Relatos eroticos, Sexo, Sexo gratis, Videos porno, Fotos porno, Porno, Porno gratis, xxx

Relatos eróticos Marqueze. El Sexo que te gusta leer.

mi amiga la vecina

27 de julio de 2012 0 comentarios
llevaba viviendo un año en casa de unos tios, los cuales estaban eran muy santos (segun ellos). trabajaba y todos los dias me iba a casa de mi novia para regresar hasta ya las 9 de la noche... unas 3 veces por semanas se encontraba una vecina en casa de mis tios, la cual les vendia tortillas de harina y de paso se quedaba a platicar, lo cual yo aprovechaba para platicar con ella. Al pasar de los meses nos fuimos haciendo grandes amigos a pesar de que mis tios no nos dejaban hablar mucho. Ella tenia una niña de 8 años ademas, por lo cual se complicaban mucho las cosas para platicar de nosotros. Cabe mencionar que ella tenia 29 años y yo algunos 20. Era mi tipo de mujer delgada, morena y todo en pequeñas proporciones pero bien acomodado. Por cierto siempre he tenido atraccion por las mujeres mayores a mi. Con el paso del tiempo me entere que tenia un novio pero resultaba que el era casado por lo cual solo se miraban ... leer más
  
categoría:

Lila, mi vecina

4 de diciembre de 2009 0 comentarios
Mi lengua iba de entre sus nalgas a su conchita, de allí lamía los bordes de ese culito tan tentador y cerrado, volvía otra vez a lamer ese clítoris que estaba a punto de estallar...las contracciones ya preanunciaban el primero de sus orgasmos, el que llegó abundante, tal como si se abrieran las puertas del placer. Lilia en un prolongado gemido se retorcía gozosa.
Ese día llegué a casa muy cansado, necesitaba de una muy buena ducha caliente, el trabajo no se adelantaba a pesar de mis esfuerzos y estaba realmente agotado. Busqué la ropa de recambio y me metí debajo de la regadera, estaba muy reconfortante y ¡como necesitaba de esa catarata de agua sobre mi cuerpo! Me miré al espejo empañado, pasé la toalla para ver mi rostro, y vaya sorpresa, milagros que hace un buen duchaje. Recordé que en la heladera había pocas provisiones, y pocas ganas tenía de hacerme la cena, pero el apetito no pensaba lo mismo, parecía un viejo molino aplastando granos, y si que se hacía escuchar. Me terminé de ... leer más
  
categoría:

La vecinita

4 de diciembre de 2009 2 comentarios
Lentamente iba metiéndosela y me dediqué a morder sus pezones, hasta que se la metí toda, sus gemidos empezaron a cambiar, me abrazó para tenerme más cerca, ella gemía llena de placer, estaba en mis manos, y ella lo sabía, estaba gozando de toda mi polla. Me puso tan caliente que aceleré mis movimientos hasta que nos corrimos.
Os voy a relatar un episodio que me pasó el otro día. Era una noche muy calurosa de julio en Barcelona. Oí las campanadas de la catedral, que anunciaban las 10 de la noche, miré el aparato de aire acondicionado con rencor, justo se tenía que estropear, en el día de más calor. Me fui directo a la ducha, y estuve 10 minutos debajo del chorro de agua fría, me sequé ligeramente y sin vestirme me fui hacia el ordenador a terminar un relato para esta página, era mi segundo relato, y tenía hilvanada toda la historia. Estaba absorbido por el relato que estaba escribiendo cuando sonó el timbre, mecánicamente me levanté todavía pensando en el giro que ... leer más
  
categoría:

Mi vecina

2 de diciembre de 2009 0 comentarios
Mi vecina gritaba como enloquecida mientras se metía la mano en la concha, el esfínter lo apretó, mi verga estaba que estallaba, por sus gemidos y alaridos noté que otra vez se estaba corriendo. Vibraba como una anguila, lloraba, gemía, y yo feliz le estaba rompiendo el culo, al parecer gozaba mucho con mi pija en el orto, otra vez apretó el culo, le agarré las tetas y se la metí bien hasta el fondo. Hace ya algún tiempo, mi vecina, que es una mujer de unos 50 años, me llamó para que fuera a verla porque no le funcionaba bien un ventilador de techo. Fui a verlo y me encontré que ella me estaba esperando vestida con un mini short y un top, los cuales no concordaban mucho con su edad, pero si con su físico, que pese a su edad, estaba bastante firme. Me subí a una escalera pera ver el ventilador, y cuando reaccioné ella estaba con un buen vaso de jugo de naranjas frío y mirando a mi bulto. Hacía mucho calor, y ... leer más
  
categoría:
Le puse cremita en su culo y acomodé mi verga en su culito, me dijo que siguiera despacio, primero eran pequeñas embestidas, cuando ya estaba listo para terminar ella me detuvo, se puso en cuatro patas y me pidió que la penetrara por adelante, no podía retenerlo y de mi pene empezó a brotar semen y eso que ya había terminado una vez. Ella llegó a su orgasmo conmigo.
Vivo en una ciudad costera de América latina. Como ya se imaginaran el sol y la playa activa la lujuria a límites insospechables. Ella: Es una morocha de 1.67 de tez blanca, casi pálida, dotada por la naturaleza de grandes tetas y hermosos ojos. Infelizmente casada con un hombre que le da muy poca importancia y atención sexual. Yo: Soy un rubio de ojos azules, robusto y de 1,80 como casi todos los que escriben estas historias. Tengo poco menos de 30 años y una novia muy aburrida que se la pasa viajando por su trabajo. Todo sucedió casi por casualidad (digo casi porque no creo en las ... leer más
  
categoría:

Mi vecina Concha

24 de noviembre de 2009 0 comentarios
Le quité la bata mientras la sobaba todo el cuerpo. Estaba buenísima y tenía el coño totalmente mojado, sin pensarlo le quité las bragas, me bajé el pantalón y de una embestida la penetré como un toro. Ella se corrió a la primera dando gritos de placer, se notaba que llevaba años sin follar, seguí bombeando, me gustaba muchísimo, me excitaba mogollón ver a esa señora gritando de placer.
Esta historia me ocurrió hace ya seis años cuando estaba en la Universidad. Por aquel entonces yo compartía piso con otro chico que era tres o cuatro años mayor que yo. El trabajaba en la ciudad y cada fin de semana iba a su pueblo para visitar a su novia, así que yo me quedaba solo desde el viernes tarde hasta el domingo por la noche. Mi atracción por las mujeres maduras me viene desde muy pequeño, pero nunca había tenido oportunidad de acercamiento a ninguna, sobre todo por vergüenza o miedo a un tremendo escándalo. Como ya he dicho, vivíamos en un piso alquilado, antiguo y nuestros ... leer más
  
categoría:

La vecina del edificio

6 de noviembre de 2009 0 comentarios
La puse en cuatro y le comencé a pasar mi lengua por su anito y alternaba con su rajita, ella movía el culo para un lado y para el otro, le dije, primero me lo vas a chupar para que esté bien lubricada mi pichula, me puse enfrente de ella dándole la pichula y así como una perrita me comenzó a chupar la pinga, primero despacito y luego más rápido, la verga la tenía muy dura y los huevos hinchados.
Hola amigos, desde que descubrí esta página no dejo ningún día de leerla, sus historias son interesantes, al leer estas historias me animé a contar lo que me sucedió el año pasado. Primeramente déjenme presentarme, mi nombre es Carlos, soy peruano, vivo en la ciudad de Lima y tengo 31 años, soy casado pero eso no impide que goce al ver una mujer hermosa y sobre todo si tiene un buen culo que es lo que me gusta, la historia que les voy a contar me sucedió cuando me mudé de departamento, me fui por un ... leer más
  
categoría:

La buena vecindad

22 de octubre de 2009 0 comentarios
Acometía de manera brutal, sacudiéndole los senos sin piedad. Seguí ciego en mi ardiente tarea, buscando para ambos un paroxismo que calmara nuestras ansias de placer, a la vez que la trastornaba de pasión. Doña Amanda reía y lloraba a medida que se iba acercando a su clímax total, el cual explotó momentos después en el interior de sus entrañas.
Yo creo en la buena vecindad. Los vecinos son personas que se relacionan por algo más que la simple proximidad de sus viviendas. Entre ellos puede haber un sentimiento de amistad y, principalmente, de apoyo ante los problemas que uno u otro puedan tener. Un vecino apoya al otro, la mayor parte de las veces, en forma desinteresada y sin esperar nada a cambio. Sin embargo, ésta es obligada cuando el primero lo necesita, haciendo realidad el conocido lema: "hoy por ti, mañana por mí". Una noche de abril, mi tío Álvaro llamó por teléfono a mi abuela y la invitó a pasar unas semanas con él y su familia, aprovechando la boda de Lucía, la hija ... leer más
  
categoría:

Me follé a mi vecina

17 de octubre de 2009 0 comentarios
Ahora si que la enculaba a tope, veía reflejada en el espejo del comedor la escena y eso acrecentaba mis embestidas y mi deseo. Otra vez noté la llegada de su orgasmo e incrementé el ritmo para también correrme esta vez en sus entrañas y dejarnos caer en el sofá exhaustos. Así estuvimos con mi polla en su interior unos minutos hasta que cesaron las palpitaciones del orgasmo.
Me encontré a Marta en el parking del edificio. Coincidió que yo iba para sacar mi coche y ella estaba cargando un montón de bolsas del súper. Nunca antes me fijé mucho en ella ya que aunque guapa de cara era muy delgada con unos pechos pequeñitos, poco culo y además estaba casada. Pero ese día estaba preciosa, el embarazo la había redondeado, tenía más culo y unas tetas bien rellenas con los pezones que se le marcaban claramente detrás de la tela del vestido. Aunque ya se le notara la barriguita estaba tremendamente atractiva y quizá fue eso y que el ascensor estaba averiado lo que me ... leer más
  
categoría:

Marta la vecina

7 de octubre de 2009 1 comentario
Tomé con mis manos sus caderas, mi vista se nubló, mis movimientos, cargados de fuerza, comencé a mover con intensidad. Mi cadera golpeaba sus nalgas... Suave gritaba ella. Yo ya no oía nada. Cuando Marta vio que era imposible que el joven que la estaba penetrando le hiciera caso, trató de acomodarse para recibirme mejor y para que aquello fuera lo más placentero.
Mi gusto por la música era conocido entre los vecinos de mi edificio, aunque no siempre compartido. Por ello, algunas veces me invitaban a los cumpleaños o reuniones, donde yo me daba el gusto de ser disc-jockey. Fue así que Marta, la vecina cuyo apartamento estaba al fondo del pasillo, me pidió si no podía ir a pasar música en el cumpleaños de su pequeño hijo Juan, quien cumpliría ese fin de semana cuatro años. Marta tenía fama en el barrio de ser muy puta, era delgada, no muy linda, con senos y cola, medianos, paraditos y turgentes ambos. Movido por su fama y cierto grado de confianza que ella me permitió, manteníamos un ... leer más
  
categoría:
Pages: 1 2 3 4 5 Siguientes »

Bienvenido a la mayor comunidad de escritores de relatos eróticos


Copyright © 2008. Gestores Profesionales de Contenidos Digitales S.L.
Todos los derechos reservados