Relatos eroticos, Sexo, Sexo gratis, Videos porno, Fotos porno, Porno, Porno gratis, xxx

Relatos eróticos Marqueze. El Sexo que te gusta leer.

Cura Cachondo

25 de octubre de 2013 2 comentarios
El cura proseguía gozando de Blanca con singular enjundia, cuando hubo un cambio de estrategia, deshicieron su abrazo y ella sin sacarse la polla, apoyándose sobre el escritorio, inició a subir y bajar sus caderas con movimientos cada vez más rápidos, daba gozo el ver las nalgas estrellarse contra los muslos del padre, tragando aquel jugoso coño el pene del sacerdote.
Regresábamos mi novia Blanca y yo en coche hacia Huelva desde Badajoz, era de noche, era la primera vez que hacíamos ese trayecto, el camino resultaba ser muy tortuoso, ya que habíamos cogido para acortar un atajo que nos recomendaron por la sierra, la cual estaba cubierta por vegetación frondosa, que incluso impedía ver normalmente el cielo. Al rato de circular por la sierra, empezamos a sospechar que nos habíamos perdido, estábamos fatigados, y según parecía perdidos. Durante veinte minutos más continuamos en el camino, hasta que se tornó recto y dar a llegar a un monasterio. Al llegar a este, me bajé del coche para ver si en el monasterio había alguien que me pudiera ... leer más
  
categoría:
De pronto, la mano se apartó, y mi coño empezó a temblar, vacío y palpitante. Una polla dura y enorme ocupó el lugar de la mano, embistiendo con fuerza una y otra vez, hasta que llenó mi coño completamente. Mientras las manos tironeaban de mis maltratadas tetas, alternando con pellizcos y azotes en mis enrojecidas cachas.
No necesito una excusa para contarte mis andanzas en el pueblo. Con esta manía de las fotos, pensé en hacer algunas desde lo alto de la torre de la iglesia. Mis hijas me dijeron que no habría problema, pero de todas formas, pensé que tenía que pedir permiso al cura, así que entré en la iglesia, estaba vacía, pero él estaba en una garita de esas de confesarse. Hace tanto que no las uso. Me acerqué, y antes de que me diera tiempo a decir nada, me preguntó de qué me acusaba. ¡Vaya con el cura! Que cotillo. Me quedé cortada un momento, pero luego pensé en las ganas que tenía de contarle a alguien nuestra historia. Y recordé que los ... leer más
  
categoría:

Mi segunda comunión

20 de noviembre de 2009 1 comentario
Cuando estuve acostado me dejó totalmente desnudo. Me pidió si podía penetrarme, evidentemente nunca antes lo había hecho porque se lo notaba nervioso. Yo obviamente accedí gustoso. Y que cogida me dio. Lo gocé muchísimo. Cuando estaba por acabar me dijo que quería bendecirme por hacerlo tan feliz, me hizo poner de rodillas, y me llenó la cara de leche, una leche espesa y demasiado sabrosa.
Tenía yo 21 años cuando sucedió lo que voy a contarles ahora. Si leyeron mi otra historia sabrán que me gusta ser muy putita y siempre tengo fantasías muy calientes. La historia que les voy a contar hoy es sobre como cumplí una de las mejores fantasías que tuve y logré hacer realidad. Antes que nada y para que me vayan conociendo un poco mejor, les cuento que vengo de una familia bastante "chapada a la antigua", al menos en lo que a apariencias respecta. Papá casado con mamá, un hijo varón, dos hijas mujeres y católicos desde el nacimiento. Siempre fuimos todos los domingos a misa y así surgió esta ... leer más
  
categoría:

El sacerdote

11 de octubre de 2009 0 comentarios
Yo con lentos movimientos de caderas comencé a moverme. Sus ojos no dejaban de verme, sus labios chocaban contra los míos con verdadera lujuria. Sus manos las colocó sobre mi cintura y con gran fuerza me traía hacía él. Los dos realmente nos entregamos en cuerpo y alma. Mi vagina recibía una y otra vez su verga, mis piernas las cerré sobre su cuerpo y ambos disfrutábamos como enamorados.
Perdóneme padre, porque he pecado. En pensamiento, palabra y obra. Así era como todos los domingos, yo saludaba al viejo párroco de mi iglesia. Luego de comunicarle, alguna que otra tontería, él me imponía como penitencia, el rezar o un Padre Nuestro o un par de Ave María, o a lo sumo un Rosario. Yo creo que dependía de como se levantase, ya que estoy segura, que jamás realmente escuchaba lo que le decía. Ya que era sordo como una tapia. Hace unos seis meses más o menos, encontraron el cuerpo del viejo sacerdote, sin vida en el confesionario, según dicen las chismosas de la iglesia, le dio ... leer más
  
categoría:

El cura del pueblo

2 de septiembre de 2009 5 comentarios
Ayudé al padre a ir metiendo su pene dentro de la cola de Claudia, yo me acosté boca arriba debajo de ella y chupaba su conchita, Así hicimos hasta que el padre penetró todo su pene en el culo de su secretaria. Luego comenzó a entrar y salir de esa dulce cola, hasta que sintió que Claudia estaba por acabar, ahí el padre le llenó la colita de leche y Claudia se vino con un hermoso y largo orgasmo.
Estaba yo casada con el médico de una ciudad del interior y esta historia pasó cuando yo tenía 27 años y mi marido 35. Llegó a una de las parroquias de nuestra ciudad un nuevo sacerdote que recién salía del seminario, por lo que tenía unos 25 años. Hacía ya unos meses que había llegado a la ciudad, cuando viene a consultar a mi marido por un problema. Por lo que después escucho que mi marido habló con un colega de otra ciudad, el padre tenía un fuerte dolor en sus testículos. El problema era que tenía erecciones ... leer más
  
categoría:
En cuanto logró encontrar mi diminuto y virginal orificio posterior, el buen padre hizo acopio de toda su experiencia para que la punta de su herramienta se incrustara en ella, no sin algunos esfuerzos y dolores iniciales. Luego todo fue cuestión de perseverancia y entusiasmo, aferrándose a mis hombros o a mis pechos desnudos para meter centímetro a centímetro todo aquello en mi interior.
A mis dieciocho años me consideraba una mujer de lo más casta y pura. Virgen, por supuesto. Educada desde muy niña en los más severos principios religiosos por una madre excesivamente autoritaria que nunca permitía que me concediera las más mínimas libertades, velando en todo momento por mí. Debido a que mi padre murió muy joven, ella debía trabajar en la parroquia, educando a jóvenes descarriados por una paga más bien paupérrima. Esta, unida al poco dinero del estado no daba para mucho, por lo que nunca he estudiado, y me limitaba a cuidar de la casa, y a coser de vez en cuando para ayudar a la magra economía familiar. No es que ... leer más
  
categoría:

El cura del pueblo

27 de enero de 2009 6 comentarios
El padre la penetró por la conchita, le indiqué que lo sacara y apoyé su pene en la cola de su secretaria, cuando veía que le dolía, el padre paraba y yo me acostaba debajo de ella y chupaba su conchita, el padre penetró todo su pene en el culo de su secretaria hasta que sintió que Claudia estaba por acabar, ahí el padre le llenó la colita de leche y Claudia se vino con un hermoso orgasmo.
Estaba yo casada con el médico de una ciudad del interior y esta historia pasó cuando yo tenía 27 años y mi marido 35. Llegó a una de las parroquias de nuestra ciudad un nuevo sacerdote que recién salía del seminario, por lo que tenía unos 25 años. Hacía ya unos meses que había llegado a la ciudad, cuando viene a consultar a mi marido por un problema. Por lo que después escucho que mi marido habló con un colega de otra ciudad, el Padre tenía un fuerte dolor en sus testículos. El problema era que tenía erecciones y ... leer más
  
categoría:

Bienvenido a la mayor comunidad de escritores de relatos eróticos


Copyright © 2008. Gestores Profesionales de Contenidos Digitales S.L.
Todos los derechos reservados