Leopoldo

Hace unas semanas he comenzado a trotar por una senda recientemente habilitada, ubicada en las afueras de la ciudad. Dado el calor que es muy fuerte en esta época del año lo hago a la mañana muy temprano poco después del amanecer. Me gusta hacerlo a esa hora porque la naturaleza emana sus aromas de manera más profunda que en otros momentos del día, además, los pájaros, cantan alborozados la llegada del nuevo día y todo ello me permite conseguir un estado de plenitud que me resulta altamente gratificante.

Read more

Me gusta / No me gusta

Alguien que me escuche

Me asió por los hombros jalándome sobre su verga, moviéndome al ritmo de él, metiendo y sacando por completo su pene, y empujándolo cada vez lo más profundo posible, sentí como tocaba lo más recóndito de mi vagina, traté de mantener el ritmo que llevaba y no aguanté más, empecé a regarme sobre él, mis gemidos debían oírse hasta la calle, pero no me importaba.

Necesito que alguien me escuche, y en esta página encontré el lugar para hacerme oír. Llevo casada 9 años, y mi matrimonio no ha funcionado muy bien. Los primeros años fueron de sexo abundante, salvaje, de probar todo cuanto se nos ocurrió, desde los tríos HMH, los juegos sexuales, los juguetes, el BDSM (de manera “soft”), hasta el incesto, (tuve un pequeño desliz con su hermano). No había cosa que no nos atreviéramos a probar, excepto lo del trío MHM, y aunque soy bisexual siempre he sido muy celosa, y accedí a hacer y dejarme hacer todo lo imaginable con tal de no llegar a eso, y el más que de acuerdo con que le cumpliera todos los sueños, aunque ese no.

Al inicio de este noveno año de casados, no sé qué ha sucedido, las cosas no marchan igual, rara vez nos damos tiempo para coger, disfrutar realmente, cosa que era una de nuestras obsesiones, después de hacerlo en todos los rincones, de todas las maneras, aunque disfrutábamos los encuentros cada vez más ocasionales, eran cada día más esporádicos. Empecé a contactar gente por internet, a compartir pláticas subidas de tono con ellas, inclusive probé el sexo virtual, pero no me satisfacía, aún cuando llegué a masturbarme hasta 6 veces diarias, más quizá en alguna ocasión. Entre más lo hacía, más quería, y mi esposo parecía no darse por enterado, mis dudas empezaron a surgir, quizá no estaba ya atraído por mí, estaría aburrido de la vida que llevaba conmigo, que había dejado de amarme, y de ahí llegué a pensar que estaba viendo a otra u otras personas, que yo ya no lo llenaba y que tuvo que salir a buscar lo que ya no encontraba en mí.

Con esa idea en la cabeza, una mañana de tantas que lo noté sospechosamente arreglado “para ir a trabajar”, se lo comenté y su reacción no me aclaró nada, se ofendió y salió de la casa sin siquiera despedirse, acrecentando mis dudas y haciéndome creer aún más que no estaba yo tan equivocada. Mi corazón se desmoronó, pero mi orgullo fue más lastimado así que decidí salir en ese momento y desahogarme. Muy cerca de la casa, hay un taller mecánico, así que me hice una cola en el cabello, me calcé unas sandalias, y salí así, tal cual había dormido, con un short gris diminuto y entallado, y una camisetita ombliguera holgada y color rosa, sin sostén y con un bikini blanco pequeñito bajo el short. Al llegar al mencionado lugar, caminé por entre los autos “buscando” al encargado, pasando al lado de él en repetidas ocasiones, sin “notar” su presencia debajo de un auto, y cada vez dejándole ver los senos asomándome dentro del auto, como buscándole, al no “encontrar” a nadie, empecé a caminar contoneándome hacia la salida del autoservicio y el hombre me habló a la vez que salía debajo del auto.

– ¿Buscaba a alguien, señorita? – me dijo mientras limpiaba sus manos y se dirigía a mí, era un tipo feo, bajito de estatura, la verdad no muy agraciado, pero era hombre, y eso me bastaba para descargar mi furia.- Vivo en esta misma calle, unas casas hacia allá y no sé que le sucedió a mi bicicleta, ¿podría usted ayudarme?- Pues tráigala y veo si puedo hacer algo por usted.

Salí con paso apresurado del lugar, pero sin perder el contoneo y el coqueteo, dejando caer las llaves casi al salir para poder inclinarme y mostrarle las nalgas. De reojo pude ver cómo no podía quitar la vista de mi culo mientras me alejaba. En el trayecto a mi casa iba pensando en lo que estaba haciendo, pero mi ira era mayor que mi raciocinio y apreté el paso, saqué la bicicleta de la cochera y no supe que hacer, ¡la bicicleta no tenía nada! así que aflojé la cadena como pude, le saqué uno de los pedales, tiré del manubrio para aflojarlo, le saqué el aire a los neumáticos, bueno hice lo que se me ocurrió con tal de echar a perder lo más posible la bicicleta y volví al taller, el hombre me esperaba ya afuera con una risita nerviosa.

– Pues déjela aquí, la voy a revisar y vuelva en media hora. – Ay, ¿en media hora?, pues en ese caso y si no le molesta, prefiero esperarla aquí, no tengo mucho que hacer y sirve de que puedo aprender sobre lo que le pasó.

El tipo abrió los ojos como platos y asintió. Así que lo seguí hacia donde iba a revisar la bici, empezó por acomodarle el pedal, me senté frente a él sobre un bote y lo miraba como con avidez de aprender, y absorta de ver cómo “componía” la bicicleta, descuidaba mi postura y entreabría mis piernas dejándolo ver mis muslos y los labios de mi vulva marcadísimos en el entallado short, el sol arreciaba y tanto él como yo empezamos a sudar, quizá el más por el hecho de la calentura que le estaba dando al ver mis piernas con el rabillo del ojo, viendo mi coño ofreciéndosele, los pezones parados a través de mi ombliguera, el sudor recorriendo mi frente, y mi voz melosa preguntándole para que servía cada una de las herramientas que tomaba para trabajar.

– Hace mucho calor aquí, ¿no cree? – Le pregunté en tono coqueto e insinuante – quizá sería mejor que trabajara debajo de aquel árbol de atrás, se ve que da buena sombra. – Si será mejor que me vaya para allá, ¿va a seguir esperando por la bicicleta?, porque al parecer se trabó la cadena y quizá tarde un poco más. – Claro, no tengo más que hacer, y si no le molesta, quisiera seguir viendo cómo trabaja.

El hombre estaba anonadado, tomó la bicicleta, la caja de herramientas y empezó a caminar hacia la sombra de manera callada. Lo seguí y al llegar bajo el árbol, me senté en una camioneta que tenía la portezuela abierta, y crucé mi pierna poniendo el tobillo sobre la derecha, dejando así aún más visible los labios carnosos de mi vulva, y recargándome en el asiento del vehículo. Intenté hacerle plática en varias ocasiones y el hombre sólo volteaba y con la misma agachaba la cabeza para no mirar directamente. Al ver que no caía y que esto se estaba tomando más tiempo de lo previsto, le pregunté que si le molestaría si me recostaba un poco en el asiento, y con voz quebrada me dijo que no había problema que casi acababa. Crucé mis manos por sobre mi nuca, subí los pies a la orilla del sillón abriendo un poco las piernas para que pudiera verme los pechos y me dejé caer “descuidadamente” y con brusquedad, provocando que “sin” darme cuenta, la blusita dejara expuestos la mitad de mis pechos, hasta mostrar parte de mi areola y el inicio de mis pezones.

Mis pechos, sin querer sonar presuntuosa, son preciosos, redondos, bien firmes, grandes, pero sin verse grotescos, mi piel es tersa y el color de la misma es un tono durazno, mis areolas y pezones son de un color café muy claro, con tonalidades rosas, un poco más claros que el color de la nuez de castilla. Suspiré honda y profundamente, dejando salir el gemidito característico que hace uno cuando se despereza al levantarse. Acostada como me encontraba le pregunté su nombre, su edad, su estado civil, y todo cuanto se me ocurrió tratando de parecer despreocupada, como inocente, como si no supiera que su verga estaba luchando por salir de su pantalón, como si no supiera que su prudencia estaba a punto de ser aplastada por el deseo salvaje de saborear mi coñito, suavecito, terso, completamente depilado, del color durazno de mi piel, con el clítoris rosado y los labios húmedos. Sin más, se puso de pie, limpió sus manos en el pantalón y se acercó a la camioneta donde estaba recostada y las pasó desde mis tobillos hasta mis muslos a la vez que decía:

– Usted no vino aquí a arreglar la bicicleta ¿verdad?

Me mantuve inmóvil dejando que sus manos acariciaran mis piernas, a que las recorrieran por completo, las entreabrí para que se acercara más dejando el espacio justo para que acomodara su cuerpo en medio de ellas, se recostó sobre mí e intentó besar mi boca, eché la cabeza para atrás para impedírselo y para dejar aún más expuestos mis senos, así que entendió y se dirigió a ellos, acariciándolos con suavidad, a pesar de lo áspero de sus manos, sus caricias eran suaves y tiernas, sentí como acercaba el bulto de su pantalón por encima de mi coño, mientas no paraba de saborear mis pezones, tiesos, rígidos, mi respiración se tornaba agitada, y el sentir como apretaba su cuerpo contra el mío, hizo que mis caderas reaccionaran con movimientos provocativos, tratando de hacer que la fricción estimulara aún más mi clítoris, humedeciéndome de tal forma que traspasaba mi ropa interior y dejando salir mis fluidos hasta el short.

Empecé a gemir de satisfacción, dejé salir el deseo que me arrebataba desde hacía tanto tiempo por la carencia de calor en mi casa, y di rienda suelta a mis impulsos, él deslizó mi short hasta mis tobillos y dejó ver mi bikini blanco, semitransparente que dejaba ver la ausencia de vellos, el aire empezó a impregnarse de los olores característicos del sexo, y sin más hizo a un lado el bikini y pasó su lengua por mi coño provocándome orgasmo tras orgasmo, introduciendo la lengua en mi vagina, mientras que con una mano detenía de lado mi bikini y con la otra estimulaba mi clítoris. Me tuvo en ese éxtasis por varios minutos, hasta que bañé su cara de mis líquidos, hasta que le supliqué que se detuviera y me ensartara, hasta que tiré de sus cabellos y lo atraje hacia mi pecho para dejarle la verga sobre mi vulva. Sin bajarse el pantalón, sólo desabrochándoselo, sacó su verga de él y la jugó con mi clítoris, para compartir y regar su líquido lubricante sobre mi vulva y empaparla de los míos. Jaló aún más mi bikini y empujó sin piedad su verga tiesa lo más profundo que pudo.

Mis jadeos eran ya fuertes, pasó sus brazos por debajo de mi espalda y me asió por los hombros jalándome sobre su verga, moviéndome al ritmo de él, metiendo y sacando por completo su pene, y empujándolo cada vez lo más profundo posible, sentí como tocaba lo más recóndito de mi vagina, traté de mantener el ritmo que llevaba y no aguanté más, empecé a regarme sobre él, mis gemidos debían oírse hasta la calle, pero no me importaba, le pedía más, y más, y él seguía dándome con fuerza, haciendo que los movimientos lograran que su glande tocara mi punto G, y sin más llegué al orgasmo de manera escandalosa y brutal.

Terminé de venirme y él empezó a disminuir gradualmente la intensidad de sus bombeadas, acariciando mis pezones que estaban volviendo a su tamaño y estado normal, y descargó su semen dentro de mí, con suavidad, pero con una intensidad increíble, apretando mis nalgas para jalarme hacia él mientras llenaba con leche tibia mis entrañas. Dejó que su verga saliera por sí sola, acomodó mi bikini en su sitio, subió mi short y me ayudó a incorporarme.

Con una ternura sorprendente, y una sonrisa de complicidad de lo más pícara que resaltaba unos hoyuelos que se hacían en sus mejillas y que lo hacían ver menos feo de lo que estaba, besó mi frente y me dijo que la bicicleta estaba lista, que era cosa de inflarle los neumáticos y que cuando se me ofrecieran de nuevo sus servicios, no era necesario que la llevara, me dio su tarjeta y me dio una nalgada.

Me alejé de ahí satisfecha y con ganas de volver quizá en un futuro no muy lejano, fue ese el día en el que decidí que no me importaría más si mi marido estaba o no, yo iba a seguir teniendo mi vida sexual satisfactoria, y fue así como hice que poco a poco los servicios se me fueran dando “gratuitamente” desde la leche, el servicio mecánico, el reparto del diario, la TV por cable, y muchos, muchos más… Espero muy pronto poder continuar contándoles…

Autor: irmitahot_mx

Me gusta / No me gusta

Exhibicionista cogido por unos vigilantes

Salí solo con mi tanga roja y mi camisa de licra, vi como se le abrieron los ojos al supervisor, le preguntó a mi vigilante que si eso estaba cenando, y le dijo que si, me pregunta el supervisor que le estaba haciendo, sin decir nada le agarré la verga y se la tomé agachándome, mi vigilante se acerca y me empieza a meter un dedo y a chupar las nalgas desenfrenadamente, yo quería algo más de eso.

Hola, tengo 34 años, soy casado hace ya más de 5 años, todo marchaba bien hasta que un día el morbo y la calentura me invadió y volví a retomar lo que hace unos años atrás hacía, exhibirme.

Quiero decirles que soy alto, 1.83, blanco, talla 36, por las nalgas grandes que tengo y redondas y peso 85 kg, me gusta el deporte extremo y el contacto físico, un buen día, solo en casa, mi esposa se había ido a visitar a mi suegra a Guadalajara y me quedé solo, donde la imaginación me corrió por las venas y la calentura estuvo a mil, vivo en una zona hotelera en Nvo Vallarta donde hay prácticamente actividad todo el día y en la noche igual, por la salida de la gente que trabaja en los hoteles.

Ese día viernes, solo por la noche, me decidí a salir a dar la vuelta en mi bicicleta con un short de licra y una tanga roja por debajo y camisa de licra, eran  como las 11pm cuando por uno de los hoteles nuevos  pasé por una calle oscura, que se que da hasta Bucerias, y es una calle solitaria, donde solo hay una caseta de vigilancia, y por lo general un vigilante en ella, como mi bici tenía luz no tuve problema en entrar, pero como quería darle emoción a esto, decidí quitarme mi licra y andar solo en mi tanga por ahí en esa calle oscura.

Cuando a lo lejos veo que llegando a la caseta vi que estaba el vigilante y me puse rápidamente mi licra y seguí hacia donde él estaba, pasé para ver como estaba él físicamente y ver si me atraía la idea de exhibirme o no, mi sorpresa fue encontrar un corpulento vigilante, moreno, de espalda muy ancha, se veía de piernas y nalgas grandes, pero como era de noche no alcancé a ver con gran detalle…

Pasé  y dije buenas noches, pasé desapercibido y de regreso no pude evitar quitarme mi licra y pasar en tanga con el pretexto de que se me había roto el short, pero no veía la forma de pasar por la  caseta  con el temor a que me detuvieran o algo parecido, hasta que sin decir más me animé y llegué directamente a la  caseta  con mi tanga roja, mi bici y mi short en mano, le dije al vigilante que se me había roto, que si me podía prestar algo para cubrirme y llegar a mi casa, a lo que él sorprendido no dejaba de mirarme las nalgas.

Yo por otra parte no hice más que mostrarle mis nalgas y pedirle un poco de ayuda para que me tuviera mi short mientras yo bajaba de mi bolsa de la bici un short extra que traía por cualquier cosa y ponérmelo, lo mejor vino cuando me agaché y le mostré todo sin pudor, yo veía como se tomaba la verga y sin decir nada se acercó a mi por detrás y muy sutilmente me arrimó una verga grande y dura que se sentía por el pantalón.

Inmediatamente empecé a moverme despacio para no asustarlo, cuando muy sutilmente me movió la tanga para un lado y sin decir nada empezó a besarme las nalgas, yo estaba de lo más caliente en ese momento, cuando repentinamente veo unas luces a lo lejos y le notifico,  él se paró me dijo que me pusiera atrás de la  caseta  y que ahora le seguíamos, cosa que hice sin decir nada, y fui para atrás de la  caseta, mi sorpresa y me excitación llegó a más cuando empiezo a escuchar la plática y veo que es el supervisor de él y sin decir nada más se pone a platicar de ondas sexuales, que si no había visto nada, que si no le había tocado algo lindo por ahí y mi vigilante solo decía que no, que estaba muy aburrido pero que si él, o sea su jefe se animaba, podía llamar a un amigo para divertirnos…

El supervisor dijo inmediatamente que si, y yo sin pena alguna salí de atrás solo con mi tanga roja y mi camisa de licra, vi como se le abrieron los ojos al supervisor y como me miraba las nalgas, le dijo a mi vigilante que si eso estaba cenando, y le dijo que si, me pregunta el supervisor, también nada mal parecido, que le estaba haciendo,  sin decir nada le agarré la verga por encima del pantalón y se la tomé sugestivamente, agachándome un poco, mi vigilante se acerca y me empieza a meter un dedo y a chupar las nalgas desenfrenadamente, yo ya quería algo más de eso.

A lo que el supervisor sacó una verga de unos 16cms, muy velluda pero muy cabezona y gruesa,  ni abriendo la boca completa podía meterme de lo grueso,  yo ya me deleitaba con esa verga gorda, mi vigilante sin decir nada se bajó el pantalón y empezó a acercarse más a mi a lo que le pedir que si quería seguir que tomara un condón de mi bolsa de la bici, sin decir nada lo tomó, se lo puso y empezó a metérmela poco a poco, yo ya gritando y pidiéndole que me la metiera todo de una vez, lo hace repentinamente, con un gran empujón hizo que me tragara toda la verga de su jefe.
Estaba en la gloria con esto, un vigilante cogiéndome y un supervisor delante de mi dándome su palo, en no más de un par de minutos me quita la gran verga de la boca y se corre con unos grandes chorros que salieron sin ver donde caían por la poca luz…

Mi vigilante viendo esto se corrió de una manera que no había sentido nunca, con unos chorros calientes que sentía dentro del condón, se sale de mi y yo con una calentura que no podía contener, no dejaba de agarrarles la verga a los dos hasta que el supervisor dijo, pues yo no me voy si no te la meto,  yo estaba  preparado para recibir esa gorda y gruesa verga, lo hizo rápidamente ya que mi esfínter estaba bien dilatado, entró de un solo empujón…

Me pudo bombear no por más de dos minutos cuando me dijo que se iba a correr, yo empecé a jalármela desenfrenadamente y pudimos terminar los dos al mismo tiempo, yo quedé todo mojado por mis propios mecos en mi verga y mi sorpresa fue ver como el vigilante con destreza recogía todo sin pudor y se los untaba en la mano, eso hizo que arrojara unas cuantas gotas más…

Me levanté y me enjuague en una manguera que tenían ahí y ellos hicieron los mismo, no dudaron en darme sus teléfonos por lo cual nos pusimos de acuerdo para vernos otro día, al subirme a la bici volvió a ser imposible por lo adolorido que iba con el culo abierto…

Espero volverlos a ver pronto…

Autor: italiano_pv

Me gusta / No me gusta

Profesor atractivo de 35 años, busca… III

Con cada rebote por una piedra, la verga de Sergio se hundía más en mi culo, mi amante gemía calladamente porque mi apretado culo le estaba provocando fuertes y placenteras sensaciones e inclinándose nuevamente hacia mi oreja me susurró que exprimiera su verga con el culo, ya que pronto me llenaría el culo de leche.

¿Qué fuerza es lo que hace al hombre ir en diferentes direcciones y al mismo tiempo lo mantiene unido? Eso, eso es la fuerza de…

Ocurrió poco después de cumplir los 11 años, mis padres debieron descuidarse y no se percataron cuando resbalé y caí en la parte profunda de una alberca en ese balneario de la ciudad de Monterrey, al que habíamos ido de vacaciones.

Recuerdo estar sumergido y tocar el fondo con mis pies y tratando inútilmente de aferrarme a algo que pudiera sacarme a flote, cuando de pronto unos brazos cálidos me sujetaron fuertemente y me jalaron hacia ellos, y al sacarme a la superficie, mis pulmones inhalaron abruptamente el aire que se les había negado, confortando súbitamente mi atormentada alma. Debieron pasar tan solo unos segundos, pero me pareció una eternidad, mi entera y corta vida pasaron ante mis ojos por unos segundos, y cuando alcé la mirada lo primero con lo que me topé fue con la sonrisa y los ojos alegres de un guapo joven de veintitantos años con un pequeño lunar debajo de uno de sus ojos.

Cuando me incorporé al lado de la piscina donde este joven me había rescatado, no pude evitar contemplar absorto la fina capa de vello que su incipiente juventud le regalaba en el pecho a este bello ejemplar masculino. Y casi inmediatamente descubrí en ese momento que yo no era un chico como cualquier otro….yo era….bueno, diferente.

Mi madre corrió en llanto a abrazarme, haciendo que una pila de gente se amontonara curiosa alrededor nuestro, y mi padre le daba las gracias a este taciturno pero bello joven que me había rescatado. Al poco rato y en motivo de agradecimiento, mis padres invitaron a comer a este chico en un puesto de comida rápida del balneario, y por insistencia de mi madre al terminar la comida, le pidió al joven dejarse retratar con ellos y conmigo en uno de los puestos de recuerdos que había en el lugar, mi progenitora mandó hacer dos copias y le entregó una de las fotos al joven, enmarcada en un cursi llavero con forma de corazón.

Creo que fue el momento más embarazoso de mi vida.

Es curioso las cosas que vienen a tu mente en momentos de crisis, y éste sin duda era uno de ellos, porque no podía sentir mis manos del frío que me rodeaba, y mis pies comenzaron a entumirse y sólo unos segundos antes de perder la conciencia y dejar de luchar, los brazos que me sacaron de aquella piscina, parecían ser los mismos que ahora me sacaban del auto inundado, y esa blanca e intensa luz se encendió de pronto….

-¡Enciende la luz Saúl!- le gritó el hombre que me tenía amagado con su mano sobre mi boca y con su otra mano sobre mi pecho presionándolo, a otro chico que se encontraba en una alejada recámara de la casa donde festejaba mi cumpleaños.

Y cuando esa intensa luz se encendió obligándome a entrecerrar por un momento mis ojos, pude girar la cabeza un poco y darme cuenta que el tipo que me sujetaba era Luis, mi celoso ex – amante. Luis me empujó frente a la cama donde se encontraba su amigo Saúl semidesnudo, y éste me sujetó rápidamente de nuevo, mientras Luis comenzaba a desnudarse.

-Sé lo que intentan hacer, pero no creo que su plan les funcione, ¡estamos en la casa de Gera, mi mejor amigo! ¿en verdad creen que me van a obligar a tener sexo con ustedes en la casa de mi mejor amigo sin que él se entere y venga a ayudarme?- les dije con un aire retador muy seguro de mis palabras. -Es que nadie piensa obligarte a tener nada que tú no quieras putito, sé que te encanta mi verga- respondió Luis sacándose su erecto y peludo miembro del pantalón.

E inmediatamente su amigo acercó una botellita de Poppers a mi nariz, haciendo que un inusual y rápido efecto se apoderara de mí, poniéndome muy caliente. Me hizo inclinarme ante él y acercó mi cabeza con una de sus manos a su entrepierna y un aroma a macho sudado penetró mi olfato, Luis era testosterona pura. Alcancé a sacar mi lengua y lamí un peludo y gordo testículo y Luis dejó escapar un fuerte gemido de placer. Mí lengua recorría golosa aquellos dos gordos y peludos testículos cuando de pronto la puerta se abrió.

-¿Qué hacen aquí?- preguntó Gera mi mejor amigo, al darse cuenta que mis agresores se vestían rápidamente.

Yo intenté incorporarme pero resbalé y Gerardo me tomó por los brazos ayudándome a ponerme de pie. Mi amigo al comprender la escena de pronto les dijo: -Ustedes no tienen invitación cabrones, ¡lárguense de aquí o le hablo a la policía! Los dos tipos ya listos salieron por la puerta, pero antes Luis se detuvo y me dijo, que esto todavía no acababa, que ya me las arreglaría con él mas tarde, a final de cuentas no estaría por siempre en la casa“del mariquitas” de mi amigo.

Y al final Luis espetó: -No te hagas el que no te gusta pinche putito, mi verga te fascina, ya nos veremos después-

Gera intentó preguntarme que había pasado pero sin dejarlo hablar tan solo pregunté: -Sergio, ¿dónde esta Sergio?- mmm está en el jardín platicando con los del salón, ¿quieres que….?- no alcanzó a terminar su frase, cuando yo saliendo por la puerta, me dirigí a buscar desesperado al dueño de mis desvelos.

Me acicalé un poco en el baño y después lo llamé al salir al jardín. Él percatándose de mi presencia, al salir por la puerta trasera, me sonrió tímidamente, pero aún siendo indiferente y estoica su sonrisa, hizo entibiecer mi interior, y un hondo suspiro salió de lo profundo de mi garganta. Estaba a punto de hablar pero mi profesor me interrumpió: -¡Felicidades Gabrielito! ¡muchos días de estos! terminó de decirme dándome un fuerte y cálido abrazo. Algo en su abrazo me intrigó, no era el Sergio de antes, sin embargo tampoco era diferente. Y en ese momento mi mente divagó pensando que mientras más cambian las cosas, más siguen igual.

-Este…. mmm…yo quiero decirte que….

Ambos estábamos ansiosos y nerviosos, y Sergio notando que yo tenía menos vulnerabilidad que él ante la adversidad de poder enfrentar el declararme gay  abiertamente, él aún no sinceraba sus sentimientos, así que interrumpiéndome secamente mi amado profesor me dijo: -¿Quieres ir a montar en bicicleta mañana?-

-Claro- contesté cambiando mi sonrisa a una serena y llena de alegría.

La fiesta siguió su curso normal llena de risas tímidas y secretas, señales recíprocas de ternura  y miradas que lo decían todo, y por un momento olvidé el mal rato que me había hecho pasar Luis y su amigo Saúl, o eso trataba de convencerme a mí mismo….¿en realidad ya no deseaba a Luis y su masculina presencia? El haber saboreado el aroma intimo de las peludas bolas de Luis me decía otra cosa.

Al día siguiente con un cielo nublado y melancólico sobre nuestras cabezas, Sergio y yo emprendimos la marcha hacia las llanas praderas que conducen a la cuenca de un río, para ejercitarnos un poco en bicicleta y admirar el bello paisaje. Ninguno de los dos quería tocar el esquivo tema que ambos sabíamos tendríamos que hablar tarde o temprano, y el camino de terracería, plantas y pequeños animales salvajes eran testigos de nuestro silencio.

Por fin el hielo se rompió gracias a una pequeña piedra que no vi y me hizo caer de la bicicleta de montaña, provocando unos raspones sin importancia, pero un gran hoyo en la parte trasera de mi licra de ejercicio, y cuando me levanté dándole la espalda a Sergio éste rió al darse cuenta que debajo de la descosida tela no traía ropa interior, así que lo primero que vio fue la raja de mi culo en todo su esplendor.

-Jajaja ¿no usas ropa interior, o sólo querías provocarme?- Sergio rió de buena gana al comprobar que estaba yo desnudo bajo la delgada capa de tela de la licra.

Yo ruborizándome no le di importancia al suceso subiéndome de nuevo a la bicicleta, y me di cuenta que por primera vez y sin tener la mínima intención de provocar a un hombre, me había apenado de enseñar mi bien formado trasero y la raja de en medio. El camino se hizo entonces placentero, delicioso y tremendamente disfrutable, y yo gozaba y reía plenamente de cada comentario o chiste de Sergio y sentía que un hermoso vínculo amenazaba en formarse.

Y entonces venida de lejos, anunciando a la pradera su refrescante caricia, la lluvia bajó suavemente hacia nosotros, y aumentando su potencia, nos obligó a refugiarnos bajo las protectoras y verdes ramas de un hermoso y antiguo árbol. Un fuerte e impetuoso viento nos golpeó proveniente del norte, el frondoso árbol no era suficiente abrigo para enfrentar el violento temporal, así que Sergio me abrazó fuertemente y al sentir la calidez de su cuerpo, el vacilante dejo de su masculina loción y el roce de su delicioso aliento sobre mi cuello, me sentí libre, protegido, y lleno de un intenso afecto que emanaba de cada fragmento enamorado de mi piel.

Y así como llegó, el temporal comenzó a amainar repentinamente, y al descubrir que el peligro había pasado, ambos quedamos sorprendidos, por un extraño y reconfortante sentimiento que impedía que nos separáramos. Sergio me miró a los ojos alejando su varonil rostro del mío y me dijo suavemente en medio de la serena y verde pradera, y el taciturno cielo triste y gris:

-Es algo indescriptible, pero siento que ya nos conocíamos de otra vida o… algún otro lugar, y no quiero que esta paz y ternura que brindas a mi alma desaparezca nunca…-Tienes una sonrisa que me recuerda memorias de mi infancia, donde todo era brillante como el más azul de los cielos, y desde que te conocí y miré tus ojos por primera vez, me recordaron a mi mejor amigo de cuando tenía 12 años y corríamos a ese lugar especial, una ranura en el tronco de un árbol enorme, donde solíamos escondernos y protegernos en días malos como éste, o cuando nuestros padres nos reprendían y huíamos de casa.

-Él era menor que yo, y sus padres lo trataban muy mal, yo sólo quería protegerlo….como sólo quiero protegerte a ti…esa necesidad me trasmites, y yo…yo quiero hacerlo, quiero que….me dejes cuidarte, o tan sólo…déjame estar contigo, por favor bonito…-

Sus hermosas palabras hicieron delirar con un fuerte temblor hasta el mas recóndito de mis huesos, y mis ojos se humedecieron de una inmensa felicidad, mi corazón desbordaba amor, un fuerte, grande y sincero amor. Volvimos a abrazarnos pero ambos sabíamos que al soltarnos, no volveríamos a ser los mismos nunca más. La lluvia comenzó a tomar fuerza nuevamente, y decidimos jugárnosla y correr hasta la carretera, tomando nuestras bicicletas con una mano y con la otra cubriéndonos con unas ramas secas nuestras cabezas.

Era muy peligroso montarnos en las bicicletas y pedalear hasta la ciudad, así que protegiéndonos bajo otro árbol que estaba al lado de la carretera, hacíamos la señal de “aventón” a cada auto que pasaba, con la esperanza de que pudieran llevarnos de regreso. Luego de varios intentos por fin una camioneta grande de dos cabinas y con la parte trasera llena de cosas como bicicletas, kayaks, remos, casas de campaña y artículos de cocina se detuvo y el conductor un joven como de veintitantos años, se ofreció a llevarnos.

Sergio y yo subimos nuestras bicicletas en la parte trasera de la camioneta haciéndoles espacio entre tantas cosas, y al intentar subirnos en los asientos traseros de la camioneta descubrimos que había muchísimas cosas mas, dejando libre tan sólo un asiento, por lo que tuve que sentarme y viajar encima de las piernas de Sergio. En la cabina había dos chicos jóvenes, más el conductor, que según nos dijeron venían recorriendo México, acampando en cada bonito lugar que encontraban, estaban algo amontonados, pero muy alegres, y al quedar claro el lugar donde nos bajaríamos, que estaba a mas de una hora de distancia (y por el temporal, sería un poco mas largo) los chicos volvieron a subir el volumen de su música y a ocuparse de sus asuntos.

De pronto siento los dedos de Sergio acariciando suavemente la raja de mi desnudo culo a través del agujero que tenía en mis shorts de ejercicio, arrancándome un leve suspiro y haciendo apretar mis dientes. Continuó disimuladamente masajeando mi culo, hasta ir cada vez más adentro, deteniéndose solo para ensalivar discretamente sus dedos, y vigilando que los chicos siguieran en su rollo.

La parte trasera de la camioneta estaba algo oscura y las cosas que teníamos al lado por montones ayudaban a darnos refugio para el excitante encuentro sexual que Sergio y yo íbamos a vivir por primera vez. En un hábil movimiento Sergio bajo su licra hasta los tobillos y pude sentir la tibieza de su gruesa verga palpitar dura como piedra por entre mis desnudas nalgas. Pude sentir también la maraña de necios y abundantes pelos negros de su pubis que cosquilleaban en mi trasero.

Sergio frotaba callada y disimuladamente su verga por mi raja, fingiendo mirar distraído por la ventanilla, y yo haciendo mi parte vigilaba que los chicos no se dieran cuenta de nuestras acrobacias sexuales. Mi maduro amante encontró una botellita de aceite para bebé entre las cosas de los vacacionistas, y humedeció su palpitante y peludo pene erecto. Se inclinó suavemente en mi oreja derecha y susurró apenas con un sonido perceptible:

-¿Quieres que te la meta aquí delante de estos chavos bebé?- mi respuesta fue un callado gemido que traducido del idioma del deseo, podría interpretarse como un sonoro y desesperado ¡sí!

Sentí la punta de sus dedos lubricar con el aceite de bebé mi culo,  e introduciéndolos uno por uno me hacía casi llorar de placer, un muy reprimido gemido anunció de pronto la punta de su gruesa cabeza penetrar mi dilatado culo.

-¿Todo bien, chavos? Ya falta poco más de media hora para llegar- preguntó girando la cabeza uno de los chicos que venían en la cabina, y yo ahogando un fuerte gemido, con mi cara roja y mi mirada perdida, contesté un tímido “si, gracias”, y volviendo a girar su cabeza a su lugar el joven regresó a su música con sus amigos, sin imaginarse que yo estaba totalmente penetrado por la gruesa verga de mi maduro compañero.

Con cada rebote por una piedra o un tope del camino, la verga de Sergio se hundía cada vez más en mi atormentado culo, y mi amante ayudaba a esto con sus suaves pero firmes movimientos de pelvis que me tenían en la gloria.

Sergio gemía calladamente porque mi apretado culo le estaba provocando fuertes y placenteras sensaciones e inclinándose nuevamente hacia mi oreja me susurró que exprimiera su verga con el culo, ya que pronto me llenaría el culo de leche. Mi amante se había transformado en una fiera salvaje, que solo vociferaba palabras cachondas y un sin número de ¿te gusta nene? ¿te gusta mi vergota en tu culo verdad? Y yo solo podía disimular cuanto podía, ya que el nerviosismo de ser descubiertos me tenía algo preocupado, pero totalmente caliente.

-Uh ¿hace calor no chicos?- preguntó Sergio de pronto a nuestros compañeros, quitándose la camisa y dejar al descubierto el rebele vello de su masculino pecho. -Si, es por el bochorno de la lluvia- contestó uno de ellos con cara de interrogación.

Ahora Sergio estaba totalmente desnudo en la parte de atrás, y recargando uno de sus brazos por encima del asiento, pude sentir el aroma masculino de su axila transpirada. Los vellos de su pecho me hacían cosquillas en mi espalda desnuda, ya que Sergio también disimuladamente me había levantado la parte trasera de mi playera, y su verga erecta no perdía un ápice de dureza, mientras seguía taladrando mi culo, y el poseedor de semejante herramienta para coger, miraba distraído por la ventana, como si nada estuviera sucediendo.

Los chicos se detuvieron en un mini súper a comprar bebidas y nos preguntaron que si queríamos algo, a lo cual contestamos que no, y bajando ellos tres de la camioneta, estoy seguro que se extrañaron de que no hubiéramos querido bajar y estirar las piernas, viendo que también estábamos “misteriosamente” llenos de sudor.

En cuanto se bajaron de la camioneta, y aprovechando que la lluvia seguía cubriendo nuestra excitante sesión sexual en medio de extraños, Sergio giró mi cabeza y me besó apasionadamente al tiempo que con sus manos abría más mis piernas y aceleraba sus movimientos. Yo echando mi cuerpo y mi cabeza hacia atrás del asiento, comencé a tener un orgasmo, y mi semen escapaba filtrándose a través de la delgada tela de mi licra, y en ese momento mi maduro amante, vació toda su leche en mi interior con un fuerte y gutural gemido, al tiempo que mordía ferozmente mi cuello, dejándome la marca de sus dientes.

Estábamos respirando agitadamente, cuando los chicos regresaron riendo, y pararon en seco sus risas, al comprobar que un olor a sexo estaba en el ambiente y viendo nuestros rostros ruborizados y sudorosos, hicieron el esfuerzo por continuar como si nada, no sin antes percatarme de que uno de ellos le decía a otro cosas en secreto. Llevábamos poco de estar nuevamente viajando en carretera cuando siento que la verga de Sergio perdía dureza y se encogía, saliendo de mi adolorido culo que comenzaba a estrecharse de nuevo.

Luego de esto Sergio me pidió secretamente que me levantara un poco para subirse de nuevo el short de licra y regresamos a la normalidad, pero ahora reíamos en secreto de nuestra desquiciada y excitante aventura sexual que habíamos compartido.

Al llegar a nuestro destino, Sergio fue el primero en bajar y yo esperé unos segundos para que se pusiera de nuevo la playera y al ir Checo a la parte trasera de la camioneta a buscar nuestras bicicletas, uno de los chicos se volteó hacia mi desde su asiento y me dijo antes de que yo bajara:

-¡Que palote se aventaron! ¿eh cabrones?, me tenían con la verga dura como de piedra y ¡tuve que jalármela y vaciarme en el baño del mini súper!-

Y en eso el chico de al lado lo besó sensualmente y me dieron su tarjeta, despidiéndose y diciéndome que les encantaría que algún día los acompañáramos de campamento. Yo salí con la tarjeta de la camioneta en shock, y cuando arrancaron, le conté todo a Sergio y éste sin más se echó a carcajadas como un chico de secundaria.

Esa noche Sergio me invitó a quedarme en su casa, y pasamos la noche juntos y abrazados después de haber hecho el amor dos veces más, una en el baño y la otra sobre la alfombra de su sala. La suave y fresca brisa, arrulló mi mente, sintiendo la suave fragancia que emanaba del velludo y cálido cuerpo de mi amante que se confundía y mezclaba con el nostálgico aroma a tierra mojada.

Poco después me enteré de que mis padres se iban un mes entero a visitar una tía hermana de mi madre que estaba en el Paso Texas, por lo que me quedaría solo en casa, y  Sergio se le ocurrió que podría pasar ese tiempo viviendo en su casa, así que tomé mudas de ropa y mi lap top y me instalé feliz en la residencia de mi amado novio. Pasamos un verano de lujo, visitando antros, fiestas y reuniones con amigos, comimos del deseo que provocaban nuestros cuerpos desnudos en las noches calurosas y bebimos de la alegría de nuestros corazones recién comprometidos.

La noche de ese viernes, el fin de semana anterior al re-inicio de clases y después de hacer violenta y apasionadamente el amor,  Sergio se pasó largo rato acariciando mi desnudez y yo dormido sobre casi todo su cuerpo, me sentía en el paraíso. Sentí que se incorporó después de un rato al baño, y luego de eso me quedé profundamente dormido, no abrí los ojos sino hasta la mañana siguiente.

Lo primero que recuerdo al abrir mis ojos fue una nota amarilla pegada al monitor de mi computadora, mi somnolencia fue desapareciendo al ir descubriendo señales de que Sergio se había ido para siempre: su closet vacío sin ninguna maleta, su celular apagado y en la cocina el refrigerador sin alimento alguno.

Regresé a la recámara y al leer sus palabras dejadas en esa nota, mi respiración se volvió agitada y mi vista amenazó con nublarse, mi cabeza estallaba en una fuerte migraña de la cual deseaba no salir jamás…

Continuará...

Autor: BABYBOY

israboston@hotmail.com

Me gusta / No me gusta