Mi conversion de Amo a sumiso

Llevaba yo un tiempo teniendo algunas fantasias nocturnas en las que yo ejercia el rol de sumiso y un Amo me usaba y humillaba. Me despertaba tremendamente excitado pero al principio no le di demasiada importancia (yo era muy macho, un Amo).

Una noche estaba yo el el bar que os comento, llegue demasiado temprano y no habia mucha gente; aun asi me fui al pasillo de los glorys, me saque la polla y la meti en un agujero. Nada paso, ninguna boca avida se abalanzo a mamarmela. Debo reconocer que senti cierta decepcion, pero al mismo tiempo, me brindaba la oportunida de conocer el otro lado de los glorys, la parte de las bocas asi que sali de la parte de las pollas y me meti en la parte de las bocas. Rapidamente senti una excitacion que me sorprendio y asusto un poco. Inmediantamente vivieron a mi mente esas fantasias en la que yo me mostraba sumiso. ¿que haria si de repente una polla asomara por uno de los agujeros?. Por una parte, estaba seguro de que me lanzaria a mamarla, pero por otra.. al fin y al cabo, yo era un Amo, el brazalete negro de cuero en mi brazo izquierdo asi lo hacia notar. Y sin embargo…

Casi de inmediato, entraron dos sumisos en la zona de bocas y se colocaron frente a sendos agujeros, con una pequeña inclinacion hacia alante y apoyando una mano en el agujero (asi los Amos saben desde elotro lado que hay una boca esperando). Entraron ptros tres, uno se quedo delante de un agujero y los otros dos pasaron de largo saliendo por el otro extremo. Pense que era el momento de salir de alli, se empezaba a oir ruidos de gente entrando, en mi condicion de Amo, ese no era mi sitio, pero cuando estaba pasando por el anteultimo agujero que era donde se habia apostado uno de los sumisos, un Amo desde el otro lado metio su polla. El sumiso hizo una pequeña inclinacion, casi reverencial, beso primero con devocion la polla del Amo y empezo a mamarla. He de confeasar que el ritual me dejo maravillado y excitadisimo. Como decia, estaba yo a la altura del ultimo agujero y mi intencion era salir de alli (probablemente para meter mi polla por uno de los agujeros), pero de repente una polla entro en el ultimo agujero. Por unos segundos no supe reaccionar, no sabia que hacer, pero pense en el ritual del sumiso que habia visto y no pude contenerme: me incline en una pequeña reverencia, bese con cierta devocion la polla del Amo y empece a mamarsela. Tenia cierta confusion en mis sentimientos, por un lado me encontraba excitadisimo y disfrutando de poder mamar la maravillosa polla de ese Amo; por otro lado estaba nervioso, alguien podia verme haciendo eso y seria muy humillante. Esto hacia que mi exitacion aumentara. Tras un rato mamando la maravillosa polla del Amo, este la retiro. Pense que algo habria hecho mal, o simplemente El se habia cansado, pero no; lo que habia hecho era pasar al lado donde estaba yo. Practicamente no lo vi, me agarro bruscamente del pelo y llevo mi cabeza hacia Su polla. Sin darme yo cuenta me habia puesto de rodillas ante El para seguir mamando la polla. MIentras lo hacia, no podia dejar de pensar en que desde ahi, quienquiera que fuese el Amo, podria verme la cara y saber quien era. Al de muy poco, mis temores se hicieron realidad: el Amo me cogio del pelo y tiro de el haciedo que levantara la cabeza. Ahi se encontraron las miradas: era Miguel, un amigo mio, Amo, de los buenos, habiamos usado cantidad de sumisos a lo largo de los años. Fue como si el mundo se parara, se congelara. El con los ojos muy abiertos mirando hacia abajo, y yo de rodillas, con Su polla en la boca, mirandole desde abajo. Miguel reacciono primero:

– Pero, que haces, tio, estas loco?

– Miguel tio, no se lo que me ha pasado, lo siento

– Vamos a tomar una birra y hablamos, me has dejado flipado

 

Nos acercamos a la barra y Miguel se sento en un taburete. Yo pedi dos cervezas y le dije al camarero que apuntara las dos a mi numero de taquilla. No me atrevia a mirar a la cara de Miguel; estaba muerto de verguenza y me sentia humillado. Por otro lado, tenia una enorme ereccion, y Miguel fue bien consciente de ello.

– Cuentame, que cojones hacias tu mamando pollas como un puto esclavo

Apenas me salian las palabras, balbuceaba, tartamudeaba intentanod explicar a Miguel las fantasias que habia estado teniendo ultimamente

– Quieres hablar claro tio?, no te entiendo una mierda, te has metido algo?

Decidi ser completamente sincero con Miguel, que era un buen amigo desde hace muchisimos años.

– Mira, desde hace un tiempo a esta parte, estoy teniendo muchas fantasias en las que yo adopto del rol de sumiso y un Amo me usa y me humilla. Ultimamente cada vez que me hago una paja es pensando en que estoy con un Amo como Su sumiso. Hoy cuando he entrado, habia poca gente y me he metido en los glorys, he visto un sumiso la ceremonia para comer la polla a un Amo y me he puesto cachondisimo. Cuando ya iba a salir, has metido la polla en un agujero. No sabia que eras tu, te lo juro, y no me he podido resistir. Perdoname por favor…

– Bueno Bueno (risas). Tranquilo, no te preocupes no eres el primero, ni tampco seras el ultimo.

– Gracias Miguel

– Y, dede cuando tienes esas fantasias como sumiso?

– Desde hace ya año y medio mas o menos

– Y hasta ahora no lo habias probado?

– No Miguel, te lo juro

– Y que? te ha gustado tu rol de sumiso?

– (rojo como un tomate, muerto de verguenza) pues…. si te digo la verdad, ….. si

– jaja, ya lo veo, no hay mas que ver la empalmada que llevas

– la verdad es que si (sonrio, pero en realidad estoy avergonzado y humillado)

– Esta bien, no te preocupes. Te propongo una cosa: Vamos a subir a la sala de cine, alli no hay nadie y podemos hablar mas tranquilos. Tendremos una conversacion desde la perspectiva del Amo (Yo) y tu el sumiso. Ya sabes como debe comportarse un sumiso. Despues de la conversacion te pregunatare UNA SOLA VEZ si quieres seguir ejerciendo de sumiso. Si dices que no, bajamos, y usamos a algun imbecil de por aqui. Si dices que si, seras Mi sumiso el resto de la noche y mañana volvere a hacerte la misma pregunta. Esta claro?

– Si

– Si… QUE?

– Si ….Señor

 

Miguel termino Su cerveza, la dejo en la barra, se levanto del taburete y me dijo tajante: SIGUEME

Empezo a subir las escaleras hacia el piso de arriba. Iba vestido con unos jacks de cuero, un arness de cuero y acero y una muñequera de cuero ancha que le cubria medio antebrazo izquierdo. Yo iba doas pasos por detras de El, con un jackspot negro de algodon y mi brazalete de cuero en el brazo izquierdo.

Al llegar a la sala del cine, que estaba vacia, MIguel fue hasta la primera fila y se sento en la ultima butaca de la izquierda. Yo estaba muy nervioso y no sabia que hacer…. me sente a Su lado

– Se puede saber que cojones haces? no ha quedado claro abajo lo que eres ahora mismo?

– Si Señor, perdon – Y me arrodille a Su lado

– Creo que el puto brazalete esta en el lado equivocado, no crees imbecil?

– Si Señor – Me quite el brazalete del brazo izquierdo y me lo coloque (por primera vez en mi vida) en el derecho

– Ya CASI pareces un puto esclavo, pero ya me conoces,… como deben estar los putos esclavos ante MI?

– Completamente desnudos, Señor

– Y a que estas esperando, pedazo de mierda??

– Si Señor – me quite el jockstrap y quede arrodillado, completamente desnudo y con el brazalete en la derecha, arrodillado ante Miguel, al que ya empezaba a ver como mi AMO

 

——-CONTINUARA—-

Me gusta / No me gusta

Penetración anal en los hombres

Lo emotivo no tiene nada que ver con lo carnal y si en una orgia, un trío, un intercambio o cualquier situación un hombre es penetrado por otro hombre esto no lo hace homosexual. La homosexualidad y la bisexualidad es una condición sicológica que crea vínculos afectivos con personas de su mismo sexo y estos vínculos podrían no llegar a requerir necesariamente la penetración por tal motivo no tiene nada que ver una cosa con la otra.

Aparte de los comentarios que he recibido de algunas cosas que he escrito y de lo que he leído por ahí me puedo dar cuenta como hay un enorme tabú con respecto al sexo anal tanto en hombres como en mujeres.

Veo que existe un creciente interés en muchos sobre este tema. De lado de las mujeres muchas ya no lo ven como algo de sumisión o algo prohibido y han podido darse cuenta que es una nueva experiencia, otra vía de placer y nada más.

En los hombres contrariamente existe un paradigma muy arraigado de que la penetración anal está directamente ligada a la homosexualidad cosa que es totalmente errónea.

El ano es un esfínter que posee muchas terminaciones nerviosas y por tal motivo al ser estimulado puede generar mucho placer, esto no está en absoluto fisiológicamente ligado a una entidad sexual. Algo así como que si un hombre se pone una falda se vuelve mujer.

La entidad sexual de una persona no está ligado en absoluto a su hábito carnal si no a un asunto meramente sicológico y he ahí el punto de partida de cómo plantearse este asunto.

El placer que se desarrolla por la penetración anal puede ser de muchas maneras una nueva posibilidad de disfrute, tanto por la fricción que se logra en la penetración como en el acto de dominación.

Un hombre que es penetrado por el ano no tiene nada que ver con un homosexual o un bisexual, esas son tendencia sicológicas como dije antes.

Yo parto de que el sexo es una actividad meramente de placer, de disfrute y como tal permite todo tipo de estimulación y de acto que conlleve al placer.

Me gustaría detallar varias posibilidades de penetración anal en el hombre:

A: la más común es la auto penetración. De por si es mucho más común de lo que muchos creen. Solo por el hecho de la vergüenza casi ningún hombre habla de eso pero una gran mayoría lo ha experimentado o lo experimenta con regularidad. La auto penetración sea con un dedo, un objeto o hasta un juguete sexual es un adicional a la masturbación tradicional, sobre todo en aquellos hombre que logran descubrir su punto G, el cual está ubicado a nivel de los testículos pero en la cavidad anal y la cual si es estimulada puede llegar a dar un placer igual o a veces hasta mayor a la eyaculación, de por si se logra saber cómo hacerlo se puede eyacular sin ni siquiera tocarse el pene. Esta auto estimulación además de placentera amplía los horizontes de la auto satisfacción.

B: La penetración por un sexo contrario. Es muy común la penetración por parte de algunas mujeres que mientras le practican el sexo oral a su hombre introducen un dedo o un objeto en su ano creando una estimulación exponencial ya que es sabido por todos los hombres que la sensación dada por la boca en el glande es una estimulación de alto grado y si a eso se le suma la estimulación anal puede conseguirse una verdadera combinación explosiva. Además que la esposa o pareja obtiene un placer que alimenta mucho más su morbo al darle a su hombre una estimulación que para ella misma es como una mezcla de dominación con tabú.

En algunos casos parejas que evolucionan mucho en el arte del placer utilizan un juguete que en los últimos años a proliferado que es el Strap-on o Arnés el cual es una correa que lleva un consolador o un vibrados y le permite a la mujer tener el dominio de una especie de prótesis y así poder penetrar mucho mejor a su hombre y sin inutilizar sus manos, así se logra mayor dominación, estimulación y manejo del morbo.

B: Penetraciones con un mismo sexo:

Las penetraciones en el hombre de parte de otro hombre podrían estar más cercanas a la homosexualidad o a la bisexualidad pero quizás no. El hecho que un hombre sea penetrado por otro hombre no significa que el hombre pasivo tenga una condición diferente a la heterosexualidad ya que es posible tener un arraigo a dicha tendencia de manera sicológica y otra de manera fisiológica.

Esto quiere decir claramente que lo emotivo no tiene nada que ver con lo carnal y si en una orgia, un trío, un intercambio o cualquier situación un hombre es penetrado por otro hombre esto no lo hace homosexual.

La homosexualidad y la bisexualidad es una condición sicológica que crea vínculos afectivos con personas de su mismo sexo y estos vínculos podrían no llegar a requerir necesariamente la penetración por tal motivo no tiene nada que ver una cosa con la otra.

La penetración anal en hombres no solo puede expandir el rango de oportunidades sexuales en un hombre el cual evidentemente tendría más oportunidades de placer si no en un rango propio e individual de sus zonas erógenas. Hasta cierto punto en muchos hombres es importante poder desarrollar esta nueva zona erógena ya que lo saca de un encasillamiento paradigmático que al final podría convertirse en una represión insana.

Como en la mujer la penetración anal tiene sus mismos cuidados tanto del pasivo como del activo. Mis recomendaciones a los hombres que experimentan dudas es que investiguen primero y si pueden hasta consulten con fuentes seguras y confiables, a aquellos que desean compartir con sus parejas heterosexuales háblenlo con confianza, una de las bases del amor es la compresión, además que este tipo de comprensión es una buena muestra de amor.

Con relación a las penetraciones por parte de otros hombres no teman en absoluto, solo pueden suceder tres cosas, que les guste y lo disfruten, que no les guste y sea solo una mala experiencia o que les guste y descubran una nueva inclinación afectiva y esto solo sucederá si en el fondo son así, nadie se vuelve homosexual o bisexual, ser hetero, bi u homo es una condición natural que viene desde nuestro nacimiento y que lo mejor sería desarrollarla para vivir una vida plena y no quedarnos reprimidos por siempre por que a la final no será en absoluto sano.

Autor: sexyisla

Sexyisla@gmail.com

Me gusta / No me gusta