Amanecer del año nuevo a puro sexo

Ella comenzó a bajar y metérsela, comenzó a introducirlo más, se agachó y se le salió un poco, volvió a enderezarse e introducirlo, comenzó a subir y bajar lentamente hasta que terminó cabalgando fuertemente, yo mientras tanto le había metido mi mano en la vagina y la masturbaba notando como salían torrentes de sus jugos. Cabalgó hasta que sintió el semen caliente en su culo.

Estimados amigos, anoche he estado chateando con un amigo y me dio ánimos para que les contara como terminó la primera madrugada del año nuevo. Como ustedes abran leído en mi relato anterior, recibí el comienzo del año en un hotel alojamiento, con un amigo disfrutando de una hermosa noche de sexo, lo que me había quedado pendiente era contarles que pasó luego con la chica que nos trajo el champagne a la habitación.

Cuando ella llamó, no recuerdo a que hora fue, él le abrió la puerta como yo lo  había hecho antes, totalmente desnudo, asomó la cabeza para ver quien era y al verla le abrió para que pasara, traía un balde con hielo y una botella de champagne y además una bandeja con un pan dulce cortado en rodajas. Esto en un obsequio de la casa nos dijo. Depositó todo sobre una mesita y yo le agradecí lo que traía dándole un beso en los labios, en esos instantes salió mi amigo del baño al cual había entrado para higienizarse, ella no pudo evitar mirar el hermoso miembro que tiene, que a pesar de tenerlo en esos momentos un poco flojo, se le notaba que tenía un lindo tamaño.

El se acercó y le dio un suave beso en la mejilla, deseándole un buen año, seguidamente las dos nos sentamos en el borde de la cama y él lo hizo en una silla delante nuestro, abrió la botella y sirvió los vasos, ella solo había traído uno ya que había traído dos anteriormente. Comenzamos a charlar y nos enteramos que la chica tenía 40 años (aunque no los aparentaba), que tenía un hijo de 18 y que estaba separada desde hacía muchos años, nos contó que su hijo vivía con los abuelos y como no tenía familia cerca, al estar sola el fin de año, aprovechó para trabajar y ganarse unas extras.
La chica al recordar a su familia comenzó a lagrimear e hizo un ademán como para levantarse e irse, le pedimos que se quedara un rato más, que comprendíamos el momento que estaba pasando y que no perdiera la esperanza de encontrar al hombre de su vida.

En esos momentos mi amigo se había parado al lado mío y tenía su mano apoyada en mi hombro, yo lo tenía agarrado por la cintura con su hermoso miembro a pocos centímetros de mi cara, ella me dio un beso agradeciendo lo que le habíamos dicho y al acercarse vio muy de cerca el hermoso pene a pesar de que la luz de la habitación era tenue, yo había metido mi mano desde atrás por entre sus piernas y le estaba acariciando los huevos, cosa que había hecho crecer su pene. Ella lo observó apoyada en mi hombro y le pregunté cuanto hacía que no tenía algo así, ella contestó con un suspiro que hacía mucho tiempo que no tenía relaciones sexuales, que muchas veces al ver a hombres que ingresaban al hotel e imaginarse lo que harían con las mujeres que los acompañaban, se había metido en el baño para calmarse.

Solté a mi amigo y le pedí que se parara, al verla frente a nosotros le dije que era una tonta, que tenía un lindo cuerpo y que no tenía que desperdiciar su vida por un fracaso matrimonial, notamos que el delantal que tenía nos dejaba ver un lindo par de piernas y se lo dijimos, ella nos agradeció con una sonrisa, me levanté y le desabroché el delantal diciéndole que estaba toda transpirada y que se pusiera más cómoda, se dejó hacer, le saqué el delantal y vimos que tenía unos lindos pechos sujetos por un corpiño y un culote, me le puse detrás y le desabroché el corpiño cayendo al piso, luego le bajé el culote levantando ella los pies para que se lo pudiera sacar.

Mi amigo que se había acostado en la cama, nos miraba sonriente ya con su pene bastante duro, al ponerme frente a ella vi que tenía unos pezones hermosos de más de un centímetro, sus pechos eran un poco más grandes que los míos, bastante firmes y al mirar hacia abajo, observé que tenía un lindo matorral sobre su conchita.

Se lo acaricié y noté que estaba toda mojada, se lo comenté y me contestó que había transpirado mucho y que no había tenido tiempo de darse una ducha, bueno entonces vamos a la ducha, le agarré la mano y nos fuimos las dos hacia el baño. Comenzamos a enjabonarnos mutuamente y me confesó que era la primera vez que hacía una cosa así con una mujer, yo le enjaboné toda la entrepierna y le acaricié la conchita escuchando de ella leves gemidos de placer.

Ella repetía todo lo que yo le hacía, en un momento al quedar frente a ella, la agarré por el cuello y acerqué su cara a la mía dándole un profundo beso de lengua a lo que ella me respondió de la misma manera, eso parece que terminó de descongelarla, se agachó y me besó la vagina acariciándome toda.

Seguidamente nos secamos y salimos del baño dirigiéndonos a la cama donde mi amigo que había visto todo a través de la puerta que habíamos dejado abierta y ayudado por los espejos que rodeaban a la habitación, nos esperaba sonriente y con su pene bastante duro. La acostamos entre medio de los dos y comenzamos a atenderla como correspondía a una invitada, comenzamos por sus pechos, luego me dirigí hacia su conchita, mi amigo le acercó el pene, ella se lo agarró y comenzó a acariciarlo suavemente sin dejarlo de mirar, fue acercando su cara y comenzó a besarlo todo hasta que finalmente se lo introdujo en la boca y comenzó a chuparlo frenéticamente.

Mientras tanto yo me había metido entre sus piernas y le estaba dando una linda lamida a su conchita sintiendo como comenzaba a salir una hermosa oleada de flujos de su interior, parecía que no acababa nunca de gozar. Mi amigo le avisó que si seguía mamándosela de esa manera le acabaría en la boca, ella lo soltó y le pidió disculpas, se puso un forro y se puso delante de ella, le abrió las piernas, se las levantó sobre sus hombros y acariciándola la comenzó a coger lindo, yo me puse casi sentada a su costado cerca de su cara y le di un beso, luego comencé a chuparle las lindas tetas que tenía, ella me metió dos dedos en mi conchita que estaba totalmente mojada; al rato se los llevó a la boca para sentir mi perfume, comenzó a gemir cada vez más hasta que en un grito comenzó a tener un orgasmo que según ella había sido el mejor de su vida. Mi amigo siguió bombeando en su interior hasta que se descargó totalmente, luego se subió sobre ella arrodillándose sobre sus pechos y descargó el forro y ella con sus manos lo desparramó por sus pechos y se lamió los dedos sintiendo el sabor de él.

Nos dio un profundo beso a los dos y nos agradeció la forma en que la tratamos el primer día del año. Mi amigo que todavía estaba arrodillado sobre ella, me miró sonriente y yo entendí lo que quería, acerqué mi boca a su miembro y comencé a mamarlo sintiendo la mano de la chica que me acariciaba la cola y mi conchita desde atrás, cuando la tuvo dura, él se acostó de espaldas, me le monté también de espaldas, metiéndome su verga en mi vagina y cabalgando un rato mojándosela toda, la saqué y él la agarró manteniéndola parada. Me fui sentando lentamente metiéndomela por atrás, cuando la tenía casi toda dentro me recosté hacia atrás acariciándome la conchita. La chica al ver esto se puso entre mis piernas y abrió los labios de mi vagina y comenzó a lamerla hasta yo tener un orgasmo enorme, no paraba de saborear mis jugos, ella llenaba su boca y los desparramaba sobre sus pechos.

Mi amigo mientras tanto trataba de bombear su pene dentro de mi culo dado que por la forma en que yo me había acostado sobre él lo limitaba bastante, le pregunté a la chica si alguna vez lo había probado por atrás y me contestó que su ex marido lo había hecho de una forma brutal y que la había lastimado mucho, debiendo ir a ver luego a una doctora para que la curara.

Le ofrecí probar y que ella controlara la entrada, dudó un poco y luego dirigiéndose al delantal sacó un pequeño sobre de gel de los que les dan a los clientes, me pidió que le pusiera un poco y luego se sentó mirando a la cara a mi amigo, le sostuve el pene y ella comenzó muy despacio a bajar y metérsela, estuvo un buen rato para que le entrara la cabeza y luego muy lento comenzó a introducirlo más, en un momento se agachó hacia delante y se le salió un poco, se quedó unos instantes quieta y luego volvió a enderezarse e introducirlo más, se lo metió más de la mitad.

Comenzó a subir y bajar lentamente hasta que terminó cabalgando fuertemente, yo mientras tanto le había metido mi mano en la vagina y la masturbaba notando como salían torrentes de sus jugos.

Cabalgó hasta que sintió el semen caliente en su culo, se quedó quieta un largo rato y luego lo fue sacando muy despacio. Nos quedamos acostados los tres abrazados con ella en el centro y nos comentó lo lindo que la estaba pasando con nosotros, que sería un comienzo de año muy bueno si todo continuaba de la misma manera. Seguidamente nos dijo que tenía que irse dado que le habían pedido a su compañera que la reemplazara por un rato y ya había pasado mucho tiempo.

Nos dirigimos los tres hacia el baño y nos dimos una ducha juntos, la secamos y la acompañamos a la puerta, antes de salir nos dio su teléfono y nos pidió que la llamáramos cuando quisiéramos, que nos recordaría toda la vida. Nosotros volvimos a la cama y nos abrazamos exhaustos por la forma en que habíamos cogido. Personalmente nunca me había imaginado que el primer día del año estaría en un hotel alojamiento disfrutando de un trío con una mujer desconocida.

Alrededor de las ocho de la mañana, salimos de la habitación y nos dirigimos a la cochera, encontrando a la chica que ya había terminado su turno de trabajo, le ofrecimos llevarla, aceptó, al salir antes de llegar a su casa, paramos en una estación de servicio y nos tomamos un buen desayuno para reponer las energías perdidas.

Autora: Ansiosa

Me gusta / No me gusta