Y me dominaste

El domingo que había sido siempre una pelea entre salir a pasear por una ciudad casi fantasma o quedarnos en casa intentando descansar frente a un interminable trabajo de la semana, me propuso una sorpresa. Mi ánimo agotado, de una semana cansona, se volvió inerte a su propuesta, y después de las indirectas sumamente directas, acepté la invitación. Con un misterio nada común en ella, tomamos las cosas y salimos. En la autopista le pregunté a dónde íbamos y lo único que conseguí fue que me obligara a recostarme en el asiento, echara todo el cuerpo para atrás, pero antes, debía sacar de la guantera una tela negra que me insistió debía amarrarme a los ojos. Read more

Me gusta / No me gusta

Viaje por carretera (Parte I)

Hola mi nombre es Marco soy de Monterrey, México y tengo 32 años, soy un lector frecuente de esta página y hoy tras leer algunos muy buenos relatos, me he decidí a contar algunos míos, este es el primero, es una historia real, salvo los nombres.

He pasado muchas aventuras junto con mi esposa Vania, quien es dos años menor que yo, considero que ambos somos de apariencia normal, no somos modelos, pero creo que estamos de buen ver, lo que más me gusta de ella son sus piernas tipo Beyonce (guardando distancias, claro) y sus pechos abundantes.

La anécdota que voy a contar pasó una vez que veníamos en mi auto por carretera procedentes de McAllen (USA) mi esposa, su hermana y yo, recuerdo que llovía intensamente y el día fue muy pesado ya que nos la pasamos haciendo compras en todas las tiendas (los que han ido ya saben a que me refiero).

Nancy mi cuñada venía en la parte de atrás junto con algunas bolsas que no cupieron en la cajuela, por el retrovisor vi que se empezó a quedar dormida, esto aunado a que yo le traía muchas ganas a mi esposa, que andaba con un short muy sexy, me llenó la cabeza de ideas lujuriosas…

Mientras platicábamos le empecé a acariciar las piernas, lo cual me encanta, también tocaba sus senos y le pellizcaba levente sus pezones, mi esposa es algo reservada al principio, pero ya calentando un poco se vuelve atrevida.

Mis manos empezaron a llegar hasta su vagina, que generalmente lleva rasurada, y me hechó una mirada como diciendo ¿Qué haces mi hermana está atrás?… le hice la seña de que ella estaba dormida, la seguí acariciando por encima del short y vencí su escasa  resistencia. Mis movimientos fueron subiendo de todo y comencé a desabrochar los botones del short, quiso detenerme, pero mis dedos fueron hábiles y consiguieron el objetivo, pronto estaban haciendo un lado su pequeña tanga e introduciéndose un poco en su cuevita, lo suficiente para detectar que ya estaba bastante húmeda.

La posición en un principio no era muy cómoda y mi mujer aún no lucía muy convencida de seguirme la corriente, pero después de unos minutos de acariciar su clítoris se empezó a recostar y a hacer sus caderas hacia mi, lo cual me permitió bajar más su ropa y que mis dedos la penetraran con mayor facilidad.

Mi verga estaba a tope y ya me calaba en mis pantalones por lo que decidí bajar el cierre y sacarla, Vania volvió a poner cara de “Nos va ver mi hermana!”, pero le dije con voz baja “tranquila, no se ve nada…”, la realidad es que Nancy , que estaba sentada atrás del asiento de mi esposa, tenía el ángulo suficiente para ver muchas cosas (en caso de que despertara), lo cual me excitaba aún más. Por cierto ella vestía un minifalda roja bastante corta y como también tiene buena pierna, de repente con el pretexto de ver si seguía dormida volteaba y me quedaba viéndoselas por unos instantes, mientras no menos de 3 dedos le daban placer a mi esposa con mayor intensidad, sus gemidos así lo corroboraban… la temperatura subía y subía.

Como les había comentado, una vez que mi mujer se pone cachonda se vuelve atrevida, ella se puso de rodillas en su asiento y volteo hacia atrás asegurándose por si misma que su hermana estuviera dormida y en un movimiento inesperado de pronto ya estaba recostada boca abajo chupándome la verga “Mi amor, pero que dura está, se nota que estás demasiado caliente”, solo sonreí aceptando la situación.

Vania empezó a utilizar lenguaje cachondo que sólo utiliza cuando está muy excitada y que sabe que me pone a mil las pulsaciones “Te gusta que te mame la verga y que mi hermana esté atrás?”, “¿Te gustaría que ella viera como te la chupo?”… ufff, me sentía explotar!

Ya había dejado de llover, pero yo por precaución seguía manejando a baja velocidad, entre 70 y 80 kms./hra., autos, camionetas y trailers nos rebasan, seguramente más de uno nos vio, pero la verdad no me importó… a decir verdad, me excitaba más dicha situación. Vania seguía saboreando cada centímetro de mi pene con verdadera maestría, ella sabe que a mi me gusta más que lo haga muy lentamente así que se esmeraba en darme el máximo placer posible.

Extendiendo mi mano derecha logre bajarle por completo el short y la tanga a mi esposa, después de esto ella se incorporó y se sentó normal y me dijo “Amor ¿No te importa tenerme aquí medio desnuda y que me puedan ver desde los otros autos?”, le respondí que no, “Ok, entonces tampoco te molestará esto” y se quitó la blusa y el brassiere de un solo golpe quedando completamente desnuda, yo me quedé sorprendido… como si fuera la primera vez que le veía en cueros, ella se lamió las yemas de sus dedos y comenzó a apretar sus pezones, los cuales estaban paradísimos “¿No me los quieres morder?”… “Sí, pero… ¿Cómo le hago?”, ella se puso de nuevo de rodillas de frente hacia mi y me dijo “Así” y se acercó lo más que pudo y luego con su mano pegó mi cabeza contra sus senos “Suelta el volante yo lo tomó y baja más la velocidad”, obedecí inmediatamente y comencé a lamer sus senos y mordisquear sus erectos pezones. Sólo fueron unos 20 segundos pero yo lo disfruté muchísimo.

Vania se sentó en su lugar y comenzó a introducirse sus dedos en su empapada vagina y me dijo “Papi, como quisiera que me la metieras”, “Me muero por hacerlo ¿qué hacemos?” le contesté. Su hermana seguía dormida y habíamos puesto algo de música para que no nos escuchara fácilmente.

Abrió una hielera en la que traíamos cerveza que compramos en el HEB casi ya para regresarnos, le habíamos puesto hielo y la idea era refrescarnos en cuanto llegáramos a Monterrey, ella abrió una Heineken de vidrio, le dio un trago y luego dejo escurrir un poco sobre su cuerpo…”Que calor!!” me dijo, le dio dos o tres tragos más y al finalizar lamió todo el pico de la botella muy sugerentemente, se retiro el envase y luego para mi sorpresa no lo guardo, sino que lo llevo a la entrada de su vagina… ¿Te gustaría que lo hiciera?…

Esta historia continuará…

Me gusta / No me gusta

Mi tercera experiencia

la internet es una maravillosa fuente de sexo, en mi caso a sido un escape a todas las fantasias que se me ocurren y solo decido realizar, despues de mi segunda experiencia con el mismo chico el cual evidentemente no me gusta nada, decidi encontrarme con david asi lo llamare, a david lo conoci en una pagina de amigos anonimos las conversaciones eran agradables y se ponian siempre picantes hasta que un dia decidimos vernos en cam, wao !! que sorpresa la mia cuando vi a este chico guapisimo, delgado, blanco de pelo negro casi lo describiria como a mi pero el tiene sus musculos todos marcados y yo no, soy delgado pero nada atletico el si es duro como roca pero eso no lo supe hasta que despues de tantas charlas y propuestas por parte de el para vernos accedi a un encuentro, no fue dificil despues de verlo sin camisa varias veces en cam me parecia demasiado sexy el chico le llevo 10 anos nunca pense que alguien tan menor que yo me convenciera de vivir algo asi. quedamos en encontrarnos en un parqueo muy discreto y oscuro eran como las 2.00 am yo llegue primero estacione al fondo segun el me guiaba por el cell me gustaba su voz muy masculino nada de pajarerias, no me gustan los afeminados, cuando hago estas cosas me gusta que sea tan macho como yo, el llego y se estaciono junto a mi se bajo de su auto y entro al mio alli estabamos uno al lado del otro llenos de nervios me saludo con un apreton de mano y sin saber que decir, nos miramos timidamente, puse mi mano en su nuca el esta pelado a lo militar y sin mas que decir le plante un beso el cual muy dispuesto el respondio comenzamos a besarnos no senti nada de asco el chico realmente me excitaba por ende sabran que ya tenia la polla full la cual el no demoro en descubrirentre besos y apretaderas de vergas le pedi que se quitara la camiseta para ver en vivo y tocar su cuerpo fibroso despues de hacerlo el saco mi polla del jean y la empezo a chupar wouuu que sensacion tener mi verga en la boca de aquel chico realmente me excitaba sobremanera de momento sin esperarlo se detubo y reponiendose en su asiento me ofrecio la suya, era la primera vez que chuparia una verga, pero no dude en hacerlo medira unos 16 cm no era muy grande creo que eso me gusto mas que no me asusto jejeje comence torpemente a chuparsela y el me dijo que ha pesar de no tener experiencia lo hacia muy bien y yo le respondi que solo hacia lo que tantas mujeres me habian hecho a mi y alli segui un buen rato chupandosela y aprovechando para tocar su lindo abdomen marcado su espalda y sus pequenas y duras nalgas el gemia de excitacion y contraia sus musculos luego me detube y le pedi que me la chupara de nuevo me dijo que mi polla estaba rica y muy gorda, es cierto que comparada con la de el es ase pero la mia es normal solo 17 cm pero eso si todo el que la a isto dice que es preciosa, le pedi que me dejara cogerlo por ser mi primera vez con un chico y el sin mucho rogarle accedio, fue a su auto y busco lubricante ahi supe que el chico estaba experimentado habia venido preparado para todo, me sente en el asiento de acompanante lo recline hasta atras (el carro es deportivo) y luego de quitarle sus pantalones deportivos comenzamos a besarnos y apretarnosel sentado frotando su culo en mi polla, me puse el condon el me hecho lubricante y se puso el en el culo con los pies a ambos lados de mi cuerpo en el poco espacio que nos permitia el auto se puso mi verga en el ojete y muy despacio fue el mismo forzando su hoyito me decia:
– no te muevas que duele yo lo hare….
y yo solo espere que el se lo introdujera cuando iva por la mitad empece a moverme wao estaba penetrando a david un lindo chico de 19 anos el agachado sobre mi y yo moviendo mis caderas como un loco me decia ahi ahi ahi ahi es rico sigue ahi wao era la primera vez que difrutaba esa experiencia de verdad nadie sabra nunca como estaba yo ese dia en aquel momento, en un momento el me pidio detenerme me dijo ya no puedo mas y le dije que no se diga que tengo 10 anos mas que tu, donde esta tu energia ? me dijo quiero hacertelo a ti ! y yo sin pensarlo mucho y producto de mi estado descontrolado le dije : pues intentemoslo. el se quedo atonito me dijo: de verdad ? y le dije : si te demoras y lo pienso mucho me puedo arrepentir pues cambiamos posiciones nos chupamos un poco mas las vergas baje los cristales de las ventanillas un poco pues por el calor ya se habian nevado, ademas necesitabamos respirar un poco, el acariciaba mi culo hasta que metio un dedo me resulto muy extrano le pedi que me pusiera lubricante y alli comenzo a divertirse con mi culo en que estado me encontraria yo cuando dejaba a este chico hacerme todo eso, pues cuando crei estar listo comence su misma operacion agachado sobre el comence a forzar mi culito con su verga valla dolor e incomodidad pero sin arrepentimientos solo le pedia mas lubricante: echame todo el tubo si es necesario le dije, wao apenas me di cuenta cuando ya aquel lindo flaco me habia desvirgado yo casi no podia moverme el comenzo el movimiento me la metia y sacaba y yo creo que estaba en shock porque realmente no recuerdo que sentia, solo se que la posicion era muy incomoda y cambie puse un rodilla en cada asiento y entre los dos deje caer mi cuerpo hacia el asiento trasero de modo que estaba a 4 patas y el en la misma posicion volvio a penetrarme y comenzo a follarme como yo a mis chicas solo recuerdo que estaba extasiado y que su cuerpo reposaba sobre mi espalda pues el techo del auto no le permitia estar erguido pero fue mejor pues sentia todo su pecho sobre mi espalda mientras yo sujetaba su cuello y en ocasiones sus nalgas de momento me dijo que queria correrse y le dije hagalo adentro quiero complacerte (claro que tenia un condon) pero siguio follandome hasta que senti toda la rigidez de su corrida y alli estaba yo dominado por un chico 10 anos menor que si no fuera por el latex me hubiese llenado el culo de leche en mi propio auto, era como una escena que no pertenecia a mi vida, entonces se retiro, y le dije ahora me toca terminar a mi, todo el tiempo nuestras vergas estuieron duras nunca bajaron en ningun momento, el comenzo a chuparmela y le pedi penetrarlo otra vez accedio lo hicimos en la pocision como yo le ofresi mi culo pero a el no le resulto muy agradable puesto que volvio a cabalgar sobre mi con mi polla adentro, los dos desnudos en mi auto sudando, yo penetrando al guapisimo david y el sin nisiquiera saber mi nombre pues fue siempre una amistad sin datos personales y yo a punto de correrme bastante aguante para semejante nochecita una polla en mi boca por primera vez y para colmo me la dejo meter pero que satisfaccion !!!!! se la saque me quite el condon y el comenzo a pajearme nada demore en venirme los disparos fueron tan fuertes que bane todo el asiento hasta la ventanilla lo cual fue motivo de risas alli nos limpiamos un poco y yo quede muerto de sed, el me dijo que el sexo le daba mucha hambre entonces nos despedimos con otro beso un apreton de manos y el salio para su auto, y alli quede con el culo roto desnudo con semen en todo el auto pero feliz de haber vivido algo mas de esta vida de placeres, me vesti supongo que el hizo lo mismo y nos fuimos literalmente cada uno por su lado, llegue y me bane, tenia una rara sensacion en el culo pero deliciosa, al otro dia lave el auto y nadie se entero solo fue entre david y yo (xaxero).

agradesco todos los mensajes que recibi de mis anteriores historias, eso me motivo a contarles la 3 y ya hay 2 mas pero les adelanto que la mejor es la que acaban de leer, escribanme a: xaxero@hotmail.com.

Me gusta / No me gusta

Vendo mi carro

Mi hoyito estaba más que relajado, lo besó, introdujo su lengua y me hizo gritar de excitación, cambió su lengua por un dedo, dos dedos y hasta tres, estaba dispuesto a todo, de pronto sentí algo más contundente que aprisionaba mi esfínter, era su verga que clamaba por abrirse paso entre mis músculos, lo metió todo con suavidad, sabía que tenía dentro 22 cms, de vibrante carne joven.

Esta es una frase popular en la ciudad donde vivo cuando alguien quiere vender su carro usado, se dan ciertas características como precio y teléfono para contactar al propietario. Cierta tarde circulando por la ciudad, observé un deportivo azul, con esa inscripción aun cuando yo no necesitaba un carro, aceleré la marcha para mirarlo más de cerca, lucía muy bello la verdad, pero lo que más me llamó la atención fue el conductor, un rubio impresionante con unos ojos azules de portada. Inmediatamente tomé su número de teléfono celular y dejé que se alejara un poco, marqué ese número desde mi carro y al contestar, me identifiqué por mi nombre y le dije que su carro lucía en muy buena forma y que estaba interesado en el, me habló de ciertas características del vehículo a lo que le respondí, que deseaba verlo, que se detuviera en el centro comercial que estaba al cruzar la calle, para hablar.

Así sucedió, aparcó su vehículo y esperó por mí aún dentro de su carro y con el en marcha, por medidas de seguridad según me comentó después, llegando yo escasos segundos después, bajé de mi vehículo y me dirigí donde él estaba, me presenté diciéndole mi nombre y apretando su mano, entonces él bajó del carro y pude ver su impresionante belleza, mi primera impresión después de verlo fue lanzarme a sus brazos pero no tenía que ser más formal si quería alcanzar mi objetivo, lo miré con disimulo y pude observar un paquete descomunal dentro de su jean, tenía un cuerpo que a leguas se veía que era un asiduo al gimnasio, era todo una escultura. De inmediato abrió el capó del carro y comenzó a dar detalles del motor, de los trabajos que le había hecho para una mejor potencia, detalles de la pintura, tapicería, etc. y todas esas guevonadas que uno habla cuando quiere vender algo, yo no le prestaba atención a sus explicaciones, la miradas a sus fibrosas nalgas y a su paquete, absorbían mi mente, creo que se dio cuenta, de que le miraba más de la cuenta, pero no dije nada. De inmediato, le dije que le invitaba a pasar la siguiente tarde por mi apartamento para finiquitar y ultimar ciertos detalles, le di mi dirección y teléfono para que confirmara si podía ir o no y nos despedimos con un apretón de manos muy disimulado.

Ese día ordené a la muchacha que me hacía el servicio que se fuera más temprano y llegué del trabajo más rápido de lo habitual, a eso de las cinco, llamó para confirmar sus asistencia, pero que media hora más tarde que lo convenido, tiempo que aproveché para darme una ducha muy especial y colocarme un short negro muy sugestivo, ya que mi buen formado cuerpo se presta para ello, mis horas de gimnasio y hambre me ha costado.

A la hora convenida, sonó el intercomunicador, era él, creía que el corazón se me iba a salir por la boca, después de los saludos de rigor, le invité a sentar y le ofrecí un trago a lo cual accedió con gusto. Estuvimos hablando largo rato sobre nuestras profesiones, familias, etc. Al cabo de varios tragos, tocó el tema del carro, a lo cual respondí, que realmente yo no necesitaba el carro, que era para un amigo, pero que conociendo sus gustos sabía que le iba a gustar, él me respondió que tenía la percepción que algo de eso había ya que la tarde anterior, no mostré ningún interés en los detalles técnicos que me explicaba y en cambio prestaba más atención a otras cosas. ¿Como por ejemplo?

Me dijo, -¿Te puedo hacer una pregunta indiscreta? -Claro le respondí, sabía por dónde venía la jugada. -Creo que la única parte del carro que te interesaba, era la palanca de las velocidades, llevándose la mano muy discretamente sobre su miembro, ¿cierto?, ayer solo prestabas atención sobre mi cara y cuerpo, pude verte disimuladamente más de una vez y sabía de tus intenciones.

Acto seguido, en señal de estar de acuerdo con él, lo único que hice, fue posar mi mano sobre su paquete y esbozar una amplia sonrisa. Me acercó a su cuerpo y frotó con fuerza su paquete con mi mano, como loco me arrodillé frente de él y comencé a abrirle el pantalón en busca de esa fruta que estaba deseosa de ser saboreada, cuando quité todo obstáculo que le impedía desarrollarse cuán grande es, pude admirar no menos de 22 cms. De larga y gruesa verga rubia, con un glande rosado brillante de líquidos preseminales, lo tomé entre mis manos y lo besé con dulzura todas esas gotas quedaron en mis labios, le fui dando pequeños chuponcitos sobre su cabeza y rodeándolo poco a poco de mis carnosos labios, jugué con su ojete y le hice vibrar, de a poquito me fui tragando ese mástil hasta sentir sus vellos contra mis labios, comencé simultáneamente a acariciarle sus testículos, parecían dos melocotones con sus vellos rubios, comencé a lamerlo con pasión, se regodeaba de excitación.

En ese momento pensé que iba a terminar, me detuvo y me condujo con suavidad hasta su boca, nos dimos unos besos inolvidables, me abrazó con fuerza, era tiernamente fuerte, le dije que se quitara toda su ropa que quería admirar su cuerpo en toda su magnitud, se paró y lo hizo, pensé eso es un macho y así se lo hice haber, me dijo que me desnudara y lo hice, acarició mis nalgas por primera vez, aun parado me dio un beso de película y me fui dejando caer hasta quedar frente a su verga otra vez ahora más potente, mamé con locura, estaba que reventaba y así se lo demostraba, prontamente mi garganta se acostumbró a ese tronco de carne y venas que me hacía vibrar, me culeó por la boca con maestría, sus frecuentes contorsiones, me anunciaron que se vendría en seguida, su primer chorro me cruzó la lengua, fueron varios trallazos, era un néctar delicioso, sabía a una merengada de vainilla, pero sin empalagar, quedó muy cansado y yo también nos recostamos en el sofá y nos tomamos de nuevo un trago. Me dijo, -¿Te puedo hacer una pregunta indiscreta otra vez? -Claro respondí soy todo tuyo.

-¿Con tus nalgas culeas tan rico como por la boca? -Eso depende de ti, de cómo lo metas, yo con el nabo que me gusta soy un demonio, le respondí.-No te preocupes, te haré alcanzar el cielo, me dio por respuesta.

Comenzamos a prodigarnos caricias y muy rápidamente nos excitamos de nuevos, nos besamos de nuevo como desesperados, nos recorríamos con las manos, sus manos se posaron sobre mis duras nalgas a su vez yo acariciaba su guevo, loco por mamármelo de nuevo, conoció mis intenciones y me lo ofreció con gusto, chupé mejor que la vez anterior, por poco se viene de nuevo, pero ambos teníamos otras intenciones, me pidió que me arrodillara en el sofá y acarició mis nalgas, las colmó de besos y pasaba la punta de mi lengua por mi rajita, que poco a poco se abría más, las separó con su lengua y manos, buscó mi hoyito que ya a estas alturas estaba más que relajado, lo besó una y otra vez, introdujo su lengua y me hizo gritar de excitación, cambió su lengua por un dedo, dos dedos y hasta tres, estaba dispuesto a todo, de pronto sentí algo más contundente que aprisionaba mi esfínter, era su verga que clamaba por abrirse paso entre mis músculos, lo metió todo con suavidad, sabía que tenía dentro 22 cms, de vibrante carne joven.

El dolor no se hizo presente, la pasión se desbordó, culeó con locura y desenfreno, mis nalgas no paraban, me dijo al oído, culeas divino, sus vaivenes se hicieron más fuertes, él me masturbaba, apretó el mete y saca, sabía que se corría y sentí su leche caliente inundar mis entrañas, se lanzó sobre mi, mordió mi cuello. Estábamos exhaustos. Nos recostamos sobre el sofá de nuevo y seguimos tomando.

Me dijo, -Quiero conocer tu habitación, lo conduje a ella, se recostó y durmió un rato, mientras tanto yo lo observaba y pensaba, así no importa comprarle el carro.

Al despertar, me atrajo a su cuerpo, montó el mío y me dijo, no importa que no compres mi carro, de hecho ya no lo quiero vender, pero seguiré viniendo mientras tú me lo permitas, sabía que venía a esto, pero no pensé en cuanto lo iba a disfrutar. Es divino estar contigo. Nos comenzamos a besar de nuevo, hasta empalmarnos y comenzamos a culear de nuevo, llevó mis piernas hasta sus hombros y me culeó con fuerza, sin compasión, sabía que le aguantaría, pero esta vez no terminó dentro de mi culo, pidió que se la mamara y no lo pensé, quería esa miel, que ya había probado, ahora con menos abundancia pero con un sabor más rico, mezclado con el suave aroma de mis nalgas.

Nos despedimos, pero esa no fue la última vez, siempre me llamaba por teléfono o intercomunicador de mi apartamento, anunciándose como el vendedor de carros hasta que se movió de ciudad por cuestiones de trabajo

Dedicado, a mi amigo Javier con mucho cariño. Si tienes un comentario o anécdota que contar, hazmelo saber.

Autor: Inito

Me gusta / No me gusta