Feítos, pero cumplidores…

Antes que nada, esto paso ya hace algunos años, acualmente cuento con 33 años, pero de este día en particular, mi vida, mi mentalidad y yo mismo, cambié… Espero disfruten este relato, tanto como yo disfruté recordar, mi nombre no lo cambié, únicamente los de los demás protagonistas…Que lo disfruten.

Viernes por la mañana… había que ir a la universidad, por aquel entonces cursaba el cuarto semestre de la carrera de Ingeniero Industrial, mi nombre es Francisco (Paco), yo era un joven de 19 años, no era delgado, ni mucho menos soy alto, soy de una estatura promedio para un chico mexicano, de tez morena, estaba algo pasado de peso, mido 1.70 y en aquel entonces pesaba unos 85 kg, era flojo y no me gustaba hacer nada de ejercicio, prefería pasármela en los videojuegos, era adicto en sobremanera al King Of Fighters 97 (KOF ´97), pero ese viernes en particular, algo cambió mi rutina, mis primas Alejandra Y Cruz (con las cuales en ese tiempo eramos inseparables), me habían invitado a ir a la alberca pública para refrescarnos, se acercaba la semana santa y en el lugar donde vivo hace demasiado calor; como todas las mañanas iba caminando a tomar el bus y de camino me encontré a mi primo Alfredo (Fito), hermano de mi prima Cruz, es menor que yo por 1 año pero puedo decirle que es el hermano que nunca tuve, él al igual que su hermana son de tez blanca y cabello castaño, solo que Fito es al igual que yo, un poco gordito, me preguntó si iba a ir siempre con ellos a la alberca, a lo que respondí que sí, que unas horas de convivencia no caería mal y acabé diciendo, aparte va Alejandra (ambos comenzamos a reír), me respondió diciendo “si está bien buena, lástima que es nuestra prima” yo lo voltee a ver y le dije ¿a poco no te la cogerías? y me dice “claro que lo haría” y yo, pues entonces no digas “lástima que es nuestra prima (en voz aguda y burlona)”, nos subimos al autobús y nos fuimos, él se bajó en el colegio de bachilleres al que llegaba y yo, seguí de camino al Tecnológico.

Al llegar al tecnológico, me recibió mi novia que al día siguiente sería el cumpleaños de su papá y que me esperaba en unas carnes asadas, que le harían, el resto del día paso sin mayor novedad, las materias y horas pasaban lentas y tranquilas, a las 2 pm terminaron mis clases, me despedí de mi novia, mis amigos y me fui a la casa.

Al llegar a casa, estaba completamente vacía, ya que mis padres trabajaban y mis hermanas estudiaban fuera de casa por lo tanto en ese tiempo solo vivía con mis padres, recuerdo que solo encontré una nota de mi madre que decía “Paco: Hazte de comer lo que encuentres, no me dio tiempo de hacer nada, te quiere mamá… PD: No dejes trastes sucios”, arrugué la hoja y la tire a la basura, como iba a ir a la alberca, me hice un par de sándwiches y le hablé por teléfono a Fito:

-¿Bueno?, Tía… ¿se encuentra Fito?

-Si hijo, te lo paso.

Fito: Oye compa, paso por ti en unos 20 min, nos lleva mi papá para la alberca.

Yo: Ok, viejo, entonces estoy pendiente aquí… ¿Siempre va Alejandra?

Fito: Si!!!

Yo: Excelente, pues a echarse un taco de ojo con esas ricas nalgas.

Fito: Ok compa nos vemos entonces al rato… por cierto no digas esas cosas mi cerebro tiene una imaginación exagerada jajajajaja.

Alisté mis cosas y me senté a ver la televisión, cuando escuché el claxon de la camioneta de mi tío, apague el televisor, tomé mis cosas, cerré la puerta con llave y subí a la parte de atrás de la pick up, donde iba mi primo  y Cruz iba al frente con mi tío.

De camino nos quedaba la casa de Alejandra, pasamos por ella y salió mi tío y nos saludó y dijo “que bueno que vas paco, ahí cuidas a los demás”.

Haré una pequeña pausa aquí para describir a mis primas… Alejandra tenía 18 años y acababa de entrar a la carrera de Medicina, era de tez blanca, chaparrita aproximadamente de 1.60 de estatura, delgada, con buenas nalgas, no caderona, de pura carne en sus nalgas pues hacía mucho ejercicio, eso sí, tenía pocas tetas, nariz perfecta, ojos color miel y cabello castaño; cruz, tenía 18 años estaba en pleno desarrollo pero por genética buenas nalgas, pocos senos porque estaba en desarrollo (ahorita tiene unas tetas muy ricas), de tez blanca, cabello chino y algo llenita, no gorda ni flaca, lucía bien, con una carita angelical y grandes ojos color café.

Al llegar a la alberca pública, la vimos un poco vacía, nos encontramos varios conocidos y los saludamos, nos hicieron el comentario que la mayoría de la gente estaba saliendo a las playas pues decían que la alberca estaba muy orinada (cosa que quizás deba ser cierto porque muchos niños por seguir jugando se hacen pipí dentro de ella), antes de entrar a la alberca, fuimos al campo de futbol y comenzamos a jugar, como dije en aquel tiempo era gordo y flojo por lo que opté en ser portero, Fito tampoco era nada atlético y se quedó de defensa, más bien era porque habíamos agarrado el tema del cuerpo de Alejandra, terminamos de jugar ganando 2-1 el partido, fuimos a las regaderas, nos quitamos el sudor y nos enfilamos hacia la alberca.

Al llegar al área de la alberca, grande fue mi sorpresa al ver a Alejandra salir de la alberca dejando ver su hermoso trasero, mi mente comenzó a volar y mi vista más aguzada se clavó en que el traje de baño que traía y le hacía honor a su cuerpo atlético, marcando considerablemente su vagina, se acercó a mí y a Fito quienes en verdad estábamos atónitos de verla porque aunque sea mi prima hay que reconocer una belleza cuando se tiene frente a uno.

Alejandra: Hey. ¿me acompañan a comprar una limonada preparada?

Fito y yo: Claro!!!

Alejandra: Avisémosle a Cruz para ver si va con nosotros…

Fito: No… ¿para qué? Vamos los 3.

Alejandra: Tenías que ser su hermano… ¿Le puedes avisar Paco?

Yo: Claro ahorita le digo.

Me acerqué a donde se encontraba Cruz y le pregunté si quiería ir con nosotros a comprar una limonada o le traíamos algo del servicio.

Cruz: Si, si voy… Ayudame a salir Paco (dijo mientras estiraba la mano)

Yo: Si hija (estirando la mano)

Cruz: ¡Ay suéltame por favor!

Yo: ¿Que pasó? (Dije esto mientras bajaba la mirada, pues estaba viendo a Alejandra, y abría la mano para soltarla y alcance a ver que la parte de arriba del bañador se le había bajado y se le veían sus pequeñas tetas, con un pezón color café claro)

Se volvió acomodar la parte superior del bañador y terminó de salir de la piscina, al subir voltee a ver su trasero quizá inconscientemente, y vi que se le había metido un poco entre sus nalguitas y dejaba ver su rajadita y descubrí algo que ignoraba por completo… Mi prima tenía unas piernas hermosas y bien torneadas, la comencé a ver como una mujer a pesar de su corta edad y que nos llevábamos muy bien; fuimos a donde su hermano y Alejandra y  ya juntos nos dirigimos al servicio, Alejandra compró su limonada, Cruz compró una nieve y Fito y yo, una Coca – Cola  con unas Sabritas, después de eso fuimos todos a la piscina, nos metimos los 4, el agua estaba agradable y Cruz comentó su accidente, Fito se acercó a mi.

Fito: Compa…

Yo: ¿Qué pedo?

Fito: ¿Le viste la teta a mi hermana?

Yo: Pa’ que te engaño güey, si se la ví… La neta si no fuera mi prima si se la clavo “bro”

Fito: Verdad que la tiene bonita, jajajaja si a veces igual a mi se me para viéndola.

Yo: (me solte una carcajada) Si “bro” la verdad si esta buena tu hermana.

Fito: Desde pequeños mi mamá nos bañaba juntos, pero a mi me gustaba verle su vagina desde chicos y la neta a veces entra a mi baño y la espío no se me quita la maña, me encanta verla orinar.

Yo: Lo mismo hago yo con mis hermanas cuando llegan a la casa “bro”, ya sabes que somos bien tociditos jajajaaja

Fito: Ya la caché que al novio le anda mamando la verga, no le digo nada porque neta yo me masturbo cuado la veo.

Yo: Pues yo a la que caché una vez mamando verga fue a mi mamá, pero a mis hermanas no, solo las he visto masturbarse cuando las ando espiando.

En eso estábamos cuando se acerca Alejandra y me dice:

Alejandra: Paco… ¿puedes venir?

Yo: ¿Qué pasó Ale?

Alejandra: Estamos viendo si comemos pizza hoy y rentamos unas pelis, para verlas en casa esta noche y se quedan a dormir en la casa, mi papá y mi mamá van a salir y regresan hasta mañana, yo les digo que se van a quedar ustedes y no habrá problema… ¿puedes? Dí que sí!! No quiero ir con ellos esta noche.

Yo: Con una condición…

Alejandra: ¿Cuál?

Yo: Yo solo uso bóxer para dormir, no vayan a querer que me ponga otra ropa

Alejandra: (sonriendo) No te preocupes primo, eso no se lo diré a mi papá.

Salimos de la alberca aproximadamente a las 7 pm y nos fuimos cada quien a nuestras casas, aunque no dejaba de pensar en los senos de mi prima… me decía… es una niña… 16 años aun… luego recordé que a los 16 años yo había empezado a ser activo sexualmente con mis amigas de la secundaria.

A eso de las 9 pm llegamos a casa de Alejandra, se despidieron mis tíos de nuevo y de nuevo me recomendó mucho a todos y su casa.

Alejandra había ido a rentar las películas después de llegar de la alberca y estábamos viéndolas cuando llegó la pizza  le pusimos pausa y fuimos a cenar, estando cenando comentábamos todo lo referente a los primos, a la escuela, la familia, entre otras cosas, luego salió el tema de que cuando éramos pequeños, pues como siempre convives con tus primos, son los primeros que te llaman la atención, Alejandra comentó que a ella le gustaba David y que aun sentía algo de atracción por el ya que tenía un cuerpo atlético, Fito dijo que el convivió mucho con María y que hace tiempo le gustaba y se besaban, Cruz dijo que sentía algo de atracción por mí y Fito y Alejandra hicieron el clásico ¡Uuuuy¡, entonces ella interrumpió y dijo que David era el de mejor cuerpo y que al igual que Alejandra sentía atracción por el, por último yo dije:

Yo: Sinceramente, “la neta”, hasta hace apenas unas horas Alejandra eras mi máximo gusto, pero la verdad, desde esta tarde ver tu cuerpo Crucita… fue una bomba para mi cerebro, tienes un bonito cuerpo pero Alejandra, tu eres la mas buena, hasta me la he jalado pensando en ti…

Fito y Cruz gritaron: ¡Uuuuy!

Fito: La verdad yo igual me la he jalado a tu salud.

Alejandra: Par de marranos (sonriendo sonrojada).

Fito: De hecho, antes que se fuera tu hermano a estudiar, cuando venía a tu casa a ver películas o jugar “play” con el, entraba a tu cuarto a oler tus calzones.

Todos comenzamos a reir y Alejandra se sonrojó aun mas.

Cruz: Ay Fito, en verdad eres degenerado, pensé que solo lo hacías cuando dejaba mis calzones en tu cuarto.

Fito: Jajajaja ¿Me has visto? Lo siento hermana, con algo me tengo que limpiar.

Alejandra: Ya chamacos, vamos a calmarnos porque ya Paco tuvo una reacción (señalando a mi entrepierna).

Yo: Nooo ni te preocupes, es mas ya me conoces que yo soy directo, préstame tu traje de baño o un calzón para jalármela y ya se me pasa.

Cruz: Ay y vas a desaprovechar esa erección…??

Yo: ¿Qué mas, no creo que me quieran ayudar?

Fito: Ahí Cruz es experta en mamar… la he visto con sus novio… que te ayude hermano.

Cruz: Si ya se que me espías cuando estoy con mi novio, te agradezco el que no le digas a mamá Fito, pero ¿Te atreves a que tu prima te la mame Paco?

Yo: Yo sí, no sé si Alejandra se vaya a molestar, al fin estamos en su casa.

Alejandra: Bueno… nunca pensé que ver películas fuera a terminar así… pero vale veamos que tal eres chupándola Crucita.

Yo: Vale pero vamos a la sala o quieres aquí en caliente… ¿Cómo quieres?

Cruz: Aquí… para que ir tan lejos.

Diciendo eso se acercó, se hincó, bajo mi bóxer y mi erección tuvo libertad al fin, no voy a presumir que es una súper tranca pero me defiendo, mi mirada era en la cara de mi prima Cruz, Fito metió su mano al short y Alejandra clavó su mirada en mi pene erecto, Cruz, chupó la cabeza de mi pene, con cariño, como si fuera un beso deseado desde hace mucho, paso su lengua de la cabeza hasta la base, por arriba, luego levantó mi verga, beso mis huevos y puso mi pene en su cara y dijo –estas bien equipado primo, es del tamaño de mi cara- su carita Angelical se transformó en una de viciosa por verga, sentí una mano en la cara, que venía desde mi lado izquierdo y la giró en ese sentido, era Alejandra que me daba un beso y tomaba mi mano y la llevaba por debajo de su camisón poniéndola en su vagina, su calzón se sentía húmedo, yo presioné mis dedos fuerte en su vagina al grado que soltó un ligero gemido y mordió mi labio y dijo –me dolió, más suave- Fito tenía los ojos desorbitados, ni en nuestras mas locas fantasías había pasado algo así, siempre me decía que ver coger a mi madre era una de sus fantasías o que mis hermanas le mamaran la verga, y obviamente Alejandra, que era referencia a lo máximo que nos podría pasar, y ahí estábamos de tal forma que se paró al umbral de la puerta de la cocina y comenzó a masturbarse, mientras tanto, Alejandra bajaba su calzón que era pequeño, y se encontraba completamente mojado, Cruz lo recogió y le dijo a su hermano –Date gusto Fito-, se lo tiro y éste lo agarró, todos nos quedamos mirando pensando lo olería y éste palpó la parte mas mojada y lo llevó a su boca y comenzó a chupar el calzón, la verdad a mi me sorprendió y a la vez me excitó esa acción, saqué mis dedos de la vagina de Alejandra y los puse en su boca, humedecí sus labios con sus mismos jugos y le dije a Fito que se acercara y que le diera un beso a Alejandra, ella dijo que estaba bien, ya sin su short y sin ropa interior, se acercó por mi lado derecho, Alejandra se inclinó hacia la altura de mi pecho para acercarse pues estaba en un banco alto, Fito se acercó y su verga quedó a la altura de la mía y le dio un beso a Alejandra, agarró su verga y le pegó 2 golpes en la cabeza a su hermana, Cruz agarró la verga de Fito, dejó de chupar la mía y dijo – ¿porque me pegas? – A lo que Fito respondió – Te toca ser bueno con tu hermano- Cruz lo vió y le dijo – Solo por esta vez- se metió la verga de Fito en la boca y yo retiré por completo la bata de Alejandra, la tomé de la mano y me la llevé a la sala, los hermanos se quedaron en la cocina, acosté a Alejandra en un mueble y separé sus piernas, por primer vez veía de tan cerca su vagina, sus labios deliciosos, jugosos, le pasé la lengua y mi cuerpo fue recorrido por un escalofrío de excitación, la pasión hervía en ambos, separé sus labios con cuidado me puse a gatas y comencé a comer su coñito, en esas estaba cuando regresaron los hermanos tomados de la mano, cruz se puso atrás de mi y me dijo –que tenga 16 años no quiere decir que sea una niña, tengo tanta experiencia como cualquier mujer que le guste la verga y la disfrute- Fito se sentó en un mueble y Cruz se agachó y comenzó a chuparme los huevos por detrás y pasó de eso a chupar mi ano, Cruz estaba completamente a 4 patas, Fito se agachó y comenzó a chupar el culo de su hermana, yo retire la cara de Cruz y me senté en el mueble, Alejandra se puso encima de mí y comenzó a moverse, Fito por su lado, se comenzó a masturbar y terminó en la espalda de su hermana, Cruz se volteo y limpió por completo la verga de Fito quien cayó sentado, entonces la hermana se acercó a él y se dieron un beso tan apasionado que ambos traían semen en la boca y le dijo Cruz – Eres el primero que me come el rabo de forma espectacular hermanito, te dije que sería tu única vez, cuando esta noche acabe, esto no vuelve a pasar-

Alejandra gemía como poseída, sudaba, podía sentir el calor de su vagina en mi pene, hervía, era una sensación tan espectacular, se daba unos sentones tan espectaculares, que sus nalgas revotaban en mis testículos, se detuvo un momento, cambió de posición y su vagina quedo expuesta de tal forma que se acercó Fito y le dijo que el la quería probar pues sus jugos eran deliciosos y quería probarlos directamente de la fuente, Alejandra detuvo su cabalgata, tomó a Fito por la cabeza y le hundió la cara en su vagina, pude sentir la cara de mi primo en mis testículos, pero no nos importó tantas veces habías soñado con esto, eso hizo que a Fito se le volviera a parar el pene y entonces su hermana mi tonta ni perezosa, comenzó a chuparla de nuevo, sacó mi verga de la vagina de Alejandra y la introdujo de nuevo en su boca Cruz era una experta mamando verga, volvió a dirigir con su mano mi verga a la vagina de Alejandra y pude hasta sentir la lengua de mi primo recorriendo mi pene, pues no dejaba de chupar a Alejandra, se volteó Fito, agarró a su hermana y le dijo… -¿lista para perder tu virginidad? A lo que Cruz respondió – Hermano, se te adelantaron hace 2 años que tengo relaciones sexuales – Fito le dijo: -Entonces te voy a castigar por mamá- comenzó a meterle la verga a Cruz, yo en ese momento agarré fuerte a Alejandra y me vine dentro de ella, al mismo tiempo que Alejandra gritaba y tiraba un chorro de jugos que le cayó en la espalda a Fito, al ver eso, me agaché y comencé a tomar ese líquido que salía de ella, mientras sus piernas se doblaban, se tiró al sillón y dijo estar agotada, Fito siguió cogiendo a Cruz, entonces… sacó su verga y se vino entre sus nalgas.

En el suelo, había semen, líquidos vaginales, ropa mojada, y dos hermanos abrazados, Fito besaba la frente de Cruz, yo me levanté y le dije que no esperaba que pasara eso, que había sido una experiencia única, que sabía no se volvería a repetir y que la traería dentro de mi corazón siempre.

Alejandra: – Solo planeamos que te la chupara Cruz

Cruz: Si, no sabía que tuviera una familia tan degenerada, nunca pensé coger con el pendejo de mi hermano.

Fito: Ah bueno!! Pendejo porqué?

Cruz: Porque lo eres

Yo: Bueno, Cruz, cuando quieras siempre estoy disponible para ti.

Cruz: Fue única vez… Y tú, no le digas a mi mamá nada Alfredo (Fito)

Alejandra: No se si en verdad sea la última vez, pero de que estuvo rico los estuvo, yo si quede con ganas de mas. ¿Sabes Cruz?, hay que experimentar un acto lésbico y quisiera que fuera contigo, veo que eres putita, mas de lo que platicabas.

Cruz: Manita, eso igual lo quiero probar, ya veremos cuando lo hacemos, promesa de meñique…

Yo: Denme un beso niñas (nos besamos los 3 al mismo tiempo en la boca y Fito veía)

Fito: Yo igual quiero unirme (los 4 nos besamos a la vez)

Alejandra: Ustedes son gorditos pero cumplidores, David es solo cuerpo y pose, me ha visto desnuda y no se ha atrevido a tocarme ni el cabello…

Yo Ya vez… Feítos pero cumplidores…

Mi primera experiencia en familia, pronto leerás que mi vida ha sido un libro completo de Incesto y lujuria familiar. Por lo pronto, hasta luego

Me gusta / No me gusta

En las albercas privadas

Kikin se levantó colocando la punta de su verga en mi ano y tomando fuerzas lo introdujo de un solo empujón, lo que me hizo sentir que me partían en dos tragando saliva y soltando un par de lágrimas por el dolor que sentí, lo único que evitó que gritara fue la verga que tenía en mi boca.

Esta como mis otras historias, es totalmente real, y sucedió en Aguascalientes, México. Ese día, él fue por mí a mi casa eran con las 11 de la mañana, me había hablado un par de horas antes para avisarme que iría por mí y que nos divertiríamos los dos. Al principio dudé, pero el recuerdo de aquella primera vez me hizo aceptar la propuesta; cual sería mi sorpresa al llegar Miguel que venía acompañado por un amigo de él… un tal Kikin, (de Enrique) yo creo que tendría los 25 años, yo apenas tendría los 18.

Empezamos a pasear en la camioneta de Miguel, compramos unos tragos y comenzamos a beber, mientras Miguel nos animaba a que Kikin y yo nos acariciáramos. Así empecé a acariciarle el bulto a Kikin por encima del pantalón mientras sentía que mi pene comenzaba a endurecerse por la excitación, se podría decir que le estaba acariciando el pito a un desconocido.

El temeroso también comenzó a acariciarme la verga, y empezó lentamente a bajarme el cierre para sacármela y comenzar a masturbarme. Miguel nos detuvo en ese momento, ya que como andábamos en la camioneta a pleno día nos podrían ver. Yo no sabía dónde nos íbamos a meter los tres, ya sabía que el departamento donde habíamos tenido nuestra reunión anterior estaba ocupado por estar de visita algunos amigos, que no podían darse cuenta de esta relación.

Pero Miguel ya tenía todo planeado, nos llevó a un balneario que cuenta con sección de albercas privadas. Llegando pagamos la renta y nos metimos los tres al cuarto. Los tres nos quitamos la ropa quedando solo en interiores.

Miguel fue el que tomó la iniciativa acercándose a mí y besándome apasionadamente. Mientras con su mano bajaba buscando mi verga para acariciarla por arriba del bóxer, mientras le hacía señas a Kikin para que se acercara acercando su boca a las nuestras y haciendo un beso entre los tres, y cada quien tomando una verga en su mano.

Entonces Miguel se agachó tomando ambas vergas y metiéndolas alternadamente en su boca mientras masturbaba la otra con la mano. Y Kikin y yo besándonos y acariciando nuestros cuerpos, el pecho, la espalda y el culo. Miguel se paró dando pauta a que cada quien alternara en el lugar que él había estado; siendo mi turno cuando pude saborear ambas vergas por separado y también las dos juntas.

Nos dirigimos hacia la alberca y Miguel se sentó en las escaleras pegándonos Kikin y yo a su verga como si fuéramos becerros con una vaca. Kikin se levantó y se colocó detrás mío primero besándome el culo y sobre todo el ano lubricándolo, y después metiendo un dedo mientras que con la otra mano me masturbaba; se puso de pie colocando la punta de su verga en mi ano y tomando fuerzas lo introdujo de un solo empujón, lo que me hizo sentir que me partían en dos tragando saliva y soltando un par de lágrimas por el dolor que sentí, lo único que evitó que gritara fue la verga que tenía en mi boca.

Kikin se conformó con dar un par de empujones más para sacarla y cambiar su lugar con el mío, siendo este el momento de mi venganza, por lo que hice lo mismo que él, primero lubriqué su ano, metí un dedo, pero yo tomé algo de gel que embarré en su entrada, y apunté mi verga que fui metiendo despacio, lo que él hacía era abrir sus nalgas para permitir que entrara mejor.

Comencé un mete-saca lento que conforme iba agarrando ritmo aumentaba de velocidad, estaba llegando al límite cuando Miguel se puso de pie indicando que cambiar de lugar con él… a Kikin le tocaría recibir la verga de Miguel mientras mamaba la mía.

Y así lo hizo, Miguel lo penetró aprovechando que tenía el culo abierto y lubricado, mientras Kikin mamaba mi verga mientras que con su mano se masturbaba.

Miguel fue el primero en venirse, descargando toda su leche en el culo de Kikin… momentos después terminé yo, bebiendo Kikin mi leche y chupando mi verga hasta que quedara reluciente… y por último Kikin, masturbándose mientras limpiaba mi verga explotó soltando su semen en el agua.

Después nos pusimos de pie besándonos los tres  y abrazándonos para después meternos a la alberca para bañarnos ayudándonos mutuamente y prestando especial atención a nuestros pitos y culos.

Lo último que hicimos ahí fue besar cada quien la verga de los otros dos en señal de despedida y de compromiso de que volveríamos a reunirnos los tres… cosa que sucedió algunas semanas después… pero como dice la nana: Esa… es otra historia que ya les contaré.

Autor: Edy

Me gusta / No me gusta

La primera vez con mi hermana

Comencé a introducirle lentamente la cabeza de mi pene y le pregunté que si le dolía. Me susurró, que no, que podía entrar un poquito más, comencé a meter el tronco, ahí me duele, no seas brusco, comencé a sacarle la verga hasta que quedara a la mitad y me puse más crema para que no le doliera y dije, ahí te va y se la metí de un jalón mientras ella soltó un gemido de placer y dolor.

Que tal amigos, soy Carlos y mi hermana es Natalia, fue cuando yo tenía 19 años y mi hermana tenía 18 recién cumplidos, cuando ocurrió esto cabe recalcar que mi hermana tiene una buena figura, unas tetotas y un buen culo, no será una musa, pero tiene lo suyo, bueno pues, un fin de semana nos encontrábamos en Puebla que es un lugar muy bonito, mis padres decidieron ir a un hotel que no recuerdo el nombre, en fin ese día desempacamos y fuimos a nadar todos en familia, al día siguiente mi hermana y yo decidimos ir a nadar por la mañana, mientras mis padres fueron a desayunar y después fueron a un masaje.

Ese día, después de nadar como una hora, mis padres llamaron por el móvil diciendo que iban a llegar mucho más tarde, que tardarían unas 5 horas, mi hermana y yo dijimos que bien, podíamos seguir disfrutando de la alberca y yo de unas hermosas chicas que se veían muy bien, para ese entonces yo tenía las hormonas a todo y usaba un bañador que disimulaba poco por eso intentaba nadar por abajo, en fin después de 2 horas decidimos salir de la alberca y tomar el sol por otro rato, ambos sabíamos que mis padres tardarían en llegar, mi hermana se fue al cuarto mientras yo la seguía pues queríamos un poco de aire acondicionado, y el cuarto lo obsequiaba.

Al ver a mi hermana hecha toda una señorita pasaron por mi mente muchas cosas y mi pene comenzó a tener una erección demasiado grande y no podía disimular por lo que fui al baño a orinar, mi hermana también quería ir al baño, pero no la dejé pasar y al final le dije, yo paso primero y tú después, en fin pasamos los dos, ella solo quería quitarse no se que cosa que traía en el cabello mientras que yo orinaba y ella como que no quería ver, mientras que yo orinaba tenía una erección tremenda y unas ganas enormes de tener sexo con ella, y por ello intentaba llamarle la atención para que viera mi verga, hubo un momento en el que volteó, pero no dijo nada. Ella se veía excitada y curiosa, pero no lo quería disimular. Al finalizar mi acción le dije que si por favor me pasaba un pañuelo pues según yo le dije le quería quitar una gotita a mi pene, ella solo se rió y dijo tómala tú, a lo que correspondí con un Ok, y pasé mi verga sobre su calzoncito de traje de baño, ella se excitó aún más.

Le pregunté si había visto alguna vez el semen, y me dijo que no, que lo más cercano que había visto era en clase de biología y que por ende nunca había visto un pene, le dije que si quería ver uno, y me dijo rápidamente, venga, a verlo. Le dije, está bien, pero que quede entre nosotros, me respondió que si, que no había problema, que ella quería ver uno. Saqué mi verga y le dije, mira, este es el pene de un hombre y ella respondió, oye, tienes una manguerota, que si podía hacer que sacara semen a lo que le contesté que si, pero que necesitaba su ayuda y me responde que no al inicio, pero yo insistí, anda si no cooperas no va a salir, a lo que ella respondió que estaba bien, entonces mueve de arriba abajo suavemente; ella lo hizo y me corrí rápidamente, ella saltó, ¡me salpicaste! me voy a limpiar antes de que lleguen mis papás, y mientras yo me quedaba viendo su cuerpo y disfrutando de esa paja que me había hecho.

Salimos del baño y fingimos ver tele durante unos 20 minutos y le dije que si me podía poner bloqueador, que estaba en el baño, claro vamos, entonces ella me comenzó a poner bloqueador y yo me puse un poco de crema en mi pene para sobarlo pues seguía muy duro, pero ella me dijo ya Carlos deja de hacer eso, y le dije Ok, pero deja ponerte bloqueador en la espalda, entonces se recargó en una bardita que estaba frente a la regadera y se puso en pose de perrito, yo no comenté nada, solo pensé ahora o nunca y comencé a bajarle su bikini lentamente y no opuso resistencia, y comencé a introducirle lentamente la cabeza de mi pene y le pregunté que si le dolía.

Me susurró, que no, que podía entrar un poquito más, entonces comencé a meter poco a poco el tronco y me dijo, ahí me duele, no seas brusco, comencé a sacarle un poquito más la verga hasta que quedara a la mitad y me puse un poco más de crema para que no le doliera y dije, ahí te va y se la metí de un jalón mientras ella soltó un gemido de placer y dolor…

Comencé el mete saca, hasta que le dije oye ya va a salir mi semen y se lo dejé ir en todo su ano, ella me dijo ahora por enfrente, vaya sorpresa me llevé pues aún era virgen y me dijo por favor se el primero y métemelo todo,  y comencé a metérselo lentamente hasta que entró todo y me pedía más, más mientras soltaba gemidos de dolor y placer le pregunté  si le gustaba, me respondió con la cabeza que si…

Antes de volverme a correr saqué mi verga y en la taza dejé ir el semen que salió de mi pene, después de eso me dijo, deja, te la limpio y comenzó a hacerme una mamada algo mala por cierto, pero muy rica y me siguió luego, ¿oye cambiamos papeles? A lo que acepté y comencé a lamerle su conchita que estaba muy rica y rasuradita, al terminar solo le di un beso a su conchita y a su mejilla y ella hizo lo propio con mi pene.

Salí y ella se dio una ducha, al salir ella, yo hice lo propio. Al día siguiente todo fue como éramos antes, unos hermanos normales, que se molestaban y enojaban muy seguido.

Espero les haya gustado…

Autor: Carlos

Me gusta / No me gusta

En la alberca y a escondidas

Mi vagina todavía no recuperaba el tamaño que había dejado mi primer amante de ese día. Entró y salió como 10 veces y de pronto sentí  nuevamente la sensación de su miembro iba a eyacular, y otra vez apreté con fuerza, él gritó y soltó su semen dentro de mi, y creo que vació sus bolas dentro de mí, sentí como salía por mis labios menores, esta vez escurriéndose hacia mi clítoris.

Hola, me llamo Mariel, soy estudiante universitaria,  tengo 24 años y vivo en la ciudad de México,  soy muy bonita, dulce y femenina, aunque no tengo mucho busto, si tengo unas caderas anchas y un buen trasero. Quiero compartirles un relato de algo que me sucedió cuando tenía 19 años.Un fin de semana fuimos varios compañeros de la universidad a nadar a un lugar por Hidalgo donde hay albercas amplias y bonitas, con agua caliente y borbollones, desde que íbamos en el camino yo iba con mi novio jugueteando, besándonos y todo eso que podemos hacer en una camioneta, y pues echando relajo y cantando canciones.

Debo mencionar que el que era mi novio en ese tiempo, lo quería mucho y ya habíamos hecho el amor unas dos veces, entonces pues ya conocíamos nuestros cuerpos y nos queríamos mucho; pero yo sentía que necesitaba más de los 15cm. que él me ofrecía y me daba mucha pena decirle y además no tenía la confianza para decirle lo  mucho que me atraía el placer sexual.

Llegamos al lugar y pusimos  un asador y  todo eso; me fui a ponerme mi traje de baño, era bonito amarillo sin ningún dibujo, me gusta ese color pues contrasta lindo con mi piel morena, lo único malo era que no era de buena marca y si se me ponían duritos los pezones se me notarían fácilmente y ya mojado se transparentaba un poquito, pero pues dentro del agua ya nadie lo notaria (pensé).

Nos metimos a la alberca, nadamos todos, y comenzamos a jugar todas las parejas un juego que aquí en México le llamamos caballazos, este juego consiste en que las chavas nos sentamos en los hombros de los hombres ellos se paran dentro de la alberca y gana el que logre derribar a la pareja oponente, ¿lo has jugado alguna vez?, Jejeje.

Entonces sabrás que lo más rico del juego es el contacto corporal, yo sentía como mi novio me acariciaba la piernas, de pronto ponía sus manos en mis piernas acariciándome la parte interna de los muslos, eso me mojaba más que el agua misma, mi pubis se frotaba conta su cuello y yo lo apretaba más con mis piernas, eso me hacía sentir un liquido más caliente entre mis piernas que el agua misma y mira que eran agua termales, o sea calientes.

Esto me estuvo excitando, luego comenzamos a tomar un poco y yo me sentía mareada  y dentro de la alberca sentía que todo se me movía, además de que reía como loca. Entonces le dije a mi novio que fuéramos a una parte un poquito alejada de la alberca, hasta donde había una cascada, y fuimos.

Fue muy romántico, nos pusimos debajo del agua y no podíamos ni abrir los ojos, entonces así a ciegas, comenzamos a besarnos y acariciarnos, mis pezones se pusieron erectos, él me tocaba  con sus manos bajo el agua solo nos separaba la delgadilla tela de licra de nuestros trajes de baño, sentí como su miembro crecía y eso hacía que me lubricara más. Yo estaba muy excitada y comencé a sentir el deseo de ser penetrada, era como un calor, una ardor o un dolor intenso en mi conchita que exigía ser calmado con una gran inyección dentro de mí, esto aumentaba cuando comenzamos a frotarnos, yo estaba contra la pared de roca atrapada por él y su miembro que me aprisionaba y no me dejaba moverme.

El se movía como si estuviera penetrándome pero los movimientos eran muy discretos pues había gente cercana que podía mirar lo que hacíamos, era delicioso, mi  clítoris estaba tan paradito que podría verse una pequeñísima protuberancia a través de la delgada tela de mi bañador.
Entonces le dije fuerte en el oído (el ruido de la cascada no nos dejaba hablar), métemelo, lo necesito métemelo todo, entonces él me dijo, no como crees, puede vernos alguien. Eso me apagó me frustró y me enojé con él. Nos salimos de la alberca y yo estaba muy molesta, todo el placer que había sentido se había cambiado por  enojo, nos reunimos todos lo que íbamos a comer y era notorio ante todos que estábamos molestos y ya no estábamos juntos ni nada.

Para darle celos empecé a juntarme con un amigo mío… que también iba en el viaje, (me gustaba hace tiempo pero no se habían dado las cosas).  Yo veía como se enojaba y eso me alegraba más, eso le pasa por despreciar mi conchita y por pudoroso, comencé a tomar y  a bailar con mi amigo mientras mi novio ya estaba medio borracho con sus amigos y ni me hacía caso, no se si fue el alcohol o las ganas de  fastidiar a mi novio pero le dije a mi amigo que fuéramos a nadar juntos y él sí quiso.

Mi novio no hizo nada, yo creo que pensaba que lo quería demasiado para hacer algo malo, además ya ni se podía parar, entonces nos metimos a nadar y platicar y me rocé con él varias veces y  me dijo, puedo ver tus pezones a través de tu traje ¡eh! Jejejejeje y le respondí, jajajaja! Yo también veo los tuyos y  le agarré ambos pezones y se los pellizqué con fuerza, eso lo excitó y sentí su miembro crecer, y pensé… ¡wow! Esto si es una buena arma.

Eso me excitó mucho y a él también, entonces le dije que fuéramos a la cascada y accedió, allí cubiertos por el agua nos besamos y tocamos,  fue riquísimo, la idea de estar con otro hombre, que no era mi novio, me excitaba más aun, mi conchita estaba tan mojada que sentía que calentaba el agua de la alberca. Entonces yo no me iba a quedar sin sexo en esa tarde y le dije métemelo, y él, a diferencia de mi novio dijo Siii…

Entonces me recargó contra la pared de aquella cascada artificial, y sin quitarse su traje sacó su miembro, no se si era el agua pero yo lo vi del doble de tamaño que el de mi novio, lo tomé con mi mano y lo sentí tan fuerte, tan grueso, entonces sin quitarme el bikini solo lo hizo a un ladito y se asomaba mi rajita, el jugueteó un poco con mi vellos, esos vellos cortitos y delgados, suaves como un algodón, rizaditos como solo los tienes a los 19,  ya que nunca te has rasurado…

Bajó más su mano y sentí su dedo que iba hurgando lujurioso por mi rajita, hizo pequeños círculos en mi clítoris eso lo levantó, mis  pezones paraditos llamaron su atención y deslizó su mano desde mis nalgas, por mi espalda hasta llegar a mi seno, el cual mordisqueó suavecito mientras lo apretaba con fuerza por su circunferencia. Estando bajo el agua lo abracé con mis piernas y acercó su miembro; a mi me emocionó mucho, sentí su glande buscando abrirse paso entre la tela de mi bañador, como cuando un toro empuja la puerta de su prisión, solo que esta vez no para escapar si no para ser prisionero de mi muy estrecha cueva en ese entonces.

Dirigí mi mano hacia abajo y  antes de que llegara él movió bruscamente su pija y eso le abrió paso hasta el fondo, solo pude gritar un fuerte ¡ahhhhhhhhhhh! de placer, fue un momento inolvidable, sentirme flotando en el agua abrazada a él con brazos y piernas, ensartada en tan tremendo pene y sobretodo ancho miembro viril , fuerte, penetrante, empezó  a entrar y salir, mi propio peso hacía que mi clítoris rozara y se aplastara con fuerza en la base de su pene y eso me hizo tener un orgasmo, pero de pronto algo sucedió…

Una señora con sus dos hijos estaba cerca entonces, para que no se diera cuenta de lo que estaba pasando nos quedamos inmóviles, y eso fue genial, no tienes idea de lo emocionante que fue estar allí, como desnudos ante la gente, sin movernos y su pija dentro de mi,  nos seguimos besando como si fuéramos una pareja común, besándose en un parque o cualquier lugar, entonces como no se iban me acerqué y le susurré al oído, relájate ahora me toca ordeñarte.

Le dije apriétate bien fuerte contra mi, y sentía su pubis fuertemente contra el mío…, podía sentir nuestros vellos púbicos tallarse con tal fricción, lo abracé con fuerza con mis piernas y empecé a contraer mi vagina, a apretar su pene  una y otra mordida, como si mi vagina fuera un becerrito y su pene mi alimento, pude sentir como se excitaba y crecía más dentro de mi…

De pronto tuve un orgasmo y eso me hizo contraer fuertemente mi vagina, él me abrazó bien fuerte y con un grito masculino comenzó a eyacular dentro de mí, sentía la fuerza de sus contracciones, fue tan intenso que hasta imaginaba sentir las venas de su pene duras, dándole firmeza a la pija que en el fondo de mi concha bombeaba espesa leche, como estábamos inmóviles puede contar sus chorros de semen, saliendo dentro de mi, no puedo olvidarlo…

Una contracción pequeña, una mediana , luego una grande acompañada de esa sensación de líquido caliente, otra contracción igual de fuerte y más leche, otra acompañada de un gemido, ahhhhhhhhhhh,  y sentí como su leche salia por mis labios menores escurriendo hasta mi ano, para luego  diluirse por el agua, cuatro contracciones pequeñas más y sentía como se desvanecía entre mis brazos mientras recargaba su cabeza en  mi cabello, inmóvil, su piel erizada y pequeñísimas contracciones cada vez más espaciadas hasta que terminó.

Bajo mi mano, toco sus huevos y están duritos pegados al pene, como fieles bombeadores se relajan y se cuelgan de nuevo, bajo mis piernas, él se hace para atrás y saca su ya débil y semi flácido miembro, acomodamos nuestros trajes de baño, reposamos, no besamos y reímos como niños que han hecho una travesura.

Salimos de la alberca y regresamos con los compañeros, a la fogata, a cantar y convivir un rato, mi novio  me mira, seguro podía distinguir en mi rostro el placer de más de dos orgasmos en menos de una hora, le digo, oye  chiquito, acompáñame al baño ¿no?

El estaba afuera de la puerta del baño, yo me bajé el bikini y él podía ver mis pies con sandalias y bikini en el piso, se escuchaba mi orina dorada caer en el inodoro, un chorro recio, como el de una hembra que acaba de tener sexo, miré hacia el agua del inodoro y veía como mi orina se hacía espuma al chocar con el agua, esa espuma eran mis jugos y el semen de mi amigo, eso me excitó en sobremanera pensar en la leche de mi amigo pegada a las paredes de mi vagina, escurriendo lentamente como espuma en una bañera.

Abrí la puerta del baño, lo jalé adentro, cerré la puerta, le bajé su short y comencé a chupar frenéticamente su pija, los ojos de mi novio se desorbitaban, saqué su pene de mi boca, y mirando su glande, empecé a meterle mi lengua en el orificio de su pene, él se estremecía y alejaba diciendo, nononoo, me duele, pero si paraba decía, sigue, sigue por favor…

Ya lo conocía y sabiendo que pronto terminaría, tuve un deseo sucio y bajo, pensé: ¿tener leche de dos hombres dentro de mí? ¡Wooooow! Me volteé  e incliné con mi mano, dirigí su pija a mi estrecha y casi virginal conchita, entró hasta el fondo muy rápido y él me dijo, oye nena, si que te tengo a mil.

Yo le respondí, claro tigre, jajajaja, lo que él no sabía era  lo que lubricaba mi cuevita eran el semen que su amigo minutos antes había bombeado inundándome,  y que mi vagina todavía no recuperaba el tamaño que había dejado mi primer amante de ese día.

Entró y salió como 10 veces y de pronto sentí  nuevamente la sensación de su miembro iba a eyacular, y otra vez apreté con fuerza, él gritó y soltó su semen dentro de mi, y creo que vació sus bolas dentro de mí, sentí como salía por mis labios menores, esta vez escurriéndose hacia mi clítoris, pues estaba volteada, me acaricié y  nos relajamos.

Volvimos con mis compañeros y estuvimos hasta media noche en la fogata, la sensación de tener el semen de dos  hombres me mantuvo a mil toda la noche, podía sentir como escurría un poquito a  cada instante y se salía caliente de mi concha, una sensación similar a la de estar en mis días, pero esta vez salía semen de mi.

Regresamos a casa al otro dia, y como es de esperarse tuve remordimiento de conciencia, pues temía quedar embarazada, fui muy afortunada y no pasó nada, tampoco me contagiaron de nada, creo… yo solo se que han pasado 5 años de eso, y nadie puede saberlo, pero se que soy adicta al sexo, o a la leche, o no se.

Creo que tengo mucho que contarte.

Autora: Mariel – littlewetgirl

Me gusta / No me gusta