El día más feliz de mi vida

Me bajó los pantalones y me dio una mamada que me mandó tres chupadas y me corrí en su boca, pero ella siguió chupándomela de la misma forma que nuevamente se endureció. Pero ahora fui yo el que se agachó y le rasgué el calzón y le empecé a chupar el clítoris, se lo succionaba, lo lamía, así estuve unos 5 minutos y ella se corrió.

Así es, tal cual es el título de este relato, que es 100% real, esto ocurrió cuando me encontraba cursando el 4° año medio en mi colegio, yo tenía en ese entonces 18 años, era un tipo normal de contextura un tanto gruesa pero no obesa, con un pene que estando erecto mide unos 18 a 20 cm y un diámetro de unos 3 a 4 cm con una estatura aproximada de 1,70 m. De decir que yo soy de Chile, la ubicación exacta me la reservo al igual que los nombres reales, por razones obvias.

Como les decía yo cursaba mi último año escolar, y desde que pasé a la enseñanza media y tuve contacto con esta profesora de inglés, a la cual llamaré Beatriz, las mejores pajas fueron en honor a ella. En ese entonces tenía ella aproximadamente unos 38 años, y un cuerpo que cualquier mujer lo quisiera tener, y unas tetas que calentaban hasta un fleto, gustaba siempre de usar escotes y sostenes que le hicieran resaltar aún más su busto; el culo era hecho a mano y las piernas suaves como la seda, y unos labios chupeteros, que de sólo acordarme de ellos se me para el regalón de la provincia.

Bueno como dijo el dermatólogo, vamos al grano, jajaaja…estaba yo en mi último año escolar y ese día me tocaba a tercera hora la asignatura de inglés, era el mes de noviembre, un calor como nunca hubo, entró a la sala de clases y todos nos quedamos con la boca abierta, ella traía puesto una blusa blanca casi transparente una falda corta a medio muslo y una cara de caliente que varios pedimos ir al baño y nos mandamos sendas pajas en su honor. Bueno la clase transcurría con normalidad, cuando de pronto me llama al pupitre, yo me dije que cagada me mandé, fui y cuando llegué ella me dice en voz muy baja que si podía ir a su casa en la tarde ya que quería conversar conmigo y proponerme un negocio, yo sin imaginar nada de nada le dije ningún problema, me citó a las 16:00 a su casa y que no lo comentara con nadie, por el que dirán de la gente. Debo decir en ese entonces yo practicaba hockey en patines y de vez en cuando enseñaba a patinar a los niños y así me ganaba unos pesos.

Llegué a la hora señalada y toqué el timbre, me atendió la empleada, que estaba igual de buena, pero esa es otra historia, y me dijo que la esperara, que estaba tomando un baño, me senté en el living a esperar y en eso apareció ella, y al verla me quedé mudo, estaba más rica que nunca, instantáneamente se me produjo una erección que llegaba a doler hasta los pies. Ella se sentó, cruzó las piernas y me dijo que ella sabía que yo daba clases de patinaje a los niños y que si podía enseñarle a una sobrina que le encantaba el patinaje artístico, a lo cual yo le dije que no tenía problema alguno, pero que sólo podía enseñarle lo básico, ya que lo técnico no me correspondía a mí. Y por esa razón le cobraría la mitad de mis honorarios.

Pasó el tiempo, conversamos de todo y ahí me enteré de que ella se había separado hace muy poco y que de ese entonces no había entablado relación alguna con ningún hombre, lo que me endureció más aún mi verga. Me invitó a tomar café, yo no quería pararme pues se me notaría la erección, pero ella insistió, y yo tuve que apechugar no más, ya se me ocurrirá algo me dije. Y así no más fue, ella se percató de mi erección y me dijo sin ningún tapujo que si acaso ella me había puesto así…así como le dije, ya no te hagas el tonto si sabes a lo que me refiero, y yo insistía en hacerme el de la chacra, con ese bulto en tu pantalón y que además tenía una mancha, yo mudo…

-Si, usted me pone así, ahí me solté, desde 1° medio, y me he masturbado en su nombre… -Pero eso no está bien, puedo ser tu madre… -Sí, pero no lo es, y me empiezo a acercar más donde ella… -Pppero…no sé que pensar… jamás me imaginé que provocaría esto en un jovencito como tú…

Y así no más es, y me acerco decidido a lo que pudiese pasar, y le doy un beso el cual al principio fue resistido, pero como la apreté fuerte, de a poco fue entregándose…

-Hummm, ¿Qué haacessss?…no por favor no lo hagas…aaahhh…

Yo al tiempo que la besaba, le agarré de las tetas y le había subido la falda y la sobaba el coño, que inmediatamente se humedeció.

-Teee eestas aaa…proveeee…chandoo…oo de miiii, oooohhh que rrrriiiiccco…oooo… -Dame tu verga cabrón, que te la quiero comer.

Acto seguido me bajó los pantalones y me dio una mamada que me mandó tres chupadas y me corrí en su boca…pero ella siguió chupándomela de la misma forma que nuevamente se endureció. Pero ahora fui yo el que se agachó y le rasgué el calzón y le empecé a chupar el clítoris, se lo succionaba, lo lamía, así estuve unos 5 minutos y ella se corrió…

-Aaaaaaahhhh, mmmmeeeee cooorrroooo, ¡noooo paareesss! -Vamos metela de una vez, que ya no aguantoo… y bastó que dijera eso y se la mandé a guardar de un viaje, aahhh…caaaabroooonnn, que rico…dale no pareeeeesssss.

Y yo le bombeaba duro y suave, la puse en cuatro y ella me dijo…

-No se te vaya a ocurrir metérmela por el culo, y en ese instante le metí dos dedos en el culo, además de mi verga por el coño… -Uuuuuyyyyy, daaaaalllee noooo pareees, que estoy gozando como cabra de quince, y en un descuido de ella le meto por el culo…-¡Noooo, sácala cabrón me dueeeleeeee!

Y yo firme, se la mantuve un rato para que se acostumbrara…

-Me partiiiiistesss, peeeeroooo dale, quee está rrricccoooo, y yo le dababa duro…

Estuvimos cogiendo por más de dos horas, debo decir que el orgasmo que tuvimos fue al mismo tiempo, y largo además de ruidoso. Nos duchamos, en la ducha me la volví a coger por el culo y por el coño, esta vez me corrí dentro de su coño, esta gracia al parecer tuvo descendencia, nada confirmado. Después de esto, nos vimos un par de veces y nada más.

Espero que les guste. Sus comentarios serán bien recibidos.

Autor: Bufo69

Me gusta / No me gusta