Esto no es Crepúsculo

Era noche de Halloween y tanto a Sara como a mí, Luis, nos habían invitado a la fiesta privada que un amigo celebraba en su casa. El año pasado no habíamos podio ir, y un amigo que fue nos contó que había sido una pasada, buena música, bebida e iluminación como en una discoteca. Atraídos por nuestras expectativas confirmamos nuestra asistencia, y que iríamos disfrazados.

Mi novia Sara (de 27 años) no quiso desvelarme de qué se disfrazaría. Me daba morbo imaginar su delgado cuerpo disfrazada de colegiala, con su carita de niña buena, pequeñas tetitas y culito respingón haciendo más real el disfraz. No me dijo nada.

Cenamos juntos en casa y tras ponerme mi disfraz de troglodita la llamé para irnos a la fiesta. Seguía sin vestirse. Quería que fuese una sorpresa total y me dijo que fuera yendo yo a la fiesta, que no estuviera pendiente de ella y me divirtiera y que en un rato iría, que iba a tardar en prepararse.

Algo indignado, me fui hacia la fiesta.

Los rumores eran ciertos. Era una pedazo de fiesta. Gracias a que el chalet estaba algo alejado de otras casas podían tener la música a tope. Estaba lleno de gente disfrazada. Puesto que no localicé al anfitrión, disfrazado de vampiro, y no conocía a nadie más, me senté en un sofá y me tomé un cubata. Mandé un mensaje a Sara, pero no me respondió. Me tomé otro. Sara estaba tardando demasiado. Cuando iba por el cuarto cubata, el anfitrión se sentó conmigo y nos pusimos a hablar un rato. Me presentó a unos amigos suyos y juntos nos tomamos unos chupitos de tequila. Yo empezaba a ir borracho y ya ni sabía el tiempo que había pasado desde que había llegado allí.

De repente, y casi por casualidad llegó Sara: llevaba un vestido corto de cuero negro escotado, con una banda roja, un colgante y unos dientes postizos. Debía de llevar sujetador con relleno porque sus pequeños pechos estaban a punto de salírsele por el escote. Su cara pintada de blanco conformaba el disfraz perfecto de vampiresa sexy.

Le dije lo increíble que era su disfraz y nos tomamos una copa juntos. A aquellas alturas yo ya estaba borracho y ella con muchas ganas de bailar y pasárselo bien.

SARA: ¿te importa cariño si bailo un poco? Es que me aburro.

LUIS: lo que quierassshh, yo no etoy parrrua mucho tro-troo trote.

Me sonrió mostrando sus largos colmillos de vampira y se fue a bailar donde había más gente.

La veía bailar sola hasta que en un momento dado me quedé dormido.

Sara suspiró cuando vio que su chico se había dormido. Estuvo tentada a ir a despertarle y decirle de irse a casa. Pero después de haber preparado todo el rollo del disfraz decidió quedarse un poco más.

Se puso a bailar al ritmo de la música. Sabía que era el centro de atención de muchas miradas, ya que apenas había chicas en la fiesta.

DESCONOCIDO: ¡hola! Parece que tu chico no puede más.

Sara se giró y vio a un chico de más o menos su edad disfrazado de vaquero.

ROZZ: hola, soy Rozz.

Se presentaron y dieron dos besos.

ROZZ: este es mi colega Jaime.

Jaime era algo mayor, disfrazado de romano, y de mirada penetrante.

Los tres hablaron un poco de la fiesta y sobre Halloween hasta que empezó a sonar una canción bastante marchosa que era la preferida de Sara.

Sara levantó sus brazos por encima de la cabeza y empezó a bailar moviendo la cadera. Sus tetitas saltaban al son de la música ante las atentas miradas de Rozz y Jaime.  Les dio la espalda, y apoyando una mano en su cadera, contoneó su culito de un lado a otro. Gracias a lo corto y ajustado que era la falda del traje sus nalgas de marcaban perfectamente. Los chicos no salían de su asombro. Sara Apoyó sus manos en un chico disfrazado de la muerte con una careta de la película Scream  que tenía enfrente y deleitó a sus nuevos amigos  subiendo y bajando sus nalgas como si de una clase de aerobic se tratara.  La chica giró y empezó a bajar como haciendo una sentadillas sin dejar de moverse.  Se puso de lado y subió sus brazos lentamente para luego bajarlos mientras se acariciaba las caderas.

ROZZ: madre mía cómo me está poniendo – dijo a su amigo.

Volvió a ponerse de lado, y subiéndose un pelín la falda, movió su cadera de derecha a izquierda como si quisiera sacar brillo con el culo a un mueble imaginario. Se dio la vuelta, y subiéndose la falda de tal modo que revelaba su tanguita negro, dobló un poco las rodillas y comenzó a mover el culito como una posesa. Todo el mundo aplaudió, silbó y gritó.

Bailando frente a Rozz y Jaime, se pasó las manos por los pechos y se inclinó hacia delante. Por causa del ritmo de su baile aquellos dos apretados pechos luchaban por escaparse de su prisión y casi lo consiguieron.

La gente le gritaba que enseñara las tetas cuando justo cambió la canción por un ritmo más latino. Sara se puso frente a Jaime y movió su cuerpo como si quisiera desprenderse de los brazos con el movimiento. Sus pechos subían y bajaban con riesgo a salirse. Jaime bailó como pudo. Sara apoyó sus bazos en el pecho de Jaime y tras inclinarse un poco, contoneó su culito. Rozz se acercó por detrás y se colocó a escasos centímetros de Sara. Ella miró atrás, y tras sonreírle con aquella dentadura de pega con grandes colmillos, se estiró un poco y pegó su trasero contra Rozz. La chica restregaba sus nalgas contra el paquete de él cada vez más rápido. Jaime hacía fuerza para no irse para atrás por la fuerza que ejercía Sara al apoyarse en él.

Confiado, Rozz se frotó contra la chica. Al ver que no le evitaba, colocó las manos en su cintura y la pegó bien contra su paquete.  Sara se inclinó hacia abajo y Jaime pudo verle perfectamente aquellos dos preciosos y pequeños pechos. La chica le sonrió y tras pasarle los brazos por detrás del cuello, bailó restregándose contra el paquete de aquel chico disfrazado de romano. Jaime le puso las manos en la cintura y bajó hasta el culito, donde se lo apretó. Sara se dio la vuelta con una cara que iba entre la regañina y la diversión cuando de repente Rozz la abrazó desde detrás. Sus brazos la rodeaban por la cintura y fue subiendo hasta rozar y apretar los pechos de la chica.

ROZZ: nos estás poniendo muy calientes. ¿Estás segura de lo que haces? – le susurró al oído.

Ella le miró divertida, se giró y e hizo un amago de morderle el cuello.

SARA: soy una vampiresa, ¿lo olvidas?

ROZZ: con ese baile, esto no es crepúsculo; es la vida real, y poniéndonos tan cachondos lo que estamos deseando ahora mismo es follarte.

SARA: ¿quién te ha dicho que en Crepúsculo no se folla?

Roz comenzó a besarle el cuello y Sara no dejaba de bailar. El desconocido que iba disfrazado con la máscara de Scream se acercó y le tocó el culo. Los besos del cuello fueron subiendo y acabaron en los labios. Ambos se besaban con pasión y ella no dejaba de contonearse al son de la música.

SARA: ya te he dicho que soy una vampira. Soy peligrosa.

Rozz rió, y de repente Sara se dirigió a Jaime y empezó a morderle el cuello. El chico flipaba, pero en un arranque de determinación, cogió a Sara por el culo y la pegó contra su cuerpo. Buscó sus labios y al encontrarlos empezó a besarlos con pasión.

JAIME: basta ya de tanto jueguecito y ponernos enfermos de calor.

El romano cogió a la vampiresa en brazos – no sin dejar a la vista de todos su tanguita negro – y se la llevó a otro lugar.

Rozz les buscó, y al final les encontró en un cuarto. Sara estaba sentada en la cama hablando con Jaime, mientras que este se masturbaba con su tranca a la vista de cualquiera. Sara tenía una mano bajo su vestido y por su cara se adivinaba que estaba haciendo lo mismo.

SARA: … ¿así que te he puesto cachondo eh? ¿No tienes miedo de estar con una vampiresa sedienta? Mmmm.

JAIME: si estás sedienta, pronto podrás tragarte todo lo que quieras.

Al ver a Rozz, Sara se acercó a él y empezó a acariciarle el paquete por encima de la ropa.  Empezó a entrar más gente en el cuarto. Mirones, entre los que estaba el hombre con la máscara de Scream y un variado elenco de gente disfrazada.

Sara desabrochó el pantalón del Vaquero Rozz y sacó su polla al aire. No acababa de sacarla cuando se la metió en la boca y empezó a hacerle una mamada. Jaime se acercó y Sara continuó con él mientras masturbaba lentamente al otro.

El hombre Scream se había sacado la polla y se masturbaba mirando la escena sin acercarse. Sara se giró ante los vítores de su público que empezaron a hacerle fotos y grabarla con el móvil.

Rozz le abrió la parte de arriba del vestido dejando al aire sus dos pequeños pechos realzados por su sujetador. Se lanzó a succionar aquellos diminutos pezones rosados.

La polla de Jaime planeaba sobre la lengua de la chica mientras esta se la cascaba y me miraba con ojos lujuriosos. Cuando pasó a chupársela a Rozz, Jaime le sobó las tetas y jugueteó con sus pezones.

Sara cogió ambas pollas y las puso juntas ante las protestas de los chico. Se puso a darles lametazos para terminar metiéndose aquellos dos glandes a la vez en la boca.  Mientras que estaba recostada en esta posición, notó cómo unas manos le agarraban y manoseaban el culo. Era Scream. El chico le acarició el coñito por encima del tanga y tras empaparse los dedos, se lo quitó. Le subió el vestido dejando aquel culo perfecto a la vista de todo el mundo. Sin miramientos, el desconocido acercó su pequeña polla erecta y se la metió. Se la folló a cuatro patas mientras Sara gemía débilmente. Al poco rato, el chico se la sacó y se corrió sobre su culito. Sara se acarició y con la ayuda de un dedo se metió parte de aquel semen dentro de su ano.

Se tumbó boca y Jaime se le lanzó encima como un oso. El chico empezó a follarla sin cuartel hasta que Rozz le pidió turno e hizo lo propio. Cambiaron de postura y Sara le quitó el sombrero de cowboy a Rozz.

SARA: me toca hacer de vaquera.

Se subió sobre Jaime y empezó a cabalgarle recordando a muchos de los que veían el espectáculo el baile que había hecho antes.

Rozz se acercó y sin decir nada, le metió la polla en la boca. Las tetas de Sara botaban mientras cabalgaba y chupaba polla.

Cambiaron de postura y se pusieron de lado y Jaime se la folló a toda velocidad. Entre los mirones, más de uno se masturbaba mirando. Uno de ellos, disfrazado de preso, se acercó y empezó a correrse sobre las tetas de Sara.

SARA: ¿nadie más quiere correrse? – gritó Sara.

El círculo se cerró alrededor de la cama y más chicos  afilaron sus mástiles apuntándola. Un pirata le echó un buen lechazo en la cara, después otro vampiro casi le dio en un ojo, y finalmente un troglodita le acertó en los ojos. Todo se detuvo para que ella pudiera limpiarse. Cuando se dispuso a echarle la bronca al tío, se dio cuenta que era su novio Luis, algo más recuperado.

SARA: cariño….

Él pasó de las palabras y animó al gentío.

LUIS: venga, correos todos en la puta de mi novia. Le encanta.

Ella cerró los ojos, y como en los mejores bukakkes de Internet, uno a uno se fue corriendo sobre su cara. Cansados, poco a poco se fueron yendo, dejando sólo a Luis, Rozz y Jaime en el cuarto. Luis le limpió la cara con una toalla.

LUIS: venga chicos, terminad lo que habíais empezado.

Sara empezó a cabalgar a Rozz, y Jaime a dilatarle el culito. Cuando lo tuvo preparado, escupió sobre él, y empezó a meterle la polla. Al principio el sándwich fue lento, y más adelante se sincronizaron. Aquel pequeño culito le estaba apretando la polla muchísimo, y Jaime tardó poco en correrse dentro de chica.

Rozz aceleró el ritmo y Sara gemía como si la torturaran. Finalmente se corrió dentro de la chica dejándola tumbada bocarriba con los ojos cerrados y exhausta.

El cuarto se vació y Sara se quedó sola, dormida, mientras que desde sus dos agujeros fluían hileras de semen.

* * * * * * *

A la mañana siguiente se giró, pero en la cama no estaba Luis. Se recompuso como pudo el vestido y tras ir al baño se fue al comedor.

La casa estaba hecha un desastre, pero no se veía a nadie. Llamó a su novio, pero tenía el móvil apagado.

Oyó pasos en la escalera y un chico bajó. Aún iba disfrazado de vampiro y debía de ser el anfitrión.

ANFITRIÓN: vaya vaya. Animaste bien mi fiesta.

SARA: espero no haberte causado ningún problema.

ANFITRIÓN: no, no, todo lo contrario. A la gente le encantó.

SARA: ¿sabes dónde está mi novio? Un chico vestido de troglodita o algo así.

ANFITRIÓN: creo que uno de los tíos a los que te follaste le acompañó a casa.

SARA: vaya… A ver cómo vuelvo ahora.

ANFITRIÓN: si fueras una vampira de verdad podrías hacerlo volando.

SARA: ¿a la luz del día?

Ambos rieron.

ANFITRIÓN: yo lo siento, pero tengo mucho trabajo aquí limpiando.

SARA: y si… Sara se llevó un dedo  a los labios.

ANFITRIÓN: eres una vampira insaciable. Ven aquí y chúpamela.

Sara obedeció y el anfitrión terminó corriéndose rápidamente dentro de su boca.

ANFITRIÓN: buena chica. Ahora te llevo a casa. Espero que como vampira no te dañe la luz del sol, porque esto no es crepúsculo.

SARA: Ni yo me alimento de Sangre..

– – –  FIN – – –

Dedicado a Jaime  y a Rozz.

Me gusta / No me gusta

Mi prima se aprovechó de mí

Cuando tenía 18 años, tuve bastantes experiencias sexuales interesantes, no obstante hay una que con sólo recordarla me pongo cachondo.

Aquel verano, mi prima Rocío estaba bastante cabreada. Sus padres no la dejaban ir sola a un festival de música que a ella le hacía mucha ilusión. Argumentaban que era muy joven.  Y es que pese a tener  18 años, aparentaba menos por su aspecto inocente, delgadez y poco pecho. En una comida familiar me lo contó todo, e incluso derramó alguna lagrimita. Enfadado por tal injusticia, la animé diciéndole que intentaría convencer a sus padres.

Estos fueron intransigentes. Mi buena obra iba a ir en mi contra porque su padre dijo: “si al menos tú fueras con ella nos quedaríamos más tranquilos”. “¡Pero si a mí no me gusta ese tipo de música!”, protesté. “Sí, porfa porfa porfa. Vamos, vamos, vamos”, insistió Rocío.  Acorralado, no me quedó más remedio que aceptar.

Mis tíos, confiados en mi aspecto de chico responsable, me dieron las llaves del apartamento de veraneo que tenían cerca de donde se celebraba el festival para que pasáramos allí la noche y así no tuviéramos que estar, según palabras de ellos, “vagabundeando por ahí”.

Mi prima y yo, tras un viaje en autobús en el que ella sólo me hablaba del festival, llegamos al apartamento. Nos duchamos por turnos, y nos preparamos para aquella noche.

Desganado, me vestí para la marcha de aquella noche y esperé a que Rocío estuviera lista.

LUIS: venga prima, que sino no nos dará tiempo de ir a cenar.

ROCÍO: ya voy, ya voy. ¡Casi estoy!

Cuando rocío apareció, me quedé de piedra. Sacaba partido a su delgadez luciendo piernas con una mini falda de infarto. En la parte de arriba vestía un top anudado al cuello. Pude imaginar que bajo aquel top escondía un sujetador con relleno de los que alzan el pecho, porque sus tetas parecían el doble de grandes y mostraban algo de escote. Silbé.

ROCÍO: ¿voy guapa? ¿qué te parece?

Me quedé mirándola… su piel bronceada y su larga melena azabache y aquella mirada inocente me dejaron mudo.

Tras cenar una hamburguesa nos fuimos al festival de música. Pasamos sin que nos pidieran identificación, y una vez dentro nos fuimos a tomar una copa. A Rocío se le veía feliz y radiante, mientras que yo estaba incómodo por aquella música que no me gustaba. En seguida acabamos la copa nos fuimos a bailar. Rocío me animaba, pero yo estaba cansado nada más llegar. Me fijé en que más de un tío no le quitaba el ojo a mi prima. Se lo comentó, y se rió de forma coqueta.

LUIS: ¿tomamos otra copa?

ROCÍO: ¡qué dices! Si acabamos de llegar a la pista… ¿Por qué no vas tú? Yo estaré cerca para que no nos perdamos.

LUIS: ¿y si nos perdemos?

ROCÍO: nos vemos en la puerta de los baños.

Más tranquilo, apuré una copa. Mientras lo hacía, no perdí ojo en mi prima. Algunos chicos se le acercaban y ella pasaba olímpicamente de ellos. Otros más atrevidos entablaban conversación con ella. Hubo uno más espabilado que le debió de caer bien, y bailaron juntos. Cada vez más cerca, hasta que éste empezó  a besarle el cuello. Mi prima se dejaba hacer, y no tardaron en enrollarse. Hablaron brevemente, y mi prima vino a verme.

LUIS: te lo pasas bien ¿eh?

ROCÍO: ¡tú también tendrías que ligar un poco primo!

Nos tomamos una copa juntos y ella me dijo que quería ir a bailar a las plataformas. La estuve vigilando un rato mientras que bailaba como una verdadera gogó hasta que tras pasar por delante de mí un grupo de gente, la perdí de vista. Empecé a ponerme nervioso, y  a la media hora me fui a buscarla a los baños.

Al llegar allí, cuál fue mi sorpresa al ver a mi prima liándose con otro. Se daban el lote de forma apasionada y el chico (bastante mayor que ella) le manoseaba el culo con lujuria. Mientras se besaban me di cuenta de que Rocío le estaba tocando el paquete por encima de la ropa. En un momento dado ella me vio, y tras guiñarme un ojo me señaló la barra para que fuera allí.

Estupefacto y nervioso, calmé mis nervios con unas copas más. Intenté ligar con un par de chicas, pero mi estado cada vez más etílico las espantó.

Pasó el tiempo, y me costaba mantenerme en pie, por lo que me senté en un taburete. No sabía ni qué hora era, hasta que llegó mi prima.

ROCÍO: uhhh, vaya pedo has cogido. – Le sonreí tontamente.

ROCÍO: venga, vámonos a casa, que ya has tenido suficiente.

LUIS: lo siento primita.

ROCÍO: no, no. Si yo estoy cansada, te venía a buscar para irnos.

A trompicones, salí del recinto y cogimos un taxi para llegar al apartamento.

ROCÍO: gracias por acompañarme y conseguir que me dejaran venir primo.

Tras esto, me dio un lento beso en la mejilla.

Llegamos al apartamento y mientras que yo esperaba sentado en una silla, Rocío abrió el sofá cama para que yo pudiera dormir la mona.

Me tumbé boca arriba y ella se empezó a reír. No estaba seguro dado mi estado, pero creo que ella también iba un poco borracha.

ROCÍO: venga, date la vuelta, no sea que te duermas y asfixies así.

Me ayudó a darme la vuelta y me empezó a quitar la camiseta para poder dormir.

ROCÍO: venga, tienes que quitarte todo esto para poder dormir.

Metió sus manos bajo mi camiseta y fue subiendo hasta dar con mis pezones. Un escalofrío recorrió mi cuerpo mientras ella se reía.

ROCÍO: te ha gustado ¿eh?

Empezó a jugar con mis pezones como si fuera la rueda de la temperatura del horno. Me desabrochó el cinturón, y su mero roce hizo que me pusiera en erección.

ROCÍO: uhh, ¿qué tenemos aquí?

Mi prima palpó mi paquete hinchado y continuó quitándome el pantalón. Al liberármelo, cogió la tela de demasiado adentro y también me quitó los calzoncillos, dejando a la luz mi pene duro como una piedra. Se rió de forma descontrolada y se atrevió a tocarlo.

ROCÍO: ¿es por mí que estás así? A ver ahora.

Se desanudó el lazo que sujetaba su top detrás del cuello y lo dejó caer. Se quitó el sujetador y dejó al aire sus pequeñas pero firmes pechos. Mi polla se movió afirmativamente provocando más carcajadas por su parte.

Se quitó su pantalón de forma sexy y dio una vuelta para que me percatara de su tanguita negro.

LUIS: joder prima, ¡cómo estás! – articulé a decir, provocando más risas.

ROCÍO: ya veo, ya veo. Creo que te voy a tener que dar un premio por conseguir que me dejaran venir y por aguantar en el festival.

Tras esto, se arrodilló y cogiendo mi polla con la mano empezó a darle chupaditas. Me miró fijamente a los ojos, y se la metió en la boca chupándomela como yo sólo había visto en películas porno del plus. Intenté tocarle el culo, pero no llegué. Ella se colocó encima de mí, y teniendo su coñito sobre mi cara le manoseé aquel culito perfecto. Ella se contoneó rozando con su tanga mojado mi cara, hasta que le atrapé, y retirándoselo a un lado, empecé a comerle el coñito. Ella gimió muy fuerte de gusto, mientras a mí se me llenaba la cara con sus fluidos vaginales.

Mi prima se levantó, y sentándose en cuclillas sobre mí se apartó el tanga a un lado y se metió mi polla en su coñito. Lentamente se fue metiendo. Notaba con qué facilidad se abría paso en aquella olla candente. Ella era la que se movía follándome cada vez más rápido mientras que yo no llegaba ni a tocarla.

ROCÍO: avísame cuando te vayas a correr ¿vale?

Mi primita la inocente me estaba follando como una verdadera puta. Se inclinó hacia delante y me cabalgó como si quisiera ganar una carrera de caballos. Aproveché la postura para comerle las tetitas y saborearle los pezones.

Se levantó e intenté follarla en la postura del perrito. Me costaba coordinar mis movimientos y terminamos tumbándonos de lado. Empecé a metérsela cada vez más rápido mientras que le apretaba con una mano las tetitas.

Me paré en seco de repente.

ROCÍO: ¿A qué te queda poco para correrte?

LUIS: sí…

ROCÍO: pues túmbate…

Le obedecí y me tumbé boca arriba. Una vez así, mi prima empezó  a mamármela como una loca. Yo cada vez gemía más fuerte hasta que le grité que me corría.

Ella se la sacó en el último momento y mis chorros de semen le impactaron en la cara y en las tetitas.  Ella se rió, y aquello debió ser demasiado para mí, porque al poco me quedé dormido.

A la mañana siguiente, mi prima volvía a ser la tímida chica bajo la bandera “aquí no ha pasado nada”.

Me gusta / No me gusta

El borrachito de turno

Hace mucho tiempo que leo marqueze y hoy mi anime a contar mi experiencia . bueno , paso a contarles que soy eduardo y soy chileno , para ser exacto , de la capital de chile , santiago. tengo 24 años , nada de mal parecido por lo que dicen las muchachas de acá . trabajo en el bar de mi padre desde hace ya algunos años a petición de el . según me dice , que a futuro seré yo el dueño de todo y tengo que acostumbrarme al manejo del negocio para cuando el ya no este .
La verdad que al principio no me gustaba para nada la idea de tener que soportar a los borrachitos que al final de la velada se comportaban de forma insoportable. Pero en fin .. era la voluntad de mi padre y tenía que acatarla .
Al principio (el primer año ) todo era relativamente normal , preocuparse de los dineros , servir , limpiar y todo lo que lleva a trabajar en lugar como este .
Con el pasar del tiempo me fui acostumbrando y al final ya me era grato el lugar y el ambiente .
Por mi parte , yo hacía mucho tiempo que sabía de mi condición de gay , pero nunca le tome mayor asunto a la parte sexual . simplemente porque nunca había experimentado nada con nadie y solo me conformaba con mirar a los muchachos de mi edad que eran los que realmente me gustaban y simplemente me conformaba con eso … mirarlos .
Este bar , es muy conocido acá en el lugar , como estamos cerca del centro , acá siempre viene gente de oficina y mayormente , gente de las construcciones cercanas .
Como dije anteriormente , el primer año marcho todo normal en compañía de mi padre . hasta que un día él se me acerco y me dijo … Arturo … hijo mío .. creo que llego el momento de que te hagas cargo de todo . yo ya estoy cansado y quiero compartir más tiempo con tu madre . es por eso que desde la próxima semana , solo trabajare medio día y tu seguirás por las tardes .
Yo por mi parte un poco asustado con tal decisión , no me quedo otra que decir que si ya que no había otra alternativa .
Durante esa semana mi padre se encargo de dejar todo arreglado para que yo no sufriera ningún percance durante su ausencia. Sin ir más lejos , habilitó un cuarto exclusivamente para que yo pudiera quedarme después del cierre y así no correr peligro al regreso a casa.
A las dos semanas siguientes todo parecía salir sobre ruedas , es mas .. con algunos cambios , el bar tenia mas clientela que antes y eso tenía a mi padre más feliz que nunca .
Recuerdo perfectamente el día que todo cambiaria en mi vida y en la vida del bar . y para mi felicidad … cambio para mejor .
Eran aproximadamente las 3 de la madrugada .. y solo quedaba uno que otro cliente sentados por aquí por allá … baje el volumen de la música y di aviso que cerraría a las 3:30.
No paso mucho tiempo , cuando empezaron a retirarse todos los clientes . bueno casi todos … había uno que estaba completamente borracho , tanto así .. que le avise que ya estábamos cerrando y solo atino a decir que quería otro trago . los pocos que quedaban en el lugar me señalaron si lo sacábamos ala calle , lo cual respondí que de ninguna manera . eso sería como dejárselo de cena a los lobos.
Al final salieron todos y yo cerré las puertas apagando todas las luces , excepto donde se encontraba el tipo borracho al cual me cerque y le dije que lo dejaría ahí hasta que amaneciera .
Fue en ese momento cuando mire al tipo con otros ojos y comencé a fantasear con el . era un tipo de unos cuarenta años aproximadamente . no era muy atractivo pero por el físico que dejaba ver .. tendría que ser de la construcción o algo parecido . espal
Al paso de los minutos y ya con una calentura de aquellas … solo podía imaginar cuantas cosas podía hacer con aquel hombre que tenía casi nula conciencia . pero el problema era que con mi nula experiencia en el tema … no podía imaginar cuales eran aquellas cosas que podría hacer con él .
Fue entonces cuando una voz me perturbo mis pensamientos .
DONDE ESTA EL BAÑO ?
Le respondí que al fondo por el pasillo llegaría a él , mientras el trataba de ponerse de pie .
Espera , espera le dije … lo tome del brazo y lo lleve directo al baño para que hiciera lo que tenía que hacer …
Al llegar me dijo que no lo soltara o caería . bien le respondí , mientras tú orinas yo te afirmo .
En ese momento pude notar que esta era uno de esos hombres de verdad . unos brazos bien firmes , piernas gruesas , un pecho bien formado y por lo poco que dejaba ver .. bien peludo y con un carácter de macho dominante .
En el momento que mi mente parecía estar en otro lugar , la voz volvió a interrumpir mis pensamientos .
AYUDAME HOMBRE ¡!! QUE NO LOGRO SACAR EL CINTURON …
.. No sé si fue su tono o las circunstancias del momento que sin pensarlo , baje mi mano hasta su cintura tratando de soltar el cinturón que de mas esta decir ..era de aquellos de hebilla grande por lo que me costó un buen tiempo soltarla . luego me fui directo al botón el cual no era uno .. eran cinco .
En ese momento mi inexperiencia y nerviosismo eran tanto que cuando iba en el tercer botón la cosa se puso complicada y no había caso en poder soltarlo .
AL PASO QUE VAS , CREO QUE ME HARE EN EL PANTALON reclamo el …
Yo sin decir nada y tiritando a full , solo rogaba que de una vez ese botón se soltara para salir luego del paso .
Fue entonces ,cuando el borracho que ni su nombre sabia , me dijo con un tono más sutil …
SABES QUE ? COMO QUE ESTAS HACIENDO MUCHO TRAMITE .. AGACHATE ¡!
Me tomo del hombro y me bajo de tal forma que quede arrodillado justo frente de su entrepiernas …
BUENO HOMBRE ¡! QUE ESPERAS ? .. TERMINA DE UNA VEZ CON LOS BOTONES ¡!
Yo sin dejar de sorprenderme de tal situación … solo opte por terminar de desabotonar el pantalón para que el pudiera orinar de una vez por todas .
Ya estando el pantalón abierto por completo , trate de ponerme de pie , cuando él con su mano afirmo mi hombro y me dice …
ESPERA HOMBRE , QUE LUEGO QUE TERMINE , ME TENDRAS QUE ABOTONAR NUEVAMENTE … O QUE ? PRETENDES QUE ME QUEDE CON LA PICHULA AL AIRE ?
Yo .. mas mudo que antes , solo atine a esperar …
Fue en ese momento .. que pude ver algo que me dejaría deslumbrado por completo …
Por primera vez , tenía un pene tan cerca de mi … grueso , completamente cubierto de fino pelo y lo mejor de todo , tenía un suave aroma a un perfume de marca .
El por su parte , tratando de sostenerse de una de las murallas y con la otra afirmaba su generoso pene el cual dejaba caer su casi transparente orina.
Sentía que mi corazón palpitaba a mil , mis manos no dejaban de temblar y sabia que ese era el momento en el cual tendría que experimentar cosas nuevas .
No dude mas … era ahora o nunca … yo de rodillas y el frente a mí con su pene Ante mis ojos . fue en ese momento que trague un poco de saliva y me anime a mirarlo directamente a sus ojos .
El por su parte , dejo su mirada clavada en mi … puso una de sus manos en una de las paredes y la otra en la pared del frente y con una voz de macho dominante se atrevió a dar el paso .
BUENO .. QUE ESPERAS ? SACUDEME LA PICHULA … Y SI QUIERES …. DE PASADITA ME LA CHUPAS ¡!
Yo no sabía qué hacer …
BUENO HOMBRE ¡!! ANIMATE ¡! ES TODA TUYA … SACAME LA LECHE DE UNA VEZ ¡!
Sin pensar más … la tome con mis manos y de una me la metí toda en la boca … como no estaba dura … era fácil tenerla completa dentro .
YA HUEON … EMPIEZA A CHUPAR , MIRA QUE NO AGUANTARE A QUE LO HAGA MI MUJER EN CASA ¡!!
Trate de hacer lo que mejor pude mi primera mamada …
ESO ¡! ESO ¡! MAS ADENTRO … CHUPA CHUPA ¡!
Por su voz y sus palabras … creo que no lo hacía tan mal …
QUIERES QUE ACABE EN TU BOCA ? TE LO QUIERES TRAGAR ? decía el …
Yo solo seguía con mi trabajo sin emitir palabra alguna ….
UUUUUY ¡!! QUE LO CHUPAS RICO HUEON … SIGUE ¡! SIGUE ¡!! YA VIENE TU LECHE .. YA VIENE ¡!
TE DEJARE CON TU LECHE DEL DIA ¡!! Y MAÑANA VENDRE PARA DARTE TU SEGUNDA MAMADERA …
CHUPA ¡! CHUPA ¡! … EEEEEEEEEESO ¡!! AHÍ VIENE … AAAAAAAAAAAAAH ¡!!!!
Fue cuando descargo su tibia leche dentro de mi boca …. Mucha de la cual deje caer al suelo por su agrio sabor …
No fue muy de mi agrado pero ahora sé que solo fue por ser la primera vez …..
NO LA DEJES CAER MARICON … TRAGATELA TODA , O QUE ? CREES QUE MI LECHE ES PARA DEJARLA TIRADA EN CUALQUIER LADO ? exclamaba él , mientras me pasaba el pene por toda la cara …
BUENO MARICON .. ME TENGO QUE IR … MIRA QUE SI LLEGO MUY TARDE , MI ESPOSA PONDRA EL GRITO EN EL CIELO … Y LA UNICA FORMA DE DEJARLA FELIZ , ES METIENDOLE LA PICHULA HASTA EL FONDO .
PERO NO CREAS QUE DEJAREMOS ESTO HASTA ACA… UN DIA DE ESTOS ME DEJO CAER Y TE DARE LO QUE REALMENTE TE DEJARA FELIZ COMO A MI MUJER ..
Lo deje en la puerta , se despidió y se marcho ..
Por mi parte … comprendí que empezaba mi nuevo trabajo en el bar …. Dejar al último borracho para mis antojos sexuales .
Esa noche me masturbe seis veces.

Me gusta / No me gusta