Relatos eroticos, Sexo, Sexo gratis, Videos porno, Fotos porno, Porno, Porno gratis, xxx

Relatos eróticos Marqueze. El Sexo que te gusta leer.

En un colegio de monjas

12 de octubre de 2009 0 comentarios
El espectáculo de la jovencita y el hombre aquel me excitó de tal manera que me follé a Isabel con una violencia, como nunca. Le apretaba las tetas, estrujándolas hasta hacerle daño, y hacerle emitir gemidos de dolor y de placer al mismo tiempo. Un gemido de Isabel, me demostró que había llegado al orgasmo, al igual que yo, que empecé a correrme en su coño de forma abundante.
Escribo estas letras desde la prisión madrileña que da su nombre a un barrio de la capital española. Mi delito... ¡ah! Haber estado en el paraíso. Era maestro de escuela en una pequeña localidad segoviana, cuando debido a una baja inesperada de un profesor de historia contemporánea, me hicieron llegar la oferta de un colegio internado cercano a Madrid. Al contemplar las cifras que se manejaban en ese contrato, ni me lo pensé. Llegué al internado un domingo, 27 de septiembre, ya me habían comunicado que el colegio era privado dirigido por una congregación religiosa, y que como la mayoría de ellos, era sólo para uno de los dos ... leer más
  
categoría:
Apoyando mi pene en su vagina la comencé a taladrar, su coño se resistía ya que era virgen, hice más fuerza y logré penetrarla; comencé a meter y sacar mi pene, mis huevos golpeaban contra sus nalgas, por su pierna corría un hilo de sangre que llegaba hasta su rodilla, luego descargué mis huevos en su cueva de placer celestial, llenándola con mi semilla, lo que ayudó a que ella llegase al orgasmo.
Un día fui a un monasterio a visitar a una hija que decidió ser monja llamada Vanesa que era la consentida de la familia, debido a que necesitaba que le ayudara a pintar unas habitaciones. Me presento soy Diego, de 45 años, piel morena, cabello negro, ojos miel, cuerpo normal, 170 cm de estura. El día era caluroso, llegué contento y estando ya con la brocha en mano en la escalera, aparece de repente mi hija Vanesa, ella tenía unos 22 años, era de cabello negro, piel trigueña, ojos cafés, su estatura 1,68, debajo se le podía notar su hermoso cuerpo. Cuando inconscientemente me ... leer más
  
categoría:
Su coño se resistía ya que era virgen, y logré penetrarla; Vanesa marcó un gesto de dolor, comencé el trabajo de meter y sacar mi pene, mis huevos golpeaban contra sus nalgas, por su pierna corría un hilo de sangre que llegaba hasta su rodilla, luego descargué mis huevos en su cueva de placer celestial, llenándola con mi semilla, lo que ayudó a que ella llegase al orgasmo.
Un día fui a un monasterio a visitar a una hija que decidió ser monja llamada Vanesa que era la consentida de la familia, debido a que necesitaba que le ayudara a pintar unas habitaciones. Me presento soy Diego de 45 años, piel morena, cabello negro, ojos miel, cuerpo normal, 170 cm de estura. El día era caluroso, llegué contento y estando ya con la brocha en mano en la escalera, aparece de repente mi hija Vanesa, ella tenía unos 22 años, era de cabello negro, piel trigueña, ojos cafés, su estatura 1,68, debajo se le podía notar su hermoso cuerpo. Cuando inconscientemente me toca los genitales por encima ... leer más
  
categoría:

Bienvenido a la mayor comunidad de escritores de relatos eróticos


Copyright © 2008. Gestores Profesionales de Contenidos Digitales S.L.
Todos los derechos reservados