Ocurrió este verano

Empecé a chupar sus pollas, mientras estaba con una masturbaba las otras dos, terminamos tumbados en los colchones, así que me subí encima del que le estaba chupando la polla, y empecé a galoparle como bien sé. Los otros dos chicos tampoco estaban quietos, uno de ellos empezó a lamerme el culo y a meter uno a uno sus dedos, el otro de los chicos me estaba follando la boca.

Queridos lectores, después de un tiempo leyendo todos los relatos de aquí he decidido contar lo que me ocurrió este verano.

Primero les diré que soy una mujer más bien normalita, aunque atraigo bastante a los hombres, será porque ven en mí, destellos morbosos.

Tengo 29 años, soy rubia, pelo largo y ojos pardos, mido 1,62 y peso sobre 62 kilos. Lo que más atrae de mí son mis labios sensuales y mis pechos (uso la talla 100), además como sé que es algo que atrae suelo ir bastante escotada.

Bueno, empiezo con el relato, por motivos de trabajo, tuve que irme a una costa valenciana 15 días y dejar a mi marido sólo en casa. En el momento en que llegué pensé, esta es mi oportunidad para poder realizar mi fantasía de estar con dos hombres a la vez y ni corta ni perezosa, una noche después de cenar tranquilamente en el hotel con mis compañeros/as de trabajo, me dirigí a mi habitación, me metí en la ducha.

Sólo de pensar lo que iba a hacer me estaba poniendo caliente, así que empecé a acariciarme en la ducha, aproveché para jugar un ratito encarando hacia mi coño caliente el agua a presión, en ese momento dije, necesito desahogarme, sino voy a parecer una perra en celo.

Como siempre a dónde voy, llevo mi vibrador conmigo. Únicamente me sequé un poco y me enrollé la toalla en la cabeza. Cogí mi vibrador y empecé a chuparlo, mientras me acostaba en la cama. Con mi otra mano jugaba con mi clítoris y notaba como me iba humedeciendo, hasta que noté que necesitaba tenerlo dentro de mí, empecé a jugar, en ese momento hubiese deseado que alguien entrase en la habitación y me hubiera ayudado.

Como el consolador ya estaba empapado con mis jugos, empecé a cambiarlo de sitio, quería ir preparada para tener una buena noche, así que empecé a introducirlo poco a poco en mi ano, hasta que al final entró entero.

Una vez dentro mientras jugaba con el consolador en mi ano, me iba masturbando hasta que alcancé mi orgasmo. Ya estaba lista, así que me maquillé, me puse mi sujetador y tanga de hilo dental negro y un vestidito ceñido también negro, cogí el coche y me dirigí hasta un club liberal que había observado en esos días. Cuando entré, el dueño pareció extrañado de que una mujer joven como yo, fuese sola, así que me enseñó todo el local, era pequeño y bastante oscuro. Al ser entre semana había varios hombres solos y dos o tres parejas por allí.

Me senté en la barra y empecé a hablar con el dueño, al poco rato se acercó un joven bastante atractivo diciéndome si me apetecía bailar con él, le dije que si, y fuimos a una pista de baile, casi a oscuras, el chico iba bien caliente, así que mientras bailábamos empezó a besarme y a meterme mano, y yo me dejé hacer, pues sólo al entrar en ese local ya había mojado con mis flujos el tanga, quiso sentarme en el sofá y empezar a follarme allí mismo, le dije que no tuviese tanta prisa, que yo buscaba algo más.

Salimos de la pista, tomamos otra copa y me dijo que eligiese a otro hombre, en la barra, habían 2 chicos más que me gustaron, pero no supe que elegir, así que pensé ¿qué más da dos que tres? Se lo dije, él se acercó a ellos y nos fuimos a una habitación con colchones enormes en el suelo.

Entre los tres empezaron a besarme, acariciarme y dejarme desnuda, yo aprovechaba cualquier ocasión para rozarme con ellos, así que en cuanto me descuidé un momento ya estaban los tres alrededor de mí totalmente desnudos.

Empecé a chupar sus pollas alternativamente, mientras estaba con una, masturbaba las otras dos. No sé ni cómo terminamos tumbados en los colchones, así que me subí encima del que le estaba chupando la polla, y empecé a galoparle como bien se. Los otros dos chicos tampoco estaban quietos, uno de ellos empezó a lamerme el culo y a meter uno a uno sus dedos, el otro de los chicos me estaba follando la boca, pues no paraba de meter y sacar su polla de mi boca ansiosa.

En un momento dado el chico que estaba jugando con mi ano, empezó a penetrarme, así que estuve quieta un instante para que se acoplase bien, empezamos a movernos todos bastante acompasados. En ese instante me sentí la más puta de todas y tuve un fuerte orgasmo, pero los chicos tenían bastante aguante, así que decidieron que los tres probarían todos mis agujeros hasta agotarse.

No sé exactamente cuánto tiempo duró esto, pero sí que sé que nunca me he corrido en tantas ocasiones y tan fuertes como esa vez. Así que queridos lectores, estoy ansiosa de ver cuándo es mi próximo viaje de trabajo en el que vaya yo solita, porque seguro que vuelvo a disfrutar de lo mismo o quien sabe de algo mejor.

Besos.

Autora: andrea74val

Me gusta / No me gusta