Encuentro sexual en la cocina

Ricardo dirigió su polla hacia la raja de Teresa, se la fue introduciendo hasta el fondo iniciando un mete-saca. Ella tomó la polla de Carlos y la chupó con ansia. Cuando él la tuvo bien dura propuso ir al dormitorio. Allí se fueron los tres y echaron en la cama a Teresa. Era un espectáculo sexual, una hembra grande y atractiva ofreciendo su sexo y sus pechos a los dos machos excitados.

Teresa, una espléndida mujer de treinta años, hermosa y alta, había ido a comer a casa de sus amigos Carlos y Carmen. Su marido estaba esa semana fuera y por eso aceptó la invitación. A la comida les acompañó un amigo de Carlos, Ricardo, de sus tiempos del colegio, que ahora era vendedor de automóviles, de unos cuarenta años, bastante fornido y agraciado de cara.

Desde que Teresa llegó la llenó de halagos. “Vaya amiga tenéis, Carlos. Eres una tía muy guapa. Un auténtico regalo para los ojos, con tu altura y tus curvas”, le dijo repasándola de arriba abajo. Ella se turbó un poco, pero sintió un punto de satisfacción en las palabras que le dedicaba Ricardo. Carlos también la miraba, y ella pensó que estaba recordando el intercambio que habían tenido unas semanas antes en su casa.

No le dio mayor importancia y por eso, cuando al terminar de comer, una comida regada con buenas botellas de vino que se le subieron un poco a la cabeza, sonó el teléfono y Carmen explicó que tenía que irse a casa de sus padres a un asunto familiar, no dudó en ofrecerse a ayudarle en la cocina a fregar y guardar todo.

Carmen se fue y Teresa se dirigió a la cocina. Empezó a fregar platos y a los pocos minutos entró Carlos. Se acercó a ella y le dijo en voz baja: “estoy muy caliente, quiero sobarte un poco. Déjame”. Teresa le pidió que se estuviera quieto, pero él se puso detrás de ella y empezó a abrazarla apretando sus tetas. Ella notó humedad en su entrepierna. Entre el vino, las miradas lascivas de los dos hombres, el sentirse una hembra deseada, su excitación creció y creció. Dejó que Carlos le manoseara los pechos y sólo le rogó que no se lo dijera a su amigo. Carlos le contestó que no se preocupara. Le metió una mano por debajo de la falda y llegó hasta sus bragas.

“Estás mojada, te has calentado”, le susurró mientras paseaba la mano por la entrepierna de Teresa. Ella dejó de fregar, se volvió y abrazó a Carlos. Empezaron a besarse en la boca, jugando con sus lenguas. La polla de Carlos aumentó de tamaño con el morreo y la sobada de bragas a la hembra caliente. Le quitó el polo y la dejó en sujetador. Sacó las tetas por encima y empezó a lamerle los pezones. Luego le bajó la falda y la dejó en bragas.

Ella le abrió la bragueta y le metió mano a la polla. “Eres un bandido, te aprovechas de mi falta de fuerzas para negarme”, le comentó. “Vamos al comedor que el pobre Ricardo lleva mucho tiempo sin estar con una mujer”. Ella se negó. “No te preocupes, es muy discreto. Nadie se enterará. Te lo prometo”, le aclaró Carlos. Y la tomó del brazo llevándola hacia el comedor.

Allí su amigo puso cara de sorpresa al ver a Teresa José en ropa interior. “¿Qué pasa aquí, Carlos?”, preguntó. “Que mi amiga nos va a dar una buena ración de sexo”, le explicó. Ella estaba algo avergonzada, pero al pensar en la situación, se dejó llevar por sus apetencias. Se quitó el sujetador, dejó sus tetas al aire y se sentó en bragas en un sillón. Los dos hombres se acercaron a ella y empezaron a meterle mano. Ricardo le chupó los pezones y la besó en la boca. Carlos le apartó las bragas y le metió dedos en la correosa raja. “Podíais dejar que me lavara, olerá mi coño a sudor, flujo y pipi”, le dijo a Carlos mientras le recorría la raja con los dedos. “No hace falta, estás muy buena”, le respondió sacando los dedos y oliéndolos.

“Huelen a hembra, a tía de bandera”. “Ponte el sujetador ahora”, le pidió Ricardo.”Me gusta ver las tetas por encima de él”. Ella se lo puso y al mismo tiempo Carlos le bajó las bragas. “A mi marido ni una palabra”, pidió Teresa. “No te preocupes, ¿verdad Ricardo?”, dijo Carlos. “Ni una palabra, eso seguro”, contestó. La hicieron agacharse entonces y Ricardo, que se había desnudado del todo como también Carlos, dirigió su polla hacia la raja de Teresa.

Desde atrás se la fue introduciendo hasta el fondo iniciando un mete-saca con ritmo. Ella estaba a punto de correrse. Tomó la polla de Carlos y la chupó con ansia. Cuando él la tuvo bien dura propuso ir al dormitorio. Allí se fueron los tres y echaron en la cama a Teresa. Era un espectáculo sexual, una hembra grande y atractiva ofreciendo su sexo y sus pechos a los dos machos excitados.

Carlos se puso debajo y ella lo montó entrando la polla de Carlos en su humedecido coño. Mientras entraba, él le quitó el sostén, le mordió las tetas y le sobó el clítoris. Ella se corrió así por primera vez. Y cuando estaba terminando de correrse notó como Ricardo le lamía el agujero del culo. “Te lo lubrico para dilatarlo y darte por el culo que me apetece mucho”, le dijo.

Ella le llamó guarro, pero se excitó con la experta lamida de su ojete que le daba Ricardo. Cuando Carlos más fuerte la follaba por el coño, la polla de Ricardo se abrió paso por su culo y al momento Teresa tenía sus dos agujeros llenos con los duros miembros de los dos hombres. El de Ricardo era muy grande y le hizo daño al entrar en su ano, pero luego cuando se acompasó con el de Carlos y los dos la bombearon a la vez, le vino otro orgasmo sin poder retrasarlo.

Mientras gemía corriéndose Carlos sacó la polla del coño, se alzó un poco y se la puso en la boca. Se corrió en su garganta sin que ella pudiera evitarlo. “Eres un cerdo, Carlos”, le dijo, sintiendo arcadas, pero sin llegar a más porque sintió una oleada de gusto cuando notó la descarga de la polla de Ricardo en sus entrañas, llenando su culo de semen caliente.

Se corrió ella por tercera vez con esta sensación que le dio el semen en su ano, y al terminar les pidió que la dejaran que se estaba meando. Quisieron ir con ella al aseo, pero no les dejó. Casi no llega y empezó a mear de pie. En ello estaba cuando vio que los dos tíos estaban en la puerta mirando su meada. Sin dejar que se lavara, Ricardo la cogió y la llevó a la cama otra vez. La abrió de piernas y le lamió los labios del coño, el clítoris y le metió la lengua por la raja.

Ella tuvo así su cuarto orgasmo. “No puedo más”, pidió. Pero no le hicieron caso y le dieron por el culo los dos a la vez, metiendo sus pollas juntas. Teresa gimió de dolor, pero cuando las pollas descargaron su semen en el mismo momento dentro de su ano, sintió un placer infinito y alcanzó su quinto orgasmo. Luego los tres quedaron exhaustos en la cama.

Hasta que se hizo la hora de que ella fuera a casa pues sus hijos llegaban del colegio. Ricardo, muy amable, se ofreció a llevarla. Los tres se ducharon, se asearon y prometieron que lo ocurrido nunca lo contarían. Aunque ella iría un par de días con las piernas medio abiertas por el gran dolor que tenía en el ojete del culo.

Al llegar a casa, mientras esperaba a sus hijos, Teresa seguía caliente aunque estaba desfallecida. Y pensando en la orgía vivida, se metió la mano dentro de las bragas, vio lo húmeda que seguía su coño, se sentó abierta de piernas en un sillón y se masturbó hasta correrse como una perra en celo. Más calmada, se levantó, se duchó y se aseó para cenar en familia.

Autor: HIGINIO H.

Me gusta / No me gusta

Con una travesti

Fue muy gentil y poco a poco lo fue introduciendo, mi ano acostumbrado a los fríos vibradores explotaba de placer al sentir algo vivo y cálido. Arremetió poco a poco pero sin detenerse hasta que el movimiento era fluido, mi cuerpo gritaba de placer y de satisfacción de sentirme toda una mujer deseada y penetrada, hasta que no pudo más y llegamos al clímax del placer físico y emocional.

Todo sucedió aquella tarde de septiembre, aquel día yo estaba decidido a dar aquel emocionante paso en mi vida, aquel que debido a los prejuicios e inseguridades nunca me había atrevido a dar.

Preparé algunas cosas en mi maleta, algunas ropas sexys, aquella minifalda negra, dos pequeñas tangas y sus respectivos bras, medias, ligueros, en fin; todas aquellas cosas que me producen un gran placer tanto al verlas y tocarlas, como al ponérmelas y sentir e imaginar como me transformo en una mujer sexual y deseosa de placer.

La naturaleza me dotó con un cuerpo varonil, espalda ancha, brazos musculosos, pero en los momentos en que me visto, me olvido de eso y no pienso más que en sentirme bella y deseada.

Durante toda mi existencia he vivido y actuado como el hombre que soy, pero siempre he guardado esos momentos para sentirme toda una dama y aquella tarde estaba decidida a cumplirlo.

Llegué al motel que había escogido, me asignaron mi habitación y me comuniqué al teléfono de la chic@ que había previamente seleccionado, durante la media hora en que prometió llegar me di un baño, me perfumé, me depilé y me vestí con algo de esa ropa que me hacia volverme loca; después de media hora sonó el timbre de la habitación, la recibí pagué por sus servicios y pasamos a la habitación.

Era bellísima, con una cinturita que se enmarcaba en un redondo y abultado trasero, sus pechos redondos, querían salirse de su escote, era una soberbia morena con unas piernas largas y torneadas.

Sin preámbulos me quité la ropa mostrándole mi tanga, mi liguero con mis medias y mi brasier de media copa, me miró sorprendida pero pícaramente y me dijo “cariño, esta noche serás mía” y sin más me tumbó a la cama boca abajo, y comenzó a acariciarme y besarme desde mis pies hasta mis nalgas

Poco a poco abrió mis piernas e hizo a un lado mi tanguita para besarme y acariciarme mi hoyito.

Fue algo indecible estar ahí indefensa a merced de aquella preciosa travesti que había comprendido que en ese día yo seria su nena.

Me hizo levantar mis nalgas para que al mismo tiempo que me besaba mi trasero agarraba mi miembro, que por esa noche solo era mi clítoris, o intercalaba e introducía sus dedos. Fueron momentos inolvidables hasta que no resistí y exploté derramando mi semen en la cama.

Tiernamente me pidió que me volteara y me dijo “ahora nena, es tu turno de que me devores” se quitó su blusa saltando al aire un par de hermosas tetas, se quitó su falda ajustada, mostrándome pícaramente su trasero y su tanguita rosada y se dio la vuelta para mostrarme su miembro, media 15 cm y era un tanto grueso y me lo ofreció a mi boca…

Yo nunca le había tocado el pene a nadie, pero era tanta mi calentura y mi deseo de sentirme mujer, que sin más lo introduje en mi boca, mientras mis manos acariciaban sus nalgas y sus tetas, confundiendo a la mente ya que al mismo tiempo estaba gozando a un hombre así como a una mujer.

Hice simplemente lo que a mi me gusta que me hagan y ahora en mi papel de dama no podía quedarme atrás, lo lamí, lo chupé, lo introduje todo en mi boca mientras mis manos jugaban con sus testículos y su ano, no solo parecía, era una experta, luego de unos minutos ella me dijo “cariño ha llegado el momento de hacerte mujer”

Me pidió que me apoyara en la cama boca abajo y que levantara mi trasero, mi tanga fue hecha a un lado de nuevo pero ahora no fue su lengua o sus dedos los que introdujo, sino su pene duro, erecto.

Fue muy gentil y poco a poco lo fue introduciendo, mi ano acostumbrado a los fríos vibradores explotaba de placer al sentir algo vivo y cálido. Arremetió poco a poco pero sin detenerse hasta que el movimiento era fluido, mi cuerpo gritaba de placer y de satisfacción de sentirme toda una mujer deseada y penetrada.

Yo acariciaba mi clítoris, hasta que no pudo más y llegamos al clímax del placer físico y emocional.

Se recostó junto a mí, me abrazó y yo solo atiné a hundirme en su escote y a sentirme protegida en aquel par de tetas hermosas.

Autor: Trasa Carbajal

Me gusta / No me gusta