Yuyito (2)

El día siguiente llegó Alfaro y fue como si nada hubiera pasado, Analía me trató exactamente igual, aunque para mí ya nada fue lo mismo. Cuando le pasaba algo en la mesa buscaba tocarla más de la cuenta, en los espacios estrechos de la casa donde no pasábamos los dos buscaba apoyarla, sentir su culo sobre mi pija de nuevo. Read more

Me gusta / No me gusta