un par de tragos provocan un segundo encuentro

Yo tan solo iba a acompañarla por una cerveza y la llevaría a su casa como un buen amigo, pero tras dos cervezas y un camino hablando de bobada y media llegamos a la calle en la que vive, platicamos un poco y acto seguido comencé a besarla, pero eso no era lo relevante. Ella estaba nerviosa y en realidad no tenia muchas ganas, pero las ganas aparecieron cuando empecé a acariciar su pecho, el punto débil de mi Carmen, recuerdo que mame de su pecho como si me prometieran la vida eterna, primero su teta izquierda y después un poco la derecha, su mano sobre el pantalón acariciando mi miembro y mi mano entre sus piernas sintiendo lo caliente de su rajada y escuchando como se excitaba cada vez más. Lamentablemente ese día solo sirvió como preámbulo para lo que nos esperaba de nuevo en un hotel; una guerra donde el poco tiempo que teníamos lo aprovecharíamos hasta que nos doliera seguir cogiendo.
Era un sábado y ella acepto acompañarme a mi y un par de amigos a un partido de futbol,terminando quisimos comer un poco e ir a dejar a mis amigos primero, puesto que su casa era la mas lejana, despues de dejarlos optamos por comprar un par de bebidas preparadas en una tienda y tomarlas en el cohce. “que quieres que hagamos?” esa frase aun me retumba y al recordarla vuelvo a sentirme excitado. platicamos un poco y optamos por ir a un hotel, un lugar diferente y solo con la promesa de coger el par de horas que teniamos disponibles.

Read more

Me gusta / No me gusta

Mi viaje a Londres (3 y última)

En la semana que estuve en Londres visitando a mi amigo James, el cual él vivía con su madre Mrs Greencup  y  sus hermanas Carolina de 20 años y Jessica de 24. Carolina y Jessica aún siendo hermanas eran totalmente diferentes Carolina era rubia con ojos azules y de piel blanca sin embargo Jessica era morena con ojos marrones y tez más oscura igual que su hermano James.

Ya tuve una visita de Carolina en mi cama la cual me follé, y a los pocos días había tenido un encontronazo con Jessica en el cuarto de aseo y también me la había follado, quedaban pocos días para finalizar mi estancia cuando la última noche nos fuimos toda la familia de mi amigo James a un pub, la madre se fue junto con las chicas tras la cena y yo me quedé a solas con james.

Estuvimos bebiendo varias jarras de cervezas y acabamos muy perjudicados tanto que James no podía conducir y yo menos por el lado izquierdo de la vía, así que los dos abrazados nos fuimos hasta casa. En la casa armamos la de Dios para entrar, de hecho se despertaron las hermanas y bajaron ala plata baja. Jessica con un pantalón y camisa de pijama y Carolina con un camisón semitransparente. Entre ambas se llevaron a James a la habitación y luego bajaron a por mi. Entre ambas me llevaban pasamos la habitación donde dormía yo con  James y me metieron en la suya una vez allí cierran la puerta y nos dejamos caer los tres sobre una cama.

No estoy bien.- les decía. Ambas hermanas se colocaron cada una a mi lado y yo las rodeaba con mis brazos.

Carolina comenzó a besarme en la boca, yo me negaba pero ella seguía insistiendo a lo que finalmente acabé comiéndole la boca. Jessica por su parte bajó mi mano hasta su trasero mientras que ella levantaba poco a poco mi camiseta y me besaba el cuello.

Le subí a Carolina su camisón descubriendo sus bragas blancas y me puse a besar a Jessica. Carolina comenzó a acariciar el bulto de mi pantalón que era señal que mi polla se estaba poniendo bien dura.

¿que pasa con vosotras?, ¿ no os besáis?. les dije borracho y salido perdido.

Ellas se miraron y comenzaron a besarse, se ve que nunca lo había hecho pero la situación de dominación que estaba ejerciendo sobre ellas y las  unió el deseo por poseerme eso les empujaba a hacer locuras. Luego saqué mi lengua y las uní a las hermanas,formando un beso triple.

¿Os ha gustado?.- les pregunté. ambas asistieron. Le bajé una de las tiras a Carolina dejando salir su pecho el cual comencé a apretar, ella mientras con la ayuda de su hermana me había desabrochado el cinturón y había metido su mano dentro de mis calzoncillos acariciándome la polla. Yo las abracé.

ay mis niñas como os voy a echar de menos cuando me vaya.- Les dije.

aún nos queda esta noche y vamos a disfrutar los tres,. dijo Jessica.

Carolina acariciaba mi polla de arriba a abajo y yo ayudaba a Jessica a quitarse su pantalón de pijama desanudando el nudo que lo apretaba, una vez deshecho ella comenzó a bajárselo mientras que yo le comía la boca a su hermana. Jessica se quitó todo menos las bragas y comenzó a besar mi barriga bajando hasta mi polla la cual acariciaba aún Carolina.

¿Te gusta lo que te hacemos?.- dijo Carolina.

Si, me encanta.- les respondí.

Pues espera que aún hay más.

Se separó de mi y se termino de desnudar quitándose el camisón, luego junto con su hermana me quitaron el pantalón arrastrando también mis calzoncillos.

Ambas hermanas se pusieron de rodillas y comenzaron a comerme la polla, el primer turno fue para Carolina la mas pequeña de las dos pero las guarra. Yo acariciaba los pechos de Jessica los cuales hace pocos días me había comido. Llegó el turno de Jessica la cual no escatimó energía para comerme la polla con desenfreno y ansia. Carolina me ofreció sus pechos para que los chupara y acariciara los cuales los turnaba con su boca mientras que mi mano masajeaba su coñito.

Al rato ella se levantó y se quitó su braguitas negras tirándolas al piso y colocándose frente a su hermana para acariciar nuevamente mi polla. Con las dos hermanas frente por frente a mi polla acariciándola al unisono se me ocurrió una idea.

¿Te imaginas que ahora entrara tu madre?.- les dije.

Que pasa que con dos no te es suficiente y necesitas tres mujeres para satisfacerte.-

No hombre, pero es el coñito que me falta en esta casa por follarme.

Carolina me comía los huevos y Jessica se encargaba de mi polla yo las miraba y disfrutaba del espectáculo y de las sensaciones.

A Carolina la tenía desnuda pero Jessica aún tenía sus bragas,

¿No te molestan? le dije mientras tiraba de ellas hacía abajo y ella dejó mi polla para quitárselas Carolina aprovechó para hacerse dueña y señora de ella, luego cuando le metí la mano en el coño a Carolina para hacerle un dedo dejó mi polla para la boca de su hermana.

Metí mi otra mano entre las piernas de Jessica mientras que las dos hermanas acariciaban mi polla de arriba abajo, y yo les hacía a las dos un dedo. Carolina como siempre las más lanzada se lanzó a por mi polla tragandosela entera. Yo dejé de hacerle un dedo para ponerle mi mano sobre su cabeza y hacer que mi polla entrara mas profunda. Tras largo rato dejó mi polla y yo miré a Jessica y le dije.

Ahora es tu turno.

Ella también se metía mi polla en su boca tragándose la entera igual que su hermanita.Yo acaricia el coño de Carolina y su pechos esos pechos era muchos mas grandes que los de su hermana mayor.

Cuando su hermana terminó con mi polla, le dije

Anda súbete.

Ella se subió encima mío para que mi boca pudiera comerle el coño mientras ella me volvía a comer la polla. Jessica se uso a mi lado y miraba excitada como le comía el coño a su hermanita.

¿quieres probarlo?.- le dije.

Ella únicamente asintió con la cabeza. Tímidamente sacaba la lengua y lamía el coño de su hermana entre risas. Yo le enseñaba,

Saca la lengua y lames aquí.

Ella torpemente empezaba a comerle el coño a su hermana al excitante para ambas y para mí. Carolina seguía comiéndome la polla de forma magistral, no había nada que corregirla.

– Vente para acá Carolina.- le dije y ella se subió hasta donde estaba yo.

Me puse a los pies de la cama y con Jessica a mi lado comencé a explicarle otra vez como se le debía comer el coño a su hermanita, ella me atendió pero cuando vio mi polla comenzó a chuparla y yo me concentré unicamente en comerle el coño a Carolina.

Mi polla estaba durisima y el coño de Carolina estaba listo así que le saqué la polla a Jessica de la boca y cogiendo a Carolina de la piernas me la empecé a follar. Jessica nos observaba, veía como era penetrada su hermanita por el amigo de su hermano varios años mayor que ella y muchos más que Carolina.

Come.- le ordené a Jessica mostrando le los jugosos pechos de Carolina.

Ella no lo dudó y comenzó a comerle los pechos a su hermanita. Carolina con la excitación de mi polla y la boca de Jessica sobre sus pechos  comenzó a chillar, yo le tapaba la boca pero ella seguía chillando Jessica le tapó la boca también pero seguía chillando por lo que sin pensarlo Jessica la beso. Ambas hermanas empezaron a besarse de una forma filial lésbica, disfrutaba una de la lengua de la otra parecía que siempre se hubiera deseado la una a la otra, yo mientras me follaba al coño de Carolina.

Carolina tuvo su primer orgasmo de esa noche y de la saqué del coño.

ahora es tu turno.- le dije a Jessica.

Me senté en el borde de la cama y ella se sentó encima mía mirándome, la cogí de su trasero y comencé a meterle la polla en su coñito mientras la besaba. Era menos escandalosa que su hermana a la hora de gemir pero de todas formas su respiración era entrecortada lo que me hacía suponer que le estaba gustando lo que le hacía. Carolina al momento estaba recuperada y se puso detrás mía a besarme el cuello y a buscar mi lengua o la de su hermana.

Échate.- me susurró al odio.

Me tumbé en la cama y ella se puso su coñito encima de mi boca, yo la tomé de las nalgas y comencé a meterle mi lengua en su coñito. Las dos hermanas, mientras que Jessica seguía cabalgando sobre mi polla Carolina le acariciaba los pechos y le comía la boca, se vé que le había gustado. Cuando Jessica se corrió me faltaba poco a mi para hacerlo así que hice que Carolina se levantara de mi cara y que Jessica se bajara de mi polla para con las dos sentadas en la cama me la comieran para acabar de correrme. Ambas hermanas acabaron haciéndome correr en su caras entre risas de como había quedado llenas de gotas blancas.Les comí la boca a ambas y ellas luego se fueron a limpiar y yo me fui a mi habitación en la cual estaba James roncando como era costumbre en él.

Ya no he tenido más experiencias en Londres pero he prometido a todos los miembros de la familia Greencup que volvería.

Me gusta / No me gusta