Mi viaje a Londres (1)

Estuve una semana en Londres de visita a mi amigo James, él vivía con su madre Mrs GreenCup  y  sus hermanas Carolina y Jessica, Carolina de 20 años y Jessica de 24 y luego mayor que ellas estaba James que tiene mi misma edad. Carolina y Jessica aún siendo hermanas eran totalmente diferentes Carolina era rubia con ojos azules y de piel blanca sin embargo Jessica era morena con ojos marrones y tez más oscura igual que su hermano James.

Ese primer días hicimos turismo por Candem Town viendo todos los puestos.  A la noche llegamos a casa totalmente cansados cenamos y nos acostamos. Yo dormía en la habitación de James.

Al cabo de un rato mi cuerpo estaba totalmente dormido pero mi mente seguía escuchando y más con los ronquidos de James a mi lado. De repente siento como algo se mete en mi cama y unas manos delicadas bajaban mi pijama y mi bóxer negro – ¿Quién diablos me está bajando el bóxer?  – pensaba que era un sueño cuando empecé a notar una manos pequeñas y frías cogiéndome el pene, lo empezó a mover de arriba a abajo hasta estar totalmente erecto, no quería mirar para no interrumpir esa paja que me estaban haciendo quien fuera.

Yo seguía sin saber que estaba pasando, bueno si sabía lo que pasaba lo que no sabía era quién era la otra persona. Luego esa extraña persona empezó a meterse mi pene en su boca húmeda y caliente, empezó a besarme, recorrerme con la lengua todo el miembro de los huevos hasta el glande, donde lo metió y empezó a mover la cabeza con ritmo y con rapidez. Miré abajo y por la cabellera rubia sabía que era Caroline la que estaba haciéndome el oral más morboso de toda vida, volví a cerrarlos y me relajé a disfrutar.

Cuando noté que iba a correrme, yo volví a abrir los ojos, le dije

–    ¿Qué haces Caroline?

–    Ella paró y miró a la cama de James donde yacía dormido roncando y luego me hizo una señal de silencio.

Se quitó el camisón que llevaba y cogiendo mi polla se la metió en su coño, con sus manos guió a las mías a sus pechos, yo les pellizcaba sus bien formados pechos, luego di rienda suelta a mi boca para que saborearon esos pechos bien esculpidos, nuestros jadeos eran cada vez más fuertes, menos mal que los ronquidos de James eran más fuertes. Caroline tuvo un gran orgamo, que lo gesticuló apretando mi cabeza en sus pechos, yo no pude aguantar más y me corrí dentro de ella. Tras una pausa donde mi polla seguía dentro de ella, Caroline se levantó recogió su pijama y salió de la habitación yendo al dormitorio donde dormía junto a su hermana Jessica.

Esa noche fue una de las experiencias más morbosas que tuve tanto en mi vida como con Caroline… pasaron más cosas en ese viaje que os contaré en otro momento…

Me gusta / No me gusta