Mi padre y yo

Mi papá no pudo resistirse se sacó la verga y comenzó a masturbarse y gemía para que yo me despierte. Cuando lo hice mi papá estaba bien cachondo y se la chupé, mi papá gozaba tanto y yo por primera vez tragué su rica y calentita leche. Después él me la mamó y comenzamos a masturbarnos, nos besamos apasionadamente y después comenzó a follarme… ¡como lo está haciendo ahora!

Durante mucho tiempo he tenido fantasías sexuales con mi papá. Fueron desde sueños eróticos muy reales que siempre me excitaban mucho, siempre me imaginaba mamándole la rica pinga que tiene y corriéndose dentro de mi.

Mi papá tiene 50 años, yo 19 y tenemos una buena relación. Me gusta cuando voy a su cuarto y lo encuentro en unos calzoncillos bien apretaditos que dejan ver a su gran verga. Sus piernas son bien velludas y están muy buenas. Aunque tiene barriga, ¡mi papá está deliciiosoo!

Comenzaré  con la historia (son varias partes que luego terminan en una muy grande). Recuerdo que tenía 18 cuando fue la primera vez que me eché en su pene.

Estaba tan erecto que le saqué el short y su rica pichula se asomaba, no me quedaba otra que acariciarla y sobar sus grandes testículos llenos de pelos los cuales me encantan.

Cuando estaba a punto de chupársela me detuvo pues no estaba seguro y se enojó conmigo pues él es bien hombre y estaba confundido al hacer esto con su hijo.

Así pasó el tiempo haciendo lo mismo y él lo gozaba tanto al igual que yo. Llegaban momento en que se enojaba y ya no podía hacerlo más, solo me quedaba espiarlo, ver cuando se bañaba, cuando se cambiaba el bóxer, cuando se  masturbaba, es tan riico.

El tiempo pasó y llegué a tener 19, aquí llegó lo más importante. Mi papá ya no permitía que lo toque, pero una mañana entró en mi cuarto y yo estaba durmiendo desnudo y tenía el  pene bien parado…

Mi papá no pudo resistirse se sacó la verga y comenzó a masturbarse y gemía para que yo me despierte.

Cuando lo hice mi papá estaba bien cachondo.

Salí de mi cama y se la chupé, mi papá gozaba tanto y yo por primera vez tragué su rica y calentita leche. Después él me la mamó y comenzamos a masturbarnos, nos besamos apasionadamente y después comenzó a follarme… ¡como lo está haciendo ahora!

Ayyy que rico se siente, vamos dame maaas duro, más duroo, ahhhh, y mi padre terminó corriéndose dentro de mi.

Como era hora de que él se vaya a trabajar nos fuimos a bañar y continuó la penetración (yo también se lo hice y gemía igual como una puta) después nos despedimos y nunca más volvió a ocurrir hasta ahora.

Siempre espero que vuelva a ocurrir y que esta vez no vuelva a dejar de hacerlo. Su rico culito fue bautizado por mí y él lo hizo para mi…

Necesito acariciar esas ricas piernas y mamar su rica pichula.

Espero que les haya gustado…

Autor: Aggereda

Me gusta / No me gusta