SEBASTIAN SE DA EL GUSTO

Hola me llamo Sebastián y soy de Junin, provincia de Buenos Aires, Argentina. Tengo 19 años, soy de estatura1.67, ojos verdes, castaño, pelilargo, culoncito y piernas fuertes por el patinaje, afeminado en mis rasgos, labios de mujer, tengo novia, pero nunca pasó nada ni siquiera un beso en la boca. Lo que me pasó fue en noviembre del 2.003, yo tenía ganas de viajar solito y me di el gusto y me fui a Mina Clavero, Córdoba, diciéndole a mi tía que me iba a encontrar con unos amigos en un camping, quería estar solo, en un alto del micro me quedé de compras en Villa mercedes San Luis, compré ropa interior femenina, pero muy puta, mucha cola less medias caladas zapatillas de mujer color blanquitas y rositas, mediecitas, pantalón con calce de mujer tela suave y fina algo sueltitos, pero con el movimiento se notaba la cola y muchos desodorantes femeninos y perfume Anaís, Anaís, tenía pensado vestirme de tal forma que la cola se luzca y llame la atención, pero no de mujer simplemente sospechas, y debajo de mis pantalones color cremita mis medias de red blancas con una bombachita blanca que desaparecía entre mis nalgas blancas, turgentes y redondas ( tengo una cola que es motivo de comentarios por parte de amigas de mi tía, como compañeras de patinaje llegaron a decirme en tono de broma que esa cola debía terminar en manos de un hombre, cosa que en el momento me enojó, pero después me hizo la fantasía) y arriba un top apretado por debajo de una remerita negra con una franja vertical clarita en el centro de la espalda que terminaba justo donde empieza mi culo.

Estando ya en el camping de Mina Clavero me metí en el vestuario y una vez vestido como les dije salí a buscar una casita para alquilar, para esta época no hay nadie en este pueblo vacacional por lo que tenía a mi elección, hecho un chico delicadito, pero con actitud varonil me dirigí hacia una casita relativamente humilde donde decía que se alquilaban cabañas, golpeo las palmas, eran aproximadamente las 11 AM, y me atiende un hombre de unos 35, de aspecto desaliñado, barbita, despeinado con algunas piezas dentales menos, fibroso peludo y de 1.80 cm, morochon que trabajaba en la extracción de áridos según me contara, por eso el físico musculoso, pero flaco, con su tonada cordobesa me preguntó que andaba buscando y yo le pedí un lugar donde hospedarme, se me quedó mirando fijo y yo empecé a experimentar una quemazón en el pecho, cosquilleos en las piernas y nalgas, y un tambor en mi cabeza que no era otra cosa que los latidos de mi corazón, y todo por que me permití pensar que si quería podría llegar a coger con ese hombre y nadie jamás sabría, entonces abrí más mis ojos con expresión de sumiso, pero nada exagerado y enrojecí mis labios, cuan mostré sonriente y más señorita en el modo de hablar cosa que a él lo hizo sonrojar, le pregunté si era casado y me dijo que si que su mujer estaba en Catamarca con su familia cuidando a su padre y que había quedado solo desde hace un mes y medio y la cosa iba para largo, vi una foto de su mujer y era la típica gorda sin cola, pinta de huevo con patas, y me sentí hermosa, me mordí el labio inferior y parándome contra una pierna sacando el glúteo para ese lado le dije mientras me ponía las manos en la cintura, "tu mujer está loca en dejar semejante macho solo, acá las mujeres te deben llover", me sonrió y me dijo que no, que tenía los huevos duros de no coger, y yo le dije que era un delito eso, semejante hombre solo, entonces me preguntó de mi, le dije que tenía novia, pero que no había pasado nunca nada ni siquiera un beso, y me increpó que no podía ser que nunca había besado y yo le dije que no que era virgen y que me gustaría que alguien me enseñara a conseguir un beso, entonces me dijo si querés te enseño Sebastián, y yo le dije si, pero pasemos a la casa que acá en el patio nos pueden ver y le dije que "mira si piensan que yo soy tu hembrita" y le sonreí.

Cuando paso me guía con su mano temblorosa en mi cintura, me mira fijo con sus ojos negros y me dice "vos agárrala de la cinturita así ves" y yo le digo "hay que fuerza Luis" le dije con sua

vidad "tiene que saber quien es el macho" yo lo miraba para arriba sentía su respiración en mi cara con su olor fuerte a transpiración y yo con olor a jazmín, puse mis manitos en su pecho peludo y le susurré entrecortado por un suspiro ahogado "Luis, no le cuentes a nadie que me enseñaste lo que es un macho", se me quedó mirando y me dijo pásame las manos por el cuello y yo lo hice temeroso, como aturdido y de golpe me empezó a besar respirando fuerte por su nariz, me resistí un poco, pero pronto me dejé llevar, me comió a besos la boca, el cuello mientras yo le implorara que se detuviera de pronto metió sus manos en punta por dentro de mi pantaloncitos y dejó mis nalgas al aire a la vez que yo daba un gritito de putita y paraba la cola y lo besaba, me masajeó los cachetes hasta dejármelos con sus dedos marcados, se mojó con saliva la yema de su dedo mientras me metía la lengua en mi orejita, me separó totalmente las nalgas poniéndome la cola en pompas y me acarició el ano, yo tiré mi cabecita hacia atrás y gemí de placer, me mordisqueó la nuca haciéndome sollozar de placer y le pedí que sea suave, que era virgen, me giró me mordisqueó la nuca de nuevo mientras me masajeaba con sus dedos el ano, sus besos fueron recorriendo mi espalda arqueada me dejó las nalgas almibaradas con su saliva y se perdió en mi orificio hasta hacerme caer de rodillas. Lo desnudé me pasó su bulto por la cara, tenía el calzoncillo mojado en donde le daba la punta de su pija fuerte y venosa le bajé los calzoncillo con olor a macho y liberé ese miembro venoso palpitante semi erecto con una gotita de semen en su orificio y mientras le acariciaba las piernas peludas lo engullí, lo devoré con mi boca, se erectó totalmente dentro de mi boca, le acaricié y chupé sus testículos, me apartó para no acabar dejándome con la boca roja y abierta esperando su verga y con la cola parada esperándolo a él, entonces me puso de pie contra la pared y mientras me decía cosas en el oído y me mordisqueaba empezó a penetrarme.

Yo temblaba, las piernas se me doblaban, tenía como espasmos e muchísimo y casi ahogado de excitación y éxtasis empecé a acabar de forma rara con mi pene semi erecto, como con cierto ardor y cosquilleo en la base del pene, mi eyaculación fue como deslizante no sentí contracciones porque tenía semejante pija en la cola, esto me hizo sentir una verdadera putita, después de estar tumbados el encima mío casi dormitando su pija se salió de mi ano, me sonrió y me besó de nuevo y me dijo hacéte unos mates (bebida argentina tradicional) yo le dije que si y me dijo y alquilas o no, todo el tiempo que pueda Luis, me quedé un mes, hice de comer, lavé la ropa, los pisos, lavé calzoncillos, lo aguanté borracho y mimoso, y lo disfruté en cada rincón de esa casa y en los horarios más diversos, y acá estoy en Junín juntando monedas para irme de nuevo este año si mi novia o mi tía no se oponen.

Tienen mi MSN para contarme si les gustó o estuvo mal lo que hice, no se que hacer plis. Un besito.

Autor: Sebastián sebisflor ( arroba ) hotmail.com

(Visited 39 times, 1 visits today)
Me gusta / No me gusta
Kara Marqueze
Buenas! soy Kara de Relatos.Marqueze.net, vuestra anfitriona. Bajo mi nombre republicamos relatos que, estando incluidos desde hace tiempo en Relatos Marqueze.net, no sabemos su autor. Si eres autor de uno de estos relatos y/o sabes quien es el autor, escríbenos y le daremos el crédito que se merece! Un besito donde quieras...
http://relatos.marqueze.net/

One thought on “SEBASTIAN SE DA EL GUSTO

Deja un comentario

Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR