Fantasia con dos negros en Florida

Pues para empezar, siempre leo marqueze y me fascina desde los 23… ahora tengo 27, soy alto, mido 1.83 m, delgado, moreno claro, dicen que parezco libanes.

Soy gay y siempre habia tenido la fantasia de estar con dos negros bien dotados y que uno me diera por el culo y otro por la boca, pero, por una y otra razon jamas habia pasado.

Por mi trabajo me mandan a varios lugares, en esta ocasion me mandaron a Miami, estuve en un hotel lujoso y siempre aburrido pues mis conferencias terminaban tarde, decidi meterme a adam4adam que es una pagina de ligue y todos comosiempre quedaban mal.

Era el viernes pasado a las 3 de la manana y me meti, estaba charlando con un negro rico, de 22 anos con una verga de 22 centimetros y total, que lo convenci de que fuera, aunque sea a mamarsela, me llama y me dice que iria, pero, que no tiene quien lo lleve, a menos que sea su roommate que tambien tiene perfil, cuando veo el perfil del segundo, era un negro de 23 anos con unaverga de 32 centimetros, gruesa y sin circunsicion, inmediatamente accedi.

Mientras ellos lelgaban yo mebane y em aegure que mi culito estuvera limpio, toaron la puerta despuesde 15 minutos, los vi entrar y eran negros altos, delgados concuerpos bien formados y masculinos.

No podia aguantar a tragarme todo aquello, el espectaculo comenzo y el mas vergon se fue a sentar al sillon para vernos y mientras yo me empece a comer la verga del de 22 anos, riquisima, con mucho precum y el otro se extasiaba cada que se la chupaba, soy muy buen mamador, el otro solo se sobaba la verga y con unas ganas que me daban de mamarlo que le dije que viniera y empece a mamarlo, apenas me cabia en la boca, parecia que mesacaria los sesos jaajaja.

Despues de 15 minutos de chupara los dos uno y otro.. el de verga mas pequena me dice que quiere follarme, le digo que si, le coloco un condon y empeiza a tratar de penetrarme, hacia mucho que no lo hacian y aun quem e dolia comence a sentir como mi culo se dilaaba rapidamente.. empezo lento y luego seguia mas rapido, cuando el otro derepente viene y me empieza a meter su pedazo de carne en la boca LA GLORIA ERA LO QUE YO TANTO QUERIA…

Se sentia delicioso y luego cambiaban, cambiaron unas 4 veces para follarme y mamarlos alternadamente, mi culo queria mas y decidi ueme penetraran los dos

primero, empezo el de la verga mas chiquita, y luego la verga de 31 centimetros, jemi como nunca y disfrute enormemente, mi culo queria mas y ahi estaba yo, no pasaron mas de 10 minutos cuando nos estabamos besando apasionadamente los dos y empece a escuchar que el de la verga mas grande comenzaba a ajadear y aprete mi culo mas y mas y estaba a punto de venirse cuando se sale de mi culo y empeiza a echarme el semen en la cara, una corrida impresionante, como jamas habia sentido calientito mientras que el otro se venia en mi culo y yo me venia en la cara de el tambien porque me corro demasiado.

Terminamos extasiados, cansados y seguimos besandonos, nos metimos banar y ahi me volvieron a culear nuevamente unos 15 minutos cada uno, las 5 de la manana y cada quien a su casa.

Wow, quiero volver a ir a Florida, ahora vivo en Los Angeles, asi que si quieres jugar conmigo, avisame y lo hacemos.

Me gusta / No me gusta

Javi, mi sobrino

Empecé a meter mi polla en aquel culito no sin quejidos por parte de mi sobrino, pero poco a poco entró toda y Javi se quedó con los ojos en blanco, empecé a embestir cada vez con más fuerza y hasta que no pude más y me corrí como nunca mi polla seguía escupiendo semen aún después de sacársela del culo.

Tengo un apartamento en Andorra compartido con mis cuñados, que lo utilizamos para ir a esquiar. En uno de esos festivos entre semana el año pasado nos quedamos solos mi sobrino y yo, pues sus padres y mi mujer bajaron a Barcelona a trabajar.

Javi tiene 18 años es un chico muy abierto y simpático, un gran deportista se dedica a la gimnasia deportiva y está fibrado a tope parece un contorsionista, yo tengo 40 años no estoy mal y también practico deporte a diario. Aquel día acabamos verdaderamente cansados por supuesto yo más, por la noche después de cenar decidimos abrir el sofá-cama para ver la tele estirados, como hacía calor por la calefacción sólo llevábamos una camiseta y los slips. Al cabo de un rato empezó una peli de esas de acción y sexo light, mucha tía con tetas enormes y tangas a manta, bastante rollo pero he de reconocer que algunas escenas tenían su gracia. Javi estaba callado mirando la peli cuando sin más le dije:

-¿Qué te parecen estas putonas, están para ponerse cachondo no?

En ese momento se me quedó mirando rojo como un tomate sin decir nada y medio sonriendo, sí, sí… entonces me di cuenta del por qué se había sonrojado, debajo del slip se marcaba un bulto enorme. Yo disimulé y me levanté a buscar una cerveza, en la cocina le empecé a dar a la cabeza. Vaya polla que tiene el niño pero si hace nada era una criatura.

Seguí pensando, la verdad es que esta bueno, pero qué piensas si es tu sobrino y que coño que yo soy un hetero convencido. Regresé al sofá y al saltar en él le puse jugando la cerveza fría en el vientre, él dio un salto y se puso de rodillas, buscando guerra para jugar pero en el movimiento brusco se le salió media polla del slip, realmente la tenía grande unos 28cm., él no se había dado cuenta y yo mirándosela le dije:

-¡Joder nene! tu novia tiene que estar muy contenta con ese aparato. La tenía en estado de semi erección, morcillona para entendernos, vaya energía llevas le dije. Él se volvió a tumbar y más rojo que antes me dijo:

-No, no, no estoy empalmado tío.

Yo que a esas alturas estaba sin saber muy bien por qué empalmado a tope, sin más en ese momento estiro la mano y al tiempo que le cojo la polla le digo:

-¿Cómo que no? – Él se quedó de piedra y yo si saber muy bien qué hacer con aquel instrumento enorme en mi mano decidí bromear y se la meneé diciendo: -Anda pues no, él contesto: -¿No qué? -Que no estás empalmado pero menuda polla cuando se te pone dura tiene que ser la hostia ¿no?

Javi estaba tenso, me miraba extrañado pues yo no le soltaba y quitando hierro susurro:

-No hay para tanto, a lo que respondí: -Sí que lo hay.

En ese momento estaba a punto de retirar la mano pues no sabía qué hacer cuando noté unas convulsiones en su miembro, aquella polla se estaba poniendo dura como una roca en cuestión de segundos, entonces decidí empezar meneársela poco a poco, él se me quedó mirando y se mira la polla y me dice:

-Tío esto no es muy normal ¿verdad? yo le contesté: -No, nada normal…

Y sin más me agaché y me metí aquel precioso trozo de carne en la boca y empecé a chupar como un poseído, mi sobrino se quejó y me intentó apartar pero al momento se relajó y empezó a jadear mientras yo seguía chupando de arriba a abajo aquel pene majestuoso, su juventud y su textura me hicieron sentir como nunca y a pesar de que no podía creerme lo que estaba haciendo seguía sin parar, poco a poco le fui quitando los slips a lo que no puso ninguna resistencia y empecé a mordisquear los huevos, de un tamaño normal pero tersos, seguí lamiendo, las ingles y con las dos manos le apreté el culo, era pura fibra en ese momento él hizo un movimiento y se colocó las piernas arriba es decir los pies apoyados en la cama por encima de su cabeza, dejando ante mí un culo blanco, duro y sin pelo.

Sin pensármelo dos veces me puse a lamer aquel agujero rosado y limpio, le introduje la lengua y después un dedo con mucho cuidado, él me decía que no, pero se dejaba, al rato tenía el culo mojado a tope, cuando noté unos movimientos extraños alcé la cabeza y le miré, no me lo podía creer, con eso de la gimnasia y la elasticidad y por supuesto los 28 cm. de polla que tenía, el muy cabronazo se la estaba chupando él solo, (aún me pongo cachondo cuando lo recuerdo) aquella visión casi hace me corriera en ese momento pero me aguanté, como podéis imaginar a esas alturas ya no me preguntaba nada sobre si hetero, bisex, etc… Sólo tenía ganas de comerme todo aquello, así que empecé a meter mi polla en aquel culito no sin quejidos por parte de mi sobrino, pero poco a poco entró toda y Javi se quedó con los ojos en blanco, empecé a embestir cada vez con más fuerza y hasta que no pude más y me corrí como nunca mi polla seguía escupiendo semen aún después de sacársela del culo.

Javi me la cogió con la mano me la meneó hasta no quedar ni una gota, lo puse todo perdido, a todo esto el mástil de mi sobrino estaba allí apunto de reventar se la cogí y empecé a chupar y a succionar tan hermosa polla se oyó un no puedo más, y yo chupé con más fuerza hasta que noté un líquido denso, caliente y salado inundar mi boca y mi garganta, aquello no acababa nunca, me la saqué de la boca y seguía echando leche con fuerza sobre mi cara yo no pude más que limpiar con la lengua todo aquello aunque parezca mentira yo estaba a punto de correrme por segunda vez y mi sobrino se dio cuenta y me dijo:

-Yo también quiero.

Me la cogió y chupó hasta que me corrí en su boca.

Autor: Adam

Me gusta / No me gusta

Yola, mi vecina II

Aparté la fina tela del empapado tanga sorbí y lamí el sexo de mi vecina al tiempo que introducía mis dedos en su vagina, produciendo en Yola unos espasmos de placer y una secreción de líquidos que sólo una hembra de su categoría es capaz de producir, entre verdaderos alaridos de placer y meneando su culo como una zorra en celo me ordenó: clávamela de una vez o mátame.

Después de aquel encuentro con mi vecina Yola y su especial amiga Alex decidimos quedar para otra ocasión, pero en un sitio más cómodo.Pasaron unos días y yo no me quitaba de la cabeza aquel encuentro, la imagen Yola encima del capó del coche con sus piernas abiertas y su sexo brillando desafiante se entremezclaban con la imagen del cuerpo perfecto de Alex.

Telefoneé a Yola y le dije, para no ofenderla, que estaba deseando volver a verla, aunque mi mente estaba pensando más en Alex que en ella, Yola me respondió que ella también pensaba mucho en nuestro encuentro, pero que le gustaría estar los tres de nuevo, Alex, que trabajaba en una productora de cine, viajaba con frecuencia, y justo estaba pasando unos días en Madrid, yo le respondí enseguida, qué te parece si nos lo montamos y nos vamos a Madrid.

Yola se quedó pensativa y me dijo: yo puedo dar una excusa, ¿tú cómo lo tienes?, bien, respondí yo, me monto una reunión de negocios rápidamente. ¿Mañana? Me preguntó. Vale, hecho respondí. Al día siguiente aparecimos en Madrid a eso de las 4 PM. Nos encontramos en la cafetería del aeropuerto.

Yola estaba espléndida una gabardina marrón sobre los hombros cubría un vestido de color crudo que acababa sobre las rodillas y una abertura lateral dejaba ver las bonitas piernas cubiertas por unas finas medias de seda, su pelo negro recogido en un moño informal, unos zapatos de un largo y fino tacón daban el colofón a una imagen seria y sensual como pocas, a pesar de no ser ninguna vedette no había hombre con el que se cruzase que no se girase a mirarla mejor.

Hola vecina dije, estás absolutamente espléndida, creo que soy el hombre más afortunado de todo Barajas. Gracias respondió, eres muy amable. Cogimos un taxi y nos dirigimos hacia un apartamento que tengo en la Castellana, al llegar la cogí de la mano haciendo dar una vuelta sobre sí misma le dije: estás para …, ella me dijo ¿qué tal si esperamos a encontrarnos todos?, me parece bien, pero Yola, una mujer como tú se merece toda mi atención, ella estaba de espaldas a mí mirando por la ventana, me acerqué y puse mis manos sobre sus hombros y suavemente besé su cuello, pasando mi lengua muy despacio por detrás de sus orejas, mientras mis manos lentamente bajaban por sus brazos hasta sus manos.

Poco a poco mis manos se dirigieron hacia su cintura y suavemente pero con fuerza tiré de ella hacia atrás, de forma que notara en su bonito y redondo culo mi paquete totalmente duro, en ese momento soltó un pequeño suspiro y ella misma apretó con fuerza y empezó a mover su culito restregándolo contra mi pene, mientras mis manos habían subido hasta encontrar sus pechos para pellizcar suavemente sus tiesos, grandes y duros pezones, a cada pellizco un gemido, cada uno más fuerte que el anterior, sudando de excitación la volteé y ya de cara a mí nos besamos con una lujuria inusual, mientras ella me desabrochaba la camisa, el cinturón y mis pantalones, yo introduje mis manos a través de la abertura de su vestido para notar en tacto fino de sus medias e ir subiendo hasta su precioso y potente culo.

Yola muy excitada se quitó de golpe el vestido y dejó ante mí la visión de una mujer espléndida, zapatos corte salón, medias cortas, liguero, tanga y sujetador de color crema, sin más la puse espaldas contra la parte trasera del sofá abrí sus piernas y apartando la fina tela del empapado tanga sorbí y lamí el sexo de mi vecina al tiempo que introducía mis dedos en su vagina, produciendo en Yola unos espasmos de placer y una secreción de líquidos que sólo una hembra de su categoría es capaz de producir, entre verdaderos alaridos de placer y meneando su culo como una zorra en celo me ordenó: clávamela de una vez o mátame.

Obediente donde los haya, apunté con mi polla y empujando de un golpe sumergí mi pene en aquel agujero mojado hasta sus entrañas, y empecé a cabalgar con fuerza sacando por completo mi polla y volviéndola a meter con fuerza y cada vez más rápido, Yola gritaba de placer, su pelo sin orden, sus pechos saliéndose por encima de la copa del sostén a cada embestida, cada vez que golpeaba contra su culo sus pies perdían contacto con el suelo, no puedo más gritaba me estás matando, yo estaba como loco pero en ese momento paré y la saqué.

Yola quedó sobre el sofá, su vientre en el respaldo, sus piernas completamente abiertas, y su culo, con el tanga medio arrancado, era una invitación a seguir, me agaché y empecé a lamer todo aquello llegando esta vez hasta el ano, cuando estuvo bien mojado me levanté y pregunté: ¿cómo estás Yola?

Destrozada me respondió. ¿Qué haces? Me dijo al notar que la punta de pene apuntaba hacia su ano. Ni se te ocurra me dijo. ¿Qué? Respondí, que no, ah…. hijo de puta gritó mientras le metía mi polla irremediablemente hasta el fondo de su culo, calla y siente toda mi carne dentro de tu culo le dije….

Eres un cabrón me respondió, yo empecé a meter y sacar mi polla de aquel precioso culo con fuerza mientras mi vecina me maldecía pero impotente y sin remedio se rendía a mi enculada, sus improperios hacia mí se fueron tornando poco a poco en gritos y estos en gemidos y pasamos de “hijo de puta” a fóllame más fuerte hijo de puta, rómpeme el culo so cabrón , con más fuerza, yo embistiendo cada vez más y golpeando el culo de Yola con mi mano estaba a punto de reventar y solté un grito de placer.

Yola se movió hábilmente, se la sacó del culo para girándose al tiempo que se agachaba metérsela en la boca, me la apretó con mucha fuerza levantó la vista y me dijo: ahora dámela toda. Y al soltar mi pene explotó con una fuerza que jamás había visto y unos chorros de leche inundaron la boca de Yola para seguir escupiendo toda su cara, mientras ella lamía y relamía tan preciado liquido.

Destrozados nos tendimos en el sofá y Yola me dijo: lo que has hecho con mi culo virgen ha sido una violación en toda regla y si no quieres que te denuncie esta noche tendrás que volver a hacerlo, ha sido el placer más bestia que he sentido jamás.

Autor: Adam

Me gusta / No me gusta

Yola, mi vecina

Yola se bajó de capó del coche y me ayudó a chupar aquella preciosa polla, la escena era bestial, Alex reclinada sobre el coche con un cuerpo de infarto, sus pechos al aire, su minifalda recogida en la cintura, sus largas piernas con sus media cortas y su enorme polla mirando al cielo, y entrando y saliendo de la boca de Yola y de la mía.

Yola es una mujer de unos 36 años morena de mediana estatura, unos pechos no muy grandes pero firmes, delgada y con un potente culo, que no grande. Viste siempre de una forma un tanto provocativa pues siempre usa prendas muy finas que dejan adivinar todas sus formas y en varias ocasiones la había visto con faldas semi trasparentes que a trasluz dejaba ver su entrepierna.

Aquel día llevaba puesto un vestido de color crema muy fino de punto, marcando claramente unos pezones amenazantes, al moverse de un lado a otro mientras hablaba sus pechos se movían libremente por la ausencia de sujetador, cuando se fue a pagar la gasolina me di cuenta de su culo también flotaba libremente y pensé que debía de llevar tanga.

Al rato nos despedimos y nos fuimos con nuestros respectivos coches. Yo no paraba de darle a la cabeza, aquella mujer me ponía a cien, hacía tiempo que le tenía ganas, incluso pensé en seguirla, pero al poco me di cuenta de que no me hacía falta, pues a unos 6 km. de la gasolinera en un restaurante de la carretera con un gran aparcamiento delate, vi a lo lejos el Jeep de Yola, estaba parado al lado de un deportivo amarillo.

Yola en ese momento se bajaba del coche, enseguida pensé, marro, pero en ese momento del Porche se baja una mujer de bandera, rubia, alta, vestida con traje chaqueta, con mini falda y zapatos de tacón, se saludaron sonrientes, a todo esto yo pasaba por delante bastante despacio con mi coche y miraba de reojo.

No le hubiera dado más importancia si no fuese porque la rubia al besar en la mejilla, claro, a Yola, se quedó abrazada un instante acariciando el pelo negro de mi vecina, y al separarse retrocediendo un paso sin soltar el pelo y dando un repaso con cara de aprobación a Yola, me dio un flash, en aquella imagen, en teoría inocente había algo que no cuadraba.Me detuve un poco más adelante y disimulé con mi móvil por si me veían, mientras la rubia y Yola se subieron al Jeep y pasaron por delante mío Las seguí con prudencia, ellas se desviaron por un camino que atraviesa un campo de golf y va parar a la montaña. Yo que conozco muy bien la zona pues salgo en mountain bike los domingos por esa zona, tomé un atajo y fui a parar al final del camino, único sitio donde podían ir, una pequeña explanada verde muy frondosa.

Llegaron a los pocos minutos, se bajaron del coche, caminaron hasta encontrase y empezaron a besarse, las manos de la rubia recorrían la piel de Yola y esta parecía volverse loca, se la comía a besos y caricias mientras levantaba el vestido de Yola, no llevaba bragas y sus potentes nalgas estaban al descubierto, entonces la rubia que era bastante más alta que Yola la cogió en volandas y la subió encima del capó del coche.

Mi vecina con las piernas totalmente abiertas apretaba la cabeza de su amiga contra su sexo, la rubia con las piernas estiradas su culo en pompa y su minifalda reducida a la mínima expresión enseñaba la parte inferior de su culo a través de unas finas braguitas, las medias cortas dejaban apreciar al final una piel blanca.

Desde mi puesto de observador la escena no podía ser más alucinante, yo estaba muy cerca de ellas, como a 6 metros, detrás de unos arbustos, podía ver y oír lo que pasaba, Yola se deshacía en suspiros, curiosamente mi vecina se dejaba hacer a pesar de que la rubia estaba mucho más buena, era más joven, más alta y mucho más espectacular.

Sin darme cuenta yo con la polla fuera y magreándome cambié mi pie de posición apoyándolo en una piedra que no estaba muy fija, y sin remedio cayó haciendo ruido. La rubita ni se enteró pero Yola levantó inmediatamente la vista y me vio, con mi polla fuera pajeándome como un mirón.

No dijo nada, volvió a estirarse, yo pensé: qué raro, ¿de qué va esto? Entonces avancé y me puse a menos de 2 metros de ellas, la rubia seguía comiendo el coño de mi vecina, yo sin más le puse la mano en su trasero, a lo que respondió con un grito, Yola se levantó al instante y nos presentó: Adam te presento a mi amiga Alex.

Alex estaba estupefacta, se había asustado, yo me disculpé al tiempo que pasaba mis dedos por el húmedo sexo de mi vecina, Alex miró mi pene y agachándose sin perder ni un instante se lo introdujo en la boca chupando mi polla con lujuria, yo mientras me dediqué al coño de Yola, que ya le tenía ganas, no me equivocaba, era una mujer de cabeza a los pies, sus líquidos vaginales eran espectaculares.

Alex seguía chupando y estirando una mano le introducía uno de sus dedos por la vagina de Yola, la rubia era realmente espectacular, sus pechos grandes y tiesos se adivinaban a través de su camisa finísima y totalmente transparente, con las piernas semi abiertas, su minifalda indicaba un sexo especial, Yola se convulsionaba y con grandes espasmos gozaba de un orgasmo con corrida incluida sobre mi boca.

Alex se levantó y empezó a besar a Yola mientras yo desabrochaba su blusa dejando a la vista sus preciosos y enormes pechos, que yo chupaba y mordía con verdadero delirio, Alex clavó su boca en el sexo de Yola y yo por detrás de su culo en pompa levanté su pequeña minifalda, empecé a besar su culito acariciando sus piernas, bajé sus braguitas un poco dejando ver sólo sus glúteos, bien formados y tersos, los cuales mordí, besé y chupé con lujuria, sus largas piernas era una invitación al placer.

Cuando me decidí a bajar totalmente sus bragas ella se giró hacia mí y sorpresa ante mis ojos apareció una polla en semi erección de unos 18 cm. Y bastante gruesa. Me quedé estupefacto, aquello que tenía delante de mí no era una mujer sino un hombre, no me lo podía creer, su cuerpo era mucho mejor que el de cualquier mujer, sus formas femeninas de caderas, pecho, incluso su cara fina y delicada no me hubieran hecho sospechar jamás de que no era una hembra. Mis pensamientos estaban equivocados pues sí era una hembra. Aquel cipote delante de mi cara, perfecto y desafiante, mientras Yola y Alex me miraban como diciendo: ¿qué vas a hacer ahora?

Volví a mirar la polla de Alex que cada vez era más grande, se la cogí y me la introduje en la boca chupando y notando cómo se ponía dura como una piedra dentro de mi boca, era alucinante un cuerpo de mujer como pocos con un cipote grande y tieso que yo me estaba comiendo sin ningún pudor, a pesar de ser la primera vez que me metía una polla en la boca.

Yola se bajó de capó del coche y me ayudó a chupar aquella preciosa polla, la escena era bestial, Alex reclinada sobre el coche con un cuerpo de infarto, sus pechos al aire, su minifalda recogida en la cintura, sus largas piernas con sus media cortas y su enorme polla mirando al cielo, y entrando y saliendo de la boca de Yola y de la mía.

De repente Alex empezó a jadear más fuerte y al tiempo que soltaba un grito de placer su polla empezó a convulsionarse y soltar chorros de semen en la boca de Yola, yo sin saber muy bien lo que hacía le arrebaté la polla y chupé aquel rabo dejando que su leche me inundase la boca y me salpicase la cara.

Yo estaba como una moto y Yola con su boca y cara aún llena de semen empezó a chupar mi pene al tiempo que Alex se agachaba y con autoridad cogía mi polla y la succionaba y agitaba hasta recibir toda la leche que como nunca escupía sobre las caras de las dos, no se acababa nunca y ellas chupaban y tragaban como posesas, así acabó el primer encuentro con mi vecina y su amiga-o…

Autor: Adam

Me gusta / No me gusta