buscó suavemente el himen hasta que lo ubicó y con la punta lo inspeccioné minuciosamente y luego comencé a introducirla hacia el interior de su vagina moviéndola de un lado a otro y de arriba abajo. Se contorsionaba de gozo, mi lengua siguió ganando terreno dentro de su vagina. Tras unos movimientos logró otro brutal orgasmo que casi cae desmayada.
Mi nombre es Roque, soy viudo y vivo solo, tengo una sola hermana, Dora, quien tiene unos años menos que yo. Dora vino un día a verme trayéndome una preocupación. - Roque: Nora mi nieta, tu sobrina nieta de 18 años, está por ir con la división a Bariloche en el viaje de egresados, ella es virgen y tiene miedo, pues a su hermana en esos viajes la desvirgaron mal y quedó muy resentida, mi hija nunca supo nada, pero a mí y a su hermanita nos contó todo y con lujo de detalles.  La nena vino a mí porque está decidida a perder la virginidad sea como sea, pero que no sea traumática como ... leer más
  
categoría:

Viuda en familia.

11 de marzo de 2011 1 comentario
por picolo
Después de que mi padre murió, mi madre se deprimió mucho. Con mi abuelo y mi tío, encontramos el camino para sacarla de la depresión.
  
categoría:

Con mi abuelo

20 de julio de 2010 2 comentarios
por fcfw
la verdad , no pensaba que habia hecho nada malo , al contrario , me sentia bien por que tenia mucho tiempo que no veia a mi abuelo feliz y riendo , ademas , a mi tambien me gusto y me decia a mi misma "es solo un beso no tiene nada de malo"
  
categoría:

Un abuelo audaz

19 de octubre de 2009 0 comentarios
Se mojó uno de sus dedos y me lo introdujo suavemente en el culo sin dejar de mamarme, lo que me produjo un gran placer. Luego fueron dos los dedos que me hicieron gemir del gusto aumentando la excitación hasta que no aguanté más y apretándole la cabeza contra mí, gemí como un loco, mientras le eyaculaba mi semen en su boca, la que este tragaba.
Terminando mis labores en mi trabajo, generalmente me voy directamente a mi casa, pero esa tarde quise desviarme hasta un parque que hacía mucho tiempo no visitaba. Quería salir de mi rutina y sentarme un rato en los bancos de aquel pulmón verde que le hace mucha falta a mi ciudad. Me senté en uno de los pocos asientos que había y encendí un cigarro, observando a quienes se paseaban ante mí, niños, niñeras, mujeres con sus respectivos maridos, enamorados y ancianos. Precisamente uno de ellos me llamó mucho la atención ya que estuve un buen rato observándole, notando que cada vez que un chico pasaba cerca de él algo le ... leer más
  
categoría:

Sexo con mi sirvienta

13 de septiembre de 2009 0 comentarios
Se sentaba en mi pene y se restregaba de izquierda a derecha de arriba hacia abajo, y luego se salía por completo y se volvía a meter la pija, ella me decía que cuando se salía la verga de su concha y volvía a entrar se sentía rico, que era lo más bueno que había probado hasta ahora, ella bien abierta con sus piernas recibiendo mi verga, le encantaba, y fue cuando se vino y yo también.
Este relato comienza con una sirvienta que yo tuve en casa, pero antes de esto, ella trabajó en casa de mi abuelo en donde nos reuníamos varios amigos y pues ella era de un cantón en un pueblito. Pues resulta que esta señora siempre los amigos que llegaban le decían piropos y todo eso, como tirándole indirectas que querían cogérsela o que le querían mamar la concha (vagina) u otras cosas similares, y casi todos querían hacérselo, pues la señora después de muchos piropos y toda la cosa. Al pasar de los días, específicamente un sábado en la tarde solo ... leer más
  
categoría:

Cuatrimonio

13 de marzo de 2009 0 comentarios
por Gitone2
Minerva se puso sobre mí y se fue sentándose poco a poco. Cuando notó resistencia se detuvo unos instantes y, de un empujón, se dejó caer hasta el fondo. Una lágrima rezumó por su mejilla todavía maquillada, y me la bebí con un beso. Pedí a los chicos que vinieran, observando que estaban muy calientes, y que me penetrasen los dos a la vez. Víctor se puso por debajo de mí y se encajó en mi culito, mientras su abuelo, de rodillas, hacía entrar su polla en mi coño y observaba el pene y el coño de sus nietos que quedaban a pocos centímetros.
Me criaron en un entorno muy femenino. Tengo tres hermanas y siete primas, y por casa andaban a menudo dos tías, las dos abuelas y tres bisabuelas. Los pocos hombres de la familia se pasaban el día trabajando y no eran especialmente cariñosos. Mi padre me pegaba a menudo y me exigía que me comportara como un hombre. No es extraño, pues, que yo no tuviera ningún modelo masculino y que en ... leer más
  
categoría:
El silencioso placer del desahogo nos trae el bienestar lógico del relax. Me dejé caer de costado, mirando el techo, la nada misma, ahora ella esta repuesta y viene a culminar su obra, con la boca sobre el miembro roba los restos del semen que emergió de mí, la deja limpia y se guarda el sabor de su macho, del hombre que la hizo sentir tan mujer.
Esta historia me aconteció hace pocos años, transitaba mis espléndidos cincuenta y ocho años, la emoción sedimentada y los dulces recuerdos perfuman y alientan mi intensa vida sexual. Hace dos días, con Mirna, la nieta de mi esposa, reverdecimos y revivimos nuestro primer encuentro, a instancias de ella he decidido escribir esta historia para recrearla y contar como nos marcó tanto en el afecto y en la memoria del sexo.  De este modo podemos bajo el anonimato de nombres ficticios contarles como hemos disfrutado, y lo seguimos haciendo de esa relación. Nos conocimos, cuando estaba por los trece, su abuela, mi esposa, me presentó en familia, ese encuentro lo tengo tan ... leer más
  
categoría:
Nora se contorsionaba de gozo, mi lengua siguió ganando terreno dentro de su vagina hasta que llegó al útero, en eso sentí gusto a sangre causado por la rotura del himen. Nora tras unos movimientos logró otro brutal orgasmo que casi cae desmayada. Al reponerse un poco Nora se puso a llorar, feliz y agradecida.
Mi nombre es Roque, soy viudo y vivo solo, tengo una sola hermana, Dora, quien tiene unos años menos que yo. Dora vino un día a verme trayéndome una preocupación. - Roque: Nora mi nieta, tu sobrina nieta de 18 años, está por ir con la división a Bariloche en el viaje de egresados, ella es virgen y tiene miedo, pues a su hermana en esos viajes la desvirgaron mal y quedó muy resentida, mi hija nunca supo nada, pero a mi y a su hermanita nos contó todo y con lujo de detalles. -La nena vino a mí porque está decidida a perder la virginidad sea como ... leer más
  
categoría:

Mis tres amantes

17 de febrero de 2009 2 comentarios
por jhos
Por primera vez sentí como una verga me penetraba ese culito virgen mientras mi papá me ponía su verga para que yo se la mamara y lo hice con gran pasión, mi tío estaba besándome las tetas cuando de repente sentí que mi abuelo se agitaba más y se corrió dentro de mí.
Todo ocurrió cuando yo tenía 18 años y mi padre me indujo al sexo entre hombres. El día de mi cumpleaños mi padre me invitó unos tragos, tomé mucho y después de eso me dijo hoy te voy a convertir en mi hija preferida, yo no entendía nada además estaba mareado, me llevó a un lugar que no conocía y allí nos estaban esperando mi tío y mi abuelo. Siempre tuve fantasías con ellos y ese día se iban a realizar. Cuando los vi les dije: mi papá me trata como su hija y mi abuelo responde y yo como mi nieta. Quedé perplejo al escucharlo, entramos en esa casa, mi ... leer más
  
categoría:
El placer se hace intenso, la fricción y lo ajustado del estuche hace el resto, me derramé en ella, dejarme vencer por el placer de llenarla con mi leche fue algo superior a la sensación vivida en previo, ahora se combinan otros valores, otros conceptos otra sensaciones.  Disfrutamos de mis latidos, de mi semen, de mi vida que se queda un poco en ella.
Esto sucedió dos días después de aquella tarde de lujuriosa orgía, mis dos nietas y el novio de una (Giselle) que para hacerle pagar los cuernos que le plantó Rogelio, el culpable de los cuernos, le hacía el culito a Emilce yo debí hacérselo a él a instancias de la damnificada y bajo promesa de dejarme hacer el de ella: Tren sexual de locura y sexo. Estas son mis nietas, Emilce y Giselle (esta en el afecto), ambas de la misma edad, gloriosos dieciocho añitos llevados con toda la enjundia y arrogancia que da tener toda la vida y los placeres por delante, yo me muevo y disfruto con la vitalidad de un ... leer más
  
categoría:
Pages: 1 2 Siguientes »

Bienvenido a la mayor comunidad de escritores de relatos eróticos


Copyright © 2008. Gestores Profesionales de Contenidos Digitales S.L.
Todos los derechos reservados