Relatos eroticos, Sexo, Sexo gratis, Videos porno, Fotos porno, Porno, Porno gratis, xxx

Relatos eróticos Marqueze. El Sexo que te gusta leer.

Nuestras pelvis gritan por acercarse, incremento la presión y siento como tu himen comienza a distenderse alrededor de mi glande y tus ojos a agrandarse. La membrana es fuerte y resiste, hasta que te apreso por los hombros y con una estocada final me recibes triunfante, taladrando. Tres embestidas más te hacen recibirme entero, consumando totalmente nuestra unión.
Algunas décadas atrás trabajamos en la misma institución, tú tenías un trabajo temporal atendiendo una biblioteca en Chile, lo que me daba pretexto para ir y mirarte, pues siempre has sido linda. Pero por una razón que no he logrado descifrar, siempre tuviste distancia a los hombres, negándote toda posibilidad de conocerlos, o de salir con ellos incluso cuando te ofrecí llevarte a casa te negabas, pero las décadas han pasado y no logro sacarte de mi cabeza, vuelvo a ti y aceptas salir conmigo, esta vez estás decidida a dejar el pasado y salimos a bailar, un tema suave nos permite apretarnos y sacas tu pelo para apretar tu mejilla contra la mía. Entras en una linda etapa, ... leer más
  
categoría:
Hice girar a Diana de espaldas a mí y la ensarté de nuevo. Además en esta posición podía acariciar mejor su clítoris notándolo grande y excitado, todo lo cual me llevaba casi al paroxismo mientras ella emitía gritos, incluso aullidos y aumentaba el ritmo de sus nalgas.
En el capítulo anterior les relaté lo que me sucedió: había culeado a mi suegra la misma noche del funeral familiar. Yo sabía que la había follado, bien follada. Es más, que había abusado de ella y de su culo, pero no recordaba con exactitud todos los detalles. Así que a la mañana siguiente después de pasar por la ducha y afeitarme, entré muy mohíno en la cocina donde todos estaban desayunando. Diana, mi suegra, me recibió seria, pero amable y mi suegro me animó a desayunar y a afrontar el día. Quiero dedicar unas palabras a explicaros unos pocos detalles acerca de Diana: en ese momento ella tenía 43 años (o sea que me llevaba únicamente 8 años), y se advertía que estaba en femenina plenitud. Ella era, como ... leer más
  
categoría:

El Turco y mi mujer

28 de agosto de 2009 0 comentarios
Sentí que me partía, entró hasta la mitad, se quedó quieto hasta que me serené, empezó a moverse en círculos, entraba y salía, me empecé a calentar, puso su mano en mi clítoris, masajeándolo,  estaba en las nubes en la cima, la sacó un poco, con su movimiento circular y un empujón desapareció completa, sentí sus huevos apretados en mi culo llenándolo en una acabada.
Siempre fantaseaba con la idea que a mi mujer se la iban a coger, en nuestros devaneos sexuales lo manifestaba pero ella es muy tradicional, no me seguía en los juegos,  se molestaba, insistía para seguir con la fantasía en la cama, pero no había caso, por allí era una forma de proteger cualquier deseo o fantasía que tenía.- Tenemos 23 años de casados,  somos muy compañeros,  tenemos cuatro hijos y una vida normal,  ella es una hermosa mujer con un detalle, sus hermosas tetas, todavía muy firmes, un razonable cuerpo,  bonita de cara, lindo porte, llama la atención por eso  sabía que esas tetas las deseaban muchos, tenía oportunidades...por allí se ... leer más
  
categoría:

El polvo perfecto

5 de agosto de 2009 0 comentarios
La calidez y humedad del coño de ella hacían que su excitación fuese en aumento, la sensación era indescriptible, cada vez que sacaba su polla para volver a meterla el placer iba aumento, los orgasmos llegaban uno tras otro. Él notaba que un cosquilleo cada vez mayor recorría su verga. Ella estaba al borde de comenzar a gritar de felicidad. Él alcanzó el clímax, y se corrió dentro de ella.
Entre beso y beso él la cogió en brazos y se dirigió hacia la habitación, suavemente la dejó sobre la cama, y se apartó un poco para poder verla mejor, su rostro era perfecto, en el brillaban radiantes de deseo sus ojos azules, mientras en sus carnosos labios se dibujaba un beso. Él paseo su mirada por todo su cuerpo, ¡fantástico!, pensó para si mismo. Se inclinó sobre ella y lentamente comenzó a levantarle el vestido hasta que se lo quitó por la cabeza, dejando al descubierto su maravilloso y dulce cuerpo. Con sus manos acarició sus tersos pechos, pellizcando levemente sus pezones duros como piedras. Poco ... leer más
  
categoría:
Mis dedos los sentía mojados, la humedad había traspasado la tela de los pantalones cortos. Apreté mis dedos contra mi vagina, y cerré las piernas, consiguiendo así un profundo orgasmo que nunca había esperado. Mi boca comenzó a succionar aquella verga con desesperación, mi mano empujaba la base del miembro contra sus huevos, Bernardo se unió a mi clímax estallando una vez más.
Siempre había tenido esa fijación. Deseaba vivir la experiencia de tener un miembro masculino dentro de mi boca, desde que de joven entré sin avisar a la casa de mi tía Maricarmen y la encontré dándole sexo oral a un hombre. En esa ocasión recuerdo que si bien me confundí al encontrar a mi tía de rodillas y con ese líquido alrededor de sus labios, ella supo manejar muy bien la situación al tomarlo con calma y decirme que se trataba de un amigo y que lo que estaba haciendo era porque lo quería mucho. Claro que me impresionó muchísimo ver el pene de su "amigo" en completa erección, pues si bien sabía lo ... leer más
  
categoría:
Ya ambos desnudos decidimos entrar a la ducha a experimentar algo nuevo con el agua recorriendo nuestros cuerpos ardientes, comencé a besarla desde la boca bajando hasta sus senos, me pegué a ellos como un bebé buscando su leche, no veía su cara pero sentía como su cuerpo se movía de un lado para otro y sus gemidos comenzaban a salir de su boca lo que me excitaba mucho.
Mi relato se basa en algo que me sucedió, soy un tipo normal, y lo que me pasó no se si le pase a cualquiera. Vivo en Lima - Perú, digamos que mi nombre es Sebastián y el de la protagonista de la historia es Karin. El día 21 de noviembre 2008 por la tarde me conecté al MSN como tantas otras, estaba revisando mi correo cuando vi que uno de mis contactos se puso en línea. Era Karin, llevábamos un buen tiempo de conocernos, porque conversábamos de todo, ella es una señora de 34 años, casada con 4 hijos. Nos bromeábamos y hablábamos de nuestras intimidades como ... leer más
  
categoría:

Con un desconocido

18 de junio de 2009 0 comentarios
Empezó a moverse y empujaba con mucha fuerza para que su pene se introdujera totalmente, me soltó una mano y me la puso encima de mi clítoris, sentí que me subía un calor extremo por mis muslos, mis sentidos se anulaban mientras un placer recorría cada poro de mi cuerpo, todo dentro de mí gritaba, y mi voz se entrecortó, oí su voz pidiéndome que me corriera y jadeando como loco.
Me levanté pronto y sentía que ese día la vitalidad me invadía por completo, me vestí y salí a la calle un día espléndido, un sol reluciente y en el aire flotaba un aroma de felicidad que percibían mis sentidos. Cogí mi coche y conduje por la ciudad sin rumbo, un semáforo hizo frenar mi trayectoria y mis ojos miraron el coche de al lado, un chico moreno miraba con disimulo en mi dirección. ¡umm! pensé. Mis ojos le miraron con deseo y mi boca sonrió... él asintió y con un gesto hizo que bajara la ventanilla de mi coche, solo con dos palabras me hizo estremecer.... leer más
  
categoría:

Tarde de sexo

18 de junio de 2009 0 comentarios
Me recuestas y me miras a los ojos, tus manos recorren rápidamente mi cuerpo, te acomodas y me posees de nuevo, tu peso y los besos que me das al mismo tiempo, hace que gima de placer; entras y sales y tú también gimes conmigo, los movimientos que tú haces incrementan nuestros flujos y me besas lentamente y tú llegas al clímax; entonces sacas tu pene y vas regando todo tu semen.
La lluvia cae como diluvio tú y yo estamos juntos fundidos en un beso de pasión, a pesar del frío ahí afuera, aquí en esta habitación arde en calor, siento tu respiración, tus manos recorren mi cuerpo y van bajando por encima de mi ropa, tratando de fundirse en mi, sigues con mi espalda y tu boca se separa de mi lentamente, mientras me vas recostando y tu boca empieza a besar mi cuello, tu aliento me hace vibrar. Tus manos se posan en mis senos que corresponden a tu atrevimiento y se erectan, tú los estrujas sobre mi ropa, los masajeas, los mueves tan ... leer más
  
categoría:
Quedo sentado con ella cabalgándome y me dedico a sus senos, los cuales beso con pasión, ella está como posesa cabalgándome. Salta como si tuviera resortes y se clava mi pene, tiene los ojos cerrados y se aferra a mí como si fuera a írsele este momento de entre las manos, llega al clímax, junto a mí, tenemos nuestros orgasmos simultáneamente, y siento que ella se deja caer hacia atrás, rendida.
No iniciaré esta historia con el típico este es un caso 100% real, ni diciendo que tengo un pene de 25 cms. y que la protagonista de la historia es una mujer 10. El relato se basa en algo que me sucedió, soy un tipo normal, y lo que me pasó no se si le pase a cualquiera. Lo cuento porque llevo un tiempo leyendo las historias relatadas en esta web. Vivo en Colombia. No entraré en detalles, digamos que mi nombre es Eric y el de la protagonista de la historia es María. Esa noche me conecté al MSN como tantas otras, estaba revisando mi ... leer más
  
categoría:
Ángeles sentía como esa pija se abría paso en sus entrañas y le parecía estar en el paraíso, de a poco  el clímax se  iba  acercando. Se  balanceaban, él la metía y sacaba hacia círculos en la concha y los dos estaban mojados, muy mojados. Ella le seguía el compás, ampliaba sus movimientos consiguiendo  de esa forma aumentar el placer de ambos.
Para mejor comprensión de este relato resumimos brevemente dos anteriores publicados en esta página  con los títulos la inevitable infidelidad (primera y segunda parte). Allí contábamos un hecho real: Ángeles y Salvador después de dos años de compartir fantasías en el chat, se ven  por un viaje que el hace por trabajo a la ciudad donde Ángeles vive. Tuvieron  dos encuentros en los que rompieron  la promesa de no pasar de lo virtual. En el momento en que se separaron después de una intensa noche,  Ángeles le dijo. Sabes una cosa: esto no termina aquí. Casi un año después  un curso de su especialidad (ella es médica) le dio a   Ángeles la ocasión de viajar a ... leer más
  
categoría:
Pages: 1 2 Siguientes »

Bienvenido a la mayor comunidad de escritores de relatos eróticos


Copyright © 2008. Gestores Profesionales de Contenidos Digitales S.L.
Todos los derechos reservados