De señora a puta I

Jóvenes y cachondas, Sexo de pago, prostituta, Barcelona. Aún no tenía muy claro cómo había llegado a aquella situación. Era la tarde de mi segundo día en aquel piso dónde no paraban de afluir hombres, buscando aventuras sexuales pagadas. A mis 20 años yo había tenido una vida sexual bastante activa. Había estado casada e incluso tenía una hija esperándome al otro lado del Atlántico. Leer más

Me gusta / No me gusta