Relatos eroticos, Sexo, Sexo gratis, Videos porno, Fotos porno, Porno, Porno gratis, xxx

Relatos eróticos Marqueze. El Sexo que te gusta leer.

La señora Bien

19 de junio de 2011 0 comentarios
por AMOrboso
Matilde era su nombre , bella y bien conservada, había sido bailarina y modelo en su juventud , cuerpo cuidado siempre en gimnasios , de origen humilde pero gracias a su fina forma de ser casada con un acaudalado empresario , jamás había hecho trabajos de esfuerzo y tenia sus sirvientes para todos los quehaceres en la casa , también para su cuidado personal . Una de ellas, morocha pero de finos rasgos era quien atendía su ropa y se ocupaba de maquillarla y peinarla, Diana tenía tan solo 23 años y su madre era la fregona de la casa, motivo este por el cual a veces tenía acceso a la casa sin que sus dueños estuvieran presentes. En una de esas ocasiones en que estarían ausentes varios días, al juntar la ropa que aunque usada aun olía a fino perfume, decidió probársela era un vestido entallado que marcaba las curvas de su cuerpo , acompañado de una chaqueta que destacaba aun mas sus pechos y finos zapatos de taco, se maquillo y peino con los elementos ... leer más
  
categoría:

Sirvienta Nigeriana

25 de noviembre de 2009 0 comentarios
Ella levantando su pelvis me indicaba que estaba lista para ser penetrada, no la hice esperar, cogí mi verga y con ella lamí su rajita. Guadalupe estaba desesperada, me gritaba que se la metiera, continué un rato, hasta que empujé mi polla sobre su vagina, empecé a bombearla con la postura del misionero, recorría con mis manos sus nalgas y con mi boca me comía sus pechos negros.
Este relato que os cuento ahora sucedió hace bastantes años, por aquella época teníamos a una asistenta de raza negra, la cual se encargaba de arreglar todo en la casa. Ella se llamaba Guadalupe, era de Nigeria, estuvo contratada durante un año, tenía la piel muy negra, con un cuerpo muy bien formado, cabello negro azabache, labios carnosos. Ella vivía también en nuestra casa, en una de las habitaciones que estaban al otro lado de las nuestras donde nosotros pernoctábamos. Desempeñaba muy bien las tareas del hogar y al principio todo era muy normal, además mis padres estaban muy contenta con ella, pues era muy eficiente y pasaba ... leer más
  
categoría:

Silvia, la sirvienta

21 de septiembre de 2009 0 comentarios
Silvia la tomó de la base con su mano, mientras con la otra abría los labios de su raja, al sentir que estaba ya en la entrada, la dejé ir de un solo golpe. Me quedé quieto, disfrutando esa sensación. Era rico y extraño al mismo tiempo, como sentir que unos labios aprietan la base de tu pene y a la vez estás penetrando en el vacío.
En ese entonces, yo tenía dieciocho años. Mis padres se divorciaron cuando yo tenía dos años, y desde ese entonces, yo pasaba los fines de semana en casa de mi padre y su nueva esposa. Dado que sólo había dos habitaciones, una para mi padre y su esposa, y otra para mis hermanas, yo dormía en un sofá en la planta baja. Un fin de semana llegué como siempre a quedarme ahí, y me di cuenta que tenían una nueva sirvienta, o como decimos en México, chacha. Su nombre era Silvia, tenía veintidós años, y a primera vista en realidad no me fijé en ella, ya que era bastante fea ... leer más
  
categoría:

Sexo con mi sirvienta

13 de septiembre de 2009 0 comentarios
Se sentaba en mi pene y se restregaba de izquierda a derecha de arriba hacia abajo, y luego se salía por completo y se volvía a meter la pija, ella me decía que cuando se salía la verga de su concha y volvía a entrar se sentía rico, que era lo más bueno que había probado hasta ahora, ella bien abierta con sus piernas recibiendo mi verga, le encantaba, y fue cuando se vino y yo también.
Este relato comienza con una sirvienta que yo tuve en casa, pero antes de esto, ella trabajó en casa de mi abuelo en donde nos reuníamos varios amigos y pues ella era de un cantón en un pueblito. Pues resulta que esta señora siempre los amigos que llegaban le decían piropos y todo eso, como tirándole indirectas que querían cogérsela o que le querían mamar la concha (vagina) u otras cosas similares, y casi todos querían hacérselo, pues la señora después de muchos piropos y toda la cosa. Al pasar de los días, específicamente un sábado en la tarde solo ... leer más
  
categoría:
Me puso una almohada bajo el vientre y comenzó el mejor suplicio que me hayan dado nunca. Acomodó su glande en la entrada de mi culito y de una sola vez metió su polla hasta el límite (yo, a veces, pensaba que me llegaba a la boca) y me folló, me folló... él tuvo dos orgasmos, sentía como, de vez en cuando, mi culito se llenaba de su leche calentita, me sentía sucia, guarra y me gustaba.
A los 24 años podía decir sin miedo que mi vida sexual era normal. Yo era un chico resultón, tenía novia y ella satisfacía mis necesidades sin problema alguno. Pero poco a poco algo comenzó a salir dentro de mí. Me angustiaba la necesidad de probar cosas nuevas ya que la monotonía comenzaba a reinar en mi interior. Me decidí a insertar un anuncio en la página de contactos de un portal de internet http://www.yunu.com/. Allí conocí a quién sería mi nuevo amante. Él era mayor que yo, tenía 58 años, tenía pareja estable al igual que yo ... leer más
  
categoría:
Su gran trozo de carne me penetraba cada vez más fuerte, de pronto tuvo un ligero espasmo e inmediatamente después sentí una explosión en mi culo, su semen inundaba mis entrañas, sentí el calor de su líquido recorrerlas, José gimió y me la saco aun chorreando su semen y me dijo quiero que me la metas para que acabes dentro de mí, para sentir tu leche quemando mis entrañas.
En cierta ocasión que estaba de vacaciones, disfrutando de los últimos días antes de regresar al trabajo recibí una llamada de mi madre, la que me pedía que fuera donde mi tía Tatiana, que de cariño le llamamos Tato (hermana de ella). Me explicó que debía viajar al norte porque su hija, en este caso mi prima, su única hija, estaba en el hospital teniendo su segundo hijo, por su parte mi tío Carlos, marido de mi tía, está de viaje enviado por su empresa en el sur del país. No de muy buenas ganas acepté y llamé a mi tía para avisarle que iría enseguida. Llegando salió ... leer más
  
categoría:

Sexo con mi sirvienta

10 de febrero de 2009 0 comentarios
Después me pidió que se la metiera que se vendría fácilmente, yo estaba listo para cogérmela, y agarré mi verga y se la puse en su conchita, pero solo le metí la cabeza, y rápidamente se la saqué, ella quería que se la metiera toda de un solo golpe, pero la hice que me pidiera, que me rogara por mi verga en su concha cuando se la ponía en la concha ella se excitaba más hasta se fue una vez más.
Este relato comienza con una sirvienta que yo tuve en casa, pero antes de esto, ella trabajó en casa de mi abuelo en donde nos reuníamos varios amigos y pues ella era de un cantón en un pueblito. Pues resulta que esta señora siempre los amigos que llegaban le decían piropos y todo eso, como tirándole indirectas que querían cogérsela o que le querían mamar la concha (vagina) u otras cosas similares, y casi todos querían hacérselo, pues la señora después de muchos piropos y toda la cosa. Al pasar de los días, específicamente un sábado ... leer más
  
categoría:

La nueva sirvienta I

3 de febrero de 2009 0 comentarios
El culo de la joven cedió a la presión de la polla, hasta aplastar sus testículos contra el coño de la chica, el hombre sentía como el culito de su criada se abría y engullía su polla.La criada sintió como la polla de su amo eyaculaba en su interior y a la vez, se corrió, contrayendo los músculos de su vagina y su ano, apretando la polla que la llenaba, como queriendo retenerla dentro para siempre.
No hacía mucho que había entrado al servicio del señor de la mansión, apenas un par de meses desde que abandonó el hogar familiar en provincias y decidió dejar la vida de la granja que tanto la asfixiaba. Era una de rostro dulce, pelo moreno largo, caderas suaves y redondeadas y unos ojos brillantes que parecían trasmitir todo lo que ocurría en su interior. Las primeras semanas transcurrieron con normalidad. El amo del palacio no era demasiado exigente, su trabajo se limitaba a servir las comidas y la limpieza. Era la única que atendía al señor y dormía en el edificio, ... leer más
  
categoría:
Se movía como fiera, le pedí que se calmara y le puse el aparato en la concha. Empezó de nuevo su placer y ya con eso lo demás fue de lo más fácil, me la estuve cogiendo por el culo un buen rato hasta que no aguanté más, ella con el aparatito se había venido cuando menos tres veces mientras tanto y al final nos venimos los dos juntos y le dejé el culo bien regado de leche.
Déjame platicarte algo que me pasó en estos días. Sucede que llevé a mi familia a pasar el puente a un hotel que se encuentra como a hora y media de la ciudad. Para aprovechar el puente y para que mis hijas nadaran, cosa que les encanta. El problema es que yo no tenía posibilidades de tomarme el puente así que las dejé y el domingo por la tarde regresé para ir de nuevo el lunes en la noche después de la oficina y regresar todos juntos el martes por la tarde. De regreso por ... leer más
  
categoría:

Bienvenido a la mayor comunidad de escritores de relatos eróticos


Copyright © 2008. Gestores Profesionales de Contenidos Digitales S.L.
Todos los derechos reservados