Primera vez con mi hija 2

Puedes leer la primera parte de este relato: Primera vez con mi hija.

Mis manos la sujetaron por la cintura, atrayendo su cuerpo más hacia mi, acercando su vulva al contacto de mi lengua. Se dejaba hacer, ejerciendo presión para facilitar el encuentro de su clítoris con mi boca.

Ahora mis manos acarician sus nalgas , las estrujan  y las separan, mientras mi hija separa aun mas sus piernas ,permitiendo que yo pueda explorar mas adentro de su cueva, que se encuentra muy sensible por la reciente defloración.

Read more

Me gusta / No me gusta

POR ESPIAR A MAMA DISFRUTAMOS COMO PUTAS III

Salí y me subí a su carro estaba haciendo mucho frio cuando me mire en el carro no me favorecía el frio pues como no me puse brasier mis pezones se pronunciaban sobre la camiseta me puse roja y disimuladamente cerré un poco la chaqueta pero la cremallera no subía mientras hacia esto el se acerco a saludarme dándome un beso muy cerca la comisura de los labios eso me altero mas si se puede decir tenia mi pelo mojado mis pezones hinchados y mi cara roja como tomate no podía ser mas notoria mi situación para salir del apuro rápido le pregunte que necesitaba o que pasaba a ver si me podía entrar rápido antes de que don Alex se pudiera percatar de algo

Read more

Me gusta / No me gusta

Penetrando a mama

Soy Alejandro, tengo 18 años y acabo de ingresar en Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires. La literatura, desde muy temprana edad, se presentó como mi vocación inequívoca, y traté de poner en mis escritos más belleza que contenido.

Era aún muy pequeño cuando garabateaba todo papel que llegaba a mis manos. “Ema me ama…Mamá me mima…mamá me mima”. Desde allí, y como elemento recurrente, la calidez de mi madre se posó en mi vida como nudo central y, paulatinamente, fue tiñendo con su color particular todos mis actos.

Read more

Me gusta / No me gusta

En casa de Tio Lalo – Parte 2

Amor Filial Hetero. Pasaron algunos días desde nuestro encuentro y mi vulva recordaba esa lengua, mis labios añoraban esos dedos que los habías separados para dejar mi clítoris libre a la succión de su boca…el morbo que me producía esta sórdida historia me aumentaba las sensaciones, tenía los horarios prohibidos de mi tía Erika, siempre me avisaría cuando llegaría a casa, los hijos se pajeaban en nombre de mi culo y Eduardo… Mi tío Eduardo estaba a mis pies rogando para que lo dejara clavarme su verga.

Read more

Me gusta / No me gusta

Feítos, pero cumplidores…

Antes que nada, esto paso ya hace algunos años, acualmente cuento con 33 años, pero de este día en particular, mi vida, mi mentalidad y yo mismo, cambié… Espero disfruten este relato, tanto como yo disfruté recordar, mi nombre no lo cambié, únicamente los de los demás protagonistas…Que lo disfruten.

Viernes por la mañana… había que ir a la universidad, por aquel entonces cursaba el cuarto semestre de la carrera de Ingeniero Industrial, mi nombre es Francisco (Paco), yo era un joven de 19 años, no era delgado, ni mucho menos soy alto, soy de una estatura promedio para un chico mexicano, de tez morena, estaba algo pasado de peso, mido 1.70 y en aquel entonces pesaba unos 85 kg, era flojo y no me gustaba hacer nada de ejercicio, prefería pasármela en los videojuegos, era adicto en sobremanera al King Of Fighters 97 (KOF ´97), pero ese viernes en particular, algo cambió mi rutina, mis primas Alejandra Y Cruz (con las cuales en ese tiempo eramos inseparables), me habían invitado a ir a la alberca pública para refrescarnos, se acercaba la semana santa y en el lugar donde vivo hace demasiado calor; como todas las mañanas iba caminando a tomar el bus y de camino me encontré a mi primo Alfredo (Fito), hermano de mi prima Cruz, es menor que yo por 1 año pero puedo decirle que es el hermano que nunca tuve, él al igual que su hermana son de tez blanca y cabello castaño, solo que Fito es al igual que yo, un poco gordito, me preguntó si iba a ir siempre con ellos a la alberca, a lo que respondí que sí, que unas horas de convivencia no caería mal y acabé diciendo, aparte va Alejandra (ambos comenzamos a reír), me respondió diciendo “si está bien buena, lástima que es nuestra prima” yo lo voltee a ver y le dije ¿a poco no te la cogerías? y me dice “claro que lo haría” y yo, pues entonces no digas “lástima que es nuestra prima (en voz aguda y burlona)”, nos subimos al autobús y nos fuimos, él se bajó en el colegio de bachilleres al que llegaba y yo, seguí de camino al Tecnológico.

Al llegar al tecnológico, me recibió mi novia que al día siguiente sería el cumpleaños de su papá y que me esperaba en unas carnes asadas, que le harían, el resto del día paso sin mayor novedad, las materias y horas pasaban lentas y tranquilas, a las 2 pm terminaron mis clases, me despedí de mi novia, mis amigos y me fui a la casa.

Al llegar a casa, estaba completamente vacía, ya que mis padres trabajaban y mis hermanas estudiaban fuera de casa por lo tanto en ese tiempo solo vivía con mis padres, recuerdo que solo encontré una nota de mi madre que decía “Paco: Hazte de comer lo que encuentres, no me dio tiempo de hacer nada, te quiere mamá… PD: No dejes trastes sucios”, arrugué la hoja y la tire a la basura, como iba a ir a la alberca, me hice un par de sándwiches y le hablé por teléfono a Fito:

-¿Bueno?, Tía… ¿se encuentra Fito?

-Si hijo, te lo paso.

Fito: Oye compa, paso por ti en unos 20 min, nos lleva mi papá para la alberca.

Yo: Ok, viejo, entonces estoy pendiente aquí… ¿Siempre va Alejandra?

Fito: Si!!!

Yo: Excelente, pues a echarse un taco de ojo con esas ricas nalgas.

Fito: Ok compa nos vemos entonces al rato… por cierto no digas esas cosas mi cerebro tiene una imaginación exagerada jajajajaja.

Alisté mis cosas y me senté a ver la televisión, cuando escuché el claxon de la camioneta de mi tío, apague el televisor, tomé mis cosas, cerré la puerta con llave y subí a la parte de atrás de la pick up, donde iba mi primo  y Cruz iba al frente con mi tío.

De camino nos quedaba la casa de Alejandra, pasamos por ella y salió mi tío y nos saludó y dijo “que bueno que vas paco, ahí cuidas a los demás”.

Haré una pequeña pausa aquí para describir a mis primas… Alejandra tenía 18 años y acababa de entrar a la carrera de Medicina, era de tez blanca, chaparrita aproximadamente de 1.60 de estatura, delgada, con buenas nalgas, no caderona, de pura carne en sus nalgas pues hacía mucho ejercicio, eso sí, tenía pocas tetas, nariz perfecta, ojos color miel y cabello castaño; cruz, tenía 18 años estaba en pleno desarrollo pero por genética buenas nalgas, pocos senos porque estaba en desarrollo (ahorita tiene unas tetas muy ricas), de tez blanca, cabello chino y algo llenita, no gorda ni flaca, lucía bien, con una carita angelical y grandes ojos color café.

Al llegar a la alberca pública, la vimos un poco vacía, nos encontramos varios conocidos y los saludamos, nos hicieron el comentario que la mayoría de la gente estaba saliendo a las playas pues decían que la alberca estaba muy orinada (cosa que quizás deba ser cierto porque muchos niños por seguir jugando se hacen pipí dentro de ella), antes de entrar a la alberca, fuimos al campo de futbol y comenzamos a jugar, como dije en aquel tiempo era gordo y flojo por lo que opté en ser portero, Fito tampoco era nada atlético y se quedó de defensa, más bien era porque habíamos agarrado el tema del cuerpo de Alejandra, terminamos de jugar ganando 2-1 el partido, fuimos a las regaderas, nos quitamos el sudor y nos enfilamos hacia la alberca.

Al llegar al área de la alberca, grande fue mi sorpresa al ver a Alejandra salir de la alberca dejando ver su hermoso trasero, mi mente comenzó a volar y mi vista más aguzada se clavó en que el traje de baño que traía y le hacía honor a su cuerpo atlético, marcando considerablemente su vagina, se acercó a mí y a Fito quienes en verdad estábamos atónitos de verla porque aunque sea mi prima hay que reconocer una belleza cuando se tiene frente a uno.

Alejandra: Hey. ¿me acompañan a comprar una limonada preparada?

Fito y yo: Claro!!!

Alejandra: Avisémosle a Cruz para ver si va con nosotros…

Fito: No… ¿para qué? Vamos los 3.

Alejandra: Tenías que ser su hermano… ¿Le puedes avisar Paco?

Yo: Claro ahorita le digo.

Me acerqué a donde se encontraba Cruz y le pregunté si quiería ir con nosotros a comprar una limonada o le traíamos algo del servicio.

Cruz: Si, si voy… Ayudame a salir Paco (dijo mientras estiraba la mano)

Yo: Si hija (estirando la mano)

Cruz: ¡Ay suéltame por favor!

Yo: ¿Que pasó? (Dije esto mientras bajaba la mirada, pues estaba viendo a Alejandra, y abría la mano para soltarla y alcance a ver que la parte de arriba del bañador se le había bajado y se le veían sus pequeñas tetas, con un pezón color café claro)

Se volvió acomodar la parte superior del bañador y terminó de salir de la piscina, al subir voltee a ver su trasero quizá inconscientemente, y vi que se le había metido un poco entre sus nalguitas y dejaba ver su rajadita y descubrí algo que ignoraba por completo… Mi prima tenía unas piernas hermosas y bien torneadas, la comencé a ver como una mujer a pesar de su corta edad y que nos llevábamos muy bien; fuimos a donde su hermano y Alejandra y  ya juntos nos dirigimos al servicio, Alejandra compró su limonada, Cruz compró una nieve y Fito y yo, una Coca – Cola  con unas Sabritas, después de eso fuimos todos a la piscina, nos metimos los 4, el agua estaba agradable y Cruz comentó su accidente, Fito se acercó a mi.

Fito: Compa…

Yo: ¿Qué pedo?

Fito: ¿Le viste la teta a mi hermana?

Yo: Pa’ que te engaño güey, si se la ví… La neta si no fuera mi prima si se la clavo “bro”

Fito: Verdad que la tiene bonita, jajajaja si a veces igual a mi se me para viéndola.

Yo: (me solte una carcajada) Si “bro” la verdad si esta buena tu hermana.

Fito: Desde pequeños mi mamá nos bañaba juntos, pero a mi me gustaba verle su vagina desde chicos y la neta a veces entra a mi baño y la espío no se me quita la maña, me encanta verla orinar.

Yo: Lo mismo hago yo con mis hermanas cuando llegan a la casa “bro”, ya sabes que somos bien tociditos jajajaaja

Fito: Ya la caché que al novio le anda mamando la verga, no le digo nada porque neta yo me masturbo cuado la veo.

Yo: Pues yo a la que caché una vez mamando verga fue a mi mamá, pero a mis hermanas no, solo las he visto masturbarse cuando las ando espiando.

En eso estábamos cuando se acerca Alejandra y me dice:

Alejandra: Paco… ¿puedes venir?

Yo: ¿Qué pasó Ale?

Alejandra: Estamos viendo si comemos pizza hoy y rentamos unas pelis, para verlas en casa esta noche y se quedan a dormir en la casa, mi papá y mi mamá van a salir y regresan hasta mañana, yo les digo que se van a quedar ustedes y no habrá problema… ¿puedes? Dí que sí!! No quiero ir con ellos esta noche.

Yo: Con una condición…

Alejandra: ¿Cuál?

Yo: Yo solo uso bóxer para dormir, no vayan a querer que me ponga otra ropa

Alejandra: (sonriendo) No te preocupes primo, eso no se lo diré a mi papá.

Salimos de la alberca aproximadamente a las 7 pm y nos fuimos cada quien a nuestras casas, aunque no dejaba de pensar en los senos de mi prima… me decía… es una niña… 16 años aun… luego recordé que a los 16 años yo había empezado a ser activo sexualmente con mis amigas de la secundaria.

A eso de las 9 pm llegamos a casa de Alejandra, se despidieron mis tíos de nuevo y de nuevo me recomendó mucho a todos y su casa.

Alejandra había ido a rentar las películas después de llegar de la alberca y estábamos viéndolas cuando llegó la pizza  le pusimos pausa y fuimos a cenar, estando cenando comentábamos todo lo referente a los primos, a la escuela, la familia, entre otras cosas, luego salió el tema de que cuando éramos pequeños, pues como siempre convives con tus primos, son los primeros que te llaman la atención, Alejandra comentó que a ella le gustaba David y que aun sentía algo de atracción por el ya que tenía un cuerpo atlético, Fito dijo que el convivió mucho con María y que hace tiempo le gustaba y se besaban, Cruz dijo que sentía algo de atracción por mí y Fito y Alejandra hicieron el clásico ¡Uuuuy¡, entonces ella interrumpió y dijo que David era el de mejor cuerpo y que al igual que Alejandra sentía atracción por el, por último yo dije:

Yo: Sinceramente, “la neta”, hasta hace apenas unas horas Alejandra eras mi máximo gusto, pero la verdad, desde esta tarde ver tu cuerpo Crucita… fue una bomba para mi cerebro, tienes un bonito cuerpo pero Alejandra, tu eres la mas buena, hasta me la he jalado pensando en ti…

Fito y Cruz gritaron: ¡Uuuuy!

Fito: La verdad yo igual me la he jalado a tu salud.

Alejandra: Par de marranos (sonriendo sonrojada).

Fito: De hecho, antes que se fuera tu hermano a estudiar, cuando venía a tu casa a ver películas o jugar “play” con el, entraba a tu cuarto a oler tus calzones.

Todos comenzamos a reir y Alejandra se sonrojó aun mas.

Cruz: Ay Fito, en verdad eres degenerado, pensé que solo lo hacías cuando dejaba mis calzones en tu cuarto.

Fito: Jajajaja ¿Me has visto? Lo siento hermana, con algo me tengo que limpiar.

Alejandra: Ya chamacos, vamos a calmarnos porque ya Paco tuvo una reacción (señalando a mi entrepierna).

Yo: Nooo ni te preocupes, es mas ya me conoces que yo soy directo, préstame tu traje de baño o un calzón para jalármela y ya se me pasa.

Cruz: Ay y vas a desaprovechar esa erección…??

Yo: ¿Qué mas, no creo que me quieran ayudar?

Fito: Ahí Cruz es experta en mamar… la he visto con sus novio… que te ayude hermano.

Cruz: Si ya se que me espías cuando estoy con mi novio, te agradezco el que no le digas a mamá Fito, pero ¿Te atreves a que tu prima te la mame Paco?

Yo: Yo sí, no sé si Alejandra se vaya a molestar, al fin estamos en su casa.

Alejandra: Bueno… nunca pensé que ver películas fuera a terminar así… pero vale veamos que tal eres chupándola Crucita.

Yo: Vale pero vamos a la sala o quieres aquí en caliente… ¿Cómo quieres?

Cruz: Aquí… para que ir tan lejos.

Diciendo eso se acercó, se hincó, bajo mi bóxer y mi erección tuvo libertad al fin, no voy a presumir que es una súper tranca pero me defiendo, mi mirada era en la cara de mi prima Cruz, Fito metió su mano al short y Alejandra clavó su mirada en mi pene erecto, Cruz, chupó la cabeza de mi pene, con cariño, como si fuera un beso deseado desde hace mucho, paso su lengua de la cabeza hasta la base, por arriba, luego levantó mi verga, beso mis huevos y puso mi pene en su cara y dijo –estas bien equipado primo, es del tamaño de mi cara- su carita Angelical se transformó en una de viciosa por verga, sentí una mano en la cara, que venía desde mi lado izquierdo y la giró en ese sentido, era Alejandra que me daba un beso y tomaba mi mano y la llevaba por debajo de su camisón poniéndola en su vagina, su calzón se sentía húmedo, yo presioné mis dedos fuerte en su vagina al grado que soltó un ligero gemido y mordió mi labio y dijo –me dolió, más suave- Fito tenía los ojos desorbitados, ni en nuestras mas locas fantasías había pasado algo así, siempre me decía que ver coger a mi madre era una de sus fantasías o que mis hermanas le mamaran la verga, y obviamente Alejandra, que era referencia a lo máximo que nos podría pasar, y ahí estábamos de tal forma que se paró al umbral de la puerta de la cocina y comenzó a masturbarse, mientras tanto, Alejandra bajaba su calzón que era pequeño, y se encontraba completamente mojado, Cruz lo recogió y le dijo a su hermano –Date gusto Fito-, se lo tiro y éste lo agarró, todos nos quedamos mirando pensando lo olería y éste palpó la parte mas mojada y lo llevó a su boca y comenzó a chupar el calzón, la verdad a mi me sorprendió y a la vez me excitó esa acción, saqué mis dedos de la vagina de Alejandra y los puse en su boca, humedecí sus labios con sus mismos jugos y le dije a Fito que se acercara y que le diera un beso a Alejandra, ella dijo que estaba bien, ya sin su short y sin ropa interior, se acercó por mi lado derecho, Alejandra se inclinó hacia la altura de mi pecho para acercarse pues estaba en un banco alto, Fito se acercó y su verga quedó a la altura de la mía y le dio un beso a Alejandra, agarró su verga y le pegó 2 golpes en la cabeza a su hermana, Cruz agarró la verga de Fito, dejó de chupar la mía y dijo – ¿porque me pegas? – A lo que Fito respondió – Te toca ser bueno con tu hermano- Cruz lo vió y le dijo – Solo por esta vez- se metió la verga de Fito en la boca y yo retiré por completo la bata de Alejandra, la tomé de la mano y me la llevé a la sala, los hermanos se quedaron en la cocina, acosté a Alejandra en un mueble y separé sus piernas, por primer vez veía de tan cerca su vagina, sus labios deliciosos, jugosos, le pasé la lengua y mi cuerpo fue recorrido por un escalofrío de excitación, la pasión hervía en ambos, separé sus labios con cuidado me puse a gatas y comencé a comer su coñito, en esas estaba cuando regresaron los hermanos tomados de la mano, cruz se puso atrás de mi y me dijo –que tenga 16 años no quiere decir que sea una niña, tengo tanta experiencia como cualquier mujer que le guste la verga y la disfrute- Fito se sentó en un mueble y Cruz se agachó y comenzó a chuparme los huevos por detrás y pasó de eso a chupar mi ano, Cruz estaba completamente a 4 patas, Fito se agachó y comenzó a chupar el culo de su hermana, yo retire la cara de Cruz y me senté en el mueble, Alejandra se puso encima de mí y comenzó a moverse, Fito por su lado, se comenzó a masturbar y terminó en la espalda de su hermana, Cruz se volteo y limpió por completo la verga de Fito quien cayó sentado, entonces la hermana se acercó a él y se dieron un beso tan apasionado que ambos traían semen en la boca y le dijo Cruz – Eres el primero que me come el rabo de forma espectacular hermanito, te dije que sería tu única vez, cuando esta noche acabe, esto no vuelve a pasar-

Alejandra gemía como poseída, sudaba, podía sentir el calor de su vagina en mi pene, hervía, era una sensación tan espectacular, se daba unos sentones tan espectaculares, que sus nalgas revotaban en mis testículos, se detuvo un momento, cambió de posición y su vagina quedo expuesta de tal forma que se acercó Fito y le dijo que el la quería probar pues sus jugos eran deliciosos y quería probarlos directamente de la fuente, Alejandra detuvo su cabalgata, tomó a Fito por la cabeza y le hundió la cara en su vagina, pude sentir la cara de mi primo en mis testículos, pero no nos importó tantas veces habías soñado con esto, eso hizo que a Fito se le volviera a parar el pene y entonces su hermana mi tonta ni perezosa, comenzó a chuparla de nuevo, sacó mi verga de la vagina de Alejandra y la introdujo de nuevo en su boca Cruz era una experta mamando verga, volvió a dirigir con su mano mi verga a la vagina de Alejandra y pude hasta sentir la lengua de mi primo recorriendo mi pene, pues no dejaba de chupar a Alejandra, se volteó Fito, agarró a su hermana y le dijo… -¿lista para perder tu virginidad? A lo que Cruz respondió – Hermano, se te adelantaron hace 2 años que tengo relaciones sexuales – Fito le dijo: -Entonces te voy a castigar por mamá- comenzó a meterle la verga a Cruz, yo en ese momento agarré fuerte a Alejandra y me vine dentro de ella, al mismo tiempo que Alejandra gritaba y tiraba un chorro de jugos que le cayó en la espalda a Fito, al ver eso, me agaché y comencé a tomar ese líquido que salía de ella, mientras sus piernas se doblaban, se tiró al sillón y dijo estar agotada, Fito siguió cogiendo a Cruz, entonces… sacó su verga y se vino entre sus nalgas.

En el suelo, había semen, líquidos vaginales, ropa mojada, y dos hermanos abrazados, Fito besaba la frente de Cruz, yo me levanté y le dije que no esperaba que pasara eso, que había sido una experiencia única, que sabía no se volvería a repetir y que la traería dentro de mi corazón siempre.

Alejandra: – Solo planeamos que te la chupara Cruz

Cruz: Si, no sabía que tuviera una familia tan degenerada, nunca pensé coger con el pendejo de mi hermano.

Fito: Ah bueno!! Pendejo porqué?

Cruz: Porque lo eres

Yo: Bueno, Cruz, cuando quieras siempre estoy disponible para ti.

Cruz: Fue única vez… Y tú, no le digas a mi mamá nada Alfredo (Fito)

Alejandra: No se si en verdad sea la última vez, pero de que estuvo rico los estuvo, yo si quede con ganas de mas. ¿Sabes Cruz?, hay que experimentar un acto lésbico y quisiera que fuera contigo, veo que eres putita, mas de lo que platicabas.

Cruz: Manita, eso igual lo quiero probar, ya veremos cuando lo hacemos, promesa de meñique…

Yo: Denme un beso niñas (nos besamos los 3 al mismo tiempo en la boca y Fito veía)

Fito: Yo igual quiero unirme (los 4 nos besamos a la vez)

Alejandra: Ustedes son gorditos pero cumplidores, David es solo cuerpo y pose, me ha visto desnuda y no se ha atrevido a tocarme ni el cabello…

Yo Ya vez… Feítos pero cumplidores…

Mi primera experiencia en familia, pronto leerás que mi vida ha sido un libro completo de Incesto y lujuria familiar. Por lo pronto, hasta luego

Me gusta / No me gusta

Rosa, otro dulce encuentro

Los créditos de la película aparecieron sobre un fondo negro como si del telón de una obra de teatro se tratase. Rosa miraba la tele ensimismada. Su mano describía círculos en el pelo de su hijo que tenía la cabeza apoyada en sus muslos a modo de almohada. De hecho, se había quedado medio dormido.

-Cariño, la peli ha terminado- Dijo Rosa intentando despertar Dani.

-Lo sé. Estoy aquí muy a gusto- Dijo el chico murmullando. Era ya de madrugada y en la tele comenzó un programa de teletienda, anunciando un cortador de verduras. Rosa ni le prestó atención. Ya tenía su vista puesta en el paquete de su hijo. La mano que tenía sobre la cabeza, enredada en el pelo del chaval, la fue bajando hasta la cintura y la metió debajo de la camiseta. Acarició el estomago de Dani deslizando sus largas y blancas uñas por la blanca piel del chico. Dani lo notó y se giró hacia su madre, quedando boca arriba. Ella arrastró su mano por el vientre de Dani y la metió dentro del pantalón. Se encontró con un pene semi erecto. Sus uñas se enredaban en el vello púbico de la base del pene.

-¿Quieres que mami te relaje como lo hice el otro día en el baño?- Dani asintió por respuesta. O no podía o no quería hablar. -Será mejor que te quites esto- Y le ayudó a quitarse la camiseta. Dani volvió a recostarse sobre los muslos de su madre. Un pantalón muy corto permitía a Dani apoyar la cabeza directamente sobre la suave piel de las piernas de su madre.

Rosa volvió a acariciar el pecho de su hijo. Alargó las dos manos para alcanzar los pantalones de Dani los cuales desabrocho. En este proceso el cuerpo de Rosa se inclinó hacia delante y esto colocó una de las generosas tetas de Rosa sobre la cara de Dani. Este la besó. Fue un acto reflejo del cual su madre se percató.

-¿Te gustan?- Preguntó Rosa.

-Mucho mamá…-Dijo Dani con cierta ansiedad. Rosa con delicadeza y lentitud se fue quitando la camiseta que cubría sus voluptuosos pechos envueltos en un sujetador blanco con encaje.

-Así además de disfrutar de la paja, disfrutas del paisaje- Dijo la madre sonriendo.

Rosa volvió a agarrar con la mano la polla de su hijo, ahora ya fuera del pantalón. Aquellas uñas blancas relucían frente a la rosada piel que cubría aquel ya duro pene. Dani soltó un gemido cuando la mano de su madre comenzó un tímido “sube y baja” en su erecto pene.

Con los ojos cerrados Dani no pudo ver como con la otra mano Rosa cogía un cigarro del paquete de la mesilla y se lo llevaba a los labios. Cogió el mechero y lo accionó para encender el cigarrillo. Dani se sorprendió por el ruido y la miró. Esta apagó el mechero y sujeto el cigarro con las largas uñas.

-No te importará que fume, ¿Verdad cariño?- Preguntó mirando hacia abajo a la cara de su hijo.

-No mami, es sólo que no sabía de que era ese ruido. Me encanta verte fumar- Dijo el chico.

-Me alegra oír eso, porque a mi me encanta fumar- Confesó la madre y llevándose el cigarro a la boca lo encendió. Soltó el mechero y dio una larga calada al blanco cigarro. La mano que tenía sobre le pene reanudó su marcha pues distraída había parado.

-Adoro tu pene cariño- Dijo echando el humo hacia arriba. Observo que Dani miraba mucho hacia sus pechos sujetos por el sostén blanco. Y pensó, que no era justo para él. Se llevó el cigarro a la boca y lo sujetó con lo labios, para poder desabrochar el sostén y se deshizo de él. Dani vio como sus pechos caían por una mezcla de la gravedad y la edad de su madre. Aún eran grandes y maravillosos a los ojos del chaval.

Rosa cogió el cigarro dando otra larga calada exhalando el humo de forma ruidosa.

-pfffff, así estoy segura de que te gustan más- Dijo sonriendo. Su mano incrementó la presión sobre el pene del chico y esto provocó oleadas de placer que Dani no controlaba. Rosa sabía como tratar a un hombre.

-Cariño, esa erección… ¿es por mi?- Dijo Rosa a sabiendas de que así lo era.

-Claro mamá, ¿por quien sino?- A Rosa le encantaba saber que excitaba de esa manera a su hijo pequeño. Inclinó un poco su cuerpo y uno de los pezones tocó la cara de Dani, quien sin pensarlo lo agarró con la boca y chupó y chupó.

Rosa no gimió, no habló, se limitó a disfrutar. Se llevó el cigarro a los labios y dio una larga calada tragando el humo mientras su hijo le chupaba un pezón y pajeaba aquel joven pene que tenía en su mano. El momento era único. Su vagina estaba inundada. La excitación la corroía. Era una enfermedad, lo sabía por que no pensaba que hubiese cura para frenar toda aquella lujuria que la poseía. Su hijo Dani la deseaba y ella no iba poner ningún impedimento para que él disfrutase de su cuerpo.

El humo inundaba la habitación. Rosa terminó el cigarrillo y lo apagó. Expulsó una última nube de humo.

-Como va mi hombre- Dani ya no atendía a los pezones de su madre estaba a punto de estallar en un gran orgasmo. -Deja que te bese, cielo- Rosa echó el cuerpo hacia adelante y sus labios tocaron los de su hijo. Ambos se besaron varias veces. De pronto Dani introdujo la lengua en la boca de Rosa quien la recibió de buena gana y con un gemido. Esto hizo que Rosa acelerase el ritmo de su paja y cuando ambos, madre e hijo estaba conectados por un profundo beso, Dani estalló en un increíble orgasmo. Una serie de gemidos anunciaron a Rosa lo que se venía y se separó de aquel precioso beso para ver estallar el pene de su hijo en chorretones de semen. Apuntó hacia arriba y todos cayeron en el vientre de Dani. Rosa no paraba de agitar la mano arriba y abajo y el pene del chico no dejaba de escupir semen blanco.

A Dani se le notaban unos coloretes por el esfuerzo. Los gemidos eran casi suspiros ya. El orgasmo había pasado. Rosa retiró la mano y la pasó por su torso manchado de goterones de semen. Recogió un poco con los dedos y se los llevó a la boca ante el asombro de Dani.

Estaba muy caliente.

-Ahora vete a lavar, hijo- Dijo Rosa dando a Dani un tierno beso en los labios. -Y ya sabes, de esto nada a tu padre, ni a nadie- Se reiteró.

-Tranquila mamá. Se que si quiero seguir teniendo estos ratos contigo, no tengo que decir nada a nadie- Rosa sonrió mientras Dani dejaba el salón agarrándose los pantalones con una mano para que no se cayesen.

Ya sola en el salón, Rosa se encendió otro cigarro. Este lo iba a disfrutar de otra manera. Desabrochó su pantalón y metió la mano para con sus dedos llegar hasta su clítoris.

El primer contacto le produjo un escalofrío. Todo su cuerpo se estremeció. Los restos aún calientes del semen de Dani se mezclaron con sus propios fluidos vaginales. Deslizaba sus largos dedos a longitudinalmente entre sus labios. Su cabeza se le iba para atrás y ponía los ojos en blanco a causa del placer. Lentamente jugaba con su clítoris, mientras fumaba profundamente del cigarro que tenía entre los dedos. Expulsaba el humo hacia arriba formando una gran nube gris sobre su cabeza, aceleraba el ritmo de sus dedos sobre su monte de venus. Pensaba en la polla de Dani y en como tarde o temprano se la comería. En como llegaría el día en que engulliría aquella potente polla.

Aquellos pensamientos la llevaban a cotas de placer que ella sabía que existían, pero que rara vez alcanzaba. Estaba muy excitada. Ralentizó un poco la mano que tenía dentro del mini pantalón para tranquilamente dar otra calada al cigarrillo. Fumar la excitaba, pero mezclar ese acto con placer sexual, la volvía loca.

Dejó que el humo saliese poco a poco de sus pulmones por un pequeño orificio formado por su carnosos labios. Fue entonces cuando estalló en un orgasmo que la hizo gemir fuertemente.

-Mmmmm, dani…- Sus dedos se apretaron fuertemente contra su clítoris al que no dejaron de frotar con fuerza. Sus pezones eran como fuertes piedras preciosas que sobresalían de sus pechos. Con la mano en la que tenía el cigarro se acariciaba uno de ellos. Las olas de placer viajaron a través de su cuerpo dejando su cuerpo fláccido.

Pasado ya el orgasmo, sacó la mano empapada de su vagina. Miró sus dedos brillantes por sus fluidos y los de su hijo y a continuación los chupó con devoción hasta dejarlos limpios. Agarró el cigarrillo con esos mismos dedos y le dio una última y larga calada la cual la terminó de relajar.

Apagó el cigarro y fue a buscar a su hijo al baño donde ya disfrutaba de una ducha.

Espero vuestros mails! coslada75@gmail.com (Luis)

Me gusta / No me gusta

Rosa, un encuentro en el baño

Rosa fumaba sentada en el baño como de costumbre. La puerta emitió su crujido habitual y una cabeza asomó por ella.

-Mamá, ¿estás ahí?- Era su hijo Dani. Su pelo rubio brillaba desde donde estaba Rosa.

-Si cielo, estoy haciendo pipi- Dijo Rosa exhalando una bocanada de humo, sentada con el corto pantaloncito por las rodillas.

-Es que yo también me hago pis- Dijo Dani tímidamente.

-Pasa, pasa- Dijo Rosa mientras alargaba el brazo para alcanzar un trozo de papel higiénico.

-¿Puedo?- Preguntó el muchacho mientras entraba en el amplio baño.

-Claro que puedes cielo. Sabes que a mami no le importa que entres en ningún momento- El muchacho siguió los movimientos de su madre muy atentamente. Como se llevaba el trozo de papel a la entre pierna y con un movimiento sencillo se limpiaba su húmeda vagina.

-Ya puedes orinar cuando quieras, amor mio- Dijo Rosa poniéndose de pie para colocarse el delgado tanga y el apretado pantalón que apenas llegaba a tapar por completo sus torneados cachetes. Dani no dejaba de mirar la figura de su madre.

El chico se acercó a la taza del water y miró dentro con curiosidad. Se podía apreciar con claridad que había papel manchado con un poco de sangre.

-Mamá, ¿Te has cortado?- Dijo el muchacho un poco asustado. Rosa lo observaba. Sentía un casi irrefrenable deseo hacia él como hombre más que como hijo. Sentía eso desde hacía unos años. Cuando hace 16 años se quedó embarazada y supo que tendría un hijo, supo que llegaría el día en que tendría en casa dos hombres para ella. Su marido y su hijo.

-Eso es mi menstruación. Te lo expliqué hace tiempo, ¿recuerdas?- Dijo con dulzura a su hijo acariciándole la cabeza. Era bajito para su edad, dado lo altos que era su padre y su madre. Otros chicos del instituto ya le sacaban casi un palmo.

-¿Quieres que te ayude como cuando eras pequeño?- Preguntó Rosa apartando su larga y rubia melena.

-¿Ayudarme a que, mamá? ya no soy un niño- preguntó el chaval confundido.

-A hacer pipí. Cuando eras pequeño yo te ayudaba por que casi no llegabas y te sujetaba el pene para que no te salieses- Dijo Rosa, mirando el bulto que Dani tenía en el calzón. Deseaba poder tener entre las manos aquel pequeño pene que hacía tanto que no veía.

-Bueno…..si, claro- Dani se dejó llevar. Confiaba en ella y deseaba a su madre, así que la idea no le pudo parecer mejor.

-Muy bien cariño, arrímate un poco más- Dijo Rosa estirando un poco del elástico del corto pantalón. -A ver, cielo- Introdujo su delgada mano y sacó el pene de su hijo. No era tan pequeño como lo recordaba, de hecho era más grande de lo que se había imaginado. Sus movimientos era cuidadosos para no arañar a su hijo con sus largas y perfectas uñas.

-mmm, cariño, veo que ya eres un hombre- Dijo Rosa sonriendo a su hijo quien se avergonzó un poco. -Venga ya puedes hacer pis cuando quieras. Tu relájate- Le dijo Rosa a su hijo. Sujetaba el pene de Dani, quien de manera relajada comenzó a soltar un chorro de orina largo y continuo.

-Mami, apunta bien que te sales- Dijo Dani. Ensimismada en el pene de su hijo Rosa, casi echó el pis fuera.

-Uy, perdona hijo. Es la falta de práctica- Dani sonrió y ella lo besó en la mejilla.

Cuando hubo cesado el chorro amarillo, Rosa sacudió varias veces el pene de Dani para deshacerse de las últimas gotas de orín. Esto provocó una erección instantánea en el pene de su hijo.

-Vaya, si que es sensible- Dijo Rosa sorprendida por la rapidez con la que se había puesto erecto. Lo acarició un par de veces más mirándolo. Definitivamente su hijo ya no tenía un pene, aquello era una polla con todas las letras.

-Mami…- susurró Dani sin saber que más decir. Rosa lo miró a la cara y Dani estaba ensimismado con la visión que tenía del escote de su madre, que por la postura de ella dejaba ver al chaval todo y más.

-Ehmm, si..hijo- Dijo Rosa poniéndose de pié sin dejar de mirar aquel “aparato”. Dio una larga calada al cigarro que aún sostenía entre las manos y expulsó el aire hacia arriba para, por unos segundos pensarse lo que iba a hacer.

-Esto no lo podemos dejar así- Bajó la tapa del water e invitó a su hijo a subirse en ella. -Ponte aquí cariño- Dijo golpeando elegantemente la tapa con la palma de la mano. El chico se subió y ella bajó su pantalón hasta los tobillos. El pene de Dani quedaba a la altura de los pechos de Rosa, libre de toda atadura. Esta, sostuvo el cigarro con la boca, mientras con un gesto rápido se quitaba la blusa blanca que llevaba puesta. Bajo ella pareció un sujetador negro transparente, a través del cual se distinguían perfectamente los voluptuosos pechos de aquella hermosa mujer. Dani no se creía lo que veía.

Rosa volvió a sostener el cigarro entre los dedos, con la punta, casi con sus largas uñas y mientras fumaba de él, agarró el pene de Dani que seguía duro como una roca apuntando hacia ella como un arma a punto de dispararse.

-ssfff, ¿te gustan los pechos de mami?- Dijo Rosa expulsando el humo sonoramente, al ver que su hijo no apartaba la mirada de sus tetas. La mano que sostenía la joven polla comenzó un vaivén continuo y suave. Apenas rozaba la verga de su hijo. Sabía de pollas y pretendía disfrutar un poco de aquello. El chico cerraba los ojos de placer.

-Disfruta mi niño… – Dijo Rosa dando otra calada al cigarro. La excitaba mezclar sexo y tabaco. De siempre.

-Eh…si mamá…- Dijo Dani intentando que no el temblase la voz. Los pechos de su madre se movían un poco con cada sacudida de la mano. Dani podía ver perfectamente los pezones erectos bajo la transparencia del sujetador. Esto ayudaba a excitar aún más al muchacho.

Rosa se estaba excitando también, pero quería controlarse. No quería forzar las cosas. Sabía que Dani era tímido.

Aún así por la proximidad de las caras, ya que Dani estaba sobre la tapa del inodoro fue inevitable que Rosa besase a su hijo. Un beso tímido. Juntaron sus labios con ternura. Fue un beso corto, humedeciendo los labios de ambos con el contacto de sus bocas. Dani por inercia llevó sus manos hacia los senos de su madre. Aquellos enormes y turgentes pechos.

Rosa se apartó para ver lo que hacía y poder fumar mientras pajeaba a su hijo. Exhaló otra bocanada de humo y apretó un poco el agarre del pene lo que provocó una fuerte oleada de placer en Dani. Este gimió.

-Ahhh…mamá-

-Lo sé hijo, mami sabe como dar placer- Dijo orgullosa Rosa de sus habilidades sexuales.

-Mami, creo que me voy…a….- Rosa sin decir nada se acercó y volvió a besar a su hijo mientras este eyaculaba una gran cantidad de semen sobre los pechos de su madre. Algo que por supuesto no fue por casualidad. Rosa apuntó hábilmente hacia sus tetas.

-Ahhh, ahhh, ahh- El chico soltaba pequeños gritos de placer, mientras veía como las tetas de su madre se cubrían con su esperma.

Rosa notaba como su vagina se empapaba al ver el espectáculo de la eyaculación de su hijo. El semen se escurría por su vientre y llegaba a enredarse en el escaso bello púbico que tenía la rubia en su entre pierna.

-Vaya, si que te has corrido, amor!- Exclamó ella. Con un gesto de la mano limpió un par de gotas que quedaban en la punta del miembro de su vástago. -¿Ya estás aliviado? Ahora deja que mami se de una ducha- Dijo Rosa intentando que el semen no gotease en el suelo.

-Ah!…- Dijo la madre antes de que su hijo saliese del baño- Estas es una de esas cosas que no le puedes contar a nadie, ni siquiera a tu padre. Se enfadaría mucho con nosotros-

-Ok, mami. Prometido-

Rosa apuro lo que le quedaba de cigarro y tiró la colilla al inodoro. Se desnudó y se metió en la ducha chorreando de semen adolescente.

 

 

coslada75@gmail.com

NOTA: Deseo como siempre vuestras opiniones, preguntas y porqué no, críticas.

Me gusta / No me gusta

Mi Cuñado es….

Me llamo Suny y esto sucedió cuando tenía 23 años. Mi hermana Rosmery, ella hace poco se caso con Anderson, un chico que está de muy bueno. No es muy alto, debe de andar por el 1’70, pero es guapo, atento, cariñoso y muy simpático.
Los dos tienen ya casi 30 años, lo cual les hace ser una pareja ideal. Desde el principio nos cayó estupendamente a todos, incluidos mis padres y por supuesto a mí también. Me encantaba su poder de atracción, con unos preciosos ojos oscuros, capaces de hipnotizar a cualquiera. Y yo no era una excepción. Aunque siendo sincera, lo que más me atraía era su culo, para qué nos vamos a engañar.

Todavía vivo con mis padres en el pueblo, donde tenemos una casita de planta baja, acogedora y muy bonita. Vinieron el agosto pasado de vacaciones, porque la playa está cerca y así se alejaban del agobio de la ciudad. Y fue entonces cuando empezó el suplicio para mí. En casa todas las habitaciones están al final del pasillo, separadas por el resto de la casa por una puerta, para mantenerlas frescas durante el día. Su dormitorio queda justo enfrente del mío y por las noches… Mis padres roncaban desde el principio al fin de la noche, pero yo no podía pegar ojo, porque los muy cabrones se pasaban follando toda la noche. No pasaba mucho tiempo desde que nos acostábamos y ellos ya estaban al lío. Normalmente empezaban con risitas pero luego mi hermana comenzaba a gemir como una loca, mientras le decía que le comiese todo, que no parase. Luego sus gemidos se hacían más fuertes y más fuertes, hasta que la oía correrse. Y empezaban los ruidos de la cama, cuando se ponían a follar como animales. A mí al principio me hacía gracia, pero al tercer o cuarto día estaba más salida que la manga de un abrigo.

Una noche dejé mi puerta entreabierta para poder oírlos mejor. Me metí en cama sin nada encima y cuando empezaron el polvo yo comencé a tocarme y manosearme las tetas, al tiempo que notaba como se me mojaba el coño. En el momento de los gemidos, comencé a meterme los dedos en la vagina como una posesa y los metí y los saqué hasta que noté hervir el interior. Me mojé el dedo índice de la mano izquierda y me lo metí suavemente en el ano, al tiempo que seguía con los dedos en la vagina. Notaba por las paredes de mi coñito las idas y venidas de los dedos en ambos agujeros y ni yo misma recuerdo cómo me desmayé de la corrida que tuve.

Al día siguiente fuimos todos a la playa y a mí no se me pasaban los calores ni con helados. Todo el tiempo estuve mirando para él y su paquete, mordiéndome los labios de rabia. Pero al fin tuve mi oportunidad. Mis padres decidieron al final de la tarde irse de compras y mi hermana se fue con ellos a mirarse unos vestidos a una boutique conocida. Mi cuñado se quedó conmigo en la playa y entonces me vengué. Nos pusimos a jugar en el agua como niños, mojándonos y revolcándonos, pero en medio de tanto juego, no hacía más que restregarme contra él, con mis tetas y tocarle el culo, notándolo duro, como a mí me gustan. Él se mosqueó y cuando no pudo más, se alejó de la orilla mar adentro, nadando lejos. Estaba claro que su erección debía ser enorme, y no le apetecía salir así del agua. Cuando por fin salió, le dije que me quería ir a casa. Recogimos las cosas sin decir nada y nos fuimos en el coche. Durante todo el camino no hice más que ponerle cachondo, con comentaros sobre el calor, el sexo y las noches veraniegas.

Cuando llegamos, él me dijo que se iba directamente a la ducha. Me imaginé por qué. De la prisa que llevaba no se acordó ni de cerrar la puerta. Mientras yo lo observaba desde fuera, se quitó camiseta, bañador y se metió bajo el agua. Vi claramente cómo se la estaba meneando, dispuesto a hacerse una paja que lo librase del calentón. Fue entonces cuando decidí entrar y con todo el morro me metí en la ducha con él. El me miró con una cara de estupefacción, sin entender mucho de qué iba todo aquello. Le dije que no estaba dispuesto a pasar una noche más a dos velas y que si mi hermana disfrutaba de él, yo, que era de la familia, también tenía derecho. Le cogí la polla con la mano derecha y comencé a menearla, para meterla en la boca hinchada como un pepino. Me dijo que saliésemos de la ducha y no sé ni cómo fuimos hasta la sala. Yo no soltaba el miembro ni un solo momento. Me puse de rodillas y me lo metí en la boca, sorbiéndolo como una energúmena. Me estaba empezando a sentir como una auténtica zorra y me gustaba, porque las riendas las llevaba yo. Con un tamaño ya desmesurado, le obligué a echarse al suelo, me monté sobre él y le dije que me follase. Sus empellones me dejaban tiritando de gusto y notaba la punta de su polla al final de mi vagina, encharcada como nunca. Conseguí mi primer orgasmo sin que él se hubiese corrido. Me levanté y le dije que me comiese el coño. Gemí de gusto, dejando que su lengua y sus dedos escarbasen en mis agujeros, haciendo que mi clítoris creciese como nunca y los jugos me saliesen por encima de los labios, mojando mis muslos y la alfombra. Y después de tanto orgasmo, decidí que ya estaba bien de ser egoísta y que debía darle caña yo a él. Le volví a coger la polla y empecé a restregármela por las tetas, lamiéndole el capullo con la lengua y meneándosela con ambas manso. La metí en la boca y comencé a chuparla, metiéndomela hasta la garganta y notando cómo rebotaba la punta en el fondo del paladar, caliente y mojada. Yo gemía y no paraba de decirme que era una zorra, una mala puta, que se iba a correr en mi cara. Todos los chorretones de su semen entraron en mi boca, mis labios y mi cara y algunos cayeron sobre mis tetas, mientras él gritaba de placer y me llamaba puta.

Cuando llegaron mis padres y mi hermana, estábamos duchados y viendo la tele y nunca sospecharon nada. Desde entonces, y siempre que puedo, vuelvo a follarme a mi cuñadito, porque me vuelve loca.
Para cualquier comentarios de alguna chica que haya esto hecho estos mi MSN es suny_incestuosa@hotmail.com o suny_incest@hotmail.com

Me gusta / No me gusta

Dale duro a Mamá. capitulo 1

A quien engaño, siempre me ponía la verga durísima ver las nalgas de mi madre contoneándose frente a mi a diario y en todo tipo de situaciones….ella qeria alguien qe la penetrara duro.
Mi historia es de hace cerka de un año, Soy de Mexico y vivo en Toluca en el fraccionamiento Los Sauces, soy Daniel mido 174 cms no soy un wey mamado pero tampoco uno escurrido pero si algo delgado y, como dice mi madre, su flaqito….con las chicas pues con algo d suerte, la realidad es q nunca he estado solo pro tampoco me describiré cono un pinche galan y ligador, tengo 20 años estudio la Facultad de veterinaria q esta en Tlachaloya, los q sean de aca ya hubicaran los lugares, decidi esa carrera xq los animales me agradan en especial los perros igual q a toda mi familia y hoy ya tenemos un mastín napolitano…mi familia compuesta x mi padre Hector de 45, mi hermana Sofi de 18 y mi MADRE (q es el punto q nos interesa) Ana de 43. no me la cogi xq a ella le faltara verga o xq mi padre no la satisfaciera, NO, yo simplemente me la cogi xq se dio y punto…el sexo entre mis padres siempre fue normal creo yo, porque la verdad no le ponía atención ha escuchar cuando cogían no significa qe nunca los escuchara xq alguna qe otra ves si llegaba a escuchar sus pujidos y gemidos qe hacia mi madre…. mi padre nunca tuvo problemas para cogérsela, simplemente yo creo qe a ella lo qe le gustaba era recibir verga duro y aunq mi papa no tuviera problemas para el sexo en realidad a el le gustaba mas “relax”, aunque si con posturas y todo pero al fin y al cabo penetradas normales y no tan salvajes o fuertes como el culo delisioso de mi madre pedia…ella es d tez morena clara 170 cms de estatura, es de complexión ni delgada ni gorda xq es herencia d ella q yo sea delgado ya q mi padre es mas robusto…ella tiene unas tetas d esas q te caben en la palma de la mano pero formadas y bastante duritas para su edad, pero lo q resalta d ella cuando la ves a lo lejos es su porte y sus tremendas nalgotas q es imposible no verlas aun siendo yo su hijo, xq una cosa es ser caderona y otra muy distinta tener unas nalgas paraditas y grandes q el solo verla caminar hace q se te ponga tieza la verga o verla d perfil y observar esa curva q se le hace por esas nalgas levantadas, ella es d esas señoras maduras “macizas” ya q la realidad es q se cuida bastante en ejercicios mas q con dietas, siempre dice q prefiere sudar haciendo ejercicio q matarse comiendo dietas y esas cosas…nunca le he preguntado sus medidas pero seguramente, y comparando con otras, sus medidas vendrían siendo 88-64-106…Siii!!! 106 de culo aprox!! La verdad nunka se lo he medido…una vez descrito todo empieza mi historia…
Alguna q otra vez crei q a mi mama no le preocupaba qe le vieran el culo digo esto xq en ocasiones en las q se empinaba y paraba esas nalgas frente a mi y q yo al mirarlas desde atrás en primer plano m hacia sudar….como muchas mujeres ella se ejercitaba en kaza siguiendo videos q se pueden encontrar en youtub-e, en lo personal me pone la verga durísima el ver nalgonas y culonas en jeans ajustados o en leggins (lycras) y ver caminar a ese par de nalgas q tiene mi mamita deverdad q me envelesaba siguiendo ese movimiento, una nalga arriba otra nalga abajo, una nalga arriba y otra abajo pfff por dios!!..era como para ponerse a imaginar como seria si ella te diera de sentones en la verga con esas tremendas nalgas y verlas rebotar en cada penetrada…ufff qe rico!!..
Era miércoles en la mañana yo entro a la Fac. a las 11 normalmente, esa mañana me levante a las 9 para hacer deberes entonces voy bajando las escaleras q son de los dormitorios a la sala, voy bajando y m encuentro a mi madre, normalmente asi la veía vestida kaci diario pro esta ves no se si fue xq ya tenia unas ganas de coger ya q hacia días q no me la chaqeteaba y qe no cogia aunq la verdad no es qe yo sea de esos tipos qe se describen qe son folladores con unas y con otras amigas, yo dire la verdad y es qe si follaba con amigas pero era muy esporádicamente asi qe ya andaba con unas ganas terribles o qiza fue q ese dia mi madre se vistió de manera mas seductora y discreta a la vez…no se q fue pero después d observarla d pie en la barra de la cocina comiendo fruta le dije: hola ma ya te levantaste tan tempra? – ella: si hijo esq tengo q ir a correr y después regresar para ir con tu padre a ver lo del perro q le quiere comprar a tu hermana – yo: no manchen, se lo compraran? Ya verán q tanto le dura el gusto por cuidarlo, pero adonde van a ir a verlo? – ella: ps dice tu papa q al centro q ya vio una tienda de mascotas….para este momento yo no perdia detalle de ella y sus movimientos xq como dijo q iba ir a correr traía un mallón de lycra negro unos tenis y un sweter q le llaman cuello de tortuga o polo pero solo le llegaba hasta la cintura y pegadito asi q esas tremendas nalgotas qedaban al descubierto bamboleándose con cada paso q daba, su nalgas carnosas se veian riqisimas y me parece qe ella sabia qe eran un gran poder sobre los hombres porque como dije siempre tuve la idea d q lo hacia a propósito para q le vieran esas nalgas q tiene xq mas d una ves la escuche hablando con mis tias acerca de como le encanaban sus nalgas y q debes en cuando se calentaba cuando veia a hombres comiéndole las nalgas con la mirada pro q mas aun le gustaba cachondear a jóvenes xq según ella decía q al ponerse de manera sugerente ante ellos se ponían nerviosos y no podían ni disimular sus erecciones…incluso una ves escuche estando yo desde la sala viendo TV, como le contaba a mis tias en voz baja desde la cocina , como una ves le cachondeo a un joven en un local de computadoras, dcia q fue a ver q compu le compraría a mi hermana xq necesitaba una y q el joven según lo describió ella decía q se parecía a mi tanto en edad como en físico, total q dijo q al darse cuenta d como el joven le veía el culo empezó a calentarlo cuando se agacho (sin flexionar las piernas) para observar unos modelos d compus de la vitrina q tenia frente al mostrador donde él se encontraba, dijo q no había nadie mas en el local y q ella permaneciendo en esa posición levantando el culo volteo a ver al chavo el cual no perdía detalle en nada, y le pregunto d las características d esa lap, pero todo el tiempo y mientras el le explicaba no se movio d esa pose, dcia q le encanto como el chavo tartamudeaba y repetia lo q dcia mientras la veía a los ojos y luego disimuladamente cambiaba la vista a ese par de nalgas enfundadas en unos jeans a la kadera…
Aqella platica solo qedo en eso, no se follo al joven ni nada solo le gustaba ver como le comían las nalgotas con la mirada, una de mis tias solo le dijo; pues para ti es fácil llamar la atención mira nadamas con esas nalgas todos los hombres y de todas las edades te miran, pobre niño ya m imagino como se sentía al verte ahí……pues ya sabes como me gusta exibirme un poco desde que eramos mas jóvenes, le respondio Ana mi madre…
Ahí fue cuando entendí q a las mujeres les gusta ser observadas pro con “moderacion” y hasta donde ellas quieran.
Ese dia termino el tema ahí.

Obviamente la mujer de esta foto NO ES MI MADRE pero ES MUY PARECIDA A ELLA!! A mi parecer ESAS NALGAS SON PRACTICAMENTE LAS MISMAS, asi q es para qe tengan una nocion de ella fisikamente….
Un dia sucedió q mientras yo jugaba Xbox en la tele de la sala, mi madre entra y comienza a buscar uno de sus zapatos q “segun” ella había dejado una noche antes en la sala, esa noche saldría con unos conocidos a una cena mi padre y ella asi q estaba enfundada en un vestido de noche no era demasiado entallado pero tampoco estaba flojo, se ajustaba adecuadamente a su exqiisito culazo, yo miraba hacia la tele cuando de pronto ella se para frente a mi y se agacha para buscar el zapato debajo del mueble de la tele, me estaba dando la espalda asi qe la tenia a escasos 2 metros de mi de rodillas y parando esas nalgotas era imposible no perder detalle de su movimiento, incluso perdi la nocion del videojuego y me envelesaba en ese culazo empinado, como dije antes no se si lo hacia adrede pero tardo un momento en esa postura mientras me preguntaba si lo había visto, yo le dije qe no en eso voltea a verme y yo rápidamente regrese mi vista a la tele para q no me cachara comiéndole con la mirada esas nalgas de diosa y me dice; ponme atención!! Te estoy hablando!! Chingadamadre qe tengo q hacer para q me pongas atención y me mires mientras te hablo escuincle!! En eso yo pause el juego y la voltee a ver…seguía en la misma posision de rodillas y de espaldas, solo volteo la cabeza a verme x encima del hombro…y le conteste; qe!? –qe si has visto mi zapato!! – ya te dije qe no Ma!! Y por unos segundos cambie la mirada a su culo, obviamente ella lo noto porque se rio y dijo; okay pues haber si para la próxima te dignas ayudarme….como?? qe signifikaba eso??

Días después de q mi madre fuera con mi padre a comprar al dichoso perro, (doy gracias de qe lo compraron xq creo qe el produjo todo entre mi madre y yo) mi hermana como antes lo dije, se desentendía de él y prácticamente mi madre y yo nos encargábamos de alimentarlo y bañarlo. Justamente una mañana mientras mi culona madre bañaba al perro yo hiba levantándome de la cama…
-Mama!!!? Donde estas??…hiba yo bajando de las escaleras hacia la cocina, ella no estaba.
-Ma….!! Hiba a gritarle otra vez cuando atravez de la ventana qe da hacia la sala observe q estaba afuera tratando de sostener, sin mucho éxito, al perro mientras lo enjabonaba…
Fue exquisito verla asi; estaba en cunclillas con un pantalón desgastado de mezclilla azul, no estaba roto pero era pegaditititito a su culote…madre mia como se le veian las nalgas!!! También se distinguían esos “oyitos” qe se les hacen a las mujeres en la espalda baja antes de llegas a las nalgas, asi como estaba en cunclillas su pantalón se le recorria hacia abajo y se le veian además traía una playera roja ni floja ni tan ajustada….estando asi en cunclillas en un momento determinado se le noto un ligero pedazo de tanga color negra…para esto yo ya me agarraba el pito por encima del pantalón d la pijama…estuve un rato asi viendo como casi no podía hacerlo xq el perro se movia y se qeria escapar entonces se movio bruscamente y mi madre cayo de sentón al suelo mojado, ya imaginaran como se le mojo su trasero ufff!!!
De pronto ella desesperada me grita; hijo!!!! Ya levántate y baja a ayudarme!! Este pinche perro no se deja!!!
Hizo q me saliera del transe q estaba mientras le miraba sus ricas nalgas. Tarde un poco en salir para q pensara q me hiba levantando apenas y tmbn para dicimular y esperar a q la verga se me bajara xq ya la tenia durísima….
-q paso ma!? Jaja mira nadamas como andas jajaja
Le decia yo acausa de lo mojada q ya estaba
-callate y ayúdame!!
-pero verdad qe te dije q le duraría poqito el gusto del perro??
-pero ya veras cuando llegue esa escuincla, le dije q lo bañara y ni caso me hizo!
Me puse a un lado de mi madre, ella ya se había arrodillado y yo estaba ligeramente agachado asi q estaba mas alto q ella, aunq no podía verle mucho las tetas si se distinguia un poqito, claro q sus tetas nunka han sido mi punto de atención, SU CULAZO ERA EL QUE ME INTERESABA!!
Yo traía un short de esos asi de uniforme de futbol, osea un short ligero con mis boxers debajo osea qe se imaginaran qe si tuviera una erección se notaria claramente….no voy a decir qe todo el tiempo mientras bañabamos al perro tenia la verga dura, no…pero si la traía medio despierta, en ese punto de entre flasida y medio parada (los hombres me entienden) obviamente se llegaba a notar pero un poco en el short, no se si fue mi impresión pero comense a notar qe ella me la veía de reojo….eso me gustaba
El perro al sentir el chorro de agua mojada para enjuagarlo se movio bruscamente otraves y se m solto de las manos, se hecho a correr y se medio debajo de unos arboles qe tenemos en el patio.
-maldito perro!! Xq no lo agarras bn hijo!!
-se me solto de las manos ma!!
-ve nomas! Lo avabams de bañar y ya se metio bajo los arboles. Pero vas a ver pinche perro…
-jajaja ya déjalo ahí no tiene caso ma
-tu ya cállate qe tienes la culpa, ahora ayúdame a sacarlo para amarrarlo sino se va a empuercar mas!!
-okay
Mi madre se puso de pie y fue a acerkarse a donde estaba el animal, como el perro se metio debajo ella tubo qe inclinarse, se arrodillo y se agacho a ver donde estaba….ver su culo asi era la gloria, prácticamente estaba en 4 y con la cabeza casi metida bajo el árbol, con todo el culo parado de esa forma era inevitable verla y era inevitable no tener una erección.
-ven y ayúdame!!
Dijo mi madre sin sacar la cabeza d ahí.
-okay ya voy
Lo único qe traía puesto el perro era el collar con la correa, ella lo tomo la correa y la saco.

-toma la correa y jalalo mientras yo lo jalo del collar
Dijo eso sacando la mano hacia atrás dándome el cordon.
Me puse detrás de ella, mi intención no era darle unos arrimones con mi verga dura. Se me ponía durísima de solo pensarlo pero no qeria intentarlo, tome la correa pero ella no podía agarrarlo del collar.
-no puedo!! Se esta metiendo mas!! Trata de jalarlo hijo
Yo lo jalaba pero mi vista estaba en las nalgas de ella perdido en el vaivén qe hacia con la fuerza qe ponía al querer agarrarlo. De un momento a otro dijo;
-ya lo tengo!
Y lo jalo haciéndose ella hacia atrás!! Choco conmigo y mi erección qedo entre sus nalgas
Ella al sentirla (porque fue obvio qe la sintio) se qedo callada a lo qe para dispersar cualquier cosa le pregunte;
-qe pasa? Se te solto??
-no……no se solto ya lo tngo
-bueno ps jalalo
-pro ayúdame tmbn hijo!
Y puso mi mano izquierda sobre su espalda baja y con la mano derecha tenia agarrado el cordon y lo jalaba, podía sentir mojada su espalda, no se si era por sudor o por el agua de estar bañándolo…era la gloria verla inclinada en 4 con mi mano en su espalda sus caderas se veian anchas por esas nalgotas carnosas y mi verga entre ellas restragandose..
Ella tmbn empeso a jalarlo empujando su culo hacia mi, talvs le gustaba el contacto con mi verga, no se.
-qe pasa? No puedes sacarlo o qe?
Le pregunte mientras empujaba mi pene y con mi mano la empujaba hacia abajo su espalda para hacerla inclinar mas y qe su culo se parara mas…
-si…..si puedo pro esq…si tiene fuerzas pinche perro….
De pronto se empujo con fuerza hacia atrás y m tuve qe qitar de esa posición, ya había sacado al perro
-okay ahora si vamos a amarrarlo
Dijo esto volteándose hacia mi, yo estaba de pie frente a ella con la verga en el short qe paresia carpa de circo, ella se agacho a la altura de mi pene dejando al perro en el suelo y vi qe volteo rápidamente a verme el paqete qe revelaba la erección qe hace unos momentos tenia entre sus nalgas
-dame la correa
-toma ma….oye estas sudando?
-ps si hijo! Con este calor y con tanto ajetro ps como no qiieres qe sude
Lo dijo mientras sonreía de una forma muy linda
-bueno deja amarro al perro y m meto a dar un baño. Luego tu te das uno hijo xq ya casi es hora de qe te vallas a la Uni
-si ma…m avizas cuando acabes.
Ella se metio al baño y obviamente yo no perdi tiempo y me hise una chaqetota con todo lo qe había pasado, me vine rapidísimo al recordar todo sinceramente no se me vino a la mente el qe tenia qe cogérmela simplemente me gusto lo qe paso y no pensé en nada mas…pero si seguía viéndola cada qe podía….SU CULOTE ERA UN SUEÑO!!!!
Ese dia termino asi, por primera ves había un contacto entre ella y yo, Y VALLA TIPO DE CONTACTO!!…en el siguiente relato les hablare de lo qe paso después, de como pasaron los días y de como escuche la platika telefónica qe tubo mi madre con una amiga acerka de lo qe nos paso y me entere de qe a ella le gustaba qe se la cogieran duro, saludos y me gustaría qe comentaran y m dijeran qe opinan y disculpen qe sea largo y qisa tedioso pero esq no soy redactor, soy veterinario jajaja

Me gusta / No me gusta

Clara, mi hija, mi novia

Mi lujuria estalló al sentir sus labios comiéndome, tratando de excitarme, la tomé y la degusté toda, fuimos a mi casa y como a una amante la hice gozar y sentir las estrellas, pasamos el resto de la noche y el amanecer explorando cada rincón nuestro, la invadí con mi falo, sentí su sexo en mis labios, se mezclaron cada gota de sudor con cada aliento dejando ver a dos amantes en cortejo

Ese viernes salimos temprano de la oficina Carlo y yo para recoger a Claudio a quien le celebraríamos su despedida de soltero, yo había pasado casi 9 años viviendo en el extranjero después de mi divorcio y a ellos tampoco los había visto desde entonces, poco sabía de sus vidas. A México no vengo muy seguido, ocasionalmente a visitar a mi hija Clara que vivió siempre con su madre, generalmente le pagaba todo para que me fuera visitar desde los 11 años que no separamos.

Finalmente de mis amigos no sabía mucho y decidimos ir a comer y beber unos tragos, hablamos horas y agradecimos a Claudio por participarnos de su boda, las horas pasaban y decidimos continuar en otro lugar decidiendo sin mucha discusión un table dance, fácil y rápido.

Entramos realmente temprano y pudimos ver casi todos los shows, pasadas casi 2 horas, alrededor de las 2:00 am llegaron más chicas para complacencia del auditorio, de todos tipos y entre luces admito haberlas visto bellas a todas, mucha mujer extranjera dando un sabor especial a la velada.

Habíamos encarado a varias chicas y pagado por algunos bailes hasta que cada uno enganchó con alguna y así variando, después de un rato Carlo llegó con una chica preciosa a la cual le dijo que nos bailara, como yo dejaba de hablar con otro no había captado su llegada y mi sorpresa fue abrumante al ver que mi hija era esa chica de cuerpo escultural, no supe que hacer ni ella, ambos guardamos silencio atónitos… de ella sabía que trabajaba por las noche en algún bar pero ni idea de lo que mis ojos presenciaban, los dos nos controlamos afortunadamente y ella me tomó de la mano y dijo – vamos a los privados – nos alejamos entre risas de los amigos que desconocían el momento interno de ambos.

Nos alejamos y un maratón de preguntas de ambos lados relativo al momento: ¿Porque vienes acá papá? ¿Que haces aquí tu? No, contéstame tu. Pero primero explícame que es todo esto…

Nos calmamos y me explicó que si bien ella no se vendía el trabajo no era nada mal pagado y que confiara en ella, realmente le creía pero me dolía que no me hubiera dicho aunque era obvio que se lo reservaría y decidí no guardarle rencor.

Nos abrazamos y prometimos hablarlo después y le pedí que no se acercara a la mesa, aceptó y regresé. Cuando volví a la mesa me dijeron que habían escogido a ella por ser la más bella, no tenían ni idea que era mi hija y tuve que escuchar la forma de referirse de ella en cuanto a sus atributos, la verdad que no tenía como decirles nada, no comenté más y seguimos bebiendo.

Yo continuaba muy turbado y veía desde lejos que mi hija también pero ella estaba obligada a cumplir con su trabajo y desde lejos miré detenidamente lo que hacía, sin ningún morbo, más bien con curiosidad y me di cuenta que era sensual pero tierna a la vez, no se si porque es mi hija pero no tenía el comportamiento tan pícaro del resto de las bailarinas. Me confundí al verla hacer un desnudo total a un tipo, la vi como era tocada y hasta que terminó su sesión tomó su ropa y salió corriendo para que yo no lo viera, se notaba que el acto la había avergonzado.

A media semana después de esto decidí llamarla a su casa, su madre me dijo que no estaba pero tomó mi recado, posteriormente mi hija se comunicó a mi celular y la invité a cenar, rompió en gritos y aceptó preguntándome si no estaba enojado, yo solo le respondí que siempre sería mi beba. Verdaderamente estaba decidido a no hacerla sentir mal pero tratar de persuadirla que ese medio era nocivo, eso pensaba hasta llegar a su casa.

Su madre y ella me recibieron, tomamos un café y Clara fue a por sus cosas, su madre me preguntó si no estaba orgulloso de la hija hermosa y responsable… en cuanto a la belleza no podía ocultar la admiración y trataba de no recordar la imagen desnuda y concentrarme en como estaba vestida pero ero también muy difícil, la nena calzaba unos jeans que no podía ocultar que cualquier hombre con un mínimo de cordura puede caer rendido a sus pies.

Respecto a lo demás sabía que su madre ignoraba cualquier situación de lo contrario me hubiese llamado hasta el Congo si hubiese sido necesario, guardé el secreto y solo respondí afirmativamente. Mi hija bajó y nos marchamos.

Llegamos a cenar a un lindo restaurante muy elegante y le regalé un anillo que compré para ella, le dije que por favor reconsiderara lo que hacía y que no tocaría el tema hasta que ella decidiera, pero esperaría sus opiniones, dio de saltos y gritos y me besó efusivamente por el regalo, de inmediato se acercó el gerente y algunos meseros a felicitarnos y llamaron al trío y nos dedicaron una canción llamada “Somos novios”… creían que le había dado un anillo de compromiso y nos morimos de la risa pero los dejamos terminar la parodia, cierta gente aplaudió y agradecimos igualmente envueltos en la risa de la complicidad.

Terminamos de cenar y me invitó a conocer un bar que frecuenta en sus días libres llegamos a una zona muy recurrida por gente de muy buen nivel en general y nos escurrimos a un bar muy de moda y ordenamos algo de beber. Personalmente me sentía muy cómodo porque recordaba mis momentos de diversión y veía que convivía muy bien con Clara. Ella me contó que seguro nos encontraríamos con amigos suyos que me quería presentar. No tardaron 30 minutos cuando llegaron 2 chicas entre los 20 y 23 años muy hermosas a saludar a mi hija, me presentó como su novio bajo mi total sorpresa y sus amigas no pararon de adularla.

Les parecía muy fashion salir con hombres mayores y empecé a comprender que mi nena no era más una joven pero me uní al momento, la abracé y la besé en la mejilla… sus amigas pidieron un beso en la boca y Clara me dio un pico tierno en los labios, ellas aplaudieron.

Bebimos y reímos un rato largo en el cual la pasé fantástico todo el tiempo, a regresar a dejar a Clara se reía y recordaba la travesura, la regresé realmente tarde por lo que su madre estaba despierta y aprovechó para sermonearme, Clara estaba pasando unos días con su madre ya que se había mudado a otro departamento, por eso ella no sabía a que horas trabajaba nuestra hija, me di cuenta que entre ellas no había muy buena relación como había venido intuyendo hacía tiempo.

Clara se despidió al entrar su madre y me dio las gracias y me pidió que la comprendiera, sonreí y le dije que se quedara tranquila, me miró y nuevamente me dio un beso ligero en los labios pero lo que terminó de confundirme fue que me pidió que la llamara. Era algo raro.

Salí de viaje por una semana y al regresar tenía todavía la cabeza merodeando todo lo que había vivido esa noche pero empezaba a recordar a mi hija como lo hace uno con alguien que le interesa, sin muchos cuestionamientos la llamé como había prometido, respondió y preguntaba donde había estado que la tenía preocupada, que quería verme para estar tranquila, pero yo no podía por mi trabajo, tenía visitas del extranjero y debía cumplir con el protocolo, pero prometí llamarla el fin de semana, solo me dijo que trabajaría hasta tarde.

Salí con los visitantes a cenar y bebimos demasiado al grado de pedirle a mi chofer tiempo extra para no tener que manejar en ese estado, pidieron ir a buscar mujeres pero uno de ellos estaba muy mal y decidí invitarlos al día siguiente, los despedí en el hotel y me regresé con el chófer, pasé a cenar algo y me vino el recuerdo de aquella salida con Clara pues era la misma zona, mil ideas me vinieron a la cabeza y entonces comprendí que algo me estaba pasando con ella, que deseaba verla y estar cerca de ella, vacilé pero el deseo me ganó y pedí me llevaran a aquel sitio donde la vi deleitar a los de mi género. Empezaba a excitarme al saber que mis posibilidades de verla desnuda eran totales, me enfermaba que podía pensar ella pero no podía decirme nada ante la total comprensión de su padre, el momento era ideal.

Llegué solo y ordené una botella, esperé rechazando toda oferta, me había preocupado incluso de vestirme lo más elegante posible y esperé hasta que fuera el turno de Clara, pasaban los minutos y me impacientaba la espera, cuando iba a retirarme después de cuestionar mi amor de padre contra mi morbo y deseo de hombre pero salió finalmente a la pista de baile bajo un seudónimo que me daba el derecho de jugar al incrédulo.

Las luces la cegaron y no fue hasta culminar su acto que pudo bajar de la plataforma y reunirse con los clientes, recorrió el lugar de lado a lado muy segura dirigiéndose hacia mi, se detuvo, me miró y solo me dijo, “estaba segura que vendrías”, me arrojó al sofá y me dedicó uno de eso bailes, el más erótico que una mujer me haya dado sin tocarla, esperaba sus caricias atónitas y mi lujuria estalló al sentir sus labios en los míos comiéndome, tratando de excitarme, la tomé por la cintura y la degusté toda, ella jadeaba y me presumía los encantos con los que se ganaba cada duro.

El resto es casi historia, esa noche la esperé hasta terminar, fuimos a mi casa y como a una amante la hice gozar y sentir las estrellas, pasamos el resto de la noche y el amanecer explorando cada rincón nuestro, la invadí con mi sello de hombre tantas veces pude, probó mi falo, sentí su sexo en mis labios, se mezclaron cada gota de sudor con cada aliento dejando ver a dos amantes en cortejo, deseo y pasión.

La amo, te amo Clara. Tu padre.

Autor: Williamdove

Me gusta / No me gusta

La Sobrina Especial IV

Como dice el adagio” No hay plazo que no se cumpla, ni deuda que no se pague”,  las vacaciones estaban llegando a su fin. Se acercaba el momento de retorno a la ciudad y volver a la rutina clara y estipulada. Aquella rutina que ahora se me hacia tan lejana como desconocida y aun mas no deseada.

Sin embargo, todos tenemos una oportunidad en la vida y puede ser la mejor o la peor decisión eso solo te lo  hace saber el tiempo. Moví mi cabeza, para despejar – figurativamente-, todos estos pensamientos que se alborotaban en mi cerebro. Y fue su voz la que termino de despertarme.

Ella: Mi Gurú, en que piensa, espero que sea en mí y en mi próxima “clase”….

Él: Ya te dije que no te expreses así, si alguien escucha….

Ella: Diré que es una broma y punto…total nadie podría asumir que eres mi maestro de yoga…erótico. Y se sonrió con esa forma maliciosa que tanto me encantaba y tan nervioso me ponía…

Llego el resto de la familia y con los preparativos de regreso casi no pudimos tener alguna otra conversación adicional, salvo miradas furtivas que me hacían sudar frio…cada vez.

Llego la hora de la cena, y todos nos ubicamos en el comedor, – valga hacer la precisión que su casa está distribuida en tal forma que la sala está en el primer piso, junto con la cocina muy moderna y una salida al jardín interior con una piscina preciosa y muy bien ubicada. En el segundo piso esta el comedor, salón de estar y el estudio. En el tercero están los dormitorios de la familia y huéspedes- En esta ultima estábamos nosotros instalados-.

Bueno cenemos, – dijo nuestra anfitriona- esta cena es para homenajear a nuestros invitados en su última noche y esperando que no sea la última vez que nos visitan.

“eso es seguro, no creo que hayan visto ninguna mala cara, por el contrario…”, dijo socarronamente mi sobrina lo que origino mi atoro con el vino, – ya que estaba en pleno brindis-. Risas de todos por el evento ocurrido pero en fin…nadie sabía…

Por cierto – dijo nuestra anfitriona -, les presento a mi sobrina Elfina, ella estará solo esta noche con nosotros, ya que mañana viaja a la capital por un tema de estudios, sus padres nos la han recomendado mucho.

Como supondrán los saludos de rigor se hicieron presentes, ella luego de pedir un permiso fue a dejar sus cosas en el cuarto, para bajar a cenar, venía muy abrigada, aunque pude observar una sonrisa firme y a la vez ensoñadora.

A los 20 minutos una mujer descendió – jamás hubiera supuesto que esa mujer estaba detrás de todos esos abrigos. Si mi sobrina me embriago con su silueta, ella le llevaba unos 2 ½ años de edad, pero el desarrollo corporal, no tenia comparación, era más turgente sus seños, su cintura estaba más delineada, sus labios eran muy carnosos, su mirada más penetrante y tenía esa mirada de desafío, que he visto en otras mujeres y que mi sobrina aun no despertaba, aunque tenía  otros atributos – si han leído mis relatos previos, que lo compensaban en gran medida-.

La charla fue amena, discurrió sobre varios temas, era una chica preparada, conversamos de temas tan variados como política, arte y literatura, coincidimos con  autores como Paulo Coelho, entre otros, yo no lo había notado – me lo harían notar luego -, pero la conversación de nosotros sin quererlo y por el entorno que teníamos nos habíamos separado del grupo sin intención y el conversar se había hecho muy fluido y bastante animado por cierto.

Mi sobrina – en su inocencia, según yo -, trataba de intervenir con algunos comentarios fuera de contexto y que denotaban su falta de conocimiento en el tema, sin embargo y a pesar de este hecho evidente, insistía tratando de llamar mi atención, -hecho que por cierto no lograba-  pero con resultados negativos, el debate de puntos de vista de las obras que he leído, siempre me ganaba y más si estaba en compañía de alguien que tenía un punto de vista totalmente diferente, lo cual está por demás exponer era el caso.

Luego de acabada la cena, se hizo una pausa y nos distribuimos por la casa, yo me desplace a mi cuarto para ir a los servicios y descansar un tanto ya que habíamos alquilado unas películas y pensábamos verlas y descansar para mañana estar frescos para poder iniciar el viaje. Al menos eso era lo que yo tenía planeado, lo cual no necesariamente era el itinerario que me habían preparado.

Ambas, sobrina y prima, se fueron a su cuarto y se podía escuchar la música y sus risas frescas por toda la instancia. Un problema con el reproductor, tiro por la borda el plan de ver películas, y coincidentemente nuestra anfitriona indico que un buen juego de salón sería una buena opción, así que bajamos a la sala para pasar un momento agradable.

Mientras bajábamos, yo me detuve en el segundo piso. Para recoger una libreta para el juego y en el descanso del segundo piso estaba el servicio para visitas, sentí que me jalaban y antes de que pudiera darme cuenta estaba en el baño, mi pantalón había sido –hábilmente debo decir -, retirado el seguro y mi ropa interior sin mayor dilación había corrido con la misma suerte y unos labios deliciosos me estaban haciendo perder el sentido por el placer que me estaban haciendo sentir, por unos momentos quede con la mente en blanco solo disfrutando las sensaciones que tenia, mientras sentía como me acariciaban la zona del escroto con mucha habilidad elevando mis sensaciones en forma geométrica, pero en ese instante otro par de brazos comenzaron a recorrer mi pecho, el sobresalto fue instantáneo y mi retorno a la realidad fue en igual velocidad, por memoria pude alcanzar el interruptor e imaginen mi sorpresa – ambas estaban ahí su ropa tirada por el piso y solo como dios las envió al mundo – con muy pero muy buen equipo, aunque suene burdo expresarlo así, pero era lo poco que mi cerebro hilaba en ese momento-, no era el límite de mis sorpresas, la prima retomo su actividad con mi pene, y debo decir que lo hacia una experiencia y habilidad de una mujer..Mujer.

Yo no hilaba ideas, era el temor, la familia abajo y nosotros arriba si subían – como dije el lugar no era grande -, llegar a la conclusión de nuestra posible actual ubicación no era para un genio. Mi sobrina empezó un beso impresionante y con el trabajo de la prima les juro que yo no tenía ningún deseo de resistirme además – aunque suene a excusa-, cada vez que trataba de separarla, presionaba mis testículos y de alguna forma tenía el control – no me considero una persona masoquista -, pero el sentir que me deseaban al nivel de prácticamente haberme secuestrado, creo que es una fantasía que muchos tenemos y pocos llegamos a lograr conscientemente.

Luego de un momento se alternaron sus posiciones, al parecer tenía la teoría y algo de práctica ya que no lo hacía como su prima, pero tampoco era nada despreciable, el beso paso a otro nivel con apoyo de nuestras lenguas en un baile sinuoso que solo la flexibilidad de una serpiente podría entender lo pasaba en nuestras bocas. Si como dije la prima tenía una habilidad para acariciármelo con su lengua y hacer una succión, suave pero enérgica que me llevaba al nirvana. La sobrina tenia lo que llamaríamos una garganta profunda, se lo introducía prácticamente totalmente yo podía sentir su campanilla y su rozar me generaba una sensación increíble y me obligaba a tener un control único, ya que no deseaba venirme todavía.

Échate… ahora. fue una orden que fue acompañada de una presión suave en mi pecho para lograrlo y una presión en mis testículos, – la prima había tomado control nuevamente de esa parte de mi cuerpo.  Mi sobrina me dijo, quiero sentir tu lengua en mi sexo. Me puso su sexo a la altura de mi rostro e inicie un trabajo en su vagina, localizar su clítoris no fue un problema, así que empecé a explorar su labios interiores para poder calentarla, lo cual al sentir sus primeros jugos sentí que estaba logrando mi objetivo.  Luego comencé a disfrutar de su clítoris, lo acariciaba, lo succionaba y alternaba esta labor, sentía como se estremecía con lo que hacía y sus piernas a mis lados podía ver como vibraban, paso de la pose de cuclillas a arrodillarse, se notaba que las oleadas de placer, le estaban dejando sin fuerzas en la posición que estaba, hice que mi intrusión en su sexo fuera más lento que al principio, y en un descuido de ella, mordí –suavemente -, su clítoris y no lo solté, ella llevo sus manos a su boca ya que casi exhalo un gemido intenso, estaba por hacer un comentario, cuando yo también lo sentí en carne propia, me había olvidado de la prima, pero ella no se había olvidado de mi, se fue colocando en posición y no estoy seguro como lo hizo comenzó a succionar cada uno de mis testículos con sus labios, los saboreaba y luego lo dejaba, y luego tomaba el otro y hacia lo mismo, en este intervalo no dejaba de acariciar mi pene, asegurándose de que seguía firme y sin posibilidad de descanso.

En eso sentí que su mano dejaba la cabeza de mi pene expuesta totalmente y con su lengua inicio un reconocimiento circular, yo no podía hacer nada ya que su mano aseguraba el cetro de su placer iniciado y con la sobrina encima de mí – como ya dije-, tenía control total de esa parte de mi cuerpo. Me llevaba al cielo y luego una presión fuerte en mis testículos, hacia que mi deseo bajara, me tuvo así por un breve plazo. Era una sensación increíble,  yo con mi experiencia jamás hubiera esperado que ellas pudieran manejar mi deseo a su voluntad, había perdido – en contexto totalmente hipotético -, y francamente no me sentía mal por ello.

Ya que no podía devolverle algo del placer que me daba a la prima, la sobrina tendría el descuento, así que tome piernas con mis manos neutralizando su posibilidad de levantarse – si la hubiera tenido – e hice que su sexo se aproximara a mi rostro, empecé un trabajo a conciencia y muy detallado sobre él, lo recorrí como si fuera a hacer un dibujo del mismo. No escatime lugar alguno. Su gemido me indicaba que estaba logrando mi objetivo, una nueva succión sobre su clítoris, su temblor me indico que estaba próxima a un órganos y no tuve piedad, acerque más sexo a mi rostro y con mi dedo índice inicie un juego circular en su otro “canal”, su respingo no se hizo esperar, pero mi “trabajo” con su clítoris no le dejaba mucho a reclamo, cuando llego su órganos, la penetre, y seguí acariciando y succionando su clítoris, ya no se quejo solo llego el esténtor de su orgasmo que con mis caricias se extendió fuerte y sentí como su cuerpo se relajaba, luego de lo sentido. En ese momento ocurrió…

Nuevamente, me olvido de la prima y ella en cuanto se percato de que mi sobrina había llegado a su clímax, se “clavo” literalmente, no puedo decirles; ni expresar con palabras lo que sentí, ojala tengan la expresión, ahí entenderán que su cerebro se pone en cero, que sus sensaciones y sentidos se elevan al máximo, hace que se sientan vivos, que los clavan con miles de agujas de placer y deseo.

Luego de un momento, -como dije ella llevaba el control -, empezó a subir hasta casi salirse y luego se dejaba caer.  Con su otra mano seguía teniendo el control de mis testículos los cuales acariciaba o me los apretaba cuando sentía los esténtores de mi posible orgasmo, cuánto tiempo me tuvo así no lo sé, pero al final le suplique que me dejara llegar, ya no podía seguir así, me tenia totalmente en su control y no podía más.

De golpe se retiro de mi, esta pausa me permitió volver al ataque con la sobrina, la cual se despertó con mi caricia y al parecer estaba aun muy sensible, trato de retirarse pero no se lo permití, y como dicen ojo por ojo, inicie mi labor en forma muy abnegada, sacándole en muy poco tiempo, sus gemidos y era ella la que pedía tregua, ya que estaba muy sensible, -pero si no me dieron tregua , tampoco la otorgaría -, con mayor delicadeza, pero igualmente firme continúe con mi labor, ya no se quejaba solo gemía y respiraba aceleradamente. Nuevamente mi dedo penetro su área aun virgen, -según me había confesado -, y solo gemía, ya no reclamaba ni intentaba evitar mi intrusión en su área virgen.

Un descuido, originador por una presión no esperada en mis testículos la dejo libre e hicieron cambio de posición, realmente en un momento de lucidez, entendí que esa sincronización no podía ser fortuita, pero eso sería motivo de una averiguación, sin embargo ahora carecía de toda importancia. Empecé una labor sobre la nueva vagina que tenia a mi alcance, su sabor era un tanto diferente, más acida y el olor también, pero igualmente era deliciosa, me fue mucho más fácil hacerla llegar, realmente estaba mucho más sensible, con mis brazos inutilice la intención de moverse, tomando firmemente sus senos en mis manos, y haciendo presión sobre ellos la atraje hacia mí para poder llegar con mayor facilidad a su sexo, ella tomaba mis manos tratando de soltarse, no las tenía aseguradas, pero cuidándome de no hacerle daño, en esta posición, pude atraerla a mí para besar su vientre, y acercar a mis labios sus senos y darle un tratamiento especial a sus pezones que estaban muy erguidos, sus gemidos se hicieron mayores, un pellizco a su pezón, la hizo hacer un mohín y mirarme y con un gesto le hice entender que se podía escuchar afuera, me entendió, pero igual me miro y me movió su dedo de lado a lado señalando a sus pezones. Mi respuesta no se hizo esperar, presiones sus pezones y paso algo único vi algo claro acercándose en la punta de su pezón,  de primera instancia asumí el sudor por nuestra “actividad”, pero cuando hice lo mismo en el otro pezón fue igual, no podía creerlo estaba ante un mujer que al excitarse, tenia secreción en los seños, lo acerque a mis labios y succione con fuerza, un ahhh, se irguió en su garganta, comencé a alternar sus dos pezones para esta “caricia”, cuando la sentía que estaba por llegar, presione su clítoris, tuvo el mismo efecto que conmigo en mis testículos, así que le devolví un poco del placer y control que me había dado. Igual en un momento me dijo igual “tu ganas déjame llegar por favor, necesito llegar”, así que disfrute sin limitación de sus pezones y acaricie su clítoris, desafiante y erecto como sus seños de ensueño.

Mientras esto pasaba, la sobrina inicio un sube y baja que me hizo recordar que estaba ahí, como dije esa zona no tenia control para mí y ella estaba deseosa, empezó un sube y baja impresionante, no lograría evitar que me hiciera llegar, si seguía con su velocidad y considere que trataría que sea un terceto en paralelo y empecé un acariciar a sus senos, con mis labios hice mi labor en su clítoris indefenso y con mi mano, invadí  su otro canal, se notaba que ya había sido inicializado, por la facilidad – a diferencia de mi sobrina -, con que pude ingresar.  Fue un llegar increíble, y único y logramos llegar en paralelo y al unisonó. El agotamiento era increíble, cuando quise ponerme de pie, las piernas no me respondían. En ese momento tome nota del tiempo que habíamos estado en el baño. Ambas se miraron y se comenzaron a reír, yo no entendía nada.

Lo que yo no sabía – y me entere en ese momento -, era que habían decidido ir a comprar un postre especial y como habían oído que yo estaba cansado se fueron en el carro y les pidieron que me “entretuvieran”, hasta que regresaran.

Ella: Espero que hayas estado entretenido. Sino mi mama se molestara. Sonora carcajada.

Yo: Creo que definitivamente hicieron un excelente “trabajo”,  no podría decir lo contrario, si han  visto un dibujo animado de Garfield cuando se ríe, ya podrán imaginarse mi sonrisa de lado a lado.

Pero si creen, que el tema ha quedado ahí…ah ah, se equivocan, en unos momentos yo estaba nuevamente listo para la acción, mi sobrina me decía que bruto, yo no todavía, pasó, me has dejado acabada. Mire a la prima, tampoco me mires, eres todo lo que me prima me ha dicho y mas, tampoco puedo más mi clítoris esta tan inflamado que con solo le des aire me harías saltar.

Y quien ha dicho que quiero hacerlo por ese punto tradicional, – le dije a la prima -, he podido darme cuenta que tienes otras experiencias por ahí.

Prima: bueno, si lo he hecho un par de veces, pero ahora…

Yo: Que pasó con la hospitalidad y brindarse totalmente…?

Prima: touche, a ver qué puedes hacer pero si me duele lo dejamos ok?

Yo: Me parece justa tu solicitud. Le dije que se apoyara en el borde de la tina. Qué tiempo tenemos?

Prima: Calculo unos 15 minutos máximo, por qué?

Yo: Ya verás. Estábamos en un baño no típico de visitas, y eso deben haberse dado cuenta ya que no es normal que tengan ducha, tenía un desahogo de agua así que tome ducha de mano tempere el agua.

Prima: Que estas pensando hacer?

Yo: espera, y veras. Cuando el agua estaba un poco más que tibia empecé a mojar su vagina, ella salto al inicio y luego me dejo hacer.  Al prender la luz, pude observar un recipiente conocido y pude ver que tenían varios preservativos, así que mientras la refrescaba me coloque uno, luego de ver que se había relajado puse la punta de mi pene en su entrada, iba a intentar penetrarla, cuando recordé sus palabras, así que tomando aire, mire nuevamente en el botiquín, había una crema, así que unte mi miembro con ella y con mi dedo introduje un poco en su otro canal. Me coloque en posición y sin pensarlo mucho inicie el ingreso en ella en forma firme y mantenida, el agua había logrado su objetivo así que pude ingresar, ella dio un quejido pero no me pidió detenerme, así que permanecí un momento así – no saben lo que hubiera dado por una cámara, son esos recuerdos los que uno quiere llevarse -, y empecé un vaivén, estaba apretado, les juro que tenía que poner toda mi fuerza de voluntad para no venirme en ese momento, quería disfrutarla más, estaba en ese vaivén y ya estaba en mi punto para explotar, cuando apareció mi sobrina a quien había dejado descansar, me hizo una succión sobre cada uno de mis testículos que me bajo un 50%, – no tenía mucha experiencia , sin embargo logro que yo pudiera durar más -, y continúe con mi vaivén, pero haciendo que la prima se balanceara atrayéndola y alejándola, fue increíble. En ese momento tuve la idea, mire a mi sobrina y le dije:  Quiero que le succiones el clítoris, quiero que la hagas llegar.

La Prima: Eh, espera un momento….

Yo: tome sus manos para lograr incrementar mi penetración en ella, dejo de quejarse y comenzó a gemir. Mire a mi sobrina y ella asintió, se puso debajo mío y no perdió una oportunidad para darme una lamida en los huevos , que me hizo ver estrellas.. A continuación comenzó a succionar – ruidosamente debo decir -, el sexo de su prima, ella quiso objetar y la penetre mas fuerte, cambiando su queja por ah, mmm. La sobrina se lucio y comenzó a lamer, mas fuerte me detuve un momento para que lo sintiera y fue éxito, ella comenzó sola a mover sus caderas y en un momento una contracción, su vagina se estrecho y yo pudo sentir esa presión, lo que les puedan contar no es nada si no han sentido esa sensación, comencé un vaivén fuerte, utilizando sus brazos como apoyo para atraerla y alejarla para hacer que sintiera mi invasión de su intimidad más fuertemente. Chupa más fuerte, estoy por llegar…sigue…sigue…ahhhhhhhhhhhhhhhh.

Fue una explosión que género una nueva presión por parte de ella. Mi sobrina no perdió tiempo y pasó a lamer mis testículos que me hizo sentir más y comencé un vaivén fuerte, más intenso con la prima, llegando en forma intensa y vertiéndome en ella. En ese momento, apareció un flujo de ella, que parecía que estaba orinándose, sus piernas se quebraron por la debilidad era la representación de los orgasmos que había tenido consecutivos y que luego me conto. La prima realmente era una mujer nacida para el sexo y anhelante de conocer más formas de placer.

Nuestras experiencias aun estaban comenzando…y no habíamos llegado al postre…..

Continuara……

Me gusta / No me gusta

La Sobrina Especial III

Ella: Fue algo increíble, definitivamente tenemos que repetirlo.

Yo: Y quién te ha dicho que ya termino?

Ella: Hey tómalo con calma, me has deshecho, no puedo más….

Yo: bueno, si lo dejamos ahora, no habrá nueva oportunidad, yo no estoy satisfecho, y creo que estarás de acuerdo en que lo justo es que lo estemos ambos verdad?

Ella: Pero, pero,

Yo: Que pasó con la mujer decidida, o solo era una pose?, presiones su ego y funciono…!!

Ella: No hay problema, pero será en la tarde hay que volver porque es tarde.

Yo: No estoy de acuerdo.

Y la empuje en la toalla nuevamente y empecé a besarla, en forma desesperada, introduje suavemente mi lengua en su boca y sentí su sorpresa, pero pronto se recupero y respondió a mi desafío. Me ocupe de su cuello, de su  pecho, su vientre, la recorrí dibujándola con mis manos, palmo a palmo como un artista con su obra de arte, sentí cada parte de ella, y la reconocí con mis dedos, con mis sentidos. Hice una imagen de ella con mis sentidos y emociones.

En un momento dado, le di vuelta y la puse encima de mí, ella no sospecho nada, y sigue el beso y mis caricias que fueron más audaces cada vez. Le di mas crédito a sus pezones los succiones con fuerza y los apreté, combinándolo con besos lo cual generaba una interjección de reclamo con una de placer, alternaba estos dos estados y ella estaba disfrutándolo, estaba en un estado de sentir, el pensar no era una actividad preponderante ni necesaria, solo los sentidos eran importantes.

Suavemente y con firmeza, la levante un momento para poder penetrarla nuevamente, como ya lo había hecho de un solo golpe, su cuerpo se arqueo y su mirada de deseo fue mía, no dijo nada, y yo la deje sentirlo dentro de ella un momento. Era el momento de otra lección, como llevar el ritmo del deseo y placer, la eleve con mis manos un momento y con el espacio obtenido, inicie un entrar y salir de ella. No había reacción solo se dejaba hacer su mirada reflejaba el placer que sentía, pero no hacía nada por contribuir, así que la baje y detuve el vaivén, me miro reclamante y le dije:  Quiero ver cómo te das placer “.

Creo que me entendió en primera, se coloco mejor se puso de rodillas y comenzó un vaivén algo torpe y debía darse cuenta ya que no tenía la misma mirada, y de pronto se puso como si fuera a hacer ranas, y comenzó un sube y baja muy intenso, -los beneficios de una vida sana y una flexibilidad envidiable-,  la sensación supero lo que esperaba y me estimulo más de lo previsto, de seguir así, iba a lograr que yo llegara primero y quería que esta vez fuéramos juntos.

Detuve su vaivén y comencé a acariciar su clítoris, otro arqueo y su rostro denotaba el placer que le estaba sintiendo.

Quería hacerla llegar nuevamente, antes de lo hiciéramos juntos así que la levante y la puse de 4 en la toalla, ella hizo un mohín. Le dije no te preocupes eso que piensas lo haremos otro día con más tiempo y preparación.  Se relajo y me dejo ponerla así.

Pero yo tenía otros planes, puse su maletín como una almohada para que descansara su rostro, y puse sus muñecas a la altura de sus pantorrillas y nuevamente la ate. No entendía y le dije que esperara para ver.

En esta posición esta nuevamente expuesto su sexo a mí, y a mis deseos,  pero adicionalmente también lo está su segunda fuente de placer que ella aun no ha explorado. Acaricio su clítoris y comienzo a calentar el momento, continuo introduciendo 2 dedos en su vagina explorándola y arrancándole fuertes gemidos nuevamente. Como lo dije cuando está caliente es una fuente, un mana de deseo. Utilizo su toma todo – tuvo un valor sentimental después, pero no lo volvió a usar para ello-, y procedo a frotar su vagina pasando por su clítoris, en unos minutos consigo llenar el toma todo con más de 3 dedos de sus fluidos – ella no se dio cuenta por la postura en que estaba-, y viene la gran disyuntiva de dejar para mañana lo que puede ser hoy.

Empiezo a penetrarla y comienzo a jugar con su clítoris, fuertemente ella jadea, dejo el vaivén y se queja que no me detenga, reinicio el vaivén y nuevamente me detengo , nueva queja que no la deje así, que está a punto de llegar que me necesita que hará lo que le pida, pero que no me detenga.

La suerte está echada, le digo que quiero penetrarla analmente, ella me dice que no que le han dicho que duele mucho y que no es placentera. Le digo que porque se deja llevar por la experiencia de otros que la explore conmigo, yo jamás le haría daño, hay duda de parte de ella, inicio intencionalmente un vaivén y al momento me detengo. Me dice está bien, está bien pero no te detengas luego lo hacemos.

No he llegado a tener oportunidades esperando lograr lo que se promete en un momento de éxtasis. Continuo con el vaivén y trabajando su clítoris, puedo ver su ano y comienzo una frotación circular sobre la misma, el respingo de ella y le digo que no tema y continuo el vaivén, se relaja y nuevamente esta en éxtasis. Es el momento , introduzco la caña del toma todo en su ano y vierto el contenido de sus jugos en el. El respingo nuevamente y comienzo a penetrarla fuerte, ella se olvida del  toma todo y comienza a gemir, introduzco mi dedo índice en su año, sin dejar de penetrarla, ella trata de levantar su mano pero no puede –está atada a su pantorrilla -, sigo la penetración y ella olvida un momento.

Ya lo decidí voy a penetrarla analmente, saco el preservativo que compre y me lo pongo, lo unto con una crema que compre para incrementar la lubricación. Está a punto de un órgasmo y cuando este llega, agarro su clítoris y lo pellizco, en ese momento de un solo viaje la penetro analmente, ella exhala un gemido largo. Me dice que está muy grande que la estoy rompiendo, le digo que se relaje y comienzo a introducir mis dedos en su vagina y explorar su clítoris.

No me estoy moviendo pero les dijo que lo apretado que esta su ano, hace que esta experiencia sea única. Poco a poco se va calmando, y sigo acariciando su clítoris, siento que la presión sobre mi pene está bajando, se está relajando. Comienzo suavemente un vaivén sin dejar de cuidar sus seños y su vagina.

Ya está nuevamente gimiendo, se ha adaptado a mí, y así se lo digo y ella me responde si a ti mi amo. Esto no lo esperaba, pero no me desagrada.

La desato, pero tomo sus muñecas y las utilizo para que mi penetración sea más intensa con ella, esta gimiendo como loca, ya no puedo más – me dice-.Pero yo sigo igual, necesito sentir más que ella es mía,  y que responde a mis estímulos y deseos. Siento su respiración agitada, ya no dice nada solo resopla, esta vencida por lo que ha sentido, extenuada al máximo, yo no me siento menos que ella. Estoy por llegar, saco mi pene de su prisión y látex y dejo todo mi semen por su espalda, ella está echada en la toalla y recibe todo mi encargo sin queja alguna.

Le pregunto si está bien, me dice que como nunca, aunque seguro que no me sentare por algunos días, -se sonríe – tendrás que ayudarme no tengo fuerza para levantarme, me has destrozado y agotado al máximo. No pensé que podía ser así el sexo.

Ahora caigo, en cómo voy a hacerlo, la comunidad no es muy grande así que si me ven salir de ahí con ella, será difícil explicarlo ya que se supone estoy con mal estomacal, pésima alternativa y máximo problema.

Me dice, no te preocupes, yo puedo salir solo ayúdame a recoger todo y ponerme de pie. Lo hago y la llevo a la subida de la montaña, y acceso a la cueva que da acceso a la playa. Ahí ella toma un taxi y le dice la dirección, con un beso volado me dice que me quiere y me hace un guiño con el ojo cómplice.

Que estoy haciendo?, está bien?, debo seguir?, solo sé que tengo a alguien muy especial que me complementa como nadie lo ha hecho, debo dejarlo?, consideraciones que lo dejare para un momento más lucido, estoy cansado, de golpe he perdido toda la fuerza, tengo que sentarme para no caerme, lo pensare después…no es el momento.

Pero el momento siguiente no ayudo para esta decisión..Pero eso es otro relato que quizá lo cuente después…

Me gusta / No me gusta