La novia de mi amigo

Después de leer muchos relatos en Marqueze, en esta ocasión me he decidido a enviar mi primer relato. Soy Hernán de la ciudad de Rosario (Argentina), tengo 30 años y realmente me encanta disfrutar del sexo sin prejuicios y experimentar día a día nuevas sensaciones. Sinceramente no he tenido la suerte que algunos describen, donde viven noches enteras de sexo, eyaculan 4 ó 5 veces en una hora y media disfrutando con dos chicas de play boy, pero sí he tenido algunas experiencias interesantes, fuera de lo que se denomina una relación sexual tradicional y que quiero compartir con todos.

Esto pasó hace aproximadamente cuatro años se casó un amigo mío, como la fiesta no era en la ciudad de Rosario, viajamos a un pueblo cercano, un amigo en común, Ariel; que fue con su novia Gisela y yo solo, ya que en ese momento no tenía pareja. Como venía de un día muy atareado y de pocas horas de sueño, yo no estaba en mis mejores condiciones, un creciente dolor de cabeza me impedía disfrutar de la fiesta, así que comí sin beber una gota de alcohol, mientras tomaba un analgésico. A todo esto, como se imaginarán, todo el mundo se divertía comía y principalmente tomaba&

A esos de las 3.30 de la mañana por fin pude recuperarme y sentirme mejor, ahí empezó la fiesta para mí, salí a bailar, y tomé un par de copas de vino. En un momento voy al baño, y lo veo a mi amigo bastante tomado apoyado contra la pared, él no estaba acostumbrado a tomar mucho alcohol, pero después de un rato se refrescó, tomó aire y salimos los dos a divertirnos, pronto se vino la torta y el champagne. Ya estábamos todos bastante tomados, y bailábamos todos mezclados, con máscaras, cotillón, etc., empecé a bailar con una chica con antifaz, la cual parecía que había tomado mucho y bailaba frenéticamente, cuando la traía hacia mí, me apoyaba todo su culo en mi paquete, aunque pensé que era sin intención ya que sus movimientos parecían muy casuales, no pude evitar excitarme y empecé a arrimar mi cuerpo al suyo cada vez que podía.

Finalmente la música terminó y fuimos a sentarnos, cuando voy a mi mesa, veo que Ariel estaba ya totalmente borracho en la silla, y que a su lado se sienta la chica del antifaz, y al sacárselo me doy cuenta que era Gisela, su ¡novia!! Parece que yo tampoco estaba muy fresco porque no me había dado cuenta de que era ella, por otro lado creo que ella tampoc sé porque hice eso, solamente fue un impulso sin pensarlo, pues no sólo era la novia de mi amigo a la que trataba como una cualquiera, sino que ni siquiera era muy linda (digamos que era bastante regular), ni nunca antes se me había cruzado nada por la cabeza, pero bueno fue la calentura del momento. Un par de pasos más y me pidió sentarse en un banquito de una plaza que atravesábamos, e inmediatamente vomitó hacia el costado. Se incorporó y me dijo que estaba avergonzada de que la viera en ese estado, yo le respondíque no era nada, y como estaba parado a su lado, le acerqué mi bulto a la altura de la boca, y ella se recostó sobre mi pija por sobre el pantalón. De pronto vimos que venía Ariel a media cuadra así que le hicimos señas, paró, se bajó y lo vi que en ese estado no podía manejar, aunque yo había planeado quedarme a dormir en casa de unos amigos del lugar donde se hacía el casamiento, les dije que así no se podían volver, que aunque sea los llevaba a un hotel y me volvía en taxi.

Ariel insistía en que podía manejar (típica de borracho), pero finalmente cedió porque Gisela y yo le decíamos que no. Fue así que me subí y empecé a manejar hacia un hotel, sinceramente yo tampoco estaba muy lúcido, pero Ariel estaba muy mal, lo pusimos en el asiento trasero porque a los cinco minutos estaba dormido. Como Gisela también tenía sueño, le dije que se recostase sobre mis piernas, ella lo hizo y empezó a refregarse contra mi pija que ya se puso muy ansiosa de que la libere. Por suerte no hizo falta que yo lo haga porque ella sin decir nada me bajó el cierre y empezó a lamerme tímidamente primero y a metérsela hasta la garganta después, yo seguía manejando y mirando por el espejo retrovisor que Ariel no se despertara. Seguimos así un rato en silencio, mientras yo ya sentía unas gotas de líquido pre seminal que Gisela se encargó de recoger, de pronto tuvimos que parar porque Ariel se despertó y se bajó para vomitar, estuvo al costado de la ruta como cinco minutos mientras Gisela aprovechó para seguir chupándomela.

Lo primero que encontramos fue un Motel (por hora) y paramos ahí, entramos a la habitación, yo dije que me iba y Gisela le dijo a Ariel que debíamos quedarnos los tres unas horas y después nos volvíamos todos en el auto, Ariel no sé si comprendió muy bien lo que le decía, pero dijo que sí y se tiró a la cama. Mientras Gisela se acostó a su lado yo me quedé en un sillón, como no era muy cómodo a la media hora me desperté y vi que Gisela le había bajado los pantalones a su novio y le chupaba la pija ansiosamente, con la borrachera que él tenía no atinaba a nada y seguía semidormido, no le pasaba mucho a su pene. Estuve observando unos cuantos minutos los esfuerzos de Gisela, en un momento a Ariel se le produjo una semi-erección, con lo cual Gisela se sacó su vestido y trataba de metérsela en la concha, parecía desesperada, indudablemente estaba muy caliente por todos los acontecimientos de esa noche. No aguanté más y me levanté, me desvestí y poniéndome atrás de ella directamente le apunté mi miembro al agujero de su culo que estaba libre, ella se sorprendió y se dio vuelta enojada. Me hechó sin prestarme más atención, desorientado le pedí perdón y me levanté, ella volvió a su novio para seguir, pero vio que ya había perdido la erección, se tiró al costado y abriendo las piernas me dijo, vení cogeme que no doy más, esto está mal, pero ¡estoy re caliente!

Ya liberado de mi calentura, me salí y me fui al sillón, mientras miraba como chorreaba mi leche de la concha de Gisela y se mezclaba con su saliva y sus jugos sobre la pija de Ariel, justo cuando Ariel empezaba a despertarse y a decirle a su novia que no haga tanto escándalo que me podían despertar.

Me gusta / No me gusta