Relatos eroticos, Sexo, Sexo gratis, Videos porno, Fotos porno, Porno, Porno gratis, xxx

Relatos eróticos Marqueze. El Sexo que te gusta leer.

SIRVIENTA

30 de septiembre de 2005

Juan vio un mensaje que le llamó la atención en el grupo de yahoo del que era miembro desde hacia un tiempo. En él se decía:

From: LuciaTo: GroupDate: 29/06/05Hola a todos los miembros del grupo. Hace tiempo que veo que hay muchos sumisos por aquí y hoy he estado limpiando un poco mi casa y estoy pensando que quizás alguno de vosotros pueda ayudarme a hacer las tareas del hogar. Os trataré a todos como mujercitas, seáis sumisos chicas o chicos. Mandarme vuestras solicitudes aquellas que estéis interesadas.

Juan hacía tiempo que veía con mucho interés los mensajes de Lucía en este grupo. Este grupo es un grupo que es de mujeres y para mujeres, y su objetivo es el difundir y desarrollar la Superioridad y la Dominación Femenina, para los hombres seamos sumisos a nuestras mujeres, que busquemos siempre en primer lugar el placer de ellas, y ellas nos lo permitirán a nosotros si lo merecemos, que seamos nosotros los que asumamos las tareas de la casa, que nos feminicemos, etc… y en ese grupo solo se permite entrar a hombres que acepten voluntariamente estas premisas. Pensó Juan que sería una buena idea intentar que Lucia le aceptase como sirvienta y le contestó.

From: JuanTo: LuciaDate: 30/06/05Hola Lucía. Con el debido respeto desearía acudir a su casa a realizarle las tareas de su casa, y como hombre que soy, intentar asumir mi posición de inferioridad a las mujeres y descargarle a usted de esas tareas, para que pueda dedicar su tiempo a cosas más propias de Mujeres, como descansar, leer, o lo que usted desee.

From: LuciaTo: JuanDate: 04/07/05Hola Juan. He recibido tu mensaje. Tus comienzos no son malos. Pero imaginarás que sois muchos los que queréis ser mis sirvientas y que quiero elegir a la mejor. Mándame tu descripción y si es posible una foto, de donde eres y si estás dispuesta a desplazarte, tu experiencia en cuidar la casa y el por qué deseas servirme.

From: JuanTo: LuciaDate: 05/07/05.

Hola Lucía. Primero agradecerle que me haya contestado y que al menos me tenga en cuenta a la hora de seleccionar su sirvienta.

Mido 1.68 de alto, peso 78 kgs, estoy algo rellenita. Tengo 35 años. Vivo sola y no tengo compromiso. Le adjunto una foto en la que no se me ve la cara, pero si como soy. Soy de Madrid y me desplazaría en torno a 200 kms alrededor, dependiendo fechas.

Llevo unos años viviendo sola y sé barrer, fregar, lavar la ropa, planchar, limpiar los cacharros y puedo hacerle la compra. Lo que reconozco que no hago nada bien es cocinar. Nunca me ha gustado y además, por motivos de trabajo como fuera casi todos los días. En este apartado sólo sé hacer cosas sencillas, pizzas, huevos fritos, croquetas y similares…

Y deseo ser su sirvienta para poner en práctica lo que desde hace tiempo vengo leyendo en los mensajes y demás archivos de este grupo de sumisión del hombre a la mujer. Asumo que mi tarea no va a tener ninguna compensación, ni econ&oacu vida, sin ningún compromiso por mi parte. También quiero que me digas cuando puedes venir. Vivo en un pueblo cercano a Madrid.

From: JuanTo: LucíaDate: 17/07/05Hola Lucía. Me siento muy halagada por que haya confiado en mi, para no descartarme antes. Puedo los fines de semana. Y tengo muy claro que iré allí a hacer lo que usted me mande y que cuando acabe usted no deberá darme nada a cambio.

From: LuciaTo: JuanDate: 19/07/05Enhorabuena Juan, o mejor SARA, has sido la elegida, y ya te dije que te iba a tratar como una mujercita, empezando por el nombre. Quiero que te presentes en mi casa este sábado a las nueve de la mañana, sé puntual, no quiero holgazanas, al mínimo fallo te dejo y tiro de la lista, que tengo muchas esperando a ocupar tu plaza. Vendrás vestida por fuera con tu ropa normal de machito, pero por dentro te quiero femenina, conjuntito blanco de sujetador y braguitas. Si nunca has llevado sujetador en la calle, mejor, así vas avanzando en tu feminización. Puedes coger un suje sin aros, de los deportivos, si quieres pasar más inadvertida, de momento te lo permito así. Y en una bolsa traerás tu bata de empleada de la limpieza y algún adorno femenino para el pelo y un calzado con algo de talón, cómodo, y por supuesto de mujer. Cuando llames al portero automático dirás que eres Sara. Si te portas bien quizá te dé un premio al final. La direcció

n te la enviaré un día de éstos.

Juan, o Sara, no se lo creía. Había sido la elegida. Se apresuró en los días que faltaban para comprar su uniforme. Estaba muy excitada. El viernes por la noche apenas durmió Sara pensando en el sábado. El despertador sonó a las seis de la mañana, tenía que recorrer varios kilómetros y no quería llegar tarde y perder esa oportunidad

Llamó al portero automático.

-¿Quién es? -Sara

La puerta se abrió. Subió hasta la casa de Lucía y allí estaba ella. Era una mujer bellísima, cerca de los cuarenta. Llevaba puesto una camiseta de tirantes y un pantalón corto, rojos los dos. Era rubia, con mechas. Alta. Llevaba unas sandalias de estar en casa.

-Hola Sara. Entra en esta habitación a cambiarte.

-Hola Lucía. Buenos días.

Entré donde ella me indicó. Dejó la puerta abierta, querría ver si había cumplido lo que me indicó. Yo estaba excitadísima, mi pene estaba erecto debido a todo aquello y además se me notaba más cuando me quedé en braguitas.

-Veo que eres obediente Sara, al menos de momento, espero que todo continúe así. Veo también que te sobran unos kilitos, te vendrá bien hacer ejercicio en mi casa, pero primero te vas a dar una duchita fría que se baje el calentón, aquí no quiero colitas duras, es una falta de respeto.

-Perdóneme Lucia, no lo puedo controlar.

-Ya.

La casa tenía tres habitaciones y dos baños, tenía una terraza y un comedor grande. Estaba muy bien decorada, se notaba la mano de Lucía. No estaba muy sucia ni desordenada, sólo se veía que llevaba algunos días sin hacer nada, para que lo hiciera su nueva sirvienta.

Me llevó al baño y me desnudé entera. Aquí apenas miró Lucía. Cuando acabé, me vestí con la bata, me puse una horquilla en el pelo y me calcé unas zapatillas de mujer. Me presenté de nuevo ante Lucía.

-Bueno empezarás por los baños, para ver que tal trabajas. Tienes todo lo que vas a necesitar en esa estantería, trapos, líquidos, acuérdate bien de cómo lo has encontrado para dejarlo que esté contenta de cómo lo he hecho.

-¿Quieres volver la semana que viene? -Si, de acuerdo.

-Pues el próximo sábado a la misma hora. Y antes de irte te daré el premio que te decía. Te dejaré que me laves a mano estas braguitas y tangas míos, sé lo fetichistas y cerdos que sois los tíos y seguro que te gusta.

-Gracias Lucía.

Autor: Pepa pepa ( arroba ) sissify.com

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
SIRVIENTA, 10.0 out of 10 based on 1 rating
  
categoría:

Ningún comentario »

Aún no hay comentarios

Canal RSS de los comentarios de la entrada | URL para TrackBack

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para hacer comentarios.

Bienvenido a la mayor comunidad de escritores de relatos eróticos


Copyright © 2008. Gestores Profesionales de Contenidos Digitales S.L.
Todos los derechos reservados