Descubriendome

Les voy a contar una historia verídica que me ocurrió cuando tenía 18 años. Soy un chico moreno, 1.70, 80 kg, algo rellenito.

Era el verano del año 2010, y mis padres se habían ido de vacaciones, así que me dijeron que si me podía quedar con mis tíos en un pequeño pueblo cerca de donde yo vivo, sin mucha gracia accedí a quedarme con ellos por que lo que en verdad quería era quedarme en casa yo solo para así poder estar a mi aire y hacer lo que quisiera, pero tras pedírmelo mucho mi madre, acabe accediendo.

Llegue al pueblo de mis tíos con solo una maleta, no necesitaba mas, pues solo iban a ser 7 ó 8 dias, que yo pensaba que iban a ser de total aburrimiento. Me recibieron mis tios, y me indicaron cual iba a ser mi habitación, que quedaba enfrente de  la suya y era en la que siempre me instalaba. Una vez deshechas las maletas, me dispuse a bajar al salon a ver un poco la tele, cuando baja mi tio y me dice que van a ir a tomar algo a la ciudad, que si me apetecía ir con ellos. Yo le dije que no me apetecía mucho ya que estaba algo cansado de la noche anterior que había salido. El me dijo que estarían fuera un rato, asi que fuera cenando yo solo si tardaban demasiado. Después de despedirles, me dispuse a ir a su habitación para estar un poco en el ordenador. Abro la puerta y voy hasta el escritorio donde esta el ordenador sin fijarme en nada en concreto, una vez frente al PC, lo enciendo y echo una mirada a mi alrededor, y veo algo que me excita al momento, era un tanga rojo, sexi, medio transparente, que estaba encima de la cama, sin duda era de mi tia, lo que me produce una inmediata erección nada mas imaginarla con el tanga. Mi tia es una mujer de unos 45 años, morena, tetona, algo rellenita, y con un culito respingon, he de añadir que dese pequeño siempre me gusto.

Me decido a coger el tanga y me dispongo a hacerme una paja pensando en ella, cuando se me ocurre la idea de ponermelo, entonces voy a ello, me pongo su tanguita y nada mas ponérmelo la erección fue mas tremenda aun, estaba cachondisimo, asi que me dispongo a abrir su armario, para ver que mas cosas tiene, y veo que tiene una gran coleccion de tangas, sujetadores, mallas, medias… Se me pasa por la cabeza vestirme de mujer, nunca antes lo había hecho, pero en ese momento mi calenton era tal que no me dejaba pensar, asi que le cojo unos leggins negros, que me pongo encima del tanga, me miro al espejo, y no veas tu como transparentaba el tanga. Continue poniendome uno de sus sujetadores, que tuve que rellenar con unos calcetines, y encima me puse una camisa azul que encontré. Me mire al espejo y dios, parecia una mujer, solo me faltaba maquillarme, pero decidí que eso para otro dia, lo que no evito que me tumbara en la cama y me dispusiera a masturbarme, cuando derrepente se abre la puerta y entra mi tia:

Vaya, asi que en vez de un sobrino tengo una sobrinita. Dijo mirandome sonriendo

Yo no sabia que responderle, asi que me quede callado sin mirarla a los ojos.

¿Asi que te gustaria ser una mujercita eh?

No conseguia decir una palabra, estaba muy nervioso, solo consegui balbucear un si

Pues acaba de empezar tu entrenamiento de zorrita, Ines, ese sera tu nuevo nombre siempre que estes en esta casa, y ahora vete al baño, yo voy ahora.

Me diriji hacia el baño y espere unos minutos, cuando se abrio la puerta y entro mi tia.

Bueno para ser una verdadera zorrita tenemos que depilarte entera, asi que ya sabes lo que te toca.

Me depilo entera completamente, las piernas, las axilas, las nalgas, el pene.. todo. Una vez depilada me miro, y me dijo, asi mucho mejor, ya vas camino de ser una zorrita, ahora lo que tenemos que hacer es vestirte, por lo que vi antes te gustan mucho los tangas, asi que te vas a poner este que traigo yo. Mi tia se quito los jeans y pude ver un tanguita blanco, minusculo, apenas le tapaba su coño. Ella se lo quito y pude ver su vagina depilada, acababa de empalmer mucho, mi tia se dio cuenta ya que yo tambien estaba desnudo, y me dijo, asi que te pone tu tia eh zorrita? Yo le dije que si timidamente, a lo que ella me ordeno que me pusiera el tanga, mientras ella se masturbaba su coño, por lo que pude ver estaba completamente humeda, yo trataba de ponerme el tanga, pero mi polla se salia de él, por lo que tuve que esperar a que se me pasara el empalmazo. Una vez que consegui ponermelo, mi tia me dio unas mallas bien apretaditas, blancas tambien, y una camisa roja. Bueno ahora que estas vestida como una zorrita, te tengo que maquillar Ines, por lo que empezo a pintarme los ojos y los labios, y se dispuso a ponerme una peluca que habia traido en una bolsa, era una peluca morena, con pelo que me llegaba hasta el culo.

Bien ya eras una mujercita, ahora vamos a la habitacion. Dijo sonriendo

Cuando entre en la habitacion me dio un empujon que me tendio sobre la cama, y me ordeno que no me moviera, yo me quede ahi quieto para no desobedecerla. Mi tia abrio un armario y saco de el unas esposas con las que me ato a la cama, de tal forma que yo quedaba a cuatro patas sobre la cama.

Bueno Ines, mi querida zorrita, ahora vas a saber lo que se siente cuando te follan, pero todavia no te va a follar un hombre, te voy a follar yo con un vibrador. Y es mejor que no hagas mucho ruido, ya que tu tio esta abajo con un amigo tomando una cerveza, y no te gustaria que se enterara no? Yo me quede callado, y ella saco un vibrador rojo de un cajon, debia medir por lo menos unos 20 cm si no eran mas.

Mi tia me dijo al oido, bueno zorrita, voy a follarte el culo con esto, y no voy a tener piedad, no te lo voy a lubricar, va a dolerte, pero eso fijo que te gusta zorra. Acto seguido me bajo las mallas blancas, me aparto el tanga, y comenze a sentir una leve presion en mi culito, que fue en aumento, sentia en mi ano como mi tia estaba tratando de intrucir ese dildo, mi culito se resistia a abrirse, asi que mi tia empujo mas fuerte hasta que entro un poco, y solte un grito ahogado de dolor. Duele verdad zorra? Esta son las cosas por las que tiene que pasar una mujer. Ahora callate que te la voy a seguir metiendo. Continuo metiendome el dildo mas y mas, y mi dolor fue en aumento, estaba llorando y a la vez estaba empalmado. Una vez que entro entero me lo dejo unos minutos ahi dentro son moverlo, para que me acostumbrara, hasta que derrepente comenzo a moverlo rapidamente, a mi me dolia y a la vez me gustaba, y no paraba de jadear mas y mas, hasta que los dos minutos me corri sobre el minusculo tanga blanco, pero mi tia no ceso en su empeño y siguio taladrandome el culito con aquel dildo hasta que derrepente se abrio la puerta de la habitacion y entro mi tio

CONTINUARA

Me gusta / No me gusta