Las andanzas de mi esposa

Puedo ver su clítoris inflamado paradito como una verguita, a veces sus labios inflamados de tanto coger,  y otra vez apta para la próxima cogida, a veces lógicamente se la tiran sobre la leche del primero, a mi me han hecho que haga eso alguna vez que me la tire después que alguno haya terminado y puedo sentirla ancha y en cada bombeada que le doy expulsa la leche de sus machos.

Tal como te prometí de una de tantas andanzas de mi esposa y mías fue cuando una vez estuvimos en una fiesta salió a comprar cigarrillos con un tipo muy simpático que acabamos de conocerlo, que cuando me di cuenta salgo a la calle y los sorprendí besándose, me hice para atrás y entraron ellos después como si nada, ella me dijo que le gustaba que quería llevarlo a la casa, como de costumbre algo que nunca nos falló era que me hacía el borracho y que no me entendía y ella pedía al amante de turno que le ayudara a llevarme…

Él tenía su auto, me subieron atrás y ellos adelante, llegamos al departamento, me hacía echar en un sillón del dormitorio, solo prendía la luz tenue del velador y ellos daban rienda suelta a sus deseos, si vieras vez las veces que la he visto a mi mujer tirando a más no poder en todas las poses habidas y por haber, los diversos tamaños de vergas que se ha comido, la he visto chupar pijas como si fuera la última vez que lo hacía, en fin ya te darás cuenta y yo con la pija que me reventada en más de una ocasión me he vaciado en mis calzoncillos, después que se iban me hacía limpiarle con la boca el semen que le chorreaba por su concha hinchada de tanto mete y saque de tamañas vergas, hasta que después de un tiempo recién tuve la oportunidad de participar en sus cogidas cuando entró prácticamente a trabajar a su empresa.

En otra oportunidad se la culearon entre tres y yo mirando, echo el dormido, claro que después de eso ni bien se iban yo le brincaba y le daba hasta quedar dormidos de cansancio ella más que yo.

Pero hasta esa oportunidad era todo coger por coger, ahora con su jefe sacamos ventaja de ello, yo te digo honestamente que en cinco días que trabaja en la empresa rara vez llega temprano en la noche su hora es de 12 a 1 de la mañana esto de lunes a viernes con un promedio de unas 2 cogidas por día ya sea una en su oficina y otra en el departamento de su jefe  y cuando salimos los fines de semana ella duerme con él o con sus amigos en las sesiones que ya te conté, donde por último yo más he llevado, que de tanto trago y ver que se tiran a mi mujer experimenté en carne propia vergas de los amigos de su jefe y hasta de él mismo, pero a veces no me daban la oportunidad de que yo por lo menos una vez me la tire a mi mujer…

Muy rara vez me lo ha permitido que me la tire, ahora para ser sincero me gusta, pero es cuando estoy muy cachondo de tanto ver como se la tiran a mi mujer, no soy amanerado, no soy gay, pero me han clavado muchas veces ya y le he llegado a encontrar ese gustito de tener una verga en mi culo mientras se la fruncen a mi mujer, a veces terminan dentro de mi y yo termino deslechándome.

Dentro lo más agradable es como puedo ver como la penetran, verla bailando con su jefe y sus amigos  completamente desnuda solo con sus zapatos de tacón, ver como la manosean, la besan, como se hacen chupar sus pijas, el rato que desean la tumban en  el  piso y se la tiran, eso si siempre tenemos a la mano un líquido llamado lisinogil que sirve para el lavado de la vagina, termina de culeársela y al baño donde le ayudo con una perita y el líquido y lavarle su conchita…

Puedo ver su clítoris inflamado paradito como una verguita, a veces sus labios inflamados de tanto coger,  y otra vez apta para la próxima cogida, a veces lógicamente se la tiran sobre la leche del primero, a mi me han hecho que haga eso alguna vez que me la tire después que alguno haya terminado y puedo sentirla ancha y en cada bombeada que le doy expulsa la leche de sus machos, mi esposa a la fecha se ha comido infinidad de vergas desde las normales hasta las que no te imaginas, cortas y  gruesas, largas y delgadas, la última que te conté es la Robinho el brasilero, su paloma media 28 cms. y un diámetro aproximado de 5 cms aproximadamente la próxima se lo mediré, ahí la he visto a mis esposa lagrimear de dolor y placer, como se le sale la leche de su concha, cuando se la sacaba, en fin, cuando a veces le terminan en la boca en sus tetas en todo su cuerpo, que aparte de todo había sido una de los mejores gels para restablecer la piel y mantenerla lozana. Todo recordamos cuando estamos solos en la casa y nos arrechamos como no tienes idea y cogemos de lo lindo.

Hay viernes que llega con su jefe a mi departamento, me sacan de mi cama para que se la tire en mi cama y yo tengo que atenderle con un vaso de whisky o lo que se le apetezca, tengo que chuparle la concha a mi mujer para que la paloma de su jefe entre con facilidad, tengo que chuparle o ensalivarle su pija a su jefe para que se la meta a mi mujer, yo tengo que guiar su verga hasta sus labios vaginales, pero eso me excita terriblemente, cuando se va me la tiro con gusto sobre su leche que deja en su concha.

Espero que poco a poco tu la puedas convencer a tu mujer y te aseguro que la van pasar bien.

Autor: Alberto

Me gusta / No me gusta