Orgía con la puta de mi novia

El me bombeaba durísimo yo sentía que me desmayaba y con las lágrimas rodando del dolor confundido con placer, entonces para su embestida y me cargan entre los dos y me ponen con mi novia recostada y ella aun seguía llorando, nos agarran de los cabellos y nos tiran en el piso, el viejo agarra a Ximena,  le ensarta su verga en la boca de ella descargando se semen dentro.

Después de esa noche que Omar y su equipo habían ganado el campeonato y habían celebrado con mi novia y conmigo su victoria en el hotel de paso, no habíamos salido de parranda ya que mi novia y yo nos habíamos dedicado a seguir feminizándome, a los días de que tuvimos esa noche loca hablé con ella y le comenté que me quería quitar los testículos porque me hacían mucho bulto ya que a veces batallaba para acomodármelos y esconderlos en la tanga, aparte de que me dolían, ella como siempre me apoyó en mi loca idea, fuimos a consultar a un cirujano y listo, quedó resuelto, puse cita y todo a la semana siguiente.

Llegó el día de la operación, no tardaron mucho, cuestión de horas y me recuperé en mi departamento, seguí con mi tratamiento hormonal y cada día que pasaba me veía más mujer, seguía subiendo las escaleras para que mis nalgas se tonificaran y endurecieran, y por supuesto que se habían puesto espectaculares y mis tetas ya habían crecido un poco más, mi cintura se había reducido en forma dramática, quedando bastante bien definida, así pasaron los días, yo me la llevaba pegado en mi laptop navegando en internet, ese día entré a una comunidad de adultos donde había de todo, desde machos ofreciéndose para relaciones swinger, transexuales, esposos ofreciendo a su esposa etc.

Pues a mí se me ocurrió poner una foto de Ximena, que tenía en mi lap, salía ella vestida de colegiala con una faldita cuadrada, una blusa blanca y unas medias azules sin tanga, de espaldas recargada a la puerta de salida de mi departamento y con la falda arriba mostrando su magnífico trasero y parte de su rica conchita, sin mostrar el rostro, la subí a la página y en los datos le puse, Hola soy Andrés y si tienes una magnifica verga y quieres encularte a mi novia manda algunas fotos al siguiente correo. @hot…, es el correo de mi novia, y así lo dejé y me fui a dormir, al otro día por la tarde ya ni me acordaba de la travesura que había hecho, llegó mi novia con un escándalo a mi depa.

Ximena: Amor, amor, ¿que crees lo que está pasando?… Andrea: ¿Que pasa amor? Yo con cara de ¿what? Ximena: que me están llegando muchos correos y fotos de hombres desnudos a mi cuenta, no sé lo que está pasando. Solté la carcajada a más no poder por la maldad y que traía y la inocencia de mi novia. Andrea: Fui yo el de la bromita amor, jajaja, te inscribí a una página de adultos donde hay intercambio de parejas y esas cosas… jajá… Ximena: Aay maldito, que bárbaro y yo asustada por tanto bicho, jajajaja. Entonces me entró la curiosidad y le pregunté.  Andrea: ¿Y te ha gustado alguno amor?Ximena: Pues no los miré bien solo me asusté de tanto correo que llegó. Andrea: ¿Que te parece si los vamos mirando y a reírnos de sus cosas? Jaja.  Ximena: Jaja ok mi amor.

Abrí mi lap y entramos al correo de mi novia, había de todo, desde hombres bien vestidos hasta algunos que nos enviaron fotos de sus vergas, conforme íbamos abriendo correos notaba ya a mi novia bastante inquieta moviéndose en el sillón de un lado a otro como tallándose la conchita en el cojín que estaba debajo de ella.

Andrea: Mi amor te estás poniendo caliente, a poco te ha gustado alguno de estos tipos. Ximena: Jaja sinceramente no me ha gustado ninguno pero de solo ver esas vergas ajenas me han puesto a mil y me he empapado.

Me quedé pensativo y pues ya teníamos tiempo sin ser amigas, así que le propuse que si se animaba a invitar a algunos a que se vinieran el fin de semana para esta ciudad y así reventarnos otra nochecita. Ximena: ¿En serio harías eso por mí mi vidaaaaa?, Uyyy claro que ssiii vámonos de reventón, ya extraño eso que seas mi amigaa, ya para salir de la rutina de novios. Pinche puta caliente, pensé, pero  tenía que complacerla, ella era tan buena y amorosa conmigo que no se lo podía negar. Andrea: ok amor escoge cuales invitamos pues.

Ella empezó a ver los correos y llegamos a uno de un señor gordito, de tez blanca, peludo pero ya de ese pelo canoso blanquizco, chaparrito de unos 50 años que nos mandaba foto de su prodigiosa verga que le media fácil unas 12 pulgadas.

Ximena: Waaaauu, quiero a este mi amor. Andrea: Pero mi amor ese ya está bien viejo y feo. Ximena: No me importa ni su edad, ni su físico amor pero lo que me importa es esa enorme verga ya que nunca he tenido una así ni en mi boca ni en mi conchita y mucho menos en mi colita, jajaja…

Así o más Leandra, esta zorra, pensé moviendo la cabeza con signo de negatividad pero pues allá ella dije entre mi, y pues le respondí al señor invitándolo el fin de semana a pasarla acá con nosotros él es de otra ciudad y pues le comenté que a mi novia le había gustado, que el viaje y la alimentación corría por nuestra cuenta  que no se preocupara y le dejé mi teléfono para ponernos de acuerdo, luego me tocó el turno a mí de escoger a mi hombre de esa noche, escogí a un moreno no muy alto, delgado, joven, y con una vergota tan grande casi como la del viejillo, lo invité de igual manera, pasaron dos días y recibí la primera llamada telefónica a mi celular, era el moreno que me había gustado a mí, me dijo que estaba interesado en encularse a mi novia, le dije que el sábado por la mañana fuera al aeropuerto de su ciudad para recoger su boleto y que lo esperaba en el aeropuerto de mi ciudad para recogerlo, ese mismo día en la noche me habló el viejillo y pues le dije lo mismo, le marqué  a mi novia y le platiqué que ya había hecho las citas y solo quedaba pagar los boletos y preguntar los horario de llegada de cada uno, mi novia se puso a gritar de alegría la muy putona.

Llegó el sábado, ya había investigado las llegadas y solo era de media hora cada uno la diferencia, le hablé a mi novia para que se viniera a mi depa para ir a recogerlos al aeropuerto, llegó la perra con un mini-short cuadrado cortísimo y atascadísimo que se le ajustaba perfectamente a sus hermosas nalgas y una blusita amarilla de tirantes con unos taconcitos también amarillos bajitos y su cabellera recogida, se veía suculenta la puta.

Ximena: Mira Andrea me compré este short y también te compré otro con una blusita jajaja y te digo Andrea porque a partir de este momento eres mi amiga.

Me puse mi tanguita y wuauu, esta vez no batallé con los testículos ni hacían bulto ni nada que estorbara al contrario pude acomodar mejor mi pene, me acomode el short que me trajo Ximena era blanco igualito la forma al de ella nomas que a mí me quedaba más embarrado y ajustado de las nalgas, me habían crecido bastante, me puse la blusita sin sostén ya con mi desarrolladas tetas chicas pero bien formadas ya y unos taconcitos como los de Ximena pero en blanco, me maquillé y me puse la peluca rubia y los pupilentes, nos miramos al espejo las dos, uuuffff éramos un par de muñequitas de aparador hermosas y buenotas jaja, luego nos fuimos al aeropuerto a recoger a los machos, llegamos y no esperamos mucho casi llegaron juntos, primero salió el viejillo y le dije a Ximena que fuera por él, lo trajo y me lo presento , el señor muy caballeroso me saludó.

Ximena: ella es mi amiga Andrea, Andrea él es Giancarlo. Viejillo: mucho gusto señorita, me he quedado sin habla por tan hermosas mujeres.

Jaja ni cuenta se dio que no era mujer, el tipo la verdad en foto se veía mucho mejor, estaba horrible y viejo, me reí dentro de mí y pensé, pobre Ximena ha de estar desilusionada jaja, a los 5 minutos también llegó el moreno y le dije a Ximena que fuera por él.

Ximena: Ella es Andrea mi amiga y él es Giancarlo otro amigo y él es Dingo.

Nos saludamos y toda la cosa y nos fuimos a dejarlos hospedados en un hotel en el camino a Dingo se le ocurrió preguntarle a Ximena por su novio.

Dingo: Ximena, ¿y tu novio? ¿Porque no vino contigo? Ximena: Andrea es mi novio.  Casi se le salen los ojos al viejillo y a dingo, voltearon a verme instintivamente y yo nomas les sonreía, como que no la creían aun que yo era hombre.Los dejamos en su hotel y Ximena les dijo que en la noche pasaría a recogerlos para irnos de fiesta, ya en el camino veníamos risa y risa de la cara de los tipos, Andrea: Ximena me tengo que vestir super guarra esta noche vámonos de compras. Ximena: Siiiii compras me encanta la idea jaja.

Fuimos a  varias boutique y ella compró un vestido supercortísimo color carne, con un escotaso por delante y por atrás y unas zapatillas altas plateadas con los tirantes  a media rodilla casi, yo compré un vestido de leopardo también cortísimo casi a la punta de las nalgas me llegaba, escotado de la espalda y unas botas de tacón de aguja de leopardo también, nos fuimos a mi departamento a ducharnos y a arreglarnos, me empecé a poner mi ropa, una tanguita negra de hilo, el vestido de leopardo que me quedaba bastante ajustado y corto con un escote por atrás casi a donde inicia la rayita de la cola, mis botas a media rodilla, me maquillé y me puse mi peluca, me veía una devora vergas, hermosa y despampanante, el vestido me quedaba divino, las nalgas se movían bastante bien con ritmo al caminar, estaba feliz, cuando entró Ximena ya arreglada se veía preciosa con ese vestido color carne cortísimo, con el escote de enfrente casi al ombligo, y la muy puta sin sostén, apenas si le cubría los pezones el vestido, por que las chichotas que tiene se le salían por los lados y lo peor fue cuando se dio media vuelta presumiéndome el escote trasero, ese si le llegaba hasta la raya de las nalgas casi a un cuarto de nalga afuera, nomás resaltaba su tanga de hilo plateada con pedrería, utaa que mujer más buenota, nos fuimos por los chicos al hotel a recogerlos, ya estaban afuera esperándonos ni nos bajamos del carro, se subieron en los asientos de atrás del convertible y nos dice dingo…

Dingo: Ximena, Andrea no se vayan a molestar pero les tenemos que decir algo Giancarlo y yo. Ximena: si dime corazón. Dingo: pues la verdad es que venimos a encularte a ti nada más y eso vamos ha hacer solamente, solo a ti.

Utaa me quedé chispado por el comentario y Ximena me preguntó:

Ximena: Andrea si no quieres no hago nada con ellos sabes que no lo haría sin tu consentimiento.
Me quedé pensativo, y como no quise arruinarle la noche a mi novia pues acepté que se la cogieran solo a ella, con la condición que me permitieran estar presente, a lo que no hubo ninguna negativa, llegamos al antro y pedimos nuestra botella de vodka y la mesa, la mayoría de los hombres nos tragaban con su mirada y le dije en secreto a Ximena.

Andrea: Ay amiga, cuantas veces nos encularían con el pensamiento todos estos cabrones jajaja.

Ximena soltó la carcajada, empezó a ponerse el ambiente super padre empezamos a beber y ponernos gotas en nuestros tragos para calentarnos, empezamos a bailar muy provocativamente Ximena y yo en eso se paran Dingo y el viejillo y ponen a bailar con Ximena muy pegadito y metiéndole mano por todo el cuerpo uno atrás y el otro adelante arrepegándoles toda la conchita y las nalgas la putona yo me separé y empecé a bailar aparte, con otros tipos, así pasó la noche entre calentones y manoseo por parte de ellos hasta que me enfadé de verlos y le dije que nos fuéramos al hotel, nos fuimos yo manejando y Ximena con ellos en el asiento de atrás mamándoles la verga a los dos, iba calentísima, se le notaba esa cara de viciosa y antes de llegar al hotel llegué a una farmacia y compré 2 viagras de 100 mlg y agua para ellos porque no iban aguantar el ritmo de Ximena, se las di y se las tomaron, ¡listo!

Ahora si vámonos a seguir la fiesta al hotel, llegamos y nos recibió el botones del hotel y le pedí de favor que nos ayudara a llegar al cuarto de ellos porque ya venían muy ebrios y no sabían llegar, el chico nos acompañó y ayudó a Ximena que no podía casi caminar de las ansias que traía de que se la encularan, nos metimos al elevador y ella empezó a agasajarle la verga al botones por encima de su pantalón y el muy servicial se dejaba, era obvio que ella no aguantaba ya las ganas, llegamos al cuarto y yo invité al botones a que entrara y le iba  dar una muy buena propina, entramos y luego yo me senté en una silla cruzada de piernas y el botones en el sillón mientras observábamos el espectáculo, Ximena empezó a agasajarse sola, se agarraba las tetas, se las lamia, se agarraba esas nalgotas despampanantes, se las sobaba toda lujuriosa y empezó a desvestirse desesperadamente, ella estaba parada, Giancarlo acostado en la orilla de la cama, Ximena le puso las nalgas en su cara y se bajo la tanguita y se agacho hasta que le quedaba la conchita a unos centímetros de su boca Giancarlo empezó a mamársela ella se retorcía y gemía le dio una buena mamada de conchita y de culo ella estaba como loca gritando y gimiendo…

Ximena: Ummmm, Mmmm, asiii, mamaleee, viejooo, ahaa, mmmmm

Después el la pone en cuatro patas en el piso y se empieza a quitar los pantalones junto con Dingo, wwuuaauu nos quedamos con la boca abierta el botones y yo de ver esos animalotes de verga y más la del viejillo, era un monumento a la verga, grandota, gruesa y bien cabezona, hasta se veía pesada, la de Dingo no cantaba mal también, estaba suculenta, la tenían a gatas y los dos se le pusieron a un lado de sus nalgotas y la empezaron a golpear con sus vergas como si fueran látigos, Ximena se reía.

Ximena: Siiiiii, castíguenme, me he portado muy mal, jajajaja.

Entonces la hincaron y le pusieron ese par de suculentas vergas en su cara, ella como poseída se las empezó a mamar y a escupir, a tragarse su saliva con los jugos de las vergas de ellos, las masajeaba y agarraba una y le mamaba los huevos y agarraba la otra y lo mismo, Dingo la pone a gatas y le dice:

Dingo: Ponte a gatas putita que te voy a encular.

Ella lo hace y ofreciéndole esas blancas nalgotas y volteando a ver a Dingo antes de que la atraviese, esperando esa embestida, se la deja ir despacito y ella abriendo la boca y quejándose.

Ximena: Aaaaayy, aaayyy, mmmmmm, ricoooo, asiii, negrooo despacito para saborearla.

Dingo la empieza a bombear lentamente pero con ritmo, el viejillo se le pone enfrente de ella ofreciéndole su majestuosa verga blanca, ella se la mete en la boca sin mover las manos del piso y empieza a chuparla  y succionarla, mientras Dingo aumenta su ritmo de embestida, ella con el vaivén de la culeada que le estaba dando Dingo solita entraba y salía su boca de la verga del viejillo, de repente Dingo se para y se la saca y le besa el culito diciéndole.

Dingo: Al rato sigues tú, jeje.

Refiriéndose al culito de Ximena, y se la vuelve a clavar en la conchita y a embestir nuevamente, se escuchaba el chacotear de los huevos de Dingo en las nalgas de Ximena.

Ximena: siii, siii, aaaaaay, mmmmmm, siii, masssss durooo negroooo, yeeess.

El la seguía montando más fuerte y rápido y ella gritando como loca en eso  el viejillo le cambia el lugar a Dingo y se la clava de una.

Ximena: Aaaaaaaaaaaaaay, dueleee, la tienes muy grandeeeeee, aaaay sácamela no la aguantooo. Viejillo: Nada de eso, la vas aguantar, así grites y patalees no te la sacoo, querías verga, ahí la tienes puta.Ximena: Aaaaaaaaaaaaaay, siii sacamelaaa, no la aguanto, la tienes enorme mmmmmgggfffff.

Dingo le ensartó su verga en  la boca de Ximena para que ya no gritara, y ella empieza nuevamente a  mamar con la boca llena mientras el viejillo le levanta una pierna por atrás y la sigue bombeando duro, las nalgas de Ximena se le miraban rojas de tanto martilleo de verga, la cambiaron de posición y la suben a una mesita de centro, la ponen boca arriba y la abren de piernas y la empieza a bombear Dingo frenéticamente, ya con las tetas al aire Ximena se le empiezan a mover hacia arriba y abajo, el viejillo le ofrece su suculenta verga y ella se la empieza a chupar desesperada, así estuvo Dingo dándole por 3 minutos en esa posición, fuerte y tupido y ella gritando como loca con la verga del viejillo en la boca, entonces ella se levantó y acomodó a Dingo en un sillón y se montó en su verga, ella empieza a cabalgar y él dándole unas mamadotas a sus tetas que nomas rebotaban de la montada que se estaba dando, se le veían sus nalgas espectaculares como le rebotaban, el viejillo se le pone atrás  de ella y Dingo la agarra de la cintura fuerte para que no se escape, ella comenzó a gritar.

Ximena: nooooo, noo, por el culo noo viejo, me lo vas a romper. Viejillo: como de que no Ximenita, te lo voy a romper para que no te olvides de mi nunca, jeje, agárrala bien Dingo que no se mueva.

Dingo la sujeta fuertísimo y el viejillo empieza a penetrarla poco a poco y Ximena gritando fuerte. Ximena: aaaaay, aaaaaay, aaaaay, nooooo, ayyyyyy.

El viejillo se la deja ir de una y le empieza a bombear rápido y ella con lágrimas en los ojos llorando, así estuvo 2 minutos y el quejido de Ximena se empezó a extinguir y le quedaba el llanto, luego la pararon y así parada Dingo se la deja ir por el culo roto de Ximena por atrás, la bombea despacio y el viejillo se le pone enfrente y se la deja ir por su conchita, Ximena ni se movía mucho, seguía llorando, entonces ellos la recuestan en el sofá, ella se queda toda desparramada sin fuerzas, se van conmigo.

Viejillo: Andreita, a falta de que Ximena no las aguantó y nosotros seguimos como burros en celo, te vamos a coger también a ti.

Yo estaba ya con las nalgas hechas aguas de lo caliente que me había puesto al ver tremenda enculada que le habían puesto a mi novia, el botones seguía sentado en sofá, pero esta vez masturbándose, me agarran de las manos y me paran, el viejillo se sube a la cantinera y a mí me sientan en un banquito frente de su verga y se la empiezo a mamar de arriba abajo, chupándole esos huevotes de toro y esa verga de burro que parecía no tener fin, creo que me había equivocado respecto al viejo resultó ser todo un manjar esa verga, Dingo me subió el vestido y la tanga me la hizo a un lado, yo acomodé mis nalgas a la orilla del banquito dejando de fuera mi culo para que lo penetrara, él empieza dejármela ir despacio, mete y saca, mete y saca con ritmo pausado pero sabroso, yo me empiezo a quejar por que no me acostumbraba a esa verga gruesa.

Andrea: Aaaaaay duele, pero no me la saques, está rica papi. Dingo aumenta el bombeo que le estaba dando a mis nalgas y yo sin sacarme la verga del viejillo de mi boca, se escuchaba el golpetear de sus huevos en mis nalgotas. Dingo: ¡Aaahhhh! que ricas nalgas tienes Andreita, jamás pensé que las tuvieras tan duritas y firmes aaaahhhh.

Se saca la verga de una y empieza a lengüetear mi culito estremeciéndome toda.

Andrea: Aaaaahhh, que rica lenguaa papiii, aaahhh.

Me la vuelve a dejar ir de una y empieza a bombear más fuerte, mientras el viejillo me agarraba a cachetadas con su vergota en mi cara, la sentía pesada.

Dingo: viejo prueba este culo tan rico y sabrás lo que es bueno. Viejillo: ¡Ok! lo probaré negro, que ya se me antojó romperle el culo a esta puta, a ver si no llora como su novia, jeje.

Se cambian de lugar y yo paro el culo más para que el viejillo no batalle y me la empieza a dejar ir despacio, uuuf, sentía que reventaba el culo, que me lo hacía estallar con ese fierrote grueso, ahora entendía porque Ximena lloró.

Andrea: Aaaaaaaaaaay, dueleeee, nooo, mejor nooo, aaaaay. Viejillo: jajaja, así quería que me lloraras perra, jajjaa, ahora la aguantas por puta.

El me bombeaba durísimo yo sentía que me desmayaba y con las lágrimas rodando del dolor confundido con placer, entonces para su embestida y me cargan entre los dos y me ponen con mi novia recostada y ella aun seguía llorando, nos agarran de los cabellos y nos tiran en el piso y se empiezan  a masturbar enfrente de nuestras caras y el viejo agarra a Ximena, que seguía llorando, le ensarta su verga en la boca de ella descargando se semen dentro, ella se quiere quitar pero él no la deja hasta que está seguro de que se traga toda su leche, se la sacó y la deja tirada, Dingo al ver eso me agarra de igual forma y me ensarta su verga en mi boca y empieza descargar su semen caliente dentro de ella pero él no batalló, yo me lo tragué solita, me la sacó de mi boca y me dejó.

Ellos se cambiaron y se bajaron al bar del hotel a seguir tomando y de paso se llevaron al botones que ya se había terminado de masturbar, Ximena y yo nos quedamos en el piso, tiradas, con el olor fuertísimo a semen en  nuestras bocas y con el culo roto las dos, como pudimos nos cambiamos y nos fuimos del hotel apenas podíamos caminar y más ella que traía el culo más reventado que yo, manejé hasta mi depa y la metí al baño a ducharnos, la recosté en la cama para que descansara y durmiera, yo me recosté a un lado de ella consolándola y acariciándole el cabello hasta que las dos nos quedamos profundamente dormidas.

Autora: Andrea

Me gusta / No me gusta