La Cancion Rusa

Por motivos de trabajo suelo viajar a la provincia regularmente.

Este trabajo me gusta, soy ingeniero de Sistemas y esta profesión me ha dado muchas satisfacciones y sorpresas.

Hace un mes, me contrato una señora, -asumí esto porque la información escrita y la voz que escuche en la llamada telefónica me hacían suponer -, me pago el pasaje y la estadía para hacer la evaluación inicial del proyecto y su viabilidad.

Al llegar fue grande mi sorpresa, ya que la “señora”, no tendría más de 28 años, con la conversación pude entender porque tenía su empresa y su capacidad para hacerlo. Me reuní con el personal del área de producción y empecé mi labor.  Algo que debo mencionar es que la “señora” en cuestión, tenía un rostro perfecto, facciones suaves, no era morena, tampoco blanca, por aquí se le suele decir sacalagua, o mejor trigueña para que se entienda mejor.

La hora se me fue sin darme cuenta y realmente era el último en la empresa, vi la hora – 1:30 am -, realmente, no creía viable poder conseguir una movilidad así que considere más oportuno dormir un poco hasta las 6 am para poder movilizarme.

Me despertó una música que se oía en el piso superior, sabia por referencia del personal que ahí estaba la oficina de la gerente – la “señora” -, pero ella se había despedido al retirarse, pudo mas curiosidad que mi buen juicio y me desplace al piso superior para conocer que emitía esa música.

Fui por las escaleras a fin de no hacer ruido y porque si descubría algo que no debía, era más discreto para ejecutar una retirada estratégica. La oficina tenia la luz del escritorio encendida, no mas, lo demás eran sombras que me tomo un  momento reconocer esperando que mi vista se adaptara a esa oscuridad.

Imaginen mi sorpresa la “señora” estaba acostada sobre el escritorio, tenía una botella de licor en su mano y con el control remoto hacia que la canción – que  no reconocía el idioma si era alemán o ruso – se encargaba de que se repitiera una y otra vez, entre sorbo y sorbo que le daba a la botella.

No era mi tema así que media vuelta y me regrese a mi posición, trate de dormirme  pero no podía, no dejaba de pensar en ella, echada en el escritorio y la vista de sus piernas – estaba con una falda que por la posición no dejaba nada a la imaginación. Deje de pensar en ello y me quede dormido.

Imaginen mi cara cuando me pasa la voz, la “señora”, les juro que pegue un salto no por susto sino por la conciencia, me saludo normalmente y me invito a tomar desayuno, acordando que pondría un vehículo a mi disposición para que no pasara otra noche igual.

El día trascurrió normal, y en conciliar la información, me volvió a agarrar el horario, recogí mis cosas y estaba por llamar al ascenso cuando nuevamente escucho la canción. Deje mis cosas en un escritorio que me habían dado – fue un sexto sentido no lo sé -, y subí nuevamente por la escalera que separaba los pisos, discretamente abrí la puerta y ahí estaba ella nuevamente echada en el escritorio, todo lo largo que ella era, su silueta ahora por la posición que estaba dibujaba su contorno, dejaba ver lo prominente de sus senos sus bien cuidadas piernas y su pelo suelto , libre al viento, se podía ver su rostro de perfil, observe nuevamente esa gracia de su nariz respingada, sus labios carnosos que me parecieron tan sensual cuando la conocí, su cuello largo sin exceso, y estaba sin su saco así que la blusa, – casi salida, dejaba ver parte de su hombro y delineaba más aun sus seños y mostraba parte de su sostén que se notaba no lo necesitaba..

Me quede parado observándola, no sé cuánto tiempo paso, ella seguía con la música y la alternaba con el licor – que luego corrobore que era vino-, en un momento dado trato de levantarse, calculo mal y se tropezó con la lámpara dándose un golpe con el mueble y rebotando para terminar en el suelo.

Me acerque presuroso, dejando mi ubicación anónima, estaba aparentemente desmayada por el impacto y obviamente por el licor. Trate de levantarla para ponerla en el sofá, no soy un alfeñique pero esa mujer tenía su peso y no fue fácil, cuando lo logre finalmente, observe que al empujarla la blusa había corrido como estaba sin los botones puestos, había dejado sus pechos – salvo por el sostén- a vista y paciencia de su servidor -.Quiero pensar que fue el cansancio, el tiempo sin  una relación permanente, pero sentí la curiosidad – por no decir necesidad -, de observarlos un “poco”, procedí a levantárselo y salieron sus dos seños desafiantes, enhiestos y sus aureolas de un color marrón claro se clavaron en mi cerebro, sus pezones estaban duros y parados, me vi acareándolos, luego los sobe y luego los estaba besando y mordiendo suavemente….

En un rato, por mi concentración no me había percatado que ella empezaba a gemir quedo, pero elevándose su tono por momento. Retire completamente su sostén y la blusa la vista era esplendida, sus seños no alcanzaban en mis manos y a pesar de ello su dureza y solides eran y la hacían más deseable…al oírla deje de pensar y solo el animal estaba presente.

Le retire la falda que tanto llamo mi atención y a continuación su hilo dental, si tenía una prenda intima que , en no tenerla no había gran diferencia. Y su monte de Venus quedo a mi vista era increíble tenía un tamaño mayor a los que había visto, la posición de su vagina en consecuencia era de un acceso mayor y permitía – si se permite la barbarie- , considerar al kamasutra, como una opción directa y desarrollada para darle placer a ese sexo y a su propietaria-. Un nuevo movimiento de ella, la empujo de lado y no hay respuesta definitivamente no está despierta.

No puedo decir que tengo falta de compañeras, tampoco soy un don Juan, pero esa mujer que tenía en mi delante, era un sueño, mis principios se debatían por conocer más a esa mujer. Un nuevo movimiento ahora habla interjecciones que no entiendo y el idioma tampoco ayuda, en un momento dado dice, “Steve soy tuya hazme tuya te necesito”.

Dejo de pensar soy Steve y me lo está pidiendo y no puedo negarle nada, el sofá es de 2 cuerpos con brazos gruesos y mullidos, la jalo de esas maravillosas piernas y dejo su cintura a la altura del brazo, dejo caer un momento sus piernas y tengo un primer plano de su sexo,  la ubico mejor para que me permite llegar con facilidad. Nuevamente la atraigo mas y subo sus piernas a mis hombros la posición es perfecta, la distancia y lugar precisos, solo hay que tomar la decisión y eso hago……

La penetro de un solo golpe con ansias, con pasión, con deseo, sin lógica…..ella reciente el ingreso, y hace un mohín y se tensa, empiezo un mete y saca lento y pausado, asegurándome de rozar su clítoris al salir y entrar, ella comienza un jadeo suave , lento  y yo sigo poseyéndola, sintiendo que esa sexo es mío y esa mujer también, ella baja sus piernas de sus hombres y lo pasa por mi cintura, tuve un momento de temor pero luego ella me atrae para hacer mas intensa la penetración continuo….mi excitación es mucha estoy por llegar, no quiero perjudicarla así que trato de salir, pero sus piernas no me lo permiten, estoy en ese forsejeo cuando su vagina, se contrae enviando una onda de placer que no me esperaba, el resultado no se hace esperar…ella jadea……ahhhhh, si eso es mio….damelo……mas…..todo miooooooo..!!!!!.

No es suficiente, quiero mas, estoy nuevamente listo para la batalla, le doy la vuelta en el mueble, mi primera intención atacar su vagina por detrás y poder acariciar sus glúteos tan grandes y duros y muy formados…..y empiezo el gemir de ella se hace presente….y la cojo de sus caderas para atraerla y hacer mas intensa la penetración,  estoy en eso, cuando tomo nota de su circulo anal, es grande, señal que si ha tenido conocimiento de este tipo de relación.  No lo pienso, solo estoy sintiendo y respondiendo a impulsos. Para este punto su vagina es una fuente un pensamiento me caliente sobremanera, salgo de ella y cojo un vaso descartable de su mesa y comienzo a explorar su clítoris y jugar con el, comienza un canto de gemidos y sus liquidos vaginales se hacen presentes, paciente los voy recolectando en el vaso con cuidado y con pasión….cuando ya tengo lo suficiente, vuelvo a colocarla en su posición que me expone su otro canal a mis deseos…… y utilizo el contenido del vaso y dilatando un poco su ano con mis dedos vierto el contenido del mismo ahi.

Hay un salto de ella al sentir el liquido, acaricio su monte y su clítoris y se relaja empieza a gemir nuevamente…… Esto podría ser una mala idea pero no estoy para medir consecuencias, y me pongo en posición y lentamente me introduzco en tu agujero virgen para mi, porque no lo conozco, el liquido cumplió su cometido mi ingreso es aceptado – apretado-, pero ingreso en ella.  Nuevamente, un gesto de ella pero unas caricias hacen desaparecer su gesto y empezar a gemir.

No controlo el vaivén lo hacer mi deseo y me necesidad de hacerla mía..no duro mucho en consecuencia y la lleno con todo lo que tengo por la posición en la que esta toda la entrega se queda en ella no hay nada que se pierda….Ya son casi las 4:30 am, en una hora ½ , empezara la actividad de la oficina. Pero todavía hay tiempo, si todavía hay tiempo para una vez mas, la jalo para que su parte superior caiga en la alfombra, dejando su sexo en un angulo de 90 grados con su tronco, siempre había querido hacerlo asi, pero es una postura un tanto acrobática, me subo al sofá, doblo sus piernas con cuidado hacia adelante, dejando una vista increíble de su sexo y comienzo a estimularlo, su voz o sus gemidos se hacen palpables…..y tengo una vista increíble como su sexo comienza a generar esa fuente ,ese mana, de liquidos y puedo ver su sexo como si fuera una fuente en la que el agua esta al alcance de la mano….

Me siento en esa fuente apuntando mi pene a su cavidad el agua sale explotando y ella emite un gemido mas audible, ya no me importa nada, y empiezo un sube y baja, el esténtor del deseo cumplido, no me permite durar mucho y la lleno completamente.

Han pasado casi 45 minutos más, estoy algo repuesto y comienzo a razonar, con el mayor cuidado que puedo comienzo la labor de vestirla aunque con el deseo de hacerlo una vez mas nuevamente. Trato de colocar todo tal y como estaba cuando la encontré y la dejo en el piso de su oficina en una postura que creo aceptable. Me retiro y me quedo en mi escritorio ya que no puedo salir a esa hora y no seria muy creible..Trato de descansar de una noche increíble…..

Me despierto con sobresalto, nuevamente es ella la que me despierta, pero hay algo diferente, en su mirada en su forma de hablar, conversamos trivialidades y me dice que porque no le hice caso, hago una broma tonta y me retiro a mi hotel para cambiarme.

En la ducha recuerdo los acontecimientos y no puedo creer que hay podido hacerlo. Estoy tan preocupado que llamo para indicar que no me siento bien, que algo que comi me ha caído mal, y me paso la tarde viendo en el televisor, películas que no entiendo porque no estoy tomando atención a ninguna.

A las 7 pm, suena la puerta del cuarto, abro la puerta y es ella,,

Ella: Buenas noches, Sergio, puedo pasar?

Yo: Por..Por supuesto, no hay problema, solo disculpa el desorden

Ella: me comentaron que estabas mal y por eso no fuiste a la oficina

Yo: Si algo que hice, digo que comi no me ha caído bien y estoy algo indispuesto. Pero mañana sin falta estoy asistiendo.

Ella: Puedo hacer algo para aliviar tu malestar?

Yo: No , ya tome una pastilla, es cuestión de esperar.

Ella: Te veo nervioso, hay algo que quieras contarme, soy tu jefe pero no estamos ahora en horario de oficina.

Yo: No nada, es algo que tengo que resolver..es personal..

Ella: Ayer curiosamente yo también me quede en la oficina

Yo: Que curioso verdad…?, no lo sabía.

Ella: Eres casado?

Yo: No todavía soltero y sin compromiso –rio con una sonrisa que no convence a nadie.,

Ella: Debo entender que tu vida sentimental es cero ahora?

Yo: Es un tema personal que preferiría no tocarlo…no nos conocemos tanto como para que yo le pueda contar algo asi.

Ella: Me gustaría conocerte mas, dado que tu me has conocido mas sin preguntarme.

Yo:  Sudo – No entiendo su comentario.

Ella: Yo estoy separada hace tiempo de mi esposo, por una infidelidad que le encontré. Nunca lo perdone, y desde entonces solo el trabajo ha sido me refugio.

Yo: porque me cuenta esto?, no entiendo.

Ella: Se lo que ha pasado en la madrugada, he visto en detalle todo lo has hecho conmigo, sabes lo que eso significa?

Yo: Palido como un papel -, déjeme explicarle yo, no quería, no supe……

Ella: Deja de tartamudear, realmente me deseabas o solo era el hecho de que era tu jefe y era algo que podía hacerse?

Yo: No, desde que te conoci, sentí una atracción hacia ti, pero nunca he mezclado trabajo con amores. Me vas a denunciar?

Ella: Depende?

Yo: Depende?

Ella: Si puedes lograr que conciente, disfrute de todo lo que pude ver que hiciste ayer, todo esta grabado en las cámaras- tranquilo -, solo las tengo yo.

Yo: No entiendo…

Ella: Seamos amigos con derechos, como dice la película, y ya veremos por lo pronto tu has disfrutado de mi, ahora me toca a mi, estamos?!

Yo: Si, estamos…….

Lo demás ya pueden imaginarlo……..y si no lean nuevamente…recuerden era hacerlo en forma consciente..je je….

Me gusta / No me gusta

Desahogo

Me empezó a coger de una manera descomunal, me hacía pegar unos gritos de placer, me gustaba que me dijera cosas sucias y que pensara que me estaba violando, esa siempre ha sido mi fantasía. Mientras estaba cogiéndome me iba introduciendo un dedo por el ano, logró dilatarlo y empezó a meterme su pene lentamente, yo lloraba pero el dolor se convirtió en una sensación deliciosa.

Esta historia la cuento a manera de desahogo, ya que la necesitaba compartir de alguna manera sin que nadie se diera cuenta. Mi nombre es Karina, tengo 23 años, soy gerente de departamento de una importante empresa en Costa Rica, soy muy pura vida como decimos por acá y tengo un físico envidiable, ya que mis medidas son 92-61-90.

Realmente me gusta vestir con ropa interior muy diminuta y provocativa para tentar a los demás, ya que mi cuerpo ayuda a ese cometido, pero si soy de atracción colectiva. Ah se me olvidaba, mido 1.75mts, rubia de pelo lacio y ojos verdes, gozo de unas piernas que son la perdición de quien esté conmigo en ese momento. Me inicié en el sexo a temprana edad y lo he gozado hasta el día de hoy.

El relato que les voy a contar es sobre una historia que me pasó hace 3 años y que dio inicio como un simple juego de oficina. En el trabajo teníamos que usar traje de sastre (ejecutivo), ya que es una empresa dedicada al comercio y las mujeres de el departamento teníamos que usar siempre una falda corta por encima de las rodillas, se me veía muy sexy el mismo y aprovechaba para ponerme panty medias con ligueros, ya que eso me hacía sentir muy bien y cómoda. No faltaban las miradas e indirectas de mis compañeros de trabajo, eso incluía invitaciones a cenar o cualquier pretexto para salir conmigo.

Mi jefe en ese momento me tenía mucho respeto y era personal de confianza, ya que él vio más allá de mis cualidades como mujer, aunque yo sabía que me deseaba, ya que con la mirada decía muchas cosas, inclusive una vez que estaba dejando unos papeles sobre el escritorio notó que tenía un botón de la blusa un poco abierto y dejaba al descubierto mi sujetador de encaje y todo el escote, él un poco apenado me dijo tímidamente: “Kari que bien te queda ese escote”, yo estaba acostumbrada a todo tipo de piropo, pero no de mi jefe, así que salí un poco apenada de la oficina. Juan, el nombre de mi jefe, era un hombre de respeto, ya que él era el jefe de los gerentes de los puntos de venta, de carácter fuerte, decidido, varonil, siempre elegante y siempre usaba las mejores colonias, eso me volvía loca, ah cuenta con 34 años.

Una tarde me llamó y me dijo que teníamos que planear juntos la campaña que se iba a lanzar al mercado nacional, para contrarrestar a la competencia, yo le dije que tenía clases en la universidad, pero me rogó para que no fuera, así que llamé a una compañera y le dije que me disculpara con el profesor, la cual accedió. Llamé a mi jefe y le comuniqué, entonces me dijo que llevaría la cena. Empezamos a trabajar a eso de las 7pm y estábamos ya solos en el piso, hicimos un receso a las 9.15pm y empezamos a hablar un poco sobre nuestras vidas y demás, pero llegó el tema del sexo, de cómo era sexualmente y si tenía compañero o novio en ese momento, yo le indiqué que no me gustaba el compromiso y que estaba bien así, disfrutando el momento.

Del pequeño estante de licores que tenía en la oficina sacó una botella de tequila y empezamos a tomar, la cuestión es que yo me estaba calentando un poco y él también. Estábamos en el suelo y me recosté al escritorio de mi jefe boca abajo, dejando mi culito a la vista de él, pero me sentía un poco mareada a raíz de todos los tragos que me había tomado, cuando siento que me levanta la falda y me empieza a tocar frenéticamente mis glúteos y me arranca de un sólo tirón mis braguitas y empieza a abusar de mí, quedé sorprendida de ese asalto, pero a la vez me satisfacía.

Me dio media vuelta y me empezó a hacer sexo oral frenéticamente, me decía perra como me gusta que estés rasurada, pareces una niña, me encantas, no me gustan las palabras sucias en el sexo, pero eso me excitaba aún más, no sé porqué. Me sentía impotente a ese momento, pero vaya que lo estaba disfrutando, de una manera bestial, me quitó la camisa y el sujetador, agarraba mis tetas y me las mordía como si fueran dulces, me decía hoy vas a hacer mía, desde hace tiempo te deseo y de hoy no pasas perra. Huy eso me calentó aún más. Me bajó del escritorio y me puso en el suelo, se desnudó por completo y me puso su pene el cual remojó con tequila y sal, en la boca, medía unos 16cm y realmente me sentía abusada, pero a su vez muy suya, me gustaba.

Después de eso me empezó a coger de una manera descomunal, me hacía pegar unos gritos de placer, pero yo le demostraba miedo, porque me gustaba que me dijera cosas sucias y que pensara que me estaba violando, eso siempre ha sido mi fantasía. Al rato me puso en 4 patas y me dijo:

“Dime que no te gusta lo que te hago y nunca más te lo vuelvo a hacer”, yo me quedé silenciosa y me empieza a coger tan duro que mi vagina explotó, tuve un orgasmo descomunal. Mientras estaba cogiéndome en 4 patas me iba introduciendo un dedo por el ano, algo nuevo para mí en ese momento, logró dilatarlo, me dijo: vas a ver perra que es que te cojan bien por una noche, ensalivó mi ano y empezó a meterme su pene lentamente, yo lloraba al principio, pero el dolor se convirtió en una sensación deliciosa.

Al rato ya iba a terminar y agarró mi cabeza contra su sexo y todo su semen cayó en mi cara y en mis tetas, me tragué todo ese néctar delicioso. Me dijo, espero que te haya gustado, al final yo se que tú lo deseabas tanto como yo, estaba exhausta y un poco fuera de sí, pero le di la razón. Descansamos como 3 horas y me fue a dejar a mi apartamento, por dicha era viernes y al día siguiente no se trabajaba. Nuestros encuentros sexuales continuaron tanto en la oficina como en mi apartamento.

A él le dieron un mejor trabajo en otra empresa y yo ocupé el cargo que el dejó vacante, gracias a mi buen trabajo, tanto profesional como en la cama. Espero que les haya gustado y espero que me envíen sus comentarios. Después les contaré alguna otra de mis aventuras ejecutivas.

Con Amor.

Autora: Karina

Me gusta / No me gusta