La boda de la novia despechada

Mi madre fue invitada a una boda y por no ir sola fui invitado. En un momento del banquete, antes de cortar la tarta subí a la azotea a fumar un pitillo cuando escuché un llanto, me acerque a unas chimeneas de ventilación del edificio cuando me encuentro a la novia. sentada sobre su blanco vestido llorando.
– ¿ Por qué lloras princesa? ¿ es el día más importante de tu vida? ¿ Es tu boda?
– si.. pero… mi marido
– ¿qué le ocurre a tu marido?
– Me acabo de enterar que mi marido me ha puesto a puesto los cuernos, y encima ha invitado a su “amiguita” a nuestra boda.
– Bueno. No te voy a mentir si te digo que lo que te ha hecho ha sido una putada, pero lo que tienes que hacer es bajar al salón, aligerar todo para que se acabe este sufrimiento y luego en la tranquilidad de vuestro dormitorio le pides el divorcio.
– si. Tienes razón.

La ayudé a levantarse y luego le sequé las lágrimas. En ese momento hubo un silencio la miré y ella me besó. Rápidamente y le devolví el beso, mis manos se posaron en su cintura y su manos en mi espalda. Sus besos sabían a champán y a salsa de champiñones la misma que no habían servido para comer, de su lengua emanaba un sabor a fresa. Se escuchó un ruido. Era una paloma. “ vamonos a otro sitio, tengo la llave de la habitación”. Salimos de la azotea y bajamos hasta la planta 7, caminamos por el pasillo uno junto al otro hasta que llegamos a la habitación 769.

Entramos en la habitación y ella me pidió que le desabrochara el vestido. Mis manos comenzaron a desabrochar cada uno de los 20 corchetes que llevaba su vestido hasta que el último se abrió. la parte de arriba de su vestido cayó al suelo dejando libre su corpiño, tiré de su cordón y su corpiño cayó al suelo. quedándose en braguitas y con las ligas. Se dió la vuelta y terminó de quitarse la ropa, yo mientras que quité la chaqueta del traje, la corbata, la camisa y me bajé los pantalones. Ambos quedamos desnudos y saqué mi polla y comencé a follarme a la novia de la boda. Sus gritos eran tan fuertes que parecían bufidos, resoplando en cada embestida mía me hacía que me pusiera mas y mas cachondo. Tenía su piernas bajo mis axilas y apretaba el culo para que mi polla entrara con más fuerza, ella gemía y gemía. Viendo su pechos bailar al ritmo de las embestidas de mi polla tomando uno lo metí en mi boca y el otro lo agarré con fuerza, cosa que le gustó mucho a la novia ya que gemía más fuerte que antes. “ Ponte debajo “ me dijo y cambiamos posiciones me tumbé en la cama y ella se puso encima mío y con su mano derecha guió mi polla a su coño y comenzó a mecerse encima de mi polla. De primeras iba suave pero cuanto más se excitaba con más fuerza empujaba clavando mi polla en su almeja.
No pudo aguantar más y se corrió encima de mi polla, cayendo desplomada sobre la cama, me levanté y busqué mi ropa cuando ella me dijo “Por favor quiero que me des por el culo, mi marido siempre ha querido darme por el culo y esta noche se lo iba a conceder pero por su infidelidad no quiero darle ese placer, y que sea el primero que me dé por el culo, por ello te pido a ti que lo hagas” Se puso a cuatro patas abriendo su culo frente a mi polla, aún erecta. Apunté con mi polla a su ano y poco a poco fue desapareciendo dentro de su culo. Sacaba y metía mi polla de su ano, ella gemía y gritaba no sé si de dolor o placer pero el caso es que no se quejaba, tras largo rato empujando ella dijo que me corriera en su coño, por lo que a cuatro para le metí la polla dentro y eché toda mi leche dentro de su coño.
Se levantó de la cama y se puso sus bragas sin limpiarse mi corrida de su coño, se puso su corpiño y su traje, pidiéndome que le ayudará. estaba algo despeinada pero seguía maquillada y lista para cortar la tarta. salimos de la habitación ella bajó en ascensor y yo por escalera. Cuando llegué al salón estaban cortando la tarta con una sonrisas de oreja a oreja, él le había puesto los cuernos pero ella se había tirado a otro en su boda y cuando estaba noche le metiera la polla su marido se iba a encontrar todo mi semen en el coño de su esposa.
Era una venganza cojonuda, no creen?

Me gusta / No me gusta

ASI ES MI VIDA

Hola a todos los lectores de este sitio, ni nombre no importa, lo que realmente importa es lo que les contaré. En todos los relatos que he leído la historia comienza con una descripción física de la persona; yo, mido 1.70m, soy de piel blanca, soy de copa grande y tengo un trasero envidiable, y que en varias ocasiones es motivo de algunos piropos cuando voy por la calle, soy delgada, y tengo él cabello a los hombros y rizado. Además soy orgullosamente mexicana.
Les adelanto que no soy una poetiza, y no soy muy buena escribiendo, y probablemente no lo haga con los detalles que con los que muchos lo hacen haciendo él relato más interesante y más caliente, pero mi intensión es compartirles mis experiencias.
El inicio de mi vida sexual se remonta al año 2004, en ese entonces yo cursaba el bachillerato, en la Prepa 5 de la UNAM, esa que está en Coapa; y si, me mantuve virgen hasta entonces, y perdí la virginidad en una de las aulas de esa mi querida prepa. Yo tenía un novio en ese entonces, éramos pareja desde la secundaria, pero casi no nos veíamos, motivo que me permitió conocer a otros chavos de la escuela, y fue así como fui infiel por primera vez, pues conocí a él chavo con quien conocí él sexo, tenía todo el tiempo de la escuela para estar con él, pues compartíamos muchas clases, él me gustaba y lo sabía, pues era muy evidente mi forma de ser, me arreglaba para él; y un día me pidió que lo acompañara a estudiar, nos dirigimos a un salón y nos sentamos para estudiar no sé qué cosa, pero ese era una mentira, pues cerró la puerta y me comenzó a besar y acariciar todo el cuerpo, eran sensaciones nuevas para pues con él que era mi novio no las había sentido, pues únicamente se limitaba a besarme, a tomarme la mano y de vez en cuando a sobarme la teta por encima de mi blusa; sin en cambio con él de la prepa desde la primera vez que me cachondeo fue diferente, pues sabía cómo hacerlo, me besaba con una pasión mezclada con ternura, mientras me abrazaba, me besaba él cuello y me decía cosas lindas al oído.
Me abrazaba fuertemente y me acercaba lo más posible a él, podía sentir su pene erecto a través de nuestras ropas, yo me dejaba hacer, besar y acariciar; mientras me besaba metía sus manos por debajo de mi blusa y me tocaba las tetas de una forma muy sensual, pasión y ternura al mismo tiempo, cosa que me excitaba al máximo, yo sentía como mi vagina se humedecía y se hinchaba reclamando ser ocupada, mientras me acariciaba la pierna subía su mano debajo de mi falda y me acariciaba las nalgas con una devoción muy grande, yo deseaba que esos momentos no terminaran jamás, me levantaba la pierna y metía sus dedos en mi vagina haciéndome de lado las pantaletas. Pero todo terminaba siempre de improviso, pues estábamos en la prepa y los salones siempre se ocupaban. Mi novio en cambio nunca se entero ni sospecho nada, aunque él de la escuela me dejaba caliente mi novio nunca lo aprovecho y lo más que se atrevió a hacer fue tocarme las tetas por debajo de la blusa y después me pidió perdón.
Así pasaron unas semanas, llenas de cachondeos súper excitantes, yo esperaba ir a la escuela para poder estar con él, para sentir sus labios en mis pezones y sus dedos en mi vagina deseosa de ser penetrada por primera vez, aunque ya me había metido los dedos, un pene es diferente, y eso era lo que deseaba. En la prepa, yo estaba en él coro y teníamos tiempo para hacer muchas cosas, pues los momentos de ensayo de daban mucha libertad, y un día que no entramos a la clase y nos dirigimos al salón donde se ensayaba, se podía abrir por fuera, y una vez estando adentro comenzamos a hacer lo que veníamos haciendo los días anteriores, ya en el salón sabíamos a lo que íbamos, por fin sucedería lo que tanto anhelaba, (aunque no está por demás puntualizar que yo soñaba con que fuera después de una cena romántica a la luz de las velas y a la orilla de un algo, tomando un buen vino).
Esta vez no corríamos riesgo de ser sorprendidos por algún compañero o maestro, así que disponíamos de hora y media en un salón donde podíamos hacer de todo, así que él comenzó a besarme como siempre lo hacía y yo deseosa también lo besaba frenéticamente, mientras me besaba me tomo de la cintura y me alzo sentándome en una mesa, yo quede con las piernas abiertas y él entre ellas; seguía besándome y esta vez comenzó a desabrochar mi blusa, botón por botón , lentamente, como si la vida se terminara en cada uno de ellos, mientras yo lo seguía besando y lo acariciaba por la espalda, metía mis manos debajo de su playera y le acariciaba, seguí su ejemplo y le saque él suéter y posteriormente su playera, mientras él ya me había desnudado del torso, tenía mis senos al aire y él me los besaba y me acariciaba los pezones haciéndome dar gemidos de excitación, sentía como mis senos se agrandaban, mi vagina hirviendo correaba mientras sus dedos habidos masajeaban mis tetas y desabrochaban él votos de mi pantalón, le retire el cinturón y su pantalón y él hizo lo mismo conmigo, y ahí estábamos los dos, yo besaba y acariciaba su pecho , su espalda mientras él hacía lo mismo conmigo, me inclinó sobre la mesa y me retiro la pantaletas amorosa y lentamente, posteriormente yo hice lo mismo en la posición en la que estaba, con mi pie le baje él bóxer y él terminó de quitárselo.
Se agachó y comenzó a hacerme él mejor sexo oral que nunca había sentido (bueno… nunca lo había sentido) no quería ser totalmente pasiva y decidí hacerle lo mismo, me puse en cuclillas y se la mame un rato, mientras lo hacía sobaba sus nalgas y lo acercaba más a mí para meter toda su verga dentro de mi garganta, mientras él me tomaba de la cabeza y guiaba mis movimientos, mi vagina chorreaba y me quemaba por dentro, entonces él me acostó en el suelo y guio su pene hacía mi lubricada vagina y oh desilusión, la metió y al estar adentro sentí como se descargo dentro de mí, me miró y me dijo que había sido lindo, se salió de mi y se vistió, yo me quede pasmada, ¿eso era todo?… ¿en dónde me perdí? Definitivamente mi primera vez no fue algo que se pueda presumir, fue con él hombre con quien quería perder, pero no como lo había imaginado y menos como lo esperaba, pues es de esperarse que si él cachondeo es muy rico pues todo lo demás sería mucho mejor; pero no fue así.
Ese día por la tarde, en la prepa ya era habitual que mi “novio” él Veloz, me cachondeara bien rico, y me pusiera súper caliente. Una de esa veces y esperando que aquello de la velocidad fuera solo un accidente, tome la iniciativa y lo lleve a uno de los salones, ya era tarde y esperaba que él maestro de la rondalla nos diera clase, nos fuimos al salón, yo estaba súper caliente por otra sesión de cachondeo digna del Veloz, entramos al salón, yo lo acariciaba mientras lo besaba, él por su parte hacia lo mismo conmigo, le desabroche la camisa y le baje él cierre del pantalón y le saque la verga, él únicamente me desabrochó él pantalón y me lo sacó únicamente de un pie, me inclinó sobre una de las sillas y me la dejó ir hasta el fondo, pero fue como aquella primera vez, solo dos envestidas y se vació dentro de mí, yo no podía creer que pasara eso, si todo desde el principio va bien porque en lo más importante me quedo esperando, únicamente él gozaba del acto sexual, mientras yo únicamente del ritual del faje. En fin; como ya les había dicho siempre fue así; lo hacíamos en los salones de la prepa 5, ahí la mayoría de las veces como a mí no me gusta mucho usar falda, pues me bajaba él pantalón por debajo de las nalgas, me agachaba y me cogía, otras veces parados, me sacaba él pie me lo levantaba y de frente me la metía, otra vez casi me quito por completo el pantalón, se sentó y me jalo hacia él, me hizo de lado la pantaletas y me cogió (si a eso se le podría llamar coger), otra vez, por la entrada trasera del auditorio, en un evento del coro me levantó la falda, me recargó sobre la pared y como si yo fuera un cartón de cerveza, me levantó, me hizo de lado la pantaletas y me penetró, todo súper rápido. Una vez lo hicimos en la alberca, otra en una de las tumbas, otra en las gradas, en fin en varios lugares de mi amadísima prepa 5; los que conocen la prepa saben que se puede.
Después de eso entré a la rondalla de la prepa, ahí conocí a otro chico, amigo del primer hombre en mi vagina, al que llamaremos “El Veloz”, este chavo era guapo y muy detallista, se veía que le gustaba, pues tenía muchas atenciones conmigo, un día saliendo de la prepa me invito a su casa, él Veloz no vio inconveniente, pues a estas alturas ya casi todos sabían que él Veloz y yo éramos algo así como “novios”; bueno, llegamos a su casa sacamos la guitarra y comenzamos a tocar una canción de las de la rondalla, y sin darnos cuenta se hizo muy tarde, así que le hable a mi mamá y le dije que iba a hacer un trabajo y me quedaría con una amiga, mi mamá molesta por no haber avisado con tiempo me regaño, pero me dejó, ya más tranquila le pedí al amigo del Veloz que me dijera donde me iba a dormir, y me dijo que en él sofá, amablemente me llevó unas cobijas y un cojín y se sentó junto a mí y comenzamos a platicar de mi relación con él Veloz, de su relación con su mamá (que era enfermera y casualmente estaba de guardia), y así pasaron las horas de platica conociéndonos más hasta que en un momento dado ya nos estábamos muy cerca, sentados en el sofá uno frente al otro, él dejó la guitarra detrás del sofá hizo las cobijas de lado y se acercó más a mí.
Él llevaba puesto un pantalón y una camisa, se había quitado los zapatos y no llevaba calcetines, en cambio yo llevaba una blusa y una falda de color lila, que según él Veloz me hacía ver sexi, algo que me dijo mi acompañante también me dijo. Yo me quite los zapatos y subí los pies al sofá, me acerqué más a él y comencé de manera juguetona a jugar con los botones de su camisa y él me decía que era muy guapa, me buscaba la boca pero no me besaba, me decía que mis ojos eran lindos, intentando besarme pero sin hacerlo, y por fin puso su mano en mi espalda y comenzó a besarme.
Yo me acerque a él y lo tome de la nuca y correspondí al beso, él con la otra mano me acerco a él tomándome de la cintura y así nos seguimos besando, ambos abrazados cuando de repente siento su mano acariciándome la nalga, yo lo dejó de besar y él me sigue acariciando, me toca él vientre y me hace sentir algo extraño, una sensación que con él Veloz rara vez sentía, y ya fuera de mi le desabrocho la camisa mientras él me sigue acariciando y lo vuelvo a besar, mientras le sigo desabotonando la camisa, me sapero de él y le hago un gesto, dándole a entender que no está bien lo que estamos haciendo, él me suelta, pero yo le tomo la mano y la dirigió a mi nalga y sigo con su camisa, él vuelve a acariciarme, pero esta vez me soba las tetas por encima de la ropa y comenzamos oficialmente a cachondearnos, mientras él me sobas las tetas yo bajo mi mano y le sobo la verga por encima del pantalón, le abro la camisa y le comienzo a besar él torso, estaba decidida a no ser pasiva y a disfrutar más del momento, nadie me aseguraba que este también fuera otro Veloz, él por su parte seguía acariciándome las nalgas y sobándome las tetas como si nunca más tuviera oportunidad de volver a hacerlo, le quite la camisa y volví a besarlo, mientras él esta vez me acariciaba las nalgas y me tomo la pierna y la puso sobre las suyas, logrando que la mitad de mi cuerpo estuviese casi sobre él, cosa que aprovecho acariciarme la pierna hasta casi llegar a mi nalga por debajo de la falda mientras yo le besaba y le acariciaba la nuca entregándome por completo al cachondeo que nos esperaba.
Sentía su lengua en mi boca y por mi cuello, sus manos ávidas recorriendo mis glúteos y acariciando mi espalda, mientras sus labios se escapaban de mi boca y trataban de llegar a mis tetas que aun seguían cubiertas por mi ropa. Me levante del sofá y me puse de espaldas a él, a lo que entendió perfectamente pues me desabrocho él botón de la falda y la deslizo hasta mis tobillos; acariciaba mis piernas y piropeaba mis bóxer mientras que con una mano me inclinó y con la otra me acariciaba las nalgas y la pierna y me besaba la espalda a escasos centímetros de mis glúteos, me incorporó y me sacó la blusa y de un movimiento también él sostén, acerco su boca a mis tetas y las comenzó a chupar majestuosamente, mientras yo sentía como mis pantaletas se mojaban, lo abrazaba y le acariciaba la nuca y me dejaba besar las tetas, me sobaba por encima de las pantaletas.
Entonces me senté de nuevo y lo puse de pie para quitarle el pantalón y él calzón, mientras hacía esto le besaba él estomago y le acariciaba las nalgas, y cuando por fin su pantalón estuvo en el suelo vi una verga grande y dura apuntando a mi cara, él se agacho y me beso y comenzó a sobarme las tetas, me besaba él cuello, oh que sensación tan excitante.
El desnudo sobre mi siguió besándome él cuello y acariciando todo lo que podía acariciar, me besaba las tetas y en un momento se inclinó y muy lentamente se sacó la pantaleta mientras que con mis manos le acariciaba la cara, podía sentir su verga erecta rozando mi vagina sin ser penetrada, mientras él seguía acariciándome y comiéndome las tetas, sentía mi vagina ardiendo, entonces él se sentó nuevamente a mi lado y besándome separo mis piernas y comenzó a acariciarme la vagina, a lo que accedí gustosa al momento que también le acariciaba la verga, yo sentía tan rico, sus dedos intentaban entrar pero no lo hacían, yo quería sentir algo adentro, poco a poco comencé a sentir como mi cuerpo se arqueaba a causa de las caricias que él me daba, y pude sentir como mi vagina comenzó a chorrear más, ya con la verga súper caliente y dura en la mano, él se separo de mi y se dirigió a mi vagina, comenzó a besarla, y chuparme él clítoris, y yo me sentía en la gloria, con mis manos dirigía su cabeza, sus dedos entraban y salían de mi vulva mientras su lengua me hacia estremecer, sentía algo indescriptible, mi primer orgasmo, él lo recibió mientras yo me convulsionaba de placer; de repente me miró a los ojos y me dijo “por fin te tengo como quería”, me dio la mano y me hincó sobre él sofá para después poner una de mis piernas en él borde, detrás de mí y con su pene inhiesto me tomo de la cintura, tomo su verga y le dirigió a mi vagina y de un solo movimiento lo introdujo todo, yo lance un gemido largo mientras él tomándome las tetas y por la cintura me envestía una y otra vez, sentía como su glande recorría lugares no explorados, perdí la razón y comencé a moverme frenéticamente empujando mis nalgas para introducirme una y otra y otra vez esa verga que me estaba matando de placer; sentía como sus güevos chocaban con mis nalgas, escuchaba él sonido originados por él golpeteo de nuestros fluidos, cosa que me excito aun más, pues era él amigo de mi supuesto novio, él Veloz, y además mi verdadero novio nunca me había hecho sentir nada, me sentí culpable y a la vez me sentí una puta, ardía en deseo y tuve mi segundo orgasmo, él seguía dándome por detrás, se separo de mí y me acostó boca arriba sobre él sofá, me tomo las piernas y las puso sobre sus hombros y de nuevo comenzó a embestirme de una forma tan caliente, y yo aun me calentaba más, pues él morbo de ver como entraba y salía su verga de mi , escuchar sus gemidos y ver su cara desfigurada de placer me hacía sentir que podía manipular todo dado y recibiendo placer, él sonido de nuestros cuerpos fue más fuerte y nuestros gemidos también, él me penetraba y yo lo abrazaba intentando que su verga nunca se saliera y continuara taladrando cada cm de mi ardiente vagina de mujer infiel, de adolescente caliente, de zorra y puta. Mientras me penetraba sentí otro orgasmo y sentí como dejaba vaciar su verga dentro de mí, llegamos al mismo tiempo al orgasmo, ambos sudados nos quedamos así, sin movernos, él sin salirse de mí, yo sintiendo como su esperma caliente chorreaba de mi vagina. Abrazados hasta que él día nos despertó, nos vestimos, y yo me fui a mi casa. Por fin había conocido un orgasmo, fue algo inesperado (aunque creo que sabia a lo que iba a esa casa), con alguien que no esperaba que fuera, fue apasionado, prohibido, así me hubiera gustado que fuera mi primera vez. Pero bueno, fue la cuarta, o la quinta vez… la verdad no sé cual fue… pero fue muy buena.
Ya había conocido él verdadero placer de coger, había sentido un verdadero orgasmo y desde entonces me hice adicta a las vergas, y ya estando en la rondalla conocí a otro chico, y si llevan las cuentas con este nuevo ya eran 4 tipos. Mi inocente novio, él Veloz, él amigo del Veloz, y este que será él Nuevo, bueno pues con los 4 tenía mis asuntos, bueno con mi novio no, él se pasaba de inocente, y creo que si más lo deje de ver. Con él Nuevo me sucedió lo mismo que con él amigo del veloz, pero él era más recatado, pues tenía novia y ella también estaba en la rondalla de la prepa, y todo transcurría como si nada, ahí mismo en la rondalla me hice muy amiga de otro niño, muy tierno y muy simpático, pero con él no pensaba en hacer todas esas cosas a las que me estaba haciendo adicta, hasta que un día teníamos un evento con la rondalla fuera de la prepa, él evento sería muy noche y de regreso a casa era él problema para mi, ya que no había manera de transportarse, así que él niño amablemente me ofreció su casa para dormir, le comentó a sus papás que varios amigos y compañeros de la rondalla se quedarían en su casa a dormir, y como yo era la única mujer que vivía lejos yo me quedaría en su cuarto (del niño) y que él se quedaría junto con los demás en él otro cuarto que tenían disponible.
Cuando ya nos íbamos a dormir él niño fue a su cuarto por unas cobijas para los demás que estaban en él otro cuarto, y yo por alguna razón, no me quería sentir sola, le dije que si se podía quedar un momento conmigo, a lo que accedió de manera muy amable. Comenzamos a platicar de cosas sin importancia, de temas de la prepa, de clases que no habíamos tomado, de cosas que no entendíamos, platicamos de cómo era nuestra relación familiar, hasta que llegamos a los temas íntimos, así fue como supe, que no tenia novia, que no sabía besar, que aun era virgen, que le gustaba una compañera de clase, por mi parte yo le conté lo que les cuento ahora a ustedes, que ya no era virgen, que tengo novio, pero que casi no lo veía, que tenía un amigo con él que tenía relaciones sexuales, y otro amigo, y todo eso, él era mi amigo y teníamos mucha confianza de contarnos nuestras cosas, pero de un momento a otro comenzamos a besarnos, en el cuarto de al lado se escuchaba la fiesta que tenían los compañeros, creo que sus papás creían que él estaba en él otro cuarto, y los compañeros creían que estaba haciendo otra cosa, pues cerramos con llave la puerta del cuarto, él chiste es que no nos preocupamos por nada, él me tomé del rostro y me miró a los ojos, me dijo que era una mujer muy bella, que le gustaba mucho el color de mis ojos y que en ese momento le gustaba respirar mi aliento, me acarició la cara de una forma tan cariñosa, que yo me deje querer, mientras me besaba acariciaba mi cuerpo, mientras yo lo besaba del mismo modo que él lo hacía, poco a poco me desabrocho la blusa y con la punta de los dedos acaricio mi piel, se levantó y fue a la ventana de su cuarto, la abrió y dejó que él aire y la luz de la luna entraran, regresé y me dijo que le gustaba como iluminaba la luna mi cuerpo, que la silueta de mi cuerpo le despertaba los más íntimos deseos y que quería que ese momento no acabara, pues él tener a una mujer como yo en su cama era algo que creía imposible que sucediera, me dijo muchas cosas lindas, sedujo a mi oído, y con sus besos y sus caricias hicieron que mi cuerpo despertara y reclamara ser poseído, sin perder el ritmo le quite la camisa y él me retiro la blusa, me besaba la piel, me recorría con la lengua las tetas, él ombligo, los brazos, yo le incorporé para quitarle el pantalón y él calzón, él por su parte me quitó la falda, y tan grande era mi deseo que no lo deje que me quitara las pantimedias, así que de un tirón las rompí por la parte de abajo, yo en lo particular, no uso pantaleta con las medias, así que ya estaba prácticamente desnudos, lo acosté y me senté sobre él para iniciar el acto sexual, pero él me jaló y me recostó, me dijo que teníamos tiempo, que la noche aun tenia vida, así que pese a mi deseo de ser penetrada, él siguió acariciándome y besándome, recorriendo centímetro a centímetro cada parte de mi cuerpo, me acariciaba las él cuello, me acariciaba las tetas, y déjenme decirles que es una sensación tan placentera como mujer que te quiten las medias como él lo hizo, lentamente, amorosamente y acariciando mis piernas al mismo tiempo, después de eso, yo acostada y él en cuclillas ante mí, mis tobillos a la altura de su cara, él comenzó a besar mis pies mientras abajo podía sentir como de su pene emanaba liquido pre seminal, que caía a mi ya lubricadísima vagina, de un movimiento con mis caderas logre introducir el glande a mi vagina, él lo tomó y lo metió todo hasta el fondo, logré sentir como su pene se introducía dentro de mi provocándome sensaciones indescriptibles, nuestros movimientos eran tan lentos y suaves como si se tratara de que él momento durara por mucho tiempo, no sé porque, pero en ese instante tuve un orgasmo, uno de los mejores que he tenido en mi vida, él sin embargo veía mi rostro, y sentía las convulsiones de mi cuerpo sudado y seguía con su faena, poco después él también terminó se quedo un rato sobre mí y yo lo abrace muy dulcemente, después se levantó y me dijo que tenía que irse, que lo esperaban los compañeros, se fue y me quede sola en el cuarto, sentía él aire de la noche en mi cuerpo sudado y desnudo, veía la luz de la luna, todo era tan hermoso, así que me quede dormida, al otro día me desperté muy temprano, le di un baño y me fui a mi casa, al otro día de clases, él niño ya era novio de la chica que le gustaba, pero no importaba, yo había sido la primera, y me había encantado todo, tal y como fue.
Y con él Nuevo, pues igual fue en un evento de la rondalla, pero ahora dentro del auditorio de prepa 5. Recuerdo que ese día él Veloz fue a donde estábamos ensayando y me pidió que lo acompañara, y yo ya sabía perfectamente que significaba eso, así que fuimos a un lugar cercano del auditorio, Salí junto con mi guitarra, y ahí comenzó él faje dignos del Veloz, súper rico y cachondo, él sabía perfectamente que tocar, y en qué momento, pero teníamos poco tiempo, pues ya casi era él turno de la rondalla que tocara, pues ella cerraría el evento, yo estaba súper caliente y quería más, pero aun así él deber es primero, así que le dije entre jadeos que me llevara al Auditorio pues ya casi era turno de que la rondalla tocara, y así lo hizo, me llevo a la entrada trasera del auditorio y él se fue por la entrada principal para entrar como público.
El nuevo estaba allí nervioso y esperando él turno de la rondalla, pues sería la primera vez que él tocara en público, yo ya lo había hecho antes, así que le dije que se calmara, me dijo que ya se le había olvidado una de las canciones, así que me ofrecí a ayudarlo a ensayarla, pero le dije que me esperara, que iría a los baños, (hay unos baños detrás del escenario del auditorio) ya que ahí tenía mis cosas, que iría por mi libreta de las canciones, a lo que él me respondió que me acompañaba, y yo acepte, pasamos sin hacer mucho ruido, pues en ese momento estaba tocando una de las rondallas invitadas al evento, pasamos sin ser vistos y ahí él nuevo me dijo que le gustaba mucho y que deseaba mucho darme un beso, y yo sorprendida volteé y lo miré, él me tomó de los brazos y me acercó fuertemente a él, y me robo un beso, yo no respondí a sus besos, a lo que él me decía que no fingiera, que sabia perfectamente lo que me gustaba y que él tenía ganas de darme una sesión de aquello que me encantaba, yo molesta trataba de irme de ahí, pero eran más sus fuerzas, me cubrió la boca y comenzó a tocar mis tetas por encima de la blusa, yo intentaba defenderme, pero él forcejeo y la situación me excitaron y él ademan de defenderme se había convertido en un juego, yo ya estaba excitada, pues él Veloz había hecho bien su trabajo, y la situación con él nuevo había echado más lecha a mi fuego interior, así que estaba deseosa de verga, él tomo las guitarras y las puso en el suelo, y comenzó a besarme y esta vez me deje hacer de todo, él me desabrochó la blusa y levantó mi sostén por encima de mis tetas dejándolas al aire, las manoseaba, las besaba, le daba pequeñas mordidas, cosa que me gustaba y hacia que de mi boca salieran pequeños gemidos, que le indicaban que me gustaba lo que estaba haciendo.
Yo tenía él torso desnudo, así que le desabroche la camisa para estar ambos del mismo modo, y así fue como pude ver y sentir y pecho lleno de pelo, era tan excitante ver y acariciar un dorso así, los bellos brillaban por las luces que nos podían dar del escenario, y además lo ayudaba él sudor de su cuerpo, yo sentía como mis pantaletas volvían a mojarse al sentir sus caricias toscas en mi cuerpo, me tocaba las piernas y me agarraba fuertemente las nalgas y me las abría mientras al oído me decía que las putas como yo le gustaban, que me iba a dar unas metidas de verga que no olvidaría, palabras que en lugar de ofenderme me excitaban más. Me volteo y me puso contra la pared, y desde atrás él agarraba con fuerza mis tetas, haciéndome sentir una especie de dolor y placer, me restregó su paquete en las nalgas y pude notar su dureza y eso me calentaba más, yo lleve mis manos hacia atrás y le baje él cierre del pantalón y saque su verga, comencé a acariciarla en un movimiento masturbatorio, él se dejaba hacer mientras me decía lo puta que era, y me acariciaba las tetas y metía la mano por debajo de mis ya mojadas pantaletas, y sin más me hizo de lado la pantaleta y me la metió desde atrás, yo me sentía en la gloria, pues lo hacía con un movimiento fuerte, mientras que con cada embestida me apretaba las tetas haciéndome sentir que me venía a cada centímetro que entraba en mi vagina, después me volteo y aun recargada en la pared, me levantó de las nalgas a la altura de su pene, y yo con las piernas me enrede a su cintura, mientras él me penetraba en esa posición y me besaba las tetas y con las manos intentaba separarme las nalgas una de otra, los movimientos eran fuertes y se lograba escuchar los sonidos de nuestros cuerpos al ritmo de “corazón de roca”, canción que ya estaba tocando nuestra rondalla, después me soltó y me recostó en el suelo, me quito la pantaleta y me abrió al máximo las piernas para meterme la verga nuevamente, podía ver su pene mojado y brillosos por mis fluidos, nuestros bellos púbicos humedecidos por las fluidos de mi vagina, al momento de que me la metía podía ver como mi vagina se abría para recibir aquel pedazo de carne que me estaba volviendo loca de placer, con las piernas casi dislocadas y la verga tan adentro como podía, me mordía él labio y me pellizcaba los pezones, pues estaba a punto del orgasmo, cuando vi que los movimientos del nuevo eran más rápidos, y su cara se desfiguraba, supe que era él momento y los dos terminamos en un orgasmo riquísimo. Cuando terminamos ya había acabado de tocar nuestra rondalla, me vestí inmediatamente y me Salí, pues él Veloz estaría preguntándose porque no estuve en él escenario, y así fue, al momento de salir por la puerta trasera él estaba afuera, me miró fijamente pues yo estaba desaliñada, un poco despeinada, él nuevo salió detrás de mí, con su guitarra, vio al Veloz y le dio las buenas tardes mientras me giñaba él ojo, él Veloz comprendió perfectamente lo que había pasado, así que casi me arrastró al mismo lugar donde me había cachondeado con anterioridad, iba diciéndome lo puta que era, y sin más me levantó la falda y me hizo de lado la pantaleta, aun seguía saliendo de mi él esperma del nuevo; no sé qué paso por la mente del Veloz, porque se sacó la verga y me miró a los ojos, me dijo que era una puta que le encantaban las vergas, me empujó en un escritorio, sentada a la altura de su pene, él lo sacó me lo metió en mi vagina llena de leche, y en ese momento duro como 5 minutos, metiéndome y sacándome la verga en esa posición, recordándome lo puta que era, al final terminó eyaculando dentro de mí, y no lo negaré, tuve otro orgasmo con él veloz, él sacó su verga se la limpió y me dijo que no lo buscara más; mientras yo me quedaba ahí sentada sobre el escritorio con las piernas abiertas con la vagina escurriendo del semen de los dos hombres que ya habían cogido.
De todo ha pasado en mi vida, muchos hombres han pasado por mí, en la prepa 5; en Ciudad Universitaria, para ser exactos en él Área Cultural, en fin. Ahora estoy casada, y tampoco negare que sigo acostándome con todo él que me guste, pero con ellos únicamente tengo sexo, con mi esposo hago el amor y me siento muy feliz.
Espero comentarios al correo como les dije al principio, este relato es más que nada mi experiencia. Que les parece mi vida sexual

Me gusta / No me gusta