La red (primera parte)

Cuando la vida se convierte en monótona y parece que todo es repetitivo, a veces surgen echos que pueden cambiar los acontecomientos……esta es la historia de Pilar y Fran …pudo haber pasado en cualquier sitio pero sucedió aquí, en la red.

Pilar es una mujer madura de unos 40 años, casada con tres hijos de edades similares, es ama de casa y digamos que su situación es bastante acomodada, su esposo es dueño de una flota de camiones que transportan vehículos de importación y viaja demasiado…sus hijos bien educados gozan de ciertos privilegios como estudiar en una institución privada que les permitirá pasar un verano de ensoñación por diversos paises europeos aprendiendo diferentes idiomas….la vida de Pilar ha cambiado mucho ,echa de menos aquellas tardes de campo con su familia y los bocatas de guarreta y tortilla que preparaba en la mañana para llevarse al rio o a la playa, pero todo aquello sa acabó hace años, en el momento en que su marido se empeñó en crecer y eso les fué distanciando, ella hubiese preferido sus bocatas de tortilla a sus coches lujosos y los frecuentes viajes de su esposo y padre de sus hijos.

Corría el frio mes de febrero cuando una tarde , aburrida, entro en un chat en internet, descubriendo una gran ventana al mundo exterior y fue aprendiendo a abrir cuentas y a crear contraseñas y a ir agregando contactos varios, al principio le costaba pero poco a poco se fue desinhibiendo completamente y acabó practicando ciber-sexo a diario, los que más le gustaban eran los argentinos y mexicanos, ellos siempre se quedaban después de terminar, parecía que nunca tenían prisas, les gustaba “platicar” y hacerla sentir abrazada ,confiada contra sus pechos, tenía varios contactos de este tipo que la hacían muy feliz, mucho, le gustaba que le dijeran :-si bebe.

Y en el mismo mes pero del año siguiente se coló sin querer un chico de Cádiz,tenía 21 años, estudiante, educado , bien hablado y muy guapillo, respondía al nombre de Fran, pero vaya usted a saber en la red que es verdad y que es mentira….

Y aquel chico tan joven trastocó por completo su mundo, poco a poco fue necesitándolo cada dia más, le gustaba su constante provocación y al mismo tiempo esa educación que le llevaba a pedir perdón “por si acaso”.

Comenzaron su andadura de manera cordial, hablando de sus cosas y trivialidades, de estudios de él y de familia de ella, poco a poco aquel chico joven y educado fue incluyendose en el ramillete de contactos de Pilar, pasando a ser uno de sus preferidos, era extraño pues no compartían mucho, ni tan siquiera había habido sexo entre ellos, alguna provocación e insinuación no más.Y aquella relación extraña fue tomando forma y Pilar fue dejando de lado a sus otros contactos , se quedaron solos y extrañándola, pero el mundo de Pilar giraba ahora solo en torno a Fran, a sus historias y preocupaciones, había encontrado algo muy dificil de encontrar en la red, un amigo.

Pasó el invierno y la primavera y con el verano llegó la tristeza de Pilar, sus hijos partian por dos largos meses al extranjero y allí se quedaba ella con su marido, que era como estar sola.Y esa soledad se encargó de mitigarla Fran,con sus palabras, con sus perdones por si la ofendía en algún momento, con alguna que otra insinuación de conocerse y alguna risita floja de ella,quedada de forma muda en su garganta.

Un lunes conectaron a la hora acostumbrada y para sorpresa de Fran descubrió que en la ciudad de ella era fiesta local al igual que en la suya,cuando cortó la comunicación con Pilar fue corriendo al GOOGLE, dios le cambió la cara al descubrir que en ninguna otra localidad española era fiesta ese dia, su cabeza empezó a dar vueltas de ver la manera en que Pilar podría confesar ciertamente si sus sospechas eran ciertas.Fran le había dicho que era de Cadiz y Pilar le decía que era de Vigo, dos lugares demasiado alejados para plantearse siquiera un encuentro .

En la noche Pilar se conectó y le dejó un inquietante mensaje a Fran:-!Que triste y sola me encuentro esta noche!

-Los chicos fuera y mi marido ha partido para 4 dias, solo como siempre….o eso creo…que más da , no importa.Un saludo.

Y Fran no se lo pensó y le contestó en seguida pues estaba conectado pero ausente.

-Hola Pilar, dime solo una cosa,contestame sólo si quieres pero me gustaría que fueses franca, yo si vivo en Cadiz,¿vives tú en Vigo?

-No_respondió escueta.

-¿Dónde vives Pilar?

-Doctor Zagarra,27, Cádiz

-Si me invitas a cenar estoy ahí en 20 minutos….

Ambos quedaron mudos por un minuto, no hizo falta decir más, los dos  vivian en la misma ciudad, tan cerca y tan lejos, Pilar lo pensó un momento, no tenía nada que perder, pero su corazón iba demasiado deprisa y cabalgaba peligrosamente al igual que el de Fran.

-Si , Fran VEN.

Y aquel VEN sonó en los oidos de Fran como un ruego, cortó,  cogió las llaves de su coche y fué para allá sin pensar demasiado en las consecuencias, conducía algo acelerado pero su corazón ya estaba demasiado loco y no podía pensar con claridad, su estómago era una auténtica montaña rusa, iba a conocerla en persona y además iba a cenar con ella, se había imaginado tantas veces abrazarla tiernamente y hacerle el amor salvajemente que ya no sabía bien en que punto se encontraba.

Pilar corrió apresurada, dispuso una linda mesa con un fino mantel de hilo y algunas velas repartidas por ella, colocó otra pequeña vela en el recibidor y otra sobre el aparador del salón, ella vivía en la parte más alta de la ciudad, en un barrio residencial y  la parte baja de su casa se asemejaba a un loft americano, la amplia cocina de muebles metálicos le propinaban un aire frio y los aceros inoxidables la hacian magnífica, no había paredes ni puertas , el salón estaba junto a la cocina y la mesa junto a ella,era un espacio singular todo en uno.Subió rapidamente arriba, se maquilló suavemente y se vistió despacito, muy despacio,”por suerte he hecho la compra”, pensó,abrió el cajón de la lencería y allí encontró unas medias beige y su liguero haciendo juego, le costó ponerse las ataduras a las medias pero al final lo consiguió, se puso el sujetador a juego y se miró en el espejo, se veía espléndida, pensó que aunque algo más mayor había mejorado con los años,tuvo que soltarse el liguero porque se percató que no llevaba el tanga , se lo puso despacito y acarició su monte de Venus a través del encaje, suspirando al mismo tiempo, hacía tiempo que no se vestía de esa manera, se puso una falda negra bastante ceñida y una camisa blanca inmaculada con un amplia cuello que subió hacía arriba, se abrochó nada más que dos botones dejando entrever el balcón de su escote, se calzó con unos altos tacones negros y bajó rapidamente  a preparar la cena.

Fran llegó  a los viente minutos exactamente, había elegido unos vaqueros y una camiseta casual, aparcó el coche frente a la casa y llamó a la puerta , un rostro conocido le abrió , allí estaban los dos el uno frente al otro, mirándose como dos adolescentes nerviosos ante su primera cita en un cine, se saludaron amistosamente besándose en la cara, Fran pasó y Pilar cerró la puerta, los dos estaban muy nerviosos y sus corazones estaban atacados, tenían tanto de que hablar….tanto por decirse…y tanto por conocerse….

La cena transcurrió en un ambiente embriagador,todo acompañaba, la cena fria, las dos velas tenues alumbraban sus caras,hablaron animadamente , de las cosas que se habían contado y las anecdotas con las que tanto habían reido, pero ambos sabían que detrás de ese trato cordial había un deseo infinito por parte de ambos de amarse , de tocarse, de besarse, de acariciarse.

-Bueno Fran voy  retirar la mesa y traigo el postre,te parece si yo voy fregando y tú me traes lo que falte, así me quedaré más tranquila, no me gusta dejar sin recoger, friego y mientras el helado se ablanda un poco.

– Perfecto-respondió Fran.

Pilar se llevó algunas cosas para la cocina y Fran hizo lo propio pero en su segundo viaje al levantar la mirada de la mesa que estaba terminado de recoger se quedó estático, de piedra petrificada ante la inmensa belleza que estaba contemplando, Pilar se había puesto un delantal blanco con una lazada  que hacía que se marcara su hermosa cintura y unos guantes rosados para no estropear sus manos,aquella imagen tantas veces soñada e imaginada en la cabeza de Fran estaba tomando vida, era como una fantasia hecha realidad, se acercó despacito por detrás, dejó sobre la encimera las cosas y se colocó tras Pilar,no hizo falta decir nada, ella sintió la mirada de él clavada en su cuerpo y él sintió el inmenso deseo de poseerla allí mismo, de aquella manera, con sus guantes y su delantal.

Me gusta / No me gusta