SOBRINO

Filial, lluvia dorada, polvazo, tía y sobrino. Los dos se atraían muchísimo y necesitaban calmar la calentura de sus cuerpos, les urgía una oportunidad para quedarse solos ya que nadie podía descubrir lo que sentían el uno por el otro.

Mi hermano regresó a casa después de vivir cuatro años en el extranjero. Fue una alegría reencontrarme con él y con mi sobrino, que acababa de cumplir 18 años y ya era todo un hombre. Yo tengo 44, estoy casada, tengo una niña de 17 y por un momento pensé que tendría que cuidar a los chicos, porque ya se sabe que entre primos suelen suceder ciertas cosas… Lo que nunca imaginé fue que mi sobrino se interesara en mí y no en mi hija.

Mi hermano Alberto, su esposa Susana y su hijo Rodrigo se quedaron un tiempo en mi casa hasta comprar una nueva para ellos. Fue el último verano, y pasábamos largas tardes en la piscina. En esos días descubrí que mi sobrino me miraba de una manera muy especial. Al principio creí que era sólo mi imaginación, pero terminé convencida de que no me sacaba los ojos de encima porque yo le atraía.

Para una mujer de mi edad, ser la atracción de un joven tan guapo como Rodrigo no es poca cosa. Una a veces cree que ya no puede seducir a nadie, y no es así. De manera que empecé a prestar atención a sus miradas, y en cierto modo me divertía provocarlo (también me excitaba hacerlo, pero al principio no era muy consciente de ello). Todo esto sin que ni mi marido ni mi hermano se enteraran, era una especie de secreto que sólo mi sobrino y yo conocíamos aunque no hubiéramos hablado del asunto.

Hacía mucho calor, pasábamos el tiempo en la pileta, así que Susana y yo estábamos casi siempre en bikini listas para tirarnos al agua. A la noche me quitaba la parte superior del bikini y me ponía una blusa liviana que se transparentaba un poco, con un escote profundo. Disfrutaba viendo a Rodrigo que espiaba hacia mis pechos que se movían suaves, libres, y estoy segura que adivinaba mis pezones largos y oscuros marcando la tela.

Otras veces yo me ponía una falda corta hasta la mitad de los muslos y me sentaba enfrente de él con las piernas ligeramente abiertas para que viera mis bragas. Durante la cena, cuando yo me ocupaba de la mesa llevando platos de aquí para allá, buscaba la ocasión para apoyarle mis pechos en la espalda (él sentado, esperando que yo le sirviera su plato). El chico estaba cada vez más entusiasmado, le costaba ocultarlo y empecé a temer que hiciera una locura de modo que dejé de provocarlo por un tiempo.

Entonces una tarde sucedió algo que yo no me propuse. Estábamos jugando en la piscina, tirándonos al agua. En una de esas veces que me lancé al agua, se me quitó por accidente la parte superior del bikini y me quedó enredada en el cuello. Cuando salí del agua, sin darme cuenta, tenía los pechos al aire.

En ese momento sólo Rodrigo y yo estábamos en la piscina. El no podía quitar los ojos de mis senos y yo, con toda la paciencia del mundo, sin dejar de mirar a mi sobrino, volví a colocarme el bikini. Luego me arrojé otra vez al agua, como si nada. Se me pusieron los pezones durísimos por la excitación.

Rodrigo me devolvió la jugada en forma descarada. Al día siguiente estábamos otra vez solos en la piscina, él se arrojó al agua y cuando salió tenía el pantalón de baño a la altura de las rodillas. No dije nada y me hice la distraída, pero pude verle claramente el pene. Lo tenía a medias erecto, la situación de estar prácticamente desnudo delante de mí lo excitaba, y me pareció hermoso. En plena erección debía ser una herramienta formidable.

Descubrí que fantaseaba con mi sobrino tanto como él conmigo. Nunca habíamos hablado del tema, pero los dos lo sabíamos. Las miradas que intercambiábamos, que nadie más veía o comprendía, lo decían todo. Me halagaba que mirara mis pechos y mi trasero, y yo hacía lo mismo con su entrepierna. A veces él usaba pantaloncitos ajustados, que le marcaban el bulto, y no pocas veces se lo acariciaba con disimulo cuando yo dirigía mi vista hacia allí.

Mi hermano y su esposa tuvieron que viajar de urgencia otra vez porque les surgió un problema, y nos preguntaron a mi marido y a mí si no teníamos probl

emas en que Rodrigo se quedara con nosotros unas semanas. Por supuesto, no hubo el menor inconveniente. Sentí que podía suceder algo entre mi sobrino y yo, la oportunidad se acercaba.

Una tarde mi marido y mi hija se fueron al cine. Nos invitaron, pero Rodrigo dijo que se sentía enfermo y prefería quedarse en su habitación. Yo inventé otra excusa y también me quedé en la casa.

Apenas mi marido y mi hija se fueron, Rodrigo me llamó a su habitación. Estaba en su cama, a medias cubierto por una sábana. Podía verle el pecho desnudo.

-Tía, ¿me preparas un té por favor?

-Claro, ¿qué sucede, te duele el estómago?

-Sí, lo tengo como endurecido, mira.

Me senté a su lado en la cama, de frente a él, con las piernas ligeramente entreabiertas, y le toqué el estómago por encima de la sábana. Lo noté normal. Mi sobrino tomó mi mano e hizo que la bajara.

-Es un poco más abajo -me dijo.

Bajé mi mano y descubrí que estaba muy duro pero no era su estómago, sino su verga. Rodrigo tenía una erección monumental.

Dejé mi mano quieta, como si nada pasara y lo miré a los ojos. De pronto empecé a dudar. A todas luces era incorrecto hacer eso.

-¿Crees que podrás hacer algo para que se me pase esto tía? -me preguntó Rodrigo.

Yo estaba inmóvil, no podía siquiera hablar, con mi mano suavemente apoyada en su pene por sobre la sábana. Mi sobrino deslizó entonces su mano entre mis muslos, por debajo de mi falda, rápidamente llegó a mi entrepierna y apoyó un dedo sobre mi vagina, por encima de mis bragas.

Empezó a mover su dedo con muchísima suavidad y rápidamente me di cuenta de que me excitaba. Era un placer sentir su carne dura y palpitante en mi mano, me transmitía toda la fuerza increíble de su calentura juvenil, mientras su dedo me acariciaba de esa manera. Abrí la boca pero no me salieron palabras, solo un suspiro.

-Quizá tú sientes algo parecido tía, y podemos curarnos juntos -me dijo Rodrigo.

Cerré entonces mi mano sobre su verga, siempre por encima de la sábana, y empecé a masturbarlo. Suave al principio, rápido después. Yo miraba a la cara de Rodrigo, él cerró los ojos y gimió de placer. En apenas un minuto soltó un torrente de su savia, y creció una gran mancha en la sábana. Su excitación era enorme, no había resistido más.

Me puse de pie, me bajé la falda que se me había subido al sentarme en la cama y salí de la habitación, aunque mi sobrino me pedía que no me fuera en ese momento.

De pronto me descubrí pensando que todo aquello era una locura y quise olvidarme del tema. Fui al comedor y estaba ordenando la vajilla cuando llegó Rodrigo y me abrazó por detrás. Sentí claramente su verga, que estaba dura otra vez, apoyada con firmeza en mis nalgas por sobre la tela de la falda.

Las manos de mi sobrino subieron hacia mis tetas, que estaban libres bajo la blusa, y se pegó más contra mí mientras me besaba la nuca. Giré hasta estar frente a él para decirle algo pero me plantó un beso en la boca, profundo, largo, húmedo. Nuestras lenguas excitadas se entremezclaron.

Rodrigo puso sus manos sobre mis hombros e hizo fuerza empujándome hacia abajo. Como en un sueño empecé a deslizarme hasta terminar de rodillas. Su verga quedó pegada a mis mejillas. Ahora podía verla bien. Era tan deseable… gruesa, firme, con una vena hinchada que la recorría a lo largo, la piel algo replegada dejaba al descubierto una cabeza abultada en forma de hongo. ¿Cuántas chicas la habrían disfrutado ya? No muchas, estaba segura. Mi sobrino no era virgen, pero tampoco tenía demasiada experiencia. ¿Cuántas veces habría sentido una boca de mujer comiéndose su virilidad con las ganas que yo tenía de comérmela, cuántas vaginas habría penetrado haciendo gritar de placer a la mujer debajo suyo, como yo quería sentirlo?

Sin embargo, yo seguía paralizada. Como vio que no hacía nada, mi sobrino la tomó con su mano desde la base y me pasó la punta por mis labios cerrados, pintándomelos con el jugo de su excitación. Apenas abrí un poco la boca dio un fuerte empujón hacia delante y me clavó su lanza de carne hasta la garganta.

Me dio una arcada pero no se detuvo, era un chic

o algo salvaje. Tiró de mis cabellos con ambas manos mientras movía sus caderas obligándome a tragar más y más. Me estaba cogiendo la boca. Ahora era todo un hombre conquistando a su hembra, sometiéndola.

Traté de detener su ritmo poniendo mis manos sobre su vientre para frenar sus embestidas e inicié una mamada más lenta aunque igual de profunda. Quería disfrutar de esa verga maravillosa, saborearla con toda mi lengua, sentirla recorrer el interior de mi boca. Sólo se oían nuestros gemidos y el ruido que yo misma hacía con la succión. Tenía la boca llena de saliva que me corría por los bordes de la boca. Se la chupaba sin tocarla con las manos, mis dedos estaban ocupados porque con ellos me apretaba los pezones, los estiraba y retorcía. Mi calentura era tremenda.

-Ahhh tía -dijo él con voz ronca- nunca me la habían chupado de esta manera. Qué boca tienes, eres una mujer mamadora increíble.

Se la chupé largo rato, cada vez más entusiasmada. Me la saqué de la boca, se la pegué contra el vientre y le comí las bolas, una a una, delicadamente, pasándole la lengua primero y metiéndomelas de a una después. Las tenía duras, rebosantes de leche aunque hacía apenas unos minutos había descargado una buena cantidad. Era un chico maravilloso. Se la mamé un rato más, como premio. Se lo merecía. Le di suaves chuponcitos y mordisquitos en la cabeza y me la comí entera, pegando mi nariz contra su vientre.

Rodrigo me tomó por las axilas y me hizo subir, para apoyarme sentada en el borde de una mesa. Se arrodilló él ahora, subió mi falda, tiró de mis bragas hacia abajo y clavó su boca en mi vagina. Lancé un bramido de placer cuando me metió la lengua.

Junto con su lengua me metió también dos dedos, y yo a mi vez me metí otros dos. Él pareció sorprenderse, se alejó un poco con los labios brillantes de mis jugos y me susurró:

-Ábretela bien.

Separé los labios mayores y metí los dedos índice y mayor de cada mano en mi concha, y la abrí todo lo que pude como me ordenaba.

-Me enloquece ver tu agujero así de abierto tía -me dijo él con un suspiro- Creí que me gustaban las vaginas estrechas pero esta concha tuya es increíble. Mantenla así.

Se puso entonces de pie, sujetando otra vez su verga como una lanza, y me la enterró con un solo movimiento. Sentí la cabeza y el tronco deslizarse dentro de mí hasta hacer tope en el útero. Sólo sus pelotas quedaron afuera. Lancé otro bramido.

Mi sobrino me sujetó por las caderas, me clavó los dientes en las tetas y empezó a empujar con toda su potencia, metiéndome y sacándome su pedazo de carne dura sin piedad. A cada empellón se me escapaba un grito. Me estaba cogiendo sin piedad, la sentía llegar a fondo, salirse casi por completo y clavarse otra vez. Tuve la fantasía de que me llenaría de leche y me dejaría preñada.

Rodrigo suavizó un poco sus empujones para no venirse. Yo para entonces tenía una cadena de orgasmos ininterrumpida, mis jugos me llegaban hasta los muslos y escuchaba el chas chas chas de su verga clavándose en mi concha inundada.

Hubiera querido tirarlo al piso y montarlo, cabalgar sobre él con todas mis fuerzas, pero justo en ese momento lanzó su densa descarga dentro de mí. Lo hizo dando un alarido, clavándome su verga bien adentro. Sentí toda su leche caliente inundándome y volví a tener un orgasmo.

Se retiró de a poco, y me dijo "tócate". Obedecí. Llevé una mano a mi concha donde sus abundantes jugos se mezclaban con los míos. Tenía en los dedos una buena cantidad de una mezcla viscosa, casi transparente; ante su atenta mirada, me metí los dedos en la boca y me lo comí todo.

Nos bañamos juntos. Bajo la ducha le hice otra mamada, muy tierna, larga, mirándolo a los ojos, y dejé que se viniera en mi boca. Pude saborear su leche, se la mostré en mi lengua antes de tragarla.

Cuando mi marido y mi hija regresaron del cine, Rodrigo seguía en su cuarto simulando estar enfermo y yo tenía casi lista la cena. No sospecharon nada, ni siquiera mi marido notó algo raro cuando a la noche caí rendida en la cama y me dormí antes de decir una palabra. Aún guardaba el sabor del semen de mi sobrino en la boca, y la sensación de tener

plantada su verga en mi entrepierna.

Pasaron dos o tres días de tranquilidad. Yo tenía terror de que alguien descubriera algo pero mi sobrino, despreocupado, seguía con el juego. Me miraba en forma lasciva y se acariciaba el bulto cada vez que podía delante de mí. El quería más y por supuesto que yo también, pero no encontraba la ocasión.

La suerte estuvo entonces de nuestro lado. Con mi marido tenemos una pequeña casa en un pueblito junto al mar, a tres horas de viaje. Un vecino nos llamó por teléfono para avisarnos que había ocurrido una tormenta muy fuerte que había provocado algunos destrozos en la casa, que debíamos ir a arreglar ese asunto.

Mi marido no podía ir por su trabajo, mi hija tampoco porque estaba preparando un examen. De manera que me ofrecí a viajar yo, y por supuesto Rodrigo también se entusiasmó con la idea.

Salimos al otro día bien temprano a la mañana en mi automóvil. Yo conducía; llevaba un vestidito corto, de verano, con un escote profundo, y Rodrigo se había puesto un pantaloncito corto y una camiseta sin mangas de jugador de básquet.

Dejamos atrás nuestra ciudad y apenas estuvimos en la carretera, Rodrigo me pidió que lo dejara conducir el automóvil. Estuve de acuerdo. Me detuve a un costado y sin salir del vehículo me pasé al asiento del acompañante, de manera que quedé sentada sobre mi sobrino. Mi trasero quedó pegado a su bulto. Nos miramos con complicidad, yo me moví con sensualidad para excitarlo un poco; luego él tomó mi lugar en el sitio del conductor.

Rodrigo manejaba pero no dejaba de echarle miradas a mis piernas. El vestido era corto, además se me había subido y por mi posición en el asiento se me veían un poco las bragas. "Quítatelas", me pidió él.

Con un rápido movimiento me quité las bragas, giré un poco y me senté apoyada contra la puerta, de frente a mi sobrino. Separé mis piernas y con los dedos me abrí la concha como a él le gusta.

-Oh tía, ese agujero que tienes… no sabes qué loco me vuelve…

Volví a la posición original, mirando hacia el frente, estiré uno de mis brazos y empecé a acariciarle la verga. La otra mano la metí en mi vagina. Al rato estábamos tan calientes que me incliné sobre su entrepierna, le bajé el pantaloncito y empecé a mamársela.

Mientras Rodrigo conducía por la carretera a toda velocidad, durante varios kilómetros, yo fui con su verga en la boca chupándosela. Me encantaba hacerlo, tenía una firmeza, un sabor, increíbles. Pasaron muchos otros automóviles, creo que algunos me vieron en esa posición. Cuando me di cuenta de que mi sobrino estaba por venirse me detuve, la expulsé tiernamente de mi boca y volví a sentarme.

-Espera a que lleguemos -le dije.

Por fin arribamos al pueblo y a nuestra casa de verano. Los destrozos no eran tan importantes como nos habían dicho, la reparación podía esperar. Frente a la puerta de la casa me temblaban las manos con las llaves hasta que finalmente pude abrir.

Nada más entrar nos abrazamos como dos lianas y nos besamos. Rodrigo metió su lengua en mi boca, me alzó en andas como si fuésemos recién casados, me llevó hasta el dormitorio y me tiró en la cama boca arriba.

Sólo se quitó el pantaloncito, subió mi falda, abrió mis piernas y me la clavó de un golpe con ese salvajismo que tanto disfrutábamos.

Lancé un grito de placer. Era la primera vez que lo hacíamos en una cama y resultó fabuloso. Rodrigo bombeaba mientras me mordía las tetas por sobre el vestido.

Luego se puso de rodillas sin sacarmela, subió mi pierna derecha hasta apoyársela en su hombro y la derecha la mantuve sobre la cama. Así la concha me quedaba más abierta, como a él le gustaba. Se escuchaba el ruido de su penetración en mis jugos.

Creí que se vendría rápidamente, pero a cambio de eso la sacó, me dio vuelta con suavidad y quedé completamente boca abajo. Se puso sobre mí, aplastándome con el peso de su cuerpo, y con una mano me abrió las nalgas. Con la otra guió su verga hasta apoyar la cabeza en el agujero de mi ano.

-Despacio amor -le rogué- despacio hasta que me acostumbre.

No me hizo caso. Empujó con fuerza y grité de dolor cuando me abrió el anillo del an

o. Sentí cada centímetro de su carne abriéndose paso, avanzando sobre los pliegues de mi esfínter, mientras yo mordía las sábanas y clavaba mis uñas en ellas.

Cuando entró hasta el fondo se quedó quieto un momento y me dijo al oído:

-Tienes un culo tremendo tía, desde que te lo vi soñaba con el momento de rompértelo.

Empezó a moverse, lentamente al principio, más rápido después. Al cabo de un rato el dolor desapareció y empecé a gozar de sus empujones.

Me hizo alzar el culo en pompa, con la espalda quebrada y la cabeza sobre las sábanas. Él flexionó sus piernas y caía con fuerza sobre mí, manteniendo mis nalgas separadas todo lo que podía con sus manos.

-Quiero abrirte el culo como tienes de abierta la concha -me dijo entre jadeos.

Mientras yo me acariciaba el clítoris y gozaba más y más, mi sobrino estuvo largo rato dándome por atrás hasta que lo logró. Podía metérmela hasta el fondo, sacarla por completo y volvérmela a meter sin ningún esfuerzo. La tenía cada vez más dura.

-Así, asíííí -se entusiasmó- ahhh tía, si pudieras verte… tienes el agujero del culo completamente abierto, métete los dedos, siéntelo.

Me toqué y quedé impresionada por estar tan dilatada. Tres dedos me entraron sin esfuerzo.

-Me matas Rodrigo, me haces gozar como nadie -susurré.

Con un alarido de placer, mi sobrino me echó gruesos chorros de esperma en las nalgas y la espalda y cayó a mi lado.

Dormimos un rato para recuperar fuerzas. Nos despertó el ruido de la lluvia contra las ventanas. Llamé a mi marido, le mentí que la situación era más grave de lo que pensaba, que debía hacer muchas reparaciones y que regresaríamos recién al otro día.

Rodrigo me propuso salir a caminar un poco bajo la lluvia. Las calles estaban desiertas, íbamos de la mano como dos enamorados. Mi vestido completamente mojado se transparentaba y se veía claramente que no llevaba nada debajo. Se me marcaban la redondez de las tetas, los pezones duros y oscuros y el escaso vello de mi entrepierna. Me sentía una niña otra vez.

Mi sobrino me apoyó contra la pared de una casa y nos besamos larga y profundamente. Apoyó su verga contra mi entrepierna, era increíble pero la tenía dura otra vez. La sacó allí, en plena calle, subió un poco mi falda y me la clavó.

-Aquí no mi amor, pueden vernos -le dije.

Pero él no se detuvo y me cogió de pie en plena calle, apoyada contra esa pared. Pasaron algunos automovilistas que se sorprendieron con la escena. Las piernas me temblaban, Rodrigo sacó una de mis tetas afuera y me mordió con fuerza el pezón hasta hacerme doler, sin dejar de mover sus caderas bombeándome verga. Ese chico me tenía todo el día mojada y con la concha estirada, deseando más y más de su carne dura.

-Basta -le impuse, luchando contra mi calentura- Vamos a la casa, rápido.

Corrimos bajo la lluvia y regresamos a la casa. Antes de seguir con el sexo tomé un baño, y luego Rodrigo hizo lo mismo. Mientras él estaba en la bañera me peiné, me puse otro vestido y lo esperé. Pero en eso tuve incontenibles deseos de ir a orinar. Y la casa tiene un solo baño.

Entré, Rodrigo seguía en la tina.

-No aguanto, tengo necesidad de orinar -le expliqué.

Rodrigo me miró lascivamente y me dijo:

-Méate sobre mi verga.

Vacilé un poco, pero él me estiró la mano invitándome. Me quité el vestido, entré a la bañera, de pie frente a él, y cerré los ojos para concentrarme. Al fin el chorro me salió. Las primeras gotas cayeron sobre la verga de mi sobrino y empezó a masturbarse, pero después le mojé también el pecho. Entonces él se incorporó un poco y mi meada le cayó en pleno rostro. Cuando terminé me chupó la concha y se tomó las últimas gotas.

-Ahora es mi turno -dijo.

Se puso de pie, yo me acosté en la bañera y abrí mi vagina. Nunca había hecho algo así y no estaba segura de si me gustaría. Le salió un poderoso chorro de meada que fue directo a mi clítoris, luego lo dirigió a mi vientre, a mis tetas y a mi rostro. Yo no podía creer cuánto me calentaba aquello.

-Trágate

mi meada tía.

Claro que sí, quería tragarme todo lo suyo. Abrí la boca al máximo, todo lo que pude y Rodrigo de pie frente a mí dirigió su chorro directo a mi garganta. No hacía tiempo a expulsarlo todo y tragué bastante mientras me masturbaba con mis dedos.

-Tía eres fabulosa, la mujer más increíble -suspiró mi sobrino cuando terminó.

Se inclinó sobre mí, tomó mi cabeza y me metió la verga en la boca. Movió sus caderas salvajemente, cojiéndome otra vez en forma oral. Yo quería eso y más, deseaba todo lo suyo.

Me puso de pie, dándole la espalda. Apoyé mis manos contra las paredes del baño, inclinada en ángulo recto hacia delante. Rodrigo me la metió en la concha y en el culo alternativamente, en el agujero que dejaba libre de su verga metía sus dedos. Era increíble, su erección no terminaba nunca y mis orgasmos tampoco. Finalmente me puse de rodillas ante él para mamársela, y recibí con infinito placer la descarga de su leche cremosa en la boca.

Esa larga noche me cogió varias veces más con los dedos y con la lengua mientras reponía fuerzas. El amanecer lo sorprendió encima de mí, otra vez con una erección, metiéndomela suavemente y comiéndose mis tetas hasta vaciarse en mi concha.

A la mañana reparamos rápidamente todo lo que la tormenta había dañado y regresamos. Al tiempo sus padres volvieron de viaje, compraron otra casa en las cercanías y Rodrigo se fue con ellos. Ahora él tiene novia, pero igualmente de vez en cuando nos reencontramos para revivir esos días hermosos que pasamos juntos.

Espero que les haya gustado mi historia. Me llamo Adriana y pueden escribirme a:

Mhjn445 (arroba) yahoo.com

(Visited 331 times, 1 visits today)
Me gusta / No me gusta
Kara Marqueze
Buenas! soy Kara de Relatos.Marqueze.net, vuestra anfitriona. Bajo mi nombre republicamos relatos que, estando incluidos desde hace tiempo en Relatos Marqueze.net, no sabemos su autor. Si eres autor de uno de estos relatos y/o sabes quien es el autor, escríbenos y le daremos el crédito que se merece! Un besito donde quieras...
http://relatos.marqueze.net/

Deja un comentario

Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR