Crónicas de una madre muy puta, XI

Milfs. Estoy en la sala de mi casa empinada sobre el sillón, mi falda esta completamente arremangada y mi pantaleta la tengo hasta los tobillos, lo que quiere decir que mis nalgas están completamente expuestas a francisco.

Quien sin ninguna pena, me las está acariciando, siento como las aprieta y me las soba de una manera bastante brusca y de vez en cuando me da algunas  nalgadas, yo solo me muevo de un lado a otro, tratando de sobrellevar las toscas caricias, pero me es casi imposible, ya que cada que me muevo francisco me sujeta por las caderas mientras me dice,

 

– estate quieta mary..!!

 

yo solo le repito que ya me suelte, que mi hijo esta por llegar de la universidad, pero eso a el parece no importarle, ya que cada vez me acaricia mas y mas fuerte,

 

– se que tu hijo no tarda en llegar, pero no te preocupes, solo me divertiré un poco con tus nalgas,

 

se que si le digo que no, el se va a aferrar mas, así que solo le digo que se de prisa,

 

– vamos francisco, apurate ya..!!

 

Francisco separa mis nalgas y empiezo a sentir, como su miembro comienza a hacer presión en mi orificio anal, se que la penetración es inminente, así que le suplico que lo haga despacio,

 

– no seas muy tosco francisco, sabes bien que no me gusta que me lo metas por detrás,

 

– tranquila mary, ahora solo quiero que te relajes, ok.

 

Y segundos después, su enorme pedazo de carne, se va abriendo paso lentamente en mi interior, es enorme y bastante caliente, siento que me rompe por dentro, y pego un ligero grito, pero francisco no se detiene, al contrario, me suelta una fuerte nalgada, a la vez que exclama,

 

– relajadita mary, si no, te va a doler mas,

 

Tomo un poco de aire, encorvo mi espalda y escondo mi cabeza entre mis brazos, y después de unos segundos, al fin aquel pedazo de carne, entra por completo,

 

– bien mary ya la tienes toda adentro,

 

 – ya francisco sacala por favor, – exclamo –

 

Pero francisco, lejos de hacerme caso, me sujeta de la cintura y comienza a mover sus caderas de atrás hacia adelante, su miembro entra y sale de mi trasero de una manera rápida y brusca, yo me muevo de un lado a otro, pero el a recargado sus brazos en mi espalda, dejándome sometida casi por completo, pero no conforme con eso, me comienza a decir,

 

– quien es tu picador mary..??

 

mi garganta esta seca y a duras penas puedo contestarle,

 

– tu francisco,

 

el, al escuchar mi contestación, acelera sus embestidas, sabe que me tiene bien sometida y se aprovecha de eso,

 

– te esta gustando mi verga en tu culo mary..??

 

se muy bien la respuesta, asi que con voz entrecortada le respondo,

 

– si francisco, me fascina tu verga…

 

el solo ríe y acentúa sus movimientos, para ese momento, yo me e quedado quieta y solo escondo mi cabeza entre mis brazos, el parece no cansarse, al contrario conforme pasan los minutos el acentúa mas sus embestidas, hasta que de pronto se detiene, me sujeta fuertemente y comienza a gemir, instantes después, siento como su caliente semen inunda mis entrañas, y aquel pedazo de carne comienza a salir de mi, el se aparta por completo, me da unas cuantas nalgadas y después se levanta, mientras me dice,

 

– te deje tu culo bien lleno de semen mary..jajajaja…

 

como puedo me levanto y me comienzo a acomodar la ropa, seco el sudor de mi frente y miro el reloj, es casi la hora en que llega mi hijo, así que subo rápidamente al baño y me limpio lo mas que puedo, me retoco el maquillaje y después de unos minutos, salgo del baño y escucho que mi hijo ya esta en la sala, platicando con francisco, vuelvo a tomar aire y comienzo a bajar las escaleras, el me ve y me saluda con un beso, no se a dado cuenta de que a su madre se la acaban de culear,  así que me sigo hasta la cocina y comienzo a lavar los trastes, y después de unos minutos, entra mi hijo y me dice, que va a salir con su amigo, yo le respondo que esta bien, que no se tarde, da media vuelta y escucho como ambos salen de casa, dejo los trastes y estoy a punto de salir de la cocina cuando me doy cuenta que un pequeño charco de semen esta justo debajo de mis pies, con las prisas no me acorde ni de ponerme las pantaletas, hasta donde va a llegar esto, no lo se…

 

Me gusta / No me gusta