Mi primo Juan II

Sentí que ponía la verga en la entrada de mi ano, la fue metiendo poco a poco, siguió hasta que sentí sus huevos chocando contra mi culo, empezó a bombear despacio y luego más rápido, para mi era música para mis oídos oír el sonido de sus huevos chocando con mi culo, estuvimos así hasta que ya no aguanté más y al sentir tanto placer en mi verga y en mi culo empecé a venirme.

Hola, antes que nada, pues creo que ya le tomé amor a esto de escribir, en mi relato anterior dije mi nombre y todo lo demás. Bueno no está de más recordar que esto que contaré me pasó ya tiene algún tiempo con mi primo llamado Juan.

Lo que hoy relataré sucedió como un mes después de nuestra primera experiencia juntos, ya que después de esa primera vez solo nos dirigíamos la palabra si era realmente necesario, y pues no sabía porqué. Pero que equivocado estaba. Bueno esto pasó un día que decidimos ir de pesca él y otros dos primos.

Recuerdo que ese día salimos muy temprano, tomamos nuestras redes de pesca, y algo de comida, partimos  hacia una laguna cercana, nos tomaría como 45 minutos  llegar caminado. En el camino íbamos hablando de todo un poco; los estudios, los amigos etc.

Al llegar a la laguna empezamos a sacar nuestras redes, y decidir donde sería el mejor  lugar para pescar, después de tanto discutir decidimos que mis otros dos primos se quedarían en ese lado de la laguna; y que mi primo Juan y yo tendríamos que ir hacia el otro lado de la laguna; ya que decidimos eso, tomamos nuevamente nuestra red y empezamos a caminar.

Ya que nos habíamos alejado un poco de donde estaban mis otros primos, empezamos a hablar, le preguntaba sobre sus amigos, que si tenía novia etc., cabe mencionar que yo lo considero heterosexual muy a pesar de lo que habíamos hecho, seguimos plática tras plática, hasta que llegó el tema de lo sucedió en mi casa.

El me empezó a decir que pues había estado mal lo que habíamos hecho, pero que le había gustado mucho, y pues que no me hablaba normal porque sentía algo de pena, yo me sorprendí,  pero le dije que si le había gustado que lo podíamos repetir cuantas veces él quisiera, así que tomando la iniciativa agarré su pene encima de su pantalón  que  traía, me miró y me dijo, aquí nos pueden ver, lo solté y seguimos caminando hasta la orilla de la laguna, estábamos lejos de mis otros primos así que no había posibilidad de que nos vieran.

Nos sentamos abajo de un árbol, lo miré a los ojo y de di un beso en la boca,  él se alejó y me dijo que no le gustaba que lo besaran en la boca, para no perder más tiempo se acostó en el suelo y empecé a  quitarle  la playera y  besé su cuello, fui bajando poco a poco, cuando llegué a sus tetillas las besé lentamente alternando entre las dos.

Seguí besando su abdomen hasta que llegué a su obligo, allí empecé a jugar con los pocos vellos que tenía, él solo suspiraba a todo esto que le estaba haciendo , seguí bajando y desabotoné su pantalón y se lo quité por completo, comencé a chupar su verga por encima de su bóxer, después de estar así le quité el bóxer  y apareció esa deliciosa verga morena de uno 16 cm con unos huevos hermosos sin ningún vello, los cuales me metí a la boca uno por uno.

Pasé mi lengua por en medio de ellos fui subiendo hasta llegar a la punta de la verga, me metí a la boca solo la cabeza de su verga y él suspiró, me la metí completa, entraba y salía de mi boca, estuvimos así como 15 minutos, hasta que me dijo que parara porque se vendría, y que también quería disfrutar de mi culito,(cabe mencionar que tengo buenas nalgas) así que me dijo que me pusiera como perrito, me quitó mi pantalón y mi bóxer de un solo tirón, puso su cara entre mis nalgas y pasó su lengua  por mi ano, solté un leve gemido…

Estuvo así como 5 minutos hasta que sentí que ponía la punta de su verga en la entrada de mi ano, la fue metiendo poco a poco, no me dolió mucho esta vez, siguió  hasta que sentí sus huevos chocando contra mi culo, empezó a bombear despacio y luego más rápido, para mi era música para mis oídos oír el sonido de sus huevos chocando con mi culo, después de un rato así me dijo que me pusiera de espaldas.

Él se colocó de frente y puso mis piernas en sus hombros y se acercó a mi pecho de manera que mi verga se frotara con su cuerpo en cada envestida que me daba, estuvimos así hasta que ya no aguanté más y al sentir tanto placer en mi verga y en mi culo empecé a venirme…

Mi primo Juan, al sentir las contracciones de mi ano, empezó a llenarme el culo de leche rica y calentita, se dejó caer sobre mi y su verga fue saliendo poco a poco de mi culo. Después de esta buena cogida descansamos un momento y no metimos a nadar a la laguna para limpiarnos los restos de mi semen que había quedado en nuestros cuerpos.

Y de pescar ya ni nos acordamos, solo regresamos con mis otros primos y dijimos que en el lado que fuimos no había peces.

Si les gustó mi relato o no me lo pueden hacer saber en sus comentarios.

Autor: Alexandro

Me gusta / No me gusta

Mi primo Juan

Me volteé y él empezó a lubricar mi ano con su lengua, aunque solo pasó la legua como 2 veces y sin decir más me puso la verga en la entrada de mi ano y sin decir más me la metió toda de un solo golpe. Quise gritar pero no lo hice porque despertaría a mi hermano que estaba durmiendo, solo me quedé quieto, cuando pasó el dolor empezó con un vaivén delicioso.

Hola, es la primera vez que escribo aunque ya he leído mucho relatos, comenzare diciendo que mi nombre es Alexandro tengo 19 años y vivo en Veracruz México.

Esto que me sucedió ya tiene algunos años y fue con un primo llamado Juan un año menor que yo; diré que la mayor parte de su vida la había vivido en el campo y pues por las actividades que desarrollaba había adquirido un cuerpo de wow.

Tenía un abdomen firme pero no estaba marcado, una piernas y nalgas muy duras. Entonces para su educación secundaria se fue a vivir a mi casa, yo lo conocía muy poco y tenía muchos años que no lo veía, lo recordaba con un mal aspecto y me sorprendió  mucho ver que había cambiando.

Iré a lo importante, ya avanzado el año escolar tenía problemas en algunas materias, entonces yo, como buen primo, decidí explicarle, pero me molestó que yo hablara como loco y él  no me pusiera atención, entonces con mi pie comencé a acariciarle el pene por debajo de la mesa, él se me quedó mirando y me dijo:

-Primo te vas a aguantar ¿Eh?

Yo no le hice caso y seguí explicándole; cabe mencionar que ese día mis padres habían salido de compras y volverían más tarde, y mi hermano menor ya estaba durmiendo.

Después de que terminé de explicarle me dijo que se iba a su habitación, entonces le dije que no había problema, yo empecé a recoger los libros y vi que él entró al baño, estando ahí me habla y me dice que la luz no encendía, le dije que tenía que  esperar  que la lámpara tardaría algo…

Entonces tomé el valor de decirle que era lo que iba a tener que aguantar respecto a lo que me había dicho, no me contestó y empezó a orinar; esto me excitó y no lo dejé que terminara de orinar, me agaché, hice que girara y antes de que me dijera algo me metí su pene a la boca…

Solo se me quedó viendo a los ojos y empezó a reírse, me dijo:

-Pensé que eras puto pero no tanto…

La verdad no  le hice caso y me dediqué a chupar esa deliciosa verga, no exageraré era pequeña como de unos 16 cm pero deliciosa, era la primera vez que tenía un pene en la boca, había leído sobre ello pero nunca pensé que se disfrutara tanto haciéndolo.

Así estuve como 15 minutos hasta que me dijo:

-Voltéate que esto te va a gustar más…

Me volteé y él empezó a lubricar mi ano con su lengua, aunque solo pasó la legua como 2 veces y sin decir más me puso la verga en la entrada de mi ano y sin decir más me la metió toda de un solo golpe…

Quise gritar pero no lo hice porque despertaría a mi hermano que estaba durmiendo, solo me quedé quieto, cuando pasó el dolor empezó con un vaivén delicioso…

Él me la metía y yo con una mano tocaba sus huevos en la entrada de mi ano y con la otra me masturbaba…

Así estuvimos como 20 minutos hasta que sentí  que me venía, él al sentir las contracciones de mi ano se vino a dentro de mí…

Sentí algo calentito delicioso dentro de mí,  él no sacó su verga hasta que se le bajó la erección, ya que estábamos en el baño nos bañamos juntos y nos fuimos a dormir cada quien a su cuarto.

Esa noche dormí delicioso. Eso fue el inicio de muchas más aventuras que pronto contaré.

Autor: Alexandro

Me gusta / No me gusta