Relatos eroticos, Sexo, Sexo gratis, Videos porno, Fotos porno, Porno, Porno gratis, xxx

Relatos eróticos Marqueze. El Sexo que te gusta leer.

de repente se va la luz y es cuando aproveché para bajar el cierre de su pantalón y meter mis dedos y así acariciarle su clítoris de una manera suave y haciendo círculos con las yemas de mis dedos, ella al sentir eso empezó a gemir

Me sucedió hace un par de meses, cuando me dirigía hacia mi trabajo; ese día por la mañana, eran como las 7:30 y en la estación del METRO Constitución estaba a reventar ya que el metro se había demorado bastante por algún problema mecánico, tan es así que las escaleras estaba repleta de gente tratando de llegar a los andenes, yo como pude llegue a la altura de donde se estaciona el tercer vagón del metro, delante de mí había tres lindas damitas como de 18 0 19 años de edad aproximadamente, como de 1.60mts de estatura y un cuerpo bastante esbelto.

Al llegar el metro todos tratamos de entrar, yo como siempre me subí atrás de una de ellas y al iniciar el ascenso al vagón coloque mi mano en el trasero de esta chica, para ver que reacción tomaba, al ver que no dijo nada me acerque atrás de ella, también mire de reojo como las otras dos chicas tenían la misma suerte que su compañera ya que dos chicos estaban tallándose atrás de sus lindos culitos, cabe mencionar que con ellas iban sus tíos (tío y tía), nada mas que el tío trataba de proteger a su esposa del posible manoseo de los varones que iban cerca de ellos.

Ya que el metro arranco, yo me agarre del tubo con mi mano izquierda y con la otra tome mi mochila y la puse en el piso delante de mí para sostenerlo con mis pies, y que mi mano derecha la tuviera libre, debo decirles que la chica iba vestida con un pantalón de mezclilla muy ajustado y una blusa blanquita semi transparente y con un escote bastante amplio, por lo que por encima del hombro pude distinguir mas de la mitad de sus senos y hasta pude ver sus pezones cuando se acomodo el brasier.

Ibamos tan apretados que no nos podíamos ver a ningún lado, yo como pude baje mi mano derecha y empece a acariciar la pierna por encima del pantalón, al ver que seguía sin decir nada acerque mas mi mano hacia su sexo y dejarlo por un ratito ahí mientras reacomodaba bien mi cuerpo, esto es para que los demás pasajeros no se dieran cuenta de lo que iba yo haciendo, después empece a masajearle con mi mano a la altura de su monte de Venus, de ahí baje un poco hacia su linda vagina esto siempre claro por encima del pantalón estuve un buen rato masajeándole su vagina y yo obviamente atrás de ella con mi verga bien parada restregándome en medio sus lindas nalgas y sintiendo su durito y lindo culito, apenas habíamos avanzado cinco estaciones y yo ya estaba en la gloria, se supone que yo me bajaría hasta el metro chabacano y de ahí a tacubaya para de ahí dirigirme hacia mi trabajo, pero como estaban sucediendo las cosas dudaba mucho que bajaría ahí, me tenia que bajar hasta donde ella se bajara, eso era un hecho, así que seguí aprovechando el momento, esto nunca me había sucedido así, a lo mucho que había llegado con una chica era un manoseo rápido y esconder la mano y eso es todo, esto era nuevo para mi y no lo iba a desaprovechar.

Así que seguí con lo mío cuando de repente se va la luz y es cuando aproveché para bajar el cierre de su pantalón y meter mis dedos y así acariciarle su clítoris de una manera suave y haciendo círculos con las yemas de mis dedos, ella al sentir eso empezó a gemir muy levemente ya que estaba gozando con todo esto.

Sentí como palpitaba su conchita al contacto con mis dedos, muy pronto se llenaron de sus jugos y sus quejidos eran tenues y cuanto mas me daba de su rica leche caliente mas me apretaba mi mano, su culito era un poema que no desaprovechó mi verga dura como una tabla, abría mas y mas las piernas para que tuviera mas lugar, y las volvía a cerrar en un frenético vaivén que ella gozaba tanto o mas que yo, con mi otra mano me deleité acariciando sus grandes pechos, duros calientes, pellizcando sus pezones y fascinado escuchaba sus gemidos de placer,….. se corrió dos veces y en cada corrida el meneo de su culito me hizo ver la gloria.-

Besé su cuello caliente un par de veces y notaba como su respiración se agitaba y se llenaba de sudor toda su piel perfumada.-

Así seguí hasta que regreso la luz nuevamente…esto fue como 5 minutos…luego y antes de baja

r todavía le dí varios piquetes con mi herramienta, hasta que llegamos a la estación Salto del agua que es ahí donde ella bajó junto con las demás personas que iban con ella…ojalá y la vuelva encontrar.

Si hay alguna damita que quiera tener un rato de gozo en el metro no dude en contactarme y yo con gusto le realizare un buen faje, sin llegar a algo mas si ella así lo quiere….ehhh? te aguardo en mi correo ….

Autor: amigocho67

amigocho67 ( arroba ) yahoo.com.mx

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
RICO MANOSEO EN EL METRO DE LA CD DE MEXICO, 9.0 out of 10 based on 1 rating
  
categoría:

Ningún comentario »

Aún no hay comentarios

Canal RSS de los comentarios de la entrada | URL para TrackBack

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para hacer comentarios.

Bienvenido a la mayor comunidad de escritores de relatos eróticos


Copyright © 2008. Gestores Profesionales de Contenidos Digitales S.L.
Todos los derechos reservados