Relatos eroticos, Sexo, Sexo gratis, Videos porno, Fotos porno, Porno, Porno gratis, xxx

Relatos eróticos Marqueze. El Sexo que te gusta leer.

Senté a Sandra sobre mí, dándome la espalda. ¡Como jadeaba!  El coito duró 15 minutos. Esta era su excusa para poder follar conmigo. Las otras dos se lo pasaban de locura masturbándose. Y viéndonos. A Sandra le dio por gritar mirando a las otras dos y estas hicieron lo mismo. Cuando se levantó, Teresa me la meneó y volví a correrme. Eso le hizo tener un espasmo y se le escapó un chillido.
Me llamo Bermúdez. Supongo que muchos de los hombres que lean esta historia pensarán que soy un hombre afortunado. Explicaré por qué. Me puedo correr casi todas las veces que quiera. Una detrás de otra. Bueno tengo un límite. Pero he podido llegar a eyacular unas 10 veces seguidas. He tenido suerte porque mi vida siempre ha sido muy estable. Sin graves problemas familiares ni económicos. Desde joven y conociendo esta virtud mía me he dedicado a hacer deporte para tener un buen cuerpo y atraer a las chicas. A pesar de todo he tenido que ir a un psicólogo puesto que la necesidad ... leer más
  
categoría:

Aceptación inesperada

8 de octubre de 2009 0 comentarios
Mientras yo le comía el coño a Mercedes, ésta le chupaba la polla a su marido y él le comía el coño a Úrsula, mi futura esposa, la cual me chupaba la polla a mí. Después de corrernos, de obtener nuestro correspondiente orgasmo, decidimos continuar follando después de recuperarnos.
Enviudé joven, con apenas treinta y cinco años. Tenía un hijo pequeño que envié un tiempo a vivir con sus abuelos maternos, o sea mi suegros, Mercedes y Juan. Pasó un año más o menos desde que quedé viudo cuando conocí a Úrsula, una mujer de treinta años que acababa de divorciarse. Ella y yo nos enamoramos en plan flechazo y como yo no podía soportar la soledad le propuse matrimonio, cosa que ella aceptó encantada. La misma noche que decidimos casarnos echamos nuestro primer polvo. Lo primero que Úrsula hizo fue bajarme los pantalones y extraer mi pene erecto de debajo del slip; comenzó suavemente a hacerme una mamada, la primera vez que una mujer me lo hacía en la vida. A pesar de que aquel placer ... leer más
  
categoría:

Mi primera vez

3 de septiembre de 2009 1 comentario
Conocí el tamaño, forma y sabor de todas y cada una de las pollas de los chicos y pasé a ser la chica más invitada a merendar primero, comer más adelante y cenar cuando había disponibilidades económicas. Me convertí en una adicta del sexo, me encantaba practicarlo, sentir dentro de mi una buena polla, cuanto más grande mejor, nunca decía que no a tener una buena tarde de sexo.
Con unos cuantos años cumplidos, 18, mis pechos muy firmes, con sus pezones morenos y casi siempre puntiagudos, tiesos, empezaron a llamar la atención de los chicos. Sentir sus miradas en mi cuerpo y ver sus ojos de deseo hacía que me excitara, que mis pezones se pusieran duros, que sintiera un peculiar picorcillo en mi coñito, una humedad que desde entonces no me ha abandonado y se ha convertido en mi compañera constante, pues salvo muy contadas ocasiones estoy permanentemente húmeda, algo que excita sobremanera a mis compañeros sexuales. Mis primeros escarceos amorosos o sexuales fueron como todas, besos con lengua, manoseos en mis pechos, lo cual ... leer más
  
categoría:

Mi tía Angélica y yo

12 de agosto de 2009 3 comentarios
Me tumbó sobre la cama, tomó mi pene  y procedió a realizar la mejor mamada que me han hecho en la vida, me iba a venir se lo dije, me hizo arrodillar en la cama, ella se arrodilló en el piso y esperó a que todo mi semen saliera, se lo tragó, lo ungió en su cara y cuerpo.  Después de eso hicimos el amor durante todo el fin de semana, yo calculo que fueron como quince a veinte coitos.
Para comenzar mi nombre es Juan Carlos, quedé huérfano de padre y madre siendo muy joven, por tal razón mi tía Angélica, hermana de mi madre, asumió mi custodia aunque seguí viviendo solo en mi casa. Angélica era una mujer soltera, nunca deseó casarse por que decía que los hombres molestaban mucho.  Medía un metro con sesenta centímetro, tenía un cuerpo proporcionado para su estatura y sobre todo unos senos redondos perfectamente torneados, los cuales excitarían a cualquier hombre. Yo tenía 18 años recién cumplidos, ella rondaba los 45, un sábado nos encontramos en la casa de mi ... leer más
  
categoría:

Hermanito enfermo

29 de julio de 2009 2 comentarios
Me hacía gemir como una loca, arañé su espalda, él metió sus dedos en mi culo y su lengua muy dentro de mi boca. Le pedí cambiar de posición, tomó mis piernas y las puso al hombro y me penetró sin parar una eternidad. Sentí que llegué a la luna más de una vez era lo más rico y maravilloso que una mujer puede sentir. Le dije al oído más fuerte y ya estábamos corriéndonos juntos.
Les quiero contar una historia que me sucedió con mi hermano. Mi nombre es Janeth y el de mi hermano es Henry. Nosotros vivimos en la ciudad de Huancayo-Perú. A media cuadra del parque los héroes del distrito de Chilca. Él tiene 23 años y estudia Medicina en la UPLA y yo tengo 19 añitos y estudio odontología en la misma universidad. Era uno de esos tantos días en el cual mi hermano se enfermaba de los pulmones ya que el pobre tiene principio de cáncer al pulmón. Estaba echado sobre la cama débil y triste. Así que me acerqué al ... leer más
  
categoría:

Mi linda cuñada

8 de junio de 2009 0 comentarios
Era impresionante el trabajo de sus músculos vaginales, literalmente me estaba ordeñando, luego cuando su vulva se acostumbró al tamaño del invasor comencé el clásico mete y saca masculinos, mi barra presionaba con fuerza su clítoris, lo sacaba solo para volvérselo a meter, a esas alturas había ella tenido tantos orgasmos que los líquidos formaban un camino que le llegaban hasta su culito.
Desde que mi cuñada llegó a casa proveniente de su ciudad natal y debido a serios problemas económicos de mis suegros, mi vida cambió radicalmente. Ángela vino al mundo producto de un desliz de mi suegro con una muchacha del servicio doméstico, quien desapareció, una vez dio luz, dejándola en casa de mi suegro. Acogimos a mi cuñada en casa sin ningún problema dado que nuestra situación económica es boyante, tengo mi propia empresa, 50 años, mi vida definida, dos hijos independientes que viven fuera del país, mi esposa, 48 años, médica de una prestigiosa clínica privada. Mi vida sexual se restringe a una relación cada tres meses, si acaso, lo cual no ... leer más
  
categoría:
Uno de ellos se inclinó y con su mano estrujó las tetas de Paula, otros dos nos miraban esperando nuestra reacción y el cuarto se arrodilló y le metió mano entre las piernas por lo que mi mujer se movió rápidamente para esquivarlo pero lo único que consiguió fue que le sujetase las piernas y se las abriese dejando a la vista de todos el magnifico chocho peludo con los restos de leche de Jonay.
Hola, me llamo Miki y tengo 39 años, hace un año os conté como por fin mi mujer aceptó realizar un trío con un amigo, desde entonces ha rechazado todas las propuestas que le he hecho de repetir y siempre me dice que aquella vez surgió pero que ahora le da vergüenza. Yo se que cuando salimos de marcha y ella toma unas copitas se calienta y le entran unas ganas tremendas de follar, así que he pasado todo el año pensando como forzar la situación para tener otra nueva experiencia y al final decidí que tenía que ser en verano que ... leer más
  
categoría:

Con Eva en el tren

4 de mayo de 2009 0 comentarios
Se lo comencé a rozar un poco por la entrada de la vagina, hasta que mi pene se quedó totalmente mojado. Separé mi cara un momento de la suya, y vi que tenía los ojos cerrados del placer. Ella levantó una pierna, para que entrase mejor. Bajé la mano hasta su coño, que tenía mi pene casi entero dentro, y rebusqué su clítoris, y comencé a masajearlo, mientras le metía y sacaba una parte del pene. Así llegó al orgasmo, y yo con ella.
Estimados lectores, me llamo Alberto, y soy un joven de 19 años. Esta historia incluye a un colega de escuela, llamado Sergio. Él y yo somos la pareja (cómica), perfecta. Somos simpáticos, agradables y las personas con más encanto de este mundo; cuando nos ponemos a hablar entre los dos conquistamos a cualquiera, o al menos, conseguimos sus alabadas sonrisas. Bueno, comenzaré explicando que yo tengo novia desde hace más de un año (todo un récord, porque a parte, soy algo insoportable), y que Sergio, un año menor que yo, aún es virgen. ... leer más
  
categoría:

El culo de Maruja

26 de enero de 2009 0 comentarios
Todos aquellos que habían tenido la suerte de hacerle el amor sabían que para ganarse ese preciado huequito había que invertir no solo mucho tiempo y paciencia sino también dinero y lujos. Hoy en día las nalgas de Maruja eran más hermosas que nunca gracias a los años de uso que les dio.
A los 56 años, Maruja se da cuenta que esta en la mejor edad que una mujer alcanza sexualmente. Es una mujer madura que sabe las partes más sensibles de su vagina. La ventaja más grande que eso ocasiona es el saber cuando, donde, como y con quien llegar al clímax coital. Físicamente, Maruja se siente mucho mejor y más atractiva que otras mujeres 30 años más jóvenes que ella. Cuando era una jovencita de 20, Maruja era una diosa de la mitología griega. Su rostro afinado, su piel blanca, sus cabellos negros y largos y su cuerpo perfecto de bustos prominentes, cintura delgada y caderas amplias hacían de ella la mujer más deseada entre los hombres que tenían la mala suerte de enamorarse de ella. Mala ... leer más
  
categoría:
Después fue un sabio ritual de caricias y besos en las partes más íntimas, dieron paso a un desbordamiento fogoso de todo el caudal de sexualidad contenida. Ana terminó gimiendo sin control, suplicando ser poseída, se sucedieron tres coitos convulsivos, antes de que ella cayera rendida. se negaba a renunciar a la presencia de su amador aún con riesgo de la próxima llegada de su marido.
La perversión de Ana - llamémosla con este nombre ficticio por lo delicado de las decisiones sobre su vida y su sexualidad que fue inducida a tomar, nunca contra su voluntad ni por medio de engaño alguno, y de las que fui testigo y cómplice - fue un proyecto complejo en que me tocó colaborar a lo largo de un par de semanas. Casualmente, me tocó además cargar con el agravante morboso de que yo la conocía bien. Ana era una mujer joven, de treinta y pocos años, casada desde hacía tres o cuatro, y perteneciente a una familia muy conservadora y religiosa cuya madre era antigua conocida de la ... leer más
  
categoría:

Bienvenido a la mayor comunidad de escritores de relatos eróticos


Copyright © 2008. Gestores Profesionales de Contenidos Digitales S.L.
Todos los derechos reservados