La sumisión de mi hermana Milagros parte 1


Hola, el relato que les escribo es cien por ciento real. Por razones de seguridad inventaré mi nombre, pero no el de los protagonistas de esta historia que ha marcado nuestras vidas.
Mi nombre es César tengo 24 de edad,  pero en ese entonces tenía algunos menos. Vivíamos en Lima, Perú en un distrito muy populoso. De mi no hablaré mucho porque mi participación en este drama no me implica mucho.
Hacía tres meses que nos habíamos cambiado de casa, cuando la rentamos todo parecía bien, nada de preocupaciones y algo que nos hiciera sospechar que nos iría mal. Mi hermana Milagros en ese entonces tenía 19 añitos una jovencita muy hermosa de verdad, alta, mide 1.73 , tez blanca, cabello largo de color negro. Su figura era y sigue siendo envidiable, lindos pechos, un trasero hermoso acompañado de unas piernas increíbles, habría que añadir que le gustaba mucho el ejercicio.
Como mis padre trabajan juntos, no permanecían mucho tiempo en casa, salían desde muy temprano y llegaban por las noches solo a dormir, así que solo yo y mi hermana permanecíamos en casa.
Cuando salía a comprar, los chicos del barrio siempre la fastidiaban, le decía ¨que buena estás reina¨, ¨por ti dejo todo mi amor¨, peor ella por su carácter serio nunca les hacía el menor caso.
En un día caluroso, después de lavar su ropa, mi hermana  fue al colgar su ropa al patio, lo malo que el patio lo compartíamos con los dueños de la casa. Donde por mala surte del destino, algo que nos marcó a todos, estaba el tío Jhony, un tipejo que tenía 30 años en ese entonces, era el vago barrio, que se drogaba, robaba, y todas esas cosas, nadie quería su amistad, muchos querían que lo lleven a un reclusorio o un reformatorio. Tenía un ascpeto sucio, es alto, medio barrigón, le decían el tío Jhony porque así se hacía llamar, nadie sabe por qué.
Bueno él estaba allí con ella en el patio, mi hermana estaba vestida con un shorcito que le permitía ver sus lindas piernas, y además que realzaba su culito, llevaba también un polo algo pegado, lo sufieciente para que vean sus pechos. Yo estaba en el cuarto de al lado, donde podía observar con claridad lo que ocurría. Mi hermana estaba tendindo la ropa cuando de pronto Jhony la saludó.
– ¨Hola Milagros ¨, le dijo Jhony
-¨Hola ¨ le respondió mi hermana a secas.
Jhony – ¨Aprovechando el sol para lavar ¨
Mi hermana volvió a responder a secar con un si.
Jhony ¿Cuántos años tienes?
19 ¿Por qué? Le respondio ella.
Jhonny: Como eres nuestra inquilina, no tuve el tiempo para presentarme, además es de cortesía el saludo no lo crees.
Mi hermana: Está bien. Chau le dijo ella.
De pronto, cuando ya se iba mi hermana, Jhony le agarró del brazo y le dijo que era muy rebelde y poca educada y que él le iba a enseñar a respetar a las personas.
No pasó a más a de un percanse esa vez. Pasamos la noche tranquila.
Al día siguiente fue casi lo mismo, por la mañana yo estaba el el cuarto jugando nintendo, mientras mi hermana regresó al patio para recojer la ropa que había tendido el día anterior, esta vez estaba vesida con un polito manga cero que realtaba más sus pechos, un short parecido al de ayer que hacía sobresalir sus piernas y nalgas.
Jhony aparece de nuevo con un biviri que hacía sobre salir su barriga y le dice: ¨De nuevo por aquí Milagritos¨ . Esta vez mi hermana no le respondió y de nuevo se estaba yendo, pero esta vez el tío Jhony parece algo furioso y le ataja el paso con su cuerpo.
Jhony: ¨Esta vez no me la haces de nuevo¨
Mi hermana:¨No te metas conmigo si no quieres problemas¨
Jhony con su con brazo sujeta de la cintura a mi hermana y le dice ¨Creo que te hace falta un verdadero macho, veo que jamás te han domado¨. Mi hermana estaba por meterle una bofetada cuando le sujeta la otra mano y se la pone a tras de su cintura y Jhony le clava un beso en sus labios.
Jhony: Ahora verás zorrita, te voy a demostrar que de verdad necesitas un macho, que te hace falta un verdadero hombre y no un bobo con los que seguro habrás estado.
Mi hermana: Suéltame imbécil, te voy a denunciar, te meteré a la cárcel por lo que me estás haciendo.
Mi hermana seguía luchando pero era obvio que no iba a poder con la fuerza ese tipo, de pronto Jhony arrincona a mi hermana y logra romperle su polito, dejándola en sostén, era de color blanco. Seguía con el forcejeo y consigue bajarle el shorcito dejándola en ropa interior, traía puesta una tanga blanca.
Jhony: Traes sostén y tanga blanca como si fueras virgen, pero seguro que ya no lo eres ah Mari ah Puta.
Por el forcejeo ambos cayeron a un viejo sillón donde Jhony le arrancó el sostén y sus pechos quedaron al aire, haciendo un miviénto de vaivén, que seguro aumentaba su morbo. La seguía presionado contra su sudoroso cuerpo, hasta que con sus manos le rompió su tanga, porvocando un fuerte dolor en ella.
Consiguió darle la vuelta a mi hermana y empezó barsarla por todo su cuerpo, ella por su parte, continuaba resistiéndose, hasta que Jhony con un hábil movimiento logró separar sus piernas y empezó a besar con locura y de forma apasionana su linda vagina. Practicamente se la estaba comiendo.
Jhony: Sabía que ya no eras virgen,pero  por lo que veo en tu conchita no te han desvirgado bien verdad. El nene que te desvirgó seguro que tenía la polla pequeña. A ti hace falta una buena pinga, una polla que te haga vibrar todo tu cuerpo.
Mi hermana: No por favor, suéltame, te lo suplico, no me hagas daño.
Jhony: Tranquila que yo te la daré esa pinga que en el fondo lo deseas. Cuando la observé mi hermana ya no ponía tanta resistencia como al principio
Al rededor de media hora le habría estado comiendo su vagina y sus tetas, cuando mi hermana ya comezaba con leves gemidos.
Mi hermana: Ahhhh, ohhh. ufffff
Jhony: Veo que comienza a gustarte Milagritos, o debería de llamarte puta, o mejor dicho mi putita. Mi hermana no respondía.
Las manos de jhony soltaron las manos de mi hermana y ella no hacía nada, señal que su resistencia había llegado a su fin para dar paso al placer.
Dejo de comer su conchita, pensé que to había acabado cuando de pronto le agarró ambas piernas, las separó, se quitó el pantalón y con su gran pene apuntó a la vagina de mi hermana, ella sin palabras, ida por el sexo oral que le había propinado, no decía nada. Cuando le metio la cabeza de su pene en su conchita recién reaccionó. Un enorme grito salió de ella.
Mi hermana: Ayyyyyyyyyyyyyyyy! Me duele, me lastimas, no va a entrar es muy grande déjame ir te lo suplico, te lo imploro.
Jhony: Dejarte ir? Eso es lo que menos quieres, en estos momentos lo que más deseas es ser penetrada por mi. Quieres que te rompa por completo. Etsó será recordado por ti mejor que tu primera vez.
Al decir esto, comenzó a meter todo su gran pene por la vagina de mi hermana que seguía gritando ahh nooo, dueleee, ahh aii.Jhony no hacia caso de su dolorni de su súplica, cuando sintió que su pene ya se había asentado por completo en la concha de mi hermama comenzaba a bombear cada vez más fuerte, los golpes se escuchaban, las de la pinga de Jhony contra la conchita  de mi hermana.
Los dolores de mi hermana cambiaron por gemidos de placer ahh ahha ahh su respiración muy agitada demostraba el placer que ya sentía cuando después de 20 minutos de estar bombeada gritó fuertemente AHHHHHHHHHH! casi se escuchó en todo el vecindario Jhony paró el bombeo y miró hacia ella. Te has venido puta, me doy cuenta que es la primera vez que llegas a tu orgamo. Veía sus piernas temblar. Pensé que ahora sí la dejaría cuando sacó un viejo colchón y lo tiró al suelo. Agarró a mi hermana y la puso a cuatro patas, de perrito la seguía cogiendo, agarró su cabello y se lo jalaba, ella solo gemía del placer en esa posición se vino 3 veces más.
La colocó boca abajo y puso una almohada en su vientre para que alzar su culo, con sus manos asperas levantó un poco y siguió penetrándola, bombeándola, ella gritaba de de puro placer. Más de 7 poses le hicieron a ella, tuvo muchos orgamos esa mañana. Hizo las poses que quiso con mi hermana. Pero lo más raro fue que esa mañana no se atrevió a hacerle por el culo, solo la palmeaba, nalgueaba,
Finalmente, cuando estaba por venirse la saco de su conchita para venirse en su cara y cuerpo. Terminó de estar con ella, sus piernas seguían temblorosas, sus pechos y nalgas  estaban marcadas por sus besos y estaba rojo por las nalgueadas que Jhony la había propinado. Al irse le dijo.
Jhony: Ves putita, ahora sí aprenderás a respetarme, ya sabes quien soy yo, además la que se benefició más eres tú. Deberías darme las gracias.
EL maldito Jhony le dijo que ni siquiera le había gustado mucho y que a él no me gustan las nenas como mi hermana que no saben moverse bien.
Jhony: Tienes un gran cuerpo pero no sabes utilizarlo bien, eso me desagrada decía mientras se sacudía su pene de los líquidos de mi hermana.
Mi hermana: Maldito, te voy a demandar, irás preso.
Jhony: JAJAJAJA eso jamás sucederá. Me buscaás con locura le decía. Chau le dijo y le tiró sus prendas junto a su calzón que se había roto por el forcejeo inicial.
Mi hermana tomó 20 minutos para tomar fuerza y levantarse se puso su shrot y polo, llego a su cuarto y tomó una ducha para después dormir por largas horas.
Pensaba en mi cama sobre lo sucedido, y me dije a mi porque no la ayudé nunca lo supe. Lo peor llega después, la dervirgación de su ano y como llega a ser su sumisa hasta la actualidad. Espero que les haya gustado.Pornto la segunda parte.
Me gusta / No me gusta